Desempleo y violencia, una inferencia directa en México

 

 

Migrantes en espera de cruzarse a EEUU o de encontrar trabajo. Foto: uniradioinforma.com
Migrantes en espera de cruzarse a EEUU o de encontrar trabajo. Foto: uniradioinforma.com

Por Emmanuel Ameth

A menudo suele escucharse que la delincuencia es una consecuencia del desempleo y aunque se puede inferir sobre la codependencia de una sobre la otra, siempre deseché el argumento derivado de que, cual dicho popular, simplemente se repite y se da como una condición absoluta sin verdaderos elementos científicos que le respalden.

Por otro lado, en el caso del estado de Hidalgo, cuando las autoridades hacen mención de que gran parte de la criminalidad se debe a la cercanía que existe con el Estado de México y el Distrito Federal, desestimé el argumento a priori considerándolo una excusa irrisoria para tratar de ocultar su incapacidad.

En ambos casos me equivoqué.

Y no es que aquellos que pierdan el empleo sean potenciales criminales como tampoco lo es que en épocas de bonanza económica –si alguna vez hubo una en el país- la criminalidad sea nula, pero luego de procesar datos en un ordenador sobre los robos con violencia (tomados del SESNSP) así como de las cifras mensuales de desempleo (tomados de Inegi), mes con mes y desde marzo del 2005 hasta noviembre de 2014, me sorprendió apreciar que existe una correlación lineal positiva entre estas variables.

Análisis Pearson

analisispearson

Como se sabe, el coeficiente de correlación de Pearson es una relación lineal entre dos variables aleatorias cualitativas medidas con valores que son negativas y máximo en un valor de (-)1 cuando es perfecta negativa y de 1 cuando esta es positiva; solamente cuando es muy cercana a cero o de cero, no existe una correlación lineal.

Si bien no es una relación de causalidad, en el caso expuesto se aprecia que entre todos ellos hay correlaciones positivas.

Las correlaciones positivas más cercanas al valor de uno se dan entre los diversos indicadores de desempleo, lo que revela que confirma que las condiciones económicas afectan de modo regional aunque claro, algunas zonas lo hacen mayor sensibilidad a otras dadas sus características particulares. Así, cuando hay mayor desempleo en el D.F. o en el Edomex, el conjunto de condiciones económicas de Hidalgo provocan que tenga una mayor sensibilidad a dichos cambios.

El desempleo es una consecuencia sistémica y por ello no debe tomarse como una sola variable sino como la consecuencia de muchas otras que interactúan al mismo tiempo y lo mismo sucede con el tema de la criminalidad y la violencia.

En dicho apartado, la correlación de Pearson que existe entre el desempleo en el Distrito Federal y la criminalidad en Hidalgo poco tiene que ver, para ser justos, aunque esta de verdad exista –sorprendente-. La mayor preocupación está en que el índice de robos, con lujo de violencia, sostiene una correlación positiva, sostenida, con el desempleo en Hidalgo pero aún más con el desempleo en el Estado de México.

La primera conclusión es que tristemente para algunos es una opción la delincuencia ante la falta de oportunidades, por motivos de supervivencia en el peor de los casos aunque ello en ningún momento justifica la acción.

Como segunda conclusión y tal vez la más importante es que, entonces, la única forma de erradicar la criminalidad y la violencia es mediante el empleo pues no hay correlación y/o es negativa -un absurdo para este análisis en particular- entre los índices de criminalidad y el presupuesto para combatirla.

Así, mientras parece totalmente infructífero combatir la criminalidad invirtiendo en los cuerpos policíacos, conseguir reducir los indicadores abatiendo el desempleo sí observa una factibilidad, y no es una opinión, sino un hecho matemático.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Un comentario en “Desempleo y violencia, una inferencia directa en México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *