Connect with us

Asia

Gaza: death and hope are always near

Children in Gaza living in violence tolerated by the world

Published

on

A Palestinian boy recovers a toy in the debris of a destroyed home following an Israeli air strike in Gaza Photo: APA/Nov 19, 2012

By Rami Almeghari

Today I woke up, like everyone else in Gaza, to a new day of Israeli attacks on our tiny coastal territory.

I put a cup of coffee on the window sill and lit a cigarette. My children Aseel, Munir, Nadine and Muhammad, their cousin, Rawan, 12, and my wife were all still sleeping in the living room of our home in Maghazi refugee camp in central Gaza. It feels safer to us than the bedrooms that overlook the street.

“Sleeping in the living room is hard on me, especially since we sleep on mats instead of beds,” my wife, Umm Munir, told me the night before. It’s especially hard for her as she lives with spinal cancer for which she’s been treated over many long years on arduous trips to Cairo. “I’ve been feeling tired, and so are the children. I’m thinking that we should sleep on the bed,” she said. I knew what she meant as I too have been feeling the exhaustion of working under the relentless Israeli attacks.

I sipped my coffee and smoked my cigarette as the children and my wife were getting up.

“Why do you insist on sleeping here with us, my niece,” I said to Rawan on the first night of the airstrikes. “No one is safe, my dear, so maybe you had better go upstairs and be with your sisters and brother and your parents?”

“Uncle, I am afraid than an airstrike could hit our home, especially because it has a cement roof,” Rawan, whose family lives in the upstairs apartment, replied. “I want to say here,” she asserted, and since then she has spent every night on the floor with us.

Rawan knows — because she sees the TV that is kept alight in our home with a generator — that entire families have been buried in their homes, bombed by Israel, over the past week.

But she did not have to see that on TV this morning. As the family woke up, pillars of smoke climbed into the sky right next to our home, the result of new airstrikes by Israeli jets.

Instead of saying “good morning dad,” the children rushed to the window to watch the smoke go up. This time, the Israelis had bombed a field, on the Abu Midain family farm between Maghazi and al-Bureij refugee camps.

Another day of strikes

So our new day was one more day of Israeli airstrikes, but now closer to home. And though most people stay indoors, seeking safety — schools and most business are closed — I have managed to maintain my responsibility as a journalist, reporting from occupied Gaza Strip.

But it seemed to me that on this day the message of the Israeli bombs was that my only responsibility should be as a father taking care of his children. So instead of going out to report, I stayed home to give more comfort to my family.

Since early this morning we counted more than ten loud Israeli airstrikes nearby. At one point I went out of the house to see some young men and children watching the pillars of smoke. Abruptly, one more big air strike ripped through overhead and myself and many others in the street near my home rushed for safety. I huddled in the corner of my brother’s grocery store for safety.

“Hey, why did you run,” one young neighbor, a man of about 20, challenged. “We need to take care, and not allow them to kills us wantonly.” The young man seemed fatalistic. “Any of us could be martyrs,” he said, even though all of us were civilians. There really is no safe place to go.

For children in Gaza, including mine, there has been no school for a week. My son Munir, 13, started to take private maths lessons recently, after I was disappointed with his performance in that subject. “Now maybe he’ll be unable to concentrate even in his stronger subjects like Arabic,” I thought to myself as an airstrike boomed in the background. These are the worries that parents in Gaza have.

“Aseel, I have just come back from school and we had a great gym class. Hurry up, it’s time to go school,” Munir teased his 11-year old sister. I was amazed that my children, like tens of thousands of others in the territory, have definitely missed their school desks.

Since early this morning, I also thought about what I could do to continue reporting. How could I go out and move around to find a new story to report on under the devastating bombing? I felt concerned and worried in a way that I had not felt since the Israeli assault started. I felt death was near. And the truth is, it is always near.

252 children death victims of the bombs Photo: internet

Gaza’s children

Today, by the way, is International Children’s Day. The Palestinian children of Gaza, like mine, are held hostage inside their homes or near their homes, many in the dark, while, I imagine, other children around the world must have heard some nice music, watched a cartoon or attended a special children’s show. Or they might just have been playing outdoors, something so simple that is unthinkable for Gaza’s children today.

The sky above Gaza’s children is filled with smoke from the bombs and the televisions — when they work — are filled with pictures of children just like them, but injured and dead.

“Two bombs dad, two bombs,” my six-year-old son Muhammad exclaimed with fright, while a neighbor fixed my generator that had chosen today to break down. Let’s hope tomorrow morning starts a little brighter for everyone in Gaza.

 

*Rami Almeghari is a journalist and university lecturer based in the Gaza Strip.

Source: The Electronic Intifada

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Asia

Nuevo ataque de Israel al aeropuerto Internacional de Damasco, Siria

Published

on

By

Damasco aeropuerto ataque Israel

Israel ha vuelto a bombardear el Aeropuerto Internacional de Damasco, la capital de Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en el Reino Unido, Israel golpeó un almacén en el complejo del aeropuerto que pertenece a combatientes respaldados por Irán, aliados del presidente sirio Bashar al-Assad, donde murieron cinco soldados sirios y dos guerrilleros de grupos respaldados por Irán.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) revelaron recientemente que el ataque israelí al Aeropuerto Internacional de Damasco que tuvo lugar en junio impidió durante dos semanas que la ONU enviara ayuda humanitaria a Siria.

Te puede interesar: Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

En los últimos años, Israel ha llevado a cabo cientos de ataques dentro de Siria, incluidos múltiples ataques contra aeropuertos. En junio pasado, los ataques aéreos de Israel pusieron temporalmente fuera de servicio el Aeropuerto Internacional de Damasco.

“El ataque es una advertencia para Irán en la medida en que busca demostrar que Tel Aviv continuará resistiendo la imposición de la nueva dinámica política del acuerdo nuclear a pesar de Washington”, dijo Hamdi.

También es “una advertencia a al-Assad de que habrá consecuencias para la infraestructura de Siria si se utiliza para facilitar el afianzamiento anticipado del alcance de Irán que se espera que provoque el acuerdo nuclear”, concluyó.

Te puede interesar: Séptimo aniversario de la guerra en Siria: sexo por ayuda humanitaria

 

Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

La amnistía para delitos de «terrorismo» decretada hace 40 días por el presidente sirio, Bachar al Asad, se ha traducido en la liberación de menos de 1.200 detenidos y el proceso se ha ralentizado fuertemente en las últimas semanas, denunció este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“El ritmo de la puesta en libertad de detenidos ha disminuido notablemente desde mediados de mayo, a pesar de las promesas de liberar a miles de detenidos, lo que causó una gran decepción entre las familias de los detenidos y desaparecidos forzosos en las cárceles del régimen”, indicó la ONG en un comunicado.

 

Continue Reading

Asia

Asesinatos y secuestros hacen temer regreso de talibanes al norte de Pakistán

Published

on

By

Los secuestros y amenazas hacen temer el regreso de los talibanes a Pakistán

Por Ashfaq Yusufzai/IPS

PESHAWAR, Pakistán – El asesinato de ocho personas por el proscrito Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) el 13 de septiembre han avivado el temor de una nueva ola de terrorismo en el distrito de Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, que comparte una larga frontera con Afganistán, en el noroeste del país.

El TTP reivindicó su autoría en el último atentado contra un vehículo con un artefacto explosivo casero. Un antiguo miembro del comité de paz en la provincia, Idrees Khan, y dos policías fueron algunas de las víctimas del atentado.

El mismo día, siete empleados de una empresa internacional de telefonía móvil fueron presuntamente secuestrados en Swat por militantes del TTP que habrían exigido un rescate de 10 millones de rupias (unos 42 400 dólares estadounidenses).

Murad Saeed, exministro federal paquistaní y actual legislador de Swat, dijo que ha liderado una campaña para que los gobiernos provincial y nacional frenen a los militantes antes de que se establezcan y se repita la situación de 2007, cuando el grupo mató a soldados, cantantes y opositores. Sin embargo, todas sus peticiones han caído en saco roto, aseguró.

“Los talibanes están enviando cartas amenazantes a la gente para extorsionarla… Secuestran a la gente para pedir un rescate», afirmó en Peshawar, la capital de la provincia.

No te pierds: ONU, en las tareas de rescate por el terremoto de Afganistán con más de mil muertos y 1600 heridos

Añadió que los residentes marcharían a la capital de este país del sur de Asia, Islamabad, si la situación no cambia. Necesitamos paz y prosperidad y queremos que las agencias de seguridad detengan a los militantes del TTP.

La madre de Saeed sufrió graves heridas cuando los talibanes dispararon un cohete contra su casa en 2008. Dijo que los residentes en Swat querían una operación militar para limpiar la zona de terroristas y advirtió de la reacción pública si estos actos de los milicianos talibán no se detienen.

“La gente quiere la paz a toda costa. Estamos unidos contra la milicia (del TTP). No se permitirá que nadie perturbe la paz en la zona», dijo.

El distrito de Swat, que acoge el valle del mismo nombre, es el más extenso de la provincia, con 5337 kilómetros cuadrados, más de 2,5 millones de habitantes y Saidu Shari como su capital. Entre 2007 y 2010 fue gobernado ilegalmente por el TTP, que aglutinó a varios grupos armados tribales con la intención de imponer un Estado islámico en Pakistán.

Solo una operación militar a gran escala permitió desalojarlos de su bastión en el valle de Swat.

No te pierdas: El drama afgano

Khyber Pakhtunkhwa, también conocida en castellano como Jaiber Pastunjuá, es una de las cuatro provincias de Pakistán y comparte una larga frontera con Afganistán, país asolado por la violencia y que desde agosto de 2021 volvió a estar en manos de los talibanes, tras la retirada de las fuerzas de Estados Unidos y otros países occidentales después de una ocupación y presencia de 20 años.

Con el retorno de los talibanes al vecino Afganistán, los milicianos talibanes locales comenzaron a aparecer de nuevo en Swat y otras zonas fronterizas.

El 10 de agosto, los talibanes capturaron a dos oficiales, uno del ejército y otro de la policía, en las montañas cercanas de Swat y publicaron vídeos con ellos. Más tarde, ambos fueron liberados después de que un comité de ancianos local se reuniera con los milicianos talibanes.

El incidente provocó una ola de miedo entre los residentes, que recuerdan las acciones terroristas del TTP en el pasado.

“Tenemos la amarga experiencia de la milicia cuando personal de seguridad, cantantes, líderes políticos y miembros de la sociedad civil fueron ejecutados en el principal bazar de Swat. Los milicianos talibanes prohibieron el trabajo a las doctoras, enfermeras y maestras», recordó uno de esos residentes, Shafiq Khan.

El 12 de agosto, decenas de personas organizaron protestas en las calles de Saidu Sharif y otros centros urbanos del distrito contra el resurgimiento del TTP.

“No permitiremos que nadie sabotee la paz que tanto ha costado conseguir en la región», dijo Shafiq, un estudiante universitario.

El mismo día, la policía de Khyber Pakhtunkhwa admitió la aparición de “malhechores” en algunas zonas montañosas de Swat, pero dijo que estaba preparada para hacer frente a la situación.

“Algunos miembros de los talibanes, que estaban en Afganistán, han llegado a Swat, pero la situación está bajo control”, dijo la policía en un comunidado.

El ex primer ministro Imran Khan, cuyo partido Pakistan Tehreek Insaf gobierna Khyber Pakhtunkhwa, expresó su preocupación por la reaparición de los talibanes. En un discurso televisado, aseguró que los militantes estaban amenazando a los legisladores de su partido.

“Es una conspiración contra el gobierno de Khyber Pakhtunkhwa. Anteriormente, los talibanes atacaban a las fuerzas de seguridad y a los políticos por considerarlos proestadounidenses, pero este gobierno lleva mucho tiempo oponiéndose a que Pakistán se alíe con Estados Unidos contra el terrorismo; entonces, ¿por qué los talibanes atacan a este gobierno provincial?”, se preguntó.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Salimullah Shah, antiguo funcionario de educación en Swat, recuerda cómo los militantes prohibieron a las mujeres médicas, enfermeras y profesoras trabajar entre 2007 y 2010.

Maulvi Fazlullah dirigió a los talibanes en Swat en 2007 y posteriormente fue asesinado en un ataque con drones en Afganistán en junio de 2018.

Durante la ocupación del gobierno también prohibió la vacunación contra la polio, por lo que decenas de niños sufrieron parálisis. Las mujeres embarazadas y la educación de las niñas se vieron afectadas por la falta de médicos y profesores durante el gobierno ilegítimo del TTP.

Khan recordó que los talibanes prohibieron además a los varones afeitarse la barba y a las mujeres salir de casa sin estar acompañadas por un familiar masculino cercano.

“Teniendo en cuenta las actividades pasadas de los talibanes (en el distrito), la gente ha decidido bloquear su ingreso. Pronto, los milicianos huirán de la zona debido a la tremenda presión pública, especialmente a través de las plataformas de los medios sociales», dijo.

Muhammad Abdullah, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Peshawar, dijo que el gobierno guardaba silencio sobre el asunto. Sin embargo, la presión de las redes sociales se ha convertido en una fuerza vital para las protestas.

“Los vídeos que circulan por las redes sociales y que muestran la fuerte presencia de milicianos (talibanes) en Swat demuestran que es probable que la milicia regrese si no se toman medidas. Los milicianos quieren imponer su propia ley islámica, algo que la gente no permitirá», afirmó a IPS.

Insistió en que “la gente sigue recordando la crueldad de los talibanes en el pasado; ese fue el principal motivo de las fuertes protestas».

La paz llegó después de grandes sacrificios, con residentes deshonrados, desplazados y asesinados, recordó el profesor.

El portavoz del gobierno provincial de Khyber Pakhtunkhwa, Muhammad Ali Saif, dijo que se haría todo lo posible para garantizar la paz y prevenir el terrorismo.

“El gobierno está tomando medidas en colaboración con los organismos de seguridad para frenar a los malhechores y salvaguardar a los residentes», afirmó.

Sin embargo, el Servicio de Relaciones Públicas del Ejército de Pakistán rechazó la afirmación de que la llegada de talibanes armados a Swat estuviera desestabilizando la zona. Dijo que se ha observado la presencia de un «pequeño número de hombres armados en algunas cimas de las montañas entre los distritos de Swat y Dir», en lugares lejos de las áreas pobladas.

“Al parecer, estos individuos se han colado desde Afganistán para reasentarse en sus zonas de origen. Se está manteniendo una estrecha vigilancia sobre su limitada presencia y movimiento en las montañas”, aseguró el comunicado militar emitido el 13 de agosto.

No te pierdas: El Talibán recluta niños en Pakistán como atacantes suicidas

 

Según su texto, «todos los organismos encargados de hacer cumplir la ley han tomado las medidas necesarias para la seguridad de los habitantes de las zonas adyacentes. No se tolerará la presencia de militantes en ningún lugar y se hará uso de toda la fuerza si es necesario».

La Swat Qaumi Jirga celebró una reunión el 17 de agosto para abordar los recientes acontecimientos en la zona.

El analista Abdur Rehman, de la Universidad Abdul Wali Khan de Mardan, una ciudad de la provincia, dijo que tras el retorno al poder de los talibanes en el vecino Afganistán, los talibanes nativos de Swat querían reafirmar su gobierno ilegítimo en su tierra, Sin embargo, “la indignación de la población no les permitió cumplir sus ambiciones”, aseguró.

La gente, planteó, no ha olvidado los días en que los talibanes mataban abiertamente a sus oponentes en los mercados. Entre otras atrocidades, “Swat fue testigo de la ejecución de bailarines y cantantes, lo que obligó a los que sobrevivieron al ataque a huir de la zona”, recordó.

***

Fuente: (ipsnoticias.net)

 

Continue Reading

Asia

Mijaíl Gorbachov, ex presidente de la URSS, muere a los 91 años y se le niega funeral de Estado

Published

on

By

Rusia le negó el funeral de estado a Gorbachov y criticó que se acercara a los países de occidente

MOSCÚ — Tras el fallecimiento del expresidente soviético Mijaíl Gorbachov ayer en Moscú a la edad de 91 años, el gobierno de Rusia le negó un funeral de Estado.

Gorbachov lideró la Unión Soviética desde 1985 hasta su disolución en 1991 y fue ampliamente reconocido por derribar «la cortina hierro», ayudar a poner fin a la Guerra Fría y a reducir el riesgo de una guerra nuclear al firmar acuerdos sobre armas nucleares claves con Estados Unidos, incluido el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio. En 1990, Gorbachov ganó el Premio Nobel de la Paz. El 25 de diciembre de 1991, anunció su renuncia pocos días antes de la disolución de la Unión Soviética.

Te puede interesar: Ataques de Rusia a la ciudad ucraniana de Járkov dejan doce muertos y decenas de heridos

El Hospital Clínico Central dijo en un comunicado que Gorbachov murió después de una larga enfermedad. No se dieron a conocer más detalles. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo en un comunicado difundido por las agencias de noticias rusas que el presidente ruso, Vladimir Putin, ofreció sus condolencias por la muerte de Gorbachov y que enviaría un telegrama oficial a la familia de Gorbachov por la mañana, y negó el funeral de Estado.

La autoridad de Gorbachov quedó socavada por un intento golpista en su contra en agosto de 1991, y pasó sus últimos meses en el cargo viendo cómo una república tras otra declaraban su independencia, hasta que finalmente renunció el 25 de diciembre de 1991.

En Moscú, un alto portavoz del Kremlin describió a Gorbachov como una persona extraordinaria, pero dijo que su romanticismo sobre el acercamiento con Occidente no tenía justificación. El presidente Putin, calificó la disolución de la Unión Soviética en 1991 como la “mayor catástrofe geopolítica” del siglo XX.

Lee más: Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

El secretario general de la ONU, António Guterres, señaló por su parte que “Mijaíl Gorbachov fue un estadista único que cambió el curso de la historia. El mundo ha perdido a un destacado líder mundial, un multilateralista comprometido y un incansable defensor de la paz”.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: