Connect with us

La red en lucha

“En Guatemala hemos parado a las mineras con nuestras vidas”: Lolita Chávez

Lolita Chávez, ambientalista y defensora de ddhh recorre ciudades de Europa para denunciar la depredación de trasnacionales a comunidades indígenas

Published

on

La activista y defensora de los derechos del pueblo k’iche Lolita Chávez. Foto: David Fernández/El Salto

Por Susana Albarrán

MADRID, España.- “El neoliberalismo se topó con el pueblo k’iche”, afirma esta líder y defensora de los derechos humanos en Guatemala. Feminismo comunitario, multinacionales que amenazan el territorio indígena y la resistencia reconstituida de los pueblos originarios son las claves que repasa Lolita Chávez en esta entrevista.

Aura Lolita Chávez Ixcaquic es maestra y ‘defensora’ guatemalteca. Es lideresa del Consejo de Pueblos k’iche’s (CPK) por la defensa de la vida, la madre naturaleza, la tierra y el territorio. Este año fue nominada al premio Sajarov de la Eurocámara —a iniciativa del grupo de los Verdes— por su labor en defensa y promoción de los derechos colectivos de los pueblos indígenas.

Tuvo que salir de Guatemala por los atentados y las amenazas de muerte que ha recibido en su país. Desde hace algunos meses recorre ciudades de España y Europa contando el ataque de empresas trasnacionales a las comunidades indígenas al mismo tiempo que reivindica la importancia de la protección colectiva a las defensoras de derechos humanos. El Salto la entrevistó en una de sus visitas por Madrid. 

La defensa del territorio es una vieja lucha en países de América Latina.  ¿Cuál es el elemento nuevo que define la lucha en estos tiempos?

Estos tiempos han cambiado en relación a las expresiones de la colonización pero también de los patriarcados, que tienen sus propias características y expresiones modernas, que es lo que enfoca el neoliberalismo. En el capitalismo que tuvimos desde la invasión de Europa y especialmente de España en Guatemala, las expresiones eran otras, pero al final vemos que expresan lo mismo: exterminio, genocidio, tierra arrasada, despojo y saqueo, y mucha violencia contra los cuerpos. Eso es lo que estamos viviendo. Los pueblos estamos en la reconstitución de nuestro ser. Pasamos una época larga de colonización, una supuesta independencia que es una falsedad en los territorios de Abya Ayala [América en idioma kuna]: solo los hijos de los criollos se independizaron de sus supuestos antecesores, pero continuaron los mismos sistemas de muerte.

Luego vivimos 36 años de guerra y ahora estamos en la otra colonización, en una nueva invasión con expresiones actuales, como son las comunicaciones, los mega turismos, otra forma de guerra con otros tipos de armamentos.

A esa carrera contra el tiempo se suma la lucha por conservar el medio ambiente.

Ese es un tema por el que he sido muy atacada, estigmatizada y criminalizada, porque le hemos dicho al mundo que no nos creemos eso de que las empresas mineras trasnacionales que están contaminando la madre tierra con sus dineros, luego van supuestamente a regenerar los bosques y las montañas. Es una falsedad. Hay que decírselo a la cara al Banco Mundial, a USAID (la agencia de cooperación de EEUU) y a todas estas corporaciones que están inyectando dinero a estas empresas saqueadoras.

K’iche es una expresión de montaña —ki significa mucho, y ché significa árboles—. Y el programa de activos forestales lo que está haciendo es provocar la mercantilización perversa de las montañas dando supuestamente una respuesta al cambio climático, lo que es mentira. Le estamos diciendo en la cara que sus propuestas no son las que los pueblos originarios queremos. Queremos vivir humanidad, queremos vivir biodiversidad, queremos vivir en plenitud y esas falsas propuestas están llevándose a cabo de nuestros territorios.

¿Cuáles son los recursos por los que pugnan estas empresas extranjeras?

Hay licencias de todo tipo. Van desde el mega turismo, en el que todo el día estás expuesta a que te tomen fotos… Te puedes imaginar, desde nuestros cuerpos como mujeres, la forma perversa de vernos de manera racista pero también como objetos exóticos. Además, está toda la banca, la hotelería y los grandes restaurantes que nos están invadiendo. Eso pasa mucho en mi pueblo, que es territorio maya, y les parece exótico a la gente que encuentra placer en vernos cómo convivimos con nuestra madre tierra. Pero no es el mismo trato que nos dan cuando salimos a defender nuestra vida para que nuestro territorio no sea invadido.

Por otro lado están las mineras. Mi pueblo es muy pequeño, pero tiene una expresión territorial muy diversa. Hay microclimas, hay especies de diferentes tamaños, formas, colores. Si tu vas y te adentras en la montaña te puedes encontrar expresiones muy diversas. Pero la minería… hay licencias para saquear oro, plata y zinc. Estamos hablando de que el Estado de Guatemala sin consultar a los pueblos concede licencias gracias a una ley de extractivismo que también está denunciada. Hay más de 32 licencias y cada día cambia. Hay de tres tipos: reconocimiento, exploración y explotación. Muchas han quedado en reconocimiento pero caducan sus tiempos y las solicitan otra vez. Hay licencias de exploración y aún hemos parado las de explotación, pero las hemos parado con nuestras vidas, porque han asesinado a gente del CPK. Las licencias mineras vienen principalmente de Canadá, pero también de Europa, de todos lados.

Luego están las hidroeléctricas, dentro de un modelo económico energético, un modelo regional que no solo es para el K’iche sino para toda Guatemala. Para empezar, solo el estado español tiene entre 20-25 proyectos ya instalados. En el K’iche está muy presente ENEL, una empresa italiana. 

Luego están los monocultivos, la palma africana ya llegó al territorio k’iche por el norte, en Ixcán. Ya no solo hablamos de Santa Cruz, sino de todo el departamente del K’iche. También hay licencias petroleras. Pero también se está generando explotación laboral a través de todos esos centros de comunicación manejados por empresas de Estados Unidos en donde hay explotación y esclavitud, es decir, también son mega proyectos de comunicación. Mucha gente, la juventud principalmente, está trabajando en esas empresas de comunicación.

También han incorporado en su lucha el feminismo como una herramienta vital. ¿Qué ha significado eso en el movimiento?

Lo que estamos viviendo las mujeres en los territorios es que dentro de las cosmovisiones del pueblo maya tenemos muchos principios, valores y procedimientos, pero aparte de las violencias de las empresas corporativas transnacionales se vive violencia cotidiana. Hay violencias en los territorios. Yo vengo del movimiento de mujeres, después de las masacres y las violaciones hacia familiares y vecinas, las torturas y todo lo que vivimos en la época de la guerra. Pues el pueblo k’iche se ha organizado. Nos tratan de exterminar, nos desafían porque la sangre que corre por nuestras venas es de rebeldía, es de resistencia y es de reconstitución. Nos hacen algo y llevamos a cabo un fuerte proceso de sanación y volvemos a caminar. El neoliberalismo se topó con el pueblo k’iche.

El problema es que ese neoliberalismo encuentra sus nichos o la alianza perfecta y perversa en los territorios con las violencias. Entonces, las mujeres que estamos siendo protagonistas como defensoras de los territorios y siendo activistas pero también como autoridades nos damos cuenta de que el enemigo también está dentro. Y no vale que tengamos una doble moral y que en asambleas de movimientos sociales, en organizaciones e instituciones se hable de la defensa del territorio-tierra, al mismo tiempo que el territorio-cuerpo de la mujer está siendo violentado. ¿Por qué me están violando sexualmente en la cama y dicen que están defendiendo a la madre tierra? Así como las empresas extractivas violan los derechos de la madre tierra, así es como los hombres machistas patriarcales y neoliberales violan nuestros cuerpos.

Desde el feminismo comunitario estamos luchando para que no se vea a la tierra solo como una dadora de vida, que solo genera hijos e hijas y que se multiplica y que todo lo puede y se sacrifica, no. Estamos hablando de Madre Tierra Feminista, estamos hablando de mujeres feministas que estamos analizando las múltiples opresiones de los patriarcados. Yo quiero seguir viviendo una vida digna, quiero dejar una semilla, si no ¿qué estamos dejando? ¿Una semilla transgénica? Esos son debates fuertes que estamos llevando a las asambleas. No les gusta mucho por supuesto a los machistas porque se les paran los pelos y se ponen incómodos cuando empezamos a decir «¿quieres que hable fuerte?, pues no me quites la fuerza en la cama o en la casa».

¿Qué pasa con los cuidados en la cotidianidad de las familias? Otras compañeras dicen: «Yo no quiero tener hijos, yo cuido de mi vida, pero no quiero tener otras vidas. ¿Qué pasa con eso? La gente pensará que estas cosas son tabú en los pueblos indígenas. Sí, son tabú porque nos están jodiendo. Entonces hay que hablarlos. Aún y cuando eso nos lleve a momentos críticos de enojos y llantos, pero luego igual la sonrisa y el amor vienen pero en igualdad de condiciones.

Por eso analizamos territorio-cuerpo, territorio-tierra, el patriarcado originario, el patriarcado ancestral y el occidental. Luego también la filosofía de los pueblos, hablamos de sexualidad en las asambleas porque son temas tabú que han hecho que por años y siglos las mujeres seamos las sacrificada, y sigamos siendo botín de guerra.

Entrevista completa: elsaltodiario.com

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Europa

OMS advierte sobre crecimiento de la cuarta ola de Covid-19

Published

on

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre el crecimiento de la cuarta ola de contagios de Covid-19 en Europa a consecuencia del incremento de la movilidad en diferentes países de la región.

El director de la OMS, Hans Kluge, consideró que es preocupante el ritmo de crecimientos de contagios de coronavirus en 53 países de Europa, lo que podría provocar cerca de medio millón de muertos por esta enfermedad.

El representante de la OMS sostuvo que las autoridades sanitarias tienen mayor conocimiento sobre el comportamiento epidemiológico del virus, por lo que reconoció que nuevamente el mundo se encuentra en otro momento crítico ocasionado por la pandemia a consecuencia del crecimiento de los casos.

De acuerdo con Kluge, no se ha garantizado la cobertura universal de la vacunación y se han relajado las medidas sanitarias en los países afectados, por lo que consideró que esta situación impactará de forma más severa en las naciones con un avance más lento en la vacunación como en América Latina y en África.

Dijo que en Europa sólo el 47 por ciento de la población ha sido vacunada, por lo que es menos de la mitad de los habitantes que han sido inoculados, mientras que sólo ocho países han cumplido con una vacunación superior al 70 por ciento de la inoculación.

Indicó que en las últimas semanas se ha registrado un incremento del 55 por ciento de casos de Covid-19 en Europa, pese a que se trata de una de las regiones con mayor avance en la campaña de vacunación para la población más vulnerable, y por ello indicó que en el cierre de este año podría llegar al punto más álgido.

Continue Reading

Europa

Líderes mundiales asisten a Glasgow para la COP26 por efectos catastróficos del cambio climático

Published

on

 

Líderes mundiales y activistas han viajado a la ciudad escocesa de Glasgow para asistir a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, conocida como COP26, una cumbre crítica destinada a prevenir los efectos más catastróficos de la crisis del cambio climático.

El reciente Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021 de Naciones Unidas reveló que las contribuciones y los compromisos actuales que asumieron los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero están lejos de ser suficientes para evitar un desastre planetario. Estas fueron las palabras expresadas por el secretario general de la ONU, António Guterres.

Secretario general António Guterres: “Existe un grave riesgo de que Glasgow no alcance su objetivo. Varios anuncios de medidas contra el cambio climático que se hicieron de forma reciente podrían dar la impresión de que el panorama es más optimista. Por desgracia, esto es una ilusión. Las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional, los compromisos formales asumidos por los Gobiernos, todavía condenan al mundo a un calamitoso aumento de la temperatura global de 2,7 grados Celsius. […] Hay serios problemas de credibilidad. Vemos niveles peligrosos de desconfianza entre las grandes potencias, entre los miembros del G20, entre países desarrolla

dos y países en desarrollo”.

Se espera que unas 30.000 personas participen en la cumbre de dos semanas de duración, que fue aplazada por un año debido a la pandemia. Activistas contra el cambio climático se han estado congregando en Glasgow para presionar a líderes mundiales a que tomen medidas más radicales, como poner fin a los subsidios gubernamentales para la industria de los combustibles fósiles y dejar de invertir en carbón, petróleo y gas.

Lewis Coenen-Rowe: “Sabemos que todo nuestro sistema financiero en este momento está inmerso en la industria de los combustibles fósiles, y necesitamos encontrar una manera de salir de esta situación y destinar dinero a soluciones climáticas en lugar de a las causas del cambio climático”.

Información: Democracy Now!

Continue Reading

Con voz propia

Los 330 mil casos de abuso sexual de menores por miembros de la Iglesia católica en Francia

Published

on

 

Por Alberto Farfán

Noticia atroz fue dada a conocer este cinco de octubre del año en curso por diversos medios de comunicación nacionales e internacionales relativa al abuso sexual que padecieron miles de menores de edad por parte de miembros de la Iglesia católica en Francia por alrededor de 70 años.

Cabe señalar que esta información tuvo su origen en el escándalo que giró en torno al sacerdote Bernard Preynat ─afortunadamente ya depuesto de su cargo─, que colapsó a la institución católica francesa. Y debido a ello, el año pasado Preynat fue imputado por abusar sexualmente de niños y niñas, alcanzando una absurda y patética sentencia de cinco años de cárcel, no obstante que este sujeto deleznable asumió haber violado a más de 75 niños durante décadas.

A raíz de este hecho, se conformó un grupo de trabajo para el esclarecimiento de estos crímenes, dando lugar a la constitución de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase, por sus siglas en francés), cuyo cargo como jefe de la investigación recayó en un alto funcionario público, Jean-Marc Sauvé, quien junto con su equipo se dedicó por más de dos años y medio a revisar registros judiciales, policiales, eclesiásticos y testimonios tanto de víctimas como de testigos, tomando como marco de referencia los años de 1950 a 2020.

El informe de Suavé contiene más de 2,500 páginas, en las cuales se abunda en detalle sobre diversas aristas, haciendo énfasis en que la gran mayoría de las víctimas eran niños preadolescentes de un rango amplio en términos de género, edad, condición económica, social y cultural. Observando que fueron cerca de 216,000 menores quienes padecieron las abominaciones directamente del clero francés, que sumando a los legos ofensores que colaboraban en instituciones religiosas, catequesis o centros educativos católicos, la suma alcanza niveles de 330,000 afectados.

Asimismo, el presidente de la comisión destacó que la cifra dada a conocer incluye las aberraciones cometidas por unos 3 mil sacerdotes, pero sin omitir ─lo reiteramos─ a aquellas otras personas relacionadas con la Iglesia en su calidad de laicos que también violaron a los menores. Ilícitos sobre los cuales las autoridades católicas tenían pleno conocimiento y que, no obstante, encubrieron durante años sistemáticamente como política institucional.

Suavé también resaltó que aproximadamente el 80% de las víctimas eran adolescentes hombres. Y a su vez, que en términos generales el 60% de los hombres y mujeres que fueron hostilizados sexualmente desde aquel momento en que fueron objetos de la agresión han presentado problemas trascendentales en su vida personal e íntima, tanto con sus vínculos sociales, sentimentales y sexuales, máxime en este último.

Lamentablemente, Jean-Marc Sauvé considera que la gran mayoría de los casos investigados y analizados por la comisión jamás llegarán a cristalizar favorablemente para las víctimas. Debido a que bajo la ley francesa dichos ilícitos por su antigüedad se tomarán como prescritos y por ello no podrán ser procesados los responsables de tan ominosos actos, aunque algunos de estos aún vivan y paseen por donde quieran con total libertad.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: