Connect with us

Con voz propia

España: Sólo un año después

La sociedad de España, un paisaje en la batalla, reflexiona el escritor Antonio Hermosa

Published

on

Pobreza en España. Foto: perfil de FB/Rafael Narbona

Antonio Hermosa Andújar*

Un año, apenas un año de la victoria electoral del PP, y ya la sociedad española es un paisaje después de la batalla. En un sólo año ha agravado todos los males que marcaron el final de la era Zapatero, ha dado vida al resto de peligros que la amenazaban y muerte a las expectativas de sobrevivir a la crisis de manera reconocible a lo que había antes de su estallido. Un solo año y el PP tiene el mérito de, al menos, dar la impresión de haberse llevado el futuro por delante.

Mucha prisa tenía en aquel entonces el PP por llegar al poder. La tiene por naturaleza, porque sus mandarines piensan que ésta es una tierra que les pertenece por derecho divino (o eclesiástico, en aras de la precisión), y la tuvo en extremo en la segunda mitad del mandato socialista. En la práctica, el PP se olvidó de la política, de sus funciones y obligaciones como principal partido de la oposición y, naturalmente, de sus fatuas promesas de actuar en pro del interés de “todos los españoles”.

Infundios y descalificaciones devinieron la parte principal de su quehacer público (por no hablar de su familiaridad innata con la corrupción); infundios y descalificaciones que no sólo se centraban en el gobierno, sino que se repartían con prodigalidad similar por otras instituciones del Estado –magistratura, policía-, en relación con las cuales hicieron uso de una doble vara de medir en función de sus intereses, de su pasión por empuñar el poder: el fin que justificaba cualquier medio.

El PP se enrocó tanto en torno a su cavernícola ombligo, se encastilló hasta tal punto en su ambición desenfrenada, que durante la legislatura anterior a menudo se vio al gobierno hacer causa común junto al resto de la oposición contra él: tal y como hoy día, gobernando por mayoría absoluta, se ve al conjunto de la oposición formar un frente común contra él (como también a sectores sociales antes enfrentados entre sí). Pequeños detalles ésos que nos ilustran de su concepto de democracia tanto como de su forma de practicarla. O si se prefiere: de su ínfima capacidad para sobrellevar la democracia.

¿Cuál puede ser el temple democrático de un partido que con frecuencia se queda aislado, cuál la visión del mundo que en los hechos no pacta con los demás, cuál el respeto que éstos, sus cosmovisiones y sus prácticas, le merecen? Pero como una imagen puede valer más que mil palabras, recordemos la que sintetiza todo el quehacer del PP en un momento crítico de la legislatura anterior, salida de la patriótica boca de esa joven promesa de la economía que es el varias veces ministro Montoro con ocasión de un debate parlamentario (según afirmara una diputada de Coalición Canaria): “Mejor si se hunde España; así la rescatamos nosotros”. En relación con la comprensión de la realidad, ¿cuánta culpable inocencia cabe en una frase así, cuánta prepotente ingenuidad? Sólo la perversidad que rezuma las sobrepasa de lejos.

Lo notable fue la transmutación de la prisa en una calma chicha cuando se produjo el acceso al poder. La crisis seguía apremiando con sus urgencias; la dueña ilusoria de Europa ya le había hecho llegar desde Alemania sus órdenes con su felicitación, y la nave requería urgentes decisiones para mantenerse a flote. Pero nada se movía, y la razón, la patriótica y democrática razón, era que las elecciones andaluzas habían sido fijadas para el 25 de marzo del año siguiente, y a la espera de monopolizar el control de ese territorio para hacer aún más total su poder y ejercerlo de manera más absoluta, el presidente del gobierno demostró que le importaba un carajo y todo cuanto antes decía importarle, de modo que hizo lo que mejor se le da: hibernarse. Sangre fría se llama eso, y probablemente ningún cocodrilo lo habría hecho mejor. ¡Qué premonitoria lección de abuso de poder se impartía ahí antes de ponerse el mono de faena y sin mover un sólo músculo!

Ganaron las elecciones andaluzas sin ganar el gobierno andaluz, y entonces sí: entonces la máquina del autoritarismo se puso en funcionamiento por sí sola y allí fue Troya. O sea: mostraron lo que son. Con la excusa de contener el déficit en el 6.3% impuesto por Europa, se entregaron como posesos a alumbrar su programa oculto, que contradecía todos sus compromisos y todas sus promesas más solemnes yacentes en su programa electoral, que no es sino el contrato no firmado que un partido contrae con el conjunto de la sociedad durante la campaña electoral. Y el programa oculto desmentía no sólo las afirmaciones del explícito, mero eco de sus críticas al gobierno de Zapatero –aún hoy, con la excusa de la herencia recibida, chivo expiatorio de sus desmanes-, sino que al aplicarlas en toda su crudeza, al repetir en muchos casos las medidas de su antecesor enconadas, revelaban también el producto final de sus intenciones.

Si durante su travesía por la oposición habían obrado como si creyeran su propia mentira –que España tenía solución: bastaba con cambiar de política cambiando de gobierno-, ahora, ya desde el gobierno, aplicaron dicha política. Y el resultado no puede ser más desolador: la carrera por acabar con el Estado del bienestar –a veces, se diría, con el Estado en sí- a fuerza de crear no una pura economía de mercado, sino una sociedad de mercado.

Toda la ristra ignominiosa de medidas adoptadas, violando sin cesar sus juramentos más solemnes, insisto, tienen al aludido estado de naturaleza por finalidad suprema y consciente. Postrarse ante la banca, la subida del IVA, el IRPF y otros impuestos, el añadido de medio millón más de parados a los millones ya existentes, las restricciones infinitas a la investigación y la ciencia, clave de la vida autónoma de todo país con aspiración a serlo, las restricciones infames a la Educación y a la Sanidad, la tendencia imparable hacia la privatización de ambas, el descenso real de las pensiones, etc. La sociedad española es un gélido paisaje de tierra quemada actual y de desolación ante el futuro inmediato, sólo auto-rescatada por las lecciones de solidaridad que ha descubierto y practicado en su interior desde el fondo del abismo en el que se halla. Y como una imagen, dije, puede valer más que mil palabras, apelemos a otra que en esta ocasión sintetiza el objetivo del PP, que va más allá de lo que le exige Europa: al tiempo que todo eso deja sin aliento a la sociedad española, el gobierno de España se humilla ante un magnate estadounidense extremista que le exige el oro y el moro por instalar su casino en España.

El oro y el moro: una nueva ley de expropiación de terrenos, impedir la presencia sindical entre los trabajadores, despido gratuito, etc. Y, por si fuera poco, esto: el rico que pierda sus buenos dineros jugando en el casino podrá desgravar en su declaración de la renta parte de las pérdidas. En suma: desgravación por pérdidas en el juego frente a recortes brutales en la Sanidad o en la Educación: he ahí el modelo social del PP.

Crear y acentuar las diferencias entre ricos y pobres, pauperizando a la clase media, son elementos clave del mismo, y a él tienden otras medidas particulares tomadas desde diversos ministerios: la preferencia por la educación privada fijada por el torito Wert, la amnistía fiscal concedida por el ínclito Montoro, al que, una vez más, le ha salido el tiro por la culata; las nuevas tasas en el ámbito judicial fijadas por Gallardón -la babosa que cree ser águila-; la vitalicia congelación de los salarios a los funcionarios, los recortes añadidos a los recortes en Sanidad con los que se obsequia a los inmigrantes irregulares, ya que no deben ser humanos al no ser españoles o no tener la cartilla sanitaria en orden, con los que la ministra Mato pretende hacer de un plumazo honor a su apellido (igual le habría gustado más convencerlos de la bondad de su medida, sólo que para ello es menester no ya dialogar, sino más lisa y llanamente hablar, algo imposible para una ministra en cuyas frases no cabe sintaxis alguna).

Con su modelo de sociedad de mercado el PP hace la vista gorda ante hechos tan comunes y evidentes como que no todos los fracasos sociales tienen la raíz en los deméritos de los fracasados; que no toda la pobreza es culpable de haraganería o de indolencia; que no todo sufrimiento es azaroso ni da enseguida con sus paliativos; que hay marginados dispuestos a ganarse una segunda oportunidad, etc. Difícilmente habrá respuesta para todo esto sin la ayuda estatal; lo fácil será constatar la ampliación del infierno en la tierra.

Pero no todo son malas noticias: que le pregunten a Angela Merkel si alguna vez ha escuchado algún reproche de cualquiera de sus vasallos; alguien que le diga que están hartos de pagar los fantasmas alemanes y sus correspondientes avisperos de prejuicios; que se van a oponer a la renacida esencia alemana, que ingenuamente Mitterrand -quien la creía inextirpable- pensaba detener con la creación del euro cuando dos guerras mundiales no habían logrado más que refrenarla temporalmente, y que hoy día consigue los efectos políticos a los que propendía desde el terreno económico, y hasta le pagan por ello.

Ningún vasallo le dice eso a la aparente dueña de Europa, y menos su lacayo español, que recibe órdenes sin pedirlas de una teórica igual, y que siempre promete ser el primero de la clase, aunque luego incumpla los deberes que le dictan sus amos, como rebajar el déficit público hasta el 6.3%. Tendrán que ser una vez más los hechos, con las voces que les hacen de eco y que provienen desde el corazón de la propia Alemania, los que acaben por disuadir a Merkel de que la tierra quemada que ha creado en derredor suyo está ya dañando las exportaciones alemanas, es decir, llenando de nubarrones su horizonte. ¿Pero quedará algo reconocible de lo que un día fue la Europa del Sur cuando llegue ese momento?

Hay más sujetos que tampoco naufragan en la situación actual. No sólo los beneficiarios de tanta reforma laboral o no sólo los beneficiarios de la emancipación del dinero de la política, que se permiten el lujo de crear crisis financieras, económicas, sociales y políticas de un solo golpe y luego cobrar indemnizaciones millonarias por un trabajo tan cualificado. Y, sobre todo, no le cabe queja alguna al paraíso fiscal por excelencia que tan amorosamente cultivamos en España: la Iglesia Católica.

Con su imposición de la religión como asignatura curricular y las exigencias correspondientes de poner como alternativa una asignatura seria, a fin de que los alumnos elijan catequesis -de la que tan necesitados están en lugar de matemáticas o comprensión lectora-, y de sepultar por fin la educación para la ciudadanía, la Iglesia Católica, que mantiene los demás privilegios de que ha gozado a lo largo del eterno Ancien Régime que es la política española en relación con ella, demuestra que el PP no es en ciertos aspectos sino la putita política de la que su chulo, insaciable y amoral, se sirve como de una marioneta cada vez que toca.

Pasaré por alto el contencioso creado entre Cataluña y el Estado, al que con su galanura de “toro bravo”, según el propio Wert ha dicho ser cuando alguien le critica, tanto ha contribuido a favorecer a base de cornadas al modelo de inmersión lingüística catalán y demás exquisitices ideológicas. Me detengo en una última reflexión al hilo de cuanto ha sucedido.

Visto el ejercicio del poder por parte del gobierno del PP, favorecido por la mayoría absoluta de que dispone en el Parlamento, una conclusión se impone: es imprescindible una renovación constitucional que, si no impida, al menos obstruya en la posible la formación de mayorías absolutas. Hay varios expedientes posibles, desde una reforma en sentido más proporcional de la actual ley electoral hasta la supresión de la prima de diputados concedida al partido ganador de las elecciones cuando gracias a la misma obtenga dicha mayoría autoritaria.

Se trata de mantener la proporcionalidad entre voto y representación que impida al partido mayoritario en las urnas convertirse de hecho en partido único en el Parlamento, imponiendo así su cosmovisión política al conjunto de la sociedad, pese a que ésta supera en número a la sociedad parcial que votó a favor del partido finalmente ganador. Si es necesario, se debería transformar España en una circunscripción única, y en todo caso, con las circunscripciones actualmente en vigor, el reconocimiento de una mayoría absoluta parlamentaria debería aceptarse únicamente si dicha mayoría absoluta se da en el conjunto de las autonomías.

Así se evitaría que un partido se saltara caprichosamente la Constitución al tiempo que dice venerarla y aun la convierte en muro contra las reformas propuestas por partidos minoritarios –lo cual, a su vez, conformaría un requisito para que la nueva Constitución refundara el pacto social fijando un plan de futuro que liberara en gran medida al país de su propia historia, dos caras de la misma urgencia. Una coalición de gobierno no tiene por qué dificultar la acción del mismo, tanto si es estable por fundarse en un pacto de legislatura como si no, y tiene además la ventaja de adecuarse en su mayoría política a la mayoría social que la sustenta. En cambio, toda mayoría absoluta, en cualquier democracia, es en principio perversa, con independencia del uso que posteriormente se haga de ella. Si ese lugar es España, y el partido mayoritario es el PP, ya sabemos que el final de la legislatura puede coincidir con el final de la sociedad del bienestar e incluso con el final del propio país.

*El autor es filósofo español, académico de la Universidad de Sevilla.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

El silencio ante los crímenes de Isabel Miranda de Wallace

Published

on

Las autoridades han guardado silencio con los delitos de Isabel Miranda de Wallace

Por Miguel Montesinos León

El 24 de enero de este 2023 fue lanzado el libro La vida impune: Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace. La autora Guadalupe Lizárraga, periodista y directora de Los Ángeles Press, con estudios en la UNAM y maestría y doctorado en Europa, da a conocer al público y a la clase política los alcances que una persona perversa, coludida con políticos de la talla de Genaro García Luna, Felipe Calderón, y los que participaron en los actos violatorios de la Ley en todos los sentidos. La periodista revela cómo estos personajes han ido dejando a su paso personas detenidas injustamente y torturadas, impunemente, y hasta la fecha algunas con sentencias exageradas, pero todos con secuelas físicas de por vida.

A las autoridades no les ha importado ser expuestos públicamente por brindarle todo el apoyo político y económico a Isabel Miranda de Wallace aún cuando se han evidenciado sus acciones ilícitas.

Para saber más del tema: ‘La vida impune. Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace’, el nuevo libro de la periodista Guadalupe Lizárraga

El actual fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, la ex secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y el subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas Rodríguez se han entrevistado con la autora de este y otros libros, en los que a través de sus investigaciones ha recopilado, editado y publicado el historial criminal de Isabel Miranda de Wallace.

Los funcionarios todos se comprometieron a iniciar las investigaciones pertinentes y necesarias, para darle seguimiento a estas denuncias públicas; y hasta la fecha no se han pronunciado al respecto. ¿Es tanto el poder con el que cuenta Miranda que a este gobierno también lo tiene de rodillas?

Nos hace suponer que detrás de toda su impunidad y protección del gobierno federal -tanto de Felipe Calderón como de Peña Nieto y el actual con López Obrador– están corrompidos por las células criminales a las qué pertenece Isabel Miranda. No se entendería de otra forma el por qué la justicia no se aplica en su contra ni tampoco se libera a las víctimas de sus violaciones de derechos humanos y detenciones evidenciadas en los libros de la periodista Guadalupe Lizárraga, quien ha presentado ante organismos extranjeros solicitud de apoyo para liberar a los presos de Isabel Miranda.

Para saber más del tema: Isabel Miranda de Wallace admite responsabilidad en las torturas de sus inculpados

 

Guadalupe Lizarraga ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo en las investigaciones durante diez años y ha tenido dos intentos de secuestro y privación de su vida misma, ha interpuesto denuncias ante la FGR y con todas las pruebas fehacientes del caso, las autoridades siguen ciegas y mudas. Ha denunciado la persecución también ante López Obrador en sus conferencias mañaneras y así como ése y otros casos los ha expuesto, casos de detenidos por falsa acusación con delitos inventados, todos documentados.

Ni el mismo presidente de México ha intentado por lo menos aplicar la justicia. El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el poder de indultar a las personas detenidas por este caso y llevar a la justicia a los autores intelectuales y materiales de estas graves violaciones; sin embargo, se irá López Obrador y las víctimas seguirán en prisión, mientras sus acusadores criminales libres.

 

Continue Reading

Con voz propia

México: violencia sin par

Published

on

By

José García Segura habla sobre los hechos violentos en los últimos años del sexenio de AMLO

CONTRAFILO

Por José García Segura

Podría decir que Veracruz se convirtió este fin de semana en el estado más violento del país, pero no, porque inmediatamente reclamarían esa posición los estados de México, Sonora, Sinaloa o Nayarit.

Se inconformarían de igual modo, Michoacán, Guerrero (donde colocan cabezas humanas sobre vehículos) , Jalisco o Guanajuato. De Zacatecas, entidad en la que a diario aparecen cuerpos colgados, Colima o Nuevo León, mejor ni hablamos.

Mire usted:

En Oaxaca asesinaron, en horas recientes, a una regidora. En Michoacán perdió la vida un ex diputado local y, un transporte blindado del CJNG («Monstruo», le llaman) sepultó en vida a un coronel del Ejército Mexicano.

No te pierdas: Reunión entre líderes del CJNG provocó narcobloqueos y quemas de vehículos y tiendas en Jalisco y Guanajuato

En Guerrero fue acribillado un ex dirigente partidista. Hombres armados masacraron este domingo a una familia que viajaba en su camioneta por la carretera federal Xalapa-Veracruz. Dos niños y 3 adultos fallecieron.

También en Veracruz desconocidos emboscaron a migrantes centroamericanos para asaltarlos. Hoy hace un año, en Tijuana, fue asesinada de un balazo en la cara la periodista Lourdes Maldonado. El presunto responsable y ex gobernador de Baja California es actualmente senador de la República.

La joven Debanhi Escobar fue asesinada en Nuevo León. Hombres armados acribillaron a una cuadrilla de trabajadores en San José de Gracia, Michoacán. Maniatados y sin vida fueron encontrados los cuerpos de dos funcionarios de Puente de Ixtla, Morelos.

Podría hacer un recuento de los hechos en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Los sucesos serían los mismos: robos, asaltos, secuestros, asesinatos… Lo que cambiaría serían las cifras. Como ocurre siempre, las autoridades llamaron a “mantener la calma”.

Lee también: Crean el primer Mural en Memoria de Periodistas Desaparecidos; «a víctimas les han negado el derecho a ser buscadas», acusan organismos

Lo sabemos bien:

La inseguridad y violencia en nuestro país tienen su raíz en la desigualdad social y el desempleo. La escasa o nula educación convierte a ese círculo vicioso en un abismo cada vez mayor.

Una Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (2022) sitúa a Fresnillo, Irapuato, Naucalpan de Juárez, Zacatecas, Ciudad Obregón y Colima como los lugares más inseguros para vivir. Aguascalientes, Puerto Vallarta, Mexicali, Toluca, Tijuana, Ecatepec, La Paz, Ciudad Nezahualcóyotl, Los Cabos, Naucalpan, Campeche, Tlalnepantla de Baz, Ciudad del Carmen, Cuautitlán Izcalli, Saltillo, Atizapán de Zaragoza, La Laguna, Coahuila, Durango. Chimalhuacán, Piedras Negras y Morelia reportan inseguridad.

 

Las alcaldías de la Ciudad de México que registran mayor violencia son Gustavo A. Madero, Iztacalco, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Coyoacán, La Magdalena Contreras, Tlalpan e Iztapalapa.

***

Mail: josegarciasegura@gmail.com.

 

Continue Reading

Con voz propia

¿Autoatentado o autogolpe de Estado? 

Published

on

By

Las recientes declaraciones de AMLO sobre el sabotaje en el Metro dejan dudas si son autoatentados

TRAS BAMBALINAS.

Por Jorge Octavio Ochoa

El presidente de la República ya empezó a hablar de subversión. La expresión se suma a los términos sabotaje y autoatentado y dice que son “asuntos de Estado”.

Hace meses planteamos la hipótesis aquí y el viernes 20 de enero se empezaron a confirmar los temores: México no está exento de un AUTOGOLPE de Estado.

AMLO se refiere a la subversión, como un acto oculto, siniestro, pero imputable sólo a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y la clase media que está en contra de sus ideas y proyectos.

Esto ocurre en uno de los momentos más delicados de la guerra del narcotráfico.

Está la captura de Ovidio Guzmán, el juicio contra Genaro García Luna y la detención de Gerardo Soberanes, lugar teniente del Mayo Zambada y relacionado con la élite política.

Hace meses decíamos aquí, en este mismo espacio, que López Obrador ha generado tal ambiente de polarización y enfrentamiento social, para propiciar que para julio del año próximo sea realmente peligroso llevar a cabo elecciones generales en todo el país.

Para leer más del autor: Control de daños y diplomacia provinciana

Con un INE mutilado, profundamente debilitado y denigrado por el mismísimo presidente de la República, será sumamente complicado. Entonces él querrá pretextar inestabilidad, sedición, violencia y sabotaje, para suspender elecciones y declarar un impasse en caso de que los resultados no le sean favorables.

Por eso el intento fallido de asumir el control de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por ahí pasarían todos los procesos de asonada, sedición, alzamiento, insurrección y subversión, término éste último, que López Obrador utilizó en su conferencia del pasado viernes 20 de enero.

Más vale que desde ahora empecemos a presionar al mandatario para que aclare posturas, porque esa salida sólo generaría un estallido social mayor a lo que él se pueda imaginar. Es falso, contra lo que dicen muchos observadores, que sus “corcholatas” tengan ganada la elección presidencial, menos el Congreso.

También que nos aclare el por qué de la repentina erogación de 726 millones de pesos en equipo antimotines para proteger a la Guardia Nacional que participe en operaciones de seguridad interior como protestas, manifestaciones y motines.

Las versiones del sabotaje 

Durante 3 días seguidos ese fue el discurso: “sabotaje”, luego del choque de trenes que ocasionó la muerte de Yaretzi Adriana Hernández Fragoso, estudiante de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM de la que, por cierto, ese mismo gobierno no se ha acordado ni una sola vez. Y se desplegó a 6 mil elementos de la Guardia Nacional.

Para especular sobre SABOTAJES armaron “cuatro incidentes”, según relató Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX. Así intentaron montar una presunta conspiración contra AMLO, Sheinbaum y la 4T.

Lee también: Mal inicia el año para quien ejecutan en enero 

Uno de ellos, en contra de una mujer humilde, Viviana Salgado, a quien mantuvieron dos días en el Penal de Santa Marta y le abrieron carpeta de investigación por presunto sabotaje. Su pecado: habérsele caído a las vías del metro una aspa de lavadora que compró en el centro de la CDMX.

Ese es el nivel de miseria moral que han mostrado tanto el gobierno de la Ciudad como el gobierno federal. Y es el propio secretario de la Defensa quien planteó ese ambiente de inestabilidad a partir del “degollamiento” de pernos de vagones del Metro.

No mostró la bitácora, ni la zona de donde pudo partir esa maquinación tenebrosa para descarrilar trenes. Sólo son planteamientos generales para demostrar que México se encuentra al borde del terrorismo.

Es ahí donde López Obrador asienta su teoría de que hay grupos sociales, “conservadores”, dispuestos a generar muerte. Todo esto, aunado al intento de homicidio del periodista Ciro Gómez Leyva, que el presidente insiste en denominar autoatentado.

Quizá parezca tremendista o amarillista esta visión que planteamos aquí, pero las declaraciones de la última semana del Primer Mandatario de la Nación han propiciado todo este tipo de especulaciones debido, precisamente, a la gran irresponsabilidad con que el mandatario declara.

Insistimos: cuando habla de subversión, él coloca a la sociedad, fundamentalmente a las clases medias, como parte de un grupo de civiles contrarios su régimen, capaces de, por debajo de la mesa o de manera subrepticia, armar sabotajes o actos de terrorismo para desestabilizarlo y menguar su poder.

López Obrador no ha sido capaz de colocar en su teoría, a una parte del crimen organizado que se ha sentido afectado por ese favoritismo del régimen con “Los Chapitos”; las deferencias a la madre de “El Chapo” y la intermediación para que se le respeten derechos humanos.

No ha querido o no se le ha ocurrido pensar que hay cárteles antagónicos que quizá pretendan generar inestabilidad para debilitarlo. No. Contra ellos, ni con el pétalo de una rosa. Para él, todo está en el ámbito político de la polarización y son los “conservadores” con las clases medias, quienes lo quieren dañar.

Es decir: el presidente no quiere ni testerear a los capos. Ese solo dato resulta sumamente sospechoso.

Ve la subversión como un acto oculto, siniestro, pero sólo imputable a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y todos los que no están de acuerdo con sus ideas. Esto se encuadra en los márgenes de la sedición, que implica un “alzamiento abierto contra la autoridad”.

Desde su paranoia dialéctica, hay quienes quieren atacar las bases de la fe, que hoy se llama Lopezobradorismo. De ahí la reflexión en torno al autogolpe de Estado: hacerse la víctima para mantenerse en el poder otro rato. Un año o más.

Otro dato que debemos tomar en cuenta es que, entre la feligresía Amloísta, los apóstoles han empezado a abdicar y a dejar el Arca. Son los arrepentidos. Ahí se enmarca la reciente renuncia de Ricardo Mejía.

Pero también hay otros, que han empezado a detectar los pecados: Destacan el doctor en derecho Jaime Cárdenas, que renunció en menos de un año a la dirección del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, luego de descubrir que hubo un gran robo para armar la falsa rifa de un avión.

La editora recomienda: En busca de la impunidad transexenal

Se encuentran también Carlos Urzúa y Víctor Toledo, ex miembros del gabinete de López Obrador y que hoy son sus principales críticos, junto con Germán Martínez y Porfirio Muñoz Ledo. Se han distanciado también Javier Jiménez Espriú, Julio Scherer, Tatiana Clouthier, Santiago Nieto, Irma Eréndira Sandoval.

El hecho es que Andrés Manuel ha creado su propia gama de enemigos, entre los que menciona a los “intelectuales orgánicos”. Quizá él prefiera a los “intelectuales inorgánicos”, porque están todos muertos y ya no pueden opinar. En fin, cada quien sus fantasmas.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: