Connect with us

Mexico Violento

El «silencio forzado» de los periodistas en México

Un video que da cuenta de los riesgos que viven los periodistas en México al hacer su trabajo.

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

MÉXICO, DF.- «Silencio forzado» es un videoreportaje sobre las precarias condiciones de seguridad de los periodistas en México. La historia es bastante conocida. Versa sobre el acoso de los policías, el hostigamiento por parte del gobierno, de funcionarios, del crimen organizado y de militares para coartar la libertad de expresión. Todo aquél interesado en que la verdad no se difunda tiene motivos para agredir a un periodista, y sabe que su crimen en este país será impune.

Foto:alt1040.com

La cifra de agresiones a periodistas que Artículo 19, la organización productora del documental es espeluznante: 567 agresiones a periodistas en este sexenio que está por concluir. Y sin embargo, con toda seguridad, no están registradas todas las agresiones cometidas. Tan sólo en este espacio, en Los Ángeles Press, hemos dado cuenta, en nuestra corta vida de cuatro meses, seis casos de exilio reciente en Canadá y Estados Unidos y dos expulsados por amenazas de muerte y acoso, más un caso de Oaxaca.

Las autoridades migratorias de Canadá y Estados Unidos dicen que el solicitante de asilo debe mostrar evidencias por las que llega a tener “un miedo real, creíble,” por hacer su trabajo en su propio país. Entre los casos más difundidos de quienes se vieron obligados a salir de México, se encuentra el de Olga Wormat, quien ha sufrido constantes amenazas, ella, sus hijos y su colaborador. Ahora está con la organización Artículo 19, y se encuentra aparentemente fuera de peligro.

Pero hay otros casos inmediatos, cercanos. Karla Lotinni (Canadá), Juan Francisco Belmont (Canadá), Luis Horacio Nájera (Canadá), César Joaquín Luna (Estados Unidos) , Dolores Dorantes (Estados Unidos) y Javier Juárez (España), amenazado este último a través de mi persona, Guadalupe Lizárraga, son periodistas que han sido agredidos o amenazados y que no se han registrado oficialmente en las cifras que recogen los organismos de derechos humanos en México. ¿Podemos preguntarnos por los casos en Texas, en Arizona, en Utah, en Chicago? ¿Y los de España y otros países? ¿Y lo que están aún en México en completo silencio? ¿Qué tienen que hacer los periodistas para que sus agresiones sean consideradas como violaciones a su libertad de expresión, aún cuando ya no se encuentran físicamente en México?

Foto: alt1040.com

¿Para qué denuncio, si son los mismos?

Muchos periodistas prefieren guardar silencio o cambiar de profesión: “esperar a que las cosas se calmen”, dice un periodista de Mexicali, recientemente agredido que pide guardar su identidad. Otro videoperiodista de Ciudad Juárez señala que él prefiere «entrevistar a las madres de desaparecidas, pero a ningún funcionario de la fiscalía”. A este periodista, de quien también guardamos su identidad porque aún se encuentra en peligro, lo torturaron junto con su hijo, a la orilla de una carretera. Fueron “unos hombres vestidos de negro, con botas de militares y algunos vestidos de civiles, pero todos con capuchas”. Los acostaron sobre el suelo y les dieron de tablazos «en todo el cuerpo». Traían radios y se reían de ellos y los insultaban, para que “le bajara de huevos”, le dijeron, y él sólo pedía que a su hijo de 20 años no le hicieran nada.

Al periodista le quitaron su Ipod, su computadora portátil y su celular. Los amenazaron y los dejaron ir en su mismo auto, “apenas si podíamos movernos”, cuenta. Cuando llegaron a su casa, lo primero que hizo fue hacer las gestiones para cambiar de domicilio y poner a salvo a su familia. “¿Para qué denuncio, si son los mismos?”, dice, y que por eso prefiere cubrir temas sin riesgo.

La periodista Claudia Yadira Alemán Almanza, radicada en Miguel Alemán, Tamaulipas, quien también ha colaborado en nuestro medio, denunció en las redes sociales, el 9 de agosto de 2011, que el presidente municipal de esta ciudad, Ramón Rodríguez Garza, pidió su renuncia al periódico local donde trabajaba. Su jefa de información le envió un mensaje por texto que le decía que «ella ya no debía estar en la ciudad”.

Esta periodista, víctima de acoso,  se refirió a ciudades como Ciudad de Mier, Camargo, y Guerrero, de ser “pueblos fantasmas”, y dijo que eran donde vivían las mujeres y esposas de “Los Zetas”, con sus hijos, y junto con las familias de migrantes, padecían el rechazo de las escuelas y de las iglesias, incluso de cualquier grupo de la sociedad. Nada que no se sepa, pero cuando un periodista lo pone en papel o en línea, la información cambia de tono.

Foto: LAPress

El acoso policial a periodistas digitales

Los periodistas de El Comienzo, en su versión digital, también fueron amenazados y hostigados por policías locales de Oaxaca. La reportera Kerly Cruz Campo, denunció en entrevista a Los Ángeles Press, la información a detalle. Una situación delicada, especialmente cuando ya tienen el antecedente de haber sido físicamente agredidos, en el caso del padre de la reportera, Emeterio Marino Cruz, a quien los policías golpearon brutalmente dejándolo en coma durante quince días.

Para los periodistas digitales, las amenazas de muerte y el hostigamiento no son diferentes. Somos agredidos de igual manera, y algunos casos con mayor saña, porque a través del Internet y las redes sociales, el control de la información es prácticamente nulo por parte de los agresores, pero también   estamos más localizables o más vistos. Además, los agresores utilizan las mismas redes para hostigar. De tal manera, que la única forma de detener la información es directamente agrediendo al periodista.

Por otra parte, hay todavía cierta resistencia en algunos círculos de profesionales a considerar el trabajo de un reportero digital como periodismo. Pese a que las nuevas tecnologías han sido una manera óptima de fortalecer el trabajo en investigaciones sobre todo las de mayor riesgo, se demerita frente al reportero que in situ logra la noticia. Generalmente, ello hace que se ponga menos atención en la seguridad de los periodistas digitales o se cree que el riesgo es menor . La dramática situación de la periodista de Nuevo Laredo, torturada y degollada por denunciar en las redes al crimen organizado, Elizabeth Macías, ha sensibilizado un poco sobre estos riesgos. Pero aún es una batalla abierta.

La burocracia de la denuncia

Situaciones como las de acoso laboral, de policías y de funcionarios públicos, han pasado a ser cotidianas en la vida de los periodistas en México, y no quedan registrados oficialmente. Muchos de ellos quedan en sólo amenazas, pero se quedan sin trabajo, o se ven obligados a cambiar de domicilio o de ciudad para preservar sus vidas y las de sus familias.

Los organismos de defensa de los derechos humanos enfocados en la libertad de expresión y seguridad de los periodistas también son un blanco de agresiones, y prefieren trabajar con los casos más mediáticos, porque saben que la visibilidad de la amenaza es una manera también de protección. Sin embargo, para los periodistas que cubren información local, como en los casos mencionados, están más expuestos a la agresión, sin defensa efectiva.

Para poner una denuncia ante el Ministerio Público, por ejemplo en Ciudad Juárez, describen que es estar hasta cuatro o más horas para que la atiendan. Y los mismos agentes ministeriales, hacen comentarios como “que poquito aguantas”, o “nomás por eso te vienes a quejar”. Son comentarios que después de una amenaza de muerte o de una golpiza, resultan intimidatorios para la víctima y para sus familiares. Una situación similar sucede con la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chihuahua, con Gustavo de la Rosa, de quien se han quejado, incluso madres de desaparecidas por su falta de sensibilidad y profesionalismo en la atención a estos casos.

En el caso de Javier Juárez, periodista español y colaborador de nuestro medio, fue amenazado indirectamente, estando él dentro de Ciudad Juárez, con las autoridades de la fiscalía de Chihuahua. La amenaza de muerte fue recibida por la editora del medio, en Los Ángeles, California, diciendo que lo iban a secuestrar y a matar por los reportajes de las “Mujeres guardadas en la morgue”. Una vez, que estuvo a salvo, el periodista tuvo que ir a la Ciudad de México a la Comisión Nacional de Derechos Humanos para “levantar” la queja y dejar el registro. Este trámite, sin embargo, no todos lo periodistas, sobretodo los locales, están en condiciones de realizarlo. Ni económica ni anímicamente es posible en todos los casos.

El organismo civil Artículo 19 y el equipo de producción Filmaciones de la Ciudad, mantuvieron el anonimato en sus nombres en este videoreportaje, porque en México, confirman, el riesgo que corren sus vidas al denunciar una realidad muy diferente a la que cuenta el presidente Felipe Calderón es mayúsculo.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Justicia pendiente

Colectivos piden seguridad para ex fiscal del caso Ayotzinapa

Published

on

Omar Gómez Trejo renunció como fiscal a cargo del caso Ayotzinapa esta semana

Integrantes de diferentes colectivos defensores de derechos humanos pidieron al gobierno federal para que brinde seguridad al ex fiscal especializado en la investigación del caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, luego de presentar su renuncia a su cargo tras inconformarse por el desistimiento de 21 órdenes de aprehensión contra presuntos responsables de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas.

Los colectivos Seguridad sin guerra y Colectivo contra la Impunidad señalaron que existen riesgos de represalias en contra del ex funcionario federal, debido a que Omar Gómez Trejo se enfrentó a la impunidad que pretende impulsar la Fiscalía General de la República (FGR) a cargo de Alejandro Gertz Manero.

Te puede interesar: Caso Ayotzinapa: los mensajes de WhatsApp que se ocultaron en el informe de la Comisión de la Verdad

 

De acuerdo con las organizaciones defensoras de derechos humanos, hay preocupación por las investigaciones relacionadas a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, debido a que están sujetas a presiones externas.

Recordaron que Omar Gómez realizaba una labor independiente en las investigaciones en colaboración con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), por lo cual ahora no hay certidumbre sobre el proceso de las indagatorias.

Añadieron que hay un retroceso por parte de la FGR para garantizar el acceso a la justicia sobre el tema de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, debido a que se trata de una problemática vigente en el territorio nacional.

Lee más: Padres de normalistas de Ayotzinapa descartan justicia con nuevas investigaciones

 

Acusaron que la FGR busca encubrir a los elementos del Ejército mexicano para que no sean procesados penalmente por su presunta responsabilidad en la detención de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Padres de normalistas de Ayotzinapa descartan justicia con nuevas investigaciones

A ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, los padres de los jóvenes descartaron que exista justicia sobre el caso con las nuevas investigaciones, después de que la Fiscalía General de la República (FGR) desistió en órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables del crimen.

Los padres de los estudiantes desaparecidos dijeron que están lejos de la justicia por el caso en el que estuvieron involucrados agentes del Estado mexicano, por lo que reprocharon que la FGR sucumba ante las presiones de las instituciones militares para evitar el encarcelamiento de los efectivos que participaron en los hechos delictivos.

 

Continue Reading

Mexico Violento

Caso Ayotzinapa: los mensajes de WhatsApp que se ocultaron en el informe de la Comisión de la Verdad

Published

on

By

En el informe sin testar se aprecian mensajes de la hija de José Luis Abraca, ex alcalde de Iguala.

La filtración del informe sin testar generó polémica por la información que ocultó el gobierno mexicano

Unas semanas después de que el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, diera a conocer el informe de la Comisión de la Verdad sobre los hechos ocurridos en Ayotzinapa, se filtró el documento sin testar en el que se revelaban mensajes sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos.

La periodista que filtró el documento sin testar fue Peniley Ramírez, que incluía detalles del paradero de los normalistas y los mensajes de WhatsApp de integrantes del cártel de Guerreros Unidos y de familiares de José Luis Abarca, ex alcalde de Iguala, quien se encuentra en prisión también por la ejecución extrajudicial del activista Arturo Hernández Cardona en 2013.

Para saber más del tema: Padres de normalistas de Ayotzinapa descartan justicia con nuevas investigaciones

Los mensajes:

El Tilo‘, de Guerreros Unidos, amenaza a ‘El Gil’, uno de sus compañeros, de revelar lo que sucedió con la desaparición de los normalistas:

«El alcalde (Abarca) ordenó por medio de ti y ‘El Negro’ detener a los estudiantes que venían en los camiones… después dijeron que les diéramos piso (que los mataran). Yo también puedo ser chismoso», se lee en una parte del mensaje.

El Chango‘, otro miembro de Guerreros Unidos, le cuenta a su compañero ‘El Chino‘ que al principio querían quemar a los normalistas pero terminaron por matarlos y destazarlos porque eran demasiados

«Dice ‘Chucky’ que los van a mochar, (al principio) los querían quemar pero iba a ser mucho pedo. Cada quien (cada grupo) se va a llevar paquetes (con partes de cuerpos) en bolsas», dicen en otras partes de los mensajes filtrados.

La editora recomienda: Ayotzinapa: otra historia negra del ejército mexicano

El 3 de noviembre, dos meses después de la desaparición de los normalistas, ‘El Moreno‘ le comenta a ‘Karen‘ que estaban moviendo de lugar los cadáveres de los normalistas

«Andan moviendo los cuerpos (de los estudiantes) para que no haya más pedo. Me dijo ‘Wazon’ que andaban viendo como moverlos, si en patrullas o deshacerlos (en ácido)».

‘El Gil’ le pide a ‘El Tito’ entregar a gente a su cargo para inculpar a sus cercanos de los hechos, pero desconfía de su palabra

«Quienes dieron órdenes directas (fue) el alcalde (Abarca), su mujer, tú y yo… Tú sabes lo que hiciste y yo se lo que hice», se ve en otros fragmentos de los mensajes filtrados.

Hija de Abarca confiesa que su padre ordenó «recuperar mercancía»

En este mensaje agrega que su padre dio la orden de que «se chingaran a todos a discreción».

«Los nacos esos (presuntamente los normalistas) venían a hacer desastre. Mi papá estaba bien enojado y estaba diciendo ‘recuperen la mercancía y me chingan a todos a discreción’.

‘El Negro’, un presunto jefe de ‘Guerreros Unidos’, y ‘El Chino’ conversan sobre desaparecer los cuerpos de los estudiantes

«Diles a todos que se encarguen de desaparecer a toda esa bola de cabrones, que a ver como le hacen, son órdenes de arriba… Dicen que el viejo Abarca, que muy chingón le dijo al ‘Negro’ «mátalos a todos, Iguala es mío»».

Confiesan que desenterraron y movieron los cuerpos de lugar

«Me dijo que fuera a desenterrar todos los cuerpos que había y que se los llevara al rancho del cura, a Lomas de Coyote, a la mina. Porque andaba gente externa ahí, por eso los Iban a estar moviendo si es necesario», se lee en otra parte de los mensajes, sin que se precise quién mandó este mensaje.

 

Continue Reading

Mexico Violento

Padres de normalistas de Ayotzinapa descartan justicia con nuevas investigaciones

Published

on

ayotzinapa manifestación campo militar 1

A ocho años de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, los padres de los jóvenes descartaron que exista justicia sobre el caso con las nuevas investigaciones, después de que la Fiscalía General de la República (FGR) desistió en órdenes de aprehensión contra los presuntos responsables del crimen.

Los padres de los estudiantes desaparecidos dijeron que están lejos de la justicia por el caso en el que estuvieron involucrados agentes del Estado mexicano, por lo que reprocharon que la FGR sucumba ante las presiones de las instituciones militares para evitar el encarcelamiento de los efectivos que participaron en los hechos delictivos.

Te puede interesar: Caso Ayotzinapa: los mensajes de WhatsApp que se ocultaron en el informe de la Comisión de la Verdad

De acuerdo con los familiares de las víctimas, el actual gobierno federal ha cometido las mismas prácticas que la administración anterior, pues únicamente ha simulado la investigación por la desaparición de los jóvenes, pero sin una respuesta significativa por parte de las autoridades federales.

Recordaron que la administración de Enrique Peña Nieto fabricó la versión oficial para evitar que se inculpara al Ejército mexicano que estuvo involucrado en el tema, por lo que en la actual administración de Andrés Manuel López Obrador está lejos de entregar información completa sobre los hechos.

Añadieron que sólo se abren líneas de investigación sin que se conozca la verdad sobre el paradero real de los estudiantes normalistas, por lo que lamentaron que se haya politizado el caso para evitar el acceso a la justicia en un sistema e impunidad que se ha mantenido en dos gobiernos.

Lee más: Ayotzinapa: otra historia negra del ejército mexicano

La FGR desistió en 21 órdenes de aprehensión contra presuntos responsables de la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en la cual estaban involucrados elementos del Ejército mexicano que colaboraron en el delito.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: