Connect with us

Con voz propia

El execrable Caso Wallace: la discriminación literaria

El caso Wallace, narrativa de Martín Moreno, pluma contratada para la difamación, de profunda pobreza literaria, es la única arma de Isabel Miranda

Avatar

Published

on

Patricia Barba Ávila*

La lectura enriquece el espíritu, cuando sabemos distinguir

entre la calidad y la pobreza literaria

Sin duda alguna, una de las herramientas más valiosas e indispensables para la madurez intelectual/espiritual de cualquier ser humano, es la capacidad de discriminar entre la calidad y la pobreza literaria y, por supuesto, esto se extiende a otros ámbitos de la vida.

Quiénes de nosotros no hemos escuchado, por ejemplo, generalizaciones como: “cultiva tu intelecto leyendo un libro” o, “apaga le tele y enciende la mente”, entre otras. Sin embargo, pese a que el no leer en absoluto o el ver la televisión sin moderación son, efectivamente, factores que obstaculizan el desarrollo óptimo de la capacidad intelectual, la tolerancia y la facultad para convivir de manera armoniosa con el entorno, es importante aclarar que sin la habilidad de discriminar entre calidad y pobreza literaria, artística o moral, los seres humanos quedamos impedidos para transformarnos en ciudadanos partícipes de sociedades progresistas, eminente y genuinamente democráticas y, por ende, justas y solidarias.

Creo, sin lugar a dudas que el no ejercitar a plenitud el raciocinio, el poder de la lógica y el sentido común puede conducir a un individuo o a un grupo social a cometer injusticias y solapar actos de crueldad y corrupción y, por ello, es que deseo expresar mis reflexiones en torno a uno de los casos más execrables de fabricación de culpables, crueldad e inmoralidad de que se tenga memoria en la historia de este país: el infamante “Caso Wallace”, elevado a la categoría de “literatura” por un “periodista” y “escritor” (SIC SIC) que sin el menor rigor investigativo y literario, convirtió una maraña de mentiras emergidas de la mente de Isabel Miranda [de Wallace] –o Isabel Miranda Torres o Isabel Torres Romero, o como se llame—en un instrumento incriminatorio de seis personas inocentes, injuriadas y satanizadas, de manera irresponsable, por Martín Moreno, el autor del libro El Caso Wallace.

Estoy convencida de que este “escritor” quien, para estupor propio y de un creciente número de gente, recibió el Premio Nacional de Periodismo, aprovechó la tendencia de amplios sectores de la sociedad mexicana a creer en héroes míticos de historieta como María Isabel o de cine y TV como Superwoman, para poder vender una narrativa tan ficticia como barata a los lectores de su libro, que dicho sea de paso, por su pobreza literaria es más bien un libelo difamatorio que toma como verdad incuestionable los dichos de Isabel Miranda sin mayores indagatorias en los verdaderos antecedentes de Brenda Quevedo Cruz, una de las inculpadas falsamente y a quien se difama de la forma más vil.

Y es muy cierto que para estar en capacidad de juzgar la calidad de una pieza literaria, televisiva o cinematográfica, es, en la mayoría de las ocasiones, indispensable leer o ver de todo incluyendo, por supuesto, lo burdo y lo muy burdo. Por ello, decidí revisar con paciencia y gran esfuerzo por evitar el vómito, el libro/libelo conocido como El Caso Wallace.

Empiezo por la cita con la que Martín Moreno introduce su libro y que corresponde a uno de los escritores más memorables y éticos que conocemos: Ryszard Kapuschinski, quien por cierto, afirmó con toda pertinencia que “las malas personas no pueden ser buenos periodistas”. La cita a la que me refiero es la siguiente:

 

 Aquella gente de abajo, entrelazada por sus extremidades lisiadas,

por sus zancos y muñones, estaba apiñada de tal manera que

formaba un solo cuerpo moviéndose y arrastrándose, del cual,

como tentáculos, salían decenas de brazos, y allí donde no había brazos,

aquel cuerpo abría sus bocas y las dirigía hacia arriba

esperando a que se les arrojase algo.

No es solamente indignante que Martín Moreno haya elegido uno de los pasajes más desgarradores de la entrañable novela Ébano, en la que Kapuschinski narra su experiencia en el sufrido continente africano, sino que las vivencias que dieron lugar al estrujante texto del también periodista polaco no guardan relación alguna con la farsa monumental en la que se basa El Caso Wallace, además de la distancia de años luz existente entre este respetado personaje y el “escritor” de alquiler Martín Moreno. Es decir, Kapuschinski constató en persona los hechos que narra en sus escritos y reportajes a diferencia de Moreno, quien se sentó a escuchar y a reproducir al pie de la letra, una fábula inverosímil de boca de una consumada mentirosa, secuestradora y torturadora, tal como ha quedado incuestionablemente demostrado por las investigaciones y reportajes de Guadalupe Lizárraga, así como de Anabel Hernández, colaboradora del prestigiado semanario Proceso, y David Bertet, Presidente de la Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad.

Es evidente que el libelo de marras explota la credulidad de sectores sociales infortunadamente sometidos a la basura telenovelesca de La Rosa de Guadalupe y Lichita –donde, dicho sea de paso, se beatifica y promueve con un descaro digno de El Canal de las Estrellas, el Teletón, su lucrativa aventura comercial donde se utiliza de manera indecente las impactantes imágenes de niños lisiados, accidentados, mal heridos y discapacitados. Este mismo tufo mercachiflero es el que advertimos en la manufactura de El Caso Wallace, en el que se describe con lacrimógena verborrea el amor inconmensurable de Isabel por su hijo, algo que riñe claramente con su afán de dar a su vástago por muerto y sacar considerable provecho financiero y político con un secuestro y posterior asesinato que, como se ha demostrado fehacientemente, sólo han existido en su imaginación. Para muestra, aquí reproduzco algunos pasajes que exhiben la ínfima calidad literaria y periodística de la que adolece el libro de ficción de Moreno:

“Así le llegaron los 16 y con ellos el amor inesperado. Se enamoró de Enrique Wallace, un contador público 13 años mayor que ella, a quien conoció en un hospital por circunstancias del destino…”

“…Contrajeron matrimonio cuando ella aún era menor de edad,

lo que desató la furia de Don Fausto…”

Martín Moreno hubiese podido proceder como lo hace todo periodista/escritor que se respete e investigar la veracidad del cuento de hadas que le narró Isabel, pero no lo hizo, a diferencia de Guadalupe Lizárraga, Directora de Los Ángeles Press, quien demuestra con evidencias irrefutables que Isabel Miranda tenía 21 años cuando registró a Hugo Alberto Miranda Torres, hijo biológico de Jacinto Miranda, tal como consta en la primer acta de nacimiento de Hugo Alberto. Esto indicaría que, en el remoto caso de que esta mujer hubiese conocido a Enrique del Socorro Wallace a los 16 años, éste hubiese cometido adulterio, mientras que Isabel habría incurrido en el mismo delito pues el Sr. Wallace estaba casado con Guadalupe Magallanes, quien se divorció de él en 1974 y le ganó la custodia de sus 5 hijos, después de que la dulce y decente Sra. Wallace la visitó para decirle que sostenía relaciones sexuales con su marido. Por otra parte, el estado civil de Enrique Wallace hubiese imposibilitado el matrimonio legal con Isabel en la fecha en que ella afirma que ocurrió.

Otra de las innumerables falsedades contenidas en el libro y de las que se hubiese percatado Martín Moreno si hubiese tenido la pulcritud y la decencia de revisar, por lo menos, el acta de nacimiento de Hugo Alberto, registrado en 1970 en Milpa Alta, D.F., en el acta No. 27 asentada en el libro 1, consiste en los nombres de los padres de Isabel: Alfredo Torres y Mónica Romero, mientras que Isabel le contó a su porrista disfrazado de escritor, que su padres se llamaban Fausto Miranda Romero y Mónica Torres Jaimes (!!??) Aquí sólo cabe preguntarse a quién le mintió la heroína de barro de El Caso Wallace: a las autoridades del Registro Civil del D.F. o a su pluma alquilada. También cabe preguntarse por qué, si Enrique del Socorro Wallace efectivamente engendró a Hugo Alberto en 1969 y era “un padre amoroso”, no aparece su nombre en el acta emitida en Milpa Alta en 1970 y, en lugar de ello, lo registra hasta 1975, fecha en que nació su hija Claudia, a quien el Sr. Wallace sí engendró con Isabel. Adicionalmente, en esa segunda acta, emitida por el Registro Civil de Texcoco, ya Hugo Alberto aparece con los apellidos Wallace Miranda y la edad de Isabel es de 24 y la de Enrique de 37 años…más mentiras.

Mucho se ha comentado sobre la notable credulidad característica de importantes sectores sociales, derivada del deplorable nivel educativo que priva en el sistema escolar en México, en el que se des-educa y obstruye la capacidad inquisitiva y de análisis, lo que se agrava por la paupérrima calidad de las producciones literarias, de televisión y cine entregadas al público, cuyo resultado es la sorprendente facilidad con la que los lectores de libelos como el de la pluma a sueldo de Martín Moreno, aceptan a pie juntillas una narrativa tan fantasiosa como burda. Y si sólo se tratara de vender una literatura barata, el daño no sería tan grave. Sin embargo, lo brutal e imperdonable de El Caso Wallace es que se constituyó en la herramienta infame que sirvió para criminalizar a seis personas inocentes a quienes se les ha privado de su libertad, se les ha sometido a brutales torturas y a cuatro de ellos se les ha sentenciado a cadena perpetua mientras dos más, Brenda Quevedo Cruz y Jacobo Tagle Dobin, siguen en espera del veredicto en sendos procesos judiciales pletóricos de irregularidades y abusos.

Y es aquí donde la credulidad, la ausencia de escepticismo y de sentido común que prevalece en sectores de la sociedad golpeteados en gran medida por las miserias paridas por Televisa y TV Azteca, junto con la falta de pulcritud periodística y literaria de una pluma alquilada como Martín Moreno, se transforman en el terreno fértil para que una mujer enferma de codicia y poder destruya las vidas y futuros de seis inocentes y sus familias con abrumadora impunidad.

Concluyo esta breve reflexión con la siguiente sentencia de Demócrito:

Es hermoso evitar que otro cometa injusticia; pero si no, también lo es no ser cómplice de la injusticia.

*La autora es periodista y fundadora del Frente de Medios Alternativos Independientes (FEMCAI)

Con voz propia

Nueva York en la pandemia: Un cónsul de batalla

Francisco Ramírez

Published

on

Por Francisco Ramírez

A poco más de un año de la pandemia, entre desolación, muerte y tristeza en la ciudad de Nueva York, se podrían rescatar varios puntos positivos y favorables. Para muchos, la pandemia nos tocó las fibras más profundas del humanismo, y entre periodos de tragedia y zozobra, fue el amor al próximo, la hermandad, la buena fe y el corazón, a través de la comunidad mexicana migrante activa para hacerle frente a la crisis. Y es que las autoridades de Estados Unidos y de México nos dejaron a la deriva. Sí, descobijados.

Pero vimos desfilar –multiplicándose y hasta la fecha– a diferentes grupos e individuos recaudando ropa, medicina y víveres para darles a los más necesitados, a quienes estaban desprotegidos y eran los más afectados del área triestatal de Nueva York, que incluye Connecticut y Nueva Jersey. Lo hicieron sin esperar nada a cambio, un trabajo solidario, de apoyo a la comunidad a la que pertenecen. Bajo estas acciones se apostó a la humanidad sin bandera, color, religión o partido político.

En este contexto, se dio por primera vez un hecho histórico en la ciudad de Nueva York: la interacción y el trabajo en unidad entre consulado y comunidad. Tuvo lugar en el denominado Caracol Brunswick, en Brooklyn, y la historia se tejió de manera única y peculiar, primero por medio del acercamiento de la cónsul de Asuntos políticos, Ana Flores. Después, se tuvo la presencia física del cónsul general Jorge Islas López para escuchar y discutir la situación de aquejaba a la comunidad.

El diálogo surgió directo, honesto y consciente, y se lograron acuerdos de buena voluntad para el beneficio de nuestra comunidad de migrantes. Acuerdos que se han cumplido puntalmente transformando en hechos esas palabras. El primero de éstos, por urgencia, fue de manera literal por manos del propio cónsul y su equipo, la entrega de 100 despensas la comunidad. También se acordó apoyar semanalmente con el refrigerador comunitario ubicado en el mismo barrio de Bushwick, y lo último será concretado este verano, con la lectura de cuentos para niños en la banca librería urbana.

Con el espíritu de catedrático que no lo abandona, el cónsul está comprometido en fomentar la lectura para los niños, y darle cabida a la cultura en el futuro de la humanidad. El acercamiento y trabajo del cónsul Jorge Islas fue replicado en otras comunidades y con diversos compañeros que tienen liderazgo y relevancia, como Felipe Santos en Poughkeepsie, Nueva York, Erika Velázquez en Connecticut, Aracely Mendoza en Newburgh, y otros líderes más en Nueva Jersey.

El doctor Jorge Islas nos demostró que no es un cónsul de escritorio, escondido en la burocracia gubernamental. Hasta ahora ha sido un cónsul de batalla, que da la cara en medio de la crisis.
Con opiniones adversas, críticas, y con actitudes a veces ásperas en diferentes reuniones, medios y redes se logró que –por primera vez– el titular del Consulado mexicano volteara a vernos a los migrantes y a nuestras familias, y pusiera atención y acción a la problemática que enfrentamos.

Entre comunidad y consulado, a manera terapéutica y obedeciendo este proceso, primeramente, se tuvieron que hacer críticas por parte de algunos de nosotros como parte de la comunidad. Entre éstas críticas, el que estaba siendo nula la intervención del consulado durante el primer mes y medio de la pandemia, los momentos más críticos y difíciles del Coronavirus en la historia mundial. Posteriormente, se hablaron los descontentos y luego –en sano diálogo– se pusieron las ideas y propuestas en la mesa para llevarlas a hechos concretos que hoy ya son reales y palpables.

Cabe señalar que las críticas y protestas se tenían que señalar al consulado, ya que no tenemos otro lugar dónde hacerlo, es nuestra representación y gobierno inmediato. Pero sobre todo nuestra comunicación más directa con los responsables principales que están en México, desde donde se toman las decisiones y que muchas veces no saben nada de la forma de vivir del migrante ni de sus necesidades y a veces nos perjudiquen.

Nadie se esperaba esta crisis como bien lo señaló el cónsul en una de las conversaciones con la comunidad. Los recursos que se tenían que destinar para la ayuda a los connacionales no los había. Ésa es la razón principal del ausentismo que no solo ocurrió con el gobierno de México, si no con el de Estados Unidos también, y así fue con todos los gobiernos del mundo, ya que crudamente en lo que menos se piensa es prever un desastre a la sociedad civil; los ciudadanos somos los últimos en ser tomados en cuenta en la agenda del gobierno, y no se le dedica tiempo y esfuerzo a planear ayuda o a diseñar estrategias para hacerle frente a una desgracia de esta magnitud.

Un trabajo de valientes

En muchos años como comunidad migrante hemos visto el trabajo de varios cónsules y, desafortunadamente, muchos de ellos fueron cónsules de escritorio que pasaron a la historia desapercibidos. Pocos se escapan a esta descripción, y un ejemplo de excepción fue el cónsul Carlos M. Sada, buen servidor público, pero gestionó sin pandemia.

Hoy damos reconocimiento a su trabajo, y también compartimos su visión con sus propias palabras al decir que este trabajo es de valientes, por eso decimos que el cónsul Jorge Islas se ha ganado a pulso este adjetivo. Su trabajo en el campo de batalla y con la comunidad es que lo hemos visto, empaparse de la situación y poner en riesgo su salud, integridad física y moral, ya que se ha expuesto a contraer coronavirus, deterioro físico y también ha sido víctima injustamente de despiadados ataques verbales sin sentido y por grupos y personas malsanas, plenamente identificados que bajo grilla traen una agenda propia pero que son incapaces a abrirse al sano diálogo o, mucho menos, poner en la mesa una solución para todos. Lo más que han propuesto es la irracional medida de remover a todos los trabajadores y consulares de la institución en Nueva York.

También acusan al cónsul de situaciones que no le competen por sus facultades de funcionario consular, por ejemplo, culparlo de que las citas son insuficientes y que el Call center es obsoleto y no funciona. Temas que son directamente responsabilidad de los funcionarios y del sistema en México. Otra acusación es que no toma acciones como activista en la reciente muerte del joven mexicano repartidor de comida, asesinado a balazos de manera cobarde y ruin, y tan absurdo como casi casi acusarlo de no intervenir para impedir ese crimen.

Para los que nos hemos dado la oportunidad de escuchar y tratar al cónsul Islas, en esa interacción nos podemos dar cuenta de sus virtudes, y unas de ellas destacable es su educación académica y su humanismo, su sabiduría y temple en emociones ya que jamás se ha alterado o quebrantado, pese a las críticas, gritos violentos y reclamos que se le han hecho muchas veces sin responsabilidad.

Y es que su formación profesional viene de las filas del activismo de los derechos civiles, de la lucha por la educación y los derechos humanos.
Las estadísticas generales durante la pandemia en su gestión dan testimonio de su trabajo a favor de la comunidad. Siendo uno de los consulados en toda la ciudad de NY y USA que más ha estado activamente al frente para apoyar personalmente a los connacionales.

En conclusión, como dato histórico, este ejemplo de trabajo en equipo entre institución y comunidad quedará como registro en la historia en todos los consulados de los Estados Unidos, más ahora por la situación de la pandemia.

Quien escribe es un migrante albañil, con casi 30 años en NY, considerado por muchos radical y uno de los más contundentes críticos del sistema. Jamás vendido, incorruptible e insobornable.

Francisco Ramírez
Caracol Bushwick
Brooklyn NY
13 Abril 2021

Continue Reading

Con voz propia

Jorge Hank Rhon y Julián Leyzaola, una mancuerna electoral de terror en Baja California

Avatar

Published

on

Por Kristian Camarena-Sánchez

Desde los nazis de hace 80 años, en los tribunales internacionales hay algo que no se perdona: la tortura. Y en pleno 2021, Julián Leyzaola y el Partido Encuentro Solidario (PES) de Baja California no lo han entendido, y se empeñan en que el exmilitar debe ser candidato a alcalde y acompañar a Jorge Hank Rhon en la Campaña Electoral de este año.

Lo cierto es que esto no sólo radica en el empeño del PES y de Leyzaola, sino también en el de Jorge Hank, quien sigue considerando que el exmilitar en retiro y prófugo de la justicia debe ser su candidato a la alcaldía de Tijuana.

Tan es así, que ayer en su acto de campaña en el Estadio Caliente, aplaudió la presencia de Juliana Leyzaola, la hija del ex secretario de Seguridad Pública de Tijuana que lleva casi 10 meses sin dar la cara porque lo detiene la policía.

“Le tienen miedo”, dijo Hank Rhon, mientras juntaba los cinco dedos en señal de cuchi cuchi.

Hace unos días el Instituto Estatal Electoral (IEE) aprobó que la Carta de Residencia no es el único formato para que los candidatos demuestren que viven en la ciudad y se puedan registrar para la Alcaldía.

Los aplaudidores incomprensibles de Julián Leyzaola modificaron las cosas y viralizaron que éste no necesitaba la Carta de Residencia, pero sin mencionar que cualquiera de los otros medios también requiere la presencia del exmilitar.

Fue así, como el jueves pasado la gente de Leyzaola Pérez diseminó en redes sociales que éste ya era prácticamente el candidato a la Presidencia Municipal de Tijuana por el PES.

Mentira en despoblado: Lo que el IEE resolvió es que la Carta de Residencia no es el único método que un candidato puede presentar para demostrarse tijuanense; sin embargo, los otros posibles requieren igualmente la llegada y presencia de Julián Leyzaola, y en cualquiera de estas posibilidades lo van a detener.

Independientemente de todos los entuertos locales que Hank Rhon busque desde su dinero, el exmilitar no será candidato a Alcalde porque la Constitución Política de México se lo prohíbe debido a que tiene una orden de aprehensión vigente.

En el artículo 38, inciso V, de la Carta Magna, se indica la suspensión de los derechos ciudadanos “por estar prófugo de la justicia, desde que se dicte la orden de aprehensión hasta que prescriba la acción penal”.

Hank puede decidir desde hoy lunes, en el segundo día de su campaña, no seguir apoyando la faramalla de candidatura inexistente de Leyzaola, pero seguramente esperará hasta el 18 de abril para modificar sus pasiones, en vista de que al día siguiente inician las campañas para Alcalde.

El exreo por acopio de armas, Jorge Hank Rhon, va a gastar las primeras dos semanas de su campaña en proteger y sostener en el discurso al prófugo de la justicia por tortura, Julián Leyzaola Pérez.

Al parecer, está el canasto pa’l garrero

Esto lo saben todos en ese circulito pequeño de intereses creados. Lo sabe el presidente en funciones del Partido Encuentro Solidario (PES), Alfredo Ferreiro; lo sabe el diputado Héctor Cruz Aparicio, que obtiene favores usando el nombre de su jefe el exmilitar; lo saben Hank Rhon y Julián Leyzaola, los principales interesados.

Pero quienes no lo saben, son los ciudadanos. Porque desde el poder del dinerote les han hecho creer que todo es posible si llega un costal de dólares a la persona adecuada.

Muy mal hace el PES y Hank en poner a Leyzaola como una víctima del sistema que hoy lo busca por tortura, cuando en el pasado, fue el victimario del sistema que le dio trabajo como Secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana.

Engañan a la ciudadanía y ésta se alebresta en favor de un sujeto que pateaba detenidos con sus botas de casquillo tipo militar.

En el equipo del magnate Jorge Hank Rhon los que tienen miedo son ellos mismos, porque saben que van a perder la contienda si se siguen esforzando en darle cabida a la obsesión del ingeniero.

Pero Hank Rhon es obsesivo hasta los dientes; él está seguro de poder cargar con su leyendota negra y con la de Leyzaola durante la Campaña Electoral 2021.

A ver si cuando se esté lamiendo las heridas por haber perdido otra vez la gubernaturano se arrepiente.

DE LA AMENAZA: “Yo pienso hacer exactamente lo mismo del municipio cuando estuve aquí, pero ahora en el Estado”, dijo Jorge Hank Rhon en su evento de ayer en el Estadio Caliente.

Fuente: glocal.com.mx

Continue Reading

Con voz propia

Exfuncionarios hidalguenses detrás de inversión millonaria en torre habitacional

Avatar

Published

on

Ambos políticos hidalguenses han edificado más de 10 mil viviendas en desarrollos inmobiliarios al interior del país y para ello han constituido diversas sociedades; aunque quieran esconder el origen de las inversiones, el rastro de los hombres de confianza que dejan al frente llevan siempre a ellos

Por Emmanuel Ameth

El pasado 24 de marzo fue anunciada una inversión de 260 millones de pesos para edificar la Torre AG en la zona plateada de Pachuca, misma que en sus 20 niveles albergará 97 departamentos y 176 cajones de estacionamiento; aunque la cara pública del proyecto fue el empresario Ricardo Mejía Pesquera, una serie de conexiones llevan a nombres como el del exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto así como del exdirector de Infonavit David Penchyna Grub, entre otros.

La riqueza generada a partir de información privilegiada y presuntos actos de corrupción confabulados desde distintos puestos públicos y sus conexiones, les han permitido constituir una serie de sociedades a partir de las cuales han podido comercializar más de 10 mil viviendas al interior del país.

La misma Policía Federal ha dado cuenta de estos manejos político-empresariales pero por alguna razón, las investigaciones no llegaron a judicializarse en el sexenio pasado y parece que en el presente tampoco se han tenido avances significativos, si bien existen otras pesquisas que podrían llevar a la cárcel a los involucrados.

Las dudas sobre el representante del proyecto

De acuerdo con la misma información que Spazios ha hecho pública, el grupo empresarial también ha edificado desarrollos como Mina Real en Zona Plateada, Los Frailes Residencial en Ex Hacienda la Concepción, Valle del Sol al sur de la ciudad, así como Don Carlos en Tizayuca (cabe señalar que pese a los millonarios ingresos, solamente la página de Spazios está activa y está “en construcción”).

Si bien el ramo de la construcción es altamente lucrativo y permitiría seguir invirtiendo en otros proyectos, destaca que en 3 de los 4 desarrollos citados, pese a llevar algunos más de una década en comercialización, la totalidad de lotes no han sido vendidos aún, lo que disminuye considerablemente la liquidez para hacer nuevas inversiones.

Dicho argumento planteó dudas que motivaron la presente investigación, pues a diferencia de un fraccionamiento, una torre requiere de una inversión inicial considerable de la que no podrían darse el lujo de inyectar capital conforme vayan avanzando las ventas, pues los propietarios del proyecto no pueden esperar años a que avancen las ventas -como sucedió en sus otros desarrollos- para ver el complejo terminado, pues en general se dificulta que habiten si continúa la construcción en pisos posteriores.

También está el currículum -en poder de este medio-, donde se establece que Mejía Pesquera es directivo y socio de Grupo MB desde 2006, dentro del cual destacan empresas como Vipegasa SA de CV, PAK Desarrollos Sa de CV, Argenta Condominial SA de CV y Spazios.

Si bien la sociedad le permitiría ser poseedor de algún porcentaje de la renta en los desarrollos, llama la atención que no se presente como dueño o principal accionista de ninguna de las anteriores, además de vislumbrarse que hay más personas involucradas en los proyectos.

Las conexiones que llevan a los probables verdaderos inversionistas

La Torre AG, de la que Mejía Pesquera es el rostro público, es desarrollada por Spazios.

Spazios, entre otros desarrollos, tiene a Los Frailes Residencial (VÉASE AQUÍ).

La constructora que edifica y “comercializa” los espacios -es decir, no es sobre pedido ni a petición de particulares- en Los Frailes Residencial es Constructora Maroja (VÉASE AQUÍ), misma que incluso es promocionada por el medio de Marín Huazo -vinculado a Núñez Soto en el escándalo del GACM donde el exgobernador lo favoreció con un contrato irregular por 5 millones de pesos-.

Constructora Maroja edifica en Valle del Sol -del mismo grupo que Spazios- así como en Bosques de Santiago (VÉASE AQUÍ).

Bosques de Santiago es un complejo propiedad de Desarrolladora E-Hogar (VÉASE AQUÍ).

Según el documento PF/DINV/CIC/DGIDA/5097/2018 de la Policía Federal, elaborado en noviembre de 2018, Desarrolladora E-Hogar es la única empresa de entre todas las que posee Manuel Ángel Núñez Soto, que es declarada como su propiedad (VÉASE AQUÍ). Incluso, figura en sus redes sociales (VÉASE AQUÍ).

Manuel Ángel Núñez Soto está al frente de la CAMORRA DEL ÁNGEL, grupo de políticos y empresarios que han desarrollado más de 10 mil viviendas en el país valiéndose de diversas irregularidades -que este medio ya ha documentado en una investigación especial- y donde figuran como socios el exdirector del Infonavit David Penchyna Grub así como el actual director de Bancomext y Nafin de la SHCP Carlos Noriega Romero, entre otros.

El negocio de la Zona Plateada

Como destacan las investigaciones “La Cofradía Tuza” de Proceso y “Las artimañas legales” de El Universal, la zona plateada se convirtió en un botín para los entonces funcionarios del más alto nivel en Hidalgo: primero con Jesús Murillo Karam y luego con Manuel Ángel Núñez Soto.

Primero cerraron los flujos de aguas negras para los ejidatarios de Venta Prieta con la intención de dejarlos en la hambruna y la desesperación. Posteriormente les ofrecieron un pago ínfimo por sus tierras, el cual además tardó años en llegar y sólo una fracción, pues aparentemente entre tantas manos, gestores de gobierno y representantes, la mayor parte del recurso se perdió.

En ese entonces les comentaron sobre un proyecto único a nivel nacional, donde participaría el gobierno, la iniciativa privada y los empresarios para el complejo denominado Zona Plateada.

El gobierno actualmente participa absorbiendo diversos gastos mientras que los entonces funcionarios se hicieron de grandes extensiones de tierra desde las cuales realizan sus negocios, siendo el preferido, el de bienes y raíces. A los ejidatarios no les tocó nada.

Familiares de Murillo Karam, prestanombres de Núñez Soto, así como empresarios ligados al fútbol como es el caso de Jesús Martínez Patiño fueron los grandes beneficiarios.

Y eso no fue todo. Tras diversos intentos, el único proyecto que les fue autorizado a los ejidatarios destinaba el 58% de las ganancias netas a los intermediarios -gestores de gobierno-, quienes tardaron años en capitalizar, y nuevamente jugando con el hambre de la gente, recompraron las acciones de quienes fueron despojados de sus tierras bajo amenazas.

Hoy el complejo Zona Plateada ostenta los desarrollos habitacionales con mayor plusvalía de la entidad y estos están en manos de exfuncionarios de Hidalgo, quienes para recaudar fondos, invitaron a inversionistas judíos a los que, como agradecimiento, incluyeron un busto de David Ben Gurión, considerado padre del sionismo e incluso como genocida.

Continue Reading

Trending