Connect with us

García Luna, Snowden y la Vigilancia Permanente

Genaro García Luna y su fábrica de culpables fabricados tildados de narcotraficantes y secuestradores

Tomas Borges

Published

on

“Las herramientas del poder nunca servirán para desmantelarlo”
Marta Peirano

Tomás Borges

Cuando George Orwell nos advertía en su narrativa distópica de “1984”, sobre los peligros de la vigilancia permanente por parte de los gobiernos, se hablaba de un futuro que no sólo nos alcanzó, sino que ya sin duda nos rebasó.

Edward Snowden en su libro “Vigilancia permanente” (Planeta, 2019), nos cuenta cómo todos los humanos tenemos algo de voyerista, como nos gusta espiar o stalkear las conversaciones ajenas, y más sí son de nuestra pareja.

Pese a que todos tenemos algo de fisgones, Snowden nos alerta sobre el peligro del espionaje de las agencias gubernamentales quienes, con un simple teclado, pueden husmear sobre nuestros gustos y preferencias, al grado que las máquinas y software ya superan al hombre, su creador en el arte de detectar patrones, y en base de algoritmos, predecir nuestras acciones en la red.

Snowden nos cuenta como las dos décadas posteriores al 11-S, “han sido una letanía de destrucción estadounidense, con la promulgación de políticas secretas, leyes secretas, tribunales secretos y guerras secretas”, todo en aras de un interés nacional, que no es sino al más puro estilo marxista, el interés de la clase gobernante.

Gracias a los algoritmos y programas, las agencias y gobiernos ya pueden saber tus secretos más íntimos (como que páginas pornográficas visitas y con qué frecuencia), ya que cuando navegamos en internet, lo hacemos a sabiendas de que lo que expresamos, no lo estamos haciendo cara a cara, sino en la intimidad de nuestro hogar, aunque algunas veces utilizamos seudónimos o avatares, que nos dan un halo de anonimato, para nuestros seguidores o detractores en las redes sociales, más no para los programas de los gobiernos, que en la nube graban hasta el más mínimo desliz en el teclado.

En las redes sociales, decimos lo que queremos, rayando en el insulto y lo insulso, sin saber que los gobiernos pueden usar hasta lo que borramos en la web (lo cual jamás desaparece en realidad) en nuestra contra, cuando para los gobiernos nos convirtamos en objetivos prioritarios.

Los rastros que dejamos en nuestras navegaciones, son gracias a nuestros metadatos, que “pueden decirle a quien nos vigila prácticamente todo lo que quiera o necesite saber de nosotros, salvo lo que está pasando de verdad en nuestra cabeza” (Snowden, Op.Cit).

Sí Snowden nos advierte de los peligros de la vigilancia de los gobiernos, quienes so pretexto de velar por el interés nacional atentan contra nuestra privacidad y libertad, Marta Peirano nos advierte del peligro de la manipulación no sólo de los gobiernos, sino de las grandes corporaciones, como Facebook, Amazon y Google, quienes son los que dirigen y conocen nuestros gustos y preferencias.

En su libro “El enemigo conoce el sistema” (Debate, 2019), la investigadora ibérica nos cuenta cómo funciona un sistema donde las “Fake News”, “diseñadas para indignar”, hacen que la ficción sea más lucrativa que la verdad y que la falsedad sea la ironía de las redes sociales, haciendo que corporativos como Cambridge Analytica (la cual utilizaba los datos de Facebook para segmentar a la población, manipulaban al electorado en beneficio de la campaña de Peña Nieto en el caso mexicano), logren cambiar el curso de las elecciones, como también sucedió en Estados Unidos con Donald Trump.

No hay que olvidar que las emociones están más que latentes en las redes sociales, y “la ira, el odio y la venganza son emociones que producen engagement, la levadura que hace crecer la viralidad” (Peirano, Op.Cit.), lo cual lo saben los gobiernos y la oposición, quienes crean colectivos como Tumbaburros que sólo buscan magnificar los errores de la actual administración, sabedores de que en la guerra, como en el amor, todo se vale.

Sirva lo anterior como preludio para ver el peligro no sólo de las instituciones y corporaciones sino de personas como Genaro García Luna, logren acumular poder, haciendo que su presencia sea como un cáncer, lo que nos llevaría al debate de ver hasta qué punto es importante que los titulares de las agencias de espionaje, tengan tanta autonomía y opacidad, como para que ellos y sus acólitos, se crean más que indispensables.

Casos como el de García Luna sobran en los anaqueles de la historia, viniéndome a la memoria el de Félix Dzerzhinski, quien en la Rusia revolucionaria, so pretexto de identificar a los saboteadores del gobierno de los soviets, creo la temible Checa, la cual devengó en la terrible KGB.

También está el caso de Joseph Fouché, el francés que sobrevivió todos los regímenes existentes tras la revolución francesa, y quien bajo el gobierno de Napoleón estableció un sistema de espionaje eficaz, la Sureté Générale, la cual promulgaba que “Un líder tiene el derecho de ser golpeado, pero jamás sorprendido”, teniendo en su nómina a todos los delincuentes y prostitutas de Francia, principio que rigen la norma de todos los gobiernos en la actualidad.

En el caso de Genaro García Luna, quien logró acumular tanto poder, como para quitarse de encima a sus rivales políticos y detractores, al enlodarlos como al Comisario Herrera Valles o realizar montajes como el que realizo con la llamada Banda del Zodiaco, hasta televisivos como la serie El Equipo, donde buscó darle un lustre de ética y heroísmo a la Policía Federal (PF), ponen en manifiesto el peligro no sólo de los gobiernos y de las agencias, sino de los personajes encargados por velar por la seguridad, que utilizan los mecanismos que les dota el Estado, para su propio beneficio y enriquecimiento.

En el caso de García Luna, además de dejar una estela de muerte y corrupción, dejo en áreas estratégicas a su gente de confianza, quienes operan como células durmientes, en espera de instrucciones, y quienes son los instigadores de las protestas de Federales desafectos a su incorporación a la Guardia Nacional.

Gente anquilosada como Maribel Cervantes Guerrero, exComisionada y cercana a García Luna en el Estado de México, una de las entidades con mayor número de feminicidios en el país, o Puebla, donde estuvo Facundo Rosas Rosas, en cuya gestión el fenómeno del huachicoleo creció de una manera exponencial, personajes citados, por ser los más representativos, aunque me atrevo a afirmar, sin temor a equivocarme, que no existe ninguna institución relacionada con la seguridad o el espionaje, que no tenga a una persona ligada a García Luna.

Es por lo anterior, que se deben de crear los mecanismos institucionales y legales para que los encargados de la seguridad nacional y de las políticas policiales, no sirvan a un partido o personaje, sino a un país y que al igual que los titulares del INE y de la CNDH , sean propuesto por el senado y bajo el escrutinio público, para evitar que personajes siniestros como García Luna, que de ser un funcionario honesto, al ver el poder que tenía bajo sus manos, termino devorado por el monstro de la corrupción y la impunidad.

García Luna llegó a tener tanto poder, que llegó a integrar organizaciones civiles a modo, como SOS Alto al secuestro (de la ya tan cuestionada Isabel Miranda) y Ciudadanos por una causa común (de María Elena Morera Mitre, vinculada con García Luna, quien incluso metió a laborar a un familiar de ella a la Policía Federal), las cuales además de recibir prebendas del otrora secretario, validaban las acciones de éste, a tal grado que Morera Mitre llegó a ser tildada como la “Madrina de los AFI”.

La corrupción y la opacidad con la que se manejaba Genaro, quien incluso impedía que se abrieran expedientes y se indagaran sus acciones por ser considerados como de Interés Nacional, crearon un Frankenstein, que cuando empezaron los cuestionamientos en torno al secretario al terminar la administración de su protector, Felipe Calderón, tuvo un exilio dorado en Miami, Florida, donde siguió operando en el gobierno de Peña Nieto y en los estados donde tiene incrustada a su gente, quienes todavía le informaban al exsecretario.

Con su empresa GLAC, Genaro quiso emular a Cambridge Analytica y seguir vendiendo asesorías y panoramas por medio de un algoritmo de “su invención”, que hacía análisis predictivos, similar a los que tienen a su servicio las empresas Google y Youtube para saber tus gustos y preferencias.

La megalomanía del secretario es tal que registró el algoritmo como algo innovador, cuando ya empresas como las antes citadas lo utilizan, sólo que el gigante Amazon lo tiene al servicio del Pentágono por 10 años, y García Luna el suyo lo tenía al servicio de sus clientes, que requerían de sus servicios de consultoría, lo que infiere que seguía manipulando la seguridad pública con los resultados por todos conocidos, lo que reafirma la idea de que la seguridad es un negocio, como lo he manifestado entregas anteriores.

Cabe destacar que la empresa y los insumos fueron creados con dinero del erario que el secretario desvió de acuerdo a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), la cual está indagando las transacciones millonarias que se le dieron al exsecretario aún en tiempos de Enrique Peña Nieto, quien incluso llegó a cobijar a los funcionarios ligados con García Luna, quienes muchos siguen teniendo gente e intereses en los aparatos de seguridad y justicia de la nación.

La caja de Pandora se abrió y el hedor comienza a contaminar a muchas personas que antes presumían su cercanía, como el exComisionado Ardelio Vargas Fosado y ex titular de Seguridad Pública en Puebla, quien lo llegó a tildar de “Cuate”.

En espera de que se haga justicia y que todos los premios y canonjías que otorgó el defenestrado, se revalúen, y que todos los casos de personas tildadas de narcos y secuestradores, vuelvan a revisarse y verificar que las detenciones que García Luna y compañía, vendían como tiburones, no sólo eran charales, sino en su mayoría inocentes, los cuales, en complicidad con Marisela Morales, utilizaban la SIEDO para enlodar y encerrar inocentes desafectos al régimen.

Pese a que Felipe Calderón hoy declare desconocimiento y los encumbrados de entonces apelen a vendettas políticas, les recuerdo la frase de Desmond Tutu, quien dijo; “Si permaneces neutral en una situación injusta entonces estás del lado del opresor”, concluyendo con la frase de un maestro, que llegó a decir “La verdad os hará libres” y hoy la verdad, pese a ser algo asintótico, está comenzando a brillar, después de una noche oscura y larga, plagada de injusticias.

@borgestom

Continue Reading
2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

Director de Cefereso de Michoacán tortura, amenaza y viola derechos humanos, denuncian internos

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

El director del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 17 de Michoacán, Julio César Pérez Álvarez, ha incurrido en constantes violaciones de derechos humanos hacia los presos del penal como la ausencia del servicio de agua potable, así como constantes torturas y amenazas sin haber sido sancionado por las autoridades federales.

Por medio de una misiva, George Khoury Layón, interno del penal federal acusado  falsamente del delito de homicidio calificado por Isabel Miranda de Wallace, denunció que el directivo ordenó que le arrojaran gas lacrimógeno, además de que ha incurrido en malos tratos y golpes constantes hacia su persona, así como enviarle un perro para quitarles sus tenis ortopédicos.

Por ello, pidió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que ordene a los comisionados federales que atiendan las irregularidades cometidas por Pérez Álvarez, ya que, enfatizó, existen 273 amparos en contra del director por la falta de agua potable, falta de atención médica, amenazas y torturas contra los internos.

De acuerdo con el reo, los amparos se encuentran radicados en los juzgados Quinto y Octavo de Uruapan, Michoacán, sin embargo, hasta el momento no han obtenido una respuesta satisfactoria y el director lo ha amenazado con negarle el suministro de sus medicamentos contra la lumbalgia que padece, así como retirarle los tenis ortopédicos que requiere para su postura en caso de no desistir de sus denuncias públicas.

Agregó que Julio César Pérez ha alegado que cuenta con el respaldo institucional, pues su familiares trabajan en la Federación y él es uno de los ex colaboradores de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) durante el gobierno de Felipe Calderón y preso en Estados Unidos por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa.

Asimismo, expresó que pueden contar con hasta 200 firmas de los presos que están en contra de las funciones de Pérez Álvarez, por lo que demandaron la intervención del presidente de México para que se frenen los abusos cometidos contra los internos del Cefereso de Michoacán.

 

 

Continue Reading

Arteleaks

Sara Sefchovich, ¿absurdo nivel Dios?

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

En rigor, ¿realmente alguien en su sano juicio se plantearía como un instrumento contundente para combatir o eliminar el flagelo del crimen organizado en su modalidad de narcotráfico el hecho de solicitar apoyo educacional o moral a las madres de los delincuentes? ¿Las progenitoras regañando a sus vástagos para que dejen el mal y se conviertan al bien?

La connotada escritora y periodista Elena Poniatowska en entrevista con Sara Sefchovich (1949), quien se ostenta como socióloga, escritora, historiadora, catedrática, investigadora, traductora, comentarista y conferencista,  y que además es autora de más de una docena de libros y diversos artículos en periódicos y revistas, toman como hilo conductor de la misma el leitmotiv de la última novela de Sefchovich, Demasiado odio: la importancia de las madres en su papel de correctoras de sus hijos delincuentes. No por nada el título de la conversación se llama “Sin la complicidad de las madres el narco bajaría” (La Jornada, 10/01/21). Y como aquí no se comenta la novela desde el punto de vista estético-literario, sino sobre el asunto central, quien esto escribe realizará lo propio.

Como bien se observa, estamos frente a dos intelectuales de nivel que deben de dominar el tema en cuestión. Y aquí nos dice la entrevistada los orígenes de su proposición:

“Publiqué una novela: Atrévete, propuesta hereje contra la violencia en México (2014), que se presentó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En ese libro yo hacía una propuesta a las madres de familia de bajarle la violencia en México diciéndole a sus hijos que si querían robar, robaran, pero no violaran, no mataran, no maltrataran (sic). Para escribirlo, viajé por todo México, me reuní con grupos de madres a quienes preguntaba cómo veían esta situación y pedirles que ayudaran; que su trabajo como madres era impedir que sus hijos entraran al mundo del narcotráfico. Para mi sorpresa, en todos los grupos con los que me reuní durante casi dos años encontré que las madres no estaban dispuestas a sacrificar los beneficios que reciben de la delincuencia aun a costa de que pueden encarcelar y hasta matar a sus hijos”. Y cabe añadir, por cierto, que esta situación no es el gran descubrimiento de Sefchovich, pues ya era conocido.

Y al percatarse que su exhorto caía en el vacío por parte de las jefas de familia, indica lo siguiente: “Incluso se lo escribí al presidente (Andrés Manuel) López Obrador. Él mismo pidió ayuda a las madres de familia y recuerdo que le dije: ‘Nos equivocamos, señor presidente, las madres no están dispuestas a ayudar’.” Y en efecto, es de todos conocido que el presidente de México hizo este llamado públicamente en más de una ocasión.

Por supuesto que es un fenómeno demostrado que ciertas familias han incursionado en el narcomenudeo. E incluso a un grado mayor. Recordemos a Delia Patricia Bustos Buendía, quien no sólo recibía de sus hijas y yernos enormes cantidades de dinero y enseres, sino que era ella misma quien lidereaba a la organización criminal que se denominó el Cártel de Neza, siendo ella la temible Ma Baker. Extendió su poder en buena parte del valle de México, a sangre y fuego. Puso en jaque a la extinta Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS), asesinando ministerios públicos federales e incluso a un alto funcionario de dicha dependencia, fiscalía perteneciente a la antigua Procuraduría General de la República (José Antonio Caporal, El cártel de Neza, 2012).

Evidentemente nos encontramos con un problema de orden multifactorial. Y todo indica, al parecer, que nuestra socióloga realizó su investigación de esa manera: vivió en Michoacán, Reynosa y en zonas de migrantes, donde abordaría “el deterioro del medio ambiente, el descuido, la ignorancia, la indiferencia, la corrupción… (Y) lo mismo me sucedió en otros países. Recorrí siete ciudades del mundo para hacer un paralelismo entre el narcotráfico y el terrorismo y también me encontré con madres de familia que solapan a sus hijos”. Y no obstante su amplio y diverso estudio llegó a la misma conclusión.

Inmutable, tropezándose una y otra vez con la complicidad materna, reitera: “Yo pensaba que las madres podían ayudar a que sus hijos aprendieran a vivir de otra manera, pero después de escribir adquirí la certeza de que no quieren cambiar… Ese es mi tema: la complicidad de las madres y la de los familiares. Estoy convencida que sin ella bajaría el narcotráfico y el terrorismo”.

No obstante, al final Sefchovich apunta sobre el origen de todo ello: “Las carencias rigen nuestro funcionamiento social. Cuando una familia descubre que puede vivir mejor, es lógico que acepte dádivas. No sólo en México, en todos los países hay narco”. Pero bajo la lógica simplista de la pobreza significaría que miles de mexicanos en situación de miseria todos serían narcomenudistas. Y esto no es así.

 Resulta francamente impensable que una académica como Sefchovich reduzca de manera absurda el grave asunto del narcotráfico a la complicidad de madres e hijos viviendo en la pobreza. Y que Poniatowska no la haya cuestionado en su enfoque al entrevistarla. Lamentablemente ya no hablamos de un binomio, como nos quiere indicar nuestra socióloga, sino de una unidad. Existen familias enteras que participan en el narcomenudeo, desde el abuelo hasta los nietos. Basta revisar la nota roja de cualquier periódico para comprobarlo.

 Por lo tanto, ningún llamado a la congruencia moral dirigido a las madres o familiares del narcomenudista va a funcionar de manera alguna. Existe tal descomposición social que hasta suben fotografías en redes sociales luciendo armas y dinero como parte de su inserción a un grupo criminal. No, en lo absoluto es una solución.

Continue Reading

Mundo

OMS estima que vacunación contra Covid-19 se concentra sólo en 10 países

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 95 por ciento de las vacunas aplicadas en el mundo se concentran sólo en 10 países, los cuales en su mayoría se ubican en Europa.

El organismo internacional lamentó que existe poca solidaridad de las naciones más ricas para permitir que los demás países también puedan aplicar de forma eficiente los programas de vacunación en sus respectivas poblaciones.

Los países con más vacunas aplicadas son Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá, por lo que la OMS pidió mayor solidaridad para que se apliquen a otras naciones que no cuentan con la misma riqueza.

Asimismo, enfatizó que en más de un mes se han vacunado a 28 millones de personas en el mundo, distribuidas en apenas 46 países, pero también advirtió que la nueva cepa viral localizada por primera vez en Reino Unido también se propagó por 25 naciones.

Sin embargo, la OMS es optimista con el comportamiento de la pandemia y aunque reconoció que durante este año continuará con presencia en el mundo, será más controlable, debido a la aplicación de la vacuna en la mayor parte del planeta.

México se ubica en el lugar 13 de los países con más vacunas aplicadas en el mundo, aunque muy rezagado con respecto a Estados Unidos que ha vacunado a más de 3 millones de personas en el último mes.

Continue Reading

Trending