Connect with us

Epigmenio Ibarra y las nuevas narrativas transmedia de la consciencia social

Epigmenio Ibarra, periodista y cineasta, ha sido una voz fuerte en México en la lucha por la conciencia social desde las pantallas y las nuevas tecnologías

Published

on

Entrevista

Por Zavianny Torres
Fotografía: Diamaris Citlalmina Torres.

Epigmenio Ibarra, periodista y cineasta mexicano, proviene de una familia de siete hermanos que sostuvo su madre, debido a que su padre falleció a temprana edad. De padres activos en el movimiento católico progresista, en el movimiento seglar, muy alimentado por Samuel Ruiz y Sergio Méndez Arceo. Sin duda, influencia que despertó una especial sensibilidad humanista que el cineasta va proyectando en su legado artístico.

En 1996 surge una irrupción en la TV mexicana, el estereotipo de las telenovelas de “se casan y son felices para siempre” lo rompe Epigmenio Ibarra con “Nada personal”. ¿De ese tiempo a hoy qué ha cambiado?

Con la televisión nos ha sucedido como aquello que hablaba el señor presidente de una firma de consultoría de tecnología, quien decía que con el futuro sucede lo que con los espejos retrovisores, siempre está más cerca de lo que aparenta; en el caso concreto de la comunicación y de la televisión, el futuro nos atropelló. Cuando nosotros empezamos hacer televisión, tú te tenías que parar para cambiar de canal y no valía la pena cambiarle de canal porque no había canales. Casi con el control remoto apareció TV Azteca y luego llegó el cable y entonces las opciones empezaron a variar y después irrumpió el internet y las plataformas. La televisión abierta entró en crisis y surgieron otras formas de expresión, y la narrativa cambió radicalmente.

Un poco en la misma irrupción con la que nosotros empezamos hace 26 años. La telenovela que hicimos desde entonces hasta últimas fechas, tenía más un lenguaje cinematográfico: construcción de personajes, tenía personajes que eran arquetipos más no estereotipos.

Y hoy, ése es el lenguaje, mucho más orientado por la narrativa de las series norteamericanas (en contraposición de las telenovelas latinoamericanas) en las que importa más el personaje que los acontecimientos, es el personaje el que detona y lo que le pasa al personaje es lo que determina la historia.

Entonces cambió la narrativa, cambió el medio de distribución, cambió el hábito de consumo y cambió la relación con la audiencia. La pantalla se “democratizó”, porque también hay imperativos comerciales, se rompió la regulación del Estado, ¡ésa la rompimos nosotros directamente con “Nada personal” y “Expediente 13/22:30”!, o sea, no se puede entender nada de lo que hemos hecho sin “Expediente 13/22:30”, que es el antecedente, con esa iniciativa de Verónica (Velasco) comenzamos hacer ficción y, poquito más atrás, con los reportajes de asignación especial, con el trabajo en la guerra, el trabajo de Verónica en el periodismo, ésas dos cosas determinan la ruta que vamos a tomar.

 

Pienso que tus coberturas de las guerrillas en Latinoamérica fueron detonantes y enriquecedoras para tu quehacer…

A mí me forjó la guerra; a Verónica el trabajo periodístico en asuntos de seguridad y policiacos –lo más duro del periodismo. Era la primera mujer que en México cubría esa fuente. Y con Hernán Vera, mi compañero de la guerra, pues también aprendimos: porque el conflicto siempre es un crisol de lo mejor y lo peor del ser humano. Aprendimos muchas cosas sobre el hombre (como ser humano) sobre la manera de acercarse a la realidad, aunque sabíamos muy poco de narrativa audiovisual.

En tu serie “Las Aparicio”, hay un personaje con ese nombre, que interpreta Damián Alcázar…

Es un homenaje mixto, por un lado a Hernán Vera, y a una médica mexicana que murió en combate en El Salvador. Quisimos hacer un homenaje a los internacionalistas. Y hay otra cosa de fondo, es mi relación con mis hijas, porque cuando te vas a la guerra abandonas, te vas a pelear por un mundo mejor pero a los tuyos los condenas a un mundo de mierda, y entonces era muy curioso, porque al personaje de Hernán lo escribía mi hija Natassja y el personaje de “su” hija lo interpretaba mi hija Eréndira (Ibarra), y entonces era un proceso de terapia familiar.

 

Catártico…

Efectivamente, catártico, de terapia familiar en pantalla.

Además eres fundador de las Plataformas de noticias en México…

Así es, “Revolución 3.0” y hubo otra, que empezamos con Streaming cuando la pantalla era de este tamaño –ilustra con sus manos algo aproximado al tamaño de las pantallas de la televisión de bulbos.

Epigmenio Ibarra y Zavianny Torres. Foto: Diamaris Citlalmina Torres.

Sobre la izquierda

Epigmenio abriga todavía la Teología de la Liberación, de esa noción del apostolado seglar. En su momento, estudia la carrera de Filosofía, y descubre en el Marxismo una herramienta de análisis, pero no un dogma, especifica. Del Marxismo aplica lo que considera lo más importante: “La onceaba tesis sobre Feuerbach”, la cual –dice– “no hay que pensar el mundo, hay que transformarlo”.

La otra clave del pensamiento del productor es luchar contra la corriente mayoritaria de la izquierda mexicana, de “convertirse en un profesional de la derrota”, aferrase a dogmas, por tanto ser derrotado una y otra y otra vez.

En sus palabras:

La izquierda latinoamericana tiene una vocación marcada por la derrota, ensalza a sus mártires, pero no a sus héroes vivos. Recuerda sus derrotas, pero no recuerda sus victorias. Vemos mucho la derrota de Argentina y de Chile, pero nos olvidamos de la espectacular, profunda y contundente victoria de El Salvador.

Nos pasa un poco lo mismo en México.

¿Por qué? ¿Quién soy yo? Pues soy un hombre que tiene el enorme privilegio de haber vivido dos victorias.

Sin embargo hay un movimiento de la izquierda mexicana, emanado del sector estudiantil, el del CEU de los ochenta que nos tocó ser parte de la dirigencia y que resultó ganador…

Porque no eran aferrados, porque no eran ideológicamente cerrados. ¡no eran puros y duros!

Eres de ese grupo que apostó al proyecto democratizador de nuestra república…

Siempre hemos estado ahí, no es una cosa nueva. Tuvimos la primera entrevista con el subcomandante Marcos, hemos caminado las calles de este país con cámara al hombro, hace muchísimos años, al lado del ingeniero Heberto Castillo, aun trabajando en instituciones públicas, aplicando la lógica jesuita de que “hay que entrar con la de ellos para salir con la nuestra”. Nos metíamos donde fuera, pero era natural acompañar a Andrés Manuel.

Tú y Verónica, unos maestros para romper cercos mediáticos…

Hemos tratado, aunque después de la guerra, lo que nos sucedió es que no encontramos espacio para ejercer el periodismo, y eso fue una bendición, porque decidimos que si nos cerraban la puerta del periodismo buscamos por dónde entrar. Verónica abrió “Expediente 13/22:30”, el cual nos condujo a la ficción. Y parafraseando a Clausewitz, hicimos de la ficción el periodismo por otros medios, en un país donde no se hablaba de nada en los noticieros, comenzamos a hablar en la telenovela del país.

 

Sobre las acusaciones

Hay quienes te señalan como evasor de impuestos…

La realidad es la siguiente: sufrimos dos sexenios de un hostigamiento fiscal feroz. Fuimos perseguidos tanto por Calderón como por Peña. Tan perseguidos, que nos fincaron muchos juicios, tan perseguidos, que a mí me aventaron inteligencia financiera. Todos los procesos los ganamos. De los muchos juicios que nos armaron, uno lo perdimos y decidimos pagar de inmediato, un juicio fincado en el sexenio de Felipe Calderón, que litigamos todo el sexenio de Peña Nieto, y que en éste perdimos. Al pagar de inmediato, en el mismo sexenio de Peña, obtuvimos dos beneficios: disminución de multas y recargos.

Entonces, no es condonación –ya lo aclaró el SAT– fue simple y llanamente una disminución de multas, pagamos 26 millones de pesos, en lugar de pagar 30 millones. Como cuando pagas el predial y te ofrecen condonación de multas y recargos, es un derecho del contribuyente.

No tiene nada que ver con el sexenio de Andrés Manuel, todo esto se ejecutó en 2018. Se subió la información en la página del SAT y yo aclaré todo, lo que pasó es que dijeron que era mentira. Pero es normal.

Sobre su trabajo 

Respecto a lo que es tu especialidad, el documental, ¿De qué manera puede contribuir en este nuevo régimen, al proyecto de Nación de la 4T?

Fíjate que yo ya no hago documental, hicimos mucho.

Pero que sería bueno retomarlo…

Sí, sería bueno retomarlo. Pero también pienso que se debe hacer ficción. Y que hay que buscar la narrativa de la Cuarta transformación. En ese esfuerzo estamos Verónica y yo. Nosotros nacimos haciendo una narrativa anti-sistema, anti-régimen… ¿Cómo nos colocamos hoy? O sea, luchamos muchos años por esto ¿cómo contamos los nuevos tiempos?

Hace algún tiempo comentaba con Paco Taibo que a MORENA le cuesta mucho trabajo posicionar su narrativa, de contar historias…

No sabemos contar victorias, contamos derrotas, hablamos del sufrimiento, de los mártires, pero no hablamos de las victorias. No sé si hay una cosa de que no nos la creemos.

Y también cuando empiezas hablar de eso, hay una realidad: cuando estás vivo, siempre tienes oportunidad de traicionar. Los héroes siempre están muertos. Donde te congela la muerte, es lo que te define.

 

Sobre el cine mexicano

En otro orden de ideas, en el tema de la industria del cine nacional, es una pena que no se dé el apoyo gubernamental suficiente, que no se le dé la transcendencia que tiene…

Sí tiene apoyo. Tanto que se producen 175 películas al año. El problema es la orientación del mercado, y cómo se privilegia la comedia romántica, la comedia, y cómo hay poco espacio para el drama, para películas de autor más serias. Tienes que ser una figura como Cuarón, como Iñárritu, como Del Toro para mantener espacios. Ellos son extraordinariamente talentosos y brillan en el escenario mundial, han sido transformadores del cine a nivel universal. Pero sí, nuestros cineastas jóvenes que quieren hacer cosas de gran calado tienen dificultades, porque el mercado está dominado por aquello que vende boletos.

¿Qué iniciativas podríamos impulsar para incentivar la industria cinematográfica nacional?

Estamos en un momento extraordinariamente brillante. Un momento estelar para México. En lo político, en lo social y en la producción de contenidos. El español se va a volver el lenguaje vehicular del entretenimiento, por encima del inglés. Por una razón muy sencilla, somos más los hispanoparlantes que los angloparlantes,

El chino no viaja tan fácil, el español se consume en toda Europa, se consume en muchos países con facilidad. A mí, la telenovela “Nada personal” me abrió camino.

Reparo en tu espectro tan visionario, en 2020 lo dice Epigmenio, sobre hábitos de consumo…

Y la cosa es que México es el país más grande de habla hispana y el segundo país más grande de habla hispana son los Estados Unidos de América y en los EEUU el 68% (de hispanoparlantes) son mexicanos. En ese contexto México tiene la extraordinaria oportunidad de constituirse en la plataforma de producción de contenido en español más importante del mundo. En el momento en que el español se va a volver la lengua más importante del entretenimiento.

¿Qué tenemos que hacer? Formar industria entender que no es el cine y la televisión, es la televisión, y que la televisión son las plataformas.

El mercado de entretenimiento, de producción de contenido en América-latina, valía hasta el año pasado 500 millones de dólares, este año que viene, sólo en México se van a gastar 500 millones de dólares.

Te emociona, te incentiva hablar de esto…

Pues sí, es el futuro. Debemos lograr que el gobierno entienda que la industria del entretenimiento televisivo, es una industria que vale la pena. Tenemos que lograr que el gobierno entienda que ya no son los grandes concesionarios los protagonistas. Si no que ahora toman otra dimensión las plataformas y los productores independientes.

García Luna en juicio, en el distrito de Justicia de Nueva York.

Sobre la corrupción del Partido de Acción Nacional

Dos últimas preguntas. El panismo beligerante, contextualizado con la captura de Genaro García Luna en Estados Unidos ¿confías que las autoridades de ese país puedan llegar a fondo y se pueda culpar a los expresidentes Fox y Calderón?

No lo sé. Por una razón: hay dos vertientes en el caso de García Luna. Hay un hecho incontrovertible, un hombre que era secretario de Estado, que tenía una trayectoria de policía se volvió inmensamente rico, tiene cientos de propiedades en Miami, una inmobiliaria vaya. Los norteamericanos andan diciendo que esa fortuna viene de los sobornos del narco, sí y no. Es sólo una parte.

La otra parte, es la fortuna que viene de los sobornos de los proveedores de defensa, es decir, de la gran industria armamentística norteamericana ¿hasta dónde van a balconear los norteamericanos a su propia industria, a sus consultores de defensa, a los fabricantes de aeronaves, fabricantes de tecnología, para mostrar la corrupción completa de García Luna y, por tanto de Felipe Calderón, Vicente Fox, Enrique Peña Nieto y sus administraciones? No lo sé.

Pero García Luna se convirtió en un pesadísimo empresario en la industria inmobiliaria en Miami, en la industria de la seguridad y la inteligencia privadas y en los medios. Puso empresas que hacen estudios demoscópicos, hay que estudiar todo lo que tiene García Luna, es una tarea que debe hacerse en México. Hay que estudiar los miles de millones de pesos que se gastaron en la guerra de Calderón, cuánto fue a dar al bolsillo de García Luna, cuántos están detrás de “México libre” y del esfuerzo de re-elección de Felipe Calderón.

La dificultad estriba en saber que van a privilegiar los norteamericanos, qué van a dar a conocer, hasta dónde van a llegar, ésa es la incógnita.

Pero si habla García Luna todo, y se llega al fondo, se caen todos.

García Luna y Lozoya son los pilares de un castillo de naipes que se derrumba, y si le sumas Rosario Robles, Lozoya y Juan Collado, ahí tienes cuatro patas de la mesa del viejo régimen. En ese castillo de naipes, si mueves una carta se caen todas –depende de qué carta– te estoy hablando de cuatro cartas, hasta ahorita, que son determinantes: energía, clientelismo electoral, mecanismos para esconder la riqueza y burlar la justicia y seguridad. Son cuatro patas de un sistema corrupto y corruptor. Ah, súmale aparato corporativo de trabajadores: Romero Deschamps, son cartas que sostienen el castillo.

Sobre el cambio de régimen

Para concluir. Desde la perspectiva de Epigmenio Ibarra ¿las y los mexicanos podemos confiar en qué habrá un cambio radical en lo relacionado a políticas de Estado en lo social, económico, seguridad?

Sí. Debemos tener la claridad de que es un cambio de régimen que se produce en medio de los rescoldos de una guerra brutal, sangrienta. Y con un viejo régimen que está coludido con los narcos.

Y que sincroniza acciones de descrédito político, con acciones militares. Si tú analizas el calendario de acciones de alto perfil del narco, te vas a dar cuenta que se producen cada tanto tiempo y en momentos cruciales para la 4T.

Yo no descarto una coordinación. Y si me dices que Genaro García Luna, el jefe de seguridad más importante que ha habido en este país era parte del narco, ¿pues qué le cuesta a García Luna levantar el teléfono y acordar una masacre en Minatitlán? No tiene que decir: Háganlo. Sólo tiene que inducirlo: decir, a ti narco y a mi corrupto, nos hace daño este gobierno, actuemos contra la Cuarta transformación: actúa.

Pero ¿qué nexos oscuros existen? para decirle a un capo, tú dale, hermano, tú mata. Pero súbele el perfil, entonces aparecen cosas sintomáticas, empiezan a filmar los operativos; empiezan a producirse en el momento en que Alfonso Durazo y López Obrador están presentando el “Plan de Seguridad”, hay una masacre en La Aguililla. El día que empieza la obra de infraestructura más importante y polémica del sexenio, el aeropuerto de Santa Lucía, se da lo de Culiacán. Y así síguele la pista. Como la masacre de Villa Unión.

Ahora, hay dos cosas sustantivas, ya no hay guerra y en todas estas masacres que han sido perpetradas por el narco, las fuerzas armadas no han desplegado un solo helicóptero artillado, ni han producido bajas colaterales. Cambió. Ya hay transformaciones.

La paz va a tardar en llegar.

 

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

Juez ordena retomar investigación contra presidente del TEPJF por lavado de dinero

Published

on

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que un juez ordenó retomar la indagatoria por lavado de dinero contra el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), José Luis Vargas.

La dependencia federal detalló que el juez reconoció que la UIF es la denunciante facultada para impugnar la determinación del Ministerio Público de no investigar al presidente del máximo organismo electoral del país.

Por ello, el Ministerio Público deberá investigar el uso indebido de recursos de procedencia ilícita, ya que el magistrado presidente adquirió el año pasado propiedades de lujo en Miami, Estados Unidos, por un valor superior a los 10 millones de pesos, así como en el Estado de México y la Ciudad de México.

El magistrado refirió que tuvo la capacidad de adquirir esas propiedades con su esposa, Mónica Bauer Mengelberg, quien se desempeña como vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Pepsico Latinoamérica, obteniendo más ganancias económicas que él.

Sin embargo, la UIF señaló que no corresponden los ingresos económicos de la pareja para adquirir tantas propiedades, por lo que acusó que ha cometido enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, evasión fiscal y uso de empresas fachada.

Según José Luis Vargas, sus ingresos económicos son transparentes y por ello demostrará su inocencia ante las acusaciones de la UIF, pues reiteró que no ha cometido alguna irregularidad en el ejercicio del servicio público como magistrado presidente del TEPJF.

 

Continue Reading

Justicia pendiente

Organización de Derechos Humanos se solidariza con huelga de sindicato minero

Published

on

La organización de Derechos Humanos Red Solidaria contra la Impunidad expresó su solidaridad con el sindicato minero de la sección 17 de Taxco, Guerrero, a 14 años de haber iniciado su huelga en demanda de mejoras condiciones salariales y seguridades sociales justas en sus labores.

Por medio de un comunicado, el organismo defensor de los derechos humanos externó su apoyo al sindicato minero que no ha obtenido respuesta positiva por parte de Germán Larrea, propietario de Grupo México.

Desde que inició la huelga, los mineros fueron apoyados por el grupo denominado como “Las Guerreras de Plata”, que han exigido mejores condiciones laborales justas para que se resuelva el conflicto que viola la integralidad de los derechos humanos y laborales de los trabajadores.

Por ello, pidieron la intervención del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que se resuelva esta situación y que llame a su resolución a través de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) federal, así como a la gobernadora electa de Guerrero, Evelyn Salgado, para que atiendan esta problemática.

Recordó que en 2019 el líder del Sindicato de la Sección 17, Roberto Hernández Mojica, fue amenazado, así como en el pasado proceso electoral en el que se renovó la gubernatura de Guerrero, por lo que responsabilizó al gobierno estatal y federal por la integridad física y psicológica de todos los mineros.

Asimismo, demandaron que las autoridades estatales y federales manifiesten su interés en la resolución de este conflicto que ha afectado a 386 trabajadores desde que comenzó la huelga hace más de dos décadas, pero en la cual persisten en la lucha laboral 136 mineros.

 

Continue Reading

Con voz propia

Nosotros, los periodistas, “los que nos cuidan” y la subcontratación consentida por Jenaro Villamil

Published

on

By

Historias para armar la Historia

Ramsés Ancira

En el principio López Obrador anunció que iniciaría la sección “quién es quién en las mentiras” y los periodistas no vimos que esto era bueno. Más que bueno, resultó buenísimo.

Ahora ha quedado de manifiesto, que, sin la participación del periodismo libre, sólo queda lugar para un Estado Fallido.

El presidente tiene razón, escudados en el periodismo, muchas de las personas que tienen espacio en los medios informativos se dedican a la gacetilla, o como en los viejos anuncios del Aviso de Ocasión, al pago por palabra, sea para repetir las grotescas y falsas campañas de propaganda del PRI, Acción Nacional, y en menor medida las de los dueños del PRD, Jesús Zambrano y Jesús Ortega, o bien por venganza por la ausencia de publicidad oficial.

En donde sí se equivocó López Obrador, y gravemente, es en ponernos a todos en el mismo saco. Incluso hizo famosa la frase “benditas redes sociales”, ignorando que éstas también se corrompieron y hay gobernadores que las patrocinan para esconder sus delitos de lavado de dinero. Otros actores, por cierto, de MORENA, lucran con los apoyos que el presidente Biden ofreció por el COVID a indocumentados mexicanos, como quedó plenamente demostrado con los ataques y montajes en contra de nuestro cónsul en Nueva York, Jorge Islas.

Sus fans más incultos, en consecuencia, se dieron a la tarea de motejar como “chayoteros” a todo periodista, que hiciera incluso las observaciones más amables y comedidas al presidente. Como buenos “bots”, pero sin inteligencia siquiera artificial, estas personas se aprendieron la palabrita, “chayoteros”, sin tener la más p…equeña idea de lo que esto significa.

La realidad es que en su afán de ahorro y protección a la sociedad que más lo necesita, al gobierno de la Cuarta Transformación se olvidó de un pequeño gran detalle: sin periodismo libre ni se hacen las revoluciones, ni se politiza a la sociedad, ni se le informa, y por lo tanto se fomenta el sub desarrollo; la dependencia a los programas de apoyo y la manipulación de gesticuladores, de los cuales Alfredo Jalife Rahme, quien se escuda en el trasero del presidente, sería un muy buen ejemplo.

Para no dejar el enfoque histórico, recuerdo que mi padre tuvo como compañero, en la cuarta década del siglo pasado, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México a Pedro Joaquín Chamorro. El estudiante nicaragüense era monotemático, de lo único que hablaba era de que regresaría a su país a hacer la revolución. Para ello, lo primero que hizo fue fundar un periódico La Prensa. Y en efecto, pese a todo el dinero que invirtió la CIA para comprar armas, con el dinero que obtenía de las drogas que importaba de Irán y vendía en Los Ángeles, la revolución triunfó. Usted lo recuerda, la historia recoge este suceso con el nombre de Operación Irán Contras.

Por cierto, al menos dos periodistas fueron asesinados por descubrir la trama, el mexicano Manuel Buendía y el estadounidense Gary Webb, Menos mal, el estadounidense pudo disfrutar, antes de ser “suicidado de dos balazos en la cabeza”, del reconocimiento máximo que se le puede dar a un periodista en el mundo, el Premio Pulitzer.

Continuamos. El asesinato de periodistas en México es a la fecha, uno de los de mayor alta tasa a nivel mundial, un promedio de dos cada mes. Esto es solo una muestra de la indefensión en que nos encontramos.

En tiempos del PRI, parte de los beneficios de ser reportero, era acceder a los programas de vivienda popular; sin embargo, más de la mitad del gremio no quiso, o no pudo, o por cualquier razón no aprovechó esta situación y de estos, una buena parte, al llegar a la edad de adulto mayor, divorciados, sin familia y enfermos sobreviven en una situación muy precaria, algunos en el Club de Periodistas de Filomeno Mata.

Justo es decir que, para muchos, el “chayo” resultaba tan vergonzoso, que, en lugar de acudir al sicólogo, se lo gastaban bebiendo”. Parece que fue el mismo Buendía quien dijo que un periodista sin aliento alcohólico era como “una flor sin aroma”.

Lo cierto es que había otras razones para el vicio: los periodistas generalmente éramos contratados por honorarios, sin seguro social, por lo que muchos no tenemos derecho a una pensión de retiro. Por otra parte, una jornada normal de trabajo es de 14 horas diarias, con lo que nuestra tasa de divorcios, es de las más altas entre todas las profesiones liberales.

Si no queríamos cobrar por honorarios, lo que permitía mejores salarios, teníamos que someternos a las condiciones de los sindicatos “charros”, entre los cuales ocupa el primer lugar mundial, el de la cadena de “los soles” desde que la adquirió, con dinero que le dio Luis Echeverría, Mario Vázquez Raña.

Le doy dos ejemplos, los reporteros nuevos trabajábamos en El Sol de México siete días de la semana, no teníamos descanso, pero sólo nos pagaban seis, el otro se lo robaba el sindicato.

Recuerdo que Rafael Loret de Mola, (hijo de Carlos, el ex gobernador de Yucatán y papá de Carlos, el de Latin Us), quien fue mi director en la agencia Lemus, fue contratado para encabezar uno de los periódicos de la cadena de “los soles”. Cuando preguntó que sueldo le asignarían, le respondieron que “para que se preocupaba por eso”. Llegando, le dijeron, “el gobernador se va a encargar de mandarle un coche, chofer y asignarle una casa para que viva dignamente”.

Si acaso el gobernador se negaba al chantaje, los ataques eran incesantes, hasta tirarlo “de la silla”.

Por eso Abel Quezada dibujaba a los periodistas como sujetos famélicos sostenidos por cuerdas en una posición muy incómoda.

Hoy, que tanto se ataca, justificadamente, desde el gobierno al “outsorcing”, (llamémoslo mejor en español, pues los anglicismos no son necesarios) la subcontratación en el sistema de Radiodifusión Pública que dirige Jenaro Villamil, es norma y no excepción.

Nuestro admirado “homozzapping” como él mismo firma sus videos, ha sido incapaz de exigirle al presidente López Obrador, las condiciones más elementales que el Artículo 123 ofrece a los trabajadores. Sí, no se sorprenda, aunque hay quienes no reparen en ello, los periodistas también comemos, tenemos necesidad de vivienda, y si no fuera mucho pedir, que nos paguen por nuestro trabajo, no estamos diciendo que nos den una retribución digna, solo digo que nos paguen o, lo que sea, pues solemos financiar nuestro internet, transporte y vestido, con otros ingresos, comúnmente como maestros, correctores de estilo, asesores de tesis, o la venta de nuestros libros.

Ya no se diga Notimex, que para evadir el para ellos molesto sindicalismo, recurre a la práctica de contrato de esquiroles. Tampoco los culpamos, tienen que comer, y no es fácil para 250 personas, hombres y mujeres, compartir el mismo baño en una bodega.

En este tema debemos hacer un pequeño paréntesis para hablar del Canal 21, administrado por el gobierno de la Ciudad de México, quizá sea la única señal del planeta, en que los conductores de noticiarios van vestidos apenas con una camiseta, a pesar de ello no solo hacen noticieros buenos y baratos, sino incluso programas especiales, como los que han narrado las atrocidades de Isabel Miranda de Wallace. Nuestra admiración y respeto a los colegas, pero también un llamado a Claudia Sheinbaum para que invierta más en la producción de este canal. No solo es una inversión social, sino que le va a dar réditos políticos. Consejo gratis:  por lo menos que los gobiernos de la Ciudad de México inviertan mil pesos en una campaña de Google para promocionar sus contenidos y que la gente los vea.

Finalmente: ¿Por qué será que quienes solicitan el apoyo del mecanismo de Protección de defensores humanos y periodistas de la Secretaría de Gobernación resultan los más amedrentados, encarcelados e incluso asesinados?

No lo hemos podido constatar, pero tampoco tenemos razón para dudar la denuncia que nos han enviado, sobre que este mecanismo, en pleno gobierno de López Obrador, es controlado por familiares de Genaro García Luna. Lo que sí sabemos es que escoltas del licenciado Alejandro Garduño, defensor público federal fueron esposados y encarcelados temporalmente en el Estado de México, y luego de que le quitaron el trabajo, recibió amenazas que lo llevaron a solicitar y obtener el asilo humanitario en Estados Unidos, apenas hace unas semanas, ya en la gestión del presidente Biden.

Otro periodista, quien acusó de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero al gobernador de Quintana Roo, ha sido sentenciado a 16 años de prisión por un delito aparentemente fabricado. No nos extendemos más, porque su abogado le ha recomendado que no se mediatice el caso. Sin embargo, esto nos da pie para concluir con nuestra final y acostumbrada…

Bitácora Suplementaria

29 de julio de 2021, 13:59

Olivia Arrieta, comenta a nuestro programa Defensoría Pública contra Isabel Miranda de Wallace: “Dejen de enfocarse en el hermano de Irma Eréndira y enfóquense en la Wallace”

Le respondo:

“Entendemos su postura, pero mire, tanto peca el que mata la vaca, como el que le detiene la pata. Primero Netzaí privó ilegalmente de la libertad a los abogados de Brenda Quevedo y Jacobo Tagle Dobín para obligarlos a renunciar, luego dejó sin defensor a Brenda, en la audiencia en la que se decidía su libertad, así que, es un corrupto, o un inepto, o las dos cosas.

Agrego:  intempestivamente la abogada de la Defensoría Pública Federal quien debía acudir a la audiencia donde se decidiría la libertad de Brenda Quevedo decidió que se iba de vacaciones. No me extraña, las amenazas y encarcelamiento de letrados que han defendido a las víctimas de Wallace, hacen que estos se hayan visto obligados.

Y digo más: Entiendo que el presidente López Obrador haya influido en el nombramiento de Netzaí Sandoval en el poder judicial. El nepotismo que esto representaba al tener en la nómina de la 4T a Irma Eréndira Sandoval, como secretaria de la Función Pública, a Pablo Amilcar Sandoval como super delegado en Guerrero y ahora como senador de Morena;  a Netzaí con doble cargo como director de la escuela de Derecho Ponciano Arriaga, (subsidiada por el gobierno federal) y como director de la Defensoría Pública; y a el esposo o  cuñado de estos personajes, John Ackerman, en la nómina de canal 11 del Instituto Politécnico Nacional, es un exceso.

Cierto, el Poder Judicial, como lo admitió entre líneas el presidente López Obrador en la conferencia de este jueves, es una cloaca, pero recomendar a Netzaí no le ha traído ningún beneficio, y menos porque lo único que hizo para acusar a Wallace, fue “refritear” la denuncia legal que ya había emprendido la periodista Guadalupe Lizárraga y también argumentar la falsedad representada por el ADN, que no era de Wallace, lo que también fue posible gracias a la investigación periodística que logró encontrar al padre biológico, del multi nombrado Hugo Alberto y no gracias al trabajo que no quisieron hacer los gobiernos de Felipe Calderón. Enrique Peña Nieto, ni hasta ahora el de López Obrador.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: