Connect with us

Investigaciones

La guerra por Zihuatanejo, entre Templarios y Nueva Generación

Halcones denuncian que Policía municipal de Zihuatanejo participa con Caballeros Templarios, mientras el Cártel de Jalisco Nueva Generación sigue la purga

Avatar

Published

on

narcomanta puesta en octubre de 2011. Foto: Diario de Zihuatanejo

Narcomanta puesta en octubre de 2011. Foto: Diario de Zihuatanejo

Por Alondra García

–“¿Así que eres dedo de los marinos…?”

–“¿Qué yo soy dedo de los marinos?”, la periodista respondió sarcásticamente a la pregunta, incluso dejó escapar una risa indiscreta porque ese señalamiento tan directo y tan falso le pareció una broma.

En ese momento el puño de aquel hombre se impactó contra su boca.

El Código de los Caballeros Templarios

Durante marzo y abril del 2012 se distribuyeron en Zihuatanejo varios miles de ejemplares del Código de los Caballeros Templarios.

Escuelas, negocios, oficinas, instituciones bancarias, calles… en cualquier lugar de gran concurrencia se dejaron decenas de ejemplares del cuadernillo de 24 páginas que contiene los 53 artículos que rigen su código de conducta, formas organizativas y principios de acción.

El juramento templario ubicado en la página 22 reza textualmente:

“Juro delante de todos, vivir y morir con honor. Juro combatir la injusticia y socorrer a mi prójimo. Juro, igual en el combate como en la paz, que ningún caballero será considerado por mí como enemigo. Juro fidelidad al temple y esforzarme por perpetuarlo. Juro respeto a las damas, veneración a las madres, protección a los niños y a los ancianos, asistencia a los enfermos y a los necesitados. Juro respetar la fe de otros y buscar mas la verdad que la gloria, el honor que los honores.”

En la página siguiente se enmarca con letras mayúsculas el castigo a la desobediencia de este juramento:

“Si, por desgracia yo traicionara a mi juramento, ruego ser ejecutado por la orden como un traidor.”

***

El honor y el respeto a las damas fue algo que no recordaron los Caballeros Templarios ese 22 de octubre del 2012.

Después de recibir aquel puñetazo en su rostro, la periodista limpió con sus dedos el hilo de sangre que escurría por la comisura de sus labios.

–“Amárrenla”, ordenó el hombre al resto de los sicarios que contemplaban la escena, unos cinco o seis, todos armados con cuerno de chivo, con el dedo en el gatillo, listos para disparar.

***

De acuerdo al Código Templario, la conducta de sus iniciados debe ser intachable.

“No ser brutal, no emborracharse en forma ofensiva, no abusar de la inocencia de mujeres castas y menores de edad, utilizando el engaño o el poder para seducirlas”, se lee entre las páginas del pequeño manual.

Ese día sobró la brutalidad… A sus 23 años, la reportera ya tenía un arma apuntando a su frente.

El panorama no podía ser más contrastante… árboles de mango, pajarillos, incluso el sonido de un riachuelo.

Sin duda era el ambiente perfecto para un día de campo; el otoño en la sierra baja del municipio de La Unión, en el estado de Guerrero era demasiado verde, demasiado fresco, demasiado primaveral.

–“Mejor la matamos de una vez, ¿para qué perdemos el tiempo con esta pendeja?”, expresó el sicario de los Caballeros Templarios.

El sonido metálico del arma le enchinó la piel, pensó que era su fin, respiró profundo y esperó lo peor.

Pero aquel hombre no disparó; en cambio, se fajó nuevamente el arma y le dio otro golpe… estaba jugando con ella.

***

“Para hacer uso de la fuerza letal, se requiere autorización del Consejo, pues ningún elemento debe matar por gusto o por dinero, cuando se tome esta decisión debe investigarse bien previamente y si existen razones suficientes, entonces sí, proceder”, es una de las supuestas reglas que se leen en el Código Templario.

–“Mira estúpida… no me cuesta nada matarte, no serías la primera… ahorita acabo de matar a unas viejas, jovencitas como tú… ahí están, todavía no las vamos a tirar… ¿no te gustaría que te encontraran con ellas…?”

La reportera sólo pudo mover su cabeza de manera negativa.

En ese momento, otro hombre salió a escena… siempre estuvo ahí, pero en medio del terror ella no había prestado atención detalladamente al escenario que la rodeaba.

–“¿Cuál es tu nombre completo?”, le preguntó “el comandante”; era joven, quizá de unos 30 años, delgado, moreno claro, con barba negra y tupida.

Ella respondió, mientras otro hombre armado tomaba nota de sus respuestas en una libreta… su edad, su domicilio, su familia, la universidad de la que había egresado un par de años atrás, no se les pasó ningún detalle.

En ese momento otro hombre se acercó con una cámara y fotografió su rostro…

Entonces el segundo hombre continuó con el interrogatorio, ya no hubo golpes, ahora la presión fue psicológica.

–“Dinos lo que queremos escuchar, no trates de vernos la cara de pendejos porque no sabes hasta dónde estamos metidos, tenemos audios, tenemos fotografías, tenemos las pruebas que demuestran que eres oreja y dedo de los marinos”.

Era una acusación falsa, pero alguien la había señalado como tal y ahora tenía que dar el mejor argumento de su vida para convencerlos de que era inocente.

Ese día con sus palabras se estaba jugando la vida.

***

De acuerdo al manual templario, su código de conducta garantiza el apoyo a la libertad de expresión, de conciencia y de religión.

El supuesto apoyo templario a la libertad de expresión amenazaba con matar a una joven reportera.

–“Yo no soy dedo, hago mi chamba, eso es todo… me meto al Sector Naval, a la Policía Municipal y a muchos lugares porque soy reportera y ese es mi trabajo”, argumentó la periodista, ya cansada por los golpes pero con la vista firme.

Durante una hora defendió su inocencia entre amenazas, gritos, armas y acusaciones falsas.

Su mochila, su laptop y su celular fueron revisados cuidadosamente. No había nada que la inculpara.

Entonces, de la nada, uno de los sicarios sacó de algún lugar una copia de su currículo vitae, el mismo que ella había entregado semanas atrás en la Armada de México.

–“Dime, ¿por qué llevaste tus papeles con los marinos?, ¿acaso te les quieres unir porque tú y ellos son la misma mierda?, ¿les estás pasando información?”

¿Qué podía contestar ella ante esas interrogantes?, un par de semanas antes había llevado su currículum al Sector Naval para unirse.

Cuando lo hizo no pensaba en el crimen organizado, ni en las armas ni en la guerra contra el narco; cuando pensó en unirse a las fuerzas armadas fue por conseguir un mejor salario, prestaciones, seguro médico para su familia, la posibilidad de darle a su madre viuda una mejor calidad de vida.

Cuando ella llevó su documentación a la Armada de México estaba desempleada y ciertamente desesperada.

Poco después consiguió empleo en un periódico nuevo que extendía su plaza a Zihuatanejo y la idea de unirse a las fuerzas armadas desapareció de su mente.

Pero esa explicación tan simple no la aceptarían fácilmente los sicarios…

–“Jajajajajajaja”, se carcajeó su interrogador cuando le dijo que ella aspiraba a entrar en la Armada para ganar un buen salario.

-“Esos pendejos marinos ganan una mierda…”, se burló en su cara, -“pero eso nos vale verga, no me vengas con tu vocecita pendeja y tus pendejas respuestas que no nos interesan, lo único que haces es quitarnos el tiempo, mejor dinos ¿por qué estás señalando policías?, ¿a quién denunciaste? y no me digas que no es cierto… porque tengo audios…”

–“Soy reportera señor, hablo con mucha gente, pero todo se limita a cuestiones profesionales, jamás he pasado información, esa acusación que me hacen es mentira y se lo sostengo frente a quien se lo haya dicho”, le objetó.

***

El cuadernillo en el que se redacta el código de vigilancia obligatoria para todos los miembros de la orden de los Caballeros Templarios de Michoacán se indica que el grupo armado ha entablado una batalla ideológica que los reta para la defensa de valores que sostiene una sociedad basada en la ética y construida a través de los siglos.

Aseguran que su labor es luchar contra el materialismo, la injusticia y la tiranía en el mundo, así como el desmoronamiento de los valores morales y los elementos destructivos que prevalecen hoy en la sociedad.

De acuerdo a este código de ética, la suya es una batalla ideológica con la cual se proponen el fomentar el patriotismo expresado en el orgullo hacia la propia tierra.

En la portada del Código de Honor de Los Templarios se lee la siguiente frase:

“Esta lucha es por tu gente, por mi gente, por nosotros mismos y por nuestras futuras generaciones”.

A ella, la reportera golpeada, la joven acusada falsamente, amedrentada a punta de pistola no le parecía que la guerra de los Caballeros Templarios fuera una lucha por defender la dignidad de los inocentes.

Para ella era una guerra absurda, injusta y cruel, nada parecida a aquellas órdenes militares y cristianas que protegían las vidas de los peregrinos que viajaban a Jerusalén.

–“¿No has notado que ha bajado la delincuencia en este lugar?”, le preguntó el joven de barba, “ya no hay violencia… ya no hay robo de vehículos, ya no hay asaltos, todos andan derechitos… apenas maté a tres de mis mejores hombres porque se robaron un carro, se sintieron con poder y empezaron a pendejear, así que los maté”, le dijo con orgullo y acarició la cacha de la pistola que tenía fajada en el pantalón.

Ella le siguió la corriente y contestó de manera afirmativa a todas las presunciones de “el comandante”… quizá de esa manera la dejarían en libertad, viva.

En ese momento el hombre robusto que la había golpeado e interrogado al principio tomó la palabra: “Nosotros estamos metidos en todos lados, no tienes idea, estamos hasta en la Presidencia de la República, estamos en el Ejército, en la Armada de México”.

–“Comandante, ¿puedo mostrarle?”, se dirigió con respeto al hombre de barba, quien asintió con la cabeza.

Entonces tomó una hoja de papel que estaba partida por la mitad y las unió, era la transcripción de una denuncia anónima que una mujer había hecho vía telefónica en la Armada de México.

El documento tenía membretes y marca de agua de la Armada, parecía real.

El sicario comenzó a leer en voz alta, la mujer acusaba a varios funcionarios del ayuntamiento de Zihuatanejo de participar con el crimen organizado, específicamente con los Caballeros Templarios.

En la denuncia hacía mención de cuál era el trabajo de cada funcionario con la maña y a cuanto ascendía el monto que cobraban mensualmente por dejarlos “trabajar”.

–“No te metas con ellos, limítate a hacer tu chamba y ya”, le recomendó el sicario.

Posteriormente le explicó que el Sector Naval recibe las denuncias anónimas y las envía a la base en México, donde los Templarios tienen un infiltrado que les comparte la información de manera inmediata.

-“Mira, nosotros estamos en todos lados, ándate derechita, ve a la Armada, ve a la Policía, entrevista a quien tú quieras pero no te metas con nuestra gente, ya sabes quienes son, si tú haces algo o dices algo nos vamos a dar cuenta porque a partir de hoy escucharemos todas tus conversaciones telefónicas y sabremos a dónde vas, con quién y qué es lo que haces… de ti depende si llegas a los 24 años, de ti depende vivir, no de nosotros”, sentenció ‘el comandante’.

Esas palabras significaron su liberación.

–“Vete de aquí, espera a tus compañeros en el carro, pero vete derechita y no voltees ‘chamaquilla’ porque si volteas te va a cargar la verga”, le ordenó.

Ella le dio las gracias por no matarla, guardó su laptop, su celular y todas sus pertenencias en su mochila y emprendió la retirada hacia el Tsuru viejo en el que había llegado junto con el director del periódico, el repartidor y el chofer. Diez minutos después, ellos la alcanzaron, abordaron el vehículo y regresaron a Zihuatanejo en completo silencio.

Ya no había retenes con civiles armados, ni vehículos de lujo… aunque el estrés y la sensación a muerte aún impregnaban el ambiente.

Nunca más se habló del tema.

–“En México, pero sobre todo en Guerrero hay que callar para sobrevivir… sobre todo si eres periodista”, reveló un mes después, cuando accedió a contar su historia.

***

Negocio clausurado por Caballeros Templarios. Foto: sdpnoticias.com

Negocio clausurado por Caballeros Templarios. Foto: sdpnoticias.com

El poder de los Caballeros Templarios se deja sentir en Zihuatanejo con mayor fuerza cada día. No sólo los periodistas, también el sector empresarial ha sufrido el acoso de este grupo criminal. El 11 de octubre del 2012 tres negocios del centro de Zihuatanejo fueron clausurados por esta organización. A las 8:30 horas de ese día el Sector Naval recibió varias denuncias anónimas reportando la colocación de sellos de clausura en algunos negocios del puerto.

“Clausurado por Los Caballeros Templarios cualquier violación a este sello será severamente castigado”, refería el texto impreso en vinil blanco con letras negras y rojas.

Los sellos fueron retirados por el personal del Ejército Mexicano y la Marina Armada de México. La noticia atrajo la atención de la prensa nacional. No hubo detenidos, nunca los hay.

La comunicación templaria y el rechazo a los Zetas

El 2012 fue un año histórico para Zihuatanejo por el número de mantas colgadas en la vía pública por los grupos de narcotraficantes.

El 11 de septiembre, el grupo delictivo los Zetas colgó varias mantas en distintos puntos del municipio.

En ellas invitaban a los Caballeros Templarios a una tregua, “No es porque tengamos miedo, pero es lo mejor señores caballeros, si les interesa, búsquennos”, se leía de manera textual en el mensaje.

Trece días después, los Caballeros Templarios contestaron de manera negativa a la petición de los Zetas.

Narcomanta de Templarios a Zetas en Guerrero. Foto: Agencia Proceso

Narcomanta de Templarios a Zetas en Guerrero. Foto: Agencia Proceso

El 24 de septiembre, cerca de las 8:00 horas, el personal de Infantería de la Armada de México localizó una manta de tres metros de ancho por cuatro de largo, colgada en un puente peatonal.

Se detectaron siete mantas distribuidas en los municipios de La Unión, Atoyac y Coyuca, todas con el mismo mensaje y presuntamente firmadas por los Caballeros templarios.

El mensaje de las ocho mantas estaba dirigido a todos los integrantes de los Zetas, principalmente a Miguel Ángel Treviño, mejor conocido como el Z40.

En ellas, los Caballeros templarios acusaron al Z40 de derramar sangre inocente al realizar ataques en lugares públicos, motivado por la ambición, la avaricia y el hambre de poder.

En el mensaje de las mantas los Caballeros Templarios negaron ser un cártel de la delincuencia organizada y aseguraron que están conformados por sociedad civil que protege los derechos del pueblo.

También dejaron entrever una supuesta fractura entre el Z40 y su gente, “… A diferencia de ustedes nosotros estamos unidos, hay que saber luchar para ganarse el respeto de los otros”, rezaba textualmente el mensaje.

Al final del texto firmado por los Caballeros Templarios, estos anunciaron un periodo de paz.

“Nos atrevemos a decir y a prometer a la sociedad que así como Michoacán, será paz en tiempo de guerra, también lo será para los estados dañados por la mano de Miguel Ángel Treviño”, apuntaba el texto.

Los comunicados templarios también alcanzaron al ex presidente de la república, Felipe Calderón Hinojosa.

El 14 de noviembre del 2012 colocaron cinco mantas en los municipios de Zihuatanejo y Petatlán, en la Costa Grande guerrerense. En ellas despidieron al ejecutivo federal. La presencia de estas mantas se reportó desde las 6:00 horas y fueron retiradas por soldados del Ejército mexicano. El texto refería de manera textual:

“Les causamos heridas y muy merecidas, nosotros como pueblo y hermandad siempre lo quisimos respetar, pero usted nunca volteó la mirada hacia nosotros en buen plan otra cosa hubiera sido para Michoacán Usted con su envergadura y potestad que manejó hubiera tratado con amor a su pueblo, justicia verdadera ante todo y por todo. Nos disculpamos y como ya no lo vamos a tener en diciembre como gobernante le deseamos a usted, a su familia y gabinete como dijo Vicente Fernández: Ojalá que te vaya bonito, Atentamente sociedad y hermandad michoacana. Caballeros Templarios, Guardia michoacana”.

El nuevo presidente de México, Enrique Peña Nieto recibió su primer mensaje de los Caballeros Templarios a sólo 18 días de ocupar el cargo. El 19 de diciembre del 2012, el grupo delictivo colocó una manta en un puente peatonal de Zihuatanejo para darle la bienvenida al ejecutivo estatal por la visita que realizaría ese día a esta entidad, a pesar de que sólo visitaría los municipios de Acapulco y Chilpancingo.

El escrito titulado “Carta a nuestro señor presidente de la república mexicana” ha sido el texto de mayor extensión que los Caballeros Templarios han redactado en sus mantas.

En él, le dieron la bienvenida a Peña Nieto, se pusieron a su disposición, criticaron el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, se quejaron de los Zetas y los demás cárteles y se comprometieron a dejar las armas si el ejecutivo federal cumple con las promesas que contraiga en las giras que realiza por los estados del país.

Cacería de Templarios, el ingreso del CJNG

A pesar de hacer gala de su poderío en esta zona del territorio guerrerense, el 14 de mayo del 2012 los Caballeros Templarios vieron cómo se tambaleaba su cártel por primera vez, cuando un nuevo grupo ingresó a la plaza.

Ese día, dos hombres que se dedicaban a las labores de “halconaje” o informantes criminales y fueron asesinados por miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG); otro joven más nunca apareció.

Informantes detenidos por el Cártel de Jalisco Nueva Generación. Foto: Detalle de video

Informantes detenidos por el Cártel de Jalisco Nueva Generación. Foto: Detalle de video

Un interrogatorio fue grabado y subido a la red YouTube el 15 de mayo del 2012, un día después de la ejecución. El video, titulado C. J. N. G. Zihuatanejo, lleva más de 575 mil reproducciones en casi año y medio. El perfil en YouTube de CJNGZIHUA incluso cuenta con suscriptores.

Cártel de Jalisco Nueva Generación Zihuatanejo indagando a halcones templarios. Foto: Detalle video

Cártel de Jalisco Nueva Generación Zihuatanejo indagando a halcones templarios. Foto: Detalle video

“Esto me pasó por ser miembro de Los Caballeros Templarios y apoyarlos en secuestros y extorsiones… estado de Guerrero venimos a limpiarte de esta mierda”, se lee en el cartel que Carlos Gabino Mendiola Acosta sostiene entre sus manos mientras es videograbado por algún miembro del CJNG.

A su izquierda está sentado Felipe Barrera Toledo, a su derecha, un joven del que se desconoce su identidad.

Sobre el suelo, detrás de ellosm, dos hombres los custodian… entre sus manos sostienen armas largas y protegen su identidad bajo el seguro resguardo de lentes, capucha y gorra.

Un tercer encapuchado aparece a cuadro, al parecer es el líder del grupo.

–“¿A qué se dedican?

–“Somos halcones…”

Contestan al interrogatorio con voz temblorosa, casi inaudible.

–“¿Para qué cartel trabajan?”

–“Para los Caballeros Templarios…”

Esa fue la primera acción violenta del CJNG en Guerrero, una declaración de guerra a los Caballeros Templarios.

–“¿Se sienten orgullosos de andar secuestrando?, ¡hijos de su puta madre!”.

–“No señor…”

Los rostros pálidos de los tres jóvenes reflejan el temor a la muerte que se aproxima rápidamente, segundo a segundo… ellos lo saben… los van a matar tan pronto termine el interrogatorio…

Aunque no los mataran los del Cártel de Jalisco Nueva Generación, ya habían firmado su sentencia de muerte.

De acuerdo al Código de los Caballeros Templarios, respetar el voto de silencio es una regla fundamental; en caso de romperlo se aplica la pena capital por parte de los mismos miembros del grupo delictivo.

Los tres halcones habían roto el voto de silencio…

A manos del Cártel de Jalisco o de los Caballeros Templarios, de cualquier forma iban a morir; lo único que podían desear era que fuera rápido, sin tortura…

Mucha información secreta fue revelada: un sujeto apodado ‘el sombra’ es el encargado de los halcones y la comunicación; Adrián Reyes Cadena, alias ‘el tigre’ o ‘el rayado’, es el encargado de la plaza en Zihuatanejo; ‘el púrpura’, de Michoacán, es el coordinador de los sicarios.

–“¿Con qué gobierno están ustedes?”, el sicario continuó con el interrogatorio.

–“Con la Policía Municipal”.

–“¿Qué patrullas?”, insistió…

–“La 22”, contestaron los tres jóvenes.

–“¿Cuál otra?”

Los muchachos guardan silencio… titubean… esperan que alguien más conteste…

–“¿Cuál otra?”, volvió a preguntar.

–“La 21 también”, respondieron.

–“Entonces señores… ¿Ustedes aceptan que trabajan para los Caballeros Templarios?”.

–“Exactamente señor”, contestan mientras asienten con la cabeza.

El interrogador, quien hasta entonces se había mantenido unos pasos al frente de los tres jovencitos, avanza hacia ellos…

En sus manos sostiene una pistola, la levanta y se coloca detrás de uno de los jóvenes… el muchacho cierra los ojos, espera un tiro en su cabeza.

–“Esto le va a pasar a toda la bola de pendejos que trabajen con los Caballeros Templarios…”

En lugar de balazo, el sicario le da dos golpes en la cabeza con la cacha de la pistola y hace lo mismo con los otros dos muchachos.

A pesar del golpe seco, los jóvenes no se inmutan… tienen la mirada perdida, el rostro pálido y sombrío… ha llegado la hora…

–“Hijos de su puta madre, ya estamos en Guerrero para limpiar de esta bola de lacras, pinches secuestradores, extorsionadores…”

El sicario se pone en cuclillas junto al joven de identidad desconocida, la mano derecha en el hombro del muchacho, la mano izquierda sostiene la pistola…

Continúa con su discurso, en el que pide al pueblo no temer a los Caballeros Templarios ni darles dinero; los llama bola de ratas y de basura y amenaza con limpiar el municipio de su presencia.

Entonces… lanza una última amenaza…

–“Adrián Reyes Cadena, voy por ti, vamos por ti todo mi equipo, así te escondas en la pinche academia de ahí mismo te voy a sacar… Sombra, esto va para todos…”

Dos minutos con veintisiete segundos… terminó el video, el último registro de la vida de esos jóvenes..

Después del interrogatorio, Carlos Gabino y Felipe fueron asesinados… Sus cuerpos fueron abandonados en un taxi sobre el boulevard de Ixtapa.

Sus cabezas fueron atravesadas por los proyectiles de los sicarios… alrededor del vehículo se encontraron 13 casquillos percutidos, una lona y dos cartulinas con narcomensajes.

Del tercer joven se desconoce su paradero.

El hallazgo de los cuerpos se realizó en el puente conocido como la herradura, sobre el boulevard de Ixtapa, eran las 13:00 horas.

Después de este hecho, el CJNG ejecutó a dos personas más… un par de adolescentes cuyo interrogatorio también fue difundido en la red.

Fue el último registro que hubo del Cártel de Jalisco Nueva Generación.

La permanencia templaria

Los habitantes del municipio de Zihuatanejo de Azueta saben que es peligroso salir a la calle, principalmente de noche.

La gente rumora… “levantaron al hijo de mi vecina”, “desapareció el hijo de mi amiga”, “dicen que el primo de tu cuñado anda metido en cosas malas”… muchas cosas se comentan en voz baja.

Y así como crecen los rumores, desaparecen los jóvenes…

En los pueblos aledaños a Zihuatanejo se ha perdido la cuenta de los jóvenes desaparecidos… ninguno volvió, no hay cuerpos, no hay rastros, no hay nada.

Sólo queda el dolor y la impotencia de sus familiares…

“Si tu hijo anda con gente mala y un día lo levantan, ¿a quién le pides ayuda?, ¿a la policía?”, expresó la tía de un joven desaparecido.

Zihuatanejo, de acuerdo a muchos de sus habitantes, dejó de ser tierra de pescadores, de campesinos, de empresarios y turistas. Ahora es tierra de los Caballeros Templarios de Michoacán.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Investigaciones

Las oscuridades de la familia Lebaron, entre masacres, sectas sexuales y juicios mediáticos

Avatar

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

Asesinatos, secuestros, extorsiones y violencia sexual han sido parte de la vida familiar de los Lebaron por décadas en el norte de México. Incluso, los asesinatos entre hermanos y sus mujeres poligámicas los ha llevado a prisión y a suicidios, en ambos lados de la frontera, desde los años setenta. Además de profesar sus cultos religiosos basados en el Libro de Mormón, algunos de sus destacados miembros participaron en la secta sexual Nxivm, dirigida por Keith Raniere en Albany, Nueva York, y por Emiliano Salinas de Gortari, en México. No obstante, desde la guerra declarada contra el narcotráfico por Felipe Calderón, la violencia de los cárteles de la droga también ha alcanzado a la familia Lebaron.

La masacre

El hecho más reciente y dramático se perpetró el 4 de noviembre de 2019, con el asesinato de tres mujeres y seis menores, más otros seis menores lesionados, cuando viajaban en dos camionetas por un camino de terracería que conduce de Bavispe, Sonora, a Chihuahua. La familia Lebaron fue interceptada por un comando armado que les encendió fuego. Al día siguiente, en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, daba un reporte sobre los hechos, lanzando la hipótesis de que grupos delictivos de ambas entidades “se disputaban el control de la zona” y la familia Lebaron había sido confundida con uno de los grupos.

Enseguida, Durazo dio la palabra al reportero Luis Cardona, exjefe de prensa de la alcaldía de Ciudad Juárez, durante el gobierno de Javier Corral, quien dijo que los responsables eran “Los Salazar” (en referencia al grupo de Adán Salazar Zamorano y Jesús Alfredo Salazar Ramírez, quienes pagan condena sin sentencia desde 2011 y 2012, respectivamente, por el delito de delincuencia organizada, acusados con falsos testigos protegidos), y señaló que él había sido secuestrado en esa zona en 2012. El secretario de Estado asintió sin mayor evidencia que las palabras del reportero, por lo que el presidente López Obrador, de inmediato, paró la calumnia, tanto al reportero como a su subordinado, y posteriormente éste tuvo que disculparse frente a los medios.

Poco tiempo después, trascendió que el crimen lo había ordenado uno de los líderes de La Línea, de nombre Jesús Venzor Salas Aguayo, “El Chuyín”, y lo habían perpetrado Rodolfo González Montes “El 32”, Fredy Calles Romero “El Tolteca”, Gildardo Palomino Nieblas “El G3”, y los hermanos Ever José González Bournes “El Águila” y Víctor Noé González Bournes “El 500”, éstos últimos especialistas en el robo de minas.

Salas Aguayo había sido detenido en 2015, y sentenciado a 11 años de prisión con cargos de delitos contra la salud, portación de armas de fuego y cartuchos exclusivos del Ejército. Pero su apelación fue aceptada y se redujo su pena a ocho años, por lo que fue puesto en libertad condicional el 19 de diciembre de 2019, con un rastreador que se retiró el 6 de enero de 2020, de acuerdo con el reporte de la Fiscalía General de la República, que dijo haber perdido contacto con él. Salas Aguayo es el fugitivo número W032681616 de la Administración para el Control de Drogas (DEA), y la ficha roja en la Interpol está vigente. Sin embargo, el Diario.mx de Chihuahua, publicó los datos de sus propiedades en Villa Ahumada.

De acuerdo con la información del blog Borderland Beat sobre los narco banners que señalan a los responsables de la masacre Lebaron, en la imagen aparece:

-Jesús Salas Aguayo “El Chuyín”, líder de La Línea (Nuevo Cártel de Juárez).

-Miguel Ángel Gaxiola “El Ruso”, jefe de seguridad de “Mayo Zambada”.

-Miguel Ángel Munguía Villarreal y su hermano Ramón Munguía Villarreal “El Mon”, quienes son narcotraficantes en Hermosillo, y se hacen pasar por agricultores.

En la parte inferior del banner se encuentran los siguientes nombres y fotografías:

-Oscar Pascual de la Rocha “El Chapón”.

-Jesús Darío Murrieta Navarro “El Cara de Cochi”, sicario jefe de Rodrigo Páez Quintero.

-Rodrigo Páez Quintero, líder de “El Cartel de Caborca”.

-Víctor Noe González Bournes “El 500”, socio de su hermano “El Águila”. ambos escondidos en Moris, Chihuahua.

-Francisco Javier Espinoza Camacho “El Fino” o “Picipi”, quien es el principal operador del narcotraficante Juan Pablo Quintero Navidad en la ciudad de Guaymas y Empalme.

-Ever José González Bournes “El Águila” o “Pepe”, líder sicario de “La Línea”, acusado de participar en el asesinato de la familia “LeBaron”.

-Fredy Calles Romero “El Tolteca” también dijo ser jefe de sicarios de “La Línea” identificado como participante en el asesinato de la familia “LeBaron”.

-Felipe de Jesús Sosa Canizalez “El Yiyo”, capo de plaza en Nogales, Magdalena, Santa Ana, Cucurpe, Ures, San Pedro de la Cueva, y fue quien acusó junto a su cómplice Leonardo López el “20” o “Nayo” de haber ejecutado a Daniel Hernández, Comandante del PESP.

-Alfredo Olivas Valenzuela “Chapo Alfredo” o el “Alfa”, dirige operaciones en Obregón, Bacum y el Valle del Yaqui para Juan Pablo Quintero Navidad, es el padre del reconocido cantante de narco corridos Alfredito Olivas.

-Héctor Bernal Mercado “Chino Bitachi”, recién asesinado, era el jefe de sicarios del cartel de los hermanos “Munguía Villarreal”, operaba principalmente en la ciudad de Hermosillo, Sonora.

La violencia de La Línea, pasada por alto

El 8 de noviembre de 2019, de acuerdo con datos oficiales, en la Carretera Internacional Caborca-Sonoyta, a la altura del kilómetro 157, los hermanos González Bournes con el apoyo de Rodrigo Páez Quintero, entre otros, asaltaron un camión de valores de la empresa SVD que transportaba 47 lingotes de oro, propiedad de la minera Noche Buena, filial del consorcio Fresnillo PLC, con un valor superior a los 500 millones de pesos.

El 23 de marzo del 2020, en Caborca, según el reporte policiaco de la fiscalía estatal, las mismas personas, en caravana de diez vehículos, interceptaron a dos unidades de la empresa transportadora de valores SEPSA. Con un camión de volteo bloquearon el camino, que conduce a la mina de la carretera federal Nº 2, a la altura del ejido El Diamante, y rociaron gasolina, obligándolos a detener su marcha. En esa ocasión se apoderaron de barras de oro y plata, valorados en 180 millones de pesos.

Para el 8 de abril, lo hicieron de nuevo, ahora en Sahuaripa, en la mina Mulatos, la cual pertenece a la empresa Canadiense Álamos Gold.

Estos golpes de robos millonarios han sido vinculados al mismo grupo identificado como parte de los responsables de la masacre Lebaron, y pese a que hay detenidos, desde noviembre de 2019, según lo anunciado por el secretario de Seguridad Pública federal y el propio presidente López Obrador, el grupo delictivo sigue operando en la zona.

Los Lebaron y su conflicto con el Cártel de Juárez

Erick Preston Lebaron Ray, de 16 años, fue secuestrado el 2 de mayo de 2009, presuntamente por el Cártel de Juárez. El conflicto entre los dos bandos habría iniciado por un tráfico de cocaína vinculado a Erick. Sin embargo, a la semana fue liberado después de haber pagado el rescate.

En declaración ante el Ministerio Público, Carlos Butchereit, detenido como sospechoso de colaborar en el secuestro del joven, dijo que la familia Lebaron había pagado un rescate de 16,400 dólares por la liberación del hermano menor. La prensa local, por su parte, manejó un monto de 200 mil pesos mexicanos. Pero en el juicio de Keith Raniere, director de la secta sexual Nxivm, de quien recibían apoyo los Lebaron, se afirmó que el monto del rescate había sido por un millón de dólares. También trascendió que Jaime González-Pinón tenía órdenes de un superior del Cártel de Juárez, identificado como Óscar Carrasco Celis, de secuestrar a los Lebaron.

Dos meses después, Benjamín Lebaron Ray y su cuñado Luis Carlos Widmar Sttubs fueron secuestrados el 6 de julio de 2009. De acuerdo con los reportes de prensa, Luis y Benjamín fueron atados de pies y manos, y ejecutados horas después en un camino que va de la cabecera municipal de Galeana a Flores Magón, ubicado a 50 kilómetros de su vivienda. En el lugar de la ejecución dejaron un mensaje:

“Para los líderes de Lebaron que no creyeron y que no creen, esto pasó por los 25 que capturaron en Nicolás Bravo. Atte El Gral”.

El mensaje se refería a la denuncia de Benjamín Lebaron contra un grupo de 25 hombres vinculados al grupo delictivo La Línea, que perpetraba secuestros y ejecuciones en la región para el Cártel de Juárez, y que habían sido detenidos en un operativo del Ejército, en coordinación con las fiscalías estatal y federal.

Uno de los detenidos fue Ubaldo Iván Rohan Núñez, quien se identificó como miembro del Cártel de Juárez, confesó haber participado en el secuestro de Erick Lebaron y en los homicidios de Benjamín Lebaron y Luis Carlos Widmar.  No obstante, a los tres años de prisión, por medio de un tribunal de juicio oral obtuvo su libertad.

En sus declaraciones, Núñez destacó que vendía cocaína para el Cártel de Juárez, en el pueblo de San Buenaventura, y que él y su tío Jaime González Piñón, del mismo cártel, habían planeado los secuestros por disputas con uno de los hermanos Lebaron.

El tráfico de armas ilegales dentro de la Colonia Lebaron ha sido tolerado por los gobiernos locales de Chihuahua.

Raniere detrás del activismo de Julian Lebaron

Después de los asesinatos de Benjamín Lebaron y Luis Carlos Widmar, Julián Lebaron asumió el liderazgo del activismo en dos frentes, por una parte el del conflicto del agua en la región, y por otra el de la seguridad. Con respecto al agua, pese a que se presenta como defensor, ha sido acusado por agricultores y otros activistas de acaparar el recurso sobre todo en el Ejido Constitución, lo que ha intensificado el conflicto con otros grupos. Con respecto a la seguridad, el conflicto involucra al Cártel de Juárez y su brazo armado La Línea, pero también es un desafío abierto al hacer justicia por su propia mano.

Julian Lebaron en 2008, con Keith Raniere (el de las manos) en Albany, Nueva York. Foto: cortesía.

Durante el juicio de Keith Raniere se reveló que el apoyo que Nxivm daba a la familia Lebaron, incluía un entrenamiento para enfrentar a los cárteles con activismo político. Después de que la Corte de Distrito de Nueva York, encontrara culpable a Raniere de siete delitos, entre éstos, explotación sexual, crimen organizado y esclavitud laboral. En el memorándum de sentencia de Raniere, sus abogados destacaron en un apartado con el título “The Mexican Peace Project”, una narrativa con los testimonios de apoyo de Nxivm a los Lebaron. En el documento se destaca:

“Raniere y la comunidad NXIVM brindaron apoyo y aliento a la familia LeBaron, asegurándoles que la única forma en que la gente en México podría detener la violencia de los cárteles de la droga y las bandas armadas era a través de protestas pacíficas. Esto se debe, en parte, a que sectores del gobierno mexicano, especialmente a nivel local, fueron corrompidos por los cárteles poderosos, de modo que la gente no tenía a dónde acudir”.

Otro miembro de la familia, Wayne Lebaron narró cómo habían sido entrenados para enfrentar el crimen y dijo que Raniere había aconsejado a la familia sobre cómo abordar los secuestros en México, por lo que Benjamín formó una organización llamada Sociedad Organizada Segura (S.O.S Chihuahua):

“Keith y su equipo nos acogieron, y pasaron muchos días, mucho trabajo y esfuerzo para enseñarnos durante 4-5 semanas lo que él creía que nos ayudaría a lidiar los problemas de seguridad, en un área de de México que es superado por delincuentes, y lo hace de manera no violenta pero firme”.

Las cuatro opciones que sostenía Raniere a los Lebaron era 1) la negación de que el pueblo mexicano estaba siendo aterrorizado; 2) decía abrazar al miedo, ceder; 3) la opción de luchar de frente, pero ello atraería más violencia, les dijo, y 4) el activismo, y no pagar dinero por rescates exigidos. “Si la gente dejara de pagar el rescate, los secuestros cesarían”, señala el documento.

El periodista y escritor Juan Alberto Vázquez, de Brooklyn, Nueva York, dio cobertura completa al juicio de Keith Raniere, y es autor de Nxivm, la secta que sedujo al poder en México. En su investigación, destaca también la participación de Samantha y Julian Lebaron en la secta sexual, y refiere que la asistente fiscal Moira Kim Penza, afirmó a la prensa que Raniere creó una escuela de niñas en las que enroló a adolescentes mexicanas, “muchas de las cuales fueron reclutadas dentro de la comunidad de la familia de los Lebaron”, de Chihuahua. E incluso alude que tenían una “esclava de primera línea” que había llevado a las adolescentes a Albany, en referencia a Rosa Laura Junco, hija del empresario del Grupo Reforma.

El autor también menciona a Samantha Lebaron entre los miembros financiados bajo el esquema piramidal que hacían funcionar a Nxivm, y de haber sido una de las principales coach de la ideología Raniere.

La violencia sexual contra niñas

La periodista Lidya Cacho publicó, en febrero de 2013, el testimonio de varias mujeres de la comunidad de los Lebaron de Chihuahua, que daban cuenta del sometimiento sexual a la “doctrina del compromiso total” que consiste en derechos sexuales del patriarca sobre mujeres y niñas. Además de la poligamia, la periodista señala que el incesto es parte de las prácticas vigentes de la comunidad.

Otro de los señalamientos de Lidya Cacho, basados en las declaraciones de Alex Lebaron, siendo diputado federal por el PRI, en 2018, fue el uso de armas ilegales que poseen como comunidad, y de cómo se entrena incluso a las mujeres para que disparen contra quienes se acerquen a su territorio. Así fue como asesinaron a un militar que entró sin autorización, de acuerdo con lo admitido por el mismo exdiputado en entrevistas de medios.

El privilegio de la justicia

La familia Lebaron ha sido, de una u otra forma, privilegiada en atención por los gobiernos local y federal, en temas de justicia y seguridad por su fuerte presencia en los medios. Al día siguiente de la masacre, por ejemplo, el secretario Alfonso Durazo le ofreció toda la seguridad posible, pese a que Julián Lebaron dijo esa violencia no estaba vinculada directamente con su familia. Pero el secretario de Estado no fue así con la familia de Empalme, Sonora, que masacraron de la misma manera un mes antes, y que también se expuso en la conferencia matutina del presidente. Dos menores y dos adultos fueron calcinados dentro de su casa por miembros del CJNG para sembrar terror en Empalme y obligar a la comunidad a trabajar con ellos.

Sin embargo, Julián Lebaron ha denostado la ayuda del gobierno de López Obrador, y ha unido su liderazgo a movimientos de oposición política como el de Javier Sicilia y Gilberto de Jesús Lozano, dirigente de FRENA.

Javier Sicilia, Julián Lebaron y Gilberto Lozano, en alianza contra López Obrador.

Pese al uso de las armas ilegales, la violencia sexual contra mujeres y niñas y su influencia para que las adolescentes mormonas participaran en la secta de Nxivm, no ha habido una denuncia formal contra la familia Lebaron. No obstante, Julián, en su activismo mediático, ha pagado entrevistas en televisión para señalar falsamente a otras personas de la violencia en la que está inmersa la familia.

Mientras, los verdaderos responsables de la violencia en la comunidad mormona han sido identificados y algunos detenidos, la oscuridad sigue rondando a los Lebaron en Chihuahua.

Continue Reading

Fabricación de culpables

Policía condecorado por AMLO en 2004, lleva 15 años en prisión con delitos fabricados por secuestro

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

CIUDAD DE MÉXICO.- Ariel Eros García Islas, ex integrante del grupo élite denominado “Los Cobras”, de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, quien había sido condecorado por el entonces jefe de gobierno de la Ciudad México, Andrés Manuel López Obrador, en 2004, es una víctima más de fabricación de culpables de la pasada administración de Vicente Fox.

Acusado falsamente por el delito de secuestro, por el cual se encuentra procesado en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) El Altiplano, Estado de México, desde hace más de 15 años, García Islas pidió la intervención del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que se realice justicia a su proceso irregular.

En entrevista con Los Ángeles Press, el ex policía capitalino denunció que no cometió el delito de secuestro como lo expusieron los medios de comunicación en abril de 2004, pero fue torturado por elementos de la extinta Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) para confesar supuestamente su responsabilidad en ese ilícito.

De acuerdo con el denunciante, los protocolos de Estambul demuestran la tortura de la que fueron víctimas los policías capitalinos detenidos por la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR) a cargo de Rafael Macedo de la Concha en 2004.

Agregó que debido a la coyuntura política nacional por la búsqueda del desafuero del entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal, encabezado por el panista Vicente Fox Quesada, junto con en entonces director de la AFI, Genaro García Luna, maquiló delitos al grupo élite de la policía capitalina para desacreditar la imagen del ahora presidente de la República.

Reiteró que desde hace más de 15 años está procesado en un penal de máxima seguridad en el Estado de México por las consignas del gobierno federal para vengarse del gobierno de izquierda de la Ciudad de México, pues en su momento, dijo, el propio ex secretario de Seguridad Pública capitalino, Marcelo Ebrard,–hoy canciller del país–, reconoció la valía de este grupo policiaco.

Dijo que durante más de tres lustros han violado el debido proceso para evitar su salida y las irregularidades presentadas en el mismo, por lo que al inicio de la actual administración federal, Daniel Miranda, quien se acreditó como representante de la Secretaría de Gobernación (Segob), se acercó con ellos para buscar su intervención, pero no han obtenido respuesta de su parte,

Por ello, pidió que se brinde justicia y no se vuelvan a cometer este tipo de delitos que han persistido contra los ex agentes del grupo policiaco de la Ciudad de México, pese, dijo, a que fue condecorado por el ahora jefe del Ejecutivo federal.

Contexto

Ariel Eros García Islas fue acusado por Fidencio Francisco Facio Trejo, víctima de tortura por agentes de la SIEDO y obligado a firmar la acusación, esposado de espaldas, y solo declaró “conocer a un tal Eros”.

De su expediente desaparecieron muchas pruebas, sin embargo un juez volvió a ordenar que se le hiciera el Protocolo de Estambul a Facio Trejo, resultando nuevamente positivo como en 2004.

 

Continue Reading

Mexico Violento

General Dauahare, acusado de narcotráfico y cercano a Cienfuegos, en la nómina de Segob y familia en la de Pemex

Avatar

Published

on

Por Ignacio García y Guadalupe Lizárraga

El general en retiro Tomás Ángeles Dauahare, cercano al ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Salvador Cienfuegos, recién acusado de presuntos vínculos con el narcotráfico por las autoridades de Estados Unidos, es parte de la nómina en la Secretaría de Gobernación (Segob) con un sueldo de más de 60 mil pesos mensuales.

De acuerdo con datos de la Secretaría de la Función Pública (SFP), el general Ángeles, retirado de 78 años, con una trayectoria militar vinculada al narcotráfico en el sexenio de de Felipe Calderón y en el de Enrique Peña Nieto, funge en la actualidad como coordinador de Seguimiento federal en Gobernación, la secretaría con asuntos de mayor sensibilidad política en México.

Con un sueldo de 61 mil 603.41 pesos al mes, además de su pensión de más de 300 mil pesos mensuales por el servicio público, Tomás Ángeles Dauahare, tiene a su hija, Adriana Ángeles Zepeda, en un cargo de Pemex como coordinadora especialista D, con un sueldo de 67 mil 826.09 pesos mensuales, así como a su yerno, Juan Manuel Flores Cabrera, como coordinador especialista G, con un salario de 50 mil 935.65 pesos al mes.

 

Aunque el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha enfatizado que terminará con la corrupción y el nepotismo en la administración pública federal, el militar retirado se mantiene activo en el gobierno federal y mantiene a sus familiares en la nómina gubernamental, lo que representa una falta a la Ley General de Servidores Públicos.

Tomás Ángeles Dauahare fue subsecretario de la SEDENA entre 2006 y 2008, durante la administración de Felipe Calderón, marcada por las violaciones de derechos humanos cometidas sistemáticamente en la que el ejército tuvo acción destacada, como la ejecución extrajudicial de los dos estudiantes del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en 2010.

Ángeles Dauahare fue detenido en 2012, acusado de colaborar con el Cártel de los Beltrán Leyva, luego de haber reconocido que personal del Ejército trabajaba para otros cárteles de la droga en México y que proporcionaban información a las organizaciones delictivas; mientras el exsecretario de Seguridad pública, Genaro García Luna, ahora se sabe que colaboraba con el Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, Ángeles fue liberado en 2013 por supuestas faltas de pruebas en su contra y se convirtió en la mano derecha del entonces secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, detenido y acusado en Estados Unidos en 2020 por tráfico de drogas en colaboración con el Cártel de los Beltrán Leyva, y extraditado recientemente a México.

Testimonio de militar en 2017 sobre Dauahare y uno de los Beltrán Leyva

Continue Reading

Trending