Connect with us

Europa

Del sótano a Suiza: el último niño de Járkov en ruinas sale de su refugio después de 87 días

Published

on

The Guardian en español

Por Daniel Boffey y Kostyantyn Andriyuk

El último niño de un pueblo en ruinas del noreste de Ucrania ha sido evacuado junto a su familia del sótano en el que han vivido durante los últimos tres meses gracias a la acción de un lector de The Guardian que conoció su historia por el artículo publicado en este medio.

Tymofiy Seidov, de ocho años, no quería salir de su casa subterránea en Kutuzivka, al este de Járkov, debido a los ataques rusos, pero su madre, Rita Sotnikova, y una segunda mujer que vivía en el sótano, Alla Lisnenko, de 59 años, le convencieron amablemente para que saliera.

“Cuando sacamos a Tymofiy del refugio antibombas, no dejaba de cogerme de la mano”, dice Rita. “No paraba de decirme: ‘Mamá, volvamos dentro; mamá, escondámonos; mamá, no estemos a la intemperie’”.

Kutuzivka, a 19 kilómetros al este de Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, ha estado en la línea del frente de la guerra desde el 24 de febrero y fue recuperada por las fuerzas ucranianas hace tres semanas, con un alto precio para los que viven entre sus ruinas.

El pueblo fue bombardeado en su totalidad y de las 1.500 personas que vivían allí, sólo quedan unas 50, la mayoría de las cuales vivían junto a Tymofiy en el oscuro y polvoriento sótano donde el joven pasaba gran parte de su tiempo dibujando monstruos, tanques y recordando playas y días más felices bajo el sol.

Junto con Rita, su tía Yana, de 33 años, su abuela Lyudmyla, de 57 años, y su abuelo Mykola, de 62 años, Tymofiy se dirige ahora a la relativa seguridad del oeste de Ucrania, pero el destino final de la familia es Zúrich, en Suiza, donde más de 40.000 refugiados ucranianos han establecido su hogar desde el comienzo de la guerra.

Su futuro sigue estando lleno de incertidumbre mientras buscan reasentarse en un país extraño, sin dinero ni capacidad para hablar las lenguas locales, pero Rita dice que la familia no tuvo otra opción que huir de los combates.

“Al principio, Tymofiy no quería dejar Kutuzivka”, cuenta. “Se enfadó mucho cuando le dijimos que nos íbamos. Creo que ahora tiene miedo de viajar. Lloraba. Tenía miedo de los bombardeos cuando nos llevaron de Kutuzivka a Járkov.

“Tiene miedo de los bombardeos en toda Ucrania. Alla, como madre, y todos nosotros hablamos con él y le convencimos de que íbamos a un lugar donde no dispararían y donde todo estaría tranquilo”.

Rita dice que la salud de su hijo había empezado a decaer después de vivir durante 87 días con otras 23 personas en el sótano de 40 por cinco metros, casi en la oscuridad absoluta, bajo las ruinas de la guardería y el centro médico de dos plantas.

“Un médico examinó a Tymofiy y le diagnosticó una alergia al polvo del sótano”, señala Rita. “Este polvo de las paredes del sótano, que Tymofiy respiraba todo el tiempo, había empezado a provocar una reacción alérgica”.

La evacuación de la familia fue posible después de que un lector de The Guardian con conexiones con Ukraine Now, una organización sin ánimo de lucro, se pusiera en contacto para ofrecer ayuda logística, mientras que el ejército ucraniano aceptó proporcionar un pasaje seguro. El lector no ha querido ser identificado, pero ha dicho que espera que otros donen fondos para ayudar a Tymofiy y su familia y ha pedido un mayor esfuerzo político en Occidente para “evitar el sufrimiento de millones de personas causado por la locura de unos pocos”.

Rita cuenta que tomar la decisión de abandonar Kutuzivka había sido difícil, aunque se confirmó como la decisión correcta cuando salieron del sótano para ver la magnitud de los daños causados en su pueblo.

“Mi madre lloró todo el tiempo, todos estos días cuando estábamos haciendo las maletas lloraba. Lloró todo el camino desde Kutuzivka hasta la estación de tren de Járkov. Cuando empezamos a salir de Kutuzivka vimos cómo nuestro pueblo estaba destruido. Vimos que Kutuzivka estaba en ruinas”, dice Rita.

“Era la primera vez que veíamos nuestro pueblo porque todos estos días hemos estado constantemente en el sótano. Y cuando salimos y vimos la magnitud de la destrucción, se me hizo un nudo en la garganta de dolor y tristeza. Habíamos vivido en nuestro pacífico pueblo durante mucho tiempo y en un momento ha sido destruido. Ha sido muy doloroso para nosotros verlo”, cuenta.

“Mis padres no querían irse. No querían dejar su hogar. Pero les convencí porque no sabemos qué pasará mañana. Tenemos miedo de que mañana la guerra vuelva a nuestro pueblo. Les dije a mis padres que era seguro. No vamos a estar constantemente bajo el fuego y teníamos que irnos”, añade.

Rita dice que espera en el futuro ayudar a otros a escapar, y que nunca olvidará la ayuda que le prestaron los lectores de The Guardian. “Si pudiera, también ayudaría a la gente: los llevaría a lugares seguros, les ayudaría a establecerse”, asegura. “Después de vivir todo este horror en Kutuzivka, me di cuenta de lo importante que es la evacuación de la gente de lugares peligrosos”.

***

Traducido por Javier Biosca

Fuente: eldiario.es

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

De Odesa a Kiev: Rusia intensifica sus ataques en Ucrania

Published

on

By

Por Icíar Gutiérrez/eldiario.es

El último misil ha caído en Odesa. Al menos 21 personas han perdido la vida en un ataque cerca de la ciudad portuaria del sur de Ucrania, según el servicio estatal de emergencias. Otras 39 están heridas, y entre las víctimas hay varios niños. Los vídeos muestran los restos carbonizados de los edificios en la pequeña localidad de Serhiivka, a unas decenas de kilómetros de Odesa. Según las autoridades, los misiles rusos han alcanzado un edificio de apartamentos y un centro recreativo.El bombardeo en Odesa se produce tras la retirada de las fuerzas de Vladímir Putin de la Isla de la Serpiente en el mar Negro y después de días en los que Rusia ha intensificado este tipo de ataques lejos de las líneas del frente, incluyendo el que mató este lunes al menos a 19 personas e hirió a varias decenas más en un centro comercial en la región de Poltava, en el centro del país, según el último balance del servicio de emergencias ucraniano. Los analistas militares del think tank estadounidense Instituto para el Estudio de la Guerra enmarcaron el bombardeo en la ciudad de Kremenchuk en una mayor escalada de los ataques con misiles rusos “contra infraestructuras y objetivos civiles ucranianos”.

Los bomberos trabajan para extinguir el incendio en el centro comercial tras el ataque con cohetes en Kremenchuk, Ucrania. Efrem Lukatsky / AP Photo

Este jueves, un general ucraniano aseguró que el ritmo de los ataques rusos se ha duplicado en las últimas dos semanas. En una rueda de prensa, Oleksii Hromov, jefe adjunto de la Dirección de operaciones principales del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, indicó que en la segunda quincena de junio se dispararon 202 misiles contra Ucrania, lo que supone un aumento de 120 respecto a la primera quincena. Hromov señaló que las fuerzas de Putin están tratando de golpear la infraestructura militar y crítica, pero también alcanzan objetivos civiles.

En este sentido, el militar ucraniano dijo que Rusia está utilizando misiles procedentes de reservas soviéticas en más del 50% de los ataques, y estos no tienen suficiente precisión. Calculó que sus fuerzas han atacado emplazamientos civiles en 68 ocasiones en la segunda mitad de junio.

Un alto cargo del Pentágono explicó también el lunes a los periodistas que, durante el pasado fin de semana, Rusia ejecutó 60 ataques con misiles en todo el país, incluido en la capital. Evitó atribuir una causa. “No estamos muy seguros de los objetivos rusos de los ataques. Sin duda podrían ser una protesta contra el G7, o de la llegada de los HIMARS [sistema lanzamisiles estadounidense] al país” o, dijo, “podría ser una parte más amplia de su estrategia de batalla a largo plazo”. “Pero hubo más ataques en la última semana de los que habíamos visto en las últimas semanas”.

En una actualización de inteligencia este martes, el Ministerio de Defensa británico también indicó que, entre el 24 y el 26 de junio, Moscú había lanzado “oleadas de ataques inusualmente intensas en toda Ucrania” utilizando misiles de largo alcance. “Es muy probable que estas armas incluyeran los misiles AS-4 KITCHEN de la era soviética y los más modernos AS-23a KODIAK, disparados tanto desde el espacio aéreo bielorruso como ruso”. Estas armas, explica Reino Unido, fueron “diseñadas para atacar objetivos de importancia estratégica, pero Rusia sigue gastándolas en gran número para obtener ventajas tácticas”.

Sobre el ataque en el centro comercial del lunes, Reino Unido cree que existe una “posibilidad realista” de que el Ejército ruso tuviera como objetivo alcanzar un objetivo de infraestructura cercano. “La imprecisión de Rusia al efectuar ataques de largo alcance ha provocado anteriormente incidentes con víctimas civiles masivas, como en la estación de tren de Kramatorsk el 9 de abril de 2022. Es muy probable que los responsables rusos sigan dispuestos a aceptar un alto nivel de daños colaterales cuando perciban la necesidad militar de atacar un objetivo”. A juicio del ministerio británico, es casi seguro que las fuerzas de Putin continuarán efectuando “ataques en un esfuerzo por interceptar el reabastecimiento de las fuerzas del frente ucraniano”. “La escasez de Rusia de armas de ataque de precisión más modernas y las deficiencias profesionales de sus planificadores de objetivos muy probablemente provocarán más víctimas civiles”.

En uno de sus últimos informes, Amnistía Internacional, que ha documentado reiteradamente ataques indiscriminados durante la invasión, aseguró que el uso continuado de armas explosivas imprecisas en zonas civiles pobladas “puede incluso equivaler a dirigir ataques contra la población civil”.

El Kremlin insiste en que se limita a atacar objetivos militares. Lo ha vuelto a repetir este viernes, tras el ataque en Odesa. “Me gustaría recordar una vez más que el presidente y comandante jefe de Rusia ha dicho en repetidas ocasiones que el Ejército ruso durante la operación militar especial [eufemismo de Moscú para designar su invasión] no ataca objetivos civiles ni infraestructuras civiles. Lleva a cabo ataques contra almacenes militares, instalaciones industriales donde el equipo militar se somete a mantenimiento y reparaciones, depósitos de municiones y los sitios donde los mercenarios y los elementos nacionalistas están estacionados y son entrenados”, ha dicho a la prensa el portavoz presidencial ruso Dmitry Peskov.

Pero en cuatro meses de guerra las bombas rusas han alcanzado hospitales, guarderías y bloques de viviendas. La invasión rusa de Ucrania ha dejado a su paso un reguero de destrucción, ha obligado a huir a millones de personas y se ha cobrado miles de vidas. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha confirmado que al menos 4.731 civiles han muerto, 330 de ellos menores de edad, desde el inicio de la ofensiva, y un número algo mayor de heridos. Sin embargo, se da por hecho que las cifras reales son más elevadas. La mayoría de las bajas civiles registradas se debieron al uso de armas explosivas con una amplia área de impacto, incluidos bombardeos de artillería pesada y sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes, y ataques aéreos y con misiles.

***

Fuente: eldiario.es

Continue Reading

Europa

Ucrania presenta memoria de crímenes por la invasión de Rusia ante la Corte Internacional de Justicia

Published

on

By

A los 128 días de guerra, Ucrania ha presentado este viernes su memoria en el caso por las alegaciones de genocidio por parte de Rusia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el principal órgano judicial de las Naciones Unidas.

En ella, Ucrania ha argumentado que Rusia se escudó en la “ofensiva mentira” de que Kiev ha cometido un genocidio contra su propio pueblo en el Donbás para violar la soberanía ucraniana con el reconocimiento de las repúblicas separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk y para desatar una “brutal ola de agresión” con la invasión del pasado 24 de febrero.

Con la memoria, Ucrania exige formalmente que Moscú rinda cuentas por la guerra y proporcione reparaciones por el daño causado, ha afirmado el Ministerio de Exteriores ucraniano en un comunicado. El documento detalla que desde 2014 la Federación Rusa ha difundido una “narrativa falsa” según la cual Ucrania comete un genocidio, con lo que ha “retorcido” la Convención contra el Genocidio de la ONU de 1948 para justificar la comisión de “horrores” contra Kiev.

Así, el presidente ruso, Vladímir Putin, ha indicado de forma expresa que el propósito de la guerra es la detención de ese supuesto genocidio, con lo que ha “abusado y violado” sus responsabilidades bajo la Convención.

Ucrania presentó el caso contra Rusia ante la CIJ, con sede en La Haya, el 26 de febrero, dos días después de iniciarse la invasión, pidiendo a la corte que estableciese que Moscú carece de base legal para emprender acciones militares en Ucrania con la justificación de detener un genocidio.

A través de EFE.

Continue Reading

Europa

La OTAN pide a Vladímir Putin el fin «inmediato» de la guerra en Ucrania

Published

on

By

 

MADRID, 30 jun (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó hoy al presidente ruso, Vladímir Putin, a «poner fin inmediatamente» a la guerra iniciada por Rusia en Ucrania.

«El presidente Putin debería retirar sus fuerzas y poner fin a esta guerra inmediatamente, deteniendo el ataque a una nación democrática y soberana que causa tanto sufrimiento en Ucrania», indicó Stoltenberg en una rueda de prensa al término de la cumbre de la Alianza en Madrid.

Stoltenberg afirmó que “la guerra brutal del presidente Putin en Ucrania es absolutamente inaceptable y está causando mucha muerte y daño para el pueblo ucraniano”, a la vez que “tiene ramificaciones para todo el mundo, por el incremento en los precios de los alimentos”.

Al término de dos días de reunión de los jefes de Estado y de Gobierno aliados, Stoltenberg dejó claro que “esta crisis alimentaria no la ha causado las sanciones de la OTAN, sino la guerra de Putin”.

En concreto, el ex primer ministro noruego valoró que Turquía esté trabajando en favor de un acuerdo, que Grecia esté dispuesta a poner a disposición barcos para sacar por mar el grano de Ucrania y que otros aliados estén implicados en diferentes esfuerzos diplomáticos para que el cereal pueda salir a través del mar Negro.

En paralelo, Lituania o Rumanía informaron de sus esfuerzos por expandir la capacidad ferroviaria para sacar el grano por tierra.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: