Después de nueve años de prisión injusta, juez ordenó reponer proceso a médico cubano en Sinaloa

Por Ignacio García y Guadalupe Lizárraga 

CULIACÁN, Sinaloa.- Con pruebas fabricadas, Waldo Orlando García Ferrera, destacado médico gastroenterólogo, originario de Cuba, fue injustamente procesado y sentenciado a 37 años de prisión por el homicidio de su expareja sentimental, la maestra en danza, Margarita Naranjo de Saa, quien fue hallada sin vida el 27 de agosto de 2008. Sin embargo, el dos de agosto de 2018, en respuesta a una apelación de su defensa, se revocó la sentencia condenatoria después de nueve años de prisión, y se ordenó reponer el procedimiento de primera instancia.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa, sin realizar la investigación correspondiente, decidió responsabilizar a Waldo García del feminicidio de la artista por el supuesto móvil del robo de joyas. Fue torturado en su detención, el mismo día en que asistió al homenaje póstumo de su excónyuge en el Teatro Angela Peralta, el 28 de agosto de 2008. El médico fue interceptado por policías judiciales del grupo denominado “Águila”, quienes lo golpearon de diferentes maneras para obligarlo a firmar un documento en el que aceptaba su culpabilidad por el asesinato de su expareja sentimental.

“Impactaron mi automóvil por detrás, motivo por el cual nos detuvimos. Al momento de bajar de mi auto, llegó otro vehículo del que se bajaron unos sujetos, privándome de mi libertad. Me metieron a uno de esos autos, me cubrieron los ojos y me trasladaron al parecer a la colonia Villa Galaxia o alrededores. Allí me aplicaron toques eléctricos en genitales, me golpearon y me infringieron otros sufrimientos físicos”, narró el médico el 27 de abril de 2018, ante la Comisión estatal de Derechos Humanos, por medio de una queja formal.

El día del asesinato de Margarita Naranjo de Saa –en el peritaje inicial elaborado por la procuraduría– se identificaron algunas joyas ubicadas en la habitación. Sin embargo, cuatro días después, los peritos realizaron un cateo ilegal en el consultorio médico de García Ferrera, y afirmaron que “las joyas habían aparecido en una mochila” que era propiedad de su compañero, por lo que fue la causa aparente por lo que fue vinculado a proceso.

Los familiares de Waldo, al percatarse de su desaparición, interpusieron el amparo, por lo que fue liberado por los elementos judiciales, pero dos días después nuevamente fue detenido y acusado por el feminicidio de Margarita Naranjo.

Ante las amenazas y torturas recibidas por parte de los judiciales, Waldo decidió interponer la denuncia ante la procuraduría, por lo que fue amenazado nuevamente en su domicilio. Por ello decidió salir de México y refugiarse en los Estados Unidos. No obstante, la procuraduría sinaloense giró orden de aprehensión y fue extraditado nuevamente a Mazatlán.

Gabriel Regino, defensor legal de Waldo García, dijo que las autoridades estatales se vieron obligadas a fabricar un culpable ante la presión de la embajada cubana en México. Ello se corroboró durante el proceso penal al ponerse de relieve varias anomalías. En el primer expediente, por ejemplo, se mencionó que la víctima había fallecido por asfixia causada por una medalla que portaba y los hechos habían ocurrido cerca de 12 horas antes de su localización. Posteriormente, durante la integración del expediente en 2011, esa primera averiguación fue desaparecida y en la segunda investigación se modificó que la víctima había sido asesinada por estrangulamiento con las manos. En esta versión, los hechos habrían ocurrido hasta 17 horas antes de su hallazgo, por lo que fueron aún más visibles las irregularidades.

Errores, omisiones e intencionalidad periciales

En el dictámen del médico forense -que a petición del Juez de la causa actuó como “Tercero en Discordia”-, se concluyó que se podía determinar la causa de muerte, y que el mecanismo de muerte planteado por la entonces procuraduría era totalmente inverosímil, y especificaba que no se podía determinar la hora aproximada de la muerte, si los peritos oficiales no habían tomado las temperaturas rectales, hepáticas, y ambientales. Otra de las irregularidades mencionadas por el juez fue la falta de una hoja del dictamen forense original, la cual no fue repuesta al expediente, a pesar de que el juez la requirió al fiscal adjunto al entonces Juzgado Segundo del Ramo Penal del Distrito Judicial de Mazatlán. Una conclusión más fue la existencia de dos dictámenes oficiales diferentes, que especificaba horas de muerte distinta.

Por todas las omisiones, errores e incongruencias periciales, el inculpado presentó una demanda contra quien resultara responsable de la corrupción de la investigación, así como por desaparecer la primera hoja del dictamen forense original, y por haber presentado posteriormente un segundo dictamen forense que había sido modifcado en su contenido y firmado por los mismos médicos que actuaron como peritos oficiales. Por lo que hubo una nueva intervención de peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) que confirmaron la corrupción investigativa por parte de la procuraduría estatal.

Ignorado por instancias de derechos humanos y por el gobierno de Peña

Entre las evidencias documentales en poder de Los Ángeles Press muestran que la víctima interpuso la denuncia ante la Procuraduría de Sinaloa—ahora Fiscalía–, así como a la Comisión de Derechos Humanos de Sinaloa por la detención arbitraria y tortura sufrida en las instancias locales, pero ninguna de las quejas procedió a proteger al médico, y permanecen sin una indagatoria competente.

El 7 de octubre de 2017, sentenciado a 36 años y seis meses de prisión por el feminicidio de Margarita Naranjo, Waldo García solicitó que se revirtiera el proceso judicial irregular efectuado en su contra. Ese mismo año, la defensa legal anunció que interpondría una denuncia contra el gobierno de Sinaloa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), así como a la Oficina de Justicia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para visibilizar las situaciones que se presentaron en el estado.

Desde entonces los familiares y amigos del destacado médico cubano han intentado que el caso no quede en la impunidad, por lo que su hermana, Tania García, ha enviado cartas a las diferentes autoridades federales mexicanas, incluyendo al expresidente Enrique Peña Nieto, quien ignoró el caso. La más reciente comunicación en este sentido con el gobierno de México fue en septiembre del año pasado a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para que intervenga y se realice una indagatoria adecuada que permita que la investigación sea transparente y con ello se compruebe la inocencia de Waldo García.

Carta a la titular de Gobernación

Miami, Florida, 7 de septiembre de 2018

 LIC. OLGA MARÍA SÁNCHEZ CORDERO
SECRETARIA DE GOBERNACIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

 Por medio de la presente me dirijo a usted en estado de súplica para que interceda, investigue y libre diligencia de acción y ejecución en el controversial y polémico caso del médico cubano preso injustamente por 8 años en el Estado de Sinaloa, Ciudad de Mazatlán.

Tomando como precedente que en virtud de las violaciones Al Debido Proceso y a los Derechos Humanos, no hemos sido escuchados en los 6 años de mandato de Enrique Peña Nieto por ninguna autoridad pese a las innumerables denuncias y cartas redactadas a diferentes organismos, por ejemplo,  estos antecedentes comprenden: Carta enviada  al Presidente de la República Enrique Peña Nieto en Septiembre del 2012, ( documento que puede visualizar online y que ha sido publicado por diferentes organizaciones y páginas web que han denunciado el caso durante más de 8 años)  carta al Lic. Murillo Karam, Procurador General de la República, carta enviada al Lic. Arturo Pueblita Pelisio, Secretario de la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ( Oficio No. SCJN/SP/187/ 2013), carta de queja enviada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde recibimos respuesta de esta comisión el 11 de Noviembre del 2015 haciéndonos saber  que habían informado al Gobierno de México, así como a sus diferentes instituciones (CEDH Mazatlán Sinaloa) sobre esta queja y las posibles violaciones a los Derechos Humanos, dándole a la mencionada Comisión un plazo de tres meses para que se emitieran sus observaciones de acuerdo con el Articulo 30  del Reglamento de la CIDH.  Pese a este particular la CEDH de Sinaloa archivó el asunto (fue objeto de carpetazo como se dice en México) y nunca investigaron el asunto, aun cuando en su archivo ya constaba con un mínimo de dos quejas sobre el controversial caso que hoy nos ocupa (septiembre del 2008), radicada al siguiente número: CEDH/vzs/I/066/08, se reiteró una nueva carta de queja a la CEDH en Sinaloa, radicada al número: CEDH/III/VZS/046/18. Con fecha 27 de abril del 2018. Y hasta la fecha no hemos recibido respuesta alguna, ni constancia de que se esté trabajando en dicha investigación o en qué fase se encuentra, en tal virtud le expongo una pequeña síntesis de las violaciones del asunto jurídico.

SINTESIS DEL ASUNTO JURIDICO.

El Dr. Waldo Orlando García Ferrera, es un prestigioso gastroenterólogo cubano dedicado a enfermedades del hígado, fue extraditado a México desde Estados Unidos, (donde se refugió para salvar su vida) en enero del 2011, por la posible participación del misterioso homicidio ocurrido el 26 de agosto del 2008 de quien fuera su expareja Margarita Naranjo de Saa…

El Dr. García Ferrera, fue víctima de secuestro y torturas por parte de las autoridades mexicanas (la mal nombrada policía de homicidios) para obligarlo a firmar una declaración de culpabilidad, por la muerte de quien había sido su ex pareja Margarita Naranjo de Saa, ( maestra y colaboradora de Ballet Clásico quien vivía y trabajaba en la Ciudad de Mazatlán Sinaloa),  a pesar que se reusó de firmar semejante y arbitraria confesión, fue amenazado y torturado  brutalmente, y advertido de no hacer denuncia alguna o le costaría la vida. El Dr. logro salir con vida de esa pesadilla, debido a que sus amigos se percataron de su desaparición y tramitaron un Amparo ante un Juez de Distrito, además que contaban con una denuncia realizada por un ciudadano que observó el Secuestro, donde lo golpearon en la cabeza con un arma y a la fuerza cinco personas lo montaron en un auto sin que mediara orden de detención, esta barbarie fue corroborada por el Reporte brindado por el Sistema de Vigilancia Estatal ( C 4).  El Dr. García Ferrera denunció el secuestro y las torturas a que fue sometido ante medios de prensa locales y ante las propias autoridades por medio de su abogado, (denuncias y fotos que prueban este acto de barbarie comprende en el expediente, así como en páginas sociales) toda vez que fueron estas propias autoridades quienes quebrantaron la ley, y tuvo que abandonar su vida, y su sagrada profesión para cruzar la frontera y refugiarse en USA y de esta forma poder sobrevivir.

El Dr. García Ferrera ha sido víctima a lo largo de todos estos años de un indebido Proceso Penal, el cual comenzó con la tutela de un Auto de Formal Prisión que se extendió por más de 7 años privándolo injustamente de su libertad y contrario a Derecho, sin una sentencia de primera Instancia (por más de 7 años), siendo extranjero nunca recibió apoyo Consular ni se le informó sobre este sagrado y particular derecho como establece la Convención de Viena (Articulo 36.1.b ) se desarrolló un controversial e ilegitimo Proceso penal que desde sus inicios fue viciado con una etapa investigativa en dirección unilateral, solamente hacia la figura del Dr., García Ferrera, se contaminó la escena del crimen, no se aplicaron barreras de custodia, las cuales son exigibles para todo homicidio, no se realizaron pesquisas relevantes en el cuerpo de la víctima, como tomar la temperatura hepática para precisar la hora de muerte, no se realizó toma de muestra debajo de las uñas para que fuera examinado el ADN de él,  o los posibles atacantes, pese  a todas las regulaciones con carácter mandatorio que son exigibles en la investigación de un delito de homicidio, estas fueron omisas por las autoridades en la etapa de investigación, además se autorizó  la cremación del cadáver en menos de 24 horas, y a partir de ahí se dedicaron a elaborar un gran caso contra la figura del exmarido “Dr. Waldo García Ferrera”, que comprende, desde siembra de falsas evidencias, manipulación e intimidación a testigos, cambios anexos y desaparición ( desaparición de la foja 151 del expediente donde se reflejaban anotaciones muy relevantes ) del dictamen forense dentro del propio juzgado, archivo de demanda penal ( interpuesta por la defensa contra aquellos que resultaran responsables) de dichas violaciones, se hizo tácita y expresa la carencia y nula observancia por parte del juzgador en cuanto a  las pruebas aportadas por la defensa en el proceso así como caso omiso al  dictamen forense del Perito Federal, “ Tercero en Discordia” sin pronunciarse sobre dichos particulares en tan severa Sentencia de primera Instancia, acogiendo solamente en su resolución, el dicho de la parte acusatoria reafirmando con este actuar la falta de imparcialidad como principio del Derecho para todos aquellos que administran justicia …..

El Ayuntamiento de la Ciudad de Mazatlán se sintió presionado y solo se dedicó a entregar un responsable, fuera o no culpable, o de lo contrario se verían afectadas las relaciones de colaboración e intercambio cultural entre la Ciudad de Mazatlán y el Ministerio de Cultura de Cuba.

En la actualidad nos encontramos tramitando un proceso de Apelación ante el Tribunal superior con número de expediente 1450/2017, y estamos a su disposición para aportar cuanto documento de pruebas sean necesarios y de esta forma corroborar la veracidad de lo dicho cuando este Órgano Ejecutivo y este Departamento de Atención a la Ciudadanía así lo requiera.

Por todo lo expuesto Solicitamos de usted Secretaria de Gobernación Olga María Sánchez Cordero, que en nombre de la lucha que México ejerce para que se respeten los Derechos Humanos y civiles de sus ciudadanos en el exterior, haga valer la fuerza de la ley en su propio territorio, admitiendo este escrito de queja y súplica, y de la misma forma investigue, interceda y haga que se ejecute conforme a Derecho lo que en buena ley proceda, sin que sean violados una vez más los principios a la Integridad Personal y al Debido Proceso.

 

Atentamente.

Tania Garcia
Hermana del inculpado Waldo Orlando García Ferrera.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *