Connect with us

Con voz propia

El caso Gray: lecciones de Baltimore para México

Las diferencias del tratamiento que da el gobierno de EEUU al caso Freddy Gray y el gobierno de México al caso de Apatzingán, donde la PGR aún no actúa

Published

on

Procuradora de Baltimore, Marylin Mosby  presentando cargos contra los oficiales que agredieron a Freddy Gray. Foto: npr.org

Procuradora de Baltimore, Marylin Mosby presentando cargos contra los oficiales que agredieron a Freddie Gray. Foto: npr.org

Ricardo V. Santes Álvarez

It is absolutely vital that the truth comes out on what happened to Mr. Freddie Gray. It is my practice not to comment on the legal processes involved. That would not be appropriate. [J]ustice needs to be served. All the evidence needs to be presented. Those individuals, who are charged, are obviously also entitled to due process and rule of law. So I want to make sure that our legal system runs the way it should. [Truth] is what people around the country expect. And to the extent that it is appropriate, this administration will help local officials get to the bottom of exactly what happened.

Remarks by the President Barack Obama on World Press Freedom Day. May 01, 2015

El 12 de abril, la policía de Baltimore, estado de Maryland, arrestó a Freddie Gray, un joven afro-americano, bajo el cargo de portar “una navaja”. Estando bajo custodia policial, Gray sufrió lesiones graves; tanto, que ocasionaron su muerte siete días después. Iniciada la investigación de rigor, la procuradora Marilyn J. Mosby, declaró que el arma blanca no era una navaja sino un cuchillo, cuya portación no es ilegal bajo las leyes estatales. El viernes 1 de mayo, la fiscal presentó cargos criminales contra los policías involucrados. Además de la imputación de detención ilegal, otras acusaciones fueron homicidio involuntario, asalto en segundo grado, mala conducta en el cargo, y asesinato en segundo grado. Mosby afirmó de manera contundente: “Nadie está por encima de la Ley”.

El caso generó fuerte rechazo hacia la policía local, y tuvo repercusiones en otras geografías del país. No pocos suponían que el desenlace sería similar a otros previos, en que elementos policíacos han ocasionado la muerte lo mismo a afroamericanos que a latinoamericanos (señaladamente, mexicanos), pero donde han resultado absueltos. Si bien en esta ocasión el proceso legal apenas inicia con los cargos levantados, en la ciudadanía renace la expectativa de que, ahora sí, la justicia sea efectiva.

La experiencia del caso Gray puede llevarse a México y presentarse a los ojos de las instituciones formales del Estado; principalmente, porque las declaraciones del presidente estadounidense Barack Obama y la procuradora Mosby permiten extraer al menos siete lecciones para la circunstancia mexicana.

Primera. El 28 de abril, el presidente Obama se refirió a los acontecimientos de Baltimore y al hecho de que, prácticamente, cada semana aparece una nueva historia sobre personas que pierden la vida a manos de policías. Dijo que eso era algo que ha ocurrido por mucho tiempo “No es nuevo, y no deberíamos pretender que es nuevo”, aclaró.

En México, los excesos de quienes detentan autoridad tampoco son algo nuevo, ni deberíamos pretender que lo son. Más bien, parece que perdimos la capacidad de asombro gracias a las noticias que diariamente recibimos sobre actos criminales de servidores públicos, que acaso nos llevan a preguntar con qué nos encontraremos al día siguiente. Obama no está solo en su apreciación, aunque a diferencia de la claridad de sus palabras, acá se estila justificar la barbarie oficial con eufemismos como “daños colaterales”, “fuego cruzado”, o de plano se viste a las víctimas como peligrosos delincuentes, integrantes de “células criminales”.

Segunda. En la misma fecha, Obama agregó que “la buena nueva es que quizás hay una conciencia redescubierta, debido a las redes sociales, los videos y cosas así, sobre que hay problemas y desafíos cuando se trata de cómo operan el trabajo policíaco y nuestras leyes en ciertas comunidades”. La conciencia ciudadana existente, de antaño conocida, se fortalece con el amplio uso de redes sociales y otros medios alternativos.

Para México, la expectativa es que, de la mano del avance de las redes sociales, se genere una conciencia distinta sobre la imperiosa necesidad de invocar a la responsabilidad ciudadana para dar seguimiento al quehacer de policías, militares, funcionarios y políticos, así como de los encargados de impartir justicia. Son cada vez más los que, con los recursos tecnológicos a su alcance, se atreven a informar eventos que medios y comunicadores orgánicos, paleros de un sistema corrupto, acostumbran callar.

Tercera. En su intervención del 1o. de mayo, Obama dijo, “Es vital que se descubra la verdad sobre lo que pasó con el Sr. Freddie Gray”, asimismo, que la verdad es “lo que espera la gente de todo el país”.

Igualmente en México la ciudadanía espera saber la verdad sobre los crímenes perpetrados por fuerzas del Estado en contra de civiles. En nuestro país hay muchos Freddie Gray que no han recibido justicia. Aunque para el esclerótico sistema parezca hartante cantaleta, la sociedad no olvida a los supuestos “delincuentes” ejecutados por el ejército en Tlatlaya, en junio de 2014; a los jóvenes normalistas de Ayotzinapa, arrestados por policías locales en Iguala y luego “desaparecidos por integrantes del crimen organizado” en septiembre de 2014; ni a los civiles masacrados por federales en Apatzingán, Michoacán, en enero de 2015. Tampoco se han olvidado las matanzas de Aguas Blancas, Guerrero, en junio de 1995, o de Acteal, Chiapas, en diciembre de 1997; ni las atroces violaciones sexuales, y muertes, en San Salvador Atenco, Estado de México, en mayo de 2006.

Cuarta. Dijo el presidente Obama que no acostumbra hacer comentarios sobre los procesos legales involucrados, puesto que eso “no sería apropiado”. No obstante, agregó que la justicia “necesita ser servida”, que “toda la evidencia debe ser presentada”, y que tiene firme interés de que el “sistema legal funcione como debe”.

Cuánta diferencia exhibe este líder de un país democrático respecto a cómo actúan funcionarios y políticos en México de cara al poder judicial. Acá, parece que ya nadie se extraña que en muchos juzgados y tribunales la justicia sea una mercancía, y que muchos juzgadores actúen por consigna, acatando indicaciones de políticos y funcionarios influyentes. Tiene razón Obama en no opinar sobre procedimientos judiciales; mucho menos atreverse a insinuar algún curso de acción; porque allá sí, cualquier interferencia del Ejecutivo en el trabajo de otros poderes tiene consecuencias. Pero NO en México.

Quinta. Siempre en referencia al caso Freddie Gray, el jefe del ejecutivo estadounidense aclaró que, “En la medida en que sea apropiado, este gobierno ayudará a los funcionarios locales a llegar al fondo de lo que sucedió exactamente”. No hay duda que lo “apropiado” es aquello que permite la Ley y aquello a lo que está comprometido un gobierno central para con uno local. No más y no menos. Sobre esto, el gobierno mexicano tiene mucho que aprender; tal vez, algún día, ya no ocurran pifias como el “michoacanazo” y otras estupideces, que han llevado a este país a convertirse en el hazmerreír del mundo.

Sexta. Respecto a los policías a quienes la fiscal Mosby levanta cargos, Obama señaló, “Evidentemente, esos individuos que son acusados también tienen derecho a un debido proceso y al Estado de derecho”.

Diferente a lo que ocurre en el vecino del norte, donde la presunción de inocencia es un aspecto que regularmente va por delante, en México el debido proceso y el Estado de derecho tienen al menos dos varas de medición. Una, para los consentidos del poder en turno, y otra, para los demás.

Muestra de lo primero es la masacre del seis de enero en Apatzingán. En esa ocasión policías federales causaron la muerte a por lo menos 16 personas, e hirieron a muchas más. Sin embargo, el entonces Comisionado Federal de Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, sostuvo que tales hechos fueron producto de un “fuego cruzado”. Contrariamente, el trabajo periodístico de Laura Castellanos demostró que los policías asesinaron con lujo de maldad a civiles indefensos.

En cualquier país democrático, lo procedente era una rigurosa investigación para deslindar responsabilidades y, mientras tanto, separar de cualquier encargo público a los involucrados. Pero NO en México. Luego de su dudoso desempeño, Alfredo Castillo Cervantes fue nombrado director de la Comisión Nacional del Deporte (Conade). Todo, según fuentes, por ser amigo del presidente Enrique Peña Nieto.

Sobre la otra vara, ésta para medir a quienes no son allegados al poder, baste ejemplificar con quienes siempre resultan culpables de cualquier imputación: los sectores más vulnerables de la sociedad. Suficiente es ser pobre para ser considerado culpable. Peor, si además de pobre se es indígena. Aunque todavía es peor si amén de pobre e indígena se es mujer… y no se diga si se es estudiante. Si ello no es así, ¿cuál fue entonces la razón de actuar como se actuó en Iguala, Apatzingán, Aguas Blancas, Acteal y Atenco?

Séptima. Cuando la fiscal Marilyn J. Mosby presentó cargos contra los policías involucrados en la muerte del joven Gray, afirmó que “Nadie está por encima de la Ley”. En México, no pidamos a la procuradora general de la República, Sra. Arely Gómez, que resuelva todos los agravios acumulados; sería casi imposible. Pero preguntémosle sobre uno concreto: ¿Qué hará con la evidencia del asunto Apatzingán, que echa por tierra la versión del hoy flamante director de la Conade, Alfredo Castillo Cervantes? ¿Investigará en estricto apego a Derecho a cualquier individuo señalado de tener responsabilidad en ese crimen, o permitirá que alguno esté por encima de la ley por el sólo hecho de ser cercano al presidente?

Los mexicanos guardamos muchas reservas respecto al vecino del norte. Sobre todo, hacia sus autoridades; tal vez porque, sin mayor reflexión, las percibimos semejantes a las de acá. Sin embargo, considero que las actitudes del presidente Obama y la procuradora Mosby respecto al caso Gray dejan ver otra realidad, y aportan lecciones importantes para la penosa y crítica circunstancia en que nos encontramos.

Inicio

@RicSantes

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Edelweiss, la secta española con cientos de niños violados bajo gestión de Eduardo González Arenas

Published

on

By

 

Por Alberto Farfán

Las noticias sobre la violación de niños y adolescentes no sólo han surgido con relación a Canadá o Francia como aquí en Los Ángeles Press lo hemos publicado en ocasiones anteriores. Lamentablemente, pareciera que este horrendo crimen se comete en todas las latitudes, en todos los tiempos y por todo tipo de despreciables sujetos.

Y a raíz de un documental realizado y emitido por la cadena informativa de Radio y Televisión Española (RTVE) el 22 de septiembre del año en curso, intitulado Edelweiss, se han vuelto a poner sobre la mesa las violaciones perpetradas en tres décadas con total impunidad y en contubernio con las autoridades del Estado español, estimadas en cientos.

González Arenas crea “Edelweiss” con la intención de reunir niños y preadolescentes varones para la práctica del montañismo y la excursión en la naturaleza. Pero la realidad era muy distinta. El ex legionario y miembro de una familia de alto nivel económico ─quien contaba con contactos poderosos─ a través del adoctrinamiento de la ideología nazi, de inculcar la existencia de extraterrestres y de sugestionar sobre el inevitable fin del mundo, buscaba manipularlos para violarlos y prostituirlos con personalidades diversas.

Y con el afán de mantener a estos jovencitos de entre 7 y 14 años callados y sumisos, Eddie les persuadía de que la Tierra sucumbiría en 1992. Y que la salvación sólo la iban a encontrar al entregarse de manera incondicional a él, pues él era “el príncipe Alain”, del planeta “Nazar”, y al unirse a su secta podrían huir y refugiarse en el planeta “Delhais”, una especie de paraíso en donde no había violencia, delincuencia, ni drogas, pero sí mucho amor, eufemismo para indicar sodomía.

Y es de destacar que este violador serial y tratante de niños fue apresado en diversas ocasiones por sus crímenes. No obstante, debido a la corrupción de las autoridades judiciales y a sus poderosas amistades nunca cumplió una condena en tiempo y forma. En 1976, en 1982, y en 1991, fue sujeto a proceso, pero sólo cumplía un irrisorio lapso encerrado y obtenía la libertad para volver a empezar todo otra vez. De hecho, en 1991, parecía que se presentaba la gran oportunidad de que se cumpliera la ley cabalmente. Fue sentenciado a 168 años de prisión, y sin embargo, a los seis obtuvo su libertad por “buena conducta”.

Ya de nueva cuenta en la calle, Eduardo González Arenas se refugió en una mansión de sus padres, abriendo un bar para reiniciar sus actividades de pederasta. Sólo que ahora eligió niños de escasos recursos para no llamar la atención, lo cual no funcionó pues de nueva cuenta fue denunciado y sentenciado en 1997, para salir libre al poco tiempo y sin aparentes problemas a futuro, y reitero “sin aparentes” porque el 1° de septiembre de 1998 una de sus víctimas, ya con 18 años cumplidos, lo degolló dándole muerte.

Continue Reading

Con voz propia

¿Accidentes aéreos en México? Rompecabezas para armar

Published

on

 

Historias para armar la Historia

Ramsés Ancira

Esta vez honraremos más que nunca el título de esta columna de opinión. Le vamos a contar cuatro historias, y usted decide si las piezas del rompecabezas encajan o no. Las piezas están revueltas. No tienen orden cronológico.

Primera Historia        

El pasado 8 de octubre, mi colega Guadalupe Lizárraga entrevistó a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, quien ocupó el cargo tras ganar la elección a la cual fue postulada por la Coalición Juntos Haremos Historia, que encabezó el Partido Morena. Inició su mandato el 15 de octubre de 2018 y lo terminó el 14 de octubre de 2021. Durante este trienio fue objeto de varios ataques en medios y redes sociales, la mayoría de carácter misógino y presuntamente patrocinados por otro mandatario de Puebla, pero no de la capital, sino del estado. El gobernador Miguel Barbosa Huerta.

“El crimen por el sombrero” no es el nombre de una novela de misterio de Sherlock Holmes, aunque se parece mucho a otros títulos de Sir Arthur Conan Doyle. Éste fue real y no se trató del juego de un escritor con sus lectores para retarlos a descubrir el asesino. Cuatro personas resultaron muertas: una estudiante de Medicina, colombiana; dos de sus compañeros; y el chofer de la compañía UBER que los llevaba a casa después de asistir a un carnaval en Huejotzingo.

El nombre del caso se debe a que supuestamente Ximena, una bella colombiana, llevaba sombrero al carnaval, un sombrero azul, para más señas, que motivó el pleito con Lisset “N” de 22 años. Al final, el taxi en el que viajaban los estudiantes de Medicina fue interceptado en una carretera y, ellos,  asesinados a tiros. También mataron, para que no quedaran testigos, al conductor que ni siquiera había participado en el pleito. La joven fue la que recibió más disparos.

Antes, ella relató a su familia, a través de mensajes telefónicos, que una mujer le había quitado el sombrero. Ximena le reclamó y al final recuperó su prenda. Minutos después ocurrió la emboscada y el cuádruple crimen.

A pesar de que el homicidio múltiple ocurrió en Huejotzingo, que es un municipio conurbado al de la capital poblana, fue a su presidenta municipal a quien le pidió Barbosa “la cabeza” de la jefa de Seguridad pública. Rivera Vivanco se negó. Alegó la independencia del Municipio Libre, consagrada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; la prohibición que tiene el gobernador para intervenir en sus asuntos; y defendió la estrategia con la que logró mejorar la confianza en la policía de Puebla de Zaragoza (No de los Ángeles, como le gustaba llamarle al PAN cuando gobernó la capital poblana).

De todas maneras, Rivera Vivanco preguntó al gobernador ¿por qué debía despedir a su jefa de Seguridad? Éste le contestó que la gente estaba muy enojada y que tenían que correrla para calmar la indignación pública.

La presidente municipal insistió en que ésa no era la manera ética con la que estaba comprometida desde que fue consejera estatal y secretaria de Diversidad Sexual del Comité Directivo Estatal del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), partido del que fue fundadora en la entidad. Además, le dijo a Barbosa ¿Quién ocuparía ese importante cargo? El gobernador le dio el nombre de personas directamente relacionadas con el ex titular de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, quien está bajo proceso en Estados Unidos por narcotráfico y conspiración contra ese país.

Antes de terminar la historia, hay que decir que cuando la economista Rivera Vivanco, dejó el cargo, a diferencia de sus predecesores, dejó las arcas con recursos para que la siguiente administración pagara sus compromisos.

Segunda Historia

En el penúltimo año de la presidencia de Vicente Fox Quesada murió en “accidente” por la caída de un helicóptero, quien ocupara el cargo de Seguridad Pública Federal, Ramón Martín Huerta. No se cansen lectores si entrecomillamos una y otra vez la palabra “accidente”, ya que el 21 de septiembre de 2021 la periodista Laura Sánchez Ley buscó el expediente y la Fiscalía General de la República le respondió que estaba perdido.

Casualmente, la fecha de la muerte de Martín Huerta fue el 21 de septiembre de 2005, exactamente 16 años antes. Se dirigía en helicóptero a dar posesión a los nuevos custodios del penal de seguridad del penal de Almoloya de Juárez. La explicación oficial fue que el piloto se metió a un banco de niebla; el tablero de control no le debió haber indicado que estaba volando a muy baja altura porque alguna razón debe haber existido para que no calculara su “techo de navegación” y eso lo hizo estrellarse en una zona montañosa. No se sabe de tormentas o lluvias esa mañana.

Aunque se supone que en el “accidente” murieron otras siete personas, la Policía Federal, a la que pertenecía el helicóptero, nunca dio a conocer los antecedentes de los dos pilotos, Habacuc de León y Rafael Esquivel. Tampoco se informó si tenían la capacitación suficiente para tripular el Bell 412 siniestrado.

En ese entonces el ingeniero García Luna era titular de la Agencia Federal de Inteligencia, que contaba con oficinas en la Avenida del Conscripto. En su interior albergaba despachos del FBI de Estados Unidos; la Sureté, francesa; el Mossad, israelí; y Scotland Yard, de la Gran Bretaña, entre otras.

Toda esa cooperación internacional fue insuficiente. La AFI de García Luna nunca reveló los resultados de su investigación. En 2006, Felipe Calderón lo nombró Secretario de Seguridad Pública Federal. Luis Cárdenas Palomino, quien a la fecha se encuentra preso en el penal de Almoloya, por el delito de tortura, era director general de investigación de dicha Agencia, tarea por la cual debió ser responsable de investigar el, otra vez, “accidente” en el cual murió Martín Huerta, quien, por cierto, fue sustituido en la Secretaria de Seguridad Pública por Eduardo Medina Mora, mientras culminaba el sexenio de Fox.

Tercera Historia

La muerte de Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Felipe Calderón ocurrió el 4 de noviembre de 2008. Wikipedia nos recuerda al respecto “cuando el avión Learjet 45, matrícula XC-VMC, en el que volvía a la Ciudad de México después de una gira de trabajo en el estado de San Luis Potosí, se estrelló cerca de la intersección del Periférico y Paseo de la Reforma”.

Nunca antes ni después ha ocurrido un “accidente” de esta naturaleza sobre la capital de la república mexicana. Hubo muchas especulaciones: que el pequeño avión se acercó demasiado a una aeronave comercial, lo cual provocó que se desestabilizaran los controles; que Mouriño había ordenado a los pilotos que “le dieran chance” de tripularlo y, también, que en realidad la víctima del atentado no era él, sino el llamado “Zar Antidrogas”, José Luis Santiago Vasconcelos, quien tenía fama de incorruptible y que para más señas, había participado en reformas constitucionales de Justicia Penal. El choque del Lear jet contra un rascacielos de las Lomas de Chapultepec, a menos de 30 segundos de vuelo de la entonces residencia oficial de Los Pinos, nunca fue esclarecido.

José Luís Santiago Vasconcelos, según declaró Jesús “El Rey” Zambada ante una corte penal federal de Brooklyn, Nueva York, había sido sentenciado a muerte por el Cártel de Sinaloa, “porque no agarraba dinero”. Hay versiones de que el lugar de Vasconcelos en el avión estaba originalmente destinado a Genaro García Luna.

Cuarta Historia

El exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle fue sucedido en el cargo por su esposa Martha Érica Alonso, mientras él se desempeñaba como coordinador de la bancada de Acción Nacional en el Senado. Ella fue la primera mujer en gobernar Puebla… durante 10 días. Ambos cónyuges fallecieron tras el desplome de un helicóptero. Viajaban con ellos el capitán Roberto Cope y el primer oficial Marco Antonio Talavera. También el asistente personal del ex gobernador, Héctor Baltazar Mendoza. No hubo autopsias.

Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta se postuló como candidato a gobernador de Puebla en elecciones extraordinarias realizadas en 2018, en las que hubo abstencionismo del 70 por ciento de los electores, lo que lo convierte en el gobernador con menos apoyo en la historia reciente de la entidad.

El desplome el helicóptero Agusta A109S Grand, ocurrió el 24 de diciembre de 2018. A casi tres años de distancia, las autoridades aeronáuticas siguen sin dar una respuesta convincente sobre las causas del “accidente” en el que murieron los dos ex gobernadores de Puebla.

Son cuatro piezas. ¿Se puede armar con ellas un rompecabezas?

Bitácora Suplementaria:

El politólogo y ex dirigente estudiantil Raúl de la Rosa, escribió esta nota para el grupo Genaro Vázquez Rojas, creado para las personas que contribuyen al documental Genaro, proyecto del autor de estas líneas:

Dice de la Rosa: “Digna Ochoa y Plácido fue conocida, no amiga, pero sí conocida de tod@s l@s que andábamos en Veracruz, de los años 1990s y principios de los 2000s, en el activismo social y político. Ella era bastante conocida, fue monja, y ya retirada de sus votos eclesiásticos se dedicó de lleno a la defensa de los derechos humanos, para lo cual se licenció en Derecho. Fue encontrada muerta en su despacho de la calle de Zacatecas 31, Colonia Roma, de la Ciudad de México, el 19 de octubre de 2001, por la tarde”.

Agregamos nosotros que el caso fue cerrado como “suicidio” por el entonces Subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Renato Sales Heredia.

El 16 de octubre de 2021, falleció Felipe Cazals, ya consagrado como uno de los mejores directores en la historia del cine mexicano. En 1978 filmó “El año de la Peste”. Una película en la que pronosticó muchas de las situaciones que se dieron en 2020, con la epidemia de Covid-19.

En 2004, Cazals filmó su último documental, aunque todavía realizó tres películas de ficción histórica más. En aquel expresaba las dudas de que en efecto la defensora de derechos humanos se hubiera suicidado. La incertidumbre está implícita en el título mismo del filme protagonizado por Vanesa Bauche. Se llama así, con todo y los puntos suspensivos, Digna… hasta el último aliento

Sirvan estas líneas In Memoriam.

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: Samuel García, el nuevo Peña Nieto influencer

Published

on

Foro Público

El pasado 1 de octubre Samuel García rindió protesta como gobernador de Nuevo León para los próximos seis años, después de haberse convertido en el mandatario estatal más joven la historia de esa entidad, y haber superado a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)—el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador—y del Partido Revolucionario Institucional (PRI)—cuyo candidato derogó fuertes sumas de dinero para posicionarse–, debido, en gran medida, al apoyo en redes sociales que obtuvo su esposa, Mariana Rodríguez.

El senador con licencia del Movimiento Ciudadano (MC) se convirtió en el gobernador del estado con el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país y cuyo índice per cápita es el más alto de México, por lo que su triunfo inmediatamente lo coloca en la esfera de los presidenciables para el proceso electoral de 2024, como lo hizo su antecesor, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” en 2018 y por el cual quedó en cuarto lugar de la contienda electoral.

Sin embargo, a diferencia del Bronco, un político rancio asociado a la jerarquía priísta de Nuevo León, Samuel García ha obtenido notoriedad pública nacional por sus errados comentarios en torno a la realidad social tanto de los neoleoneses como de los mexicanos, así como su evidente visión machista contra su esposa, por lo cual se convierte en el nuevo “Golden boy” de la política mexicana como en su momento lo fue Enrique Peña Nieto.

Aunque la imagen de Peña Nieto fue fabricada por Televisa durante años y formó parte del proyecto político del Grupo Atlacomulco para permitir el regreso del PRI a la presidencia de la República, la imagen de Samuel y Mariana se está construyendo desde el ecosistema digital, donde puede tener más impacto, principalmente entre los votantes jóvenes que lo pueden observar como un político cercano a sus necesidades sin las viejas ataduras convencionales de los políticos tradicionales e incluso sus errores de dicción pueden ser un punto positivo para mostrarlo como un ser humano con yerros.

Sus posibilidades de buscar la presidencia de la República en 2024 dependerán de los resultados que entregue en Nuevo León en los próximos tres años, aunque su imagen de ignorante y elitista tendría que cambiar radicalmente del imaginario colectivo nacional que lo ha considerado más un “meme” viviente que un personaje que pueda encabezar al país.

Lo cierto es que la imagen de Samuel García ya no se puede descartar completamente y minimizar, pues esa subestimación permitió que llegara a la gubernatura de Nuevo León, y ahora buscará emular el modelo convencional de comunicación política que ha adoptado López Obrador con conferencias de prensa mañaneras y el impacto mediático de Mariana Rodríguez como una influencer destacada.
La controversial pareja paulatinamente ha cumplido sus objetivos, pues pasó de ser un personaje desconocido a uno de los senadores que incluso alcanzó el sobrenombre de “senathor” y su particular forma de dirigirse al electorado le ha permitido posicionarse como un personaje fresco, distinto a la vieja tradicional política mexicana.

Con la gubernatura de Nuevo León, no se puede descartar tampoco que Mariana Rodríguez también pretenda ser la sucesora de Samuel García y consolidar un amasiato similar al viejo régimen priísta pero bajo la modalidad digital.

Aunque las razones del triunfo de Samuel García también se deben a que sus adversarios estaban empapados completamente de actos de corrupción, lo cierto es que fue considerado por los votantes como el menos malo en la oferta electoral, por lo que aún dista mucho de posicionarse como una figura de contrapeso al presidente de México, quien en tres años no ha tenido ningún adversario político de categoría que le haga sombra a las aspiraciones de consolidar su proyecto “cuarta transformación”.

Nota aparte: En política nadie se puede descartar y la imagen de Samuel García parece refrescar la tibia bajara de presidenciables de oposición que por el momento los dados parecen favorables para el candidato del presidente, por lo que la duda se mantiene entre Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: