Connect with us

Con voz propia

El careo de los inculpados en el Caso Wallace

El careo de los inculpados por Isabel Miranda Torres de Wallace revela las confesiones arrandas bajo tortura por agentes ministeriales

Published

on

Luis Vargas*

“La principal lección de la historia  es que no ha sido posible hacer compatible la coerción con la verdad”

John LANGBEIN, Yale University

Análisis

La tarde del 5 de marzo de 2014, en el Juzgado Décimo Sexto de Procesos Penales Federales, que preside el Juez  Raúl Angulo Garfias, se llevó a cabo la audiencia pública concerniente al careo entre Brenda Quevedo Cruz y sus co-procesados: Jacobo Tagle Dobín y César Freyre Morales. Todos ellos acusados de la supuesta privación ilegal de la libertad de Hugo Alberto Wallace, en la causa penal 35/ 2006, mejor conocida como el “Caso Wallace”.

En la misma, Brenda Quevedo, quien sostiene su inocencia y quien a seis años de proceso no ha sido juzgada aún, confrontó en primer lugar a Jacobo Tagle y luego, a César Freyre. En el careo, tanto Jacobo como César, la deslindaron de toda responsabilidad y además, los dos afirmaron que Brenda ni siquiera conocía a Hugo Wallace. Asimismo, Brenda puso de relieve la tortura y aleccionamiento de sus compañeros por parte de las autoridades a fin de obligarlos a incriminarla en la supuesta privación ilegal de Hugo Wallace. Por último, señaló otras contradicciones en el expediente relativas a la investigación sobre su participación en los hechos.

El careo

A continuación, sintetizaré los puntos más importantes derivados de las preguntas hechas por Brenda Quevedo a Jacobo Tagle y César Freyre durante el careo, las cuales refuerzan la hipótesis relativa a la inocencia de Brenda y la fabricación de acusaciones en su perjuicio. Debemos partir del supuesto que las declaraciones que incriminan a Brenda en la comisión de los hechos delictivos mencionados en las mismas, fueron obtenidas a base de torturas, malos tratos, amenazas y aleccionamientos como puede comprobarse mediante las pruebas existentes y las declaraciones desprendidas del presente careo.

  • Incriminación hecha por Jacobo Tagle y Cesar Freyre en perjuicio de Brenda Quevedo en el supuesto secuestro de Hugo Wallace.

Al respecto, Jacobo expuso que la razón de implicarla en tal crimen es debido a que fue víctima de tortura física y psicológica, amenazas a su familia y maltratos de los que ha sido objeto en el CEFERESO de Villa Aldama, Veracruz, tal como lo expresó en su declaración preparatoria. En el mismo sentido, Cesar manifestó que Brenda no fue participe y además, afirma haber sido víctima de tortura física y mental. Asimismo, Cesar señala que ni siquiera solicitó llevar a cabo esa declaración incriminatoria. Por último, Cesar nos remite a una denuncia interpuesta ante la Corte Interamericana denunciando los actos de tortura y las violaciones a sus derechos humanos en su perjuicio.

  • Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados, en su participación en el secuestro de Hugo Wallace.

Ambos acusados concuerdan que Brenda no tuvo nada que ver en los hechos que se le imputan y además, coinciden que ni siquiera conocía o había visto a Hugo Wallace. Asimismo, Jacobo afirma que Brenda nunca recibió dinero por parte de Cesar, o de cualquiera de las personas que formaban parte de la supuesta banda, más adelante el mismo Cesar confirmaría estas aseveraciones. Lo anterior, resulta contrario a lo que Jacobo había señalado en una de sus anteriores declaraciones obtenidas bajo coerción.

  • Exculpación de Brenda Quevedo por parte de los acusados, en su participación en otros secuestros o algún otro hecho delictivo.   

En cuanto a los hechos delictivos anteriores al secuestro de Hugo Wallace de los que Brenda es acusada, cabe señalar que los mismos tuvieron lugar a mediados del año 2004. En este sentido, Jacobo afirma haber conocido a Brenda a finales del 2004, luego Cesar constató esta versión. Asimismo, Jacobo aseveró que Brenda nunca conoció al señor Trevedant, Rugueiro y Gina, personas mencionadas en las declaraciones que incriminan a Brenda. Al igual que Jacobo, Cesar afirma que Brenda no tuvo ningún tipo de relación o comunicación con Trevedant.  Además, Jacobo y Cesar coinciden que Brenda nunca ha participado en algún hecho ilícito, incluso Jacobo agregó que ella es una persona honrada y trabajadora.

  • Otros aspectos en el expediente relativos a la investigación de la presunta participación de Brenda en el secuestro de Hugo Wallace.

César Freyre señaló que nunca fue a la casa de Enriqueta Cruz, madre de Brenda, o a la casa de Brenda, mucho menos haber vivido ahí. También, menciona que el auto Corsa mencionado en sus declaraciones, en realidad nunca fue utilizado para cometer algún hecho delictivo. Asimismo, niega que Brenda haya ido alguna vez a la casa de su padrino. Por último, niega haber visto a Brenda usando algún tipo de peluca.

Las consideraciones finales.

Por último, dado que al final no fue necesario proceder a la fase de los careos procesales, puesto que no los confrontados no incurrieron en contradicción alguna que refutar, el juez procedió a otorgarle la palabra a Isabel Miranda de Wallace y a Brenda Quevedo Cruz para que expresaran sus consideraciones finales.

Isabel Miranda de Wallace señaló al juez “el aleccionamiento que han tenido los inculpados a fin de tratar de evadir su responsabilidad”. Asimismo, negó que Jacobo haya sido torturado, pues según ella en el video en el que se auto-incrimina ante el Ministerio Público “se aprecia la naturalidad con la que confesó todo lo relativo al secuestro y muerte de [su] hijo Hugo Wallace”. Además, Isabel de Wallace asegura que la prueba de la falsedad de tales acusaciones estriba en el hecho de que Jacobo la acusa de haberlo amenazado con meter a su hermano, Salomón Tagle, a la cárcel, sin embargo, remarco, “Jacobo Tagle Dobin se ha perdido en el tiempo ya que se encontraba preso cuando Jacobo fue detenido, por lo cual sería imposible que alguien lo hubiera amenazado con un hecho que ya había ocurrido”.

En cuanto a Brenda Quevedo, Isabel de Wallace alegó que la prueba de que miente es el hecho de que esta “[se haya internado] en otro país con identificaciones falsas a fin de no ser localizada”. En este sentido, menciona que “se tuvo que llevar la extradición durante dos años en la cual hubo causa probable para traerla y responder ante este Juzgado”.

Por su parte, Brenda Quevedo manifestó que ha sido torturada dos veces las cuales ha denunciado ante la PGR e instancias de derechos humanos nacionales e internacionales. Asimismo, solicitó que se investigue la tortura de sus co-procesados Cesar Freyre y Jacobo Tagle, y reiteró, “ya que evidentemente hemos sido de la misma forma amenazados y torturados físicamente para así arrancarnos una declaración, una confesión a base de coerción”.

Conclusiones

Las declaraciones desprendidas del careo se inclinan en la hipótesis del uso de la tortura como medio de incriminación de Brenda Quevedo Cruz, lo cual refuerza lo argumentado en mi artículo “25 razones para dudar del caso Wallace”. En esta misma línea, se deduce que si la mayoría de los acusados fueron torturados y obligados a declarar en perjuicio de Brenda, el resultado final es una nefasta fabricación de pruebas y acusaciones en su contra carentes de credibilidad, cuyo fin es   incriminarlos en el crimen en cuestión.

Asimismo, considero pertinente poner atención en las declaraciones y acusaciones de Jacobo Tagle y César Freyre, puesto que ellos también manifiestan haber sido torturados para auto-incriminarse e implicar a Brenda Quevedo en el secuestro de Hugo Wallace y otros hechos delictivos. Jacobo, al igual que Brenda, sostiene su inocencia, por lo que es prioritario hacer un seguimiento de ambos casos. Contrariamente a Brenda, quien a pesar de haber sido torturada  no aceptó su participación en los hechos, Jacobo y César debido a la brutalidad de los actos de barbarie perpetuados en su contra, aceptaron su implicación en el crimen del cual se les acusa.

Cabe señalar que en el caso de Brenda Quevedo y César Freyre, existe una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por las violaciones a sus derechos fundamentales. Existen pruebas contundentes que demuestran el uso de tortura, malos tratos, humillaciones, amenazas y aleccionamiento, tales como el “Protocolo de Estambul” en el caso de Brenda y Jacobo. Si esta denuncia es admisible, en unos años, las autoridades mexicanas podrían ser juzgadas a la reparación integral de los daños y a la investigación de los responsables de haber llevado a cabo tales actos de brutalidad en perjuicio de Brenda y los demás acusados.

En cuanto a las declaraciones finales de Isabel Miranda de Wallace,  las considero irresponsables y carentes de argumentos sólidos, incluso absurdas. Procedamos a hacer un análisis minucioso.

careo 3

Copia del careo entre Jacobo Tagle y Brenda Quevedo en la audiencia del 5 de marzo de 2014.

a) El aleccionamiento que han tenido los inculpados a fin de tratar de evadir su responsabilidad.

En palabras de un ciudadano ejemplar esta acusación puede traducirse como la facultad de emprender nuestro derecho a una defensa adecuada, un derecho fundamental en el sistema acusatorio que nos permite ejercer el principio del contradictorio, cuya finalidad es refutar los dichos de la contraparte en un proceso justo e imparcial. Sin embargo, en la visión retrograda de Isabel Miranda de Wallace, los acusados deben de ser tratados como objetos y no sujetos del proceso. Isabel quiere ser juez y parte en el proceso. En su enfoque punitivista e inquisitorio, los acusados deben de ser tratados como terroristas, no deben tener ni voz ni voto, mucho menos ejercer su derecho a la defensa adecuada. Para Isabel, todo esto es mera formalidad carente de trascendencia en el proceso,  así lo declaró ante las cámaras respecto a la absolución de Florence Cassez, en donde también declaró que “los derechos constitucionales son diferentes a los derechos humanos”. Isabel desconoce que el principio pro persona otorga el rango constitucional a los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales en la materia firmados por México. Isabel desconoce que los derechos fundamentales están dotados de contenido axiológico, de ahí la importancia del debido proceso, que por cierto es un derecho humano, fundamental y constitucional.

b) “La naturalidad de la confesión de Jacobo Tagle ante las cámaras”

Es evidente que después de haber sido torturado, amenazado y aleccionado, Jacobo actúe con naturalidad frente a las cámaras y medios de comunicación presentes. Al respecto, surgen las siguientes incógnitas ¿Quién nos puede asegurar que cuando no veíamos a Jacobo alguien lo estaba torturando?  ¿Cómo podemos saber que Jacobo no fue drogado para parecer tranquilo? ¿Por qué Jacobo declaró su crimen en ausencia de un abogado? Para muestra basta un botón, en el “Caso de Cassez”, tanto Florence Cassez como Israel Vallarta acusaron a las autoridades de haber sido coaccionados, aleccionados y forzados contra su voluntad para admitir su participación en los hechos frente a los medios de comunicación que transmitían a nivel nacional. En el caso de Israel existe el “Protocolo de Estambul” como prueba que fue sometido a tortura. Posteriormente, se destaparía el montaje y la falsedad del caso. Unos años después Florence Cassez sería liberada por las violaciones a su derecho a la presunción de inocencia, a la defensa adecuada y a la asistencia consular inmediata. En el caso en cuestión, estamos frente a una violación flagrante a los derechos fundamentales de Jacobo, tales como el derecho a la presunción de inocencia y a la defensa a adecuada, lo que  implica contar con un abogado, no declarar, no auto-incriminarse y a la prohibición de la tortura, así como el respeto de la regla de tratar al acusado como inocente durante todo el proceso. Tal parece que Isabel Miranda y las autoridades olvidaron los derechos Miranda, ¡que ironía!

c) El éxito en el proceso de extradición y el internamiento de Brenda Quevedo con identificaciones falsas en los Estados Unidos.

La razón por la que Brenda Quevedo se refugió en los Estados Unidos, es porque antes de notificársele presentarse ante la autoridad por medio de algún tipo de orden judicial, Isabel Miranda de Wallace ya tenía montados en las partes más importantes de la Ciudad de México, una serie de espectaculares que la acusaban de haber secuestrado a su hijo. Isabel pasó por alto el hecho de que los ciudadanos mexicanos tenemos derechos, puesto que ordenó levantar esos murales en perjuicio del derecho al respeto a la honra y dignidad de Brenda, difamándola de secuestradora y afectando su imagen y reputación -quizás para toda la vida. Isabel de Wallace usó los mismos métodos empleados en la época de la inquisición para influenciar a las autoridades a la captura de Brenda; la diffamatio, la delación por rumores o sospechas. Ante tal situación, Brenda decidió exiliarse en el país vecino.

Tiempo después, Brenda se encontraba trabajando en un restaurant en Louisville, Kentucky, cuando fue detenida por el FBI. Durante el proceso de extradición, el abogado defensor de Brenda, Stanley Horn, alegó la posibilidad de que Brenda Quevedo fuera torturada a su llegada a México, al igual que lo habían sido los demás acusados. El motivo de la amplia duración del proceso es el hecho de que la defensa solicitó el asilo político de Brenda y el juez analizó esta posibilidad. Para su mala suerte, el juez de la causa denegó su petición pero mostró interés en conocer más a fondo el caso, en donde además, relució el hecho de que las autoridades mexicanas encubrieron la existencia de antecedentes penales del hijo de Isabel de Wallace.

En conclusión, se puede apreciar claramente como Isabel de Wallace intenta tergiversar y manipular las declaraciones, los hechos y la información contenida en los expedientes con la finalidad de ¿confundir?, ¿engañar?, ¿enredar?, al juez y a la sociedad. Isabel Miranda de Wallace carece de una formación en Derecho, y aun así, se permite hacer declaraciones que implican un pleno conocimiento de la ley, los derechos fundamentales y la misma Constitución. Si Isabel Miranda de Wallace hubiera leído nuestra Carta Magna se daría cuenta que lo único que intentan hacer los acusados es ejercer su derecho a defenderse. Para Isabel de Wallace, los acusados de delincuencia organizada no tienen derechos, porque su pensamiento es el mismo que el de Montiel “los derechos humanos son para los humanos y no para las ratas”. Isabel Miranda de Wallace se vio cegada por el poder que obtuvo en el mandato calderonista y ahora le cuesta trabajo aceptar que está equivocada y mando encerrar a personas inocentes. Isabel Miranda de las Wallace contempla como el asunto se le está yendo de las manos y como la verdad está saliendo a la luz. Isabel de Wallace arruinó la vida de Brenda Quevedo Cruz y de las familias de todos los acusados. Isabel de Wallace es un peligro para la democracia y el Estado de Derecho. Isabel de Wallace “se ha perdido en el tiempo”, ya que el derecho en México ha evolucionado y personas con su mentalidad no podrán parar esa evolución. Isabel Miranda de Wallace, como le gusta que le llamen porque suena más chic, desde ahora es Isabel Miranda Torres, punto y final.

Para concluir, no debemos perder de vista que la finalidad del proceso es la obtención de la verdad material y la impartición de justicia para todas las partes implicadas en el mismo. Los argumentos que justifican la tortura a personas acusadas de delincuencia organizada en detrimento de sus derechos fundamentales, es un argumento peligroso, puesto que  los derechos humanos son para todos y el día menos esperado podemos vernos envueltos en un asunto de esta naturaleza, tal como le paso a Florence Cassez, Alberto Patishtán y ahora a Brenda Quevedo. Muy acertadamente afirmó el Ministro Zaldívar en su obiter dictum del “Caso Cassez” cuando reprendió a los tribunales recordándoles que “el fin no justifica los medios”.  Cabe señalar que en sistemas como el británico, ni siquiera es tomada en cuenta la confesión del inculpado. Los jueces tienen la obligación de velar por el respeto de los derechos humanos, la justicia, la verdad y la implementación del sistema acusatorio en México. Al final de cuentas, lo único que podemos pedirle al Juez, es lo que humildemente Brenda le solicitó al final de la audiencia “que la ley sea imparcial en este juicio”, amén.

*El autor es especialista en abogado de la Asociación contra la Fábrica de Culpables y por la Defensa de los Derechos Humanos. Posee una maestría en Derecho Internacional de los Derechos Humanos por la Universidad de Montreal.

Con voz propia

Sabina Berman y la clase media

Published

on

Por Axel Ancira

Dice la reconocida dramaturga Sabina Berman que como producto de la lectura de los resultados electorales, la 4T perdió la clase media. Si bien es cierto que es el sector en donde podría considerarse que más ha crecido el voto anti AMLO, esta aseveración merece algunas precisiones. Pensar que la mitad de la población es clase media es una interpretación, como se ha dicho hasta el cansancio, simplista.

Según datos del INEGI, el 59 por ciento de las personas en la capital está por debajo de este sector. Alcaldías como Coyoacán, Magdalena Contreras o Álvaro Obregón, si bien concentran en sus lugares más céntricos o en espacios residenciales a parte de la clase media y alta, tienen en sus periferias un gran porcentaje de barrios de la clase trabajadora con precariedad económica.

Si pensamos en un entorno idealista, en donde los clasemedieros, en pleno ejercicio de sus facultades soberanas de toma de decisión, han decidido abandonar el proyecto de la Cuarta Transformación, quedaría aún por explicar la variante de por qué ese corrimiento se da en apoyo a los partidos conservadores que sistemáticamente han empobrecido a las clases medias, y que, en las últimas crisis económicas, particularmente la del 1995 y la del 2008, no han recibido subsidios, no han sido rescatados, y no han tenido otras y mejores opciones que cerrar sus empresas, despedir sus empleados, y reforzar las filas de desempleados.

La dramaturga dice que cerraron muchos negocios de clasemedieros, que a su vez le daban trabajo a otros clasemedieros. Me encantaría vivir en ese país que describe Berman; los clasemedieros que regularmente dan trabajo en un restaurante, en una imprenta, en una farmacia tienen trabajadores altamente precarizados, que sobreviven muchas veces con menos de dos salarios mínimos, o de propinas (las cuales no se representan en sus prestaciones). Los mensajeros de uber-eats, los meseros de una fondita, para sorpresa de Sabina Berman y quizá de más de uno, difícilmente son parte de la clase media.

Más aún, Sabina Berman pide que un Estado precarizado por 30 años de neoliberalismo, de pronto tenga los recursos para rescatar a toda la pequeña burguesía, condonar los gastos de energía eléctrica, etcétera. Por supuesto, de haberse hecho así se habría recurrido a un endeudamiento que en el mediano plazo habría significado menos control del presupuesto y más dependencia ante las medidas impositivas del FMI. ¿Ésta es la solución de Sabina Berman para la clase media y las clases trabajadoras?

El fenómeno del alto porcentaje del voto en ciertas partes no debe dejar de sorprendernos.

El apoyo en la Ciudad de México de Claudia Sheinbaum que rondaba el 70 por ciento antes del trágico accidente de la Línea 12, tampoco es un aspecto que se pueda obviar. Es claro, sin que podamos confirmar de que se trató de un fraude, en la mayoría de las casillas, un sector de la población –cuyo epicentro no está en las clases medias, sino en los personeros del gran capital–, se han organizado de forma muy eficiente para mostrar su desprecio clasista a AMLO.

La estrategia consistió en la creación de grupos de WhatsApp vecinales en donde, además de transmitir las típicas campañas de desinformación de Latinus, se organizaron para salir a votar en bloque por, como mandara Felipe Calderón, el candidato que pudiera derrotar a Morena. Tampoco podemos descartar la intromisión de una iniciativa privada que, como cada elección, desde hace por lo menos dos décadas, habría influenciado el voto de sus precarizados trabajadores, con las consabidas amenazas de que de ganar MORENA, tendrían que cerrar sus empresas y despedirlos a todos. Y no, no todos estos trabajadores son la clase media, y muchos de ellos viven en el poniente de la Ciudad de México: son vigilantes, torneros, pastoreros, choferes de flotillas…

Dice también Sabina Berman que el proyecto de Andrés Manuel López Obrador ha abandonado en el discurso la agenda feminista, y la de los sectores LGBT. No parece entonces lógico que ésta misma población, en castigo a los dislates discursivos de AMLO, haya votado por sectores de derecha.

El PRIANRD ante la inclusión de sectores radicales a las manifestaciones, habría recurrido a la acostumbrada represión, encarcelamiento y acoso a las y los manifestantes con redadas en los metros, camionetas blancas que secuestran activistas, espionaje, y una larga lista de etcéteras. El voto por el PRIAN, parece avalar estas prácticas, más que condenar la indefinición presidencial hacia estos temas.

Más aún, con la nueva composición de la Asamblea Legislativa dejó, colgada con alfileres el derecho ganado a la interrupción legal del embarazo. Pero seamos justos: es muy probable que el elector no tuviera estos pensamientos en la cabeza al momento de emitir su voto en las urnas. Porque el votante ideal, de Sabina Berman no se parece mucho al votante real.

¿Por qué entonces este fenómeno pareció dividir la ciudad en dos? La pésima elección de candidatos, y malas gestiones en lo local, parece que fueron la clave. En esto tiene parte de razón Mario Delgado cuando dice que la división interna del partido fue caldo de cultivo para la oposición, pero le faltó agregar que poco interés despertaron candidatos como Sergio Mayer, quien entre escándalo y escándalo pareció al final más un diputado de la oposición golpeadora. ¿Cómo pedirle al votante de izquierda de Álvaro Obregón que sufragara por un candidato que abiertamente se confiesa como de no-izquierda, que se pelea con el subsecretario más querido de la administración, Hugo López Gatell, y que continuamente repite que perdió porque el posicionamiento de la “marca” Morena se ha debilitado?

Tiene razón Sabina Berman en que el presidente debe incluir en su narrativa a la clase media, y hacer un análisis materialista de los hechos. Pero mejor haría Morena en pensar que la imagen del Presidente no gana todas las elecciones, y que es muy difícil para el votante motivarse a votar por AMLO cuando el que aparece en la boleta es un viejo conocido que no se distingue de los viejos políticos del antiguo régimen.

Estoy seguro de que el precio del dólar más bajo que en el momento de la transición sexenal por primera vez en unas intermedias, desde que hay elecciones, -democracia es otra cosa-, la apuesta por la soberanía, y los apoyos a las clases más desprotegidas que aumentan el consumo y la posibilidad de negocios de los clasemedieros son el impulso del que habla Sabina Berman, en términos materiales.

Continue Reading

Con voz propia

¿Es un crimen afirmar que las mujeres tienen vagina y los hombres pene?

Published

on

Por Alberto Farfán

A partir de que la doctrina de género ha sido impuesta, velada o abiertamente, en diversos países ─avalada y promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)─, sea a través de la manipulación del idioma al usar lo que denominan “lenguaje inclusivo” en un supuesto beneficio para la mujer, o sea eliminando ciertos términos científicamente incuestionables para presuntamente no discriminar a la población “híbrido sexual”, como la define Gilles Lipovetsky, el nuevo escenario es francamente patético por lo ridículo.

Ejemplo de ello es lo que de un tiempo a la fecha ha ocurrido en Reino Unido. Pues en días pasados a Lisa Keogh, de 29 años, como estudiante de Derecho en la Universidad Abertay en Dundee, Escocia, tuvo que ser investigada y sometida a acciones disciplinarias de parte de las autoridades escolares por aseverar que las mujeres tienen vagina y los hombres son más fuertes físicamente. ¿Su falta? Haber hecho comentarios “ofensivos” y “discriminatorios”.

Este absurdo se suscitó durante un seminario en línea acerca del feminismo de género y la ley, cuando Lisa, madre de dos hijos y estudiante en su último año de carrera, expuso que las mujeres nacen con vaginas y cuestionó la participación de una mujer trans en un evento deportivo de artes marciales mixtas. Pues la competidora trans con 32 años “de testosterona en su sistema” sería genéticamente más fuerte que una mujer promedio, por lo que sería injusta su participación en el combate.

Y siguiendo a los diarios The Times y  The Post Millenial, ella indicó: “No tenía la intención de ser ofensiva, pero sí participé en un debate y expuse mis puntos de vista sinceramente sostenidos”. Y añadió: “No estaba siendo mezquina, transfóbica u ofensiva. Estaba afirmando un hecho biológico básico”. Por fortuna para ella, después de dos meses de acoso por parte de las autoridades escolares las “faltas” fueron desechadas.

“La Universidad debe poner en marcha un proceso que le permita juzgar qué denuncias deben ser investigadas y cuáles pueden ser desestimadas de inmediato porque son vejatorias y tienen motivaciones políticas”, sostuvo. “Siempre supe ─concluyó─ que las denuncias que se me hacían eran infundadas y ahora la Junta Disciplinaria Estudiantil lo ha confirmado”.

Curiosamente, un año atrás ─señala The Times─ se produjo un incidente similar con la profesora de Economía, Dra. Eva Poen, de la Universidad de Exeter, al responder a un usuario de Twitter que afirmó: “No todos los que menstrúan son mujeres. No todas las que son mujeres menstrúan. Cambiemos nuestro lenguaje”. Ella a su vez le contestó: “Sólo las mujeres menstrúan. Sólo las mujeres pasan por la menopausia”. Frente a tal observación, a mi juicio totalmente científica e inatacable, estudiantes feministas y de minorías sexuales de la generación de cristal la condenaron y atacaron por ser “transfóbica”, “acosadora” y una “mierda”, entre otras lindezas por parte de estos grupos que se asumen tolerantes y abiertos, cuando su hipocresía es más que evidente.

No obstante los ataques, la doctora Poen señalaría que “es necesario un debate importante sobre el sexo y el género”, e indicó: “Soy una firme defensora de la libertad académica y la libertad de expresión. Las acusaciones en mi contra… son completamente falsas”. “Hay un debate político y académico importante sobre el sexo y el género; ─sostendría─ deberíamos ser capaces de celebrar este debate de una manera rigurosa, sólida, pero también respetuosa”.

Finalmente, hay que recordar el vergonzoso caso del profesor Angelos Sofocleous, quien era editor asistente en la revista de Filosofía Critique de la Universidad de Durham, suscitado en 2018. Sofocleous en su cuenta de Twitter apuntó que “las mujeres no tienen pene”. Y debido a ello sería despedido de su puesto pues su tuit fue considerado “transfóbico” por sus compañeros de estudios. Posterior a su aberrante despido, el profesor estudiantil tuitearía un artículo de The Spectator titulándolo: “¿Es un crimen decir que las mujeres no tienen penes?”

Por todo lo anterior, me temo que vendrán cosas peores.

Continue Reading

Con voz propia

El descalabro electoral de MORENA en la CDMX: Primeras reflexiones

Published

on

Por Axel Ancira y Ramsés Ancira

1.- Campaña alrededor de Salgado Macedonio.  (Eso quitó votos en Guerrero pero más en Ciudad de México).

2- Impacto por el derrumbe del metro.

3.- Mala gestión y discurso ante las demandas feministas.

4.- La pandemia y la idea de que Morena no apoya a los pequeños empresarios.

5.- Pésima elección de candidatos (a la Bejarano).

6.- Obviamente campaña negra, idea de los contrapesos, etc.

7.- Alianzas y tejemanejes de Mario Delgado que debería salir a renunciar mañana mismo, por un tema que explicaré en otro espacio

8.- Idea de que AMLO sustituye a una campaña de los candidatos.

Un botón de muestra en la delegación Álvaro Obregón. Layda Sansores, que hace tres años ganó por un amplio margen, abandonó el puesto para irse a competir a Campeche, donde tuvo un ridículo margen a favor, comparada con el candidato de Movimiento Ciudadano, a quien pocos conocían. Tanto en Campeche como en la Ciudad de México, estamos hartos de los chapulines. El tercer lugar para el PRI, que fue el campeón en el patrocinio de personas que vandalizaron las casillas en ese estado peninsular, es otra cosa que no previeron las encuestas.

Eduardo Santillán, quien fue la propuesta de Morena para representarlo en Álvaro Obregón, ya era bien conocido por los negocios que realizó autorizando cientos de edificios de condominios sobre la Calzada Desierto de los Leones, disminuyendo las banquetas y  sin nuevas vialidades, por lo que ocho horas al día los embotellamientos son insoportables. Un recorrido que se hace en 30 minutos caminando, puede tardar 90 en un colectivo. Bueno fuera fomentar el ejercicio, pero hay demasiadas personas de la tercera edad y con problemas de movilidad que no pueden darse ese lujo.

En Cuauhtémoc se hizo notoria la corrupción de Ricardo Monreal. Si los rascacielos que se construyeron en Paseo Reforma durante su administración no le dejaron ingresos multimillonarios, otras cosas sí. Está documentado como uno de sus colaboradores fue remitido a la delegación por llevar en el maletero cientos de miles de pesos en efectivo. Muy probablemente producto del pago de piso de los comerciantes ambulantes a quienes no les daban recibos de tesorería.

Dolores Padierna, que tampoco es un modelo de honestidad, y menos por ser la esposa de René Bejarano, hubiera podido encontrar muchas pruebas de robos cometidos por Ricardo Monreal, quien por ahora es imprescindible para el presidente López Obrador por su control del Senado y por sus innegables dotes de negociadoras.

Como Monreal: hay otros ejemplos de un gobierno monárquico en México en pleno siglo XXI. En este caso su hermano David será el gobernador de Zacatecas; en Guerrero la niña Salgado será la mano de Félix. En el gobierno Federal, hasta hoy Irma Eréndira Sandoval es la inútil secretaria de la Función Pública, pues siguen las adjudicaciones directas en las compras del gobierno federal a sobreprecio. Funcionarios de la Ciudad de México también aprovechan los contratos de mantenimiento de edificios públicos para remodelar sus casas. A este respecto ya tenemos una investigación en marcha.

El esposo de Irma Eréndira, John Ackerman tiene chamba en la nómina de canal 11 y en La Jornada como porrista número 1 de López Obrador. La Jornada se lleva la mayor tajada del presupuesto de publicidad del Gobierno Federal, así que no tienen que preocuparse por el sueldo de Ackerman.

 Netzaí Sandoval, en la Judicatura Federal, con carácter de presidente de la Defensoría Jurídica, continúa enriqueciendo a los dueños de los reclusorios privados, que mantienen en prisión a personas de más de 1.80 de estatura, cuando los testigos declararon que sus victimarios eran “chaparritos”. Netzaí es incapaz de liberar siquiera a un ratón de una ratonera. De hecho, nunca lo ha hecho, pasó de sellar documentos en una oficialía de partes, con un salario bruto de 15 mil pesos mensuales, a ganar más de dos millones anuales, incluyendo sueldo y prestaciones cuatrimestrales.

Pablo Amílcar Sandoval gastó un millón de dólares como representante de la 4 T en Guerrero, a través de espectaculares que colocó en Acapulco, Iguala, Chilpancingo y las principales ciudades de la entidad. Habrá que averiguar si no se los regaló,  o al menos le hizo un descuento de amigos, Isabel Miranda de Wallace, una de las principales empresarias de espectaculares del país, además de regentear el negocio Alto al Secuestro. Quizá

En el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal se mantienen magistrados sicópatas que de ser juzgados por la moral deberían pasar 40 años en el infierno, los mismos que aplicaron a víctimas inocentes materiales de cualquier delito, y si fuera por la justicia, deberían ser juzgados por prevaricato, pues obtuvieron ascensos en el poder judicial con el expediente fácil de afamarse como incorruptibles, a costa de la vida de inocentes.

Tiene mucha razón López Obrador, el pueblo es noble, pero no idiota. No son los medios de comunicación ni la guerra electoral sucia, a la que también acudió Morena con singular alegría, la que determinó el voto. Mucha gente prefirió partido corrupto por conocido, que hipócrita por conocer.

Bitácora Suplementaria: Gatell

El Dr. Hugo López Gatell hizo más por la educación científica de los mexicanos que millones de pesos dedicados a la divulgación científica.

Quizá la guerra sucia y el golpeteo al que estuvo expuesto por parte de las ridículas agendas zopiloteras de los opositores le cierren la puerta para ocupar un cargo político de elección popular, lo cual sólo puede representar una mala noticia para un pueblo de México con un exceso de patéticas personalidades faranduleras, y con muy pocos hombres de ciencia con una comprensión amplia de los problemas estructurales de México.

Continue Reading

Trending