Connect with us

Asia

Israel: ¿A qué da derecho el Holocausto?

«El Holocausto no da derecho a ningún gobierno israelí a escudarse en él para negar los derechos humanos». Una reflexión del filósofo español Antonio Hermosa Andújar

Published

on

Niños palestinos, víctimas de militares israelíes Foto: Agencias

Antonio Hermosa Andújar*

¿A qué da derecho el Holocausto?

A los judíos, a transformar la seguridad en instinto y en política, y su derecho a la defensa en primaria y perentoria obligación de garantizarla: a desconfiar de todos y de todo cuando aquélla está en juego. A pensar que ningún momento pacífico, de armisticio en el odio por la razón que fuere, es definitivo: que ninguna ideología antisemita es pasajera, como ninguna profesión de fe pro judía o pro israelí es absoluta; que ninguna declaración de amistad o protección al pueblo judío, fuera de Israel o incluso dentro, es concluyente. De otra manera: a actuar pensando que aquella parte de la historia que llenó de odio el corazón no judío sigue viva, y que ni siquiera actos como el propio holocausto han logrado enterrarla.

A los no judíos, como también a los propios judíos, el Holocausto, con su dosis de odio tranquilo, pacífico y metabolizado; su castigo a una raza en lugar de a ciertos hechos; su sustitución de la sociedad por la naturaleza y de la voluntad por la pertenencia; su orgullo tecnológico y su conocimiento científico, etc., les otorga el derecho a transformar en deber la idea de que, en materia de perversidad, la especie humana no tiene fondo, que todo es posible, y que por ende lo que pasó ayer puede volver a repetirse aunque deba hacerse lo imposible por evitarlo. En suma: les provee de la idea de que el hombre más civilizado es también el gran protagonista de la crueldad y la barbarie máximas.

Empero, el Holocausto no da derecho a ningún gobierno israelí a escudarse en él para negar los derechos humanos o para incumplir las obligaciones implicadas en el hecho de formar parte de la comunidad mundial. Ni a devolver con la misma moneda, o mejor, con acciones susceptibles de ser provocadas por la misma moneda de odio, cualquier intento palestino por sacudirse el yugo al que está sometido, y ello pese al gobierno tiránico que voluntariamente padece por ser el responsable directo de su elección, o a la impúdica condición hostil de dicho gobierno hacia Israel; ni tampoco a deshumanizar al árabe israelí o al crítico del gobierno de turno en Israel, como suele practicarse a la menor ocasión escudándose en la fuerza o en la historia.

El Holocausto en una aberración tan monstruosa desde el punto de vista humano que hasta arrebata a su principal víctima el derecho a reproducirlo ante otros incluso como reacción de legítima defensa.

Tal es el terrible dilema de la seguridad para Israel, encerrada como está entre la posibilidad del aislamiento más absoluto y la imposibilidad de usar todo el poder de que es capaz para garantizarla; tal es el conflicto agónico que ésta comporta en su seno y la dificultad casi insuperable, en abstracto, de solución, dados su inviolable derecho a vivir y, por otro lado, los odios que suscita, tan letales como los de Amílcar o su hijo Aníbal a Roma, según nos narrara Cornelio Nepote en sus Vidas. Quizá por ello hasta la misma paz ha desaparecido de la agenda política, y cuando se la nombra sea más objeto de mofa o escarnio que preocupación política –o simplemente humanitaria. Israel, en efecto, como cualquier otro país, pero con mayor justificación ética y legitimidad jurídica que ninguno, no debe dejar resquicio alguno en grado de afectar a su seguridad. Pero, al mismo tiempo, le está vedada toda acción que judaíce al posible enemigo, que destruya indiscriminadamente la vida de inocentes para castigar a algún culpable (máxime cuando aún no hay pruebas evidentes del crimen), justo porque la humanidad ya ha experimentado, y en el pueblo judío precisamente, su tragedia más indigna e inconmensurable: un punto irrepetible en la historia.

Nethayahu y Obama, una relación complicada en tiempos de elecciones Foto: guardia.co.uk

Quizá en este sentido resulten inteligibles las palabras de Günther Grass que tanta polvareda –hecha de insensatez argumentativa y de deseos de vendetta personal, de memoria herida y de miedos sin cicatrizar, de odio vigilante y de ideologías políticamente inconfesables, de intereses urgentes y de creencias sin tiempo- han levantado, y que declaran a Israel el actual enemigo de la paz. Y poca duda puede caber de que la posesión del arma atómica, el principal cargo contra el Estado judío, convierte en principio a quien la posee en enemigo latente de la humanidad (dudoso honor que, no obstante, debe recordarse comparte con Estados Unidos, Rusia, Francia, Inglaterra, Corea del Norte, Pakistán, China e India), y a quien aspira a poseerla en enemigo de segundo rango.

Por un lado, en su pseudo-poema, Grass nos dice, con su deliberado olvido, que es la política llevada a cabo por el gobierno israelí, más que la propia posesión del arma nuclear, la causa que transforma a la paz en Oriente Medio y a Israel en enemigos jurados; y también que, en su caso concreto, su conciencia ya ha lavado la pecaminosa deuda moral contraída por su -tardíamente reconocido- pasado nazi en relación con los judíos, que le forzaba a apoyar incondicionalmente a Israel; un peso, en fin, del que parece haberse descargado lo más granado intelectualmente hablando de la izquierda europea, la israelí incluida. Naturalmente, Netanyahu y su gobierno no se atribuyen mérito alguno en semejante logro, en tanto la izquierda no sólo lo culpa a él, sino que el desafecto viene de lejos aunque ahora, con el escrito de Grass, parece cobrar nueva virulencia (con todo, y prescindiendo de este episodio de desencuentro, Netanyahu debería prestar un poco más de atención al fenómeno de la violencia –anteayer mismo fueron violadas en la playa de Tel Aviv varias mujeres simultáneamente ante la mirada de espectadores curiosos que no movieron un dedo por ayudarlas- que cada vez roe más por dentro la cualidad democrática de la sociedad que él gobierna, y que ha llevado a denuncias constantes a un sector de la población contra su gobierno y sus protegidos de la extrema derecha religiosa, así como a emprender la ruta de la diáspora a muchos ciudadanos israelíes cuando el Estado judío nació precisamente con la aspiración de terminar con ella atrayéndola hacia sí: todo ello contribuye a explicar por qué la paz esté fuera de la hoja de ruta de la política israelí cuando debiera constituir su suprema aspiración).

Las pasadas elecciones en Irán Foto: EFE

Por otro, al centrar su crítica en Israel libera a Irán –país corrupto y autoritario donde los haya- de toda responsabilidad. Israel, en cambio, no ceja en su afán –y el suyo no es el único- por acumular pruebas contra el régimen de los ayatolás en su esfuerzo por hacerse con la bomba atómica, y la lengua incendiaria de su dirigente político más conocido, en ataque permanente contra la integridad y aun la existencia del Estado judío, aporta la credibilidad necesaria a dicho esfuerzo: y, ambos juntos, la legitimidad requerida por el gobierno de Netanyahu para atacar a Irán antes de que la mala nueva tenga lugar. Tal es el parecer irrefutable del gobierno israelí del que Grass se ha desentendido. Ahora bien, ¿es Irán uno de los países que andan a la caza de ese instrumento demoníaco? Sus enormes reservas de petróleo y gas que volverían innecesaria para el desarrollo económico la energía nuclear, las mentiras frecuentes acerca de sus instalaciones a los técnicos de la OIEA, sus constantes tira y afloja en las negociaciones, dirigidos, parece, a ganar tiempo, etc., optarían por el sí. Pero aparte de que en tal caso, es decir, ante pruebas contundentes, el ataque ya se habría producido, cuando acusamos al gobierno iraní de locura por su empeño en creer divinas todas y cada una de las letras de su libro de cabecera, y de creer que eso solo basta para hacer y deshacer humanamente siguiendo el diktat de la deidad, deberíamos acusarlo siempre y no según nuestra conveniencia. Y siempre, en este punto, significaría creer a sus dirigentes cuando afirman que no quieren la bomba atómica porque ese tipo de armas las carga el diablo. Y ser diabólico, se sabe, es para ellos ir contra el Islam.

Sea cual sea el resultado final de esta marcha militar hace tiempo iniciada en pos de la guerra, que atropella a su paso el débil recuerdo de una idea de paz sin la que, en cuanto telos normativo, resulta inconcebible la resolución de los conflictos que flagelan Oriente Medio y todo lo que le rodea, es menester frenarla antes de que aquélla estalle. Israel mismo podría hacer algo más por la paz si, en lugar de convertirse en adalid de la guerra con Irán, dejase de oprimir a los palestinos y, en negociaciones dignas de ese nombre, se fijaran fronteras justas y la continuidad del territorio palestino, si bien es menester reconocer que en absoluto es el único responsable de semejantes carencias; y también si detuviera los asentamientos en tierra ajena, frenara las correrías de sus gorilas religiosos y dejara de actuar en el teatro del mundo como si fuera actor único y su obra no resultara de interés vital para los espectadores, entre otras posibles acciones.

Manifestaciones israelíes contra el ataque a Irán Foto: Agencias

La paz, con todo, es un problema de la comunidad internacional que ésta debe resolver en su conjunto por medio de las instituciones comunes, por imperfectas que sean. Es obvio que condición preliminar del proceso es la asunción por parte de aquélla, y como cosa propia, de que la seguridad de Israel es un hecho intangible de la que ella se ofrece como garante natural. A partir de ahí deberá desarrollarse el tortuoso proceso de negociación que por fuerza debe acabar estableciendo la paz, cueste lo que cueste, incluso si hay un bando que la rechaza.

La sociedad internacional habrá demostrado así, al integrar a Israel en su seno, haber aprendido la lección que el Holocausto le legara, y amortizado la deuda de complicidad contraída con la historia por haber abandonado a su soledad, y con ello a la condición de paria errante, al pueblo judío. De paso, habrá puesto fin al aislamiento ontológico de dicho pueblo que la historia parecía haberle legado como destino, y por ende a toda ocasión de servirse del Holocausto como excusa contra la paz o contra el futuro de la Humanidad.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Asia

Nuevo ataque de Israel al aeropuerto Internacional de Damasco, Siria

Published

on

By

Damasco aeropuerto ataque Israel

Israel ha vuelto a bombardear el Aeropuerto Internacional de Damasco, la capital de Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en el Reino Unido, Israel golpeó un almacén en el complejo del aeropuerto que pertenece a combatientes respaldados por Irán, aliados del presidente sirio Bashar al-Assad, donde murieron cinco soldados sirios y dos guerrilleros de grupos respaldados por Irán.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) revelaron recientemente que el ataque israelí al Aeropuerto Internacional de Damasco que tuvo lugar en junio impidió durante dos semanas que la ONU enviara ayuda humanitaria a Siria.

Te puede interesar: Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

En los últimos años, Israel ha llevado a cabo cientos de ataques dentro de Siria, incluidos múltiples ataques contra aeropuertos. En junio pasado, los ataques aéreos de Israel pusieron temporalmente fuera de servicio el Aeropuerto Internacional de Damasco.

“El ataque es una advertencia para Irán en la medida en que busca demostrar que Tel Aviv continuará resistiendo la imposición de la nueva dinámica política del acuerdo nuclear a pesar de Washington”, dijo Hamdi.

También es “una advertencia a al-Assad de que habrá consecuencias para la infraestructura de Siria si se utiliza para facilitar el afianzamiento anticipado del alcance de Irán que se espera que provoque el acuerdo nuclear”, concluyó.

Te puede interesar: Séptimo aniversario de la guerra en Siria: sexo por ayuda humanitaria

 

Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

La amnistía para delitos de «terrorismo» decretada hace 40 días por el presidente sirio, Bachar al Asad, se ha traducido en la liberación de menos de 1.200 detenidos y el proceso se ha ralentizado fuertemente en las últimas semanas, denunció este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“El ritmo de la puesta en libertad de detenidos ha disminuido notablemente desde mediados de mayo, a pesar de las promesas de liberar a miles de detenidos, lo que causó una gran decepción entre las familias de los detenidos y desaparecidos forzosos en las cárceles del régimen”, indicó la ONG en un comunicado.

 

Continue Reading

Asia

Asesinatos y secuestros hacen temer regreso de talibanes al norte de Pakistán

Published

on

By

Los secuestros y amenazas hacen temer el regreso de los talibanes a Pakistán

Por Ashfaq Yusufzai/IPS

PESHAWAR, Pakistán – El asesinato de ocho personas por el proscrito Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) el 13 de septiembre han avivado el temor de una nueva ola de terrorismo en el distrito de Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, que comparte una larga frontera con Afganistán, en el noroeste del país.

El TTP reivindicó su autoría en el último atentado contra un vehículo con un artefacto explosivo casero. Un antiguo miembro del comité de paz en la provincia, Idrees Khan, y dos policías fueron algunas de las víctimas del atentado.

El mismo día, siete empleados de una empresa internacional de telefonía móvil fueron presuntamente secuestrados en Swat por militantes del TTP que habrían exigido un rescate de 10 millones de rupias (unos 42 400 dólares estadounidenses).

Murad Saeed, exministro federal paquistaní y actual legislador de Swat, dijo que ha liderado una campaña para que los gobiernos provincial y nacional frenen a los militantes antes de que se establezcan y se repita la situación de 2007, cuando el grupo mató a soldados, cantantes y opositores. Sin embargo, todas sus peticiones han caído en saco roto, aseguró.

“Los talibanes están enviando cartas amenazantes a la gente para extorsionarla… Secuestran a la gente para pedir un rescate», afirmó en Peshawar, la capital de la provincia.

No te pierds: ONU, en las tareas de rescate por el terremoto de Afganistán con más de mil muertos y 1600 heridos

Añadió que los residentes marcharían a la capital de este país del sur de Asia, Islamabad, si la situación no cambia. Necesitamos paz y prosperidad y queremos que las agencias de seguridad detengan a los militantes del TTP.

La madre de Saeed sufrió graves heridas cuando los talibanes dispararon un cohete contra su casa en 2008. Dijo que los residentes en Swat querían una operación militar para limpiar la zona de terroristas y advirtió de la reacción pública si estos actos de los milicianos talibán no se detienen.

“La gente quiere la paz a toda costa. Estamos unidos contra la milicia (del TTP). No se permitirá que nadie perturbe la paz en la zona», dijo.

El distrito de Swat, que acoge el valle del mismo nombre, es el más extenso de la provincia, con 5337 kilómetros cuadrados, más de 2,5 millones de habitantes y Saidu Shari como su capital. Entre 2007 y 2010 fue gobernado ilegalmente por el TTP, que aglutinó a varios grupos armados tribales con la intención de imponer un Estado islámico en Pakistán.

Solo una operación militar a gran escala permitió desalojarlos de su bastión en el valle de Swat.

No te pierdas: El drama afgano

Khyber Pakhtunkhwa, también conocida en castellano como Jaiber Pastunjuá, es una de las cuatro provincias de Pakistán y comparte una larga frontera con Afganistán, país asolado por la violencia y que desde agosto de 2021 volvió a estar en manos de los talibanes, tras la retirada de las fuerzas de Estados Unidos y otros países occidentales después de una ocupación y presencia de 20 años.

Con el retorno de los talibanes al vecino Afganistán, los milicianos talibanes locales comenzaron a aparecer de nuevo en Swat y otras zonas fronterizas.

El 10 de agosto, los talibanes capturaron a dos oficiales, uno del ejército y otro de la policía, en las montañas cercanas de Swat y publicaron vídeos con ellos. Más tarde, ambos fueron liberados después de que un comité de ancianos local se reuniera con los milicianos talibanes.

El incidente provocó una ola de miedo entre los residentes, que recuerdan las acciones terroristas del TTP en el pasado.

“Tenemos la amarga experiencia de la milicia cuando personal de seguridad, cantantes, líderes políticos y miembros de la sociedad civil fueron ejecutados en el principal bazar de Swat. Los milicianos talibanes prohibieron el trabajo a las doctoras, enfermeras y maestras», recordó uno de esos residentes, Shafiq Khan.

El 12 de agosto, decenas de personas organizaron protestas en las calles de Saidu Sharif y otros centros urbanos del distrito contra el resurgimiento del TTP.

“No permitiremos que nadie sabotee la paz que tanto ha costado conseguir en la región», dijo Shafiq, un estudiante universitario.

El mismo día, la policía de Khyber Pakhtunkhwa admitió la aparición de “malhechores” en algunas zonas montañosas de Swat, pero dijo que estaba preparada para hacer frente a la situación.

“Algunos miembros de los talibanes, que estaban en Afganistán, han llegado a Swat, pero la situación está bajo control”, dijo la policía en un comunidado.

El ex primer ministro Imran Khan, cuyo partido Pakistan Tehreek Insaf gobierna Khyber Pakhtunkhwa, expresó su preocupación por la reaparición de los talibanes. En un discurso televisado, aseguró que los militantes estaban amenazando a los legisladores de su partido.

“Es una conspiración contra el gobierno de Khyber Pakhtunkhwa. Anteriormente, los talibanes atacaban a las fuerzas de seguridad y a los políticos por considerarlos proestadounidenses, pero este gobierno lleva mucho tiempo oponiéndose a que Pakistán se alíe con Estados Unidos contra el terrorismo; entonces, ¿por qué los talibanes atacan a este gobierno provincial?”, se preguntó.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Salimullah Shah, antiguo funcionario de educación en Swat, recuerda cómo los militantes prohibieron a las mujeres médicas, enfermeras y profesoras trabajar entre 2007 y 2010.

Maulvi Fazlullah dirigió a los talibanes en Swat en 2007 y posteriormente fue asesinado en un ataque con drones en Afganistán en junio de 2018.

Durante la ocupación del gobierno también prohibió la vacunación contra la polio, por lo que decenas de niños sufrieron parálisis. Las mujeres embarazadas y la educación de las niñas se vieron afectadas por la falta de médicos y profesores durante el gobierno ilegítimo del TTP.

Khan recordó que los talibanes prohibieron además a los varones afeitarse la barba y a las mujeres salir de casa sin estar acompañadas por un familiar masculino cercano.

“Teniendo en cuenta las actividades pasadas de los talibanes (en el distrito), la gente ha decidido bloquear su ingreso. Pronto, los milicianos huirán de la zona debido a la tremenda presión pública, especialmente a través de las plataformas de los medios sociales», dijo.

Muhammad Abdullah, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Peshawar, dijo que el gobierno guardaba silencio sobre el asunto. Sin embargo, la presión de las redes sociales se ha convertido en una fuerza vital para las protestas.

“Los vídeos que circulan por las redes sociales y que muestran la fuerte presencia de milicianos (talibanes) en Swat demuestran que es probable que la milicia regrese si no se toman medidas. Los milicianos quieren imponer su propia ley islámica, algo que la gente no permitirá», afirmó a IPS.

Insistió en que “la gente sigue recordando la crueldad de los talibanes en el pasado; ese fue el principal motivo de las fuertes protestas».

La paz llegó después de grandes sacrificios, con residentes deshonrados, desplazados y asesinados, recordó el profesor.

El portavoz del gobierno provincial de Khyber Pakhtunkhwa, Muhammad Ali Saif, dijo que se haría todo lo posible para garantizar la paz y prevenir el terrorismo.

“El gobierno está tomando medidas en colaboración con los organismos de seguridad para frenar a los malhechores y salvaguardar a los residentes», afirmó.

Sin embargo, el Servicio de Relaciones Públicas del Ejército de Pakistán rechazó la afirmación de que la llegada de talibanes armados a Swat estuviera desestabilizando la zona. Dijo que se ha observado la presencia de un «pequeño número de hombres armados en algunas cimas de las montañas entre los distritos de Swat y Dir», en lugares lejos de las áreas pobladas.

“Al parecer, estos individuos se han colado desde Afganistán para reasentarse en sus zonas de origen. Se está manteniendo una estrecha vigilancia sobre su limitada presencia y movimiento en las montañas”, aseguró el comunicado militar emitido el 13 de agosto.

No te pierdas: El Talibán recluta niños en Pakistán como atacantes suicidas

 

Según su texto, «todos los organismos encargados de hacer cumplir la ley han tomado las medidas necesarias para la seguridad de los habitantes de las zonas adyacentes. No se tolerará la presencia de militantes en ningún lugar y se hará uso de toda la fuerza si es necesario».

La Swat Qaumi Jirga celebró una reunión el 17 de agosto para abordar los recientes acontecimientos en la zona.

El analista Abdur Rehman, de la Universidad Abdul Wali Khan de Mardan, una ciudad de la provincia, dijo que tras el retorno al poder de los talibanes en el vecino Afganistán, los talibanes nativos de Swat querían reafirmar su gobierno ilegítimo en su tierra, Sin embargo, “la indignación de la población no les permitió cumplir sus ambiciones”, aseguró.

La gente, planteó, no ha olvidado los días en que los talibanes mataban abiertamente a sus oponentes en los mercados. Entre otras atrocidades, “Swat fue testigo de la ejecución de bailarines y cantantes, lo que obligó a los que sobrevivieron al ataque a huir de la zona”, recordó.

***

Fuente: (ipsnoticias.net)

 

Continue Reading

Asia

Mijaíl Gorbachov, ex presidente de la URSS, muere a los 91 años y se le niega funeral de Estado

Published

on

By

Rusia le negó el funeral de estado a Gorbachov y criticó que se acercara a los países de occidente

MOSCÚ — Tras el fallecimiento del expresidente soviético Mijaíl Gorbachov ayer en Moscú a la edad de 91 años, el gobierno de Rusia le negó un funeral de Estado.

Gorbachov lideró la Unión Soviética desde 1985 hasta su disolución en 1991 y fue ampliamente reconocido por derribar «la cortina hierro», ayudar a poner fin a la Guerra Fría y a reducir el riesgo de una guerra nuclear al firmar acuerdos sobre armas nucleares claves con Estados Unidos, incluido el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. En 1990, Gorbachov ganó el Premio Nobel de la Paz. El 25 de diciembre de 1991, anunció su renuncia pocos días antes de la disolución de la Unión Soviética.

Te puede interesar: Ataques de Rusia a la ciudad ucraniana de Járkov dejan doce muertos y decenas de heridos

El Hospital Clínico Central dijo en un comunicado que Gorbachov murió después de una larga enfermedad. No se dieron a conocer más detalles. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo en un comunicado difundido por las agencias de noticias rusas que el presidente ruso, Vladimir Putin, ofreció sus condolencias por la muerte de Gorbachov y que enviaría un telegrama oficial a la familia de Gorbachov por la mañana, y negó el funeral de Estado.

La autoridad de Gorbachov quedó socavada por un intento golpista en su contra en agosto de 1991, y pasó sus últimos meses en el cargo viendo cómo una república tras otra declaraban su independencia, hasta que finalmente renunció el 25 de diciembre de 1991.

En Moscú, un alto portavoz del Kremlin describió a Gorbachov como una persona extraordinaria, pero dijo que su romanticismo sobre el acercamiento con Occidente no tenía justificación. El presidente Putin, calificó la disolución de la Unión Soviética en 1991 como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX.

Lee más: Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

El secretario general de la ONU, António Guterres, señaló por su parte que “Mijaíl Gorbachov fue un estadista único que cambió el curso de la historia. El mundo ha perdido a un destacado líder mundial, un multilateralista comprometido y un incansable defensor de la paz”.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: