Connect with us

Funcionarios usaron universidad de Hidalgo para obtener terrenos vinícolas en Baja California

Prestanombres y supuestas donaciones de ejidatarios en Baja California son parte del entramado de altos funcionarios de la UAEH para obtener terrenos vinícolas

Avatar

Published

on

A nombre de la UAEH, funcionarios recibieron la donación de 50 hectáreas para instalar un Centro de Investigación Enológico; el bien inmueble no figura en el patrimonio de la institución e incluso el actual director de la Preparatoria No. 1 ya figura como avecindado para poder ser un eventual prestanombres.

Por Emmanuel Ameth

PACHUCA, Hidalgo.- Humbeto Veras Godoy, entonces rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y hoy diputado local por MORENA, en el Congreso Estatal, así como Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato Universitario, ocuparon el nombre del Alma Máter para recibir la donación de un predio de 50 hectáreas en el municipio de Ensenada, Baja California.

Lo anterior, bajo promesa de invertir 300 millones de pesos para la instalación de un Centro de Investigación Enológico.

A cuatro años de la donación, ésta se hizo en “lo oscurito”, pues no figuró comunicación institucional sobre la operación por parte de la UAEH, y él mismo no forma parte del patrimonio universitario -según se puede consultar en la web de la institución-, además de presentar irregularidades conforme la Ley Agraria.

La prueba de que el movimiento efectivamente se formalizó y protocolizó es un comunicado oficial por parte de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) así como memorias periodísticas de la región, que son pocas para la envergadura del proyecto.

La UAEH como prestanombres

Desde el año 2010, emisarios de la UAEH iniciaron las gestiones para hacerse de un terreno en Emiliano Zapata (Francisco Zarco) en Ensenada, Baja California, mismo que tiene vista al Valle de Guadalupe, lugar donde convergen los cuatro centros vinícolas más importantes de México.

Fue hasta el 2 de julio de 2015, cuando la UABC y la UAEH protocolizaron un convenio de colaboración general para llevar a cabo labores de investigación, docencia, colaboración académica, desarrollo profesional, difusión de actividades culturales, artísticas, deportivas, sociales y de prestación de servicio social.

Posterior a la firma de este convenio, la institución facilitó otra aula para que el entonces rector de la UAEH, Humberto Augusto Veras Godoy, acompañado de Gerardo Sosa Castelán, presidente del Patronato Universitario, firmaran ante fedatario público la donación de un terreno de 50 hectáreas, con la intención de instalar un Centro de Investigación Enológico, el cual recibiría una inversión de 300 millones de pesos, además de aportar el expertise de la institución hidalguense.

La institución bajacaliforniana tuvo que emitir un comunicado de prensa aclaratorio pues en un principio, se había ventilado su participación en el Centro de investigación, mismo que desmintió.

Ese mismo día, comenzarían las irregularidades por parte de las autoridades universitarias que se apersonaron en dicha entidad federativa.

 

Las irregularidades de la donación del predio

En Inforural se dio cuenta de los asistentes al convenio, donde se dijo que estarían el gobernador Francisco Vega de Lamadrid- quien finalmente no se presentó-, el rector de la UABC Juan Manuel Ocegueda Hernández, el rector de la UAEH Humberto Augusto Veras Godoy, el presidente del patronato de la UAEH Gerardo Sosa Castelán, del secretario general de CODUC, Marco Antonio Ortiz Salas, el diputado federal Pedro Porras Pérez, el entonces presidente de la comisión de educación de la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados, Jorge de la Vega Membrillo, así como el presidente municipal de Ensenada, Gilberto Hirata Chico.

Foto: El Vigía

Veras Godoy, mencionó que la investigación estaría dirigida a la resolución de problemas planteados por los mismos productores de la región, como es el problema del agua y otros. También destacó que se buscará la generación de recursos con instituciones académicas y educativas para el uso de nuevas tecnologías, por lo que se ha planteado el proyecto para obtener presupuesto federal.

“Tenemos un equipo especializado en buscar la mejor del cultivo de la uva y los insumos que se requieren en la producción; sumaremos esfuerzos a desarrollar estrategias sustentables para el control de plagas y enfermedades en los viñedos”, explicó.

En cuanto circuló la información sobre la intromisión de la UAEH en Valle de Guadalupe, comenzaron a llover también las críticas que cuestionaban el supuesto expertise de la UAEH, toda vez que si bien cuenta con instalaciones de primer mundo en el ICAP por ejemplo, su experiencia en el área vinícola era prácticamente nula.

La Jornada de Baja California entrevistó a Eduardo Cota Osuna, secretario general en Baja California de la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (Coduc), y donante del terreno de 50 hectáreas en donde se dijo iba a ser construido el centro.

Allí también se hizo énfasis en la inversión de 300 millones de pesos en el Ejido Zapata al norte de Valle de Guadalupe, mismo que colinda con el viñedo de Luis Alberto Cetto (L.A. Cetto), quien pese a estar dispuesto a pagar sumas millonarias por el mismo predio, se decidió entregarlo a la UAEH.

Imagen: 4 Vientos

Es en este punto donde se hace evidente una de las irregularidades más importantes del movimiento realizado por las autoridades de la UAEH, pues como puede apreciarse, siempre permeó la opacidad sobre dicha donación: la institución no hizo comunicado oficial sobre la donación, el predio no forma parte de la infraestructura universitaria, no hay un responsable de su administración en directorio e incluso no figura el convenio con la UABC; oficialmente pues, no pertenece a la UAEH.

Las irregularidades de los actores

Lo primero que salta a la vista es la donación de Cota Osuna, no porque fuera aparentemente gratuita -que es inverosímil, pero posible- sino porque el movimiento habría violado la Ley Agraria al realizarse a un particular que no era ejidatario ni avecindado del predio.

Muchas de las irregularidades en dicha Ley se habrían pasado por alto -según narraron las fuentes-, aparentemente derivado de que Eduardo Cota Osuna actualmente funge como Comisionado para Baja California del Registro Agrario Nacional (RAN).

Foto: Eduardo Cota Osuna/Twitter

Pero no sólo serían 50 hectáreas las que estarían a disposición de la UAEH.

Según obran documentos en posesión de este medio ingresados por ejidatarios de Ensenada B.C., entre el 26 de abril de 2015 y el 13 de octubre de 2017, aparentemente siete ejidatarios donaron sus tierras a Cota Osuna, como se puede apreciar en la siguiente imagen:

Pero no dejan de aparecer irregularidades.

Porque de los dos certificados de tierras ejidales que tenía Cota Osuna, se sumaron los siete anteriores haciendo un total de 900 hectáreas; cabe señalar que una sola persona no puede tener más del 5% del total de las tierras ejidales, que en el predio en cuestión de 8 mil hectáreas, serían un máximo de 400; así pues, las excede por 500.

Se aprecia también inverosímil que siete personas hayan donado sus predios de manera gratuita cuando Cetto, por ejemplo, está dispuesto a entregar sumas millonarias por los mismos.

Llama también la atención que en los documentos sobre las donaciones, mismas que sólo requieren la firma de dos testigos y una notificación previa a familiares para que hagan uso de su derecho a exigirlas por entenderse estos bienes como un patrimonio para el sustento familiar, se aprecien firmas simples en la mayor parte de los documentos, esto es, la mera escritura de su nombre que además posee rasgos muy particulares que sugerirían, en apariencia, haber sido signados por la misma persona.

La operación “prestanombres”

Ejidatarios de Ensenada también mostraron su preocupación por la forma en la que se burla la Ley supuestamente para entregarlas a grupos poderosos, en este caso, al Grupo Universidad así como a un grupo de Veracruz que tiene por intención formalizar un proyecto piscícola.

En un principio se expidió una primera convocatoria en la que la falta de quórum -la mitad más uno de los ejidatarios-, permite realizar una segunda que se realiza con aquellos que se encuentren presentes. Prácticamente basta un acuerdo entre los tres máximos representantes del Comisariado Ejidal así como del titular del RAN para dar validez.

Dicha asamblea tuvo la intención de entregar constancia de avecindad a cuatro personajes, mismos que ya podrían ser sujetos a ser propietarios de ejidos conforme marca la Ley Agraria.

Los beneficiarios, que según los ejidatarios solamente tienen la función de ser prestanombres, son Daniel Alberto Sánchez Cabrera, actual director de la Preparatoria No. 1 de la UAEH; Marco Antonio Ortíz Salas, líder de la CODUC; Francisco Segoviano Trujillo, secretario de atención a productores de la CODUC; así como Héctor Lara Soria, expresidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Mexicali.

De Centro de Investigación de Enología a Desarrollo Turístico

El supuesto Centro de Investigación de Enología por el cual se hizo la primera donación de 50 hectáreas a la UAEH, que en realidad terminó en manos de particulares y sólo se usó a la institución como intermediaria, no vio la luz; pero ello no significa que el predio se encuentre ocioso.

Ejidatarios contactados por este medio señalaron que en el lugar, actualmente se construye un Restaurante así como una Cava; algunos incluso mencionan que en el corto plazo se edificará un hotel. Y es que el lugar goza de una vista privilegiada hacia los viñedos.

La vista que se tiene del lugar es por debajo del cerro, toda vez que para acceder -es propiedad privada- se han construido kilómetros de carretera para sortear la elevación, encontrándose un valle en la zona de arriba.

Lo anterior rememora la invitación al reconocido cineasta Francis Coppola, que de último minuto canceló su visita a la FUL UAEH, pues el mismo se había interesado en asistir a la UAEH en parte porque se le habría dicho que la universidad iba a ser una empresa certificadora y él posee una marca de vino.

La intención del cineasta pues, habría sido la de establecer relaciones para certificar su bebida e incluso producir en los ejidos que se le dijo estaban a nombre de la UAEH, en la zona más privilegiada del país para tener viñedos.

La misma UAEH comercializa un vino de Valle de Guadalupe, aunque no da mayores referencias sobre el mismo. También señalaron que habría un complejo inmobiliario donde se edificarían casas de campo para diversos personajes hidalguenses.

La UAEH actualmente tiene cuentas congeladas por parte de la UIF derivado de un presunto lavado de dinero, cuya suma asciende a más de 3 mil millones de pesos.

La UAEH también mantiene estrecha relación con la CODUC, quienes han estado presentes en diversos eventos del patronato de la UAEH.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Narcopolítica, corrupción y más de lo mismo

Ex funcionarios públicos de Hidalgo investigados por desvíos de 5 mil millones de pesos

Emmanuel Ameth

Published

on

  • El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y los Centros SCT de Guanajuato e Hidalgo son investigados por desvíos cercanos a los 5 mil millones de pesos, siendo aparentemente fraguados por los hidalguenses.

Por Emmanuel Ameth
EA Noticias

El exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto, el exalcalde de Tepeapulco Leoncio Pineda Godos, así como el exfuncionario Gerardo Salomón Bulos son investigados por su probable participación en los desvíos que provocaron daño a la Hacienda pública por un monto cercano a los 5 mil millones de pesos, lo que ha provocado que la Fiscalía General de la República y la Unidad de Investigación Financiera cumplimenten investigaciones emanadas de los documentos que obran en manos de la Auditoría Superior de la Federación.

En total, son 75 funcionarios investigados por desvíos que ascienden a más de 10 mil millones de pesos entre 2013 y 2018.

Sin embargo, más de la mitad del monto observado recae en instituciones que estuvieron a cargo de los tres personajes hidalguenses referidos, es decir, destacando entre los desvíos y malos manejos investigados.

Al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), mismo que estuvo encabezado por el exgobernador de Hidalgo Manuel Ángel Núñez Soto, le siguen la pista dos investigaciones: una por 4 mil 098 millones 311 mil 608 pesos y otra por 736 millones 133 mil 008.35 pesos.

El Centro SCT Hidalgo, mismo que estuvo encabezado por el exfuncionario cercano al exgobernador Miguel Ángel Osorio Chong, Gerardo Salomón Bulos, lo indagan por desvíos observados por la ASF que ascienden a 73 millones 812 mil 987.10 pesos.

En cuanto al Centro SCT Guanajuato, el mismo estuvo encabezado por José Leoncio Pineda Godos, ligado al exgobernador José Francisco Olvera Ruiz y las indagatorias son por desvíos de 45 millones 492 ml 643.20 pesos.

Entre los tres exfuncionarios hidalguenses se acumulan probables desvíos acreditados por la ASF del orden de los 4 mil 953 millones 750 mil 246.65 pesos, es decir, más de la mitad de todos los montos observados a toda la SCT durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Continue Reading

México de conciencia

Comisión del Senado aprueba la desaparición de fideicomisos

Avatar

Published

on

Por Ignacio García 

La comisión de Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República aprobó por mayoría el dictamen que avala la desaparición de 109 fideicomisos que previamente aprobó el pleno de la Cámara de Diputados federal, por lo que fue turnada a la Mesa Directiva.

Un día antes fue aprobada por la comisión de Hacienda del Senado de la República, aunque los legisladores federales de oposición pidieron que no se avalara la desaparición de los fideicomisos, ya que se pone en riesgo el apoyo a los científicos, deportistas y creadores culturales, así como la atención en desastres naturales.

El coordinador de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Monreal, operó para que los legisladores aliados como del Partido del Trabajo (PT) para que avalaran el dictamen que envió la Cámara de Diputados federal y así enviarlo a la Mesa Directiva para su votación con los 128 senadores.

Con seis votos a favor de Morena y cuatro del bloque opositor, fue aprobado el dictamen, aunque la senadora del PT, Nancy de la Sierra, votó en contra de la propuesta para extinguir los fideicomisos, ya que acusó que se pretende erradicar los apoyos a los más necesitados.

Asimismo, los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) también se opusieron para aprobar los fideicomisos, ya que se conformará como una manera de aprobar los proyectos de la denominada cuarta transformación.

Sin embargo, la senadora de Morena, Jesusa Rodríguez, afirmó que los fideicomisos con mecanismos opacos que únicamente pervierten los intereses de ciertos grupos y no se benefician a los científicos, deportistas ni artistas, por lo que ahora se destinarán de forma directa por parte de la Federación.

Continue Reading

Arteleaks

Jaime Sabines, un poeta menor

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

Hace veintiún años, un 19 de marzo de 1999, dejó de existir el poeta mexicano Jaime Sabines (1926-1999), tiempo suficiente para que este articulista se atreva a tocar el tema sin lastimar a las obnubiladas mentes de afamados intelectuales, cuyo escándalo genuflexante y plañidero de aquel entonces hubiera podido trocarse en flamígero, particularmente a todo aquel que cuestionara la figura del chiapaneco.

         Pero vayamos por partes. Sabines nace en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926, procreado por un libanés emigrado. Se desarrolla alternativamente en dicho Estado y en la ciudad de México. Ingresa en la carrera de Medicina, pero la abandona para posteriormente estudiar Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde logra concluir la licenciatura en Lengua y Literatura Española.

         Asimismo, hay que destacar su arribista labor política realizada. Para ello hay que apuntar que fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a 1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Todo lo cual bajo las siglas del antaño hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo que gobernó al país cerca de 70 años bajo opresión y nefandos ilícitos, con lo cual sobran explicaciones respecto a la estatura ético-política de nuestro autor.

         Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983, entre otros galardones recibidos, curiosamente todos de carácter local y no internacional. Y más aún, fue objeto del mayor elogio a nivel nacional (o del mayor vituperio, según se vea), cuando se le calificó como uno de los más importantes poetas del país del siglo XX, por quien fuera el presidente de México en aquella época, el priísta Ernesto Zedillo, uno más de los corruptos expresidentes que posiblemente sean juzgados por el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

         Así pues, entremos en materia. Para ello hay que subrayar que nadie podrá negar esa especie de espíritu paisanil que han detentado sobre todo algunos críticos literarios en cuanto abordan a ciertos escritores de valía aldeana. Juan Rulfo, Rosario Castellanos y otros más de esa índole se han visto ensalzados una y otra vez sin que se pruebe en su favor una pizca de calidad universal en sus obras.

          Autores como el que nos ocupa soslayan las facultades reflexivas de sus lectores para buscar con sus textos, única y exclusivamente, las reacciones emotivas más primarias de estos, dentro de un marco ajeno a la más elemental universalidad humana; no se procura que piensen, sino que sólo sientan y se regodeen en ese sentir estrecho y enajenante, banal.

         Castellanos y Rulfo, por ejemplo, con su indigenismo a ultranza —en donde el sustento maniqueo hizo de las suyas—, erigieron al indio en el personaje pobrecito pero bueno de historias desalmadas. O el propio Sabines con sus seudo versos a “Julito”, respecto a una anécdota familiar por demás intrascendente: “No se dice tota, se dice Coca-Cola”; con lo cual quiso decir algo profundo, deseo suponer, ¿o no?

         Mejor aún, el priísta Sabines ha subyugado a sus miles de fanáticos en virtud de que elimina de sus poemas todo indicio de tensión interpretativa. Es decir: hace a un lado el carácter multívoco del discurso poético (que admite varias lecturas); el cual es intrínseco del arte literario en sí. Amén de que su prosaísmo, por cierto, no guarda relación alguna con el lirismo incuestionable que llega a presentarse en el género narrativo con otros autores, en efecto.

         Al eliminar dicha multivocidad cancelará la capacidad reflexiva del lector; hecho que se hace necesario para estimular el plano afectivo-emocional de aquél. Con ello cristalizaría su objetivo: narcotizar al sujeto lector; pues nunca buscó despertar la conciencia crítica del individuo sobre sí mismo o acerca de su entorno, cual poeta menor.

         Comparemos las diferencias en los siguientes fragmentos, cuyo tema es el mismo en ambos: la oquedad ontológica, que otros prefieren denominar vacío existencial, con el fin de ilustrar con mayor claridad las aseveraciones ya referidas.

         Dice Sabines en su poema titulado “A estas horas aquí”:

Yo lo que quiero es que pase algo,

que muera de veras

o que de veras esté fastidiado,

o cuando menos que se caiga el techo

de mi casa un rato.

   En oposición, veamos al premio Nobel de Literatura Octavio Paz –siervo del PRI-Gobierno de manera explícita y un colérico anticomunista– con su poema “La caída”.

         Escribe Paz:

Me dejan tacto y ojos sólo niebla,

niebla de mí, mentira y espejismo:

¿qué soy, sino la sima en que me abismo,

y qué, si no el no ser, lo que me puebla?

    Evidentes las diferencias, ¿verdad? En conclusión, si no se modifica radicalmente esa óptica acrítica y autocomplaciente (sobre todo si el escritor se muestra incapaz de romper con localismos estériles o cursilerías intimistas de orden sensiblero) por parte de los estudiosos exquisitos, nuestra literatura continuará patética y ridícula. ¿No cree usted?

Continue Reading

Trending