Connect with us

Mexico Violento

Ejército bloquea marcha de apoyo a Policía ciudadana en Guerrero

MIlitares en el estado de Guerrero instalaron retenes para evitar el paso de una marcha en apoyo a la Policía ciudadana perteneciente a la UPOEG

Published

on

la foto 4

Patrulla militar impide el paso a pobladores que respaldan policía ciudadana. Foto: Flor Miranda

Por Flor Miranda

CHILPANCINGO, Guerrero.- Vecinos del poblado del Ocotito, Xaltianguis, Buena Vista de la Salud, Mazatlán, Acahuizotla y otros pueblos que respaldan a la Policía Ciudadana de la Unión de Pueblos Organizados de Guerrero (UPOEG), encararon a militares luego de que estos trataron de evitarles el paso a la ciudad de Chilpancingo donde participarían en una marcha por la paz, y en respaldo al empresario Pioquinto Damián Huato.

Los hechos ocurrieron cerca de las 13:00 horas, tiempo en la que estaba programada una marcha por la paz donde participarían los pueblos de Chilpancingo afines a la UPOEG, así como familiares y amigos del empresario Pioquinto Damián Huato y su nuera asesinada en un atentado el pasado martes.

La caravana estaba ingresando a la autopista del sol proveniente de la carretera a Petaquillas, cuando a la altura del parador del marques se toparon con un reten conjunto de la policías estatal y el ejército mexicano, donde no había menos de un centenar de soldados, una veintena de estatales y, sobre el carril contrario otros 70 antimotines.

Alrededor de la carretera estaban estacionados al menos 15 vehículos militares entre camionetas y Hummer, incluso dos camiones.

la foto 3 (4)

Preparando la valla militar para impedir el paso. Foto: Flor Miranda

Los militares prohibieron el paso a la caravana bajo el pretexto de que se les tenía que hacer una revisión “minuciosa”, lo que causó la molestia de los pobladores, pues por la cantidad de vehículos la revisión tardaría varias horas, y ellos tenían que llegar en media hora al punto de concentración para iniciar la marcha.

Los inconformes descendieron de sus unidades y encararon a los efectivos castrenses reclamándoles el por qué aplicaban este tipo de acciones contra ellos cuando venían precisamente venían a marchar a la ciudad para pedir seguridad.

“Eso hicieran con los delincuentes que se pasean frente a ustedes y no hacen nada, no con el pueblo que viene a organizarse para pedir seguridad y paz”, lanzó uno de los inconformes frente a los militares.

Un mando militar identificado como el “Mayor Espinoza” intentó dialogar con los inconformes afirmándoles que luego de hacer la revisión se les permitiría el paso, pero éstos respondieron que se trataba de una estrategia para que no llegaran a tiempo a la marcha a la que fueron invitados.

“No es posible que en pleno siglo 21, la autoridad militar en lugar de estar de nuestro lado esté de lado de los delincuentes”, lanzó otro de los inconformes frente al Espinoza.

Mientras esta discusión se desarrollaba, varios militares se colocaron detrás del mayor y grabaron a todas las personas que gritaban frente al mando, incluso a algunos reporteros que se encontraban desempeñando su labor.

Luego de casi una hora de discusión, los inconformes acorralaron a los militares que en todo momento trataban de bloquear la calle con una valla humana, mientras que desde los vehículos, otros militares estaban en posición de ataque y grabando a los manifestantes. Del otro lado de la vía los policías antimotines esperaban una orden y por los aires sobrevoló un helicóptero de la Marina.

Finalmente los militares se replegaron cuando ya habían ganado tiempo y la marcha a la que acudirían los pobladores de los pueblos organizados, ya había avanzado y estaba llegando al centro.

Los pobladores se formaron sobre la vía y avanzaron en marcha un kilómetro, cruzaron a pie el punto exacto donde fue atacado a balazos el empresario Pioquinto Damián Huato y su familia, pero metros más adelante, volvieron a subir a sus unidades.

Así llegaron hasta el zócalo donde se encontraron con los otros contingentes que marcharon del parque Margarita Masa de Juárez hacia la plaza cívica Primer Congreso de Anáhuac.

la foto 5 (1)

La marcha en apoyo a la policía ciudadana Foto: Flor Miranda

La marcha…

Por otro lado, desde la una de la tarde de este jueves se concentraron, en el parque Margarita Maza de Juárez poco más de 200 capitalinos pertenecientes al sector empresarial, de trasporte y ciudadanos, quienes a pesar del temor decidieron no callar y exigir al gobierno paz y justicia.

La Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México (Canaco) convocó a organizaciones sociales, civiles y a los habitantes de la capital del estado a participar en el marcha por la paz, a raíz del ataque que sufrió el empresario Pioquinto Damián Huato, donde resultó asesinada su nuera, Laura Rosas Brito al recibir varios balazos con armas calibre 5,56 y .223.

Empresarios capitalinos aglutinados en la Canaco, realizaron la marcha para mostrar su disgusto y hartazgo, ante las fallas del gobierno municipal, por no brindar la seguridad debida a los ciudadanos, quienes han sido víctimas de extorsiones y secuestros por más de dos años, sin recibir respuestas contundentes.

En la marcha que salio a las 13:38 de la tarde, participaron niños, adultos mayores y en su mayoría mujeres quienes fueron las que más gritaban consignas como: “Chilpancingo despierta, la violencia está en la puerta”, “El pueblo unido jamás será vencido”, “Queremos Paz, Paz, Paz”, “El comerciante mirando está apoyando”.

Los capitalinos no pidieron que las autoridades respondan a sus peticiones, sino que exigieron que de manera inmediata se atienda y se brinde de paz y justicia la capital del estado de Guerrero, mientras en cartulinas que rotularon con faces como, “exigimos paz y seguridad para Chilpancingo”, “Pedimos la devolución de la Paza y Seguridad”, “Paz y Seguridad para Guerrero”.

Como una ola blanca los capitalinos atravesaron la ciudad, mientras se sumaban algunos ciudadanos, para apoyar la movilización ciudadana, y que se entregue un resultado rápido, algunos de los participantes comentaban su temor de salir a la calle, y por participar hubiera represalias por parte del crimen organizado.

“Es pero quedarse callado y escondido en tu casas, que unirte de una vez y exigir lo que por derecho nos toca, como la paz”, platicó uno de los participantes.

Un grupo de participantes portaban cartulinas blancas con letras negras donde se leía “No a las cuotas, No al secuestro, No a la extorsión, Queremos paz”, “Basta de hostigamiento”, “exigimos seguridad para Chilpancingo”.

La marcha por la paz atravesó puntos críticos de la capital del estado, como es el mercado Central Baltazar R. Leyva Mancilla, donde semanas antes habían levanta a cinco carniceros por no haber pagado la cuota de extorsión.

Las avenidas principales por donde marcharon fue Insurgentes, Presidente Benito Juárez Vicente Guerrero, Miguel Alemán y Juan N Alvarez, pero hicieron una parada en la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (Coddehum), donde hicieron entrega un documento donde pidieron que el organismo sirva instaurar las acciones correspondientes que tiendan a exigir a las autoridades de los tres ordenes de gobierno, el estricto cumplimiento en garantizar a la ciudadanía el derecho humano a la vida.

la foto 1 (4)

En el documento entregado se le “Tan es así, que nuestra Ciudad de Chilpancingo, Guerrero, se ha convertido en un paraíso para quienes se dedican a matar, a secuestrar, a robar, a cometer un sin fin de conductas delictivas que laceran al núcleo social de Chilpancingo todo ello ante la complacencia de los responsables de brindar a los ciudadanos todas las medidas de seguridad necesarias para preservar nuestras vidas, la de nuestras familias y nuestro patrimonio” .

En la avenida Miguel Alemán, a la marcha se le sumaron los contingentes provenientes de Mazatlán y del valle del ocotito con lo que sumaron alrededor de mil las personas que caminaron para exigir, paz, justicia, seguridad y respeto al estado de derecho.

A su llegada al zócalo capitalino se realizó un pequeño mitin a nombre de Pioqinto Damián Huato. Su hermano, Miguel Ángel Damián Huato, ofreció unas palabras de agradecimiento y les pidió no dejar de luchar para que en Chilpancingo se mejoren las condiciones de seguridad, y no haya más víctimas como Laura Rosas Brito, quien perdió la vida en el ataque del pasado martes.

También exigió que se resolviera y se esclareciera el origen y responsables del atentado.

Durante el mitin realizado por los empresarios capitalinos aglutinados en la CANACO, donde estuvo presente Víctor Toledo Martínez, quien también señaló que el gobierno municipal no ha dado el resultado necesario para la capital, fue grabado por el secretario particular del alcalde capitalino Marco Urbina desde la ventana del Palacio Municipal.

En la marcha estuvieron presentes actores políticos como Ernesto Payán y el líder transportista Apolinar Segueda Dorantes

La ovación…

Tras el mitin realizado en la explanada del zócalo los contingentes se trasladaron hasta el edificio de Pioquinto Damián Huato, mismo que en su interior se encuentra resguardado por elementos de la policía estatal. Ahí gritaron consignas como “somos más, somos más, devuélvanos la seguridad”, “seguridad, seguridad, sólo el pueblo nos la dará”, y “Pioquinto no estás sólo”, entre otras. En ese momento, el empresario salió al balcón del tercer piso del inmueble y desde ahí pronunció, “los llevo en mi corazón, no dejen de luchar por la seguridad y exigir justicia”, después movió su mano al aire y volvió a entrar.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Justicia pendiente

Grupo de la ONU pide garantizar seguridad de familias buscadoras de desaparecidos

Published

on

El Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió al Estado mexicano garantizar la seguridad de las familias buscadoras de personas desaparecidas en el país.

El organismo internacional alertó sobre estas medidas después del asesinato de Blanca Esmeralda Gallardo, quien buscaba a su hija desaparecida, Betzabé Alvarado, el pasado mes de enero de 2021.

El Grupo de la ONU condenó el asesinato de la madre buscadora y pidió que se investigue y sancione a los responsables, debido a que se trata de un delito que puede permanecer en la impunidad.

Blanca Esmeralda Gallardo fue asesinada ayer por la mañana cuando esperaba el transporte público en la lateral de la carretera México-Puebla, cerca de la unidad habitacional Villa Frontera, donde sujetos armados le dispararon en siete ocasiones y falleció en el lugar.

La víctima refirió que uno narcomenudista fue el responsable de la desaparición de su hija, por lo que diferentes organizaciones civiles han señalado que debe ser detenido ese individuo de forma inmediata por parte de las autoridades federales y estatales.

La ONU ha alertado sobre los elevados niveles de violencia que persisten en México, donde los familiares de las víctimas de delitos como la desaparición se encuentran en un grado mayor de vulnerabilidad, la cual no obtuvo respuesta por parte de las autoridades federales.

Continue Reading

Justicia pendiente

Sedena identificó a 20 alcaldes de Guerrero con el narcotráfico tras caso Ayotzinapa

Published

on

La Sedena identificó a 20 alcaldes vinculados con el caso Ayotzinapa; Morena, PAN, PRI son los institutos políticos a los que pertenecen estos ediles

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) identificó a 20 alcaldes de Guerrero vinculados con el crimen organizado, después de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, de acuerdo con un informe elaborado por la Subjetafura de Inteligencia del Estado Mayor que fueron difundidos por Guacamaya Leaks.

El informe reveló que estaban involucrados con el crimen organizado alcaldes de los municipios cercanos a Iguala, como César Miguel Peñaloza de Cocula, Saúl Beltrán Orozco de San Miguel Totolapan, Taurino Vázquez Vázquez de Arcelia, Efraín Peña Damasio de Apaxtla, Rey Hilario Serrano de Coyuca.

Para saber más del tema: Hackeo a SEDENA: lo que se sabe de la salud de López Obrador y el grupo de hackers ‘Guacamaya’

También fueron señalados los alcaldes de Tlapehuala, Everardo Wences; Pungarabato, Reynel Rodríguez; de Taxco, Salomón Majul González, de Huitzuco, Norberto Figueroa Almanzo; Buenavista, Elías Salgado; de General Canuto Neri, Eleuterio Aranda; Tlacotepec, Mario Alberto Chávez; Teloloapan, Ignacio de Jesús Valladares; Ixcateopan, Filiberta Hornelia Barrera, así como de Pilcalaya, Sandra Velázquez.

De la misma manera, la Sedena identificó a José Luis Abarca por su cercanía con el cártel de “Guerreros Unidos” en el municipio de Iguala, por lo que enfrenta un proceso penal por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Los ediles señalados forman parte de todos los partidos políticos, pues siete son del Partido de la Revolución Democrática (PRD), otros siete del Partido Revolucionario Institucional (PRI), tres del Partido Acción Nacional (PAN) y uno del Partido del Trabajo (PT).

Lee más: Caso Ayotzinapa: los mensajes de WhatsApp que se ocultaron en el informe de la Comisión de la Verdad

 

La mayoría de los ediles tenían relación con Guerreros Unidos, con los cuales estaban vinculados ocho alcaldes y “La Familia Michoacana” con otros ocho munícipes en 2014, pero la configuración de estas organizaciones criminales se modificó en 2020.

La Sedena estimó la presencia del Cártel del Pacífico, los Beltrán Leyva, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), La Familia, Caballeros Templarios y Guerreros Unidos que se disputan el control y el tráfico de las drogas en Guerrero.

 

Continue Reading

Mexico Violento

Por intereses económicos, hijos atentan contra la integridad de su madre, adulta mayor

Published

on

By

María Rodríguez Lemus sufre el maltrato y abandono de dos de sus hijos; es un adulta mayor, con problemas auditivos

Juan Gabriel y Roberta Torres Rodríguez dan testimonio falso en la fiscalía en contra de sus hermanos acusándolos de secuestro de su madre

Por Zavianny Torres Baltazar

Hace 25 años, doña María Rodríguez Lemus se jubiló tras tres décadas de trabajo constante y asiduo. Servidora pública, laboró en la Secretaría de Recursos Hidráulicos y en la Semarnat, y durante los últimos 25 años vivió en su casa ubicada en la delegación Tlalpan en la Ciudad de México, al cuidado de sus hijos Juan Gabriel Torres Rodríguez y su hija Roberta Torres Rodríguez.

Sus hijos tienen locales comerciales en el domicilio de doña María, espacios que están exentos de pago de renta. En esos 25 años todo transcurrió con “normalidad”, sus hijos menores, Marlein Torres Rodríguez y Marcos Javier Torres Rodríguez, podían visitarla con la frecuencia que desearan y estar al tanto de los cuidados de su mamá.

Con el paso de los años los hijos menores conformaron sus propias familias y dejaron el hogar materno. Doña María Rodríguez quedó al cuidado de los hermanos mayores Juan Gabriel y Roberta. Sin embargo, hace 7 años la situación se tornó dramática y preocupante, debido a que sus hijos Marlein y Marcos Javier empezaron a notar que a su madre la tenían en un estado de abandono total – por parte de sus hermanos Juan Gabriel y Roberta – pues el departamento donde vivía doña María estaba en completo abandono y en condiciones de insalubridad. Rodeada de decenas de gatos y perros.

Previo a la pandemia del Covid 19 que a todos nos obligó a resguardarnos en nuestras casas, sus hijos menores -Marlein y Marcos- ya habían tomado en sus manos el cuidado de su madre. Es cuando los hermanos mayores -Juan Gabriel y Roberta- empiezan a restringir el libre acceso a la casa de doña María y da inicio un conflicto intrafamiliar con repercusiones de tipo jurídico, que al día de hoy continúan en los juzgados del estado de Morelos- y que tienen acusados de manera dolosa (con testimonios y declaraciones falsas) a los hermanos menores.

En este proceso, Juan Gabriel y Roberta, han levantado denuncias de secuestro en contra de los dos hermanos menores. Acusan que se llevaron a su madre sin su conocimiento y por la fuerza. En el estado de Morelos levantaron una denuncia con carpeta de investigación FEDFPM/101/2021. Entre las acusaciones más delicadas están la de tener secuestrada a su madre y en contra de su voluntad, vivir con los hijos menores en sus domicilios en Temixco, Morelos.

Considerando que las acusaciones son muy serias, Marlein y Marcos Javier tuvieron que contratar los servicios profesionales de un abogado defensor, ya que en diversas ocasiones han sido asediados por elementos de la fiscalía del estado y agentes del Ministerio Público. Del mismo modo, personas que se identifican como representantes del poder judicial, han tratado de ingresar de forma ilegal al fraccionamiento donde habitan Marlein con su hijo menor de edad y Marcos Javier, sin contar con alguna orden de aprensión o presentación a los acusados.

En junio de 2021, la fiscalía general del estado de Morelos emitió una alerta para localizar a la María Rodríguez Lemus, en la que solicita la ayuda para encontrar a la supuesta extraviada. Ante estas circunstancias ajenas a una buena impartición de justicia por parte de las autoridades a las que corresponde esta responsabilidad, es que solicitamos el testimonio de Marlein Torres Rodríguez por estas falsas acusaciones y en entrevista nos narra.

Testimonio

“Mi mamá desde muy niña perdió el oído. A los ocho años inició un trabajo, a su corta edad fue muy trabajadora, y a pesar de su discapacidad pudo ser independiente, hasta incluso separarse de mi papá y hacerse cargo de sus cuatro hijos. A los 25 años de laborar se jubiló. Desde entonces, mis hermanos – Juan y Roberta- administraron todo lo correspondiente a sus ingresos. Aproximadamente al año que mi mamá se jubiló adquiere un terreno, pero le faltó dinero para completar su pago. Es ante esta circunstancia que nos percatamos que no tenía dinero para adquirirlo. En ese tiempo les pedimos a los hermanos mayores que explicaran el por qué mi mamá no tenía dinero, ambos se negaron rotundamente a responder.

Me asesoré legalmente, pero no pude hacer algo en ese momento porque mi mamá estaba en condiciones de decidir, me pidió respetar su decisión, que ella estaba consciente de lo que estaban haciendo. En ese momento respeté su decisión y salí de su casa. Mi hermano y yo no tenemos la libertad de visitar a mi mamá cuando nosotros lo deseamos, y mucho menos intervenir en el arreglo de su casa. Cuando se daban cuenta de que mi mamá nos daba llaves de su casa, con diferentes excusas ellos cambiaban la combinación. Hace siete años aproximadamente, era evidente el deterioro y el descuido en el que se encontraba la casa.

Por otro lado, mi mamá tenía problemas severos de circulación, colesterol, triglicéridos altos, retención de líquidos, hipertensión, sin que tuviera tratamiento médico alguno, además tenía problemas con mis hermanos y con mi mamá porque decían que ella estaba bien de salud. Tenía también mala alimentación, no tenía comida en su casa. En varias ocasiones me percaté que no tenía dinero, le dejaba yo dinero y se le perdía o se lo daba a mis hermanos. No tenía un super o despensa en su casa, su lavadora y boiler estaban oxidados en su caja, no se los habían instalado porque no tenía dinero; artículos o prendas que le regalábamos no las usaba, las regalaba o se le perdían. Vivía entre basura, con demasiadas cosas acumuladas, las paredes con bastante humedad, no tenía luz porque la misma humedad había provocado un corto en toda la instalación.

Vivía con 22 gatos y perros que adoptaba de la calle, viviendo en una situación inhabitable e inhumana. Después de algún tiempo se nos empiezan a negar las visitas a casa de mi mamá, poniendo excusas y diciendo que no quería ver a nadie, en ocasiones los vecinos le permitían brincarse la barda para poder verla. En agosto del 2020 mi hermano menor logra visitar a mi mamá. Roberta le comenta que mi mamá presenta comportamientos y actitudes extrañas, le dicen que no la ven bien y consideran internarla en una clínica psiquiátrica o en un asilo. Posterior a eso, uno de mis hermanos le llama a mi hermano Marcos para que vaya por ella y se la lleve unos días mientras acondicionan su casa.

Mientras mi mamá está con nosotros en Temixco, Morelos, inicia tratamiento médico, jamás presentó problemas de alimentación o que algo le hiciera daño, tampoco presentó cuadros depresivos, se adaptó inmediatamente a la rutina y hábitos que teníamos en casa. Nos quedó claro que lo que necesitaba era atención, compañía, amor y convivir con personas. En octubre del 2020 mi mamá regresa a su casa, Marcos y yo exponemos nuestras observaciones al convivir con mi mamá, proponemos estar al pendiente todos, que se contrate una persona para que conserve su casa ordenada, le tenga comida y ella pueda comer cuando lo disponga. Les preguntamos quién es el encargado de cobrar las pensiones de mi mamá y cuánto es lo que percibe.

Roberta y Juan se niegan a contestar y se ponen a la defensiva, rechazan el medicamento que mi mamá llevaba porque dicen que ella tenía a sus médicos, también se niegan a que una persona extraña entre a la casa de mi mamá y nos dicen que ejerzamos nuestro derecho de hijos e investiguemos cuánto cobra mi mamá. Dejamos que mi mamá se quede en su casa porque ella así lo quería, a pesar de que Marcos y yo no estábamos muy convencidos, dejándoles en claro que para tomar una decisión de internar a mi mamá debían consultarlo con nosotros, situación que no considerábamos fuera necesario, ya que nosotros estábamos dispuestos a cuidar de ella. En diciembre mi madre se enfermó de COVID, al hacerlo de su conocimiento, ella pidió que nos la trajéramos, ya que consideraba que mis hermanos mayores no le tenían paciencia ni empatía.

Actualmente está a nuestro cuidado, está sana, anímicamente se ve bien, se muestra más segura, ya se siente merecedora de recibir afecto, acepta abrazos y está sonriente, ya se preocupa por su aseo y su aspecto personal. Lo único que solicitamos es que nos dejen cuidar a mi señora madre. Que desistan de sus falsas acusaciones. Y respeten nuestros derechos a la privacidad. Finalmente, debo decir que hacemos responsables a mis hermanos Juan Gabriel y Roberta, ambos de apellido, Torres Rodríguez, de cualquier agresión o atentado físico y/o psicológico en contra de mi hijo menor, de mi mamá o de mi hermano Marcos, denuncia que hice pública en las redes sociales a través de Instagram«.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: