Connect with us

Ejercer el periodismo en México: ¿Derecho de todos?

El libre ejercicio del periodismo y la comunicación en México ha generado animadversión a la directora de Notimex, San Juana Martínez, quien se opone a que periodistas que carecen de estudios formales den cobertura a las mañaneras de López Obrador

Martín Arellano Solorio

Published

on

 

Patricia Barba Ávila

A raíz de la implementación de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha venido generando un creciente enfrentamiento entre los reporteros y representantes de medios de comunicación convencionales y los comunicadores que de un tiempo acá hemos venido empleando los medios digitales y las redes sociales para difundir y comentar sucesos de la vida política nacional e internacional.

La raíz de esta confrontación se deriva, por una parte, del hecho de que los que acuden a las “mañaneras” por parte de empresas convencionales, como TV Azteca, Televisa, El Universal, Reforma, entre otras, son en su mayoría, gente que ha estudiado en escuelas de periodismo y sostienen que los que no contamos con esta carrera, no tenemos ningún derecho ni a ejercer una actividad informativa y comunicacional, ni mucho menos, a ser admitidos en las conferencias presidenciales.

Aquí me quiero referir específicamente a un artículo escrito por la señora Sanjuana Martínez, conocida escritora y periodista recientemente nombrada como responsable de la Agencia Notimex. En dicho texto, la Sra. Martínez expresa claramente su oposición a que los llamados “Youtubers” sigan siendo admitidos en las conferencias en Palacio Nacional, y utiliza -de manera- por demás lamentable, adjetivos denigratorios contra estos ciudadanos, calificándolos de “protagónicos” y carentes de las suficientes luces para formular preguntas inteligentes o relevantes. Más aún, los responsabiliza por el ambiente adverso que se ha generado y los insultos que algunos ciudadanos han dirigido a varios periodistas que, dicho sea de paso, han sido los que desde un inicio han venido expresado su molestia por la presencia de los comunicadores alternativos.

Es interesante y también muy absurdo que periodistas como esta escritora, cuyos méritos nadie niega, no sólo se arrogue el derecho de investigar, analizar, difundir y comentar los sucesos de la vida política nacional e internacional, sino decidir quién tiene derecho o no de ingresar a las conferencias presidenciales bajo el argumento de que no se tiene la carrera de periodismo. En este tenor, es necesario primero atenernos a las definiciones del término “periodismo” las cuales, por cierto, han venido siendo adaptadas a la realidad actual, justamente porque la actividad comunicacional está sujeta, necesariamente, a los cambios derivados de las innovaciones tecnológicas que han hecho posible que cada vez más ciudadanos no sólo muestren un mayor interés en cuestiones que antes les eran indiferentes, sino algo mucho mejor y más alentador: que varios de ellos vayan más allá y también deseen utilizar las nuevas tecnologías para investigar, analizar, compartir y comentar temas de política y de activismo social con los demás. Aquí algunas definiciones de “periodismo”:

a) “El periodismo es el relato e interpretación de hechos actuales, a la luz de ciertos principios, con el objeto no sólo de informar sino de orientar, día a día a las personas que viven en la sociedad.” George Hamman, filósofo alemán.

 b) “El periodismo es el ejercicio de la función del periodista, entendiéndose por tal aquella persona que se preocupa por recoger las noticias, investigarlas, darles forma y entregarlas al público que necesita saber lo que ocurre en su entorno o más allá del mismo.” Horacio Hernández Anderson, chileno, en su tesis sobre periodismo.

 c) “El periodismo es una forma de comunicación social a través de la cual se dan a conocer y se analizan los hechos de interés público.” Emilio Filippi, Fundamentos del Periodismo.

“¿Es necesario estudiar periodismo para ejercer, prosperar y hasta brillar como periodista hoy? No.” (Roberto Herrscher, escritor, catedrático y periodista argentino).

Y, efectivamente, así es. Ilustres maestros de la crónica actual, como Martín Caparrós, Juan Villoro y hasta los míticos Gabriel García Márquez y Elena Poniatowska, no sólo no estudiaron periodismo, sino otras carreras; en algunos casos, no terminaron ninguna. 

Muchas de las principales lecciones para ser un buen periodista se pueden -y algunas, como la humildad y la empatía, se deben- aprender en la vida real, en la calle e incluso llevando a cabo activismo social y político, como fue el caso de Ricardo Flores Magón, ilustre héroe precursor de la Revolución Mexicana y fundador del periódico “Regeneración”. Casos más recientes de respetados y reconocidos periodistas incluyen a Julio Hernández López, creador de la columna “Astillero”, que desde hace años se publica en “La Jornada”.

Por supuesto que aquí no se trata de desestimar los méritos de aquéllos que han decidido ingresar a una escuela de periodismo. Nada de eso. Sin embargo, la historia muestra casos que prueban, sin lugar a dudas, que hay aptitudes y talentos que no se adquieren en la academia sino que son innatos. Cito aquí tres casos relevantes: Leonardo Da Vinci, quien no asistió a ninguna universidad o escuela de medicina, música, arquitectura, física, artes plásticas, etc., y ha sido el ser humano más sorprendente en los anales humanos; otro caso extraordinario es el de Wolfang Amadeus Mozart, genio universal de la música quien recibió instrucción académica por parte de su padre. El otro es el de Abraham Lincoln, quien por falta de recursos, también estudió en casa.

En el ámbito de la comunicación ocurre algo similar. Los buenos comunicadores lo son en gran parte, porque poseen una facilidad innata para ello. Es decir, como se ha revelado por expertos en el tema, el manejo del lenguaje depende de la dominancia del hemisferio cerebral izquierdo que es donde reside tanto el Cerebro de Broca* como el de Wernicke*, que son las áreas de nuestra corteza cerebral encargadas del lenguaje.  Por lo tanto, no sólo se requiere de una facultad natural para comunicar con claridad, concisión y lógica cualquier información o acontecimiento relevante, sino de un profundo interés para hacerse de una amplia cultura general y un suficiente conocimiento del idioma, acompañados por la habilidad para indagar y analizar y la inclinación para compartir con los demás los temas importantes para la sociedad. Esto es lo que hacen los autodidactas del periodismo, en quienes además se reconoce el mérito de especializarse por sí mismos, sin recurrir a tutores o profesores. Podría decirse que en el auténtico autodidacta se percibe un verdadero compromiso, no sólo hacia sí mismo sino hacia las audiencias, pues ejerce su actividad sin esperar un sueldo o remuneración monetaria.

Por supuesto que lo anterior no quiere decir que no existan periodistas comprometidos con su profesión, reitero. Tampoco implica que todos los Youtubers y comunicadores alternativos posean las características necesarias para llevar a cabo su labor con ética, precisión y profesionalismo. Y aquí es necesario aclarar que cuando se habla de “profesionalismo”, no significa que el que lo ejerce deba vivir de esta ocupación, sino que lo lleva a cabo por un sentido de compromiso hacia los demás; es decir, una forma de contribuir a los esfuerzos que en otros ámbitos miles de ciudadanos realizan para construir un mejor país.

En conclusión, es indiscutible que la revolución de las audiencias que, entre otros corolarios positivos, produjo una revolución ciudadana expresada en las urnas el pasado 1 de julio de 2018, se ha reflejado en el surgimiento de los comunicadores alternativos y los “Youtubers” quienes utilizando las “benditas redes sociales”, les guste o no a los “profesionales” del periodismo, han echado atrás mitos, distorsiones, infundios y campañas mediáticas mentirosas difundidas por las empresas convencionales y oficiosas, en obediencia de los intereses de aquéllos que durante más de tres décadas se han opuesto a la búsqueda y logro de una auténtica democracia.

* Paul Pierre Broca fue un médico, anatomista y antropólogo francés. Identificó el área del cerebro humano que controla las funciones del lenguaje.

** Carl Wernicke fue un neurólogo y psiquiatra alemán conocido por sus estudios sobre la afasia.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

Director de Cefereso de Michoacán tortura, amenaza y viola derechos humanos, denuncian internos

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

El director del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 17 de Michoacán, Julio César Pérez Álvarez, ha incurrido en constantes violaciones de derechos humanos hacia los presos del penal como la ausencia del servicio de agua potable, así como constantes torturas y amenazas sin haber sido sancionado por las autoridades federales.

Por medio de una misiva, George Khoury Layón, interno del penal federal acusado  falsamente del delito de homicidio calificado por Isabel Miranda de Wallace, denunció que el directivo ordenó que le arrojaran gas lacrimógeno, además de que ha incurrido en malos tratos y golpes constantes hacia su persona, así como enviarle un perro para quitarles sus tenis ortopédicos.

Por ello, pidió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que ordene a los comisionados federales que atiendan las irregularidades cometidas por Pérez Álvarez, ya que, enfatizó, existen 273 amparos en contra del director por la falta de agua potable, falta de atención médica, amenazas y torturas contra los internos.

De acuerdo con el reo, los amparos se encuentran radicados en los juzgados Quinto y Octavo de Uruapan, Michoacán, sin embargo, hasta el momento no han obtenido una respuesta satisfactoria y el director lo ha amenazado con negarle el suministro de sus medicamentos contra la lumbalgia que padece, así como retirarle los tenis ortopédicos que requiere para su postura en caso de no desistir de sus denuncias públicas.

Agregó que Julio César Pérez ha alegado que cuenta con el respaldo institucional, pues su familiares trabajan en la Federación y él es uno de los ex colaboradores de Genaro García Luna, ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP) durante el gobierno de Felipe Calderón y preso en Estados Unidos por sus presuntos nexos con el Cártel de Sinaloa.

Asimismo, expresó que pueden contar con hasta 200 firmas de los presos que están en contra de las funciones de Pérez Álvarez, por lo que demandaron la intervención del presidente de México para que se frenen los abusos cometidos contra los internos del Cefereso de Michoacán.

 

 

Continue Reading

Arteleaks

Sara Sefchovich, ¿absurdo nivel Dios?

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

En rigor, ¿realmente alguien en su sano juicio se plantearía como un instrumento contundente para combatir o eliminar el flagelo del crimen organizado en su modalidad de narcotráfico el hecho de solicitar apoyo educacional o moral a las madres de los delincuentes? ¿Las progenitoras regañando a sus vástagos para que dejen el mal y se conviertan al bien?

La connotada escritora y periodista Elena Poniatowska en entrevista con Sara Sefchovich (1949), quien se ostenta como socióloga, escritora, historiadora, catedrática, investigadora, traductora, comentarista y conferencista,  y que además es autora de más de una docena de libros y diversos artículos en periódicos y revistas, toman como hilo conductor de la misma el leitmotiv de la última novela de Sefchovich, Demasiado odio: la importancia de las madres en su papel de correctoras de sus hijos delincuentes. No por nada el título de la conversación se llama “Sin la complicidad de las madres el narco bajaría” (La Jornada, 10/01/21). Y como aquí no se comenta la novela desde el punto de vista estético-literario, sino sobre el asunto central, quien esto escribe realizará lo propio.

Como bien se observa, estamos frente a dos intelectuales de nivel que deben de dominar el tema en cuestión. Y aquí nos dice la entrevistada los orígenes de su proposición:

“Publiqué una novela: Atrévete, propuesta hereje contra la violencia en México (2014), que se presentó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En ese libro yo hacía una propuesta a las madres de familia de bajarle la violencia en México diciéndole a sus hijos que si querían robar, robaran, pero no violaran, no mataran, no maltrataran (sic). Para escribirlo, viajé por todo México, me reuní con grupos de madres a quienes preguntaba cómo veían esta situación y pedirles que ayudaran; que su trabajo como madres era impedir que sus hijos entraran al mundo del narcotráfico. Para mi sorpresa, en todos los grupos con los que me reuní durante casi dos años encontré que las madres no estaban dispuestas a sacrificar los beneficios que reciben de la delincuencia aun a costa de que pueden encarcelar y hasta matar a sus hijos”. Y cabe añadir, por cierto, que esta situación no es el gran descubrimiento de Sefchovich, pues ya era conocido.

Y al percatarse que su exhorto caía en el vacío por parte de las jefas de familia, indica lo siguiente: “Incluso se lo escribí al presidente (Andrés Manuel) López Obrador. Él mismo pidió ayuda a las madres de familia y recuerdo que le dije: ‘Nos equivocamos, señor presidente, las madres no están dispuestas a ayudar’.” Y en efecto, es de todos conocido que el presidente de México hizo este llamado públicamente en más de una ocasión.

Por supuesto que es un fenómeno demostrado que ciertas familias han incursionado en el narcomenudeo. E incluso a un grado mayor. Recordemos a Delia Patricia Bustos Buendía, quien no sólo recibía de sus hijas y yernos enormes cantidades de dinero y enseres, sino que era ella misma quien lidereaba a la organización criminal que se denominó el Cártel de Neza, siendo ella la temible Ma Baker. Extendió su poder en buena parte del valle de México, a sangre y fuego. Puso en jaque a la extinta Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS), asesinando ministerios públicos federales e incluso a un alto funcionario de dicha dependencia, fiscalía perteneciente a la antigua Procuraduría General de la República (José Antonio Caporal, El cártel de Neza, 2012).

Evidentemente nos encontramos con un problema de orden multifactorial. Y todo indica, al parecer, que nuestra socióloga realizó su investigación de esa manera: vivió en Michoacán, Reynosa y en zonas de migrantes, donde abordaría “el deterioro del medio ambiente, el descuido, la ignorancia, la indiferencia, la corrupción… (Y) lo mismo me sucedió en otros países. Recorrí siete ciudades del mundo para hacer un paralelismo entre el narcotráfico y el terrorismo y también me encontré con madres de familia que solapan a sus hijos”. Y no obstante su amplio y diverso estudio llegó a la misma conclusión.

Inmutable, tropezándose una y otra vez con la complicidad materna, reitera: “Yo pensaba que las madres podían ayudar a que sus hijos aprendieran a vivir de otra manera, pero después de escribir adquirí la certeza de que no quieren cambiar… Ese es mi tema: la complicidad de las madres y la de los familiares. Estoy convencida que sin ella bajaría el narcotráfico y el terrorismo”.

No obstante, al final Sefchovich apunta sobre el origen de todo ello: “Las carencias rigen nuestro funcionamiento social. Cuando una familia descubre que puede vivir mejor, es lógico que acepte dádivas. No sólo en México, en todos los países hay narco”. Pero bajo la lógica simplista de la pobreza significaría que miles de mexicanos en situación de miseria todos serían narcomenudistas. Y esto no es así.

 Resulta francamente impensable que una académica como Sefchovich reduzca de manera absurda el grave asunto del narcotráfico a la complicidad de madres e hijos viviendo en la pobreza. Y que Poniatowska no la haya cuestionado en su enfoque al entrevistarla. Lamentablemente ya no hablamos de un binomio, como nos quiere indicar nuestra socióloga, sino de una unidad. Existen familias enteras que participan en el narcomenudeo, desde el abuelo hasta los nietos. Basta revisar la nota roja de cualquier periódico para comprobarlo.

 Por lo tanto, ningún llamado a la congruencia moral dirigido a las madres o familiares del narcomenudista va a funcionar de manera alguna. Existe tal descomposición social que hasta suben fotografías en redes sociales luciendo armas y dinero como parte de su inserción a un grupo criminal. No, en lo absoluto es una solución.

Continue Reading

Mundo

OMS estima que vacunación contra Covid-19 se concentra sólo en 10 países

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 95 por ciento de las vacunas aplicadas en el mundo se concentran sólo en 10 países, los cuales en su mayoría se ubican en Europa.

El organismo internacional lamentó que existe poca solidaridad de las naciones más ricas para permitir que los demás países también puedan aplicar de forma eficiente los programas de vacunación en sus respectivas poblaciones.

Los países con más vacunas aplicadas son Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá, por lo que la OMS pidió mayor solidaridad para que se apliquen a otras naciones que no cuentan con la misma riqueza.

Asimismo, enfatizó que en más de un mes se han vacunado a 28 millones de personas en el mundo, distribuidas en apenas 46 países, pero también advirtió que la nueva cepa viral localizada por primera vez en Reino Unido también se propagó por 25 naciones.

Sin embargo, la OMS es optimista con el comportamiento de la pandemia y aunque reconoció que durante este año continuará con presencia en el mundo, será más controlable, debido a la aplicación de la vacuna en la mayor parte del planeta.

México se ubica en el lugar 13 de los países con más vacunas aplicadas en el mundo, aunque muy rezagado con respecto a Estados Unidos que ha vacunado a más de 3 millones de personas en el último mes.

Continue Reading

Trending