Connect with us

Con voz propia

Elecciones y la agenda de justicias pendientes en México

Un conjunto de hechos sobre justicia pendiente en México surgen en medio del proceso electoral. Una reflexión de Rodolfo Soriano Núñez.

Published

on

Exgobernadores del PRI al banquillo de los acusados por corrupción Foto: composición en detalle de Reporte índigo

Rodolfo Soriano Núñez*

Esta semana estuvo marcada por cinco hechos importantes. Por una parte, el encuentro que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad sostuvo con los cuatro candidatos a la presidencia de la República.

En segundo lugar, el anuncio del inicio de un proceso judicial en México contra los exgobernadores de Tamaulipas Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, además de otras 30 personas, algunas de ellas exfuncionarios del gobierno de esa entidad por estar involucradas en actividades económicas con recursos provenientes del narcotráfico.

En tercer lugar, están las reacciones a la encuesta que publicó el diario Reforma, de la que destacan varios hechos. El primero que confirma la posición de Josefina Vázquez Mota como tercer lugar de la contienda. Segundo que asciende a Andrés Manuel López Obrador y que lo hace a sólo cuatros puntos del líder Enrique Peña Nieto.

Están también las actividades del movimiento Yo soy 132 que ha pasado rápidamente de ser un movimiento de protesta a convertirse en una organización paraguas, que lo mismo busca involucrarse en el desarrollo del proceso electoral actualmente en curso, que apoyar a otros movimientos como el de los padres de las víctimas de la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora.

Finalmente, el hecho que se cumplió el plazo para que los candidatos declinaran o fueran sustituidos por sus partidos y no hubo cambios en la lista de aspirantes a la presidencia de la República.

Sicilia y los candidatos

El encuentro de Javier Sicilia con los cuatro candidatos a la presidencia de la República ya lo comenté con algún detalle previamente. Quien desee leer lo que dije en su momento puede leerlo aquí.

Insisto en que la preocupación de Sicilia y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad es visibilizar la situación de las víctimas de la violencia. No sólo las que han sufrido abusos de la policía o el Ejército, como en Atenco, sino también las que padecen los excesos de las organizaciones criminales.

También creo que algo que se ha perdido en los insultos a don Javier, es que él no tiene ningún compromiso con ninguno de los candidatos. Y que él logró que la señora Josefina Vázquez Mota sea la primera líder del PAN en reconocer errores y, sobre todo, que el señor Enrique Peña enfrentara a las víctimas de los excesos de la policía estatal mexiquense en el contexto del conflicto en Atenco. Esto no es poca cosa.

No sólo eso.

Por primera vez, los candidatos fueron obligados a escuchar críticas, directas, sin filtros, por las malas decisiones de sus gobiernos o de los gobiernos en los que han participado.

Justicia Politizada

En lo que hace a las averiguaciones sobre las actividades del exgobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington era sólo cuestión de tiempo para que esa “bomba” explotara. Como se sabía, dada la experiencia de elecciones previas durante el gobierno de Felipe Calderón, las vísperas de la elección presidencial son el tiempo en el que se anuncian causas judiciales contra los adversarios del PAN.

No sólo eso.

Ya desde principios de año se sabía que había la intención de ir contra la clase política tamaulipeca. Se dijo, por ejemplo, que se habían girado órdenes para impedir la salida de varios exgobernadores de Tamaulipas y sus familias.

Que se dé a conocer el proceso contra Yarrington y Hernández no sorprende en sí mismo.

Más bien confirma lo que ya se sabía que iba a ocurrir y obliga a preguntarse qué tan lejos irá el gobierno federal con esta estrategia.

Esto es más grave dada la experiencia que el país vivió con el Michoacanazo, que de 38 detenidos en lo que se quiso presentar como un macro-proceso al estilo de los que la justicia italiana ha desarrollado antes, se llegó a nada.

O al menos eso creíamos hasta ayer, que el Consejo de la Judicatura Federal dio a conocer, por una parte, la suspensión de Efraín Cázares López, el juez responsable de la liberación en la primera instancia de los inculpados por el Michoacanazo, así como de Jesús Guadalupe Luna Altamirano, titular del tercer tribunal unitario penal del DF, que ordenó la liberación de Arturo El Culebro Arredondo, a quien el gobierno federal acusa de lavar recursos del narcotráfico. El juez Cázares López aparentemente habría huido apenas supo de su suspensión.

Es necesario preguntar si las filtraciones acerca de la cena del 24 de mayo en que participaron, entre otros, Luis Creel, primo de Santiago Creel, y Luis Mandoki, en la que—según algunas versiones—se habrían pedido donaciones a empresarios mexicanos, siguen o no la misma lógica que los anuncios sobre las averiguaciones contra los exgobenadores Yarrington y Hernández.

Por lo pronto, la filtración del audio de esa cena ya logró distraer la atención de la elección en sí misma y logró desviarla a temas francamente irrelevantes como el de si los empresarios del país apoyan o no a tal o cual candidato, algo que está previsto por la ley y que sólo se convierte en delito en la medida que se rebasen los topes de campaña o los límites que la legislación establece para esas donaciones. (Véase aquí para un estudio comparativo del financiamiento de los partidos políticos y sus actividades en América Latina).

Hay mayores razones para considerar que pudiera ser así cuando se considera el hecho que en todas las encuestas la candidata del Partido Acción Nacional, doña Josefina Vázquez Mota, aparece ya en el tercer lugar de la contienda.

Pegarle al PRI, a López Obrador y a los militares en los frentes ya señalados es consistente con el patrón de desempeño de la Procuraduría General de la República en el actual gobierno.

En el caso concreto de López Obrador, golpea el argumento de su autonomía, de la falta de compromisos o de componendas, respecto del empresariado y, por otra parte, abre la puerta a posibles averiguaciones judiciales contra el candidato de Morena.

Tristemente, una de las tareas que el PAN de los 1980 y 1990 identificaba en sus plataformas y declaraciones como prioritaria, la de des-politizar y profesionalizar el desempeño de la Procuraduría General de la República no se cumplió en los doce años de gobiernos del PAN.

De hecho habría razones para suponer que la PGR politizó todavía más su desempeño en los últimos seis años, como lo demuestran las filtraciones y operativos que la PGR y otros órganos de gobierno realizan cada vez que el país se acerca a una fecha electoral.

El caso más evidente fue el de Jorge Hank Rohn, quien fue detenido la madrugada del 4 de junio de 2011, cuando faltaba —como ahora— un mes para que se celebraran las elecciones en el Estado de México, Coahuila, Nayarit e Hidalgo.

Y lo de menos sería que esas filtraciones ocurrieran, es uno de los riesgos de vivir en regímenes democráticos y con libertad de prensa.

El problema más grave es que nada resulta de esas filtraciones. Lo único que queda en el ánimo es una sensación de profunda insatisfacción por la incapacidad del gobierno para resolver los problemas que le competen más directamente.

No es de sorprender, en ese sentido, que las filtraciones hayan perdido incluso su eficacia como armas electorales y que, al final del día sólo sirvan, en el mejor de los casos, para movilizar a la base electoral del Partido Acción Nacional y evitar, de esa manera, peores catástrofes para ese partido.

En este sentido, es inevitable preguntar si los arrestos de militares que han sido ampliamente publicitados en las últimas semanas también obedecen a una lógica electoral y busquen evitar las críticas de los únicos militares que pueden hablar libremente, los militares retirados del servicio, contra la manera en que se han utilizado las Fuerzas Armadas por parte del actual gobierno.

Tampoco ayuda, en este tema, la debilidad mostrada por la Fiscalía Especializada para Delitos Electorales que fue el blanco, durante y luego de la elección de gobernador en Michoacán, de muy severos cuestionamientos tanto de los dirigentes y candidata del PAN, como de los dirigentes y candidato del PRD.

El relevo que resultó de esas críticas y que llevó a Imelda Calvillo Tello a la Fepade no atacó el problema de fondo, que es el de la confianza en el desempeño de una instancia que debería ser crucial para la realización de las elecciones en México. Ése era un cargo que necesita una persona con un perfil de mayor credibilidad, alguien como José Luis Soberanes, o algún otro excomisionado de derechos humanos de alguna de las entidades más importantes de la República.

Las encuestas

En lo que hace a las encuestas, la encuesta más irregular en su presentación ha sido la del diario Reforma. De hecho, la ausencia de encuestas de Reforma a principios de año motivó todo tipo de preguntas que nunca fueron contestadas directamente por ese diario.

Lo que hubo, más bien, fueron conjeturas. Una de las más interesantes es la que Federico Arreola públicó en febrero de este año.

Decía Arreola que Reforma no publicaba encuestas porque no era del agrado de Alejandro Junco de la Vega, el dueño de Reforma, el que Peña Nieto estaba en primer lugar y, sobre todo, porque la candidata del PAN aparecía muy lejos del primer lugar en las encuestas que ese diario tenía pero no publicaba.

Una sola encuesta no modifica la información del conjunto de las encuestas disponibles actualmente. Sin embargo, también creo que el hecho que Reforma haya publicado una encuesta en la que López Obrador aparece en segundo lugar y a sólo 4 puntos del primer puede ser el aditivo que la campaña del exjefe de gobierno de la capital necesita para movilizar a su base, pero también, me parece, obligará a que tanto el entorno de López Obrador como los panistas definan de manera más precisa sus posiciones para el cierre de las campañas.

En el caso del entorno de López Obrador sorprende que quienes hace dos semanas se declararan escépticos de las encuestas y hurgaran en libros de los 1960 y 1970 argumentos en contra de las encuestas, de buenas a primeras, se presenten ahora como discípulos de Pitágoras dispuestos a creer en una sola encuesta que, insisto, ha sido la más irregular y la más politizada en la publicación de sus resultados.

Los panistas tendrán que decidir si efectivamente es cierto que lo peor que le puede pasar a México es el regreso del PRI y, en consecuencia, promoverán el voto por Andrés Manuel López Obrador, o si darán la razón a expanistas como la diputada local Lía Limón, que esta semana anunció su apoyo a Peña Nieto.

Lo que los panistas deben decidir, como ya lo señalé cuando Manuel Espino anunció su apoyo a Peña Nieto, es si efectivamente López Obrador dejó de ser el “peligro para México” que la propaganda de Calderón taladró en sus mentes.

También creo que mucho le ayudaría a la campaña de López Obrador que tuviera gestos hacia los potenciales electores insatisfechos con el desempeño de Josefina Vázquez Mota.

Como señalé en otro texto, a panistas y perredistas les ganan más la desconfianza y odios acumulados entre ellos y que unos y otros creen que, después de la elección, tendrán ventajas para negociar con un Peña Nieto más o menos debilitado por el cierre de la campaña y los efectos de las marchas en su contra.

Habrá que ver también si las encuestas que se publican de manera más regular y que permiten—por ello—una mejor medición de los efectos de algunos hechos concretos, como las de GEA-ISA, de Parametría y de Consulta Mitofsky, reflejan algún cambio en sus tendencias como resultado de la publicación de la encuesta de Reforma o si, más bien, esta encuesta simplemente pasará a ser una anomalía estadística.

 Algo preocupante, por cierto, es que en este contexto se trate de responsabilizar a la encuesta de Reforma y, de manera más concreta a López Obrador, de las variaciones tan pronunciadas en la cotización del peso frente al dólar de esta semana.

Que se diga eso en un contexto mundial en el que la demanda por dólares ha crecido como respuesta a la crisis en curso en Grecia y otras naciones europeas que podrían abandonar el euro es simplemente irresponsable y se alinea con las estrategias del miedo propias de elecciones marcadas por la desconfianza y la falta de propuestas. El dólar se ha apreciado no sólo frente al peso mexicano, sino frente a muchas otras monedas por los temores de las consecuencias que podría tener una reorganización de la zona euro.

La gráfica 1, permite observar cómo se ha comportado la cotización del Índice del Dólar de Dow Jones en el último año. Nótese la crecida constante en la demanda de la moneda estadunidense.

Que el dólar es ahora la moneda de refugio está ampliamente documentado tanto por empresas serias de análisis financiero, como la ya referida Dow Jones, como por especuladores. Es el caso de The Daily Reckoning, que hablan de cómo la libra esterlina perdió esa función frente al dólar a pesar de los problemas de la economía de EU, o de equities.com que ya desde abril hablaba de la corrida a favor del dólar como moneda de refugio dada la crisis europea, o este otro sitio canadiense que ya a mediados de mayo hablaba de cómo los inversionistas abandonaban el oro y el euro para refugiarse en el dólar.

No sólo eso. The Financial Times señaló por medio de una de sus bitácoras que el miedo al candidato López Obrador era una exageración.

El Movimiento #YoSoy132

En lo que hace al movimiento Yo soy 132, creo que sin demeritar este movimiento social, es importante comprender sus propias características y el hecho que responde, en cada institución educativa, a lógicas muy distintas, así como el hecho que no es un movimiento representativo de toda la juventud, ni siquiera de toda la juventud mexicana que estudia en instituciones de educación superior. Creo, por ello, que es difícil esperar que Yo soy 132 sea, por sí mismo, la respuesta a los problemas que México, aunque ciertamente puede ayudar a encontrar soluciones a los problemas del país.

Uno de los riesgos de Yo soy 132 son los intentos de políticos del PAN de subordinar a este movimiento a sus intereses. No es difícil comprender por qué en la medida que Yo soy 132 nace como resultado de la protesta organizada con motivo de la visita de Enrique Peña Nieto a la Universidad Iberoamericana, así como el hecho que este movimiento no se exprese claramente acerca del hecho que los problemas del país hoy no son sólo el resultado de los 70 años de gobiernos del PRI.

Nuestros problemas son resultado también de la manera en que la transición de 2000 se malogró gracias al desdén, el amiguismo y la arrogancia con la que se trató de resolver el problema del narcotráfico en los últimos doce años. Lo que es más, Calderón se jactó de no ser el blanco de esas protestas, hecho que inevitablemente obliga a preguntarse cómo es que ha salido tan bien librado.

Sin embargo, no son los únicos intentos de subordinación. México ha sido desde hace varios años el campo de batalla de una guerra por el espectro radioeléctrico y, en este sentido, no sería difícil que los adversarios de Televisa y TV Azteca en esta guerra, como el Grupo Carso, intentaran aprovecharse del movimiento.

Como sea, la política ofrece posibilidades infinitas.

Los jóvenes de Yo soy 132 tienen frente a sí un campo libre para encauzar el descontento que existe pero no se manifiesta en México. La pregunta es qué tan capaces serán para resistir los intentos de instrumentalización y, sobre todo, qué tanta capacidad tendrán para incorporar otras demandas distintas a las que les dieron origen sin perder su identidad y sin subordinarse a los intereses de otras organizaciones.

Sin cambios hasta el final

Finalmente, se cumplió el plazo para que se hicieran cambios en las candidaturas. Seguimos como empezamos, pero ahora en un contexto de más clara polarización entre las candidaturas de Enrique Peña y Andrés Manuel López Obrador.

En un contexto así es inevitable preguntarse qué harán los panistas.

En 2000, Vicente Fox, candidato del PAN logró sacar algunos puntos de ventaja a Francisco Labastida porque en el seno de la izquierda surgió un movimiento que pedía el “voto útil” de la izquierda para Fox.

En 2006, de manera informal, un puñado de gobernadores y exgobernadores del PRI, insatisfechos con la mala campaña de Roberto Madrazo Pintado, decidieron—a instancias de Elba Esther Gordillo—apoyar a Felipe Calderón. No está claro qué tanto le sirvió ese apoyo a Calderón, pero está claro que lo pagó a precio de oro, con los recursos del ISSSTE y de la SEP.

La pregunta ahora, en 2012, es en qué sentido se moverá el “voto útil”.

Continue Reading
5 Comments

5 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

Published

on

Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

Foro Público

La semana pasada la violencia se volvió a desatar de la forma más visible posible, pues se suscitaron narcobloqueos y quemas de vehículos y establecimientos comerciales en Jalisco, Guanajuato, Chihuahua y Baja California, lo que evidenció que la política de seguridad implementada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para la pacificación del país.

El mandatario federal que ha reiterado que implementará una política “abrazos no balazos” contra el crimen organizado ha sido cuestionado por la falta de resultados en materia de reducción de la violencia, pues en octubre de 2019, unos meses después de rendir protesta se presentó el primer gran desafío de su gobierno en materia de inseguridad en Culiacán, Sinaloa, donde los integrantes del Cártel de Sinaloa mostraron el músculo armado con el que cuentan para dejar en jaque al Estado mexicano con la detención de Ovidio Guzmán Loera, el hijo del líder de esa agrupación criminal, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Te puede interesar: Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

 

En esa ocasión el gobierno federal decidió replegar las fuerzas armadas para liberar al hijo del capo, bajo la justificación de garantizar la integridad de la población civil, ya que se habían presentado distintos hechos violentos que provocaron el pánico entre los habitantes de esa ciudad por la organización y coordinación de este grupo criminal.

López Obrador refirió que se priorizó la seguridad de las personas sobre la detención del hijo del narcotraficante, sin embargo, en términos generales se mostró la debilidad del Estado al ceder a los chantajes de una organización criminal, lo que también derivó en la inconformidad del gobierno de Estados Unidos que amagó con enviar militares al territorio mexicano ante la ineficacia de las autoridades locales.

Sin embargo, ese episodio no fue el único que ha generado caos y pánico social, pues organizaciones como la DEA han advertido sobre el enfrentamiento por el control territorial del Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), siendo este último el que mayor crecimiento tuvo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Con los hechos ocurridos en esta semana se mostró nuevamente la capacidad de organización de los grupos criminales que han retado abiertamente al Estado mexicano, luego de que el presidente anunció que la Guardia Nacional se incluiría al modelo administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los bloqueos en Jalisco y Guanajuato que se desarrollaron casi de forma simultánea evidenciaron que los cárteles de la droga son capaces de atentar contra la población civil, por lo que desmitifica la versión de falsa protección que brindan a los habitantes y se reflejan como delincuentes sin escrúpulos.

Esta situación de violencia que se ha profundizado en diferentes regiones del país han provocado que exista un malestar general sobre las acciones de combate a la inseguridad y violencia que ha emprendido el gobierno federal y cuyo discurso cada vez parece más obsoleto y rebasado ante agrupaciones armadas que no están dispuestas a seguir una política pacífica, sino que por el contrario han tratado de armarse mejor.

El editor recomienda: Foro Público: La sepultura política de Alito se concreta este domingo

 

Si bien es cierto que la responsabilidad total de la violencia no recae exclusivamente en López Obrador, pues es la herencia de una estrategia fallida de seguridad que emprendió Felipe Calderón en 2006 y que ha dejado cientos de miles de muertos, situación que continuó con Enrique Peña Nieto y que se ha mantenido en el actual sexenio, es la responsabilidad del gobierno actual tratar de reducir los niveles de violencia en el país y demostrar que el Estado mexicano puede garantizar la gobernabilidad.

Nota aparte: El gobierno federal debe dejar a un lado delegar responsabilidades a sus antecesores o acusar a la oposición, pues lo cierto es que el problema de la inseguridad será uno de los grandes pendientes que también heredará a la siguiente administración.

 

Continue Reading

Con voz propia

Militarización, terrorismo y el uso politiquero de la desgracia

Published

on

By

Militarización, terrorismo y el uso politiquero de la desgracia

 

TRAS BAMBALINAS

Por Jorge Octavio Ochoa

Politiquería. Es la palabra que resume la actitud de López Obrador ante la grave crisis que vive ya, en todos los órdenes, el país.

Su anuncio de dejar al Ejército y la Marina en las calles, más que una bofetada, es una traición al “pueblo bueno”, a sus principios ideológicos, a su palabra, a la Constitución y, por ende, a la patria.

El pretexto de la militarización, será este ambiente de terror que viven varios estados de la república.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pisotea la Constitución, pulveriza la división de Poderes y se brinca grotescamente al Congreso, para apuntalar una decisión que ni siquiera llega a decreto.

Para leer más del autor: ¡Menos días, presidente AMLO!

 

A partir del 15 de septiembre, anunciará el traslado de todas las responsabilidades de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa. Sin embargo, la pregunta sigue siendo la misma:

¿Por cuál fuero va a ser regulada la actuación de la Guardia Nacional, el civil o el militar? Esos uniformados de gris, que usted ve pasar por las calles ahora con tanta profusión, serán los encargados de resguardar el orden y la paz pública.

¿Qué pasará si hay un abuso o un exceso en el uso de la fuerza contra civiles? ¿El caso será ventilado en una corte militar, ya muy lejos de los juzgados del fuero común, o cómo va a ser el asunto?

Pueden darse violaciones a los derechos humanos. La pregunta viene al caso porque, aunque no nos guste a la mayoría, la militarización es casi un hecho ante una Suprema Corte convertida en un muro de lamentos.

AMLO no ha aclarado este punto. Evadió la pregunta el pasado miércoles y hasta la fecha guarda silencio al respecto. ¿Bajo qué fuero serán regidas las acciones de la Guardia Nacional?

Te puede interesar: Patrioterismo, el último recurso de AMLO; una mentira más y ya

 

Una cosa es la popularidad y otra la eficacia. Las encuestas no corresponden, ni de lejos, a la calificación que tiene la 4T en materias como: Seguridad Pública, Seguridad Nacional, Salud, Educación, Economía, Comunicaciones, etc, etc, etc.

El país ya se encuentra en la mira de los principales organismos internacionales no sólo por el caos interno que se vive, sino por las políticas que pretende aplicar el gobierno federal, como es el caso de la militarización.

¿Un traidor en Palacio? 

Lo más grave aquí, insistimos, es que el mandatario ha abjurado y literalmente nos ha traicionado. Su primer acto jurídico al asumir la Presidencia fue: jurar “guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen”. Hoy, abiertamente ha violado ese juramento.

Como aspirante presidencial nos dijo: “Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertía en Guardia Nacional. Declararía que México es un país pacifista…”. Incluso declaró que “el Ejército y la Marina se convertirían en Guardia Nacional para garantizar a los mexicanos su seguridad”.

 

En entrevistas expresó: “No se resuelve nada con el uso del Ejército, de la Marina”; “no necesitamos un Ejército para la defensa”; “nosotros no vamos a apagar el fuego con el fuego”.

Fue más allá. Al principio de su sexenio prometió: “Vamos a enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia atendiendo las causas”.

Hace 12 años, con rostro de buen hombre, ante reporteros o en mítines públicos gritoneaba: “No podemos nosotros aceptar un gobierno militarista. Que no se utilice el Ejército para suplir las incapacidades de los gobiernos civiles”. “Que regresen los soldados a los cuarteles. Se tiene que profesionalizar a las policías”.

Hace 10 años lo reiteró: “tenemos que ir sacando al Ejército de las calles”. Pero en 2020, dos años después de asumir el poder, su discurso cambió radicalmente: “Aunque me critiquen de que quiero militarizar al país, voy a seguir insistiendo en que nos deben de ayudar (sic) las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública”.

No me vengan con que la constitución  

Este año, sin haberse discutido en el Congreso la reforma constitucional respectiva, anuncia el decretazo: “Les adelanto que la Guardia Nacional pasa, completa, a la Secretaría de la Defensa”. Esto lo confirmará el 16 de septiembre, durante el desfile militar.

Es una abierta amenaza, para lucir los tanques y aviones, e intimidar a todo aquel que se quiera oponer. De hacerlo, López Obrador habrá consumado la traición a la patria. No sólo habrá cometido perjurio. Habrá traicionado el legado juarista al que él se había sometido cuando decía:

“El presidente Juárez sabía que no podíamos apostar a una república militar, sino a una república civilista…”

Como opositor, cuando Peña Nieto intentaba promulgar una Ley de Seguridad Interior, decía que cuando se habla del gabinete de seguridad, los gobiernos “de antes” sólo pensaban en que estuvieran ahí el secretario de la Defensa, el de Marina, de Gobernación, Seguridad Pública, el Procurador”.

Daba lecciones de política, moral y buen gobierno, al precisar que en el gabinete de Seguridad deberían estar los secretarios de Desarrollo Económico, Educación, Salud… Pero ya en el poder, nada de esto se cumplió. López Obrador mintió y están las evidencias a flor de piel.

En plena pandemia, como señalamos la semana pasada, hubo un subejercicio de 25 mil millones de pesos en materia de Educación y también un criminal subejercicio en materia de salud. Sólo ha gastado el 27% de los recursos presupuestados en este rubro.

Se desplomaron dramáticamente los programas de vacunación a menores durante este régimen. No ha gastado, por ejemplo, en prevención y control de enfermedades, vigilancia epidemiológica, obesidad, salud materna, salud sexual. Todo el dinero se ha ido al AIFA, Tren Maya, Dos Bocas.

Los programas de política social, traducidos en becas y pensiones, tampoco han dado resultado. El empleo para 32 millones de jóvenes cada día es más precario y mal pagado. De los 15.5 millones de jóvenes que trabajan en México, 10.8 millones no tienen ingresos suficientes y 9.4 millones carecen de acceso a la salud y seguridad social.

Desastroso pues, el mandato del hombre que buscó tres veces la presidencia de la república y que ahora, en medio de la guerra entre cárteles del crimen organizado, admite púbicamente su patética gestión, su fracaso como estadista y su traición a los mexicanos.

Existen sospechas de que los hechos de violencia y terror fueron armados desde el propio gobierno. De lo contrario, los capos se burlaron nuevamente de él y de la Defensa.

Si te lo perdiste: T-MEC y seguridad nacional: ¿Confusión mental o esquizofrenia?

 

Otro operativo para intervenir en una reunión de narcos y detenerlos, terminó en fracaso. El “doble RR” y el “Apá”, se les fueron, se les pelaron, como dicen en el barrio. Ése es el resumen de su sexenio: armisticio para Ovidio Guzmán, e impunidad a los demás.

López Obrador arrastra hoy a sus ideólogos a un discurso dialéctico fallido; a tragarse sus palabras y enderezar alocuciones inentendibles y nada creíbles. La autoridad moral que presumían se desfondó: El camino de la 4T está lleno de abrojos. Sólo los fanáticos no lo pueden ver.

El odio del pueblo: Gracias por tomarse la foto con mi dolor 

AMLO empieza a probar, a fuego lento, el sinsabor, la amargura y el odio de un pueblo que se siente engañado, que le reprocha aquello que él mismo reprochó cuando fue candidato. Le darán la espalda tarde o temprano, tal y como ahora él lo hace.

“Gracias por tomarse la foto con nuestro dolor…” Una frase que resulta simbólica y que resume los resultados de un sexenio perdido, no sólo por las desgracias naturales e imponderables externos, sino por mentir, manipular y traicionar.

Demagogia, blasfemia, es lo que se ve en el pequeño discurso que sobre Juárez alguna vez enderezó cuando aspiraba a gobernar. Ese gabinete “social” que tanto preconizaba, hoy solo transpira soberbia e incapacidad, con una Luisa María Alcalde Luján, que dice no ser la encargada del rescate de mineros.

La misma desfachatez con que la señora Beatriz Gutiérrez Muller contestó, cuando un ciudadano le preguntó: ¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer?, a lo que la escritora contestó: «yo no soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos».

Sólo falta la risotada, luego de aquella frase: “Ahí están las masacres”; y una leyenda final en la lápida: “tengan, para que aprendan”, pero no en la de los tecnócratas, sino en la de sus fans.

 

Continue Reading

Con voz propia

Reforestar el planeta

Published

on

By

 

Una Colorada (vale más que cien descoloridas)
Por Lilia Cisneros Luján     

Las tragedias que estamos atestiguando –por falta o exceso de agua, incendios, desgajamientos de cerros y socavones que todo se comen- nos imponen la responsabilidad de lo que va a ocurrir en 8 o en 20 años, sobre todo con la generación que hoy está por rebasar los ciento veinte mil millones de personas. Algunos con sorpresa otros con satisfacción, porque ya lo habíamos planteado, vemos que esos personajes, nuestros nietos o bisnietos, en su mayoría tienen consciencia de lo que puede ocurrirles sino actúan para revertir las consecuencias del cambio climático. Hoy muchos ya saben que una reforestación rehabilitadora implica evitar plantar especies no endémicas –como flamboyanes, guayapanes –árbol nacional de Venezuela- o maculies en el centro del valle de México, árboles que aun siendo bellos y aceptados llevan a la pérdida de la biodiversidad -son de tierras tropicales- hasta la erosión misma de suelo, como está ocurriendo en buena parte de la ciudad de México.

Están ya en marcha acciones incluidas en el programa Regenera América, que ha logrado difundir principios básicos como parte de normas en México y de apoyo de empresas y ciudadanos que pretenden reforestar más de tres mil hectáreas en el municipio de Apan.

Aunado a las diversas iniciativas de reforestación y en general del cuidado del medio ambiente, es importante resaltar que, en el ámbito laboral, están teniendo más posibilidades de empleo quienes cuenta con una vocación de cuidado del plantea y no se refiere solo a grupos voluntarios sino personas que forman equipos definitivos con prestaciones de ley y buenos sueldos. Son varias empresas en el mundo que han revisado sus perfiles de puestos para incluir en ellos capacidades vinculadas con objetivos climáticos y ambientales.

Tanto en las aulas –desde primaria hasta universidades- como en las acciones de capacitación empresariales, se difunden “habilidades verdes” habida cuenta que hoy por hoy el 17% de la población mundial pueden convertirse en víctimas incluso fatales en el futuro cercano si es que no se logra revertir la tendencia negativa a la cual hemos llevado al planeta.

Este tema alcanza no solo la destrucción material de lo que algunos consideramos nuestra casa, afecta al sujeto que en franca regresión está olvidando buena parte de lo que han sido sus mayores logros ¿Por qué muchos apenas tienen un lenguaje tan rudimentario y quienes lo tenían lo están olvidando? ¿Cómo nos afecta el encierro por el temor a enfermar? ¿El trabajo en casa es un avance en el desarrollo de la humanidad?

En México desde los años 40 ha habido diversos programas que además de ser factores que convienen al cuidado del planeta, daban a las familias opciones de interés por un entorno ideal para el crecimiento sano. La biología ocupaba una parte importante de la educación en secundaria. Los grupos de escolares salían a balnearios, parques, o zonas de descanso donde se comía y observaba el paso de los ríos. Muchas de las familias que enviaban a sus hijos a las escuelas, tenían un espacio donde sembraban y criaban animales de rancho, incluso para los niños que carecían del privilegio de una propiedad rural, gozaban de programas como el instrumentado por doña Esther Zuno. En medio de una política de descrédito al otro ¿quiénes serían capaces de reconocer la labor de esta mujer mexicana? la cual con varios centenares de voluntarias adscritas al INPI –instituto nacional de protección a la infancia- fundado por el presidente que antecedió a la responsabilidad de su esposo, buscó entre muchos objetivos la vigencia de los huertos familiares.

Hoy el diálogo se destruye cada día con discursos de enfrentamiento y no amor al prójimo. Con suma tristeza escuché el mensaje de un dirigente de cierta “federación” de iglesias evangélicas –que muchas de dichas iglesias por cierto no reconocen-  atacando a la religión católica, como se hacía en contra de los protestantes en el siglo pasado. ¿Sabía que este supuesto religioso en realidad está más interesado en política que en la salvación espiritual de los mexicanos? Con el corazón cerrado a la sabiduría cristiana que pregona “dad al César lo que es de césar y a Dios o que es de Dios”, fundan partidos y apoyan gobiernos que por cierto para nada cuidan el medio ambiente ¿Conoce dicho personaje el plan nacional de desarrollo 2019 – 2024?

¿Sabe que en tal plan se postula la necesidad de crear empleos verdes? ¿Son empleos verdes los que llevan a gente joven -como los mineros que arriesgan sus vidas para sacar carbón- a trabajar para esquemas contrarios a la educación y el trabajo ecológico?

Gracias a la sociedad civil, México es uno de los países reconocidos por la OIT como país interesado en el tema en América Latina ¿por qué se sataniza a quienes defienden las selvas, los ríos subterráneos y en general lo que requerimos para una vida sana? ¿Es ignorancia o ambición pecuniaria el tratar a toda costa de imponer programas que promueven el uso de biocombustibles en vez de energías limpias?  ¿Qué vale más la vida de diez mineros en Coahuila o la libertad de altos dirigentes de empresas monopólicas como PEMEX y la CFE?

Los abuelos ya no estamos para sembrar árboles y no es la siembra desordenada la que revertirá el grave problema en el cual nos encontramos. Aunque el primer paso es dejar de lado las confrontaciones y en eso si podemos aportar, conocimiento, experiencia y memoria ¿Cree Usted poder proporcionar algo para evitar la desertificación del planeta?

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: