Connect with us

Mexico Violento

Desaparecidas de la morgue, el cuerpo lacerado de Ciudad Juárez: Abelardo Gómez Sánchez

Los escritores Abelardo Gómez Sánchez e Ignacio Trejo Fuentes, en la presentación del libro «Desaparecidas de la morgue», de Guadalupe Lizárraga. Casa del Tiempo UAM, CDMX.

Published

on

Los escritores Abelardo Gómez Sánchez e Ignacio Trejo Fuentes, con la autora. Foto: María Antonieta Sáez de Nanclares

Abelardo Gómez Sánchez*

Escritora y periodista, la escritura de Guadalupe Lizárraga titila y palpita: filosa, incisiva, crispante, pero esclarecida, y vale decir claridosa, en la tinta, todavía fresca, de Desaparecidas de la morgue, (2017), editorial Casa Fuerte, colección Huellas de Juglares.

La desaparición de Brenda Berenice, madre de 16 años, es el hilo conductor que entreteje historias contiguas y complementarias, entre otras: la del elocuente reclamo de una madre, a Felipe Calderón, por considerar la muerte de su hijo como simple “daño colateral” de la guerra anti-narco; la de la sistemática extorsión, a otra madre, para entregarle a su hija; la de una madre más que ve, con sus propios ojos, la explotación sexual de su hija en un bar, denuncia, y se topa con la ausencia, sospechosamente cómplice, de las autoridades; o la Masacre Juaritos, o las vicisitudes de un padre que lleva su activismo a lo detectivesco; o una reunión oficial en las que las madres “reciben patadas y cachetadas” por querer cuestionar al presidente de la República; estas son secuencias, convincentemente trazadas, que van conformando una deformación: el cuerpo lacerado, desahuciado de Ciudad Juárez.

Guadalupe, reportera de hueso colorado y gambusina de la información, asume el imperativo periodístico del registro fehaciente, documenta y verifica hechos, contextualiza, investiga y colige el rompecabezas de la inseguridad pública fronteriza, y ¡por si fuera poco! aporta “elementos muy concretos” para la ubicación de las desaparecidas. Así es, Desaparecidas de la morgue, es un artefacto que establece verdades periodísticas pero, se adscribe y lo alienta una gran tradición —con personificaciones proverbiales, como Ryszard Kapuściński o Svetlana Aleksiévich— ésa que elige la acuciosa investigación y el potencial heurístico de la narración para mostrarnos y confrontarnos con un nosotros aquí y ahora: con la bazofia humana contemporánea de nuestra frontera norte. Otro rasgo de esta adscripción periodística: una opción ética fuerte como brújula del oficio de periodista.

Fiel, a la transparencia informativa, su estilo es límpido, aseado en la concisión. Pero, también escritora de ficción, su dispositio narrativa —la pericia para ordenar secuencias— es precisa, evita gratuitos vericuetos, y así logra una tensión narrativa que mantiene al lector en ascuas, quiero decir, es minuciosamente indicativa, concita sólo indicios, acontecimientos y situaciones claves: lo que genera la construcción y la expresión eficaces de su objeto periodístico: la violencia feminicida que durante más de un lustro ha azotado a Ciudad Juárez.

Así es, como narradora no aporta los resultados de una investigación aséptica, con la frialdad de una espectadora distante. Se trata de una auto-vivisección del oficio: sentimos su respiración, su convulsión estomacal ante nuevos datos, la punzante recepción de un mail brutal y amenazante. Estamos viendo las pulsaciones del proceso de investigación mismo, su traducción vital, en carne y hueso, ello conlleva una gran fuerza narrativa, y nos pone en los zapatos de la autora. En efecto, nunca dejé de sentirme en el pellejo de la reportera, pese a que lo leí varias veces, en su cuidado de edición.

Desaparecidas de la Morgue, es un tenaz  y contumaz espécimen, de periodismo de investigación que, como dice Guadalupe, generó: “del 29 de noviembre de 2011 al 11 de marzo de 2014, (…) y para Los Ángeles Press ¡57 reportajes y notas informativas sobre el tema, más de treinta videos y una dece­na de audios para la radio!”. Es también, y hay que enfatizarlo, narrativa periodística, es decir, comprometida con la forja de su escritura en tanto que trabajo de la forma, y aquí, además, escritura que logra proporcionarnos “otras luces sobre los trágicos acontecimientos de estas miles de vidas que, durante dos décadas y media, han lastimado profundamente a Ciudad Juárez, Chihuahua, y con ella a todo el país y a la comunidad internacional.”.

Celebremos el libro de Guadalupe Lizárraga —amiga y contlapacha de la letra desde hace más de dos décadas— y su obra periodística que nos convoca y nos emplaza, como lectores y ciudadanos, a la descomposición, la violencia y la impunidad en Ciudad Juárez, Chihuahua, a esa cotidianidad que respira, muy lastimada, por sus vastas, abiertas e incurables heridas.

* Texto de la presentación de Desaparecidas de la Morgue, de Guadalupe Lizárraga, en Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana, Ciudad de México, 7 junio de 2017. Día de la Libertad de prensa.

Abelardo Gómez Sánchez en la presentación de Desaparecidas de la morgue, Editorial Casa Fuerte. Foto: María Antonieta Sáez de Nanclares

El escritor Ignacio Trejo Fuentes comentando el libro de Guadalupe Lizárraga. Foto: María Antonieta Sáez de Nanclares.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mexico Violento

Comisión de Derechos Humanos de la ONU llama a reducir desapariciones forzadas en México

Published

on

La alta comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llamó al gobierno federal a redoblar esfuerzos para reducir las desapariciones forzadas, pues se han documentado más de cien mil casos desde 1964.

La funcionaria internacional señaló que se deben implementar acciones estratégicas para que se contengan las violaciones graves a los derechos humanos, debido a que se ha tratado un problema multidimensional que ha alcanzado diferentes sectores del país.

De acuerdo con la ex presidenta de Chile, en México persiste una elevada tasa de impunidad sobre las desapariciones, pues sólo en 35 de los cien mil casos que se han cometido se han sentenciado a los responsables de cometer esos crímenes.

Recordó que al menos una cuarta parte del total de la población que ha desaparecido de forma forzada son mujeres y una quinta parte fueron menores de 18 años de edad, aunado a que el 97 por ciento de los casos ocurrieron desde 2006, cuando inició la denominada “guerra contra el narcotráfico”.

Asimismo, indicó que los familiares de las víctimas han sido claves para organizar y proponer soluciones, así como para lograr avances legales e institucionales encaminados a la reconocer la magnitud de la problemática del país.

Aunque reconoció que se han implementado mecanismos como la creación de comisiones de búsquedas de los estados o la fundación del Centro Nacional de Identificación Humano, por lo que enfatizó uno de los casos más representativos como fue la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Continue Reading

Con voz propia

Samuel García y Mariana Rodríguez, con trastorno de personalidad narcisista: Ernesto Lammoglia

Published

on

Por Alberto Farfán

 En ocasiones en México se suelen encontrar en análisis periodísticos de algunos columnistas imberbes y limitados términos propios de la psiquiatría para plantear la personalidad de gobernantes, servidores públicos y otros de este ámbito, en el afán de vituperar tanto sus actividades de Estado como las personales o sociales, aunque también esta práctica puede encontrarse en otros países.

De ahí que sean importantes las observaciones del doctor Ernesto Lammoglia (Veracruz, 1940), connotado médico psiquiatra, criminólogo, escritor y comunicólogo, que desarrolla acerca del gobernador de Nuevo León y su esposa, Samuel García Sepúlveda y Mariana Rodríguez Cantú, respectivamente.

En entrevista, el Dr. Lammoglia, siempre ético y profesional, advierte que el perfil que brindará está sujeto a lo expuesto por los medios de comunicación y redes sociales, lo cual no se podría considerar un diagnóstico objetivo porque para ello el matrimonio regio debería haber sido analizado en su consultorio. Razonamiento que nos parece perfectamente válido e incluso obligado ponerlo sobre la mesa. (Conversación con Julio Hernández en Astillero Informa por YouTube, 13/05/22).

Sin embargo, resulta interesante la caracterización que realiza el doctor si tomamos en cuenta la serie de peculiaridades que García y Rodríguez han mostrado antes, durante y después, ya ubicados en el pináculo del poder en Nuevo León, a través de redes sociales sobre todo. Las cuales no voy a enumerar porque francamente sus sketchs son siempre lo mismo: llamar la atención a costa de quien sea o de lo que sea con un humor que se supone graciosísimo.

Así, para el Dr. Lammoglia, galardonado en múltiples ocasiones por su labor profesional y con más de una docena de libros publicados, ambos personajes padecen del trastorno de personalidad narcisista. Palabras más, palabras menos, desprendemos que dicho trastorno mental implica que las personas padecerán de un sentido desproporcionado de su propia importancia, una necesidad exagerada de atención desmedida, relaciones de explotación emocional y una ausencia profunda de empatía por las personas a su alrededor.

No obstante, esto no es más que una especie de máscara protectora de hierro, pues en realidad su autoestima es rotundamente frágil y vulnerable al comentario crítico más anodino. Y añade el Dr. Lammoglia que “el nivel más alto de esta condición es la psicopatía”.

Y al revisar con detenimiento estas características del narcisismo, pero fundamentalmente al confrontarlas con las curiosidades del matrimonio en redes sociales, no puede uno soslayar que acaso el Dr. Lammoglia no esté equivocado, sino todo lo contrario.

Situación que, en efecto, no tendría ninguna relevancia si Samuel García y Mariana Rodríguez fueran ciudadanos comunes y corrientes, divirtiéndose con sus ocurrencias en videos y demás. Sin embargo no lo son. Más aún, él como gobernador y ella como primera dama detentan un gran poder en la entidad en que viven, con el objeto, se supone, de velar por la ciudadanía en todos sentidos, pero al ser narcisistas me temo que difícilmente se podrán erradicar los feminicidios, el narcotráfico, la trata de personas y otros flagelos sociales que prevalecen impunes. Si otros que no lo son no lo logran, menos ellos.

Finalmente, es evidente que un perfil psicológico o psiquiátrico por más objetivo y exacto que sea no necesariamente indicará que el gobernante diagnosticado con alguna condición mental podrá constituirse en el mejor o el peor, pero estemos de acuerdo o no nos dará una idea sobre a qué atenernos. Y serán los hechos los que hablarán a este respecto. Lamentablemente, ya están hablando con claridad de manera negativa en Nuevo León en torno a los más recientes feminicidios y al cuestionable proceder de los responsables de la fiscalía del estado.

 

Continue Reading

Fabricación de culpables

Juez federal niega cambio de medida cautelar a expolicía Porfirio Sánchez Mendoza acusado de tortura

Published

on

By

 

Por Guadalupe Lizárraga

Con una audiencia judicial de más de seis horas, un juez federal negó el cambio de medida cautelar solicitado por la defensa de Porfirio Javier Sánchez Mendoza, exsecretario de Seguridad Pública en Aguascalientes y policía federal de Genaro García Luna, acusado de tortura y detención ilegal contra George Khoury Layón, en prisión desde 2009, con reconocimiento de inocencia.

La víctima señaló ante el juez que temía por su vida y la de su familia si su victimario seguía el proceso en libertad condicional, además temía por la vida de quienes atestiguaron su detención arbitraria e ilegal el 2 de septiembre de 2009, tal como quedó asentado en video de las cámaras de seguridad del centro comercial donde se encontraba dentro de un gimnasio en la Ciudad de México.

La audiencia se prolongó por la defensa de Sánchez Mendoza, que presentó a un grupo de familiares, servidores públicos e incluso de agentes de la Guardia Nacional que declararon en favor de la “honorabilidad” del policía en juicio.

Por su parte, George Khoury Layón señaló que el agente del Ministerio Público no intervino prácticamente en el juicio, y al cuestionarlo, el agente argumentó que “lo habían cambiado hacía un mes, y no conocía el caso”. Por lo que Khoury apreció la asesoría jurídica de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

Khoury Layón, con opinión de libertad del Grupo de Trabajo de Detención Arbitraria de Naciones Unidas desde 2017 y reconocimiento de inocencia de la Secretaría de Gobernación de 2019, señaló que Porfirio Javier Sánchez Mendoza intervino en las tres últimas detenciones, de cuatro de las que fue víctima, ordenadas por el empresario Eduardo Cuauhtémoc Margolis Sobol.

La primera detención fue el 16 de julio de 2005, y desde entonces se le quiso relacionar con el falso secuestro de Hugo Alberto Wallace Miranda. La siguiente detención arbitraria fue el 30 de enero de 2006, perpetrada por el policía federale Porfirio Sánchez Mendoza y su suboficial Rolando Mayorga Cordero, éste último actualmente prófugo. Posteriormente, tras obtener una sentencia absolutoria el 14 de febrero de 2012, al momento de su salida de prisión, Porfirio Sánchez Mendoza volvió a detenerlo el 26 de febrero de ese año.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: