Connect with us

Con voz propia

La Gendarmería de México, el gigante que nació enano

La Gendarmería de México, el nuevo proyecto de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad, llega con mandos cuestionados por corrupción y un presupuesto oneroso

Published

on

Gendarmeria mexicana. Foto: presidencia de Mx

Gendarmeria mexicana. Foto: presidencia de Mx

 

Por Tomás Borges

“Los resultados pasados, no son garantía de éxito”

Dicho financiero

Antecedentes

Cuando Enrique Peña Nieto comentó a los medios su proyecto de crear una “Gendarmería Nacional” en abril del 2012, como una estrategia del Gobierno Federal para erradicar la violencia que tras la llamada “Guerra contra el narco” (emprendida por la administración de Felipe Calderón y ante los excesos de su súper Secretario Genaro García Luna), el proyecto toral de la presente administración, que promete ser la panacea para erradicar la violencia y poder “mover a México”, hicieron que los reflectores se pusieran de nueva cuenta en la consecución de dicho proyecto, en un país donde la seguridad pública y por ende, la seguridad nacional, es botín de una camarilla que cada sexenio se reinventa, para hacer de los aparatos de justicia, su coto de poder.

El proyecto estrella fue pospuesto en cuatro ocasiones, y prometía integrar entre 40,000 y 50,000 elementos para enfrentar delitos de alto impacto, como si el aumento de policías, fuera sinónimo de seguridad, idea heredada por García Luna, quien incrementó la burocracia policial, prometiendo más seguridad y profesionalismo, con los resultados por todos conocidos.

La actual panacea ofrecida por la presente administración es un remedo de la Policía Federal Preventiva (PFP), proyecto priísta del entonces presidente Ernesto Zedillo, quien en enero de 1999, junto con Omar Fayad Meneses (efímero Comisionado) y Wilfrido Robledo Madrid, prometieron que con “Inteligencia y Disciplina” se podría combatir a la delincuencia.

Enrique Peña Nieto y su grupo de asesores saben que gracias a los yerros en materia de seguridad, protagonizados por las administraciones panistas, pudieron hacerse de la presidencia, pero también hicieron más que necesario que se intentara una reingeniería en los aparatos de seguridad y justicia, tan cuestionados por ineficaces  y corruptos.

Por tal motivo, tras apenas haber tomado posesión de su cargo como presidente de México, el mandatario firmó junto con los dirigentes nacionales de los principales partidos políticos el “Pacto por México”, cuyo compromiso 76 dice lo siguiente:

“Se creará la Gendarmería Nacional como un cuerpo de control territorial que permita el ejercicio de la soberanía del Estado mexicano en todos los rincones del país, sin importar su lejanía, aislamiento o condición de vulnerabilidad”.

Ese mismo mes, Enrique Peña Nieto dio la instrucción para que la Secretaría de Gobernación se encargara de poner en marcha la Gendarmería, una copia tropicalizada de la Gendarmerie Francesa, por lo que para sacar adelante el proyecto y obtener su venia, se dio “Fast Track” a la liberación de Florence Cassez, acusada falsamente de secuestro y cuya liberación gestionó el ex mandatario Galo, Nicolas Sarkozy y que obtuvo su sucesor, Francois Hollande.

Para dar el banderazo de salida de la “Gendarmería” (consecución del proyecto priísta de la Policía Nacional, que devengó en la otrora PFP), se planteó que la nueva estructura contara “en un inicio” con 10,000 elementos, responsables de fortalecer el control territorial en los municipios con mayor debilidad institucional, así como en instalaciones estratégicas, como puertos, aeropuertos y fronteras (facultad que por ley, tiene la Policía Federal).

Como en la política el fondo es forma, y como en México, cada sexenio se reinventa el proyecto de seguridad pública, ahora través del llamado “Pacto por México” (copia del llamado Pacto de la Moncloa), se cabildeo para que el tan “cacareado proyecto” diera a luz 20 meses después con un grupo inicial de 5 mil elementos (altamente capacitados y avalados por instituciones extranjeras, como en su momento ocurrió con la PFP y la AFI con los resultados por todos conocidos) que en palabras del ejecutivo nacional, “Contribuirá(n) a contener y desarticular las organizaciones criminales que minan la actividad económica”.

La realidad de la Gendarmería

El proyecto que sería el eje rector en materia de seguridad de la presente administración que ya consumió un tercio de su mandato, resulta a todas luces pan con lo mismo, al tener en sus filas a mandos como a Enrique Francisco Galindo Ceballos (conocido cariñosamente como “Richy”), quien fue Secretario de Seguridad Pública de San Luis Potosí (2009- 2011) en la administración del panista Marcelo de los Santos, y que fue declarado dos veces, no apto en los exámenes de control de confianza en la PF, según fuentes periodísticas y de acuerdo a lo denunciado por la agrupación “Justicia PFC”, a través de su portavoz, Reyna Velasco.

El Comisionado Galindo Ceballos (nombrado por el defenestrado Manuel Mondragón y Kalb), en su currículo oficial, dice tener cursos en el FBI y capacitación en el extranjero por “diversas agencias de seguridad a nivel internacional”. Sin embargo, tomó un solo curso, menor a tres meses, en el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y dos en la Universidad de Salamanca tras su salida como Secretario de Seguridad Pública en San Luis Potosí, donde conoció a Mondragón y Kalb y quien lo invitó a colaborar en la dependencia que hoy dirige.

En lo que concierne a su estructura, pese a que se ha negado que sea una policía “paramilitar”, los elementos de la Gendarmería sí recibieron capacitación castrense en las instalaciones del Colegio Militar y en San Miguel de los Jagüeyes, Estado de México (donde entrenan las Fuerzas Federales, cuyos mandos y algunos elementos son militares incorporados a las fuerzas del orden).

Al respecto, el pasado viernes 22 de agosto, en entrevista a Radio Red, Galindo Ceballos negó que la Gendarmería fuera una fuerza paramilitar, lo cual a todas luces es una contradicción.

En lo referente a los elementos reclutados para el llamado “Cuerpo de elite”, se lanzó una convocatoria desde poco más de un año en cadena nacional y de acuerdo a los spots de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), de 25 mil elementos convocados, sólo aprobaron 5 mil, los más aptos, cuyos mandos (como en tiempos de la PFP y PF) recibieron capacitación en el extranjero, como sí eso fuera garantía de éxito.

De acuerdo al titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Monte Alejandro Rubido, los elementos iniciales se encargarán de la seguridad de los ciclos productivos del campo, la pesca, la industria y la minería, actividades que se apropiaron los cárteles de la droga, como los Caballeros templarios, que hicieron de Michoacán, un narco estado. Así mismo, trabajarán bajo un esquema de “ubicación estacional”, con base en las necesidades de las temporadas y las regiones, mismas palabras vertidas a medios nacionales, por Galindo Ceballos.

Con esas acciones, se pretende que como cuerpo de la Policía Federal, la Gendarmería coadyuve con la seguridad en los territorios actualmente a resguardo del Ejército y la Marina, para que en un futuro cercano, los militares, regresen a sus cuarteles, lugar del cual no deberían haber salido.

¿Capacitación o simulación?

De acuerdo a información vertida a medios, los cadetes cursaron 35 asignaturas en un curso de formación de poco más de ocho meses en la Academia Superior de Seguridad Pública de San Luis Potosí, donde los alumnos tomaron cursos policiales, de disciplina castrense y de sensibilidad social (predominando cursos de Derechos Humanos y vinculación ciudadana), y que los reclutas eran capacitados por las Fuerzas Armadas, por agentes de seguridad federal y por mandos de gendarmerías extranjeras.

Los seleccionados fueron reclutados de acuerdo a dos perfiles: de “proximidad” y de “reacción”, quienes paradójicamente realizarán funciones similares a las que realizan las Fuerzas Federales, las cuales se confinarán en el centro de Mando de Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, para realizar labores de contención.

La Gendarmería, proyecto que fue vendido como la panacea para erradicar la violencia en un país flagelado por el narco y sus delitos conexos, tiene de acuerdo a lo vertido por la CNS la misión de “Salvaguardar la seguridad de las personas y sus bienes” y como visión (al más puro estilo empresarial), “Generar seguridad para la prosperidad mediante un nuevo modelo de atención a los factores criminógenos, entre los que se encuentran la desigualdad social, el desempleo y la falta de oportunidades”, lo cual no hace sino ser una carta de buenas intenciones.

Los valores de estos seres “celestiales” son el “Sacrificio, Lealtad, Disciplina, Honor, Dignidad, Autoridad y Moral”, ésta palabra nos recuerda a lo vertido por el cacique potosino, el exgobernador Gonzalo N. Santos; quien decía que “la  moral es un árbol que da moras”.

Capacitar y desechar… círculo vicioso

Respecto a su formación, los elementos que durante el proceso de selección fueron dados de baja (más de 1500 elementos), mencionaron que recibieron capacitación en “manejo de armas de alto poder y tácticas de reacción y contra emboscada”, para ser cesados, pese haber sido capacitados (a costa del erario) para tal efecto.

Errores como el antes señalado, de capacitar y después desechar, hacen que el gobierno siga preparando a elementos que ante el desempleo, puedan ser cooptados por el crimen organizado, como ha sucedido en varias entidades, donde ex policías y ex militares, han engrosado a las filas de la delincuencia.

Los cadetes cesados, manifestaron que fueron dados de baja por el “polígrafo”, prueba tan dudosa y cuestionada y tan socorrida cuando se trata de manchar el expediente de alguien y despedirlo, sin que dicha prueba haga mella alguna en los mandos. El ejemplo más reciente es el mismo Comisionado Galindo Ceballos, quien pese a no haber acreditado sus exámenes de control de confianza, es nombrado cabeza de este nuevo cuerpo de elite, lo que infiere que seguirán las mismas prácticas en un cuerpo que de entrada ya está viciado.

Tal parece que la reingeniería en materia de seguridad es sólo una simulación total. Como dice Antonio Alonso Concheiro, docente del Tec de Monterrey, en el prólogo del libro “Métodos prospectivos”, (Ariel, 2014):

“Padecemos por decirlo así, una especie de anemia por el porvenir, de miopía temporal (…) el corto plazo ha dominado la toma de decisiones (…) en un país donde todo cambia para que poco o nada cambie”.

Lo anterior viene confirmado por los nulos cambios en materia de seguridad, ya que éstos sólo han sido de forma, más no de fondo, ya que sólo se cesaron a los titulares de las dependencias encargadas de velar por nuestra seguridad, sin que se castiguen a los responsables de las pifias como a la ex procuradora Marisela Morales Ibañez, gente vinculada con Genaro García Luna, cuyas acciones corrompieron la justicia y sus instituciones fabricaron culpables a granel mediáticamente.

Asimismo, sigue incólume la estructura ineficaz que llevó en las pasadas administraciones a la vorágine de violencia cuyo saldo rojo llegó a rebasar las más de las 130 mil víctimas. Siguen en sus puestos, personajes como Vidal Diazleal Ochoa, al frente de la Policía Federal Ministerial (PFM) impuesto por Genaro García Luna.

Los cadetes de la Gendarmería fueron preparados por el personal docente designado por el director Pablo Filiberto Camacho Aguirre (nombrado por Mondragón y Kalb) y de acuerdo a un instructor de los mismos, entrevistado por el autor en diciembre del 2013, manifestó que el personal docente contratado para tal efecto, estaba compuesta por “pseudoinstructores externos amigos del mando”, quienes cobraban 700 pesos la hora por dar en las aulas información bajada de internet y sin que tengan experiencia policial alguna”.

Consecuencias 

Después de la fiesta, viene la cruda; y espero que éste cuerpo tan publicitado (que patrullará en municipios de entidades como Guerrero, Hidalgo, Tamaulipas y el Estado de México, donde el crimen ha sentado sus reales), logre pasar la prueba de fuego en el campo y que los actuales mandos, no nos llenen de justificaciones, cuando comiencen a darse las primeras bajas y los primeros yerros.

A pesar de que los planificadores de tan ambicioso proyecto, tomaron como modelos los cuerpos similares existentes en Chile, Argentina, Italia, Francia y España, no hay que olvidar que “una declaración de principios, no siempre es una estrategia”.

De acuerdo a los conocedores en “management”, se administra la escasez y se trabaja con lo que hay, y éste es el caso de la llamada Gendarmería, que será enclavada en la estructura de la Policía Federal (donde continúan los despidos de los elementos y el reciclaje de mandos de dudosa honorabilidad), una corporación contaminada por la corrupción heredada de administraciones pasadas.

La Gendarmería nació con anorexia, ya que es un cuerpo magro bajo el mando de un funcionario cuestionado, quien durante su gestión en puestos de seguridad pública, ha dado mucho de qué hablar, sin que medie un resultado exitoso palpable durante su gestión. A todas luces, este cuerpo paramilitar será un ensayo más en esta estela de fracasos con nefastos resultados.

Aunado a lo anterior, el cese de los cadetes, así como el despido de elementos de la PF, harán que la delincuencia se nutra de estos elementos, quienes por despecho o necesidad pudieran incorporarse a las filas de la delincuencia organizada (tan deseosa de cuadros especializados), tal como sucedió con los militares que crearon el grupo autodenominado ZETAS, formado por ex integrantes de cuerpos de elite, preparados en el extranjero (Fort Brag, Virginia y Guatemala por citar algunas sedes).

La delincuencia no se abate con decretos ni con buenas intenciones, sino con un grupo de elite, no tan grande, burocrático y oneroso, como el actual, donde el espíritu de cuerpo es sólo una buena voluntad y no una realidad, donde se castiga al elemento, donde se sigue solapando a los mandos, quienes desde el escritorio, diseñan estrategias con tan magros resultados.

CONSIDERACIONES

En espera de que este cuerpo, sacado más por capricho que por necesidad, cumpla las expectativas de la ciudadanía y que no ocurra como con la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI), que pese haber apelado por la profesionalización de sus elementos y ser una copia fiel del FBI (agencia que capacitó a los laureados mandos), resultó ser un fiasco más a costa del erario.

No resta más que citar el proverbio ruso que reza; “No presumas la piel del oso, sin antes haberlo matado”, por lo que su éxito dependerá de la pericia de quienes lo integran, quienes tienen la enojosa encomienda de erradicar la violencia y traer paz y tranquilidad.

El tiempo sólo dirá si este plan tan magro como ambicioso, podrá cumplir con su misión y visión y si el cáncer de la corrupción, no se ha enquistado en este nuevo cuerpo de seguridad, que más que una división, parece un catálogo de uniformes e intenciones y que ya es tildado de ser una copia de la actual Policía Bancaria e Industrial (PBI), sólo que nueva y onerosa.

No hay que olvidar, que el que mucho abarca, poco aprieta y que los 5 mil elementos iniciales, tienen una encomienda muy grande, ya que son la punta de lanza de este proyecto peñista, que de no funcionar, podría arrebatar la presidencia al partido en el poder, quien en campaña prometió combatir el flagelo de la delincuencia.

Como ex policía y como mexicano, espero con ahínco, que con resultados y no con discursos, callen a los detractores y a los agoreros del desastre, que como un servidor, ven la paja en el ojo ajeno.

Porque la violencia, sea controlada y porque la paz y la prosperidad, lleguen a todos los rincones del país, espero que la Gendarmería esté a la altura de tan honrosa encomienda, ya que debajo de un uniforme, hay un mexicano y lo más importante, un ser humano, con aspiraciones y sueños.

Porque los que estamos hartos, somos más que los que lucran con el dolor y la violencia, doy un voto de confianza a este cuerpo, para que la seguridad pública, no sea sólo una quimera.

¡Por México! ¡Por los nuestros! ¡Bienvenida la Gendarmeria!

@borgestom

Con voz propia

Sabina Berman y la clase media

Published

on

Por Axel Ancira

Dice la reconocida dramaturga Sabina Berman que como producto de la lectura de los resultados electorales, la 4T perdió la clase media. Si bien es cierto que es el sector en donde podría considerarse que más ha crecido el voto anti AMLO, esta aseveración merece algunas precisiones. Pensar que la mitad de la población es clase media es una interpretación, como se ha dicho hasta el cansancio, simplista.

Según datos del INEGI, el 59 por ciento de las personas en la capital está por debajo de este sector. Alcaldías como Coyoacán, Magdalena Contreras o Álvaro Obregón, si bien concentran en sus lugares más céntricos o en espacios residenciales a parte de la clase media y alta, tienen en sus periferias un gran porcentaje de barrios de la clase trabajadora con precariedad económica.

Si pensamos en un entorno idealista, en donde los clasemedieros, en pleno ejercicio de sus facultades soberanas de toma de decisión, han decidido abandonar el proyecto de la Cuarta Transformación, quedaría aún por explicar la variante de por qué ese corrimiento se da en apoyo a los partidos conservadores que sistemáticamente han empobrecido a las clases medias, y que, en las últimas crisis económicas, particularmente la del 1995 y la del 2008, no han recibido subsidios, no han sido rescatados, y no han tenido otras y mejores opciones que cerrar sus empresas, despedir sus empleados, y reforzar las filas de desempleados.

La dramaturga dice que cerraron muchos negocios de clasemedieros, que a su vez le daban trabajo a otros clasemedieros. Me encantaría vivir en ese país que describe Berman; los clasemedieros que regularmente dan trabajo en un restaurante, en una imprenta, en una farmacia tienen trabajadores altamente precarizados, que sobreviven muchas veces con menos de dos salarios mínimos, o de propinas (las cuales no se representan en sus prestaciones). Los mensajeros de uber-eats, los meseros de una fondita, para sorpresa de Sabina Berman y quizá de más de uno, difícilmente son parte de la clase media.

Más aún, Sabina Berman pide que un Estado precarizado por 30 años de neoliberalismo, de pronto tenga los recursos para rescatar a toda la pequeña burguesía, condonar los gastos de energía eléctrica, etcétera. Por supuesto, de haberse hecho así se habría recurrido a un endeudamiento que en el mediano plazo habría significado menos control del presupuesto y más dependencia ante las medidas impositivas del FMI. ¿Ésta es la solución de Sabina Berman para la clase media y las clases trabajadoras?

El fenómeno del alto porcentaje del voto en ciertas partes no debe dejar de sorprendernos.

El apoyo en la Ciudad de México de Claudia Sheinbaum que rondaba el 70 por ciento antes del trágico accidente de la Línea 12, tampoco es un aspecto que se pueda obviar. Es claro, sin que podamos confirmar de que se trató de un fraude, en la mayoría de las casillas, un sector de la población –cuyo epicentro no está en las clases medias, sino en los personeros del gran capital–, se han organizado de forma muy eficiente para mostrar su desprecio clasista a AMLO.

La estrategia consistió en la creación de grupos de WhatsApp vecinales en donde, además de transmitir las típicas campañas de desinformación de Latinus, se organizaron para salir a votar en bloque por, como mandara Felipe Calderón, el candidato que pudiera derrotar a Morena. Tampoco podemos descartar la intromisión de una iniciativa privada que, como cada elección, desde hace por lo menos dos décadas, habría influenciado el voto de sus precarizados trabajadores, con las consabidas amenazas de que de ganar MORENA, tendrían que cerrar sus empresas y despedirlos a todos. Y no, no todos estos trabajadores son la clase media, y muchos de ellos viven en el poniente de la Ciudad de México: son vigilantes, torneros, pastoreros, choferes de flotillas…

Dice también Sabina Berman que el proyecto de Andrés Manuel López Obrador ha abandonado en el discurso la agenda feminista, y la de los sectores LGBT. No parece entonces lógico que ésta misma población, en castigo a los dislates discursivos de AMLO, haya votado por sectores de derecha.

El PRIANRD ante la inclusión de sectores radicales a las manifestaciones, habría recurrido a la acostumbrada represión, encarcelamiento y acoso a las y los manifestantes con redadas en los metros, camionetas blancas que secuestran activistas, espionaje, y una larga lista de etcéteras. El voto por el PRIAN, parece avalar estas prácticas, más que condenar la indefinición presidencial hacia estos temas.

Más aún, con la nueva composición de la Asamblea Legislativa dejó, colgada con alfileres el derecho ganado a la interrupción legal del embarazo. Pero seamos justos: es muy probable que el elector no tuviera estos pensamientos en la cabeza al momento de emitir su voto en las urnas. Porque el votante ideal, de Sabina Berman no se parece mucho al votante real.

¿Por qué entonces este fenómeno pareció dividir la ciudad en dos? La pésima elección de candidatos, y malas gestiones en lo local, parece que fueron la clave. En esto tiene parte de razón Mario Delgado cuando dice que la división interna del partido fue caldo de cultivo para la oposición, pero le faltó agregar que poco interés despertaron candidatos como Sergio Mayer, quien entre escándalo y escándalo pareció al final más un diputado de la oposición golpeadora. ¿Cómo pedirle al votante de izquierda de Álvaro Obregón que sufragara por un candidato que abiertamente se confiesa como de no-izquierda, que se pelea con el subsecretario más querido de la administración, Hugo López Gatell, y que continuamente repite que perdió porque el posicionamiento de la “marca” Morena se ha debilitado?

Tiene razón Sabina Berman en que el presidente debe incluir en su narrativa a la clase media, y hacer un análisis materialista de los hechos. Pero mejor haría Morena en pensar que la imagen del Presidente no gana todas las elecciones, y que es muy difícil para el votante motivarse a votar por AMLO cuando el que aparece en la boleta es un viejo conocido que no se distingue de los viejos políticos del antiguo régimen.

Estoy seguro de que el precio del dólar más bajo que en el momento de la transición sexenal por primera vez en unas intermedias, desde que hay elecciones, -democracia es otra cosa-, la apuesta por la soberanía, y los apoyos a las clases más desprotegidas que aumentan el consumo y la posibilidad de negocios de los clasemedieros son el impulso del que habla Sabina Berman, en términos materiales.

Continue Reading

Con voz propia

¿Es un crimen afirmar que las mujeres tienen vagina y los hombres pene?

Published

on

Por Alberto Farfán

A partir de que la doctrina de género ha sido impuesta, velada o abiertamente, en diversos países ─avalada y promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)─, sea a través de la manipulación del idioma al usar lo que denominan “lenguaje inclusivo” en un supuesto beneficio para la mujer, o sea eliminando ciertos términos científicamente incuestionables para presuntamente no discriminar a la población “híbrido sexual”, como la define Gilles Lipovetsky, el nuevo escenario es francamente patético por lo ridículo.

Ejemplo de ello es lo que de un tiempo a la fecha ha ocurrido en Reino Unido. Pues en días pasados a Lisa Keogh, de 29 años, como estudiante de Derecho en la Universidad Abertay en Dundee, Escocia, tuvo que ser investigada y sometida a acciones disciplinarias de parte de las autoridades escolares por aseverar que las mujeres tienen vagina y los hombres son más fuertes físicamente. ¿Su falta? Haber hecho comentarios “ofensivos” y “discriminatorios”.

Este absurdo se suscitó durante un seminario en línea acerca del feminismo de género y la ley, cuando Lisa, madre de dos hijos y estudiante en su último año de carrera, expuso que las mujeres nacen con vaginas y cuestionó la participación de una mujer trans en un evento deportivo de artes marciales mixtas. Pues la competidora trans con 32 años “de testosterona en su sistema” sería genéticamente más fuerte que una mujer promedio, por lo que sería injusta su participación en el combate.

Y siguiendo a los diarios The Times y  The Post Millenial, ella indicó: “No tenía la intención de ser ofensiva, pero sí participé en un debate y expuse mis puntos de vista sinceramente sostenidos”. Y añadió: “No estaba siendo mezquina, transfóbica u ofensiva. Estaba afirmando un hecho biológico básico”. Por fortuna para ella, después de dos meses de acoso por parte de las autoridades escolares las “faltas” fueron desechadas.

“La Universidad debe poner en marcha un proceso que le permita juzgar qué denuncias deben ser investigadas y cuáles pueden ser desestimadas de inmediato porque son vejatorias y tienen motivaciones políticas”, sostuvo. “Siempre supe ─concluyó─ que las denuncias que se me hacían eran infundadas y ahora la Junta Disciplinaria Estudiantil lo ha confirmado”.

Curiosamente, un año atrás ─señala The Times─ se produjo un incidente similar con la profesora de Economía, Dra. Eva Poen, de la Universidad de Exeter, al responder a un usuario de Twitter que afirmó: “No todos los que menstrúan son mujeres. No todas las que son mujeres menstrúan. Cambiemos nuestro lenguaje”. Ella a su vez le contestó: “Sólo las mujeres menstrúan. Sólo las mujeres pasan por la menopausia”. Frente a tal observación, a mi juicio totalmente científica e inatacable, estudiantes feministas y de minorías sexuales de la generación de cristal la condenaron y atacaron por ser “transfóbica”, “acosadora” y una “mierda”, entre otras lindezas por parte de estos grupos que se asumen tolerantes y abiertos, cuando su hipocresía es más que evidente.

No obstante los ataques, la doctora Poen señalaría que “es necesario un debate importante sobre el sexo y el género”, e indicó: “Soy una firme defensora de la libertad académica y la libertad de expresión. Las acusaciones en mi contra… son completamente falsas”. “Hay un debate político y académico importante sobre el sexo y el género; ─sostendría─ deberíamos ser capaces de celebrar este debate de una manera rigurosa, sólida, pero también respetuosa”.

Finalmente, hay que recordar el vergonzoso caso del profesor Angelos Sofocleous, quien era editor asistente en la revista de Filosofía Critique de la Universidad de Durham, suscitado en 2018. Sofocleous en su cuenta de Twitter apuntó que “las mujeres no tienen pene”. Y debido a ello sería despedido de su puesto pues su tuit fue considerado “transfóbico” por sus compañeros de estudios. Posterior a su aberrante despido, el profesor estudiantil tuitearía un artículo de The Spectator titulándolo: “¿Es un crimen decir que las mujeres no tienen penes?”

Por todo lo anterior, me temo que vendrán cosas peores.

Continue Reading

Con voz propia

El descalabro electoral de MORENA en la CDMX: Primeras reflexiones

Published

on

Por Axel Ancira y Ramsés Ancira

1.- Campaña alrededor de Salgado Macedonio.  (Eso quitó votos en Guerrero pero más en Ciudad de México).

2- Impacto por el derrumbe del metro.

3.- Mala gestión y discurso ante las demandas feministas.

4.- La pandemia y la idea de que Morena no apoya a los pequeños empresarios.

5.- Pésima elección de candidatos (a la Bejarano).

6.- Obviamente campaña negra, idea de los contrapesos, etc.

7.- Alianzas y tejemanejes de Mario Delgado que debería salir a renunciar mañana mismo, por un tema que explicaré en otro espacio

8.- Idea de que AMLO sustituye a una campaña de los candidatos.

Un botón de muestra en la delegación Álvaro Obregón. Layda Sansores, que hace tres años ganó por un amplio margen, abandonó el puesto para irse a competir a Campeche, donde tuvo un ridículo margen a favor, comparada con el candidato de Movimiento Ciudadano, a quien pocos conocían. Tanto en Campeche como en la Ciudad de México, estamos hartos de los chapulines. El tercer lugar para el PRI, que fue el campeón en el patrocinio de personas que vandalizaron las casillas en ese estado peninsular, es otra cosa que no previeron las encuestas.

Eduardo Santillán, quien fue la propuesta de Morena para representarlo en Álvaro Obregón, ya era bien conocido por los negocios que realizó autorizando cientos de edificios de condominios sobre la Calzada Desierto de los Leones, disminuyendo las banquetas y  sin nuevas vialidades, por lo que ocho horas al día los embotellamientos son insoportables. Un recorrido que se hace en 30 minutos caminando, puede tardar 90 en un colectivo. Bueno fuera fomentar el ejercicio, pero hay demasiadas personas de la tercera edad y con problemas de movilidad que no pueden darse ese lujo.

En Cuauhtémoc se hizo notoria la corrupción de Ricardo Monreal. Si los rascacielos que se construyeron en Paseo Reforma durante su administración no le dejaron ingresos multimillonarios, otras cosas sí. Está documentado como uno de sus colaboradores fue remitido a la delegación por llevar en el maletero cientos de miles de pesos en efectivo. Muy probablemente producto del pago de piso de los comerciantes ambulantes a quienes no les daban recibos de tesorería.

Dolores Padierna, que tampoco es un modelo de honestidad, y menos por ser la esposa de René Bejarano, hubiera podido encontrar muchas pruebas de robos cometidos por Ricardo Monreal, quien por ahora es imprescindible para el presidente López Obrador por su control del Senado y por sus innegables dotes de negociadoras.

Como Monreal: hay otros ejemplos de un gobierno monárquico en México en pleno siglo XXI. En este caso su hermano David será el gobernador de Zacatecas; en Guerrero la niña Salgado será la mano de Félix. En el gobierno Federal, hasta hoy Irma Eréndira Sandoval es la inútil secretaria de la Función Pública, pues siguen las adjudicaciones directas en las compras del gobierno federal a sobreprecio. Funcionarios de la Ciudad de México también aprovechan los contratos de mantenimiento de edificios públicos para remodelar sus casas. A este respecto ya tenemos una investigación en marcha.

El esposo de Irma Eréndira, John Ackerman tiene chamba en la nómina de canal 11 y en La Jornada como porrista número 1 de López Obrador. La Jornada se lleva la mayor tajada del presupuesto de publicidad del Gobierno Federal, así que no tienen que preocuparse por el sueldo de Ackerman.

 Netzaí Sandoval, en la Judicatura Federal, con carácter de presidente de la Defensoría Jurídica, continúa enriqueciendo a los dueños de los reclusorios privados, que mantienen en prisión a personas de más de 1.80 de estatura, cuando los testigos declararon que sus victimarios eran “chaparritos”. Netzaí es incapaz de liberar siquiera a un ratón de una ratonera. De hecho, nunca lo ha hecho, pasó de sellar documentos en una oficialía de partes, con un salario bruto de 15 mil pesos mensuales, a ganar más de dos millones anuales, incluyendo sueldo y prestaciones cuatrimestrales.

Pablo Amílcar Sandoval gastó un millón de dólares como representante de la 4 T en Guerrero, a través de espectaculares que colocó en Acapulco, Iguala, Chilpancingo y las principales ciudades de la entidad. Habrá que averiguar si no se los regaló,  o al menos le hizo un descuento de amigos, Isabel Miranda de Wallace, una de las principales empresarias de espectaculares del país, además de regentear el negocio Alto al Secuestro. Quizá

En el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal se mantienen magistrados sicópatas que de ser juzgados por la moral deberían pasar 40 años en el infierno, los mismos que aplicaron a víctimas inocentes materiales de cualquier delito, y si fuera por la justicia, deberían ser juzgados por prevaricato, pues obtuvieron ascensos en el poder judicial con el expediente fácil de afamarse como incorruptibles, a costa de la vida de inocentes.

Tiene mucha razón López Obrador, el pueblo es noble, pero no idiota. No son los medios de comunicación ni la guerra electoral sucia, a la que también acudió Morena con singular alegría, la que determinó el voto. Mucha gente prefirió partido corrupto por conocido, que hipócrita por conocer.

Bitácora Suplementaria: Gatell

El Dr. Hugo López Gatell hizo más por la educación científica de los mexicanos que millones de pesos dedicados a la divulgación científica.

Quizá la guerra sucia y el golpeteo al que estuvo expuesto por parte de las ridículas agendas zopiloteras de los opositores le cierren la puerta para ocupar un cargo político de elección popular, lo cual sólo puede representar una mala noticia para un pueblo de México con un exceso de patéticas personalidades faranduleras, y con muy pocos hombres de ciencia con una comprensión amplia de los problemas estructurales de México.

Continue Reading

Trending