Connect with us

Con voz propia

La destitución de Trump

Cobran fuerza movimientos civiles por la destitución de Donald Trump a tan sola una semana de asumir el poder como presidente de los Estados Unidos

Published

on

Foto: Policy.mic

Robert Kuttner*

Trump ha tratado de gobernar por impulso, por capricho o para retribución personal, ya sea por ganancia o por decreto. Como si hubiese sido elegido dictador, y así no funciona. A una semana de convertirse en presidente, las llantas se le están cayendo al autobús.

La impugnación o juicio político (impeachment) está ganando terreno porque es la única manera de sacarlo del poder y porque los propios republicanos lo están abandonando en masa. Porque este hombre es psiquiátricamente incapaz de entender si algo es legal antes de hacerlo. La impugnación de Trump cobra fuerza porque es horriblemente claro que no está capacitado para ser presidente.

Los colaboradores alrededor de Trump, incluso lo más leales, se la pasan la mitad de su tiempo tratando de controlarlo y la otra mitad del tiempo se la pasan tomando llamadas frenéticas de republicanos, de la elite de negocios y de líderes de otros países: “¿Qué Trump hizo qué?” Pobre Reince Priebus ha alcanzado el pináculo del poder, y eso no puede ser gracioso.

Una cosa es vivir tu propia realidad cuando eres candidato porque son sólo palabras Tú puedes hacer tonta a bastante gente el tiempo necesario para ser elegido, pero cuando tratas de gobernar de esa manera hay una realidad para la realidad, y la realidad empuja para atrás.

Una por una, Trump ha decretado órdenes impulsivas, sin ser revisadas legalmente, y sin haber sido planeadas con seriedad. Casi inmediatamente es forzado a dar reversa, por una combinación de presión política y legal –y por la realidad.

A diferencia de los varios dictadores que Trump admira, la compleja madeja de controles jurídicos y políticos constitucionales contra la tiranía en los Estados Unidos se mantiene. Mínimamente, pero se mantiene. Y mientras Trump continúa su temerario comportamiento, más fuertes serán los controles.

Solo con su esfuerzo lunático de seleccionar refugiados para prohibirles la entrada a Estados Unidos, (pero no de países como Saudi Arabia o Egipto donde sí envían terroristas y Trump tiene negocios) descubrió que el sistema americano tiene cortes. Tiene cortes, ¡imagínense eso!

Entre más se descompone, menos y menos jueces conservadores van a hacer sus paleros para políticas republicanas ordinarias, algo a lo que han estado demasiado acostumbrados. ¿Alguien quiere apostar que la Suprema Corte se convertirá en la prostituta de Trump?

En la semana pasada, republicanos desde Mitch McConnell y hacia abajo han estado tropezándose uno con otro, rechazando su punto de vista sobre Putin. Y han ridiculizado su absurdo reclamo de que hubo un gran fraude electoral.

Están intentando cubrir cómo eliminar el ObamaCare sin matar pacientes o las esperanzas de una reelección. Esto es actualmente complicado y ese matiz no es el traje fuerte de Trump. El republicano Tom McClintock (California) habló por muchos cuando advirtió:

“Más vale que estemos seguros de estar preparados para vivir en el mercado que hemos creado” con derogación, dijo Tom McClintock.

“Lo que será llamado TrumpCare los republicanos seremos los únicos responsables y seremos juzgados en las elecciones a menos de dos años”.

La senadora Lindsey Graham se burló de los locos hábitos tuiteros de Trump mandando un tuit sobre la guerra de comercio con México “mucho sad”.

Los colaboradores más cercanos de Trump lo han tenido que jalar de su ridícula cruzada contra México y los mexicanos, donde Trump fuerza a cancelar una visita oficial al presidente mexicano y al día siguiente se la pasan una hora besándose.

Trump propuso reinstalar la tortura, pero los líderes republicanos clave mataron esa idea. El senador John Thune (South Dakota), tercer rango en las filas republicanas, dijo el miércoles que una prohibición sobre la tortura era una ley ya fija y los republicanos en el Congreso nos opondríamos a cualquier restauración de esa ley.

El propio secretario de Defensa de Trump mantiene la misma posición. Después de fanfarronear su nueva política de tortura, Trump dócilmente accedió a apegarse a sus asesores de defensa.

¡Todo esto en una semana! Y para acabarla, ahora con jueces federales encima jalándole las riendas.

Hace dos semanas en este espacio basándome en lo que había visto de la transición escribí un artículo llamado Panel de ciudadanos para la impugnación de Trump como una sombra del Comité Judicial de la Cámara para armar un dossier para la destitución de Trump y una campaña ciudadana para crear un movimiento público.

En estas dos últimas semanas, el movimiento Free Speech for People ha lanzado una campaña para la impugnación de Trump y lleva 400 mil firmas en la petición.

El grupo bipartidista Citizen for Responsability and Ethics in Washington (CREW) ha estado conduciendo una detallada investigación. Académicos de primer nivel asociados con CREW han interpuesto un detallado documento legal en su demanda registrando las diferentes maneras en que Trump viola la Emoluments Clause, cláusula que prohíbe a un presidente de hacer ganancias por las acciones de otros países.

Ya hay bastantes hechos y evidencias para una destitución, incluyendo el hecho de que Trump pone sus propios negocios antes que los del país y su extraña y oportunista alianza con Putin, ya en el filo de la traición.

Una menos conocida ley que va más allá de la Emoluments Clause es la Stock Act de 2012, que explícitamente prohíbe al presidente y a otros oficiales de hacer ganancias sin conocimiento público.

La impugnación presidencial por supuesto es un proceso político y legal. Los fundadores lo diseñaron de esta manera a propósito. Pero después de una semana en el poder, no sólo Trump ha abandonado la Constitución, también sus partidarios lo abandonan a él.

A pesar de su rareza espeluznante, los republicanos creyeron al principio que iban poder usar a Trump para sus propios fines. Pero después de demostrar favoritismo para con Putin o empezar una guerra general de economía, eso no es republicano. Uno sólo puede imaginarse las alarmas y horrores que están siendo expresadas por los republicanos de manera privada.

En 1984, el psiquiatra Otto Kernberg describió una enfermedad conocida como “narcisismo maligno”. A diferencia del narcisismo ordinario, el narcisismo maligno es una severa patología. Y fue caracterizado por la ausencia de consciencia, una grandiosidad patológica, búsqueda de poder, y un disfrute sádico de la crueldad. Dado el tamaño a la república así como a los republicanos, la destitución de Trump sucederá. La única pregunta es ¿qué tan grande será la catástrofe que Estados Unidos enfrentará primero?

*El autor es cofundador y coeditor de The American Prospect

Artículo origina en inglés: The inevitability of impeachment

Traducción: Rolando Cervantes/Los Ángeles Press

 

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Radicalismos, contra miembros de MORENA

Published

on

By

TRAS BAMBALINAS

Por Jorge Octavio Ochoa 

No fue necesario esperar mucho para confirmar lo dicho: el 2022 será más violento y aciago que los dos años anteriores, y así será para el resto del sexenio. 

En tan sólo dos semanas transcurridas, van más de 600 asesinatos violentos a manos de dos cárteles sanguinarios, que deja cadáveres ante oficinas de gobierno, sin que el Estado los pueda confrontar.  

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el de Sinaloa, van por el territorio esparciendo muerte. El “Culiacanazo” ya suena más como alianza, que como pretexto. Por si esto no fuera suficiente, y la pandemia no hubiera hecho ya su labor con más de 650 mil muertes en exceso, nos tendremos que soplar la pugnacidad que se ha desatado por la sucesión presidencial. 

Y es el mismísimo presidente de la república, quien nos habla de una próxima “radicalización”, como si el país no tuviera ya suficiente intranquilidad y pocos resultados del actual régimen. Sin embargo, el término “radicalización”, esta vez parece más una advertencia para los fieles de MORENA, que para la población en general. Todo, a resultas de una entrevista que fue sacada de contexto. 

Ricardo Monreal le puede caer a usted bien o mal. Puede estar de acuerdo o no con sus planteamientos políticos, pero hay un hecho incontrastable, innegable. Es el único, dentro del nuevo aparato de Estado que se llama Morena, en atreverse a decir NO al presidente de la república, y eso, en estos tiempos, es digno de reconocerse, sobre todo por las reacciones amenazantes que ya se ven. 

La primera advertencia, vino con la detención en Veracruz, de un alto funcionario de la Cámara de Senadores, a quien se le imputa la autoría intelectual de un asesinato en el que, paradójicamente, no hay prueba alguna. La detención fue poco después de que Monreal planteó la necesidad de abrir la elección interna de MORENA para elegir candidato en el 2024, más allá de las encuestas, que sólo han dejado una cauda de sospechas sobre manipulación. 

Ya para entonces, López Obrador andaba bastante enojado por el tema de la Reforma Eléctrica, pues si bien en la Cámara de Diputados tenía mayoría aplastante para plancharla con puntos y comas, en el Senado no. 

Y no era sólo un asunto de mayorías. La actitud de Monreal, de “conciliar” antes que imponer, no le gustó al señor de Palacio, como se vio después con el tema de la UNAM y el CIDE. De hecho, está pendiente la comparecencia de la señora Buylla. 

Descontextualizar, mentir y crear culpables 

Pero, al margen de esto, nos concentraremos en la entrevista que el zacatecano dio a Reforma, y que fue motivo de la violenta respuesta del presidente, que hoy se erige como el más radical de los radicales. 

El senador fue muy claro: “Los que creen que siendo más radicales pueden obtener el cargo o la posición política que anhelan, allá ellos. Se equivocan, porque no va a quedar país para nadie, el aniquilamiento sólo deja destrucción”. 

Luego declaró que fue un error adelantar la sucesión presidencial en MORENA, y dijo que “los radicales” quieren aniquilarlo políticamente. Roberto Zamarripa le preguntó: ¿Esta sucesión es depuración? “Pugna y purga, a nadie le conviene”, contestó aquel. 

Después insistió en que esta sucesión adelantada “ha provocado una guerra temprana y, lamentablemente, si no hay reglas claras y compromisos políticos internos, se va a agudizar”. 

“No se requiere ser tan sabio para prever que esto puede terminar mal”, sentenció tajante,  

“Ni reclamo patrocinio ni que se incrusten en el gobierno personajes que simpaticen conmigo; lo único que quiero es que se democratice la decisión del partido en el momento de tomarla”. 

“Estas cargadas previas y aceleradas van a generar un problema serio”. Estamos a tiempo, dijo, de evitar que la característica principal de la etapa moderna de Morena sea la pugna y la purga, y no el diálogo y la conciliación”. 

Finalmente, se pronunció en contra de la radicalización y dijo que el corrimiento hacia el centro es lo que permitió “la contundencia” del triunfo de López Obrador en el 2018. 

Pero López Obrador descontextualizó la entrevista y centro la discusión en la palabra “radicalización”. Dijo ser radical, porque busca arrancar de raíz la corrupción, al régimen corrupto, de injusticias y privilegios. 

Y de ahí, hilvanó nuevamente un mensaje a los militantes: “nada se logra con las medias tintas, con el centrismo, la moderación”. De lo contrario, no podría hacer la “Cuarta Transformación”; no llegué al poder para engañar y simular. 

El detalle es que, en términos reales, el líder del Senado nunca dijo estar en contra de esos ideales. Sólo centró sus críticas en las actitudes que impiden la participación de los militantes, debido a decisiones verticales.  

El problema es que, al estar inspirado en una figura hegemónica, en los códigos no escritos de Morena, aspirar está prohibido; no se puede ir contra de las decisiones del partido, ni mucho menos del presidente de la República.  

Así se ve a la luz del caso Susana Harp, donde las encuestas sólo fueron una artimaña para validar una decisión que ya estaba tomada. Esto, dicho por la propia artista, curiosamente hija de uno de los primeros dueños de Banamex. 

Pero las fricciones vienen de más lejos, cuando Monreal quiso ser candidato a la Jefatura de Gobierno, y López Obrador impuso a Sheinbaum como candidata. Monreal estuvo a punto de salir del llamado “movimiento”. 

A la larga, la oferta que le hicieron fue exponencialmente mejor. De hecho, no tuvo que cargar con la derrota electoral más desastrosa que ha sufrido Morena en su corta historia de vida, precisamente en la capital de la república. 

Así, desde el Senado, Monreal ha podido mediar en varios conflictos, concitar el acuerdo con PRI-PAN-PRD, frenar temas escabrosos y enfrentar el embate que encabeza aparentemente el gobernador de Veracruz.  

La farsa de la radicalización 

Así pues, la radicalización de la que habla López Obrador es una farsa. No va siquiera contra los que alguna vez llamó “La Mafia del Poder”. Simplemente, tres de ellos, la semana pasada fueron nominados para quedarse con Banamex. 

Los que podrían “nacionalizarlo”, según López Obrador, son Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego y Carlos Hank. Libres y ufanos, ahí andan los dos tocayos de nombre y apellido de Carlos Salinas. 

Del otro, existen versiones públicas de haber sido quien lavó dinero para los Beltrán Leyva, en Tijuana. Todo, como si el tiempo y los hechos se hubieran borrado mágicamente.  

Tampoco va contra los principales líderes del narcotráfico en México, que son quienes han desatado el salvajismo y las ejecuciones en los últimos dos años. 

Las mentiras, como heces fecales, flotan 

Gota a gota, las mentiras, como las heces fecales, flotan. Y recomendar a unos para recortar sus gastos, pero no decir nada por la erogación de 850 millones para promocionar una imagen, es poco menos que cínico. Sheinbaum sabe de eso. 

Peor aún: guardar silencio por el desvío de 4.5 millones de pesos con la retención del 10% de salario a 550 empleados durante 5 años del gobierno municipal de Texcoco, es algo más que escandaloso. Son exactamente igual que los de antes.  

Delfina Gómez Álvarez quizá aspira a ser la nueva Elba Esther, por el grado de cinismo que encierra este acto. Hasta el momento, la Presidencia de la República, ni el presidente López Obrador han dicho nada al respecto. 

Pero ahí viene la revocación. Tengan cuidado con lo que piden, porque se les puede cumplir. Bueno, para eso está el rancho. 

Continue Reading

Con voz propia

El 16 de enero, entre la utopía, el atentado a Joel Ramírez y los cien años de Luis Echeverría

Published

on

By

Camilo Valenzuela

Sin memoria no sabríamos ni hablar.
Luis Cardoza y Aragón

46 años marcan este día como un momento histórico. Ni los apuros que la pandemia y la crisis económica que la acompaña nos provocan amnesia, ni los cambios ideológicos que el neoliberalismo impuso, ni la desmemoria que traen dilatados tiempos, ni las omisiones fingidas, pueden hacernos olvidar el 16 de enero de 1974. Eran tiempos de acumulación de riquezas en los campos hortícolas y de miserias entre sus jornaleros. Había sonado la hora de una vanguardia estudiantil que, con diferentes experiencias regionales en movimientos universitarios, acercamientos con precaristas solicitantes de tierras en el campo y pobres sin vivienda en la ciudad, organizaron una huelga general entre los trabajadores agrícolas del Valle de Culiacán.

El saldo oficial de aquella aciaga jornada fue la paralización de la actividad económica en el emporio de hortalizas, la pérdida de 8 vidas, cuatro de ellas de los jóvenes activistas de ese día y cuatro de las fuerzas policiales, una ofensiva policial y militar que no paró hasta el mes de marzo y detuvo a decenas de militantes de la organización responsable de promover la huelga general: la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Unos años atrás, en 1968 y 1971, los jóvenes habíamos salido a la calle demandando diálogo y democracia en México, la respuesta fue el rechazo a los planteamientos y la represión, como lo probó la noche de Tlatelolco aquel 2 de octubre y el trágico Jueves de Corpus (10 de junio). Y como no hay democracia sin pan, jóvenes de Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Jalisco y otros estados, fundadores de la Liga, consideraron importante realizar lo que llamaron El asalto al Cielo: la Huelga General de obreros agrícolas.

El balance obligado a la distancia de casi medio siglo es que a consecuencia de aquellas acciones aparecieron programas de gobierno atendiendo la seguridad social, algunos problemas de vivienda, de educación y otros. No resolvían la columna vertebral de los problemas, desde luego. Eran los paliativos que el sistema ofrecía, buscando evitar un nuevo 16 de enero. También hay que mencionar que se desplegaron esfuerzos por organizar en sindicatos a los obreros agrícolas, en los que destacan afanes de la CIOACS y de la Corriente Socialista.

Y tenemos que reconocer que algunas de las infamias que ya tenían arraigo en 1974, como el trabajo infantil en los surcos de los campos agrícolas aún subsiste, como la ausencia de una seguridad social plena y la orfandad en la aplicación de las leyes que los protegen, pues basta revisar el número de inspectores del trabajo que deben vigilar la enorme cantidad de empresas, superficie sembrada y trabajadores, para observar que los jornaleros no son prioridad en las políticas públicas estatales y federales.

Por otra parte, la entrañable fecha del 16 de enero evoca al día que le sigue: el 17. Porque si la vida y el tiempo tienen continuidad, también la lucha la posee. Y cuando hablamos de esa lucha que no pierde de vista la utopía por más sinuoso que esté el camino y aunque haya que desandar algunos pasos, nos referimos a la lucha urbana que se desplegó por los pobres que arribaron a la ciudad sin recursos, demandando empleos, educación para sus hijos y lotes para construir viviendas.

Los años setenta, ochenta y noventa del siglo pasado, fueron testigos de infinitas acciones de invasión de latifundios urbanos con el fin de satisfacer esa ingente necesidad. En esa lucha destacó el hombre de teatro, cantor y activista Joel Ramírez Montes “el Chuco”. No estaba solo, era parte de la Coordinadora Nacional de Movimientos Urbanos, pero los dueños de las reservas territoriales de las ciudades no sólo son poderosos, tienen el respaldo de autoridades y no se detienen ante nada en la protección de sus propiedades. Las reservas debieran ser patrimonio de los ayuntamientos, pero son privados. Las amenazas contra Joel Ramírez Montes culminaron con el grave atentado contra su vida el día 17 de enero de 1996. Joel es el símbolo de esas familias pobres que llegaron a las ciudades expulsadas de sus pueblos rurales, por la violencia, por la ruina económica y por la contrarreforma agraria salinista.

Pero el 16 de enero este año nos refresca la memoria recordando los saldos dolorosos que nos dejaron el 2 de octubre del 68 y el 10 de junio de 1971. ¿Por qué lo decimos? Porque este lunes 17 cumple cien años el expresidente Luis Echeverría, un nefasto personaje central de aquellas fechas. Y si el Macondo de García Márquez vivió Cien años de Soledad, la sociedad mexicana podrá lamentar este lunes próximo que, en esos dilatados cien años de Echeverría, al menos hay más de 50 en la impunidad.

Hay una gigante deuda con los jornaleros agrícolas, con los héroes que buscaron un cambio social y murieron en la lucha en esos sacrificados años y en los siguientes. La deuda no es menor con Joel Ramírez y todos los activistas urbanos que cayeron en la lucha o padecieron la infaltable represión. Lo mismo reiteramos para las víctimas de 1968 y de 1971.

¡Viva el 16 de enero! ¡Viva Joel Ramírez! ¡Viva el 2 de octubre! ¡Viva el 10 de junio!

Ciudad Heroica de Culiacán Rosales, Sinaloa, a 16 de enero de 2022.

MOVIMIENTO DE UNIDAD SOCIALISTA-SINALOA (MUS-SIN)

Continue Reading

Arteleaks

Mario Vargas Llosa, persona non grata

Published

on

 

Por Alberto Farfán

Abordar al escritor peruano-español Mario Vargas Llosa (1936) desde una perspectiva literaria no presenta problema alguno, debido a que es un autor a carta cabal que ha escrito grandes obras, pero si lo hacemos desde un punto de vista político-ideológico emergerán una serie de aristas que lo situarán en el atroz fascismo de las ultraderechas de nuestro continente.

Y sin embargo, nos guste o no, todo indica que hay que separar ambos aspectos cuando uno ejerce la crítica literaria por simple ética. Un ejemplo de ello sería cuando a un personaje de renombre se le otorga algún galardón propio de su ámbito. Y al peruano le concedieron en 2010 el Premio Nobel de Literatura, entre una docena más de distinciones, evidentemente por su obra literaria, sin tomar en cuenta sus opiniones políticas.

De ahí que llame gratamente la atención la oposición de un grupo de académicos e intelectuales a que Vargas Llosa pase a formar parte de la Academia Francesa de la lengua, al ser elegido el 25 de noviembre de 2021 como miembro de la misma, cuyo nombramiento oficial se efectuará de manera formal por alrededor de un año o más a manos del presidente de la República.

Y si bien es cierto que lo primero que esgrimió este grupo opositor fue el respaldo público del peruano-español al candidato ultraderechista a la presidencia de Chile, José Antonio Kast, declarándose éste abiertamente seguidor del legado del dictador Augusto Pinochet, quien al final de las elecciones realizadas el 21 de noviembre de 2021 resultó perdedor frente al izquierdista Gabriel Boric Font. También evocaron el apoyo hacia el autoritario y represor presidente colombiano Iván Duque, a la candidata presidencial ultraderechista Keiko Fujimori, hija del exdictador Alberto Fujimori, y su llamado en 1995 a que los argentinos deberían “enterrar el pasado”, aludiendo a que olvidaran los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la dictadura cívico-militar.

No obstante, también existen argumentos no políticos que deberían anular la acreditación del novelista. En el plano formal, uno de ellos es la edad; se puede ingresar a la Academia a los 75 años y Vargas Llosa tiene 85. En el orden implícito, el primer requisito es escribir en Francés y él sólo ha escrito su obra en español. Otro más es si piensa radicar en Francia con el objeto de asistir a las reuniones semanales de la institución. Luego está el de si va a naturalizarse francés, que aunque no es obligatorio este requisito sí es relevante para la Academia.

Ahora bien, si el objetivo fundamental de la Academia Francesa es salvaguardar la calidad y desarrollo de la lengua y de editar el Diccionario oficial de la Academia, me pregunto: un hombre que no cumple con el requisito de la edad y que nunca ha desarrollado su obra literaria en el idioma francés, aunque lo habla fluidamente, ¿qué oportunidad deberá tener de ser ratificado? Ninguna, sin lugar a dudas. Al contrario, debería ser declarado persona non grata por arribista y falto de ética.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: