Connect with us

Arteleaks

Feminicidios de Juárez representados como performance en Madrid

La actriz mexicana Lorena Wolffer representa una autopsia de un feminicidio para mostrar al mundo la violencia de Ciudad Juárez contra las mujeres.

Published

on

Foto: Alicia Bustamante Mouriño / feminicidio.net

Por Alicia Bustamante /feminicidio.net

MADRID, España.- El pasado 3 de marzo en el espacio Matadero de Madrid y dentro del Festival Miradas de Mujeres tuvo lugar la jornada “Imágenes extremas de mujeres”, en la que diferentes artistas utilizaron su cuerpo “como lugar de resistencia contra la opresión ejercida por los regímenes totalitarios o por la violencia masculina”.

Cine, mesa redonda y performances fueron sucediéndose durante todo el día en esta actividad organizada por la Fundación Lydia Cacho y subvencionada por el Ministerio de Cultura de España.

Lorena Wolffer, artista mexicana, participó en la mesa redonda y cerró la jornada con su performance “Mientras dormíamos: el caso Juárez (2001-2004).

De modo sutil, sin mostrar la violencia Lorena Wolffer aborda el feminicidio con un enfoque triádico: las mujeres asesinadas, nombradas desde su unicidad pero también desde la colectividad, permitiendo la identificación con la otra; los asesinos, tanto victimarios impunes como Estados cómplices, que dan voz a los hechos con pasiva neutralidad; y el público, interpretando una sociedad conocedora de la tragedia de esta masacre contra las mujeres, pero que asiste a ellos tan sólo observando.

Una estantería de metal con dos mantas oscuras y dos toallas blancas, una tabla de morgue, guantes de látex y rotulador quirúrgico. Son los elementos que conforman la escena. A estos elementos hay que sumar el cuerpo de la mujer, centro de la performance y a partir del que comienzan a nombrarse realidades.

Dentro de las propuestas artísticas feministas es frecuente la reapropiación del cuerpo (tantas veces cosificado en el arte) para explorar de un modo disidente y empoderado los universos posibles de la corporeidad. El cuerpo -ámbito privado- se torna político y sirve así de plataforma para denunciar los corsés que lo constriñen, las imposiciones y violencias que lo atraviesan, las posibilidades que lo multiplican.

El cuerpo de Lorena Wolffer nos muestra los cuerpos de otras muchas mujeres: cuerpos colonizados, agredidos, explotados y asesinados por el patriarcado y el capitalismo revelan la barbarie del feminicidio, sus complicidades y sus silencios.

Foto: Alicia Bustamante Mouriño / feminicidio.net

Cuerpo como geografía, cuerpo como frontera

La imagen central de la performance es clara. La artista, sentada en la tabla de morgue se presenta semidesnuda, evidenciando signos de forcejeo y violación. Muestra un cuerpo expuesto que nos remite a las maquiladoras, a los cuerpos asesinados y vejados que esperan la autopsia.

Una voz masculina, monótona y neutral, va describiendo el estado de los cuerpos asesinados (color de ropa, signos de violencia, edad, nombre de la persona asesinada, lugar donde fue hallado el cadáver…). Son narraciones basadas en informes forenses de casos reales de los feminicidios de Ciudad Juárez. Mientras se oye la voz en off, la artista va marcando con rotulador sobre su piel los golpes, los cortes y las mutilaciones que cada una de estas mujeres asesinadas sufrieron. Su cuerpo comienza a transformarse en un mapa de vejaciones.

El último relato es el de una mujer que fue asfixiada con una toalla. La artista va cubriendo su cuerpo con mantas y toallas hasta desaparecer; del mismo modo que el feminicidio hace desaparecer a las mujeres ante la completa impunidad de los victimarios y estados.

Y de esta forma finaliza la performance, en completa oscuridad, como si se tratara de una metáfora del feminicidio, que borra, apaga y aniquila los cuerpos y vidas de las mujeres. Pero el cuerpo de Lorena Wolffer fue -al menos durante una hora- luciérnaga, luz.

Foto: Alicia Bustamante Mouriño / feminicidio.net

Lorena Wolffer

Lorena Wolffer nació en México D.F. en 1971. Artista y activista cultural propugna la capacidad transformadora del arte, y sus propuestas artísticas devienen en un claro compromiso social, estando completamente imbricadas en el pensamiento y la praxis feminista.

Su proyecto más reciente es Expuestas: registros públicos, en el que la autora lleva trabajando más de cuatro años. En dicho proyecto se aborda el tema de la violencia de género combinando acciones de calle, investigación–acción participativa e instalaciones.

Paralelamente ha venido desarrollando proyectos artísticos en espacios públicos, que como la propia autora afirma, derivan de “la impostergable necesidad de producir y alentar un arte de circulación pública que se desarrolle para y dentro del espacio público”. Desde esta perspectiva surgen obras como inventario, encuesta de violencia a mujeres o zona de tolerancia.

Destaca el papel protagonista de las performances en sus propuestas, como arte contestatario que le permite “reconstruir su propio cuerpo como receptáculo metafórico de información política y social codificada”.

Además de su importante actividad artística es necesario destacar su labor como docente, promotora de arte experimental, co-creadora, co-guionista y conductora de la revista cultural televisiva La caja negra, en Once TV, así como su labor de asesoría dentro de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México.

http://www.lorenawolffer.net/

 

Continue Reading
3 Comments

3 Comments

  1. Pingback: Feminicidios de Juárez representados como performance en Madrid « Centro de Estudios Fronterizos

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

Mario Vargas Llosa, persona non grata

Published

on

 

Por Alberto Farfán

Abordar al escritor peruano-español Mario Vargas Llosa (1936) desde una perspectiva literaria no presenta problema alguno, debido a que es un autor a carta cabal que ha escrito grandes obras, pero si lo hacemos desde un punto de vista político-ideológico emergerán una serie de aristas que lo situarán en el atroz fascismo de las ultraderechas de nuestro continente.

Y sin embargo, nos guste o no, todo indica que hay que separar ambos aspectos cuando uno ejerce la crítica literaria por simple ética. Un ejemplo de ello sería cuando a un personaje de renombre se le otorga algún galardón propio de su ámbito. Y al peruano le concedieron en 2010 el Premio Nobel de Literatura, entre una docena más de distinciones, evidentemente por su obra literaria, sin tomar en cuenta sus opiniones políticas.

De ahí que llame gratamente la atención la oposición de un grupo de académicos e intelectuales a que Vargas Llosa pase a formar parte de la Academia Francesa de la lengua, al ser elegido el 25 de noviembre de 2021 como miembro de la misma, cuyo nombramiento oficial se efectuará de manera formal por alrededor de un año o más a manos del presidente de la República.

Y si bien es cierto que lo primero que esgrimió este grupo opositor fue el respaldo público del peruano-español al candidato ultraderechista a la presidencia de Chile, José Antonio Kast, declarándose éste abiertamente seguidor del legado del dictador Augusto Pinochet, quien al final de las elecciones realizadas el 21 de noviembre de 2021 resultó perdedor frente al izquierdista Gabriel Boric Font. También evocaron el apoyo hacia el autoritario y represor presidente colombiano Iván Duque, a la candidata presidencial ultraderechista Keiko Fujimori, hija del exdictador Alberto Fujimori, y su llamado en 1995 a que los argentinos deberían “enterrar el pasado”, aludiendo a que olvidaran los crímenes de lesa humanidad perpetrados por la dictadura cívico-militar.

No obstante, también existen argumentos no políticos que deberían anular la acreditación del novelista. En el plano formal, uno de ellos es la edad; se puede ingresar a la Academia a los 75 años y Vargas Llosa tiene 85. En el orden implícito, el primer requisito es escribir en Francés y él sólo ha escrito su obra en español. Otro más es si piensa radicar en Francia con el objeto de asistir a las reuniones semanales de la institución. Luego está el de si va a naturalizarse francés, que aunque no es obligatorio este requisito sí es relevante para la Academia.

Ahora bien, si el objetivo fundamental de la Academia Francesa es salvaguardar la calidad y desarrollo de la lengua y de editar el Diccionario oficial de la Academia, me pregunto: un hombre que no cumple con el requisito de la edad y que nunca ha desarrollado su obra literaria en el idioma francés, aunque lo habla fluidamente, ¿qué oportunidad deberá tener de ser ratificado? Ninguna, sin lugar a dudas. Al contrario, debería ser declarado persona non grata por arribista y falto de ética.

 

Continue Reading

Arteleaks

Natalia Aguilar Serrano, estudiante destacada de Culiacán, Sinaloa, por proteger ecosistemas

Published

on

By

 

Natalia Aguilar Serrano, guardiana del territorio para la defensa y protección de los ecosistemas de la nación

 Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez

* La estudiante  formará parte de la sexta generación de jóvenes alumnos que participará en las Islas Marías para capacitarse y desarrollar sus proyectos de investigación a favor del medio ambiente.

Natalia Aguilar Serrano, estudiante de Ingeniería en Tecnología Ambiental de la Universidad Tecnológica de Culiacán (UTC), fue seleccionada por el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua – José Revueltas”.

Por tal razón, formará parte de la sexta generación de treinta estudiantes que serán trasladados por un buque de la Secretaría de Marina (Semar), de Mazatlán a la Isla María Madre del archipiélago de las Islas Marías, para ser capacitados en temas relacionados con el cuidado del agua y el medio ambiente del 13 al 28 de enero de 2022.

La embarcación de la Semar zarpará del puerto de Mazatlán la tarde del miércoles 12 de enero hacia la reserva de la biósfera de las Islas Marías con los treinta estudiantes seleccionados a bordo, para convertirse en “Guardianas y Guardianes del Territorio”. El barco tiene programado su regreso el sábado 29 de enero.

Natalia Aguilar Serrano nació el 23 de noviembre de 1999 en Culiacán. Hija única. Su mamá Florentina Aguilar es ama de casa. Su papá Juan Rogelio Aguayo Hernández fue gerente regional del Fideicomiso de Fomento Minero.

Por tal motivo, originalmente ella quiso estudiar Metalurgia, pero su padre le advirtió que podría ser complicado por un pensamiento supersticioso y machista en el que prevalece, entre otras cosas, la creencia de que si una mujer entra a un lugar donde se excavan metales u otras materias primas de gran valor, la mina deja de producir.

Efectivamente, durante siglos la industria minera estuvo integrada solo por hombres porque el ingreso de las mujeres estaba restringido por leyes y creencias que sostenían que las mujeres traían mala suerte en los piques mineros.

Posteriormente, tuvo la intención de estudiar Agronomía siguiendo los pasos de su tío Manuel Aguilar. Sentía el llamado de la botánica y le interesaba la posibilidad de aprender a modificar genéticamente los vegetales. Estaba decidida a adquirir los conocimientos para practicar la agroecología y profundizar en la fitología con la intención de obtener alimentos con mayores niveles nutricionales.

No obstante, al sentir su vocación por la naturaleza ingresó al Tecnológico de Culiacán a estudiar la carrera de Ingeniería Ambiental, pero no se sintió identificada. Su búsqueda interior seguía y andando en esa dirección compartió sus inquietudes con su vecina Carmen Bringas, quien le habló de la oferta educativa de la Universidad Tecnológica de Culiacán (UTC). Carmen es docente de la UTC e incluso ha estado a cargo del programa de becas.

– Empecé de cero nuevamente, pues me dediqué a dominar el inglés en el ámbito profesional, al estudiar ingeniería en tecnología ambiental en la UTC pues tiene un modelo bilingüe. Actualmente estoy en el décimo cuatrimestre y lo que sigue es mi estadía profesional para culminar mi carrera.

De la quema de residuos de cultivos a la bioenergía

La quema de residuos agrícolas tiene repercusiones negativas en el aire, los suelos y la biodiversidad. “La quema genera grandes emisiones de dióxido de carbono que forman parte de los gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global”, advirtió.

Al observar que la quema de residuos agrícolas genera un importante problema de contaminación, el espíritu emprendedor de Natalia Aguilar la llevó a realizar un proyecto de investigación que ofrece una solución que protege el medio ambiente al convertir los residuos de las cosechas, combinados con desechos ganaderos, en bioenergía.

Lo que Natalia propone en su proyecto ecológico es juntar los residuos para, en lugar de quemarlos, realizar un proceso de fermentación combinándolos con estiércol bovino a través de un diseño de reactores que, por medio de la biodegradación de materia orgánica, generan biogás para diversas actividades, como cocinar, y generar también energía eléctrica.

De hecho, en un espacio nuevo del edificio BIS de la Universidad Tecnológica de Culiacán, en el laboratorio de operaciones unitarias, Natalia diseñó unos reactores conectados a dos botellas donde se da el proceso de fermentación para la generación de biogás a partir de residuos agrícolas y ganaderos.

Natalia Aguilar precisó que el manejo de esquilmos se determina por las costumbres de cada estado. Los esquilmos son los provechos secundarios que se obtienen de los desechos o desperdicios que resultan del cultivo o de la ganadería.

En este sentido, subrayó que los residuos agrícolas de la producción maicera y de sorgo de Sinaloa ocupan el primer lugar nacional. Los desechos producidos por la ganadería también son un factor de contaminación importante por su manejo inadecuado y Sinaloa es uno de los nueve estados con más población bovina de México.

Natalia Aguilar explicó que la degradación de estos desechos produce dióxido de carbono, metano y otros gases, que impactan al calentamiento global.

“Si se controla la producción, estos gases se pueden aprovechar para producir energía o aprovechar el calor energético que se produce a través de la quema de estos gases”, dijo.

“El diseño de los reactores usados –apuntó- permite una replicación a escala en laboratorio para su uso en grandes cantidades, lo ideal sería que el proyecto llegue a las agrícolas del municipio primeramente para el aprovechamiento de sus residuos”.

“Con ello –aseveró- se podría minimizar la producción de gases de efecto invernadero que impactan en el calentamiento global, se da tratamiento adecuado a los residuos orgánicos y se genera infraestructura a pequeñas localidades que tienen escasez de recursos energéticos”.

Esta investigación, en el marco de los saberes comunitarios, de hecho es un proyecto de acción comunitaria que consiste en probar diferentes combinaciones de residuos orgánicos con estiércol de ganado, ambos producidos en los campos agrícolas y en las actividades ganaderas de Sinaloa.

Actualmente se tienen -en un laboratorio de la Universidad Tecnológica de Culiacán- 12 reactores anaerobios trabajando con diferentes concentraciones de residuos agrícolas y estiércol para encontrar la mayor eficiencia de producción de biogás, para alimentar el sistema que producirá energía eléctrica.

Guardiana ambiental del territorio mexicano

Su proyecto fue seleccionado por el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua- José Revueltas” con sede en las Islas Marías, Nayarit.  Esta convocatoria también es lanzada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) con el respaldo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Natalia Aguilar fue seleccionada al quedar entre los treinta estudiantes que presentaron los mejores proyectos a nivel nacional dirigidos al cuidado del medio ambiente y su estancia en las Islas Marías será de 16 días.

Ahí tendrá la oportunidad de participar en talleres ambientales y formará parte de la generación 2022 de estudiantes destacados que recibirán capacitación para desarrollar sus proyectos en el marco de este programa de educación ambiental.

“Estaré 16 días sin internet porque creo que en las Islas Marías no hay señal, me concentraré totalmente en mi capacitación ambiental”, comentó.

Algunos de los temas a tratar son relacionados con el agua, medio ambiente, el turismo sustentable y de conservación, cambio climático, la conservación de especies, derecho agrario, derecho ecológico, herramientas de gestión ambiental, agroecología, ambiente marino, globalización y soberanía alimentaria, sistemas alimentarios regenerativos, salud, patrimonio biocultural y crisis civilizatoria.

“Mi compromiso es seguir trabajando en mi proyecto para dar resultados que sean favorables para el medio ambiente”, comentó.

Natalia Aguilar agradeció el apoyo de su maestra y asesora de proyecto Adriana Roé, así como de la coordinadora académica Laura Sicairos Medina, en el área de microbiología, y Edgar Ledezma en la parte de automatización de sensores. Este proyecto, que parte de una idea original del equipo docente, ha sido financiado por la UTC a través de la coordinación de investigación, lo cual hizo posible su participación.

Natalia Aguilar anticipó que su estadía profesional buscará hacerla en algún área del sector público porque es en gobierno donde se pueden hacer los verdaderos cambios a favor del medio ambiente, mencionando que probablemente desarrolle esta experiencia profesional en el Congreso del Estado o en la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Como guardiana del territorio, Natalia Aguilar asume la responsabilidad de defender y actuar en beneficio de la conservación y preservación del medio ambiente, de construir territorios más sanos y de formar generaciones más conscientes de la importancia de cuidar a nuestra Madre Tierra. Al recibir este nombramiento se adquiere el compromiso de siempre defender la vida.

“Ser guardiana del territorio significa ser sujeto de acción ante la problemática medioambiental por la que atraviesa el planeta”, explicó. Esta designación resume el objetivo del Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua-José Revueltas.

Fue en el archipiélago conocido como Islas Marías, en el estado de Nayarit -específicamente en la llamada Isla María Madre- donde, desde 1905, se albergó el complejo penitenciario Islas Marías, y en el que el escritor y activista político duranguense José Revueltas concibiera su novela Los muros de agua (1941), en la que quedó plasmado su paso por el centro carcelario. Más de un siglo después, en marzo de 2019, por decreto presidencial se anunció la transformación de la penitenciaría en el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua- José Revueltas”, para las juventudes en México. Ahí es donde estará la destacada estudiante de la Universidad Tecnológica de Culiacán Natalia Aguilar Serrano, durante 16 días.

Continue Reading

Arteleaks

De la estatua derribada de AMLO: ¡O tempora, O mores!

Published

on

By

 

SIN ANESTESIA

Por Gilberto Meza

Si hablamos de símbolos, no puedo sino recordar un epigrama del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal titulado Somoza desveliza la estatua de Somoza en el estadio Somoza, con el que ganó el Premio Reina Sofía en 2012:

No es que yo crea que el pueblo me erigió esta estatua
Porque yo sé mejor que vosotros que la ordené yo mismo.

Ni tampoco que pretenda pasar con ella a la posteridad
porque yo sé que el pueblo la derribará un día.

Ni que haya querido erigirme a mí mismo en vida
el monumento que no me erigiréis vosotros:
sino que erigí esta estatua porque sé que la odiáis…

Sí, las estatuas pueden durar mucho o poco. En este caso duró poco, apenas dos días, todo un récord si consideramos que la del expresidente Miguel Alemán en Ciudad Universitaria duró de 1952, cuando fue inaugurada junto con Ciudad Universitaria, hasta 1966, cuando fue dinamitada y perdió, también, la cabeza. La famosa estatua no volvió nunca a su lugar, frente a Rectoría. Y parece que la del presidente López Obrador, tampoco. Y eso que era la primera.

Y sí, es todo un símbolo, como el hecho de que la destrucción de la estatua se dio el primer día de este 2022, como un aviso de lo que vendrá.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: