Connect with us

Estados Unidos

EEUU y Afganisthán, un pacto que no cambiará nada

El pacto se presenta como el medio para que Afaganistán ascienda a democracia y EEUU pueda terminar su guerra. Un análisis de Gareth Porter.

Published

on

Gareth Porter

Análisis

WASHINGTON, DC, (IPS).-  Los acuerdos firmados entre Washington y Kabul se presentan como el medio para que el pueblo de Afganistán se haga cargo de su propio destino y Estados Unidos ponga fin a la guerra que inició contra ese país hace casi 11 años. Pero una lectura más minuciosa sugiere lo contrario.

Los dos gobiernos firmaron una Asociación Estratégica Duradera con Afganistán y varios memorandos de entendimiento. Pero el único acuerdo sustancial alcanzado, y bien oculto entre esos documentos, es el que autoriza a las Fuerzas de Operaciones Especiales (SOF) de Estados Unidos a seguir efectuando redadas nocturnas contra domicilios particulares en territorio afgano, odiadas por la población de zonas pashtunes.

La presentación del acuerdo se hizo en un viaje sorpresa del presidente estadounidense Barack Obama a Afganistán, con un discurso en horario central de la televisión y varias conferencias de prensa que le facilitan presentarse en la reñida contienda electoral de su país como el mandatario que puso fin a una muy impopular guerra.

También el mandatario de Afganistán, Hamid Karzai, puede sostener que logró poner bajo control las redadas nocturnas de las SOF, además de conseguir un compromiso estadounidense de apoyo económico por 10 años.

Pero el texto real del acuerdo y del memorando de entendimiento sobre las batidas nocturnas –incluido en el pacto mediante una referencia– no ponen fin a la guerra en Afganistán, ni dan a Karzai el control sobre esas acciones.

La noticia real es que el gobierno de Obama consiguió disimular estos hechos. Las decisiones de Obama sobre la cantidad de efectivos estadounidenses que permanecerán en Afganistán en 2014 y más allá y sobre la misión que tendrán, solo se tomarán en un Acuerdo Bilateral de Seguridad que todavía no se ha negociado.

Aunque los altos funcionarios no brindan datos específicos sobre esas negociaciones a los medios de comunicación, la Asociación Estratégica señala que se procederá a la firma del documento «con el objetivo de concluirlo en el plazo de un año».

Eso significa que Obama no tiene que tomar ninguna decisión sobre despliegue de tropas en Afganistán antes de las elecciones presidenciales de este año, lo que le permite enfatizar en la retirada de suelo afgano y eludir la cuestión de un compromiso militar a largo plazo.

Según el texto, el Acuerdo Bilateral de Seguridad sustituirá al «Estatuto de Fuerzas», firmado en 2003 con Afganistán y que confería inmunidad judicial a los soldados estadounidenses y no imponía limitaciones en cuanto a su despliegue y operaciones en territorio de ese país de Asia central.

El mes pasado, Estados Unidos se vio obligado a firmar el memorando de entendimiento sobre operaciones nocturnas a raíz de las reiteradas amenazas de Karzai de no suscribir la Asociación Estratégica a menos que Obama le diera el control sobre las redadas de viviendas particulares.

La insistencia de Karzai de poner fin a esos ataques nocturnos unilaterales y a la detención de afganos, retrasó varios meses el acuerdo de Asociación Estratégica.

Pero Karzai se puso así en conflicto directo con los intereses de uno de los elementos más influyentes de las Fuerzas Armadas estadounidenses: las SOF.

Tanto bajo el mando de los generales Stanley A. McChrystal como de David Petraeus, la estrategia bélica de Estados Unidos en Afganistán pasó a depender de la supuesta efectividad de las redadas nocturnas de unidades de las SOF para debilitar al movimiento extremista Talibán.

Los oficiales del Comando Central de Estados Unidos (Centcom) se negaron a detener estas operaciones y a ceder al gobierno afgano el control de las mismas, como informó IPS en febrero.

Ambas partes intentaron durante semanas redactar un acuerdo del que Karzai pudiera decir que cumplía con su demanda, pero que en realidad cambiaría muy poco.

Al final, Karzai tuvo que ceder. Y lo que se hizo para disimularlo lleva a un nuevo grado de ingenio el engaño sobre el verdadero sentido de un acuerdo internacional sobre operaciones militares de Estados Unidos.

El memorando de entendimiento fue reportado por las cadenas de noticias como un cambio radical de la conducción de las operaciones militares. Pero una lectura minuciosa del texto revela que prácticamente no habrá alteración del statu quo.

El acuerdo fue negociado entre el comando militar estadounidense instalado en Kabul y el Ministerio de Defensa afgano. Abogados de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos incluyeron una disposición clave que modifica sustancialmente el significado del resto del documento.

En el primer párrafo, sobre la definición de los términos, el memorando plantea que las operaciones especiales son aquellas «aprobadas por el Grupo Afgano de Coordinación de Operaciones y efectuadas por las fuerzas afganas con apoyo de tropas estadounidenses de acuerdo con las leyes afganas».

Esa frase, cuidadosamente redactada, significa que las únicas redadas nocturnas comprendidas por el memorando son aquellas que el comandante de las SOF decida realizar con previa consulta al gobierno afgano. Por lo tanto, las efectuadas sin consultar a las autoridades afganas quedan fuera del acuerdo.

La cobertura que los principales medios periodísticos sobre el memorando, indicando que la participación de unidades de las SOF dependería del gobierno afgano, simplemente ignoró esa disposición.

Pero el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby, dijo el 9 de abril a periodistas que Karzai no tendría poder de veto sobre las redadas nocturnas. «No se trata de que Estados Unidos esté cediendo la responsabilidad a los afganos», declaró.

Kirby no comentó si esas unidades de las SOF que operan en forma independiente se verían afectadas por el memorando, confirmando de manera implícita que no lo harán.

El portavoz del Pentágono explicó que el acuerdo «codifica» lo que se viene haciendo desde diciembre de 2011: las fuerzas afganas especiales dirigen la mayor parte de las operaciones nocturnas, es decir son las que ingresan a los hogares y recintos de las familias de ese país.

Sin embargo, las fuerzas estadounidenses siguen capturando o matando afganos en esos operativos.

El conflicto entre la realidad de lo acordado y lo expuesto por el gobierno de Estados Unidos recuerda las declaraciones de Obama de 2009 y 2010 sobre el retiro de Iraq y el fin de la guerra en ese país, cuando las unidades de combate permanecieron activas mucho después del 1 de Septiembre de 2010, fecha límite que el mandatario había fijado para el repliegue.

Pasado ese plazo, en 2010 y 2011 murieron 58 militares estadounidenses en Iraq.

Pero hay una diferencia fundamental entre los dos casos de manipulación de la información que llega al público.

El acuerdo de retiro de Iraq de 2008 volvió políticamente difícil, si no imposible, que el gobierno iraquí pudiera mantener soldados estadounidenses en su territorio luego de 2011. En el caso de Afganistán, los acuerdos ahora firmados no imponen ninguna restricción a los militares estadounidenses.

Y aunque Obama promueve su política de terminar la guerra, sus Fuerzas Armadas y el Pentágono han dicho públicamente que esperan mantener miles de efectivos de las SOF en suelo afgano hasta mucho después de 2014.

El presidente esperaba conseguir que los jefes del Talibán aceptaran iniciar negociaciones de paz, lo que hubiera hecho más fácil vender la idea del repliegue, mientras sigue la guerra. Pero el movimiento islamista no cooperó.

En su discurso en Kabul, Obama no podía amenazar a los talibanes con la continuación de la cacería nocturna casa por casa si no aceptaban negociar la paz con Karzai. Eso hubiera revelado lo que en realidad negociaron los dos países.

Pero Obama debe suponer que el Talibán entiende lo que el público estadounidense no: las redadas nocturnas van a seguir más allá de 2014, no importa cuánta resistencia se presente a las odiadas tropas estadounidenses.

* Gareth Porter es historiador y periodista de investigación especializado en seguridad nacional de Estados Unidos. Su último libro, «Perils of Dominance: Imbalance of Power and the Road to War in Vietnam» (Peligros del dominio: Desequilibrio de poder y el camino hacia la guerra en Vietnam), fue editado en 2006.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estados Unidos

Albert Woodfox, el Black Panther que pasó 4 décadas en aislamiento por falsa acusación, muere de Covid

Published

on

By

 

Albert Woodfox, miembro de las Panteras Negras (Black Panthers), quien pasó 44 años aislado en prisión, falleció por complicaciones con el coronavirus, a la edad de 75 años, según lo manifestado por su familia.

En 1965, fue encarcelado en la Penitenciaría del Estado de Louisiana por cargos de robo a mano armada. Sin embargo, Woodfox y el difunto Herman Wallace fueron condenados en 1972 por el asesinato de Brent Miller, un oficial penitenciario, aunque ambos convictos siempre se declararon inocentes.

Albert Woodfox sería el confinamiento solitario más largo en la historia penitenciaria de los Estados Unidos.

La prisión se encuentra en una antigua plantación conocida como Angola, y Woodfox, Wallace y otro recluso, Robert King, se hicieron conocidos como «Los 3 de Angola» por la inmensa duración de su confinamiento solitario.

Amnistía Internacional y otros grupos de defensa creían que los tres de Angola eran objeto de malos tratos debido a los esfuerzos del Partido Pantera Negra dentro de la prisión.

En el caso de Woodfox, su celda era de 6 X 9 pies en donde pasaba 23 horas al día, soportando la claustrofobia, gaseamiento, palizas y otras formas de tortura.

«El gas era una forma estándar de armas que usaba la gente de seguridad. Entonces, cada vez que cuestionas el trato inhumano o la conducta inconstitucional, te gasean«, dijo en una entrevista en 2019.

El ex Black Panther y preso político ganó su libertad el 19 de febrero de 2016, después de sobrevivir casi cuatro décadas en aislamiento sentenciado por el asesinato injusto de un guardia de la prisión.

Los Black Panthers Herman Wallace y Robert King, quienes estaban encarcelados, también fueron acusados falsamente de asesinatos en prisión.

Albert Woodfox en su primera entrevista televisiva en vivo, ya en libertad, dijo “solo estoy tratando de aprender a ser libre, porque he estado encerrado tanto tiempo dentro de una prisión”.

Woodfox pasó a escribir sus memorias «Solitario», y continuó luchando por la reforma penitenciaria después de su liberación.

 

Con información de Democracy Now.

Continue Reading

Estados Unidos

El Departamento de Justicia de EEUU acusa a policías y expolicías de Louisville por la muerte de Breonna Taylor

Published

on

By

 

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado cargos penales federales contra cuatro policías y expolicías de la ciudad de Louisville por el papel que desempeñaron en el tiroteo que terminó con la vida de Breonna Taylor en 2020. La muerte de Taylor a manos de la policía desató protestas en Estados Unidos y en diversas partes del mundo bajo el lema “Black lives matter”.

El ex detective de la Policía Metropolitana de Louisville, Joshua Jaynes, fue puesto bajo custodia del FBI el jueves por la mañana acusado de obstrucción de la justicia y de violación de los derechos civiles. También fueron imputados el sargento de policía de Louisville Kyle Meany, la oficial Kelly Hanna Goodlett y el ex detective de la policía de Louisville Brett Hankison.

De acuerdo con la fiscal general adjunta de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia de Estados Unidos, Kristen Clarke, se fabricaron pruebas como la declaración jurada falsa.

La Fiscal general adjunta Kristen Clarke dijo que “La mañana del 13 de marzo de 2020, Breonna Taylor debería haberse despertado en su casa como de costumbre. Pero, trágicamente, no fue así. Ella solo tenía 26 años. Como acaba de decir el fiscal general Garland, las acusaciones de hoy sostienen que el detective de la policía de Louisville Joshua Jaynes y el sargento Kyle Meany redactaron y aprobaron una declaración jurada que ellos sabían que era falsa para así respaldar una orden de allanamiento de la casa de Breonna Taylor. Esa declaración jurada falsa puso en marcha los eventos que llevaron a la muerte de Taylor”.

Fuente: democracynow.org

Continue Reading

Asia

Estados Unidos “no abandonará a Taiwán”, promete Nancy Pelosi a la presidenta Tsai Ing-wen

Published

on

By

El viaje de Pelosi, la miembro de mayor rango del Congreso de EEUU que visita la isla desde 1997, ha elevado la tensión con China, que lo ha calificado de “traición deplorable”

Agencia EFE

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, se ha reunido con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, y ha proclamado que Estados Unidos “no abandonará” a la isla, que ha descrito como un “ejemplo” para el mundo.

Su avión ha despegado a las 18.01 hora local (10.01 GMT) del aeropuerto Songshan de Taipéi, después de una visita que ha elevado la tensión entre Estados Unidos y China, que cree que la visita “socava gravemente la paz y la estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán” y que reclama la unificación con este territorio.

Condecoración

Pelosi, que ha pasado menos de 24 horas en la isla tras aterrizar la noche del martes en una visita no anunciada oficialmente, ha visitado esta mañana el Parlamento taiwanés y posteriormente se reunió con la presidenta taiwanesa.

La congresista demócrata ha asegurado que la “solidaridad estadounidense con Taiwán es crucial” y que la determinación de su país por “proteger la democracia taiwanesa y en el resto del mundo” permanece “inalterada”.

Por su parte, la presidenta taiwanesa, que condecoró a Pelosi con la Orden de las Nubes Propicias por su “apoyo” al territorio, ha defendido que Taiwán y Estados Unidos “continúen su apoyo mutuo” para hacer que “la democracia brille de nuevo”, a la vez que agradeció a Pelosi sus “acciones concretas de apoyo a Taiwán en un momento crítico”. Tsai ha subrayado el compromiso de Taiwán con “mantener la paz y la seguridad en el Estrecho de Taiwán” y ha declarado que su Administración convertirá a la isla en “una fuerza estabilizadora clave” a la hora de “garantizar el desarrollo estable del comercio global y de las cadenas de suministro”.

Por la tarde, Pelosi se ha reunido en la capital taiwanesa con activistas por los derechos humanos entre los que se encontraba Wuer Kaixi, uno de los líderes del movimiento estudiantil que protagonizó las protestas en la plaza pequinesa de Tiananmen, reprimidas por China en 1989.

Antes de montar en el avión y continuar su gira por Asia con paradas en Corea del Sur y Japón, la política ha aseverado en su cuenta de Twitter: “Que nadie se equivoque. El compromiso de Estados Unidos con el pueblo de Taiwán permanecerá inalterable ahora y en las próximas décadas”.

Pekín habla de “deplorable traición”

En las últimas horas, Pekín ha respondido al viaje, que ha calificado de “deplorable traición” y “farsa”, con un despliegue militar en el Estrecho de Taiwán y con sanciones a las importaciones procedentes de la isla.

La portavoz de la Cancillería china Hua Chunying ha dicho, en referencia a la llegada de Pelosi, que las medidas de China serán “las que tengan que ser” y tendrán una naturaleza “contundente y efectiva”, según los medios del país.

Hua ha criticado a Pelosi por, dice, “provocaciones” previas “que acabaron suponiendo vergüenza” para Estados Unidos. Este martes, había declarado que es “difícil imaginar una acción más temeraria y provocadora” que la visita de Pelosi y avisó de la posibilidad de “consecuencias desastrosas si Estados Unidos se equivoca en su juicio”.

Se trata de la primera visita de un presidente de la Cámara de Representantes de EEUU a Taiwán desde 1997, cuando el republicano Newt Gingrich visitó el territorio. También es la visita de mayor nivel por parte de un representante estadounidense desde esa fecha, si bien varias delegaciones de congresistas han pasado por allí en los últimos meses.

Taiwán, con quien EEUU no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y EEUU. El Acta de Relaciones de Taiwán de 1979 no garantiza que Estados Unidos vaya a intervenir militarmente si China atacase la isla, pero tampoco lo descarta.

China reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

Información: eldiario.es

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: