Connect with us

La red en lucha

En 2021 fueron asesinados 55 periodistas en el mundo

Published

on

 

PARÍS – En 2021 fueron asesinados 55 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación en todo el mundo y, aunque es el menor número en una década, la impunidad se mantiene generalizada y los comunicadores siguen enfrentando una enorme cantidad de riesgos, indicó este jueves 6 un informe de la Unesco.

“Una vez más, en 2021, demasiados periodistas pagaron el precio máximo por sacar a la luz la verdad”, deploró Audrey Azoulay, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Agregó que “ahora mismo, el mundo necesita más que nunca información independiente y objetiva” y “debemos hacer más para garantizar que quienes trabajan incansablemente para proporcionarla puedan hacerlo sin miedo”.

El Observatorio de Periodistas Asesinados de la Unesco señaló que dos tercios de los asesinatos se produjeron en países que no sufren conflictos armados, “lo que demuestra los continuos riesgos a los que se enfrentan los periodistas en su labor informativa diaria para sacar a la luz las irregularidades”.

Por su parte, la sindical Federación Internacional de Periodistas (FIP) informó que en 2021 fueron asesinados 45 periodistas en 20 países, frente a los 65 del año anterior, con lo que desde 1991 suman 2.721 los profesionales de la comunicación asesinados.

Los colegas perdidos “nos recuerdan el terrible sacrificio que siguen haciendo los periodistas de todo el mundo en aras del interés público, y estamos siempre en deuda con ellos y con los miles de personas que han pagado el precio más alto”, dijo el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger.

“Una vez más, en 2021, demasiados periodistas pagaron el precio máximo por sacar a la luz la verdad. Ahora mismo, el mundo necesita más que nunca información independiente y objetiva. Debemos hacer más para garantizar que quienes trabajan incansablemente para proporcionarla puedan hacerlo sin miedo”: Audrey Azoulay.

La FIP “cree que el único homenaje adecuado a la causa por la que dieron sus vidas debe ser la búsqueda incesante de justicia para ellos. Abogamos por la adopción de una nueva convención de las Naciones Unidas para la protección de los periodistas, que garantice la rendición de cuentas por esos asesinatos”.

La Unesco indicó que la mayoría de las muertes en 2021 se produjeron en sólo dos regiones: Asia-Pacífico, con 23 asesinatos, y América Latina y el Caribe, con 14.

Solo en México fueron asesinados en 2021 ocho periodistas, y de acuerdo con medios de prensa de ese país, así como en Afganistán, alcanzaron a 47 en los últimos cinco años.

Para la FIP se trata de una constatación recurrente: los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación son asesinados con mayor frecuencia por denunciar la corrupción, el crimen y el abuso de poder en sus comunidades, ciudades y países.

Los riesgos asociados a los conflictos armados han disminuido en los últimos años, debido a la limitada exposición de los profesionales de los medios de comunicación, pues cubren los conflictos armados en menor número.

Pero al mismo tiempo aumentan las amenazas de las bandas criminales y los cárteles de la droga, desde los barrios marginales de México hasta las calles de las ciudades europeas de Grecia y los Países Bajos, y motivaron asesinatos selectivos de trabajadores de los medios de comunicación en 2021.

La Unesco destacó que si bien el número de esos asesinatos es el más bajo desde hace una década (hubo más de 100 en 2012), la impunidad sigue alarmantemente extendida: 87 % de esos crímenes perpetrados desde 2006 siguen sin resolverse.

Hay otras amenazas, desde agresiones a periodistas que cubren protestas hasta incremento del acoso en línea para las comunicadoras, y el Comité para la Protección de Periodistas, basado en Nueva York, registró una cifra récord, 293, de periodistas encarcelados por ejercer su trabajo en 2021.

El pasado 10 de diciembre se entregó el Premio Nobel de la Paz 2021 a dos periodistas: la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitri Muratov, por “su valiente lucha en favor de la libertad de expresión”, según el comité que otorga el galardón.

 La organización reporteros Sin Fronteras (RSF) informó que en Filipinas fueron asesinados 33 periodistas en los últimos 10 años y en Rusia siete. En su clasificación de la libertad de prensa en 180 países, RSF coloca a Filipinas en el puesto 138 y a Rusia en el 150.

 A-E/HM

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estados Unidos

Relatores de la ONU condenan violaciones de DDHH en la cárcel de Guantánamo

Published

on

By

 

GINEBRA – Relatores de las Naciones Unidas condenaron este lunes 10 las violaciones de derechos humanos y la impunidad que privó en la prisión estadounidense de Guantánamo, en la isla de Cuba, a 20 años de la llegada de los primeros detenidos a ese enclave.

Guantánamo “es un sitio de notoriedad sin precedentes, definido por el uso sistemático de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes contra cientos de hombres llevados ahí y privados de sus derechos más fundamentales”, dijeron en su declaración los expertos en derechos humanos.

Para los especialistas, “20 años de práctica de detenciones arbitrarias sin juicio, acompañadas de tortura o malos tratos, es simplemente inaceptable para cualquier gobierno, en particular para uno que tiene el reclamo declarado de proteger los derechos humanos”.

“Como miembro recién elegido del Consejo de Derechos Humanos, los expertos piden nuevamente a Estados Unidos que cierren esta instalación y cierren este feo capítulo de implacables violaciones de los derechos humanos”, agregaron.

Los expertos independientes trabajan bajo el paraguas del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en esta ciudad suiza.

Se trata de Fionnuala Ní Aoláin, relatora especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo; Nils Melzer, sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y Siobhán Mullally, sobre la trata de personas.

Con ellos, Morris Tidball-Binz, sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; Tlaleng Mofookeng, sobre el derecho a la integridad física y salud mental; el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias; y el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias.

En su base naval de Guantánamo, en la isla de Cuba, el gobierno del presidente estadounidense George W. Bush (2001-2009) estableció en enero de 2002 un centro de detención para prisioneros acusados de terrorismo, tras la invasión de Afganistán, que siguió a los atentados en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001.

Estados Unidos encarceló a un total de 780 hombres musulmanes en Guantánamo, con 39 que aún permanecen detenidos sin cargo y sin juicio. Muchos fueron liberados y al menos nueve murieron en la prisión, de ellos siete por suicidio.

Además de señalar a Guantánamo como centro de torturas y otras violaciones de derechos, los relatores dijeron que es un símbolo de la falta sistemática de rendición de cuentas, así como de la impunidad de la que gozan los responsables.

“Cuando un Estado no responsabiliza a quienes han autorizado y practicado la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, envía una señal de complacencia y aquiescencia al mundo”, declararon los expertos en su comunicado.

Una vez más, los relatores pidieron al gobierno estadounidense que cierre el centro carcelario, regrese a los detenidos a sus hogares o a terceros países seguros respetando el principio de no devolución, y brinde remedio y reparación a quienes hayan sido torturados y detenidos arbitrariamente por sus agentes.

También, que obligue a que los responsables de los actos de tortura rindan cuentas en línea con las leyes internacionales de derechos humanos.

Expresaron especial preocupación por la población carcelaria enferma y envejecida que ha sufrido atropellos durante todo este tiempo, y repudiaron la falta de asistencia médica adecuada, así como la inexistencia de rehabilitación por tortura a la que obliga el derecho internacional.

También denunciaron los procedimientos previos al juicio que realizan las comisiones militares para eliminar las pruebas de tortura y remarcaron la necesidad de transparencia e imparcialidad en los procesos.

Acentuaron las fallas del sistema judicial de Estados Unidos para proteger los derechos humanos y defender el estado de derecho, que dan lugar con su apoyo a un limbo legal en Guantánamo.

Para concluir, los expertos encomiaron la valiente y ardua labor de los abogados defensores que han luchado para proteger el estado de derecho y que han revelado las violaciones de los derechos humanos por parte de las comisiones militares.

Recientemente, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado (cancillería) en Washington, dijo que Estados Unidos mantiene el plan de cerrar esa prisión.

“Seguimos decididos a deliberar y a un proceso exhaustivo centrado en reducir de forma responsable la población de detenidos en la bahía de Guantánamo y, en última instancia, a cerrar las instalaciones”, dijo Price.

A-E/HM

Continue Reading

Latinoamérica

INAI asume presidencia internacional de Red de Transparencia y Acceso a la Información

Published

on

• El INAI asumió las presidencias de la Red de Transparencia y Acceso a la Información, de la Conferencia Internacional de Comisionados de Información y la Asamblea Global de Privacidad

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), consolidó su liderazgo internacional en materia de acceso a la información y protección de datos personales en 2021, asumiendo las presidencias de la Red de Transparencia y Acceso a la Información (RTA), la Conferencia Internacional de Comisionados de Información (ICIC) y la Asamblea Global de Privacidad (GPA).

Asimismo, consciente de que la integridad, las acciones anticorrupción, la ética y la rendición de cuentas son claves en el desarrollo de las sociedades, en febrero de 2021, el INAI tomó la Vicepresidencia de la Red por la Integridad por un periodo de dos años. En su gestión buscará fortalecer y promover una agenda estratégica en transparencia y rendición de cuentas por medio de la cooperación internacional.

El INAI asumió, el 13 de mayo de 2021, la Presidencia de la RTA para el periodo 2021-2024; el organismo de cooperación e intercambio de conocimientos y experiencias entre autoridades de América Latina está integrado por 37 autoridades de 17 países iberoamericanos, una fundación internacional, una Red Federal de Argentina y dos Organismos Internacionales, con el propósito de generar un espacio permanente de diálogo, en materia de transparencia y derecho de acceso a la información pública.

Desde junio de 2021, el INAI ostenta la Presidencia y Secretaría del Comité Ejecutivo de la ICIC, red encargada de fomentar a nivel mundial la protección y la promoción del acceso a la información pública como un pilar fundamental de la gobernanza social, económica y democrática.
La participación del INAI en la ICIC busca consolidar el liderazgo de la Red a nivel global de Comisionados de información. Asimismo, se pretende expandir la presencia y reconocimiento del Instituto a nivel internacional. En el mismo sentido, se desea tener vínculo con diversos organismos internacionales e impulsar su liderazgo y voz internacional en materia de Acceso a la Información y Transparencia.

Finalmente, en octubre de 2021, se realizó de forma exitosa la 43° Asamblea Global de Privacidad organizada por el INAI, donde se eligió al Instituto como Presidente del Comité Ejecutivo de dicho Foro para el periodo 2021-2023.

La Asamblea Global de Privacidad es un foro internacional con más de 130 autoridades de protección de datos y privacidad, cuyo objetivo es construir y mantener un entorno en el que las autoridades en la materia, a nivel mundial, puedan actuar eficazmente para cumplir sus mandatos, tanto individualmente como de forma concertada, mediante la difusión de conocimientos y conexiones de apoyo.

En ese sentido, el INAI continuará fortaleciendo los lazos de cooperación internacional para promover su labor como órgano garante de los derechos de acceso a la información y protección de datos personales.

Continue Reading

Con voz propia

Cumbre mundial por la democracia debe incluir el tema del desarrollo

Published

on

By

 

Philippe Benoit

PARÍS.– El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acaba de acoger la Cumbre por la Democracia para demostrar las ventajas de la democracia en la competencia global con los regímenes autoritarios. Estados Unidos puede tener éxito en esta competencia demostrando a la gente de los países en desarrollo (es decir, la gran mayoría de la población mundial) cómo la unión de la democracia y el desarrollo es el mejor camino para mejorar sus vidas.

La capacidad de Estados Unidos para implementar esta potente combinación es una ventaja importante que tiene sobre sus competidores autoritarios. Por esa razón, el gobierno de Biden debería agregar desarrollo a su iniciativa democrática.

Como ha enfatizado Biden: «Estamos en medio de un debate fundamental sobre el futuro y la dirección de nuestro mundo… entre aquellos que argumentan que… la autocracia es el mejor camino a seguir… y aquellos que entienden que la democracia es esencial».

De forma similar, explicó en una sesión conjunta del Congreso estadounidense: «Estamos compitiendo con China y otros países para ganar el siglo XXI». Y en esta competencia, señaló, la democracia debe prevalecer: “Tenemos que demostrar que nuestro modelo no es una reliquia de nuestra historia; es la mejor manera de revitalizar la promesa de nuestro futuro», añadió.

La cumbre de diciembre fue diseñada para hacer precisamente eso. Se invitó a participar a más de 100 países, con representantes de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado. La cantidad de países y la amplitud de la representación muestra la ambición del gobierno de Biden.

La cumbre se organizó en torno a tres temáticas: defenderse del autoritarismo, abordar y combatir la corrupción y promover el respeto de los derechos humanos.

Estos son temas importantes al considerar lo que una democracia vibrante puede y debe brindar a sus ciudadanos.

El autor, Philippe Benoit. Foto: GIAS2050
El autor, Philippe Benoit.

Pero hay una cuarta temática crucial que falta en la cumbre: el poder de las democracias para mejorar la vida de las multitudes en los países en desarrollo que sufren de niveles de vida inadecuados.

Miles de millones en estos países luchan por satisfacer las necesidades básicas de alimentación, vivienda, salud, educación, saneamiento y más. Demasiadas familias enfrentan amenazas diarias de desnutrición, saneamiento inadecuado, inseguridad y pobreza generalizada.

Con demasiada frecuencia, los sistemas de transporte y energía poco seguros, así como la corrupción y la represión, impiden que las familias aumenten sus ingresos para mejorar sus vidas. El terror que la covid-19 constituye para los países empobrecidos ilustra el desafío.

El gobierno de Estados Unidos necesita mostrarle a la gente del mundo que las democracias brindan la mejor promesa para mejorar sus vidas y proteger a sus familias. La estrategia no debe basarse simplemente en mostrar que los países más ricos del mundo son democracias.

Más bien, la estrategia debe establecer que estas democracias ricas y el sistema que encarnan son los mejores equipados para mejorar el nivel de vida de la población del mundo en desarrollo.

Para ganar una competencia mundial, es importante hablar con la audiencia global, y la mayor parte de esa audiencia reside en países en desarrollo (más de 5000 millones de personas fuera de China). Además, es en estos países donde la población crecerá más: 2000 millones de personas más para 2050, y más de la mitad de ese crecimiento se producirá en África.

China ha entendido la importancia de esta audiencia, personificada por su masiva Iniciativa de la Franja y la Ruta de un billón de dólares para financiar infraestructura y otros proyectos en países en desarrollo.

Para varios comentaristas en Washington, esta iniciativa tiene menos que ver con la asistencia y más con la estrategia de Beijing para promover sus intereses geopolíticos en detrimento de Estados Unidos.

Sin embargo, independientemente de la motivación, los países en desarrollo han tomado nota tanto de la creciente asistencia exterior de China como de su éxito en materia de desarrollo para reducir la pobreza y aumentar los ingresos a nivel nacional.

Pero mejorar la calidad de vida de las personas no se trata solo de más infraestructura o mejores condiciones materiales. También se trata de dimensiones sociales y políticas y, lo que es más importante, de libertades (como se refleja, por ejemplo, en la Declaración de la ONU sobre el desarrollo).

Esto incluye la libertad frente al miedo y la opresión, el derecho a la expresión, a participar en la política y el derecho de las minorías a las mismas oportunidades que la mayoría. Es importante destacar que estos son elementos que una democracia vibrante debería ofrecer, y un sistema autoritario no está bien equipado para proporcionarlos.

Lamentablemente, varias de las democracias actuales, incluso en muchos países en desarrollo, no están cumpliendo la promesa de la democracia. Por ejemplo, los grupos étnicos minoritarios en varios países están siendo discriminados, o incluso oprimidos, por la mayoría (un tormento que es más frecuente y posiblemente endémico de los regímenes autoritarios).

Entonces, como ha enfatizado Biden, las democracias deben hacerlo mejor: «Tenemos que defender (la democracia), luchar por ella, fortalecerla, renovarla». Por estos motivos, los tres temas anunciados de la cumbre son realmente importantes.

Y, sin embargo, son insuficientes por sí mismos para ganar la competencia mundial. Proporcionar las condiciones para sacar a las personas de la pobreza y promover una prosperidad inclusiva sin miedo es un cuarto tema fundamental y complementario que hablaría de las aspiraciones de las personas en todo el mundo en desarrollo.

Si bien hubo algún debate sobre el desarrollo económico en relación con la cumbre, fue demasiado limitada. Entonces, además de los nuevos compromisos para contrarrestar el autoritarismo, etc., la iniciativa democrática del gobierno de Biden debe catalizar una acción sustancial y significativa para combatir mejor la pobreza y las privaciones en los países más pobres.

Entre otras cosas, esto debería incluir un mayor financiamiento y más apoyo técnico de las democracias ricas a los países en desarrollo, pero también compromisos de los gobiernos de las naciones más pobres para fomentar las condiciones a nivel nacional para un crecimiento justo e inclusivo.

Estados Unidos ha entendido históricamente la importancia estratégica de unir el desarrollo y la democracia, patrocinando organizaciones como el Banco Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Las guerras globales del siglo pasado demostraron los beneficios de un mundo en el que la democracia estadounidense superó a los regímenes autoritarios, y también que Estados Unidos y otros países estaban más seguros en un mundo lleno de democracias vibrantes.

Esta dinámica ayuda a explicar por qué Estados Unidos sigue siendo el mayor proveedor de asistencia para el desarrollo en el extranjero, a pesar de la fluctuación del apoyo político interno. Pero hay una competencia internacional cada vez mayor.

La democracia es un sistema poderoso que se desplegará a nivel mundial para elevar los niveles de vida al mismo tiempo que se promuevan las libertades individuales y la libertad frente a la opresión. Los sistemas autoritarios no pueden hacer frente a esa promesa.

Los líderes de la democracia, incluidos muchos de los países más ricos del mundo, deben demostrar lo que ellos y la democracia pueden proporcionar a los que no tienen en el mundo.

Eso es clave para cualquier estrategia para ganar la competencia del siglo XXI.

Con este fin, el presidente Biden debería, siguiendo su anterior Cumbre de Líderes sobre el Clima y esta Cumbre para la Democracia, convocar una «Cumbre para el Desarrollo» que aborde la pobreza y otros desafíos, así como las aspiraciones, de los desfavorecidos del mundo.

 

Foto: El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su secretario de Estado, Antony Blinken, durante la apertura de la Cumbre por la Democracia, el 9 de diciembre, en que participaron en forma telemática 110 países. Foto: Departamento de Estado

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: