Connect with us

Asia

Israel: Las nuevas invasiones bárbaras

Las nuevas invasiones ponen de relieve la barbarie de Israel que ha generado otra crisis humanitaria en estos momentos en Palestina

Published

on

Han sido niños el mayor costo civil de los bombardeos de Israel sobre Hamas Foto: EFE

Miguel Guaglianone*

Invasiones de hoy

Este principio del Siglo XXI que estamos viviendo, parece mostrar una característica notable desde el punto de vista geopolítico. Las invasiones bárbaras aparentan, o haberse incrementado notablemente, o por lo menos haberse concentrado significativamente en las zonas de África del Norte y el Medio Oriente.

Invasiones bárbaras como por ejemplo los sucesivos ataques a Irak, que dejaron como saldo no solo el final de un régimen de gobierno, sino también la destrucción de un país, el saqueo de las reliquias culturales de la civilización más antigua de la humanidad y sobre todo el terrible saldo de miles de civiles muertos y heridos.

La han seguido en procesos similares y entre otros, la invasión a Afganistán y el efecto de tabula rasa provocado en Libia luego de 75.000 misiones de bombardeo de última generación, de la acción terrorista de los mercenarios disfrazados del “Consejo Nacional de Transición”, del asesinato de su líder y sus seguidores, y del reparto escandaloso de sus riquezas petroleras entre las grandes corporaciones transnacionales de Occidente; ambos casos acompañados también de la muerte masiva de inocentes.

Hoy nos encontramos con el asedio a Siria, que se ha prolongado porque no ha sido suficiente la acción terrorista de los grupos mercenarios financiados, protegidos y armados por Occidente para tumbar al gobierno establecido y derrotar al ejército regular, al no haber logrado (por la oposición de Rusia y China) que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una nueva “zona de exclusión aérea” que justificara el bombardeo y la destrucción de instalaciones militares e infraestructuras. Aquí también la barbarie se ha mostrado en el mayor y progresivo conteo de muertos, heridos y refugiados, que corre por cuenta de la población civil.

Mientras tanto, prosigue en Palestina el sistemático genocidio llevado a cabo por el ejército israelí, a una población encarcelada en la Franja de Gaza que debe soportar el ataque de una de las fuerzas armadas mejor equipadas y más modernas del mundo, realizado contra una mínima y pobre resistencia, pero sobre dirigido a una indefensa población civil que es quien pone siempre el mayor número de asesinados, baldados y perseguidos. Ataques que son parte de una estrategia de destrucción del pueblo palestino y que se realizan siempre utilizando excusas insostenibles, como la Intifada (las protestas populares contra la invasión israelí) o los puntuales ataques realizados por la resistencia palestina, hoy encabezados por el brazo militar de Hamas.

Y se perfilan mientras tanto en el horizonte, anunciadas por los “grandes mandatarios” de las potencias occidentales, nuevos ataques e invasiones encabezados por la amenaza directa de una intervención en Irán con el pretexto de detener su supuesta investigación nuclear militar.

Al igual que las invasiones bárbaras tradicionales de otros tiempos y otras culturas, esta neobarbarie se caracteriza como ya vimos, por dejar el reguero de muertos, heridos y refugiados entre las poblaciones no combatientes. No es una situación nueva para Occidente. Durante la conquista de los otros continentes, las poblaciones de los pueblos sojuzgados fueron diezmadas sin contemplación por las potencias europeas. En el propio seno de la Civilización Occidental, las guerras napoleónicas involucraron a las poblaciones civiles europeas en la guerra, al establecer la leva obligatoria y al atacar las ciudades sin tener en cuenta las bajas no militares.

En el siglo pasado los Estados Unidos produjeron la absoluta masacre de poblaciones civiles en dos ciudades, Hiroshima y Nagasaki, para demostrar la potencia de su nuevo juguete bélico, la bomba atómica. Hoy, las “grandes potencias” no tienen empacho en realizar sus acciones militares sin tener en cuenta en absoluto las muertes civiles, a las que han bautizado con el eufemismo de “efecto colateral” para intentar disimular la monstruosidad de los hechos. No solo sucede con las invasiones, sino también con los ataques por control remoto, como los que se dan diariamente en Pakistán, donde con la excusa de ejercer su abierta política de “asesinatos selectivos” los aviones sin piloto estadounidenses (drones) dejan su mortífero saldo entre el pueblo indefenso.

Estas nuevas invasiones bárbaras no se diferencian demasiado de aquellas más tradicionales que arrasaran en otros tiempos a pueblos establecidos. Lo siguiente fue escrito en 1883, pero se aplica perfectamente a las actuales invasiones: “…Hemos profanado los templos, las tumbas, el interior de las casas, asilo sagrado entre los musulmanes. Hemos matado personas que llevaban salvoconductos, hemos degollado por meras sospechas a poblaciones enteras que después han resultado inocentes; hemos sometido a juicio a hombres tenidos por santos en el país, a hombres venerados porque tenían bastante valor para arrostrar nuestro furor con el fin de interceder a favor de sus desdichados compatriotas; y en cada caso se han encontrado los hombres para condenarlos y hombres civilizados para ejecutarlos.” 1

Dónde sí esta neobarbarie presenta una característica diferente es en la permanente utilización de supuestas “razones humanitarias” para justificar la conquista y la guerra. “Imponer o defender la democracia”, “Rescatar al pueblo de la opresión y la tiranía”, “Combatir los intentos de regímenes totalitarios”, “Defender los Derechos Humanos”, “Evitar los peligros del comunismo” y hasta un poco más honestamente en algunos casos “Defender nuestros intereses más allá de las fronteras”.

Ni Ghengis Kan, ni Atila, ni ninguno de los líderes de las invasiones bárbaras antiguas necesitaron nunca engañar o mentir para justificar sus motivos. Invadían y atacaban porque podían hacerlo y porque su objetivo era la conquista. Hoy los eufemismos ya nombrados y cantidad de otros similares son usados para ocultar los verdaderos motivos de invasión y pillaje: apoderarse de recursos naturales o ganar dominio geográfico para sus estrategias geopolíticas. A estas dos causas responden fundamentalmente nuestras contemporáneas invasiones bárbaras.

La ocultación y el engaño son síntoma de la decadencia de un sistema y una cultura que están atravesando por su período de desintegración. La demonización y la denigración del invadido son parte del mismo sistema. El uso constante de la red corporativa de medios transnacionales -que funcionan como generadores de realidad y de opinión sobre todo para los estamentos medios, tanto en los países centrales como en la periferia- logra universalizar los pretextos y las falsas valoraciones.

Así, estas guerras de invasión se presentan como un enfrentamiento entre civilización y barbarie. Los “civilizados” y tecnológicamente avanzados países centrales (con los EE.UU. a la cabeza), combaten la “barbarie”, el “fundamentalismo”, la “intolerancia” de los pueblos y culturas que se resisten a ser avasallados. Es la total inversión de la realidad, el “mundo al revés” de Galeano. Los verdaderos bárbaros son quienes invaden, destruyen, saquean y se apropian, aunque se cubran con el manto de la “democracia”, la “justicia” y la “verdad”.

En nuestra Latinoamérica, desde 1989, cuando con el pretexto de detener al general Antonio Noriega los Estados Unidos invadieron Panamá (y dejaron el tendal de civiles muertos, infraestructuras y viviendas destrozadas y demás), nos hemos ido librando de nuevas invasiones bárbaras. Los avatares de la geopolítica global y las estrategias de los países centrales las han mantenido alejadas de nuestra región. Sin embargo, en un sistema tan dinámico y cambiante como el que vivimos, los factores de poder y los intereses pueden cambiar de un día para otro, y la posibilidad de ser blanco de futuras invasiones se constituye en una probabilidad cierta. Allí están la IV Flota Naval de EE.UU. operando en el Caribe, y las por lo menos 47 bases militares en territorio de Nuestramérica, dando realidad a esa probabilidad.

Por eso somos muchos los que estamos atentos, y promovemos la preparación para la lucha y la resistencia frente a la eventualidad. Una resistencia que ha estado y está presente en cada uno de los ejemplos que mostramos. Los pueblos no están nunca dispuestos a permitir que se les avasalle y se ataque su vida, su territorio y su soberanía, por parte de los bárbaros que vengan del exterior.

miguelguaglianone@gmail.com

1 DIÁLOGO DE CIVILIZACIONES, Roger Garaudy, Editorial Cuadernos para el Diálogo, Madrid, 1977, pág 63, “Informe de la Comisión Gubernamental de Investigación”, París, Francia, 1883

*El autor es director editorial de Barómetro Internacional con sede en Venezuela

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Asia

Nuevo ataque de Israel al aeropuerto Internacional de Damasco, Siria

Published

on

By

Damasco aeropuerto ataque Israel

Israel ha vuelto a bombardear el Aeropuerto Internacional de Damasco, la capital de Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en el Reino Unido, Israel golpeó un almacén en el complejo del aeropuerto que pertenece a combatientes respaldados por Irán, aliados del presidente sirio Bashar al-Assad, donde murieron cinco soldados sirios y dos guerrilleros de grupos respaldados por Irán.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) revelaron recientemente que el ataque israelí al Aeropuerto Internacional de Damasco que tuvo lugar en junio impidió durante dos semanas que la ONU enviara ayuda humanitaria a Siria.

Te puede interesar: Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

En los últimos años, Israel ha llevado a cabo cientos de ataques dentro de Siria, incluidos múltiples ataques contra aeropuertos. En junio pasado, los ataques aéreos de Israel pusieron temporalmente fuera de servicio el Aeropuerto Internacional de Damasco.

“El ataque es una advertencia para Irán en la medida en que busca demostrar que Tel Aviv continuará resistiendo la imposición de la nueva dinámica política del acuerdo nuclear a pesar de Washington”, dijo Hamdi.

También es “una advertencia a al-Assad de que habrá consecuencias para la infraestructura de Siria si se utiliza para facilitar el afianzamiento anticipado del alcance de Irán que se espera que provoque el acuerdo nuclear”, concluyó.

Te puede interesar: Séptimo aniversario de la guerra en Siria: sexo por ayuda humanitaria

 

Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

La amnistía para delitos de «terrorismo» decretada hace 40 días por el presidente sirio, Bachar al Asad, se ha traducido en la liberación de menos de 1.200 detenidos y el proceso se ha ralentizado fuertemente en las últimas semanas, denunció este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“El ritmo de la puesta en libertad de detenidos ha disminuido notablemente desde mediados de mayo, a pesar de las promesas de liberar a miles de detenidos, lo que causó una gran decepción entre las familias de los detenidos y desaparecidos forzosos en las cárceles del régimen”, indicó la ONG en un comunicado.

 

Continue Reading

Asia

Asesinatos y secuestros hacen temer regreso de talibanes al norte de Pakistán

Published

on

By

Los secuestros y amenazas hacen temer el regreso de los talibanes a Pakistán

Por Ashfaq Yusufzai/IPS

PESHAWAR, Pakistán – El asesinato de ocho personas por el proscrito Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) el 13 de septiembre han avivado el temor de una nueva ola de terrorismo en el distrito de Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, que comparte una larga frontera con Afganistán, en el noroeste del país.

El TTP reivindicó su autoría en el último atentado contra un vehículo con un artefacto explosivo casero. Un antiguo miembro del comité de paz en la provincia, Idrees Khan, y dos policías fueron algunas de las víctimas del atentado.

El mismo día, siete empleados de una empresa internacional de telefonía móvil fueron presuntamente secuestrados en Swat por militantes del TTP que habrían exigido un rescate de 10 millones de rupias (unos 42 400 dólares estadounidenses).

Murad Saeed, exministro federal paquistaní y actual legislador de Swat, dijo que ha liderado una campaña para que los gobiernos provincial y nacional frenen a los militantes antes de que se establezcan y se repita la situación de 2007, cuando el grupo mató a soldados, cantantes y opositores. Sin embargo, todas sus peticiones han caído en saco roto, aseguró.

“Los talibanes están enviando cartas amenazantes a la gente para extorsionarla… Secuestran a la gente para pedir un rescate», afirmó en Peshawar, la capital de la provincia.

No te pierds: ONU, en las tareas de rescate por el terremoto de Afganistán con más de mil muertos y 1600 heridos

Añadió que los residentes marcharían a la capital de este país del sur de Asia, Islamabad, si la situación no cambia. Necesitamos paz y prosperidad y queremos que las agencias de seguridad detengan a los militantes del TTP.

La madre de Saeed sufrió graves heridas cuando los talibanes dispararon un cohete contra su casa en 2008. Dijo que los residentes en Swat querían una operación militar para limpiar la zona de terroristas y advirtió de la reacción pública si estos actos de los milicianos talibán no se detienen.

“La gente quiere la paz a toda costa. Estamos unidos contra la milicia (del TTP). No se permitirá que nadie perturbe la paz en la zona», dijo.

El distrito de Swat, que acoge el valle del mismo nombre, es el más extenso de la provincia, con 5337 kilómetros cuadrados, más de 2,5 millones de habitantes y Saidu Shari como su capital. Entre 2007 y 2010 fue gobernado ilegalmente por el TTP, que aglutinó a varios grupos armados tribales con la intención de imponer un Estado islámico en Pakistán.

Solo una operación militar a gran escala permitió desalojarlos de su bastión en el valle de Swat.

No te pierdas: El drama afgano

Khyber Pakhtunkhwa, también conocida en castellano como Jaiber Pastunjuá, es una de las cuatro provincias de Pakistán y comparte una larga frontera con Afganistán, país asolado por la violencia y que desde agosto de 2021 volvió a estar en manos de los talibanes, tras la retirada de las fuerzas de Estados Unidos y otros países occidentales después de una ocupación y presencia de 20 años.

Con el retorno de los talibanes al vecino Afganistán, los milicianos talibanes locales comenzaron a aparecer de nuevo en Swat y otras zonas fronterizas.

El 10 de agosto, los talibanes capturaron a dos oficiales, uno del ejército y otro de la policía, en las montañas cercanas de Swat y publicaron vídeos con ellos. Más tarde, ambos fueron liberados después de que un comité de ancianos local se reuniera con los milicianos talibanes.

El incidente provocó una ola de miedo entre los residentes, que recuerdan las acciones terroristas del TTP en el pasado.

“Tenemos la amarga experiencia de la milicia cuando personal de seguridad, cantantes, líderes políticos y miembros de la sociedad civil fueron ejecutados en el principal bazar de Swat. Los milicianos talibanes prohibieron el trabajo a las doctoras, enfermeras y maestras», recordó uno de esos residentes, Shafiq Khan.

El 12 de agosto, decenas de personas organizaron protestas en las calles de Saidu Sharif y otros centros urbanos del distrito contra el resurgimiento del TTP.

“No permitiremos que nadie sabotee la paz que tanto ha costado conseguir en la región», dijo Shafiq, un estudiante universitario.

El mismo día, la policía de Khyber Pakhtunkhwa admitió la aparición de “malhechores” en algunas zonas montañosas de Swat, pero dijo que estaba preparada para hacer frente a la situación.

“Algunos miembros de los talibanes, que estaban en Afganistán, han llegado a Swat, pero la situación está bajo control”, dijo la policía en un comunidado.

El ex primer ministro Imran Khan, cuyo partido Pakistan Tehreek Insaf gobierna Khyber Pakhtunkhwa, expresó su preocupación por la reaparición de los talibanes. En un discurso televisado, aseguró que los militantes estaban amenazando a los legisladores de su partido.

“Es una conspiración contra el gobierno de Khyber Pakhtunkhwa. Anteriormente, los talibanes atacaban a las fuerzas de seguridad y a los políticos por considerarlos proestadounidenses, pero este gobierno lleva mucho tiempo oponiéndose a que Pakistán se alíe con Estados Unidos contra el terrorismo; entonces, ¿por qué los talibanes atacan a este gobierno provincial?”, se preguntó.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Salimullah Shah, antiguo funcionario de educación en Swat, recuerda cómo los militantes prohibieron a las mujeres médicas, enfermeras y profesoras trabajar entre 2007 y 2010.

Maulvi Fazlullah dirigió a los talibanes en Swat en 2007 y posteriormente fue asesinado en un ataque con drones en Afganistán en junio de 2018.

Durante la ocupación del gobierno también prohibió la vacunación contra la polio, por lo que decenas de niños sufrieron parálisis. Las mujeres embarazadas y la educación de las niñas se vieron afectadas por la falta de médicos y profesores durante el gobierno ilegítimo del TTP.

Khan recordó que los talibanes prohibieron además a los varones afeitarse la barba y a las mujeres salir de casa sin estar acompañadas por un familiar masculino cercano.

“Teniendo en cuenta las actividades pasadas de los talibanes (en el distrito), la gente ha decidido bloquear su ingreso. Pronto, los milicianos huirán de la zona debido a la tremenda presión pública, especialmente a través de las plataformas de los medios sociales», dijo.

Muhammad Abdullah, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Peshawar, dijo que el gobierno guardaba silencio sobre el asunto. Sin embargo, la presión de las redes sociales se ha convertido en una fuerza vital para las protestas.

“Los vídeos que circulan por las redes sociales y que muestran la fuerte presencia de milicianos (talibanes) en Swat demuestran que es probable que la milicia regrese si no se toman medidas. Los milicianos quieren imponer su propia ley islámica, algo que la gente no permitirá», afirmó a IPS.

Insistió en que “la gente sigue recordando la crueldad de los talibanes en el pasado; ese fue el principal motivo de las fuertes protestas».

La paz llegó después de grandes sacrificios, con residentes deshonrados, desplazados y asesinados, recordó el profesor.

El portavoz del gobierno provincial de Khyber Pakhtunkhwa, Muhammad Ali Saif, dijo que se haría todo lo posible para garantizar la paz y prevenir el terrorismo.

“El gobierno está tomando medidas en colaboración con los organismos de seguridad para frenar a los malhechores y salvaguardar a los residentes», afirmó.

Sin embargo, el Servicio de Relaciones Públicas del Ejército de Pakistán rechazó la afirmación de que la llegada de talibanes armados a Swat estuviera desestabilizando la zona. Dijo que se ha observado la presencia de un «pequeño número de hombres armados en algunas cimas de las montañas entre los distritos de Swat y Dir», en lugares lejos de las áreas pobladas.

“Al parecer, estos individuos se han colado desde Afganistán para reasentarse en sus zonas de origen. Se está manteniendo una estrecha vigilancia sobre su limitada presencia y movimiento en las montañas”, aseguró el comunicado militar emitido el 13 de agosto.

No te pierdas: El Talibán recluta niños en Pakistán como atacantes suicidas

 

Según su texto, «todos los organismos encargados de hacer cumplir la ley han tomado las medidas necesarias para la seguridad de los habitantes de las zonas adyacentes. No se tolerará la presencia de militantes en ningún lugar y se hará uso de toda la fuerza si es necesario».

La Swat Qaumi Jirga celebró una reunión el 17 de agosto para abordar los recientes acontecimientos en la zona.

El analista Abdur Rehman, de la Universidad Abdul Wali Khan de Mardan, una ciudad de la provincia, dijo que tras el retorno al poder de los talibanes en el vecino Afganistán, los talibanes nativos de Swat querían reafirmar su gobierno ilegítimo en su tierra, Sin embargo, “la indignación de la población no les permitió cumplir sus ambiciones”, aseguró.

La gente, planteó, no ha olvidado los días en que los talibanes mataban abiertamente a sus oponentes en los mercados. Entre otras atrocidades, “Swat fue testigo de la ejecución de bailarines y cantantes, lo que obligó a los que sobrevivieron al ataque a huir de la zona”, recordó.

***

Fuente: (ipsnoticias.net)

 

Continue Reading

Asia

Mijaíl Gorbachov, ex presidente de la URSS, muere a los 91 años y se le niega funeral de Estado

Published

on

By

Rusia le negó el funeral de estado a Gorbachov y criticó que se acercara a los países de occidente

MOSCÚ — Tras el fallecimiento del expresidente soviético Mijaíl Gorbachov ayer en Moscú a la edad de 91 años, el gobierno de Rusia le negó un funeral de Estado.

Gorbachov lideró la Unión Soviética desde 1985 hasta su disolución en 1991 y fue ampliamente reconocido por derribar «la cortina hierro», ayudar a poner fin a la Guerra Fría y a reducir el riesgo de una guerra nuclear al firmar acuerdos sobre armas nucleares claves con Estados Unidos, incluido el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. En 1990, Gorbachov ganó el Premio Nobel de la Paz. El 25 de diciembre de 1991, anunció su renuncia pocos días antes de la disolución de la Unión Soviética.

Te puede interesar: Ataques de Rusia a la ciudad ucraniana de Járkov dejan doce muertos y decenas de heridos

El Hospital Clínico Central dijo en un comunicado que Gorbachov murió después de una larga enfermedad. No se dieron a conocer más detalles. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo en un comunicado difundido por las agencias de noticias rusas que el presidente ruso, Vladimir Putin, ofreció sus condolencias por la muerte de Gorbachov y que enviaría un telegrama oficial a la familia de Gorbachov por la mañana, y negó el funeral de Estado.

La autoridad de Gorbachov quedó socavada por un intento golpista en su contra en agosto de 1991, y pasó sus últimos meses en el cargo viendo cómo una república tras otra declaraban su independencia, hasta que finalmente renunció el 25 de diciembre de 1991.

En Moscú, un alto portavoz del Kremlin describió a Gorbachov como una persona extraordinaria, pero dijo que su romanticismo sobre el acercamiento con Occidente no tenía justificación. El presidente Putin, calificó la disolución de la Unión Soviética en 1991 como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX.

Lee más: Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

El secretario general de la ONU, António Guterres, señaló por su parte que “Mijaíl Gorbachov fue un estadista único que cambió el curso de la historia. El mundo ha perdido a un destacado líder mundial, un multilateralista comprometido y un incansable defensor de la paz”.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: