Connect with us

Justicia pendiente

Guerrero: Indígenas piden educación bilingüe e infraestructura escolar

Indígenas de Guerrero han demostrado que con educación bilingüe los niños pueden aprender más, sin embargo autoridades educativas ignoran la petición

Published

on

ARTURO-RETRASO2

Retraso escolar en Guerrero. Foto: Arturo de Dios Palma

Por Arturo de Dios Palma

CHILAPA, Guerrero.- En materia educativa, en la comunidad indígena de San Jerónimo Palantla, las cifras de fracaso escolar son contundentes: durante los últimos 60 años, ninguno de sus pobladores que se ha quedado a estudiar ahí ha logrado convertirse en profesionista, a lo más que han llegado es a la secundaria. Aunque sí hay un médico originario de la localidad, Celestino Jorgín Calvario, él nunca estudió ahí.

San Jerónimo Palantla es una comunidad netamente indígena. De ahí es originario el vestido que identifica en gran parte a los indígenas nahuas del estado: el tradicional traje de San Jerónimo. Sin embargo, desde 1954, cuando se fundó la primaria Miguel Hidalgo, el gobierno decidió darles educación en una lengua que no es la suya: español.

Ante esto, desde hace tres años la comunidad comenzó a solicitar ante la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) una escuela bilingüe. Desde ese tiempo, hasta ahora, sólo ha recibido negativas.

No obstante, de forma paralela, los padres de familias –en principio todos– decidieron construir una galera de palos de otate donde los niños tomaran clases con profesores que hablan náhuatl.

ARTURO-RETRASO6

Diferencias por la educación bilingüe en San Jerónimo Guerrero. Foto: Arturo de Dios Palma

En septiembre de 2011 llegó el profesor bilingüe, Francisco Morales Romero, y, cinco meses después, su compañero Crispín Barrera Hernández; ambos forman parte de la planilla de la primaria Lázaro Cárdenas ubicada en la comunidad vecina Mexcalcingo I. Los profesores se encargan de los niños de los seis grados.

No obstante, los profesores de la escuela Miguel Hidalgo comenzaron a convencer a padres de familia que no es necesario que los niños tomen clases en su lengua materna, hasta que lograron dividir a los padres y, en consecuencia, los niños se repartieron en las dos escuelas. Así que ahora 69 niños toman clases en la galera renovada con láminas y otro número igual lo hace en la primaria Miguel Hidalgo.

“Los maestros (de la Miguel Hidalgo) tienen miedo de ser reubicados si se aprueba la otra escuela”, resumieron los profesores bilingües y pobladores los motivos de la resistencia de los otros docentes.

La razón por la que los padres mantienen las aulas provisionales y exigen a la Secreataría de Educación de Guerrero una escuela bilingüe, radica en el bajo desempeño educativo de los niños. Y de eso abundan las muestras.

Por ejemplo, está el poblador Isaac Xochitempa Chautla, quien dice que su hijo –que va en quinto grado y toma clases con los profesores bilingües– sabe leer más que sus hijas que están por terminar la secundaria y que no toman clases en su lengua.

También está Arcadio Díaz Cuamachalco, quien explicó que su hija comenzó a avanzar en sus clases hasta que él mismo le tradujo al náhuatl sus tareas. La niña, dice Arcadio, no avanzaba porque no entendía nada de lo que sus profesores le decían en español.

“Los niños no quieren entrar a la secundaria, porque no se sienten seguros de lo que aprendieron, y además ahí les hablan todo en español”, explica uno de los padres de familia.

Para el abogado del Centro de Defensa de los Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, Alejandro Ramos Gallego, quien ha acompañado a los padres de los 69 niños en la exigencia a la SEG, los pueblos indígenas tienen derecho a recibir educación en su propia lengua, pues indicó, es un derecho fundamental que está inscrito en el artículo 2 de la Constitución.

***

ARTURO-EDUCACIÓN3

Condiciones de diferentes escuelas del municipio de Chilapa. Foto: Arturo de Dios Palma

María Concepción Nava de la Cruz, cuenta con 6 años de edad, cursa el primer año en la primaria Vicente Guerrero -que actualmente su edificio se encuentra en reconstrucción-, pero ya no quiere ir porque no soporta el dolor de piernas que le provoca caminar de su comunidad, El Paraíso, atravesar la ciudad y llegar a la unidad deportiva donde desde hace 15 días recibe clases.

Concepción -dice su profesora- es una de las niñas más aplicadas, pero ahora desde que toman clases en la cancha de frontón en la unidad deportiva de Chilapa, asiste dos o tres días a la semana.

La razón, cuenta la profesora, es que ya no quiere caminar desde su comunidad, que está a unos cuatro kilómetros de distancia hasta el lugar donde recibe clases. La mamá de Concepción, le ha dicho a la profesora que cuando llega de la escuela no quiere comer, lo único que desea es dormir, descansar. Pero también, Concepción le ha dicho que le duelen sus pierdas por las largas distancias que recorre.

La comunidad de El Paraíso está a unos tres kilómetros de la cabecera municipal (si se parte desde el centro de la ciudad), sin embargo, para llegar a ella hay que recorrer una subida.

Las instalaciones originales de la primaria Vicente Guerrero están ubicadas en el barrio de San Francisco, en el centro de la ciudad, pero a esta escuela, dijo el director, Víctor Flores Gutiérrez, están inscritos niños que viene en comunidades como Nejapa y de colonias de la periferia de la ciudad como Los Pinos y La Joya, El Pedregal.

Estas condiciones están provocando que los padres de familia estén solicitando el cambio de sus hijos a otras escuelas o de plano simplemente los estén sacando.

Por eso los profesores piden que el Instituto Guerrerense de la Infraestructura Física Educativa (Igife), el encargado de la obra, la acelere porque tuvo que estar lista en septiembre del año pasado.

Los mentores sugirieron que se redoblen turno para avanzar más rápido con la construcción. Asimismo pidieron al gobierno federal, que encabeza el priísta Enrique Peña Nieto, y al secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet que antes de pedir calidad a los profesores, cumplan con tener en buenas condiciones las escuelas del país.

El 21 de marzo de 2013 se dio en banderazo del arranque de la reconstrucción de la primaria, Vicente Guerrero, ubicada en el centro de la ciudad. Ese día todo fue alegría. La obra, les informó el alcalde, el priísta Francisco Javier García González, duraría cuatro meses. De eso han pasado casi un año y la obra está inconclusa y los 140 estudiantes del turno matutino toman clases en una cancha de frontón en la unidad deportiva.

Desde fuera de la cancha de frontón se escucha un ruido, nada concreto. Dentro de ella gritan los ocho profesores que tratan de darle clase a los 140 niños. La voces de uno y otro se entremezclan, pero al final no se logra escuchar con precisión lo que dicen, y no lo pueden evitar, no tienen divisiones entre grupos, mucho menos aulas.

Esta situación la viven los profesores y los estudiantes de esta escuela desde hace 15 días, cuando llegaron a montar sus aulas improvisadas a la cancha de frontón. Llegaron ahí después de haber estado más de 10 meses en una casa ubicada la azotea de la universidad privada, Aurora Meza, donde los maestros daban una cooperaban de 4 mil pesos.

Se salieron de ahí porque la universidad también comenzó trabajos de remodelación, además del temor de los profesores porque los niños deterioraran las instalaciones.

Antes de llegar a la cancha de frontón, solicitaron ayuda al seminario y a la Casa hogar, inmuebles pertenecientes a la iglesia católica, pero no se los prestaron. También pidieron el Auditorio municipal, pero por los múltiples eventos que se realizan ahí optaron por no ocuparlo.

Pero el peregrinar comenzó en marzo de 2013. De acuerdo a los profesores, en esa ocasión les dijeron que en septiembre del año pasado la escuela quedaría lista. También les dijeron que los tres pisos, sus ocho aulas, el aula de medios y sus baños serían estrenados ese mes.

Sin embargo, ese mes, precisamente, no sólo se suspendió la obra sino se comenzó a demoler el poco avance. La razón: las lluvias de la tormenta Manuel provocaron el hundimiento de lo que era la planta baja. Así que todo el trabajó, literalmente, se echó a la basura: se desenterraron los cimientos.

La obra se reinició en diciembre y de nueva vuelta, les prometieron que concluiría en cuatro meses, es decir, el próximo mes de abril. La realización de la obra corre a cargo del Igife y la justificación de le ha dado a los maestros por el retraso, es que la empresa constructora anterior trabaja muy lento. Por ahora la obra está ya en el comienzo del segundo piso.

Esta obra en el inicio del año pasado la anunció el gobierno municipal, con espectaculares lonas en el lugar de la construcción.

Pero ahora, indica el director de la escuela, que fue nombrado apenas hace 15 días, Víctor Flores Gutiérrez, tienen dos preocupaciones: una, que la obra concluya antes de la temporada de lluvias y, dos, que no continúe la deserción de estudiantes. En este ciclo escolar, informó el director, han dejado la escuela 23 niños.

***

ARTURO-EDUCACIÓN4

Escuela en Chilapa, Guerrero, en espera de reconstrucción antes de las lluvias. Foto: Arturo de Dios Palma

Sin infraestructura escolar

Casi un año alrededor de 400 alumnos de la primaria Eucaria Apreza llevan tomando clases afuera de su escuela, debido a la reconstrucción del edificio, obra que está suspendida desde el mes de junio del año pasado.

Durante todo este tiempo los alumnos ha recibido clases en casas particulares, en pequeños cuartos que resultan insuficientes para albergar a los grupos completos, no tienen agua y la renta la tienen que pagar los profesores.

Desde el comienzo de 2013, el gobierno municipal que encabeza el priísta Francisco Javier García González, anunció la reconstrucción de la escuela primaria Eucaria Apreza, ubicada justo en el primer cuatro de la ciudad.

La demolición del edificio comenzó en el mes de mayo y apenas dos mes después, en julio, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) suspendieron al obra por violar la Ley Federal sobre Monumentos históricos. La demolición era el único misión que tenía el gobierno municipal.

La escuela primaria hasta antes de su demolición colindaba con los portales centrales de la ciudad construcción realizada en 1791 y por tal considerada por el INAH como monumento histórico.

La suspensión se dio porque el gobierno municipal no presentó el proyecto de reconstrucción de la escuela que estaba obligarlo hacerlo por colindar con un monumento del siglo XVIII. Esta suspensión no sólo ha provocado el retraso en la reconstrucción de la escuela, sino que dejó sin un espacio adecuado a sus estudiantes.

Ahora los más de 400 alumnos toman clases en una casa que hasta esta administración era utilizada como instalaciones del DIF municipal. Antes estuvieron separados: unos en casas particulares y otros en la Casa de la Cultura.

En el lugar donde están ahora, es una la casa de dos plantas con recamaras que no coinciden con las medidas de una aula regular, los 18 grupos que integran la escuela la ocupan. No tienen agua, ni baños suficientes para los 400 alumnos y los alrededor de 20 profesores. Tampoco tienen un espacio para jugar o hacer sus actividades físicas de forma adecuada.

El pago, de alrededor de 7 mil pesos, por la renta de esta casa corre por cuenta de los 20 profesores. Pero el verdadero problema ahora es que no hay fecha para cuando se concluya la reconstrucción de la escuela. Hasta el día de hoy, los trabajos aún no se han reanudado, sólo unos trabajadores hacen excavaciones en el terreno que está cercado y que mantiene cancelado el paso en la avenida Revolución.

Pero la suspensión de la reconstrucción de la escuela Eucaria Apreza no sólo ha dejado sin un espacio a los alumnos, también ha provocado la disminución de las ventas de los comerciantes del mercado central de Chilapa porque cerraron, sin que realizaron ningún trabajo, la avenida principal y obstaculizó el acceso a ese centro comercial.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

Organizaciones internacionales piden justicia por asesinatos de periodistas en México

Published

on

Tras al asesinato de la periodista Lourdes Maldonado en Tijuana, Baja California, diferentes organizaciones civiles internacionales defensoras de los derechos humanos exigieron justicia por los tres homicidios de comunicadores que se han registrado en el país en este año.

Amnistía Internacional (AI) condenó el homicidio de Lourdes Maldonado, quien fue ejecutada ayer por la noche afuera de su domicilio por un sujeto desconocido, por lo que demandó la intervención de las autoridades mexicanas para que el caso no permanezca en la impunidad.

El organismo internacional lamentó la violencia que padecen los periodistas en México, siendo el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo en el mundo, por lo que enfatizó en la importancia de implementar acciones integrales de protección para los periodistas y priorizar la libertad de expresión.

Por su parte, Artículo 19 también recordó el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, que se sumó a los homicidios de José Luis Gamboa y Margarito Martínez, quienes fueron ultimados en este mes, y cuyos casos también se encuentran en la impunidad.

También Human Right Watch (HRW) pidió justicia a las autoridades mexicanas para que los casos de los periodistas asesinados sean procesados y no se mantengan en la impunidad, además de que solicitó al Estado mexicano acciones eficaces para atender a los comunicadores del país.

Desde 2000 se han registrado 145 asesinatos a periodistas en México, de los cuales 27 se han presentado en la actual administración federal encabezada por Andrés Manuel López Obrador, por lo que las organizaciones internacionales solicitaron acciones integrales tanto del gobierno federal como de las estatales y municipales para atender la violencia contra los profesionales de la información.

Continue Reading

Justicia pendiente

Diputada de Morena pide intervención de Encinas para atender violaciones de derechos humanos del gobierno de Barbosa

Published

on

La diputada federal del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Inés Parra Juárez, pidió la intervención del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, para que atienda las constantes violaciones de derechos humanos que se han cometido contra diferentes ciudadanos por parte del gobierno de Puebla, encabezado por Miguel Barbosa.

La legisladora federal dijo que la Fiscalía General de Justicia del Estado de Puebla ha integrado carpetas de investigación de forma inquisitoria contra los habitantes del municipio de Zinacantepec, debido a que actúa a modo a favor de los intereses del mandatario estatal.

De acuerdo con la representante popular, la fiscalía estatal de Puebla funciona también para los intereses caciquiles de los familiares del gobernador de extracción morenista, pues se han acusado a los ciudadanos de delitos que no cometieron, por lo que también han ejercido violencia política de género.

Agregó que la policía estatal ha agredido a los ciudadanos que se manifestaron la semana pasada en la explanada de Zinacantepec, en donde resultaron heridas ocho personas, mientras que la fiscalía sigue recibiendo órdenes de Barbosa para ejercer procedimientos penales contra los manifestantes a quienes no les reconocen los derechos humanos establecidos en la Constitución Política Mexicana.

Asimismo, pidieron la intervención de forma contundente por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), debido a que también ha sido agredida de forma mediática por defender a los habitantes de Zinacantepec e incluso ha sido acusada de ser la incitadora de la violencia en la Sierra Negra.

Recordó que fueron los diputados locales de Puebla los que aprobaron el impuesto al alumbrado público para los habitantes de Zinacantepec sin tomar en cuenta las necesidades de los pobladores de la región, por lo que también el alcalde Miguel Huerta ha actuado en contubernio con su primo, el gobernador de Puebla.

Además, pidió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que vigile el desempeño de Barbosa, pues aseguró que ha actuado de forma contraria a los intereses de la denominada cuarta transformación violando permanentemente los derechos humanos de los ciudadanos para permitir prácticas caciquiles.

Continue Reading

Justicia pendiente

Luis Echeverría, el último súper presidente del priismo que sigue en la impunidad

Published

on

Este día cumple 100 años de edad el expresidente de México, Luis Echeverría Álvarez, quien entre 1970 y 1976 fue el hombre más poderoso del país como representante del súper presidencialismo mexicano y cuyas acciones que derivaron en las muertes de miles de personas en la denominada guerra sucia en la década de los setenta.

Luis Echeverría nació el 17 de enero de 1922 y en 1946 ingresó a las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en donde escaló diferentes posiciones siendo secretario del presidente del partido, así como secretario de Rodolfo Sánchez Taboada hasta convertirse en el oficial mayor de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Se graduó como licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y en 1958 fue designado subsecretario de Gobernación y debido a su cercanía con Gustavo Díaz Ordaz fue incluido en su gabinete en la presidencia de la República ocupando la titularidad de la Secretaría de Gobernación (Segob) en 1964.

Durante ese periodo fue la mano derecha de Díaz Ordaz y señalado por permitir la operación de la CIA en México, además de vigilar y perseguir a los opositores del régimen, por lo que defendió al entonces mandatario federal por la matanza de estudiantes en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968.

Debido a su cercanía con Díaz Ordaz fue elegido como candidato a la presidencia por el entonces partido oficial y ocupó la primera magistratura del país entre 1970 y 1976, desatando la denominada guerra secreta contra las guerrillas y la Liga de 23 de septiembre.

En su gestión se cometieron diferentes abusos y violaciones a los derechos humanos como la matanza conocida como “El Halconazo” en 1971, además de que fueron asesinados los guerrilleros Lucio Cabañas y Genaro Vázquez, así como el secuestro del empresario regiomontano Eugenio Garza Sada.

El manejo de la política económica del gobierno de Echeverría provocó el fin del periodo conocido como “el milagro mexicano”, debido a que hubo un mayor gasto público y su gobierno se caracterizó por un populismo que coqueteó con los gobiernos socialistas en América Latina.

También prohibió los movimientos juveniles y los conciertos de música rock, aunado a que inició un golpe a la prensa crítica, que en ese momento era encabezada por Julio Scherer en Excélsior y que derivó en su salida.

Aunque pretendía convertirse en secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) al terminar su gestión, la economía cayó y la inseguridad incrementó, por lo que su carrera política terminó.

Desde entonces, diferentes organizaciones civiles se pronunciaron a favor de iniciar un juicio en contra de Echeverría por su responsabilidad en la matanza de Tlaltelolco, el Halconazo, la desaparición y asesinato de personas en la guerra sucia, así como por ser informante de la CIA, sin embargo, ninguna de las acusaciones prosperó y la periodicidad de los crímenes feneció, por lo que se mantendrá en la impunidad de forma indefinida.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: