Connect with us

Empalme Sonora: El silencio ante el narcoterrorismo

Impunes los sicarios que quemaron a una familia como represalia por no participar en el tráfico de droga en Empalme Sonora

Avatar

Published

on

PRIMERA PARTE

Por Guadalupe Lizárraga

EMPALME, Sonora.- Había recibido dos amenazas antes de que mataran a su familia si no aceptaba “tirar cristal”. Se referían a la venta de metanfetamina en Empalme, Sonora. Una droga más potente y barata que la cocaína. Con la primera amenaza, José de Jesús Luna Franco no les hizo caso. Hacía dos meses que lo habían despedido de su trabajo en el Ayuntamiento de Empalme, y vendía tacos dorados en el puesto de su padre, en el centro de la ciudad, y organizaba torneos de futbol para niños. “Tenía muchos conocidos”, le decían. Pero él reiteró su rechazo a vender droga. Los sicarios le dijeron que “como era culón, que si no trabajaba para ellos, lo iban a dejar sin familia”. Con la segunda amenaza, José de Jesús se quedó en silencio hasta que se marcharon sus agresores. Conocía muy bien a uno de ellos, había sido su compañero de clase en la escuela primaria. A los demás los identificaba porque eran conocidos en la ciudad, sabían a qué se dedicaban además de aterrorizar a la gente.

El 10 de septiembre de 2019, José de Jesús se encontraba en su casa, en la colonia Libertad, con su esposa Perla Verónica Viera Arreola, su hijo Dayron de 7 años, su hija Keily de 2, y su hermano Cristian Abel de 25, tres años menor que él. Cristian había ido a la casa de José de Jesús porque había discutido con su esposa, y mientras descansaban les narraba la situación. Perla fue a la cocina por un vaso de agua, cuando vio por la ventana que llegaban unos hombres en dos camionetas. Dos de ellos traían armas y los otros dos unos bidones de gasolina. Corrió con su esposo espantada, pero apenas alcanzó a decirle de los hombres, cuando éstos ya habían abierto la puerta a patadas para introducirse hasta el cuarto donde estaban.

Uno de los hombres le dijo a José de Jesús que “lo quería ver el patrón”. Lo sacó a golpes, y con una pistola en escuadra, le golpeó la cabeza. Otro de los hombres dijo “mátenlos a la verga”, y José de Jesús sintió un profundo coraje, se levantó y empujó con todas sus fuerzas al hombre que sostenía un arma larga, al otro lo golpeó en la cara, y salió corriendo de la casa, descalzo y en shorts. Intentaba que lo siguieran para sacarlos de su casa, pero los hombres le dispararon y una de las balas le atravesó el hombro derecho; otra, le rozó la pierna izquierda, y cayó sobre el pavimento. Desde allí alcanzó a ver su casa en llamas.

II

José de Jesús se fue caminando herido hasta las viejas vías del ferrocarril, cerca de un boulevard, donde un chofer de tráiler lo auxilió. Duró siete días para reponerse. Varios medios de Estados Unidos lo dieron por secuestrado, sin investigar más. Los medios nacionales no le dieron cobertura. Se iba enterando de su familia por las redes sociales y la prensa local. Su hijo Dayron Jesús había fallecido al día siguiente del incendio con quemaduras de tercer grado en el 95 por ciento de su cuerpo. Se había quedado escondido debajo de la cama para resguardarse de los hombres que se habían llevado a su padre. Una persona lo sacó de la casa a los minutos del incendio, pero ya había sufrido mucho. Keily, su hija menor, primero había sido traslada a Guaymas, pero por la gravedad de sus heridas, la trasladaron a un hospital especializado en Sacramento, California, donde aún se encuentra en cuidados intensivos. Sus quemaduras fueron de tercer grado, en el 90 por ciento de su cuerpo, había perdido una pierna, y unos dedos de una de sus manos. La niña había sido sacada de la casa en llamas en brazos de su madre. Pero eso también le costó la vida a Perla, de 31 años. Falleció el 23 de septiembre, y alcanzó a identificar a los agresores en su declaración ministerial. El hermano de José de Jesús, Cristián Abel falleció el 20 de septiembre. Tenía quemaduras de segundo grado en el 58 por ciento de su cuerpo. También alcanzó a declarar ante el ministerio público y a identificar a los agresores.

 

Dayron Jesús Luna Viera, de 7 años, falleció por quemaduras de tercer grado en el 95 por ciento de su cuerpo, víctima de ataque narcoterrorista. Keily, 3 años, se encuentra en cuidados intensivos en un hospital de California.

III

La voz de Perla, esposa de José de Jesús:

“Recuerdo que la persona que estaba parada por fuera de la casa gritó a las otras personas que nos mataran a la verga a todos, en eso escuché varios disparos y las personas que traían la gasolina empezaron a rociar toda la casa, y de pronto vi que una persona se agacha y prende un encendedor, y se empieza a quemar toda la casa. Yo corro para con mis hijos para el cuarto para salir por la puerta de atrás de la casa, pero estaba cerrada, y veo que la casa está en llamas, y agarro a mi hija Keili y la saco entre las llamas, pero salimos todas quemadas, y me metí a una tina con agua junto con mi hija, ya que no soportaba el dolor. En eso escucho que mi hijo Dayron estaba llorando dentro de la casa y veo que varios carros se paran enfrente de la casa, ya que se estaba quemando, y una persona que no sé quien es, vi que se metió a la casa y sacó a mi hijo Dayron todo quemado. En eso llegó mi suegro, y subió a su carro a mi hijo Dayron, y se lo llevó al hospital. Después llegó la Cruz Roja, y nos trasladó a mí y a mi hija Keili al hospital de Empalme. Quiero decir que si viera estas personas en fotografía, en video o en persona las reconocería plenamente porque tengo grabadas sus caras. Por ningún motivo pienso regresar a Empalme, estoy aterrorizada por lo que nos sucedió, y temo por mi vida y la de mis hijos. Estoy segura de que estas personas van a intentar hacernos daño de nuevo”.

José de Jesús Luna y su esposa Perla Verónica Viera.

La voz de Cristian Abel, hermano de José de Jesús

“Traían en sus manos unos garrafones de gasolina y rociaron toda la casa. Uno de ellos gritó: ‘Los vamos a matar a todos, porque vamos a quemar la casa’. Cuando sacaron a mi hermano, se oyeron unos dispararon y mi cuñada salió corriendo a ver, pero ya no miró a mi hermano. Cuando regresó al interior de la casa, uno de los hombres se agachó a encender la gasolina, y rápidamente se escuchó un silbido y un flamazo. Fue cuando mi cuñada agarró a la niña para salir por atrás pero la puerta estaba cerrada, y nos regresamos por la puerta principal. Ya afuera, escuchamos a Dayron que estaba gritando, y una persona de tantas que había allí se metió por el niño. Ya lo sacó muy quemado, luego llegó mi padre, agarró a mi sobrino y se lo llevó al hospital. Ya no quiero regresar a Empalme, tengo mucho miedo, estoy aterrorizado por esas personas”.

Cristian Abel Luna y el niño Dayron Jesús, víctimas del ataque narcoterrorista en Empalme.

IV

En la declaración ministerial que alcanzó a dar Cristian Abel Luna antes de morir, señaló que reconoció a los cuatro hombres que entraron a la casa, golpeando la puerta, dos armados y los otros dos con bidones de gasolina. Dijo que eran “muy mentados en Empalme por andar en la venta de droga… Uno de ellos que es el Cano Ballesteros agarró a mi hermano del brazo, jaloneándolo, para que se saliera y pegándole en la cabeza con una pistola… Mi cuñada le gritaba a mi hermano que se saliera por los niños. También andaba Jesús Hernández Esquivel, de apodo El Oliver, quien traía un rifle en sus manos, otros dos de nombre Damián Díaz Romero, de apodo El Flaco, y José Ignacio Ruiz Cortez, de apodo El Mojarras”.

En el expediente judicial se señala que los imputados reflexionaron en su actuar, traían armas de fuego sin autorización legal, traían recipientes con gasolina, allanaron la morada y golpearon la puerta hasta abrirla para introducirse al interior de la casa. Estos fueron José Ignacio Ruiz Cortez (a) El Mojarraz, Damián Díaz Romero (a) El Flaco, Jesús Hernández Esquivel (a) El Oliver, y Alejandro Ballesteros Patiño (a) El Cano Ballesteros. Los que se quedaron en los automóviles eran Juan Carlos Real Nieblas (a) El Mocho y Jorge Enrique Cuesta Grajeda (a) El Caballo.

 

Los cargos imputados a los agresores por parte de la Fiscalía de acuerdo con la calificación jurídica fueron homicidio calificado en número dos y tres, homicidio calificado en grado tentativa, allanamiento de morada cometido por incendio con alevosía, premeditación y ventaja, asociación delictuosa y terrorismo. Sin embargo, en el desarrollo del proceso, el cargo de terrorismo previsto y sancionado en el artículo 133 Bis del Código Penal de Sonora fue eliminado. El expediente especifica que “no se establece” este delito porque “no se desprende que de dicha conducta delictuosa haya tenido como fin causar alarma, temor o terror en la población de Empalme, Sonora, ni hayan puesto en peligro la seguridad de dicha población, siendo el objeto jurídico tutelado del delito en estudio la integridad física y jurídica de la nación mexicana y la seguridad interna del Estado”.

Pero la sociedad de Empalme, Sonora, se sintió agraviada. Exigió al presidente municipal que no se realizaran eventos del Día de la Independencia porque estaba de luto y por temor a nuevos ataques. Una sociedad que no comprende la crueldad de los sicarios, y muestra su indignación y temor en las redes sociales, así como su solidaridad con las víctimas. Pero para esta sociedad, pese al escamoteo jurídico del artículo 133 Bis, se trata de narcoterrorismo. 

 

Torneos de futbol para niños en los que participaba José de Jesús Luna con su equipo.

Uno de los entrenamientos con niñas y niños por José de Jesús Luna.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

México de conciencia

Vacunas Sputnik y CanSino están por ser aprobadas en México

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

Luego de que México aceptó la reducción del suministro de vacunas contra el Covid-19 de la empresa Pfizer, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, aseguró que las vacunas de la empresa china CanSino y la rusa Sputnik V están por ser aprobadas.

El canciller refirió que las primeras dosis de la vacuna Sputnik V llegarán a México a finales de este mes, por lo que calculan que arribarían entre el 25 y 29 de enero, mientras que la CanSino se encuentra en la etapa final de la Fase 3 para concluir con su desarrollo.

De acuerdo con el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, AstraZeneca ya fue autorizada y están en la etapa de envase, por lo que manifestó que el gobierno federal continúa con las labores de vacunación para que la reducción de dosis de Pfizer no afecte el programa nacional de vacunación y con ello se atiendan las necesidades de la población.

Agregó que también la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) está por aprobar la vacuna CureVac de Alemania con la participación de TecSalud y Novarax de Estados Unidos, pues también se ubica en la fase 3 de las pruebas y por ello en breve comenzarán a importar las dosis.

Asimismo, la vacuna Janssen que es de una sola aplicación también está por ser avalada por la Cofepris, por lo que también esperan los últimos resultados para comenzar con el proceso de importación de dosis a México en las próximas semanas.

Además, enfatizó que México es uno de los países que ha acelerado más los tratos de compras de vacunas contra el Covid-19 y por ello esperan que durante este año se logre vacunar a la mayor parte de la población para retomar las actividades económicas en su totalidad.

Continue Reading

Investigaciones

Las oscuridades de la familia Lebaron, entre masacres, sectas sexuales y juicios mediáticos

Avatar

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

Asesinatos, secuestros, extorsiones y violencia sexual han sido parte de la vida familiar de los Lebaron por décadas en el norte de México. Incluso, los asesinatos entre hermanos y sus mujeres poligámicas los ha llevado a prisión y a suicidios, en ambos lados de la frontera, desde los años setenta. Además de profesar sus cultos religiosos basados en el Libro de Mormón, algunos de sus destacados miembros participaron en la secta sexual Nxivm, dirigida por Keith Raniere en Albany, Nueva York, y por Emiliano Salinas de Gortari, en México. No obstante, desde la guerra declarada contra el narcotráfico por Felipe Calderón, la violencia de los cárteles de la droga también ha alcanzado a la familia Lebaron.

La masacre

El hecho más reciente y dramático se perpetró el 4 de noviembre de 2019, con el asesinato de tres mujeres y seis menores, más otros seis menores lesionados, cuando viajaban en dos camionetas por un camino de terracería que conduce de Bavispe, Sonora, a Chihuahua. La familia Lebaron fue interceptada por un comando armado que les encendió fuego. Al día siguiente, en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, daba un reporte sobre los hechos, lanzando la hipótesis de que grupos delictivos de ambas entidades “se disputaban el control de la zona” y la familia Lebaron había sido confundida con uno de los grupos.

Enseguida, Durazo dio la palabra al reportero Luis Cardona, exjefe de prensa de la alcaldía de Ciudad Juárez, durante el gobierno de Javier Corral, quien dijo que los responsables eran “Los Salazar” (en referencia al grupo de Adán Salazar Zamorano y Jesús Alfredo Salazar Ramírez, quienes pagan condena sin sentencia desde 2011 y 2012, respectivamente, por el delito de delincuencia organizada, acusados con falsos testigos protegidos), y señaló que él había sido secuestrado en esa zona en 2012. El secretario de Estado asintió sin mayor evidencia que las palabras del reportero, por lo que el presidente López Obrador, de inmediato, paró la calumnia, tanto al reportero como a su subordinado, y posteriormente éste tuvo que disculparse frente a los medios.

Poco tiempo después, trascendió que el crimen lo había ordenado uno de los líderes de La Línea, de nombre Jesús Venzor Salas Aguayo, “El Chuyín”, y lo habían perpetrado Rodolfo González Montes “El 32”, Fredy Calles Romero “El Tolteca”, Gildardo Palomino Nieblas “El G3”, y los hermanos Ever José González Bournes “El Águila” y Víctor Noé González Bournes “El 500”, éstos últimos especialistas en el robo de minas.

Salas Aguayo había sido detenido en 2015, y sentenciado a 11 años de prisión con cargos de delitos contra la salud, portación de armas de fuego y cartuchos exclusivos del Ejército. Pero su apelación fue aceptada y se redujo su pena a ocho años, por lo que fue puesto en libertad condicional el 19 de diciembre de 2019, con un rastreador que se retiró el 6 de enero de 2020, de acuerdo con el reporte de la Fiscalía General de la República, que dijo haber perdido contacto con él. Salas Aguayo es el fugitivo número W032681616 de la Administración para el Control de Drogas (DEA), y la ficha roja en la Interpol está vigente. Sin embargo, el Diario.mx de Chihuahua, publicó los datos de sus propiedades en Villa Ahumada.

De acuerdo con la información del blog Borderland Beat sobre los narco banners que señalan a los responsables de la masacre Lebaron, en la imagen aparece:

-Jesús Salas Aguayo “El Chuyín”, líder de La Línea (Nuevo Cártel de Juárez).

-Miguel Ángel Gaxiola “El Ruso”, jefe de seguridad de “Mayo Zambada”.

-Miguel Ángel Munguía Villarreal y su hermano Ramón Munguía Villarreal “El Mon”, quienes son narcotraficantes en Hermosillo, y se hacen pasar por agricultores.

En la parte inferior del banner se encuentran los siguientes nombres y fotografías:

-Oscar Pascual de la Rocha “El Chapón”.

-Jesús Darío Murrieta Navarro “El Cara de Cochi”, sicario jefe de Rodrigo Páez Quintero.

-Rodrigo Páez Quintero, líder de “El Cartel de Caborca”.

-Víctor Noe González Bournes “El 500”, socio de su hermano “El Águila”. ambos escondidos en Moris, Chihuahua.

-Francisco Javier Espinoza Camacho “El Fino” o “Picipi”, quien es el principal operador del narcotraficante Juan Pablo Quintero Navidad en la ciudad de Guaymas y Empalme.

-Ever José González Bournes “El Águila” o “Pepe”, líder sicario de “La Línea”, acusado de participar en el asesinato de la familia “LeBaron”.

-Fredy Calles Romero “El Tolteca” también dijo ser jefe de sicarios de “La Línea” identificado como participante en el asesinato de la familia “LeBaron”.

-Felipe de Jesús Sosa Canizalez “El Yiyo”, capo de plaza en Nogales, Magdalena, Santa Ana, Cucurpe, Ures, San Pedro de la Cueva, y fue quien acusó junto a su cómplice Leonardo López el “20” o “Nayo” de haber ejecutado a Daniel Hernández, Comandante del PESP.

-Alfredo Olivas Valenzuela “Chapo Alfredo” o el “Alfa”, dirige operaciones en Obregón, Bacum y el Valle del Yaqui para Juan Pablo Quintero Navidad, es el padre del reconocido cantante de narco corridos Alfredito Olivas.

-Héctor Bernal Mercado “Chino Bitachi”, recién asesinado, era el jefe de sicarios del cartel de los hermanos “Munguía Villarreal”, operaba principalmente en la ciudad de Hermosillo, Sonora.

La violencia de La Línea, pasada por alto

El 8 de noviembre de 2019, de acuerdo con datos oficiales, en la Carretera Internacional Caborca-Sonoyta, a la altura del kilómetro 157, los hermanos González Bournes con el apoyo de Rodrigo Páez Quintero, entre otros, asaltaron un camión de valores de la empresa SVD que transportaba 47 lingotes de oro, propiedad de la minera Noche Buena, filial del consorcio Fresnillo PLC, con un valor superior a los 500 millones de pesos.

El 23 de marzo del 2020, en Caborca, según el reporte policiaco de la fiscalía estatal, las mismas personas, en caravana de diez vehículos, interceptaron a dos unidades de la empresa transportadora de valores SEPSA. Con un camión de volteo bloquearon el camino, que conduce a la mina de la carretera federal Nº 2, a la altura del ejido El Diamante, y rociaron gasolina, obligándolos a detener su marcha. En esa ocasión se apoderaron de barras de oro y plata, valorados en 180 millones de pesos.

Para el 8 de abril, lo hicieron de nuevo, ahora en Sahuaripa, en la mina Mulatos, la cual pertenece a la empresa Canadiense Álamos Gold.

Estos golpes de robos millonarios han sido vinculados al mismo grupo identificado como parte de los responsables de la masacre Lebaron, y pese a que hay detenidos, desde noviembre de 2019, según lo anunciado por el secretario de Seguridad Pública federal y el propio presidente López Obrador, el grupo delictivo sigue operando en la zona.

Los Lebaron y su conflicto con el Cártel de Juárez

Erick Preston Lebaron Ray, de 16 años, fue secuestrado el 2 de mayo de 2009, presuntamente por el Cártel de Juárez. El conflicto entre los dos bandos habría iniciado por un tráfico de cocaína vinculado a Erick. Sin embargo, a la semana fue liberado después de haber pagado el rescate.

En declaración ante el Ministerio Público, Carlos Butchereit, detenido como sospechoso de colaborar en el secuestro del joven, dijo que la familia Lebaron había pagado un rescate de 16,400 dólares por la liberación del hermano menor. La prensa local, por su parte, manejó un monto de 200 mil pesos mexicanos. Pero en el juicio de Keith Raniere, director de la secta sexual Nxivm, de quien recibían apoyo los Lebaron, se afirmó que el monto del rescate había sido por un millón de dólares. También trascendió que Jaime González-Pinón tenía órdenes de un superior del Cártel de Juárez, identificado como Óscar Carrasco Celis, de secuestrar a los Lebaron.

Dos meses después, Benjamín Lebaron Ray y su cuñado Luis Carlos Widmar Sttubs fueron secuestrados el 6 de julio de 2009. De acuerdo con los reportes de prensa, Luis y Benjamín fueron atados de pies y manos, y ejecutados horas después en un camino que va de la cabecera municipal de Galeana a Flores Magón, ubicado a 50 kilómetros de su vivienda. En el lugar de la ejecución dejaron un mensaje:

“Para los líderes de Lebaron que no creyeron y que no creen, esto pasó por los 25 que capturaron en Nicolás Bravo. Atte El Gral”.

El mensaje se refería a la denuncia de Benjamín Lebaron contra un grupo de 25 hombres vinculados al grupo delictivo La Línea, que perpetraba secuestros y ejecuciones en la región para el Cártel de Juárez, y que habían sido detenidos en un operativo del Ejército, en coordinación con las fiscalías estatal y federal.

Uno de los detenidos fue Ubaldo Iván Rohan Núñez, quien se identificó como miembro del Cártel de Juárez, confesó haber participado en el secuestro de Erick Lebaron y en los homicidios de Benjamín Lebaron y Luis Carlos Widmar.  No obstante, a los tres años de prisión, por medio de un tribunal de juicio oral obtuvo su libertad.

En sus declaraciones, Núñez destacó que vendía cocaína para el Cártel de Juárez, en el pueblo de San Buenaventura, y que él y su tío Jaime González Piñón, del mismo cártel, habían planeado los secuestros por disputas con uno de los hermanos Lebaron.

El tráfico de armas ilegales dentro de la Colonia Lebaron ha sido tolerado por los gobiernos locales de Chihuahua.

Raniere detrás del activismo de Julian Lebaron

Después de los asesinatos de Benjamín Lebaron y Luis Carlos Widmar, Julián Lebaron asumió el liderazgo del activismo en dos frentes, por una parte el del conflicto del agua en la región, y por otra el de la seguridad. Con respecto al agua, pese a que se presenta como defensor, ha sido acusado por agricultores y otros activistas de acaparar el recurso sobre todo en el Ejido Constitución, lo que ha intensificado el conflicto con otros grupos. Con respecto a la seguridad, el conflicto involucra al Cártel de Juárez y su brazo armado La Línea, pero también es un desafío abierto al hacer justicia por su propia mano.

Julian Lebaron en 2008, con Keith Raniere (el de las manos) en Albany, Nueva York. Foto: cortesía.

Durante el juicio de Keith Raniere se reveló que el apoyo que Nxivm daba a la familia Lebaron, incluía un entrenamiento para enfrentar a los cárteles con activismo político. Después de que la Corte de Distrito de Nueva York, encontrara culpable a Raniere de siete delitos, entre éstos, explotación sexual, crimen organizado y esclavitud laboral. En el memorándum de sentencia de Raniere, sus abogados destacaron en un apartado con el título “The Mexican Peace Project”, una narrativa con los testimonios de apoyo de Nxivm a los Lebaron. En el documento se destaca:

“Raniere y la comunidad NXIVM brindaron apoyo y aliento a la familia LeBaron, asegurándoles que la única forma en que la gente en México podría detener la violencia de los cárteles de la droga y las bandas armadas era a través de protestas pacíficas. Esto se debe, en parte, a que sectores del gobierno mexicano, especialmente a nivel local, fueron corrompidos por los cárteles poderosos, de modo que la gente no tenía a dónde acudir”.

Otro miembro de la familia, Wayne Lebaron narró cómo habían sido entrenados para enfrentar el crimen y dijo que Raniere había aconsejado a la familia sobre cómo abordar los secuestros en México, por lo que Benjamín formó una organización llamada Sociedad Organizada Segura (S.O.S Chihuahua):

“Keith y su equipo nos acogieron, y pasaron muchos días, mucho trabajo y esfuerzo para enseñarnos durante 4-5 semanas lo que él creía que nos ayudaría a lidiar los problemas de seguridad, en un área de de México que es superado por delincuentes, y lo hace de manera no violenta pero firme”.

Las cuatro opciones que sostenía Raniere a los Lebaron era 1) la negación de que el pueblo mexicano estaba siendo aterrorizado; 2) decía abrazar al miedo, ceder; 3) la opción de luchar de frente, pero ello atraería más violencia, les dijo, y 4) el activismo, y no pagar dinero por rescates exigidos. “Si la gente dejara de pagar el rescate, los secuestros cesarían”, señala el documento.

El periodista y escritor Juan Alberto Vázquez, de Brooklyn, Nueva York, dio cobertura completa al juicio de Keith Raniere, y es autor de Nxivm, la secta que sedujo al poder en México. En su investigación, destaca también la participación de Samantha y Julian Lebaron en la secta sexual, y refiere que la asistente fiscal Moira Kim Penza, afirmó a la prensa que Raniere creó una escuela de niñas en las que enroló a adolescentes mexicanas, “muchas de las cuales fueron reclutadas dentro de la comunidad de la familia de los Lebaron”, de Chihuahua. E incluso alude que tenían una “esclava de primera línea” que había llevado a las adolescentes a Albany, en referencia a Rosa Laura Junco, hija del empresario del Grupo Reforma.

El autor también menciona a Samantha Lebaron entre los miembros financiados bajo el esquema piramidal que hacían funcionar a Nxivm, y de haber sido una de las principales coach de la ideología Raniere.

La violencia sexual contra niñas

La periodista Lidya Cacho publicó, en febrero de 2013, el testimonio de varias mujeres de la comunidad de los Lebaron de Chihuahua, que daban cuenta del sometimiento sexual a la “doctrina del compromiso total” que consiste en derechos sexuales del patriarca sobre mujeres y niñas. Además de la poligamia, la periodista señala que el incesto es parte de las prácticas vigentes de la comunidad.

Otro de los señalamientos de Lidya Cacho, basados en las declaraciones de Alex Lebaron, siendo diputado federal por el PRI, en 2018, fue el uso de armas ilegales que poseen como comunidad, y de cómo se entrena incluso a las mujeres para que disparen contra quienes se acerquen a su territorio. Así fue como asesinaron a un militar que entró sin autorización, de acuerdo con lo admitido por el mismo exdiputado en entrevistas de medios.

El privilegio de la justicia

La familia Lebaron ha sido, de una u otra forma, privilegiada en atención por los gobiernos local y federal, en temas de justicia y seguridad por su fuerte presencia en los medios. Al día siguiente de la masacre, por ejemplo, el secretario Alfonso Durazo le ofreció toda la seguridad posible, pese a que Julián Lebaron dijo esa violencia no estaba vinculada directamente con su familia. Pero el secretario de Estado no fue así con la familia de Empalme, Sonora, que masacraron de la misma manera un mes antes, y que también se expuso en la conferencia matutina del presidente. Dos menores y dos adultos fueron calcinados dentro de su casa por miembros del CJNG para sembrar terror en Empalme y obligar a la comunidad a trabajar con ellos.

Sin embargo, Julián Lebaron ha denostado la ayuda del gobierno de López Obrador, y ha unido su liderazgo a movimientos de oposición política como el de Javier Sicilia y Gilberto de Jesús Lozano, dirigente de FRENA.

Javier Sicilia, Julián Lebaron y Gilberto Lozano, en alianza contra López Obrador.

Pese al uso de las armas ilegales, la violencia sexual contra mujeres y niñas y su influencia para que las adolescentes mormonas participaran en la secta de Nxivm, no ha habido una denuncia formal contra la familia Lebaron. No obstante, Julián, en su activismo mediático, ha pagado entrevistas en televisión para señalar falsamente a otras personas de la violencia en la que está inmersa la familia.

Mientras, los verdaderos responsables de la violencia en la comunidad mormona han sido identificados y algunos detenidos, la oscuridad sigue rondando a los Lebaron en Chihuahua.

Continue Reading

México de conciencia

México recibirá activo de la vacuna de Covid-19 de AstraZeneca

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, informó que México recibirá de Argentina el principio activo de la vacuna contra Covid-19 que desarrolla la empresa farmacéutica británica AstraZeneca para comenzar con el envasado y producción masiva.

El funcionario federal dijo que México y Argentina firmaron un acuerdo en agosto del año pasado para que la Fundación Carlos Slim y los laboratorios AstraZeneca provean entre 150 y 250 millones de dosis de la vacuna los países de América Latina.

De acuerdo con el canciller, México ha apartado un total de 77.4 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca para aplicarla en la población, por lo que el país podría comenzar a distribuir masivamente estas vacunas a partir del primer trimestre de este año.

Agregó que Argentina envía este día el principio activo de la vacuna para que México la envase y comience la distribución y por ello confió en que se obtendrán resultados favorables en cuanto a la campaña nacional de vacunación tanto para el país como para el resto de América Latina.

Asimismo, enfatizó que la producción masiva de vacunas contra el nuevo tipo de coronavirus permitirán frenar la pandemia en el país, por lo que será información que manejará directamente la Secretaría de Salud federal (SSa).

La vacuna AstraZeneca tiene permiso de ser distribuida en México tras concluir los análisis correspondientes por parte de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y demostrar una efectividad del 90 por ciento en los pacientes.

Continue Reading

Trending