Connect with us

Oriente Medio

La disputa por el agua del Nilo, una crisis que viene

La gran crisis que se avecina de Medio Oriente por la escacez del agua, y el control sobre el Río Nilo

Published

on

La reciente disputa entre Egipto y Etiopía por el agua del Nilo es un ejemplo de los conflictos que se avecinan en el Medio Oriente por el derecho a este recurso esencial. Cam McGrath/IPS

La reciente disputa entre Egipto y Etiopía por el agua del Nilo es un ejemplo de los conflictos que se avecinan en el Medio Oriente por el derecho a este recurso esencial. Cam McGrath/IPS

Thomas W. Lippman*

Análisis

WASHINGTON, DC (IPS).– El conflicto aparentemente sinfín de Medio Oriente desvía la atención y los recursos de una amenaza más grave que se cierne sobre toda esa región a largo plazo, la creciente escasez de agua. Y la situación va a empeorar antes de mejorar, si alguna vez lo hace.

Años de guerra, la gestión descuidada de las reservas de agua, el crecimiento demográfico descontrolado, políticas agrícolas imprudentes y subsidios que fomentan el consumo transformaron una zona básicamente árida del mundo en una voraz consumidora de agua. La trayectoria no es sostenible.

Esas fueron las conclusiones, sombrías aunque no sorprendentes, de una conferencia de tres días sobre el tema celebrada en Estambul este mes. En el territorio que abarca desde Libia hasta Iraq y Yemen, demasiadas personas y animales utilizan los recursos de agua más allá de sus límites.

Algunos países donde la urgencia es mayor, como Siria y Yemen, son los menos equipados para evitar crisis de gravedad.

Jordania, siempre con escasez de agua, está abrumada por la avalancha de refugiados de Siria. Irak, que en el pasado tuvo recursos más que suficientes, perdió reservas fundamentales debido a la guerra y a las presas que Turquía construyó sobre los ríos Tigris y Éufrates.

Egipto, con sus 86 millones de habitantes, tiene una población dos veces mayor que hace 50 años pero sin recursos de agua adicionales.

La aislada franja de Gaza lidia con una crisis hídrica desde hace años. Y las escasas reservas de Yemen son absorbidas por la producción descontrolada de cat (Catha edulis), un cultivo especial de la zona tropical africana y arábiga que consume mucha agua y posee un valor nutricional nulo. Masticar la hoja ligeramente narcótica de cat es el pasatiempo nacional yemení.

“Si les das más agua, solo cultivarán más cat”, se lamentó un participante de la conferencia.

Pero no todas las noticias son malas. Países estables con mucho dinero, liderados por Arabia Saudita, exhiben avances notables en sus reservas, la gestión y la educación del consumidor.

En otros lugares, sin embargo, el pronóstico es poco alentador. Nadie predice que se desencadenarán “guerras por el agua” o conflictos armados por las reservas, un fantasma que se evoca con frecuencia pero nunca se materializó.

Pero en algún momento del futuro no muy lejano la escasez de agua podría provocar grandes migraciones, penurias, malas cosechas y una selección de prioridades en las poblaciones a medida que los gobiernos se ven obligados a asignar las reservas de agua, dijeron los conferenciantes, cuya identificación no es permitida por las normas de la conferencia.

Todo esto no pasó desapercibido. El problema del agua en Medio Oriente ha sido objeto de noticias, análisis de organismos como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y estudios realizados por centros de investigación y grupos humanitarios durante años.

En la cita más reciente, científicos, analistas políticos y académicos de ocho países se congregaron en una isla del mar de Mármara para la conferencia de Estambul titulada “A secas: Cómo abordar el reto del agua en Medio Oriente”, organizada por el Centro Hollings y el Programa de Estudios Estratégicos Príncipe Muhammad Bin Fahd de la Universidad de Florida Central, de Estados Unidos.

Pero este tipo de encuentros han logrado poco porque la región no tiene la estabilidad suficiente para que una solución integral y multilateral sea posible.

Según análisis realizados por el Banco Mundial, el Departamento de Estado de Estados Unidos y otros, la mayoría de los países definidos como “pobres en agua” – con un acceso inferior a 1.000 metros cúbicos por persona por año – se encuentran en Medio Oriente y el norte de África.

El Departamento de Estado también prevé que el cambio climático agrave el problema al provocar “niveles consistentemente más bajos de lluvias.”

Ningún gobierno ni organismo internacional puede aumentar las precipitaciones. Pero los congresistas de Estambul señalaron que el ejemplo de Arabia Saudita, el país más grande del mundo sin ríos, muestra que los estados con mucho dinero y tiempo suficiente para dedicarle a un tema pueden hacer mucho.

Arabia Saudita centralizó la planificación y la gestión del agua en la década de 1990. La mayor parte del agua del país se utiliza con fines personales y el abastecimiento doméstico lo realizan plantas de desalinización cuya construcción comenzó en los años 70.

Pero la construcción y operación de las plantas tiene un alto costo, lo que las deja fuera del alcance económico de países como Yemen.

Arabia Saudita lidera la región en la recaptura y la reutilización de aguas residuales. Una norma adoptada el año pasado, por ejemplo, exige que sus granjas lecheras funcionen con agua reciclada adquirida a la Compañía Nacional del Agua y no con las aguas subterráneas como se hacía en el pasado.

Ese país llegó a ser la quinta o sexta exportadora mundial de trigo, cuya producción requiere grandes cantidades de agua, pero ahora ese cultivo estará prohibido a partir de 2016 y el reino reorientará su agricultura a la producción en invernaderos de frutas y verduras.

También prohibió los cultivos forrajeros para ganado, como la alfalfa. Los productores ganaderos deben comprar forraje importado, señalaron participantes de la conferencia.

Arabia Saudita perdía hasta 25 por ciento de su agua por fugas en sus tuberías de distribución. Para resolver el problema privatizó su red de distribución y fomentó la participación de empresas de ingeniería y de gestión extranjeras.

El reino subió el precio del agua a las empresas e instituciones, pero no deja de subsidiar el agua destinada a las viviendas. Así, el elemento vital es barato y hay pocos incentivos para limitar su consumo.

Acabar con los subsidios sería políticamente arriesgado en un país donde los subsidios del agua, la gasolina y la electricidad son esperados por la población, que no tiene voto ni otro tipo de influencia sobre el gobierno.

Egipto, por lejos el país más poblado de la región, tiene un problema diferente de actitud de los consumidores. Los egipcios dan por sentada la disponibilidad del agua desde que se construyó la presa de Asuán en 1970. Como consecuencia, la utilizan a discreción en el hogar y bombean más de la necesaria para el riego de sus campos.

Presa en Sudán, que junto con Egipto acapara el 90 % del agua del Nilo. Foto: Reuters

Presa en Sudán, que junto con Egipto acapara el 90 % del agua del Nilo. Foto: Reuters

Pero la mayor preocupación actual de Egipto es el plan de Etiopía de construir una enorme presa hidroeléctrica en la cabecera del Nilo, lo que reducirá la corriente y la cantidad de agua almacenada en el lago Nasser, detrás de la presa de Asuán.

Cuando al canciller egipcio Nabil Fahmy se le preguntó recientemente si su país estaba en negociaciones sobre la distribución del agua del Nilo con los países río arriba, respondió “no. Me gustaría que sí lo estuviera”.

Los participantes en Estambul coincidieron en que no existe una solución única para la crisis del agua. Las respuestas existentes van desde lo simple y evidente, como la educación de los consumidores y la instalación de accesorios de baño de bajo caudal, a lo que se podría aspirar, como el desarrollo de plantas desalinizadoras que funcionen con energía solar.

Como es habitual en este tipo de eventos, los organizadores prepararán un documento con sus recomendaciones. Pero será difícil aplicar las soluciones hasta que cesen los tiroteos, los refugiados encuentren hogar y los gobiernos tengan una estabilidad suficiente como para ponerlas en práctica. Y eso no ocurrirá pronto.

*Thomas W. Lippman es investigador adjunto del Middle East Institute y autor de “Saudi Arabia on the Edge (Arabia Saudita al límite)”.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mundo

Las fuerzas armadas israelíes atacan el funeral de la periodista asesinada Shireen Abu Akleh

Published

on

By

Este viernes, en la ciudad de Jerusalén, las fuerzas armadas israelíes lanzaron granadas de aturdimiento y atacaron a las personas que cargaban el ataúd de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, que fue asesinada a principios de esta semana.

Las autoridades israelíes tendieron una emboscada a los asistentes al funeral antes de que pudieran abandonar las instalaciones de un hospital para iniciar una procesión hacia el lugar donde se iba a celebrar el servicio funerario de Abu Akleh.

Las personas que transportaban el ataúd rumbo a la iglesia donde se iba a desarrollar el funeral se vieron obligadas a colocarlo dentro de un automóvil. Esto ocurre dos días después de que Abu Akleh recibiera un disparo en la cabeza mientras cubría una incursión israelí en un campamento de refugiados de la ciudad de Jenin.

El jueves, la cadena Al Jazeera publicó nuevas imágenes de video que evidencian que los combatientes palestinos no estaban cerca de Shireen Abu Akleh cuando ella fue asesinada y que militares israelíes estaban posicionados en una clara línea de fuego en su dirección. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, habló este jueves en un funeral de Estado que se celebró en honor a la periodista en la ciudad de Ramala.

Presidente Mahmud Abás: “Consideramos a las autoridades de ocupación israelíes plenamente responsables del asesinato. No podrán ocultar la verdad con este crimen. Este crimen no quedará impune. Hemos rechazado la oferta de iniciar una investigación conjunta con las autoridades israelíes, porque ellas fueron las que cometieron este crimen y porque no confiamos en ellas. Llevaremos inmediatamente el caso ante la Corte Penal Internacional”.

 

Fuente: democracynow!

Continue Reading

La red en lucha

Tropas israelíes disparan ‘sin razón’ contra la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, en Cisjordania

Published

on

By

Shireen Abu Akleh, de 51 años, destacada periodista de Al Jazeera que llevaba más de dos décadas informando sobre la actualidad palestina fue asesinada por tropas israelíes en Cisjordania en la ciudad de Jenin.

La cadena qatarí Al Jazeera afirmó que su reportera portaba casco y chaleco de prensa, pero que igualmente las fuerzas israelíes la mataron «a sangre fría». Israel acusó a las milicias palestinas, aunque su versión fue contradicha por otros reporteros y testigos en el lugar.

En la madrugada de este miércoles, durante una redada del Ejército israelí en la ciudad de Jenin, en la Cisjordania ocupada, la periodista Shireen Abu Akleh, recibió un disparo en el rostro. Su compañero, Ali Al-Samoudi, también fue alcanzado por un disparo en la espalda, pero se encuentra fuera de peligro.

Su compañero reportero Al-Samoudi dio su versión de los hechos -que fue respaldada por otros colegas y testigos- y profundizó la acusación contra los militares israelíes. «Estábamos en camino a cubrir la operación del ejército cuando abrieron fuego contra nosotros. Una bala me alcanzó, la segunda bala alcanzó a Shireen», detalló. Además, indicó que no había intercambio de fuego ni personas armadas o civiles al momento del hecho. «Nos dispararon sin razón», alegó.

A través de un comunicado, Al Jazeera instó a la comunidad internacional a repudiar el asesinato y a responsabilizar a las fuerzas israelíes por «atacar y matar intencionalmente» a la reportera. «En un flagrante asesinato, violando las leyes y normas internacionales, mataron a sangre fría a la corresponsal en Palestina», expresó el medio qatarí.

La periodista dio cobertura a los conflictos en Cisjordania durante los años de la Segunda Intifada palestina y los entierros de las víctimas alcanzadas por fuego israelí.

Testimonios

“Toda una nación en duelo. Era un icono para todos los que crecimos viéndola diariamente en televisión. Todavía no puedo creerlo”, recordaba esta mañana el arquitecto e historiador palestino licenciado en Cambridge Nadi Abusaala.

“Qué terrible noticia para despertar. Crecimos viendo a Shireen en televisión. Estoy en conmoción total”, ha escrito en Twitter la productora de Al Jazeera Linah Alssafin, recordando que desde 2000 hasta ahora Israel “ha matado a unos 50 periodistas palestinos”.

La organización Reporteros Árabes de Periodismo de Investigación ha lamentado que “los periodistas en Palestina todavía son objetivo de Israel por su trabajo cubriendo lo que ocurre en el terreno. Un triste día para el periodismo y los periodistas de todo el mundo”.

Una reportera palestina testigo de lo ocurrido ha explicado ante las cámaras que cuando el equipo llegó esta mañana al área de Jenin tomada por francotiradores israelíes, estos abrieron fuego contra su vehículo. Shireen salió entonces del coche para que los soldados la vieran –iba identificada con un chaleco de prensa y un casco– “pero dispararon igualmente”.

Ali Samoudi, reportero del diario Al Quds, resultó herido: “Íbamos a grabar la operación del ejército israelí y de repente nos dispararon sin pedirnos antes que nos fuéramos o que detuviéramos la filmación”, ha señalado ante las cámaras de Al Jazeera. Otro periodista ha relatado que “francotiradores israelíes dispararon contra el vehículo, así que Shireen salió y fue acorralada por los disparos” antes de ser alcanzada. “Shireen recibió el disparo cerca de su oreja, donde el casco no le cubría. Fue un disparo de extrema precisión”, ha denunciado la presentadora y productora Dena Takruri.

Shatha Hanaysha, periodista palestina que se encontraba junto a Shireen, ha explicado que no había enfrentamientos en el lugar donde se encontraban: “Éramos cuatro periodistas, todos llevábamos chalecos y cascos. El ejército de ocupación [israelí] siguió disparando después de abatir a Shireen. Ni siquiera pude extender mi brazo hacia ella porque seguían disparando”. Al Jazeera ha difundido imágenes en las que la periodista superviviente del ataque Shatha Hanaysha, agazapada junto a una pared, señala el cuerpo inerte de Shireen, tumbado junto al mismo muro.

***

Con información de agencias y eldiario.es

Continue Reading

África

Invasión de Rusia a Ucrania amenaza la alimentación en Medio Oriente y África: ONU

Published

on

By

 

ROMA – La invasión de Rusia a Ucrania impacta a grandes productores de cereales, amenaza las importaciones de trigo y maíz para los países del Medio Oriente y Norte de África, señaló un reporte este viernes 18 del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (Fida) de las Naciones Unidas.

“Ya estamos viendo aumentos de precios y esto podría provocar una escalada del hambre y la pobreza con graves consecuencias para la estabilidad mundial”, advirtió el presidente del Fida, Gilbert Houngbo.

El conflicto está impactando los precios y las cadenas de suministros, y sus efectos comienzan a sentirse en el Medio Oriente, el oriental Cuerno de África y el norte de ese continente, donde las personas más pobres corren mayor riesgo, de acuerdo con el reporte del Fida.

Una cuarta parte de las compras mundiales de trigo provienen de Rusia y Ucrania.

De Ucrania procede 40 % del trigo y el maíz que llega a Medio Oriente y África, con países que ya están lidiando con problemas de hambre y donde la escasez de alimentos o el aumento de los precios conllevan el riesgo de empujar a millones de personas más a la pobreza.

“Ya estamos viendo aumentos de precios y esto podría provocar una escalada del hambre y la pobreza con graves consecuencias para la estabilidad mundial”: Gilbert Houngbo.

“Me preocupa profundamente que el conflicto violento en Ucrania, una catástrofe para los que están directamente involucrados, también sea una tragedia para las personas más pobres del mundo que viven en áreas rurales”, dijo Hongbo.

Las personas pobres en las áreas rurales “no pueden absorber los aumentos de precios de los alimentos básicos y los insumos agrícolas que resultarán de perturbaciones en el comercio mundial”, agregó.

Rusia es también el mayor productor de fertilizantes del mundo.

Incluso antes del conflicto, los picos en los precios de los fertilizantes en 2021 contribuyeron a un aumento de los precios de los alimentos de alrededor de 30%, y el Fida analiza el impacto que tendrá la guerra en los pequeños productores y las comunidades rurales que ya son pobres.

Un ejemplo desde el Cuerno de África es que en Somalia, donde 3,8 millones de personas ya padecen inseguridad alimentaria grave, los costos de la electricidad y el transporte se han disparado debido al aumento del precio del combustible.

Eso impacta de modo desproporcionado en los pequeños agricultores y pastores pobres que, ante la irregularidad de las lluvias y la sequía constante, dependen de la agricultura de riego impulsada por pequeños motores diésel para sobrevivir.

En Egipto, los precios del trigo y del aceite de girasol se dispararon debido a que depende de Rusia y Ucrania para 85 % del suministro de trigo y 73 % del aceite.

En Líbano, 22 % de las familias padecen inseguridad alimentaria y la escasez de alimentos o alzas de precios exacerbarán una situación que ya era grave.

El país importa 80 % de su trigo de Rusia y Ucrania, pero solo puede almacenar un mes de cosecha a la vez debido a la explosión en el puerto de Beirut en 2020 que destruyó los principales silos de granos de esa nación.

En total, 45 de los países menos adelantados, en su mayoría africanos, importan más de un tercio de su trigo de Ucrania o Rusia, y 18 de ellos importan al menos 50 % desde los dos grandes productores que están en guerra

Según la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) más de cinco por ciento de la canasta de importaciones de los países más pobres está compuesta por productos que probablemente enfrentarán un alza de precios debido a la guerra, versus menos de uno por ciento en el caso de los países ricos.

El Fida señaló que en muchos países pobres los pequeños productores ya se estaban recuperando de los efectos de la covid-19, sequías, ciclones y otros desastres de los últimos dos años, pero la nueva guerra afectará sus ingresos al aumentar el costo de los insumos y las interrupciones en las cadenas de suministros.

  * * *

Fotografía: Obreros almacenan cereal importado en un depósito de Darfur, en Sudán, uno de los muchos países africanos que se verán afectados por la guerra entre Ucrania y Rusia, proveedores de una cuarta parte de las importaciones mundiales de trigo. Crédito: Albert González/ONU

A-E/HM

Fuente: ipsnoticias.net

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: