Connect with us

Con voz propia

El efecto Yalitzia en México

El efecto Yalitzia parece darse también en el campo de la política y no nada más en el de las artes.

Tomas Borges

Published

on

Tomás Borges

Desde que el cineasta mexicano Alfonso Cuarón (Ciudad de México, 1961) inició el rodaje de su más reciente largometraje ROMA, la polémica ha acompañado al director y a su obra.

Desde su grabación, cuando el 2 de noviembre del 2016, el entonces delegado de la demarcación Cuauhtémoc (hoy alcaldía) y actual senador Ricardo Monreal Ávila encabezó un operativo mediático en la colonia Tabacalera para quitar los conos y vallas que la producción había puesto en las calles de dicha colonia, el film ha estado en el escrutinio público, a tal grado que para muchos es un fiasco, mientras que para la mayoría es una obra de arte.

Respecto a lo anterior, algunos cinéfilos arguyen que el film fue hecho sólo para agradar al jurado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas o AMPAS (Academy of Motion Picture Arts and Sciences), la cual le otorgó 10 nominaciones al Óscar (incluyendo mejor película y mejor actriz), aunado a que es el primer largometraje original de la plataforma Netflix en estar nominado al máximo galardón, así como es la primera cinta en no ser exhibida inmediatamente para los suscriptores de la aplicación.

Asimismo, la discusión en torno al film siguió al no haber sido exhibida en las salas mexicanas como se merecía, pese haber sido premiada en el Festival Internacional de Cine de Venecia, lo que orilló a que el director publicara en Twitter (20 de noviembre 2018) lo siguiente:

Quiero muchas más funciones en México, tenemos todas las salas que hemos podido conseguir que, tristemente, son 40. Para poner las cosas en perspectiva, en Polonia se exhibirá en 57 salas y en Corea del Sur en 50. ROMA está disponible a todas las salas que la quieran exhibir.

Hoy, la polémica sigue porque se nominó a Yalitzia Aparicio por su papel de Cleo en la cinta, pese a no ser una actriz de carrera ni mucho menos haber estudiado para ello, lo que ha desencadenado una serie críticas hacia la credibilidad de la Academia de las Ciencias y las Artes Estadounidense, porque muchas actrices mexicanas, consideran que no es actriz, ni tiene vocación o futuro en los escenarios. Que tiene “la suerte de las feas”, o le falta “un cuerpazo” para trabajar en Hollywood.” y por ende no es merecedora ni siquiera de estar en la sala del teatro Dolby de Los Ángeles en la celebración de la 91 entrega de los Óscares.

Es tanta la indignación de la comunidad artística mexicana, que se filtró en medios nacionales que un grupo de divas mexicanas (entre las que destacaban supuestamente Karla Souza y Martha Higareda) estaban en contra de la nominación de Yalitizia por no ser actriz profesional, pese a la opinión de la crítica internacional, por lo que, de acuerdo a Rossana Barro, Coordinadora de la Atención de Invitados del Festival de Cine de Morelia “Me enteré qué hay un chat de actrices mexicanas que se están organizando para pedir a la @AcademiaCineMx que Yalitza Aparicio no sea considerada para la terna de Mejor Actriz del Ariel. Es lo más mediocre, patético y vil que he escuchado. No diré más”, comentó en su cuenta de Twitter el pasado 11 de febrero del presente año.

Yalitizia Aparicio, quien dejó su carrera como “Normalista” en Oaxaca para interpretar a una sirvienta en este film descrito por Guillermo del Toro como “una pintura mural, un fresco enorme, es ya una ganadora y pese a quien le pese, una actriz.

A pesar de las críticas del gremio artístico mexicano (y a exabruptos como “pinche india” que dijo el “actor” Sergio Goyri, el pasado 14 de febrero en un video), Yalitizia está viviendo el sueño de una cenicienta, algo inimaginable para esta mujer mexicana, quien ha sido la primera indígena en ser nominada para tan prestigiosa presea en la 91 entrega de los premios de la academia.

Pero el EFECTO YALITIZIA no es sintomático del medio artístico, sino de una sociedad que pese a estar viviendo en el siglo XXI, tiene pensamientos conservadores por no decir retrógradas, donde según las elites sólo los profesionales pueden realizar su actividad.

Ejemplo, tenemos a los políticos de alcurnia y “rancio abolengo” quienes, apelando a sus apellidos, se mofan de los “arribistas” de MORENA, tal como queda evidenciado en las redes sociales, principalmente Twitter (el lavadero de la web), donde cada traspié de la actual administración es magnificado, tal como queda demostrado en el siguiente tuit:

O para criticar la apariencia de un joven de 29 años, quien fue nombrado como Subdirector del Conacyt, un tema tan polémico e indignante, como si antes les hubiera importado los nombramientos de los mandos medios y superiores de la administración pública.

 

Sirvan estos tuits de ejemplo para mostrar como la clase política se siente vejada cuando llegan a las curules gente de otras profesiones, como fue el caso del ex futbolista Cuauhtémoc Blanco, actual Gobernador de Morelos y el actor Sergio Meyer Bretón, quien desde que tomó posesión de la Comisión de Cultura de la Cámara Baja, ha sido blanco de burlas por las redes sociales.

Tal parece que el Efecto Yalitizia no queda sólo ahí, si no en el ámbito periodístico, donde los lectores de noticias y “líderes de opinión” tradicionales, cuestionan a todo aquel que hable de política y trate a los protagonistas de la misma, sin algodones, haciendo que tenedores de la verdad de antaño, se sientan lastimados por los tiempos actuales y por la actual forma de gobernar.

No hay que olvidar que “La democracia se basa (según Harry Emerson Fosdick) en la convicción de que en la gente común hay posibilidades fuera de lo común. La gente común, la que hace que funcionen los autobuses, el metro, los desagües, Disneylandia” (Curso Urgente de Política para Gente Decente, Juan Carlos Monedero, Paidós 2015)

Como reza el dicho “No hay peor cuña que la que sale del mismo palo”, y el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano, pueblo que siempre le abre las puertas a gente de otras latitudes, que se solidariza con pueblos como el Venezolano, con los refugiados hondureños, pero que hace mutis al éxodo de compatriotas expulsados por el narcotráfico o con aquellos que han sufrido la desaparición de un ser querido producto de un fuego cruzado en ésta guerra fratricida como estúpida, donde el “se matan entre ellos” fue la justificación para acostumbrar al pueblo a semejante barbarie.

Pero en una nación donde predomina el mote de Chairo y Derechairo, y donde la discriminación es la constante, no es de sorprender que el Efecto Yalitizia” tenga un buen caldo de cultivo para seguir predominando.

Si gana o no gana la presea Yalitiza, ya calló bocas y ya obtuvo un honroso lugar en el mundo del celuloide, y más loable aún fue la labor de Alfonso Cuarón, quien rompió con estereotipos y catapultó a la fama a una mujer cuyo lugar para muchos era estar en donde habitaron sus abuelos y padres y no en una alfombra roja, mostrando esos rasgos indígenas tan oprobiosos para los mestizos y tan bellos para muchos extranjeros, quienes paradójicamente han apreciado la belleza el arte precolombino, mientras las academias mexicanas de las artes buscaban los estándares de belleza del mundo helénico.

Para concluir, no me resta decir que espero que el “Efecto Yalitzia” sea la punta de lanza para romper paradigmas y para constatar que los sueños pueden ser hechos realidad para todas los y las luchadoras que hoy son anónimos en su rubro, y decirle a Yalitzia Aparicio: “Ya eres una ganadora”, ¡En Hora buena!

@borgestom

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

Stephen King y el escapismo literario

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

No cabe duda de que en ocasiones en una entrevista el personaje a interrogar desliza involuntariamente ciertas verdades que lo colocan en el sitio que mejor le corresponde. O quizás al contrario, se define tal y como considera que es en realidad, sin importarle las críticas que puedan surgir por ello.

Acaso el best seller número uno de la Unión Americana, Stephen King es un prolífico escritor que ha publicado alrededor de 61 novelas, siete libros de no ficción y cerca de 200 relatos y novelas cortas. Y por toda su obra se estima que ha vendido más de 350 millones de copias.

Generalmente se le sitúa como un autor de historias de terror. Pero en entrevista concedida a The Associated Press (25/02/21), no rechaza abiertamente tal indicación, sin embargo, responde diciendo que lo pueden encasillar como quieran.  “Mi idea es contar una buena historia, y si cruza ciertos límites y no encaja en un género particular, está bien”. Y resulta interesante que él mismo lo afirme pues en realidad al analizar con detenimiento sus obras más representativas sólo se observa eso, que nos relata una simple historia, no una ficción de terror.

Pensemos en Carrie, The Shining y en Misery, la estructura de estas tres novelas es lineal, el discurso narrativo es sumamente elemental y en lo absoluto complejo, los personajes obedecen a estereotipos, se exagera en las historias –sin fortuna alguna– para anular las escenas previsibles y no hay profundidad acerca del entorno de los personajes ni sobre sí mismos. Todo lo cual, en suma, nos entrega tres libros de factura puramente comercial para un público nada exigente y conformista. No por nada los críticos y académicos estadounidenses de notoriedad omiten a King de la alta literatura.

No obstante, hay que mencionar que estas obras en formato cinematográfico sufren una metamorfosis por demás inquietante y plausible. Es decir, como películas son bastante aceptables y dignas de verse. ¿Cuáles serían las razones? En el caso de Carrie, que el director fue el enorme Brian De Palma y por las extraordinarias actuaciones de Sissy Spacek (Carrie White) y Piper Laurie (Margaret White), madre e hija, respectivamente.

The Shining cobra relevancia por su director, el magistral Stanley Kubrick, y la incomparable interpretación del inigualable Jack Nicholson como protagonista. Y en Misery, sin duda alguna, la participación de la actriz Kathy Bates, quien como personaje principal realiza un trabajo perversamente perfecto.

De este modo, podríamos afirmar que al rehacer las obras de mediano nivel literario de King por verdaderos creadores de historias visuales y por excelentes actores de personajes memorables, todo cambia de manera favorable para un público más exigente y difícilmente condescendiente.

De ahí que sea sumamente revelador que Stephen King en el marco de la entrevista sobre sus pasiones como la política y sucesos de actualidad, pero sobre todo al referirse a la literatura y la política, estime lo siguiente: La ficción ha sido un “escape” de la política, no un foro. Y claro, si es sólo un escape, ¿por qué no seguir escribiendo pésimos best sellers? ¿Por qué no continuar enriqueciéndose sin aportar nada para el pensamiento reflexivo de sus lectores? Una posición apolítica siempre es política.

Continue Reading

Con voz propia

Funcionario mexicano ocupa oficinas para hacer “Fiesta COVID”

Avatar

Published

on

En un video compartido por esta redacción, se aprecia cómo el secretario de Cultura de Hidalgo (Méx), José Olaf Hernández Sánchez, usa las oficinas gubernamentales para realizar convivios e incluso causar destrozos junto con sus acompañantes, mismos que posteriormente fueron pagados con dinero del erario

Por Emmanuel Ameth

Mobiliario de las oficinas de José Olaf Hernández Sánchez, secretario de Cultura en Hidalgo (Méx), resultó dañado luego de que al funcionario en compañía de sus subalternos, ocupara el espacio público para realizar un “convivio” durante la pandemia causada por COVID el pasado 30 de octubre (2020), cuando Hidalgo estaba en riesgo de regresar al semáforo epidemiológico rojo.

Cabe señalar que en la actual administración del gobernador Omar Fayad Meneses al menos una funcionaria que se desempeñaba como subsecretaria de Salud perdió su empleo luego de que difundiera un video donde usaba las instalaciones oficiales para celebrar su cumpleaños, obligando a otros burócratas a participar.

En el video se aprecia a 6 individuos acompañando a Olaf Hernández, quien a sus espaldas tiene enmarcado el retrato de Omar Fayad Meneses como en toda dependencia gubernamental.

Entre los asistentes se encontraban A. G. M., asistente del secretario que también es encargada de organizar eventos; R. O. L., encargada de prensa así como D. R., auxiliar también en el área de prensa.

Aparecen también el secretario Olaf Hernández, Goretti y O. E. C., identificado como su particular. Todos ellos estaban en las oficinas de la cultura ubicadas en El Ferrocarril (Pachuca).

Como saldo del convivio, al menos una mesa resultó rota, misma que posteriormente fue arreglada con presupuesto del erario.

Otros señalamientos

En 2018 este medio documentó desvíos con motivo de la supuesta compra de 300 Instrumentos musicales así como la financiación de 450 Actividades culturales, para lo que la Secretaría de Cultura del Gobierno de Hidalgo presupuestó un total de 77 millones 962 mil 500 pesos según el Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos, Servicios y Obra Pública (PAAASOP); sin embargo en el Centro Cultural de las Artes de Hidalgo, los trabajadores allí presentes negaron tales adquisiciones pese a estar presupuestadas según la Función Pública.

Un año después, este medio documentó el asunto de la “Compañía de Teatro del Estado de Hidalgo: timo, fracasos y corruptelas de Olaf Hernández”, dado que lo que se vendió a los actores como uno de los proyectos de mayor envergadura para la entidad, terminó en engaños, penar, desvíos y abandono por parte del funcionario.

Días después, alrededor de 200 artistas hidalguenses pidieron mediante una carta al gobernador Omar Fayad Meneses la renuncia del secretario Olaf Hernández Sánchez “ante los múltiples señalamientos de funcionamiento irregular por parte del organismo que dirige y pone en riesgo el desarrollo de la política cultural del Estado”.

Continue Reading

Arteleaks

El Estado español encarcela al rapero Pablo Hasél por críticas al sistema

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

El español Pablo Rivadulla Duró (1988), conocido en el ambiente musical como Pablo Hasél, es un rapero de izquierda que se asume antifascista y ha adoptado el compromiso con sus composiciones en video y mensajes a través de la red social Twitter en denunciar y poner en tela de juicio a los poderes monárquicos, políticos, jurídicos y policiacos de su país.

Y debido a 64 tuits (de 2014 a 2016) y una canción (publicada en YouTube), en donde pone de manifiesto su rechazo a los excesos del poder, ha sido sentenciado a prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, por lo que deberá someterse a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de casi 30,000 euros de multa (es decir, más de 700 mil pesos mexicanos).

Por ello, más de 200 personalidades del cine, la televisión, el teatro y la música, entre ellos Joan Manuel Serrat, Javier Bardem y Pedro Almodóvar, emitieron un manifiesto en favor de Hasél, rechazando de manera tajante su reclusión en prisión y planteando la solicitud de eliminar del Código Penal ese tipo de delitos, “que no hacen sino cercenar el derecho, no sólo de libertad de expresión, sino de libertad ideológica y artística”, tal y como sucede en países como Turquía o Marruecos

Pero van más allá los firmantes al argumentar lo evidente bajo un Estado autoritario:  “el encarcelamiento de Pablo Hasél hace que la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de todos los personajes públicos que osemos criticar públicamente la actuación de alguna de las instituciones del Estado se haga aún más evidente. Es necesario que se difunda esta situación a nivel internacional, para poner de relieve en qué situación nos encontramos. Somos conscientes de que, si dejamos que Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de nosotros, así hasta conseguir acallar cualquier suspiro disidente”.

Más aún, la organización Amnistía Internacional se ha pronunciado en el sentido de que el encarcelamiento de Hasél por sus expresiones artísticas es una injusticia, y hace un enérgico llamado al Estado español para que realice una reforma al Código Penal con respecto a ciertos artículos que vulneran el derecho a la libertad de expresión.

“Nadie debería ser procesado penalmente sólo por expresarse en redes sociales o por cantar algo que pueda ser desagradable o escandaloso. No se pueden penalizar expresiones que no incitan de manera clara y directa a la violencia. Si no se modifican estos artículos se seguirá silenciando la libertad de expresión y coartando las manifestaciones artísticas”, subraya Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Incluso en favor del cantante y también poeta se expresó asimismo la diputada del Parlamento Europeo para Dublín, Clare Daly: “Mañana, el rapero catalán Pablo Hasél irá a la cárcel por sus letras. ¿Dónde está el llamado a sancionar a España?” Todo lo cual en el marco de la discusión por amonestar a Rusia debido al arresto de un disidente de ese país, en donde Daly evidencia la hipocresía de los congresistas de ser rígidos contra Rusia pero blandos con países como España o Estados Unidos al violar los derechos humanos de sus ciudadanos.

En definitiva, Pablo Hasél no es más que una víctima del autoritarismo de Estado que rige en España, en donde los excesos del poder son públicos y evidentes, basta revisar algunos medios de comunicación para corroborarlo. Él no miente, sólo dice la verdad de manera visceral.

Y este martes, 16 de febrero, ha sido consumada la ignominia. Ha sido aprehendido por los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) en la Universidad de Lleida, en donde se resguardó acompañado de un centenar de simpatizantes, quienes fueron dispersados con gases.

 

Continue Reading

Trending