Connect with us

Estados Unidos

Donald Trump sí puede ser destituido como presidente de EEUU

Cada vez más voces gubernamentales y ciudadanas se levantan contra Donald Trump para pedir su destitución por su incapacidad para gobernar

Avatar

Published

on

Donald Trump. Foto: Today Extra News

Donald Trump puede ser destituido como presidente de los Estados Unidos, asegura la periodista Guadalupe Lizárraga, directora de Los Ángeles Press

* El 20 de febrero cumple un mes Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y ya se estudia con seriedad un juicio político por su evidente incapacidad mental para gobernar la nación más poderosa del mundo.

Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez

En un hecho histórico y sin precedentes en los Estados Unidos: se han levantado diversas voces del pueblo estadounidense que reclaman la destitución de Donald Trump del cargo de presidente cuando todavía no cumple un mes en el mandato; es un mensaje de lo que la ciudadanía debería hacer en México porque su enemigo principal no está afuera, está en casa y se llama Enrique Peña Nieto, confirmó la periodista Guadalupe Lizárraga, fundadora y directora general del medio digital californiano Los Ángeles Press.

La periodista Guadalupe Lizárraga en entrevista en Culiacán, Sinaloa. Foto: Miguel Alonso Rivera.

La galardonada escritora y periodista independiente, reconocida como líder digital en español en los Estados Unidos por la organización no gubernamental de apoyo a periodistas  “International Center for Journalists” (Centro Internacional de Periodistas) con sede en Washington, DC., aseguró en entrevista exclusiva que se está estudiando con seriedad la posibilidad de separar del cargo de presidente de los Estados Unidos a Donald Trump, planteamiento posible a través de un juicio político denominado en inglés “impeachment”.

Se trata de una figura del derecho anglosajón (específica de Estados Unidos y Gran Bretaña) para realizar un proceso de destitución a un alto cargo público como el de la presidencia. La posibilidad de “impeachment” al presidente Donald Trump (Partido Republicano) está consagrada en la Constitución de Estados Unidos desde su aprobación en 1789 y este caso específico no tiene precedentes porque jamás se había dado en circunstancias similares, a menos de un mes de mandato (asumió el cargo el 20 de enero de 2017), por su evidente falta de capacidad para gobernar y su constante violación a diversas normas legales. Estas circunstancias hacen de tal hecho un caso único e histórico.

El artículo primero de la Constitución de Estados Unidos establece que los altos funcionarios pueden ser procesados por mandato de la Cámara de Representantes. Una vez aprobado el proceso, el Senado se encarga de realizar el juicio cuya sentencia requiere de las dos terceras partes de los votos de los senadores. La condena consiste en la destitución del acusado y su inhabilitación para desempeñar otros cargos públicos de manera inapelable.

En Estados Unidos, en el ámbito federal, solamente han tenido lugar 14 procesos de destitución en toda su historia, de los cuales 4 acabaron con sentencia condenatoria. Sin embargo, únicamente dos presidentes han enfrentado este procedimiento: Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1998-1999), ambos procesos fueron aprobados por la Cámara de Representantes y absueltos por el Senado.

El caso Johnson (Partido Demócrata) sucedió al concluir la Guerra Civil cuando el presidente destituyó, sin tomar en cuenta a las cámaras legislativas –lo cual impedía la ley-,   a su secretario de Guerra.

El caso Clinton (Partido Demócrata) fue debido a la investigación de un fiscal sobre una operación inmobiliaria del matrimonio Clinton y se fue por el célebre análisis de la conducta sexual del presidente recordado como el “escándalo Lewinsky”.

El expresidente Bill Clinton y la becaria Mónica Lewinsky hace veinte años. Foto: Twitter

La Cámara de Representantes aprobó el “impeachment” de Richard Nixon (Partido Republicano) por el escándalo derivado del espionaje telefónico en el Hotel Watergate, sede del rival Partido Demócrata, en la década de 1970 pero interrumpió el proceso al renunciar el acusado al cargo de presidente en 1974.

El lunes 13 de febrero, Michael Flynn renunció al cargo de asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump (Partido Republicano). Lo anterior, porque los servicios de inteligencia de Estados Unidos descubrieron, a través de registros telefónicos e intercepción de llamadas, que personas vinculadas a Donald Trump mantuvieron contacto con funcionarios de inteligencia rusos durante la campaña. Además descubrieron evidencia de que Rusia intervino “hackeando” al Comité Nacional Demócrata. Algo parecido al caso de Richard Nixon, pero que suena más perverso y con olor a traición por el “factor Putin”. ¿Un nuevo “Watergate”?

 

Niño mexicano en el centro de detención migratoria de Brownsville, Texas. Foto: Eduardo Pérez/Newscom

Violación a la Primera Enmienda 

 “Los latinoamericanos que radicamos en Estados Unidos vemos una situación complicada para Donald Trump porque en la primera semana de su gobierno generó muchas situaciones que hubieran sido de alarma para otras administraciones”, dijo la periodista especialista en temas de corrupción y derechos humanos.

Mencionó como ejemplo la salida no planificada del presidente Donald Trump de la Casa Blanca con su hija Ivanka, sus mensajes amenazantes hacia México y sus comentarios misóginos, racistas y discriminatorios. “Todo eso ha generado inquietud y temor”, dijo.

Expuso que en el interior de los Estados Unidos se observa a Donald Trump como un presidente que quizás no termine su periodo porque está violentando los principios básicos de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que ampara la libertad de culto, garantiza la libre expresión de las ideas, la libertad de prensa y el derecho de reunión pacífica.

 “No solamente es el “establishment”, la élite del poder, sino que la voz del pueblo norteamericano se está alzando fuerte contra Trump. Comunidades estadounidenses de diversas descendencias están reclamando se respeten los derechos básicos de la primera enmienda pues Trump está enviando mensajes de que deben suspenderse o regularse”, precisó.

La periodista reconoció que no conoce información que relacione a Donald Trump con el Ku Klux Klan, organización racista y terrorista de la extrema derecha estadounidense, sin embargo recordó que Jeff Sessions, recién nombrado fiscal general de Estados Unidos, decía en los años ochenta que “era más grave fumar marihuana que pertenecer al Ku Klux Klan”.

“Comentarios de esa naturaleza que favorecen la discriminación desde el poder lastima a Estados Unidos, un país donde los crímenes de odio no son cosa del pasado, son muy presentes”, aseveró.

En otro orden de ideas, Guadalupe Lizárraga destacó que otro revés para Donald Trump es que en Estados Unidos se mantiene el estado de Derecho y la separación de poderes, algo que en México no se ha podido hacer.

“Recientemente (el juez federal de apelaciones Neil Gorsuch), nominado por Trump a la Suprema Corte, reaccionó poniéndole un alto precisando que se sentía desmoralizado y no será gobernado por Trump sino que mantendrá su autonomía respecto al ejecutivo. Incluso, los republicanos lo están evaluando”, dijo.

Precisamente, el 9 de febrero, la Corte de Apelaciones de Estados Unidos de manera unánime dio la primera bofetada a Donald Trump que trata de implantar el veto migratorio.

Abdalá Bucaram fue destituido en febrero de 1997 por el Congreso como presidente de Ecuador por “incapacidad mental para gobernar”. Sin embargo, en el caso Trump –aclara Guadalupe Lizárraga- no es solamente porque se le considera mentalmente incapaz para gobernar a la nación más poderosa del mundo sino porque ha violentado la constitución estadounidense y preserva el interés por sus negocios particulares por encima de los intereses colectivos de los Estados Unidos.

“El marco legal está orientado a preservar el interés público de toda la nación pero Trump ha violado diversas normas jurídicas (Emolumnts Clause) porque únicamente observa su interés particular o el interés de sus negocios -como el de su propia hija- por encima de los intereses colectivos”, explicó.

Lo anterior en referencia a la defensa que hizo Trump de los intereses económicos de su hija Ivanka, dueña de una empresa de modas que fue sacada del catálogo de Nordstrom Inc., una cadena de tiendas lujosas departamentales en los Estados Unidos.

 “La necesidad de su destitución legal se fortalece –puntualizó- porque resulta evidente que Trump no es apto para gobernar. No sé si vaya a tener éxito pero se está estudiando esta posibilidad con seriedad desde diferentes instancias gubernamentales y ciudadanas. Es un hecho histórico que no se había visto en la historia de los presidentes de los Estados Unidos por el poco tiempo que lleva en el poder”.

 

El daño al sistema financiera de Estados Unidos

Texas tiene el 67 por ciento del total de la frontera del lado americano y la mayoría de los texanos no están de acuerdo con el Muro que pretende construir Trump porque una parte importante de la economía vive del comercio fronterizo que ya ha sido afectado en el último mes –a causa de las delirantes ideas del presidente- con una caída estrepitosa de sus ventas.

Incluso el senador de Texas, John Cornyn, político, abogado y juez, uno de los principales líderes republicanos (mismo partido de Trump) y ex Procurador General de Texas, ha levantado su voz contra el muro porque Texas igual que Arizona y California viven de los consumidores mexicanos que radican en la frontera. “Esas economías fronterizas están sostenidas por el consumo mexicano que buscan en Estados Unidos mejores precios, variedad, calidad y productos que no encuentran en México”.

John Cornyn es una de las voces que ha puesto en la palestra pública el hecho de que el muro afectará la economía de Estados Unidos.

“Los mexicanos que viven en la frontera -o que vienen del interior de la república- consumen en las ciudades fronterizas de Estados Unidos y un muro afectará a esos negocios norteamericanos. Un muro no solo está orientado a poner un alto a la migración mexicana y centroamericana sino también pone un alto a los consumidores mexicanos, clientes de Estados Unidos”, alertó Guadalupe Lizárraga.

 

Trump se burla de la discapacidad del periodista Serge Kovaleski del NYT. Foto; red

Las burlas y ofensas de Donald Trump

La prestigiada actriz estadounidense Meryl Streep criticó recientemente a Donald Trump por burlarse imitando burdamente en noviembre de 2015 a Serge F. Kovaleski, un periodista con discapacidad de The New York Times.

“En ese tipo de actitudes públicas –explicó Guadalupe Lizárraga- se basa precisamente la solicitud de destitución de Trump, porque no solamente es una burla contra un periodista con una discapacidad sino que es un atentado contra la libertad de expresión y es una discriminación. La Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos garantiza la libre expresión y la no discriminación, mientras que Trump está dando un ejemplo de todo lo contrario”.

A sus expresiones xenófobas, racistas y clasistas, otro factor de Trump es su misoginia. “Sus comentarios han generado indignación y enojo de los grupos feministas y su actitud está dando un ejemplo de lo que no debe ser un presidente. Está dividiendo al país porque es un presidente que promueve la discriminación cuando alcanzar una constitución que garantiza la no discriminación ha costado muchas vidas y es una larga historia en los Estados Unidos”, sostuvo.

Tan absurdo es el comportamiento de Trump que, a pesar de haber ganado la elección que lo convirtió en presidente, lanzó su perorata sobre un supuesto fraude electoral. Un asunto irracional debido a que la complejidad del sistema electoral de Estados Unidos lo convirtió en triunfador a pesar de que Hillary Clinton obtuvo más votos, reveló Guadalupe Lizárraga.

En este contexto, agregó, el presidente Trump podría ser destituido en el corto plazo. “El pueblo norteamericano busca que se garanticen sus derechos y garantías fundamentales”, subrayó.

La Marcha de las Mujeres contra Trump, convocada en Washington el sábado 21 de enero, se replicó en los cinco continentes y salieron a las calles dos millones 500 mil damas. Es el primer presidente en la historia de Estados Unidos que es reclamado por su discriminación.

“Es un ejemplo –dijo- para el mundo y sobre todo para los mexicanos que estamos viviendo una crisis de desgobierno muy pesada, por toda la corrupción e impunidad que vive México y por la fractura del estado de derecho”.

“Echarle la culpa a Trump de todo lo que pasa en México es una ceguera y una ausencia de inteligencia colectiva, no podemos hacer eso. Lo que pasa en México también es por sus gobernantes corruptos que están generando esta fractura del estado de derecho. Debemos aprender de los ciudadanos, de diversas descendencias, que están peleando contra los crímenes de odio, la discriminación y la corrupción”, aseveró.

“No creo en esta unidad a toda costa de la que habla una criminal de los derechos humanos como María Isabel Miranda de Wallace y los que la secundaron; no puede haber una unión para favorecer a otro criminal de derechos humanos que se llama Enrique Peña Nieto”, dijo refiriéndose a la marcha celebrada el sábado 12 de febrero en la Ciudad de México, en la que Wallace tuvo que retirarse por el rechazo de varios ciudadanos que le impidieron el paso.

“Creo que nosotros tenemos que unirnos y cerrar esta unión, saber contra qué nos vamos a unir, el enemigo está en casa, durmiendo en casa, y es el que nos está robando todos los días, desde los gasolinazos hasta despensa básica, y así recuperar la dignidad y señalar lo demás. Estamos viviendo en México una dura realidad y no podemos cerrar los ojos afirmando que el enemigo está fuera; el enemigo de afuera puede aplastarnos, porque desde adentro dejamos que nos aplasten”, concluyó.

Los periodistas Miguel Alonso Rivera y Guadalupe Lizárraga en Culiacán, Sinaloa.

 

*E-mail: correo@miguelalonsorivera.com

https://twitter.com/Miguel_A_Rivera

https://www.facebook.com/miguelalonsoriverab

Estados Unidos

Trumpismo representa miedo y segregación racial, advierte analista Danny Shaw, sobre el asalto al Capitolio

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

Tras los hechos violentos ocurridos en el interior del Capitolio de Washington el miércoles pasado por parte de seguidores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para buscar mantenerlo en la Casa Blanca, el analista político Danny Shaw aseguró que el Trumpismo representa un movimiento político de segregación racial y de miedo.

En entrevista para Los Ángeles Press, el analista de temas de América Latina de la Universidad de Nueva York (CUNY) reconoció que el Trumpismo es un movimiento político que encabeza el mandatario estadounidense saliente y que representa la segregación racial, fascismo, xenofobia y supremacía blanca.

El experto político señaló que la irrupción al Capitolio fue un hecho sin precedentes en la historia contemporánea de Estados Unidos, por lo que evidencia una ideología anti migrante de los millones de personas que lo apoyaron tanto en 2016 como en las pasadas elecciones.

De acuerdo con Shaw, podría no haber consecuencias mayores para las personas que irrumpieron la sede del Congreso de Estados Unidos, pero ahora fueron detenidas sólo 26 personas, y ejemplificó que si la movilización hubiese sido encabezada por personas afrodescendientes, latinos o de los grupos minoritarios, como los islamistas, la policía hubiera hecho una masacre.

Dijo que tras las hechos violentos de Washington, las comunidades migrantes y de otros sectores sociales manifestaron su miedo por lo que representa el Trumpismo, aunado a que se evidenció el frágil sistema democrático norteamericano que ha sido parte de la temática que ha implementado Estados Unidos para intervenir en otras naciones y continuar con el imperialismo y el neocolonialismo, que, dijo, continuará con Joe Biden o cualquier representante tanto de los demócratas como de los republicanos.

Asimismo, recordó que desde que inició la presidencia de Trump se intentó inhabilitarlo con el juicio político, pero no se logró, porque también representa a una base electoral de millones de personas que se sienten identificadas con el mensaje de miedo e ignorancia que encabeza el empresario republicano.

Además, advirtió que el mundo entero observó el espectáculo decadente que protagonizaron los seguidores de Trump en la capital de Estados Unidos, lo que puede provocar mayor animadversión tanto de los países en disputa como de sus aliados.

Continue Reading

España

Líderes de otros países reaccionan ante el asalto al Capitolio en EEUU

Avatar

Published

on

Líderes y organizaciones de todo el mundo han mostrado su asombro e indignación ante el asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, que ha concluido con cinco personas fallecidas y numerosos destrozos en la sede del Legislativo.

Desde el Gobierno español, su presidente Pedro Sánchez ha dicho seguir “con preocupación las noticias que llegan desde el Capitolio en Washington” y ha mostrado su confianza “en la fortaleza de la democracia de EE.UU”.

Sánchez también ha señalado que con la nueva Presidencia de Joe Biden, Estados Unidos “superará la etapa de crispación uniendo al pueblo estadounidense”.

Por su parte, el vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha calificado lo ocurrido en Estados Unidos propio del “modus operandi de la ultraderecha: la mentira descarada como arma política y el intento de subversión de los mecanismos institucionales cuando no le son favorables”. Así, ha reivindicado “democracia y antifascismo” ante “la violencia y sus mentiras allí y aquí”.

En un vídeo colgado en su cuenta de Twitter, el presidente francés Emmanuel Macron ha lamentado las escenas de violencia de Washington y ha expresado su confianza en  “la fuerza de la democracia de los Estados Unidos”. Macron ha querido mostrar “su amistad y fe en los Estados Unidos. Lo que ha pasado hoy en Washington no es americano”, ha concluido.

 

Desde el corazón de Europa, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha asegurado que cree “en la fuerza de las instituciones y la democracia estadounidenses” y ha añadido que espera trabajar con Joe Biden como el próximo presidente de Estados Unidos

El repudio a la violencia ha llegado también por parte de uno de los aliados de Trump, el primer ministro británico, Boris Johnson, quien ha calificado de “vergonzosas escenas” el asalto al Capitolio y ha reclamado un traspaso “pacífico y ordenado del poder” en ese país.

La conmoción ha sido el sentimiento mayoritario entre los mandatarios europeos, como ha manifestado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en su Twitter, donde ha calificado el suceso de “vergüenza democrática” y ha pedido el cese de este “ataque a las libertades”.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, se ha mostrado “entristecido” por la toma del Capitolio por parte de una turba de seguidores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y ha pedido a los líderes políticos que no insten a sus seguidores a la violencia.

Ante estos actos, Guterres ha recordado que “es importante que los líderes políticos inculquen a sus seguidores la necesidad de abstenerse de usar la violencia, así como respetar los procesos democráticos y el estado de derecho”, a través de un comunicado emitido por su portavoz, Stephane Dujarric.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha calificado las escenas de Washington de “impactantes” y ha enfatizado que “se debe respetar el resultado de esta elección democrática”.

Al otro lado del océano, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha señalado que sus compatriotas “están gravemente preocupados y entristecidos por el ataque a la democracia en Estados Unidos, el aliado más cercano y vecino. La violencia nunca triunfará al anular la voluntad del pueblo”.

Desde Venezuela, el Ejecutivo de Nicolás Maduro ha expresado su preocupación por los hechos aunque ha añadido que “con este lamentable episodio, Estados Unidos padece lo mismo que han generado en otros países con sus políticas de agresión”. Venezuela “condena la polarización política y la espiral de violencia” que, a su juicio, “no hace sino reflejar la profunda crisis por la que actualmente atraviesa el sistema político y social de Estados Unidos”.

Condena también en EEUU

En Estados Unidos, expresidentes, congresistas y otros dirigentes políticos, tanto demócratas como republicanos, han repudiado el asalto al Capitolio. Incluso, crece el movimiento para destituir a Trump a través de la 25 Enmienda que lo inhabilitaría de inmediato o someterlo a un juicio político como responsable de los disturbios.

“La Historia recordará correctamente la violencia de hoy en el Capitolio incitada por el presidente en funciones, quien ha continuado sin fundamentos la mentira sobre el resultado electoral legal, como un momento de gran deshonor y vergüenza para nuestra nación”, ha afirmado el expresidente Barack Obama apuntando a Trump.

Republicano como Trump, el expresidente George W. Bush se ha declarado “consternado por el comportamiento imprudente de algunos líderes políticos desde las elecciones y por la falta de respeto mostrado hoy por nuestras instituciones, nuestras tradiciones y nuestra aplicación de la ley”. “Es repugnante y desgarrador”, ha dicho Bush sobre la entrada de los partidarios de Trump en el Congreso.

 

Información: eitb.ues

Continue Reading

Estados Unidos

Terroristas domésticos, llama presidente electo Joe Biden a asaltantes del Capitolio en Washington

Avatar

Published

on

WASHINGTON.— Después de que cinco personas murieron y 52 fueron arrestadas en la violenta intrusión de los partidarios de Donald Trump al Capitolio en Washington, el presidente electo Joe Biden declaró que la turba enardecida que irrumpió en el Capitolio es un atentado a las instituciones democráticas, por lo que son “terroristas domésticos” y culpó de los sucesos directamente al presidente saliente Donald Trump de los hechos.

En declaraciones en Wilmington, Delaware, Biden dijo que los cientos de partidarios de Trump que invadieron el Capitolio no son manifestantes sino una “turba insurrecta, terroristas internos”. Dijo que Trump es culpable de “tratar de usar una turba para acallar las voces de casi 160 millones de estadounidenses” que votaron en noviembre.

Biden dijo que el presidente Trump “ha hecho patente su desdén por nuestra democracia, nuestra Constitución, el Estado de derecho en todo lo que ha hecho y lanzó un ”ataque frontal” a las instituciones democráticas del país, lo que desembocó en la violencia del miércoles.

La violencia sin precedentes interrumpió la sesión conjunta del Congreso convocada para certificar los votos del Colegio Electoral que le dieron la victoria a Joe Biden y Kamala Harris. 

El asalto

Después del discurso, Trump se retiró a la Casa Blanca y los manifestantes marcharon hacia el Congreso azuzados por él, donde la policía les abrió las puertas e incluso se tomaron selfies con algunos de los manifestantes. El Servicio Secreto trasladó rápidamente al vicepresidente Mike Pence a un lugar seguro, mientras los legisladores, aterrorizados, huían de los hemiciclos de la Cámara de Representantes y el Senado. las palabras del abogado de Trump, Rudy Giuliani, y de Trump fueron las siguientes:

Rudy Giuliani: “¡Hagamos un juicio por combate!”

Presidente Donald Trump: “Porque nunca recuperaremos nuestro país con debilidad. Tenemos que mostrar firmeza y ser fuertes”.

Los asaltantes del Capitolio traían zip ties (esposas de plástico) y sogas. Hubo ataques a algunos custodios al interior del Congreso y saqueo de oficinas provocando que los legisladores tuvieran que refugiarse en medio de disparos de armas de fuego y gases lacrimógenos.

Una docena de legisladores quedaron atrapados en la galería sobre la Cámara de Representantes mientras la turba intentaba abrirse paso entre las barricadas. Algunos de los legisladores se pusieron máscaras antigás de emergencia cuando el gas lacrimógeno impregnó el aire del recinto; otros usaron muebles como barricadas improvisadas para defenderse antes de que la policía del Congreso finalmente los pudiera evacuar.

Los insurrectos volcaron escritorios, arrancaron pinturas de las paredes, se tomaron fotos en las tarimas de la Cámara y el Senado y saquearon la oficina de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Cinco personas murieron en el tumulto, incluida Ashli Babbitt, una veterana de la Fuerza Aérea y seguidora del movimiento QAnon, un grupo racista pro-Trump que promueve teorías conspirativas. Babbitt murió dentro del Congreso tras recibir un disparo de la policía. El jefe de policía de Washington informó que otras tres personas murieron en “emergencias médicas separadas”, pero no proporcionó detalles, y la quinta víctima mortal fue el policía del Capitolio herido en el enfrentamiento, el oficial Brian DAsal. Sicknick.

Un escuadrón antiexplosivos encontró bombas caseras fuera de las sedes del Comité Nacional Republicano y el Comité Nacional Demócrata, y la policía confiscó un rifle y cócteles Molotov de una camioneta estacionada cerca del Congreso. Los insurrectos eran en su gran mayoría blancos y hombres. Algunos portaban banderas confederadas y mostraban símbolos neonazis y de supremacía blanca.

Más de una hora después del intento de golpe de Estado, el presidente Trump emitió una breve declaración en video en la que pedía a sus seguidores que retornaran a sus hogares y en la que terminaba diciendo: “los amo”, “son muy especiales”.

Con información de Democracy now! y AP

Continue Reading

Trending