Connect with us

Elecciones México

Debate, instituciones y desconfianza en torno al proceso electoral en México

El IFE, organismo responsable del proceso electoral en México, estaría perdiendo credibilidad por sus parciales diseños en encuestas y conteos. Hoy, el debate, también marcaría quién se queda en segundo lugar, según experta.

Avatar

Published

on

Aspecto de la organización electoral del IFE

Rodolfo Soriano*

Análisis

En esta fecha tan importante en el calendario cívico mexicano, a unas horas de celebrar el primer debate de los candidatos a la presidencia de la República, conviene detenerse a pensar en cómo llegan los candidatos a esta cita y, sobre todo, cómo llegamos nosotros.

Es triste reconocerlo, pero las expectativas acerca de lo que pudiera ocurrir en el debate son pocas. Una de las más prestigiadas consultoras de mercadotecnia electoral en México, Gisela Rubach, lo dijo hace poco en su cuenta de Twitter: “El debate del domingo va a definir quién es el segundo lugar”. En otras palabras, no esperemos demasiado de un debate que tendrá un formato acartonado, con toma cerrada de la cámara sobre quien esté en uso de la palabra, muy probablemente sin micrófono ambiental, de modo que sólo escucharemos lo que diga quien esté en uso de la palabra, y que, en total, asignará a cada candidato poco menos de 30 minutos de tiempo efectivo.

En tan poco tiempo, los candidatos en el mejor de los casos reiterarán las líneas generales de sus campañas. Por ejemplo, Josefina Vázquez Mota insistirá en que es diferente, aunque no nos diga por qué lo es; Enrique Peña Nieto nos dirá que él no quiere dividir a México; Andrés Manuel López Obrador nos dirá que PAN y PRI son lo mismo y que por eso debemos votar por él y Gabriel Quadri será el convidado de piedra que ha sido hasta ahora.

Los organizadores nos dicen que sí habrá intercambios pero, con 30 minutos por candidato, será difícil que vayan más allá de estos lugares comunes. Esto será más difícil porque las preguntas del debate son muy generales y permiten que los candidatos que no quieran contestar las libren con relativa facilidad. No hay mecanismos que permitan exigir, por ejemplo, algún grado de precisión técnica. Si nos dicen que van a crear un millón o un millón y medio de empleos, no hay algo que los obligue a decirnos, en concreto, cómo lo harán.

Basta comparar este tiempo con el tiempo que tuvieron en su debate François Hollande y Nicolas Sarkozy, que fue de cerca de 75 minutos para cada uno, además del tiempo que tuvieron los dos moderadores de la TV francesa, para darnos una idea de qué tan mal califica nuestra democracia mexicana frente a la francesa. Eso sin considerar que el debate francés tuvo tomas abiertas de las cámaras de TV, micrófonos abiertos, así como la disposición de los dos contendientes a discutir los temas que los moderadores les presentaban, y la de los moderadores a imponer su autoridad cuando Sarkozy u Hollande eludían las preguntas.

A la luz de estas diferencias, no sorprende la arrogancia de Ricardo Salinas Pliego y la manera en que esa actitud encuentra en México un terreno poco propicio. En esta triste historia del debate presidencial mexicano hay que agregar otro problema: la desconfianza en las dos autoridades supremas en materia electoral en México.

Por una parte, el Instituto Federal Electoral que se ha mostrado demasiado complaciente con los partidos políticos y con Ricardo Salinas Pliego y, por la otra, el Tribunal Federal Electoral que en la madrugada del sábado 5 de mayo publicó un fallo muy preocupante para la organización del proceso electoral del 1 de julio.

La Sala Superior del Tribunal Federal Electoral ha decidido, a petición del Partido de la Revolución Democrática, prohibir que el IFE organice, como lo ha hecho en otras elecciones presidenciales, el “conteo rápido”. Este fallo plantea varias preguntas.

En un sentido, ¿por qué el PRD que debería ser el más interesado en darle certeza al proceso electoral pide lo opuesto? ¿Por qué el PRD pide que lejos de que tengamos un instrumento adicional para saber qué pasó la noche de la elección y evitar los problemas que vivimos en 2006, solicita al Trife que prohíba que el IFE organice el “conteo rápido”? Esta pregunta hace inevitable una catarata de preguntas adicionales: ¿Sabe Andrés Manuel López Obrador, el candidato del Movimiento Progresista que, el PRD solicitó esto? ¿Está de acuerdo? ¿Qué razón podría haber para que actuaran así? ¿Es una decisión de Manuel Camacho Solís, el intermediario de las interminables pugnas de la izquierda mexicana? ¿Es una decisión de la dirigencia nacional del PRD en manos de Los Chuchos?

Si es así, ¿es una expresión más de las pugnas entre la dirigencia Chucha de ese partido y AMLO? Son demasiadas preguntas y todas muy difíciles de responder pues eliminar el “conteo rápido” del IFE no implica que se vayan a eliminar todos los “conteos rápidos”. Al prohibir el “conteo rápido” del IFE se generará un periodo, no sabemos qué tan prolongado, de incertidumbre acerca del resultado de la elección que será ocupado por la información que los partidos filtren a partir de los datos de sus propios “conteos rápidos”.

Los partidos políticos, a través de sus estructuras de representantes de casilla, tienen todo lo necesario para realizar este tipo de ejercicios que, además, ahora son mucho más fáciles de realizar por la existencia de los llamados “teléfonos inteligentes”. El razonamiento del tribunal electoral es, además de todo, pobre, pues dicen que “la autoridad electoral empleó razonamientos imprecisos al aprobar el acuerdo para la instrumentación de un conteo rápido el día de la jornada electoral”.

Es probable que el Consejo General del IFE efectivamente haya empleado un razonamiento que esté por debajo de los estándares del Trife, pero incluso, de ser cierto, ello no invalida, por una parte, la necesidad de que se cuente con un “conteo rápido” como complemento de todas las otras herramientas a disposición de la autoridad electoral y de la opinión pública para saber qué pasó el día mismo de la elección. Por otra parte, tampoco invalida lo más importante, que la técnica misma de “conteo rápido”.

El Trife tenía la opción de pedir una mejor justificación e incluso podía pedir que el IFE mejorara el diseño del dispositivo estadístico. Lo que resulta absurdo es que se nos diga que podemos prescindir de esa herramienta. El Trife pierde de vista que la credibilidad de los procesos electorales, como muchas otras cosas en la vida pública, no se construyen a partir de actos aislados. Necesitan de redundancia, es decir, de instrumentos que operen en caso que otros instrumentos fallen o no sean suficientes.

No sé si los magistrados de la sala superior del Trife estén demasiado influenciados por el clima que ha generado la publicación de las encuestas y asuman, desde ahora, que alguno de los candidatos va a ganar con un margen muy amplio, pero eso sería absurdo. Aunque las encuestas disponibles siguen dando una amplia ventaja al candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional-Partido Verde, Enrique Peña Nieto, esa ventaja empezará a estrecharse y no sería difícil que—de aquí a un mes—cuando estemos a menos de 30 días de votar, estemos en un escenario menos holgado y que se cierre todavía más al terminar junio.

Contar con un “conteo rápido” organizado por la autoridad electoral podría ser sumamente útil contar con un instrumento adicional para evitar la incertidumbre en la que vivimos hace seis años. Las máximas autoridades electorales del país, el IFE y el Trife, no abonan a la construcción de confianza. El IFE, por ejemplo, se ha mostrado sumamente débil en el enfrentamiento con Ricardo Salinas Pliego, y la decisión del Trife lejos de fortalecer al IFE, su par administrativo, lo debilita todavía más.

El IFE, por su parte, está entrampado en la veleidad, la soberbia y las actitudes de divas de algunos de los consejeros electorales. En marzo, por ejemplo, había un marcado enojo en la opinión pública por los bonos y las vacaciones que los consejeros del IFE se iban a asignar a ellos mismos después del proceso electoral. Esos excesos sólo pudieron contenerse después de que quedó claro que la actitud de los consejeros minaba la de por sí devaluada imagen del IFE. No está por demás recordar que la confianza en el IFE todavía no se recupera del bache en el que la sumió la veleidad e irresponsabilidad del entonces consejero presidente del IFE, Luis Carlos Ugalde.

Ahora, según los datos de Consulta Mitfosky, sólo 28 por ciento de los ciudadanos tienen mucha confianza en el IFE, 41 por ciento tienen algo de confianza y 27 por ciento no tienen confianza o tienen poca confianza en lo que haga el IFE (véase la tercera gráfica en la página 7 del reporte). Esos son números muy malos para una institución tan importante para la vida pública nacional y si a eso se le agregan este tipo de decisiones del Trife para prohibir el “conteo rápido”, con lo que nos quedamos es, de nueva cuenta, en aquella noche fatídica de julio de 2006 en que no sabíamos qué había pasado.

Y lo más grave es que, a 24 horas del debate, en lugar de hablar de las propuestas de los candidatos, estemos hablando de este tipo de cosas que no abonan a la construcción de mayor confianza. En este sentido, por ejemplo, el consejero Marco Antonio Baños y otros de sus colegas lejos de abonar a construir un espíritu de cooperación entre las autoridades electorales y favorecer, de esa manera, construir confianza, parece empeñado en alentar la confrontación, como lo demuestran sus intercambios vía Twitter con el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Raúl Trejo Delarbre, y eso inevitablemente se traducirá en mayores niveles de desconfianza en el resultado del proceso electoral.

 *El autor es sociólogo mexicano. Su blog es en este enlace.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elecciones México

PRI recupera presencia en Hidalgo y Coahuila

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

Tras concluir la jornada electoral, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) recuperó presencia en Coahuila e Hidalgo, en donde se renovaron el Congreso local y los ayuntamientos, respectivamente, posicionándose como la principal fuerza política de esas entidades.

En el caso de Coahuila, el PRI ganó los 16 distritos locales electorales en disputa, por lo que recuperará la mayoría del Congreso local para los próximos tres años, ya que en la actualidad sólo tiene diez legisladores, mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) sólo cuenta con nueve curules.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se ubicó como la principal fuerza política del país en 2018, no obtuvo ninguna curul, por lo que se ubicó como la segunda fuerza política de Coahuila y desplazó de esos comicios al PAN como el segundo partido con más fuerza.

En el caso de Hidalgo, el PRI también recuperó varios municipios como Pachuca, Mineral de la Reforma y Huejutla, por lo que gobernará 32 municipios, superior a los 16 ayuntamientos que administró, mientras que Morena sólo ganó seis ayuntamientos en solitario y cinco demarcaciones más en alianza.

Tanto el PAN como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) perdieron en los comicios, ya que el blanquiazul pasó de administrar 16 ayuntamientos a sólo cinco, mientras que el sol azteca pasó de 12 a sólo siete demarcaciones de la entidad, por lo que el PRI fue el principal ganador de la contienda.

Aunque Morena se ubicó como la principal fuerza política de México en 2018 ganando todos los distritos electorales federales, en la elección previa a las intermedias el partido guinda perdió presencia en dos estados que históricamente han sido gobernados por el PRI.

 

Continue Reading

Elecciones México

Morena mantiene disputas internas por dirigencia nacional

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

Luego de que el Instituto Nacional Electoral (INE) declaró un empate técnico en la encuesta por la dirigencia nacional entre los diputados federales Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, las disputas internas se mantienen, pues legisladores afines a Muñoz Ledo han pedido a Delgado que acepte su derrota, sin embargo, se ha negado a desistir de sus intenciones.

La nueva secretaria general de Morena, Citlali Hernández, llamó a Mario Delgado a reconocer la derrota y unirse al proyecto que encabeza Porfirio Muñoz Ledo, ya que resultó vencedor de la encuesta que organizó el INE y cuenta con el apoyo de la mayoría de los militantes de Regeneración Nacional.

Por su parte, el diputado Porfirio Muñoz Ledo aseveró que obtuvo la victoria y por ello emplazó al presidente del INE, Lorenzo Córdova, a reconocer su triunfo o renunciar a su cargo, ya que sostuvo que se negó a aceptar que contó con la mayoría de los votos.

Según Muñoz Ledo, el grupo que apoya a Mario Delgado pretende acorralar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, por lo que buscan obtener el triunfo a toda costa, y por ello enfatizó que él acompañará al jefe del Ejecutivo federal para impulsar la denominada cuarta transformación.

En tanto, Mario Delgado llamó a la unidad nacional en el interior de Morena y dejar a un lado las descalificaciones permanentes entre los militantes, ya que únicamente debilitan al partido y no abonan al proyecto de nación que impulsa López Obrador, por lo que debe predominar la mesura entre los abanderados.

El INE anunció que se llevará a cabo una nueva encuesta en la que se defina al nuevo dirigente nacional de Morena, quien estará al frente del partido para el proceso electoral de 2021 en el que se renovará la Cámara de Diputados federal, así como nueve gubernaturas.

Continue Reading

Con voz propia

Diputados plurinominales de México están más atentos a su móvil que a las sesiones

Los diputados que se encuentran más pendientes de su celular que de las sesiones, en su mayoría, tienen tres características: son plurinominales, del PRIAN, e incluso “se les olvida votar”; son de Hidalgo, Méx.

Avatar

Published

on

Por Emmanuel Ameth

Pese a que de manera ordinaria se presentan tan sólo dos veces por semana al Congreso, regularmente media jornada, a que cuentan con asistentes, secretarias y demás personal de apoyo para atender sus contingencias mientras están en sesión, los diputados plurinominales de la provincia de Hidalgo, México, se encuentran más atentos a su Facebook, WhatsApp y otras páginas que a poner atención a los temas que se discuten, llegando al extremo de incluso estar distraídos al momento de emitir sus votos.

La mayor parte de los referidos tiene por característica haber llegado vía plurinominal (es decir, que o no fueron votados o aún perdiendo la elección fueron inscritos para pertenecer al parlamento local mediante su porcentaje de votaciones), ser del Revolucionario Institucional- Acción Nacional (PRIAN) e incluso, llevarse reprimendas y/o llamados de sus compañeros de bancada para ejercer su voto; por lo menos así se evidenció en la vigésima cuarta sesión ordinaria del primer periodo correspondiente al primer año de ejercicio constitucional de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo.

Aquí unos ejemplos de su distracción al momento de votar:

Los diputados que se olvidan de votar por verificar sus notificaciones

En el grupo de diputados donde sus compañeros les hacen llamados de atención para que “suelten” su teléfono celular para emitir su voto se encuentra la diputada del PES Jajaira Aceves, misma que permanece la mayor parte de las sesiones observando su localizador que poniendo atención a los temas que se discuten en el legislativo.

Con menor atención a sus móviles pero lo suficientemente distraídas para no encontrarse atentas para emitir sus votaciones se encuentran las diputadas del PRI Adela Pérez y Mayka Ortega, mismas que tienen curules continuas y una comunicación muy cercana que las hace restar atención a lo que se discute.

La primera de ellas fue la única en ganar las elecciones de su distrito por mayoría (el PRI perdió 17 de 18 escaños de mayoría relativa) en tanto la segunda llegó vía plurinominal.

Los que también recurren en demasía al móvil, pero no se olvidan de votar

Otro ejemplo claro de quienes dirigen su atención a sus celulares en lugar de hacerlo a las sesiones pero que al menos no se olvidan de votar son María Luisa Pérez Perusquía, Julio Valera Piedras y José Luis Espinoza Silva, del PRI.

Así como también Asael Hernández Cerón y Claudia Lilia Luna Islas, la segunda de los referidos “menos obvia” al intentar cubrir con su carpeta su dispositivo móvil.

Otros captados

Aunque no se distraigan de sus funciones como los anteriormente referidos, también fueron captados otros diputados verificando su móvil en tanto se llevaban a cabo las sesiones del Congreso de Hidalgo.

Aquí el video completo del Congreso desde su página oficial:

Continue Reading

Trending