Connect with us

Con voz propia

De músico a cocinero: un zapoteco en Los Ángeles

Alfonso «Poncho» Martínez, músico zapoteco, emigró a Los Ángeles para convertirse en un conocido cocinero de tlayudas.

Published

on

Kau Sirenio Pioquinto

LOS ÁNGELES, California.- El viernes se fue desvaneciendo en el 4318 de la avenida S. Main St, al Sur de Los Ángeles, mientras los comensales provenientes de todas partes de la ciudad degustaban las tlayudas de carne asada, moronga o chorizo, cocinadas por Alfonso «Poncho» Martínez, zapoteco emigrado en Estados Unidos.

Nacido en Santo Domingo Albarradas, Tlacolula, Oaxaca, Alfonso llegó a la capital de California hace 19 años aún con su clarinete, que con el tiempo fue dejando para entrar de lleno a la cocina. «Lo primero que hice en esta ciudad cuando llegué fue trabajar en la cocina», recuerda en una plática en su casa, acompañada de mezcal y chapulines traídos del Istmo.

Durante los primeros años que Alfonso vivió en Los Ángeles, combinó la cocina con la música. Los fines de semana se unía a la banda de música de viento de Santo Domingo Albarradas para tocar en las fiestas familiares y cada año lo hacían en la fiesta patronal organizada por la comunidad migrante.

Mientras prepara una tlayuda con moronga para unos comensales, Poncho hace una pausa y vuelve a la conversación con nostalgia. «No es tan fácil deshacerte de lo que aprendiste de niño. Para mí, la música es lo máximo; aprendes algo nuevo y no lo sueltas. Aunque ya no esté en una banda, sigo con mi clarinete».

La experiencia de Alfonso en sus primeros años de vida fue en las laderas y faldas de los cerros que rodean su pueblo. En Oaxaca todos los días escuchó el canto de las aves y el murmullo de las hojas de los pinos y las aguas de los ríos. Ese paisaje le envolvió hasta que cumplió 20 años, cuando cruzó la frontera.

El 10 de junio de 2016, Alfonso recibió el certificado por «las mejores tlayudas», un reconocimiento a emprendedores del año por su producto innovador que contribuye a la diversidad gastronómica que otorga la alcaldía de Los Ángeles.

«Poncho’s Tlayudas es un espacio de resistencia gastronómica y soberanía alimenticia», dice Alfonso. «Aquí la resistencia va de la mano con la solidaridad con organizaciones sociales como el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), que organizan con frecuencia conferencias y presentaciones de libros».

El aprendizaje en Oaxaca

A principios de los noventa y con apenas once años de edad, Alfonso llegó  a Tlahui. Adoptó al internado como su nueva casa, y sus compañeros y maestros se convirtieron en su nueva familia. «Mucho después comprendí a mis maestros; ellos siempre nos decían que estábamos en el camino que nos llevaba a un futuro mejor si le echábamos ganas en el estudio», recuerda.

Mientras deshebra el quesillo traído de Oaxaca, jala el cordón que lo ata a la historia de su infancia, cuando se fue al Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM), en Santa María Tlahuitoltepec Mixe, donde se formó como músico zapoteco.

El CECAM es un internado para niños y adolescentes indígenas de la región; además, ofrece secundaria, bachillerato y técnicos en reparación de instrumentos musical. «Mañana me voy a Tlahui a estudiar música», espetó Gerónimo Martínez mientras pescaba en el río de Santo Domingo Albarradas.

«Papá, mañana vamos con mi primo Gerónimo a la escuela de música en Tlahui», dijo Alfonso cabizbajo. «Está bien, nadie te está sacando, pero vamos, yo te llevo», contestó Juanino Martínez Chimil.

Al día siguiente de la plática familiar, papá e hijo salieron a las tres de la mañana de Santo Domingo al crucero de Matagallinas a esperar el camión que lo llevaría a Tlahuitoltepec. “Caminamos cuatro horas, hasta que llegamos donde pasa el camión que va a Tlahui. El autobús hizo dos horas más de camino entre carretera que van surcando entre las montañas”, revive. “La ropa que lleva puesta ese día, era un pantalón café y una camisa beige y zapatos negros; fue la ropa que usé en mi graduación de primaria… Ah… la mochila me la llevó mi hermana que vivía en la ciudad de México”.

–¿Qué aprendiste del CECAM? – le pregunto.

–Para mí, el CECAM fue muy fácil, porque ahí las rutinas eran lo mismo que hacía en mi casa con mis papás. Sin embargo, aprendí a ser más disciplinado; hasta ahora recuerdo las palabras que mi maestro me decía: «Sí vas hacer algo, hazlo tú mismo, no des instrucciones, porque la gente no entiende lo que haces».

Una vez que Alfonso terminó su estancia en el internado, regresó a Santo Domingo Albarradas y se integró a la banda de música comunitaria. Aún adolescente, acompañaba a la banda en los rezos y fiestas patronales de las comunidades vecinas.

Un año después emigró a la ciudad de Oaxaca, donde se empleó en la construcción, trabajo que dejó, pronto, cuando se reencontró con excompañeros del CECAM que fueron a una tocada en la capital. «Poncho, vamos mañana a una tocada», le propusieron. Así que el jueves avisó que faltaría al trabajo dos días. «No podré venir el viernes ni el sábado; regreso el lunes», le dije al maestrero.

De esa primera tocada, Alfonso fue conociendo más el ambiente de la música y las mieles del dinero, pues ganaba más que en la obra de construcción, en cuatro días de tocada recibía el doble de la paga que tenía como ayudante de albañil.

«Cuando fuimos a tocar en la colonia Monte Albán, en la Ciudad de Oaxaca, fue la primera vez que vi mucho dinero junto. Por tocar jueves, viernes, sábado y domingo me pagaron trescientos pesos; además, nos dieron comida y bebida. Tal vez por mi edad, no vi esa tocada como día de trabajo, sino como un fin de semana de parranda», suelta a carcajada. “Quise ser músico militar, pero no pude, porque no tenía documentos que me pidieron en la Secretaría de la Defensa Nacional”, agrega.

Sin embargo, eso no lo desanimó, sino que siguió ensayando con el maestro Manzano, de la Sierra Juárez, quien venía de la banda Militar de la Ciudad de México. Él tocaba con la banda Eco Serrano en Oaxaca.

Alfonso tocaba en la banda Santa Cecilia, en Santo Domingo Albarradas, pero a su vez, era músico invitado en otras bandas donde le pagaban un promedio de 200, al inicio. Después le incrementaron el salario de 400 a 600; hasta mil 400 pesos cada fin de semana, cuando los maestros de su pueblo ganaban 800, 900 pesos quincenales.

Las dificultades en México

Poncho aprendió a cocinar en el CECAM después de quedarse sin comer dos veces. La primera vez que no tuvo comida fue cuando su hermana se fue a la Ciudad de México; años después, se repitió la historia cuando quiso sorprender a su mamá, pero el sorprendido fue él. En su casa no había quién le cocinara. “Todos estaban vendiendo en la feria del pueblo”.

Alfonso "Poncho" Martínez Luis, preparando tlayudas en Los Ángeles.

Alfonso «Poncho» Martínez Luis, preparando tlayudas en Los Ángeles.

“Me quedé sin comida dos veces por no saber cocinar, así que le pedí a las cocineras del internado que me dejaran ayudar en la cocina. Lo que quería era aprender a cocinar, así que me la ingenié para ayudar todos los días, cuando terminaba la tarea de la escuela y corría hacia a la cocina”, recrea.

Alfonso dice que con el paso de los años aprendió a cocinar. “Huevos revueltos… no hice sándwich porque en el internado no se comía más que tortilla. Al terminar la secundaria regresé a Santo Domingo, con nueva mentalidad. Me levantaba temprano a barrer, a lavar mi ropa e ir a correr a la cancha”.

La mamá de Poncho, Feliciana Luis Morales, le enseñó otra parte de la cocina, mientras tejía petates para ayudar a la economía familiar. Porque el papá se dedicaba al cultivo de maíz.

Ya en Los Ángeles, Poncho trabajó de lavatrastos. “Empecé a trabajar un lunes; sólo me dieron instrucciones de lo que iba hacer; yo no sabía lavar trastes; eran bastantes platos, como cien por hora, aparte los cubiertos, ollas, jarras. La verdad yo no estaba preparado para hacer eso, pero aprendí y aquí me ves”, relata.

El cruce clandestino

Alfonso despertó a las 6:00 de la mañana en el hotel en Mexicali. Después de lavarse la cara buscó a sus compañeros que se quedaron con él, pero no los encontró. Tras meditarlo por un rato, sacó un billete de 200 pesos que traía escondido bajo la plantilla de su zapato; con ese dinero almorzó. El día anterior no comió por la caminata en el desierto.

“Cuando desperté, no estaban los demás; me habían dicho que es muy común que te abandonen en el camino sin avisar; lo mismo le hacen a las mujeres, si no traen dinero. Por eso guardé mi dinero en mis zapatos; otros lo guardan en el dobladillo de la camisa o ropa interior», explica Poncho.

Después de almorzar, caminó sin rumbo, ni siquiera sabía a dónde iba. Quebró en la primera esquina, de ahí tomó otra calle; así anduvo hasta la tarde. Entonces, se encontró a un ‘coyote’ que le ofreció cruzarlo de nuevo. «Vente conmigo, ahorita nos vamos», propuso el desconocido.

Antes de llegar a Mexicali, Alfonso estuvo en Tijuana en los primeros días de noviembre de 1999, procedente de Oaxaca, su objetivo era cruzar la frontera. Primero lo hizo con sus compañeros en la garita de San Isidro, pero les cayó la migra. Ese día corrieron en la franja fronteriza durante la noche para que no los detuvieran. Al día siguiente, optaron por el Río Colorado, pero no corrieron con suerte, hasta que los llevaron a Mexicali.

–¿Por qué te viniste a Los Ángeles?

–Cuando somos jóvenes pensamos que vamos a ganar mucho dinero. Pero no es así. Sin embargo, quería conocer otras ciudades; en México recorrí toda la Sierra Juárez, el Istmo de Tehuantepec, y parte de Morelos y la Ciudad de México. Pero siempre falta algo nuevo por conocer.

–¿Por dónde entraste?

–En Mexicali

–¿Mexicali? ¿En el desierto?

–No. En la garita. Caminé entre el puesto de revisión y el carril vehicular, mientras la policía revisaba a las personas.

–¿Ah… sí?

–Sí. Iba con miedo, porque ya me habían agarrado ahí; pero el coyote me animó. «Tu hazlo, no te van a agarrar no te preocupes», me dijo. Y, mira, aquí estoy.

–¿Cuánto tiempo tardaste para cruzar?

–Tres semanas. Entre Tijuana, Mexicali,

San Luis Río Colorado, Algodones… ya no recuerdo dónde más estuve después de vueltas y vueltas, hasta que pude pasar.

Después de cruzar en la frontera, Alfonso se quedó en un hotel antes de viajar a Los Ángeles. “Estuve dos días en el hotel, hasta que el señor regresó por mí; me llevó a Los Ángeles en auto deportivo, un Corvet… bueno, no sé mucho de carros. Pero ese día, recuerdo que salimos de la casa del ‘coyote’, entramos en la autopista, luego pasamos por el Estudios Universal”.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Edelweiss, la secta española con cientos de niños violados bajo gestión de Eduardo González Arenas

Published

on

By

 

Por Alberto Farfán

Las noticias sobre la violación de niños y adolescentes no sólo han surgido con relación a Canadá o Francia como aquí en Los Ángeles Press lo hemos publicado en ocasiones anteriores. Lamentablemente, pareciera que este horrendo crimen se comete en todas las latitudes, en todos los tiempos y por todo tipo de despreciables sujetos.

Y a raíz de un documental realizado y emitido por la cadena informativa de Radio y Televisión Española (RTVE) el 22 de septiembre del año en curso, intitulado Edelweiss, se han vuelto a poner sobre la mesa las violaciones perpetradas en tres décadas con total impunidad y en contubernio con las autoridades del Estado español, estimadas en cientos.

González Arenas crea “Edelweiss” con la intención de reunir niños y preadolescentes varones para la práctica del montañismo y la excursión en la naturaleza. Pero la realidad era muy distinta. El ex legionario y miembro de una familia de alto nivel económico ─quien contaba con contactos poderosos─ a través del adoctrinamiento de la ideología nazi, de inculcar la existencia de extraterrestres y de sugestionar sobre el inevitable fin del mundo, buscaba manipularlos para violarlos y prostituirlos con personalidades diversas.

Y con el afán de mantener a estos jovencitos de entre 7 y 14 años callados y sumisos, Eddie les persuadía de que la Tierra sucumbiría en 1992. Y que la salvación sólo la iban a encontrar al entregarse de manera incondicional a él, pues él era “el príncipe Alain”, del planeta “Nazar”, y al unirse a su secta podrían huir y refugiarse en el planeta “Delhais”, una especie de paraíso en donde no había violencia, delincuencia, ni drogas, pero sí mucho amor, eufemismo para indicar sodomía.

Y es de destacar que este violador serial y tratante de niños fue apresado en diversas ocasiones por sus crímenes. No obstante, debido a la corrupción de las autoridades judiciales y a sus poderosas amistades nunca cumplió una condena en tiempo y forma. En 1976, en 1982, y en 1991, fue sujeto a proceso, pero sólo cumplía un irrisorio lapso encerrado y obtenía la libertad para volver a empezar todo otra vez. De hecho, en 1991, parecía que se presentaba la gran oportunidad de que se cumpliera la ley cabalmente. Fue sentenciado a 168 años de prisión, y sin embargo, a los seis obtuvo su libertad por “buena conducta”.

Ya de nueva cuenta en la calle, Eduardo González Arenas se refugió en una mansión de sus padres, abriendo un bar para reiniciar sus actividades de pederasta. Sólo que ahora eligió niños de escasos recursos para no llamar la atención, lo cual no funcionó pues de nueva cuenta fue denunciado y sentenciado en 1997, para salir libre al poco tiempo y sin aparentes problemas a futuro, y reitero “sin aparentes” porque el 1° de septiembre de 1998 una de sus víctimas, ya con 18 años cumplidos, lo degolló dándole muerte.

Continue Reading

Con voz propia

¿Accidentes aéreos en México? Rompecabezas para armar

Published

on

 

Historias para armar la Historia

Ramsés Ancira

Esta vez honraremos más que nunca el título de esta columna de opinión. Le vamos a contar cuatro historias, y usted decide si las piezas del rompecabezas encajan o no. Las piezas están revueltas. No tienen orden cronológico.

Primera Historia        

El pasado 8 de octubre, mi colega Guadalupe Lizárraga entrevistó a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, quien ocupó el cargo tras ganar la elección a la cual fue postulada por la Coalición Juntos Haremos Historia, que encabezó el Partido Morena. Inició su mandato el 15 de octubre de 2018 y lo terminó el 14 de octubre de 2021. Durante este trienio fue objeto de varios ataques en medios y redes sociales, la mayoría de carácter misógino y presuntamente patrocinados por otro mandatario de Puebla, pero no de la capital, sino del estado. El gobernador Miguel Barbosa Huerta.

“El crimen por el sombrero” no es el nombre de una novela de misterio de Sherlock Holmes, aunque se parece mucho a otros títulos de Sir Arthur Conan Doyle. Éste fue real y no se trató del juego de un escritor con sus lectores para retarlos a descubrir el asesino. Cuatro personas resultaron muertas: una estudiante de Medicina, colombiana; dos de sus compañeros; y el chofer de la compañía UBER que los llevaba a casa después de asistir a un carnaval en Huejotzingo.

El nombre del caso se debe a que supuestamente Ximena, una bella colombiana, llevaba sombrero al carnaval, un sombrero azul, para más señas, que motivó el pleito con Lisset “N” de 22 años. Al final, el taxi en el que viajaban los estudiantes de Medicina fue interceptado en una carretera y, ellos,  asesinados a tiros. También mataron, para que no quedaran testigos, al conductor que ni siquiera había participado en el pleito. La joven fue la que recibió más disparos.

Antes, ella relató a su familia, a través de mensajes telefónicos, que una mujer le había quitado el sombrero. Ximena le reclamó y al final recuperó su prenda. Minutos después ocurrió la emboscada y el cuádruple crimen.

A pesar de que el homicidio múltiple ocurrió en Huejotzingo, que es un municipio conurbado al de la capital poblana, fue a su presidenta municipal a quien le pidió Barbosa “la cabeza” de la jefa de Seguridad pública. Rivera Vivanco se negó. Alegó la independencia del Municipio Libre, consagrada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; la prohibición que tiene el gobernador para intervenir en sus asuntos; y defendió la estrategia con la que logró mejorar la confianza en la policía de Puebla de Zaragoza (No de los Ángeles, como le gustaba llamarle al PAN cuando gobernó la capital poblana).

De todas maneras, Rivera Vivanco preguntó al gobernador ¿por qué debía despedir a su jefa de Seguridad? Éste le contestó que la gente estaba muy enojada y que tenían que correrla para calmar la indignación pública.

La presidente municipal insistió en que ésa no era la manera ética con la que estaba comprometida desde que fue consejera estatal y secretaria de Diversidad Sexual del Comité Directivo Estatal del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), partido del que fue fundadora en la entidad. Además, le dijo a Barbosa ¿Quién ocuparía ese importante cargo? El gobernador le dio el nombre de personas directamente relacionadas con el ex titular de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, quien está bajo proceso en Estados Unidos por narcotráfico y conspiración contra ese país.

Antes de terminar la historia, hay que decir que cuando la economista Rivera Vivanco, dejó el cargo, a diferencia de sus predecesores, dejó las arcas con recursos para que la siguiente administración pagara sus compromisos.

Segunda Historia

En el penúltimo año de la presidencia de Vicente Fox Quesada murió en “accidente” por la caída de un helicóptero, quien ocupara el cargo de Seguridad Pública Federal, Ramón Martín Huerta. No se cansen lectores si entrecomillamos una y otra vez la palabra “accidente”, ya que el 21 de septiembre de 2021 la periodista Laura Sánchez Ley buscó el expediente y la Fiscalía General de la República le respondió que estaba perdido.

Casualmente, la fecha de la muerte de Martín Huerta fue el 21 de septiembre de 2005, exactamente 16 años antes. Se dirigía en helicóptero a dar posesión a los nuevos custodios del penal de seguridad del penal de Almoloya de Juárez. La explicación oficial fue que el piloto se metió a un banco de niebla; el tablero de control no le debió haber indicado que estaba volando a muy baja altura porque alguna razón debe haber existido para que no calculara su “techo de navegación” y eso lo hizo estrellarse en una zona montañosa. No se sabe de tormentas o lluvias esa mañana.

Aunque se supone que en el “accidente” murieron otras siete personas, la Policía Federal, a la que pertenecía el helicóptero, nunca dio a conocer los antecedentes de los dos pilotos, Habacuc de León y Rafael Esquivel. Tampoco se informó si tenían la capacitación suficiente para tripular el Bell 412 siniestrado.

En ese entonces el ingeniero García Luna era titular de la Agencia Federal de Inteligencia, que contaba con oficinas en la Avenida del Conscripto. En su interior albergaba despachos del FBI de Estados Unidos; la Sureté, francesa; el Mossad, israelí; y Scotland Yard, de la Gran Bretaña, entre otras.

Toda esa cooperación internacional fue insuficiente. La AFI de García Luna nunca reveló los resultados de su investigación. En 2006, Felipe Calderón lo nombró Secretario de Seguridad Pública Federal. Luis Cárdenas Palomino, quien a la fecha se encuentra preso en el penal de Almoloya, por el delito de tortura, era director general de investigación de dicha Agencia, tarea por la cual debió ser responsable de investigar el, otra vez, “accidente” en el cual murió Martín Huerta, quien, por cierto, fue sustituido en la Secretaria de Seguridad Pública por Eduardo Medina Mora, mientras culminaba el sexenio de Fox.

Tercera Historia

La muerte de Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Felipe Calderón ocurrió el 4 de noviembre de 2008. Wikipedia nos recuerda al respecto “cuando el avión Learjet 45, matrícula XC-VMC, en el que volvía a la Ciudad de México después de una gira de trabajo en el estado de San Luis Potosí, se estrelló cerca de la intersección del Periférico y Paseo de la Reforma”.

Nunca antes ni después ha ocurrido un “accidente” de esta naturaleza sobre la capital de la república mexicana. Hubo muchas especulaciones: que el pequeño avión se acercó demasiado a una aeronave comercial, lo cual provocó que se desestabilizaran los controles; que Mouriño había ordenado a los pilotos que “le dieran chance” de tripularlo y, también, que en realidad la víctima del atentado no era él, sino el llamado “Zar Antidrogas”, José Luis Santiago Vasconcelos, quien tenía fama de incorruptible y que para más señas, había participado en reformas constitucionales de Justicia Penal. El choque del Lear jet contra un rascacielos de las Lomas de Chapultepec, a menos de 30 segundos de vuelo de la entonces residencia oficial de Los Pinos, nunca fue esclarecido.

José Luís Santiago Vasconcelos, según declaró Jesús “El Rey” Zambada ante una corte penal federal de Brooklyn, Nueva York, había sido sentenciado a muerte por el Cártel de Sinaloa, “porque no agarraba dinero”. Hay versiones de que el lugar de Vasconcelos en el avión estaba originalmente destinado a Genaro García Luna.

Cuarta Historia

El exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle fue sucedido en el cargo por su esposa Martha Érica Alonso, mientras él se desempeñaba como coordinador de la bancada de Acción Nacional en el Senado. Ella fue la primera mujer en gobernar Puebla… durante 10 días. Ambos cónyuges fallecieron tras el desplome de un helicóptero. Viajaban con ellos el capitán Roberto Cope y el primer oficial Marco Antonio Talavera. También el asistente personal del ex gobernador, Héctor Baltazar Mendoza. No hubo autopsias.

Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta se postuló como candidato a gobernador de Puebla en elecciones extraordinarias realizadas en 2018, en las que hubo abstencionismo del 70 por ciento de los electores, lo que lo convierte en el gobernador con menos apoyo en la historia reciente de la entidad.

El desplome el helicóptero Agusta A109S Grand, ocurrió el 24 de diciembre de 2018. A casi tres años de distancia, las autoridades aeronáuticas siguen sin dar una respuesta convincente sobre las causas del “accidente” en el que murieron los dos ex gobernadores de Puebla.

Son cuatro piezas. ¿Se puede armar con ellas un rompecabezas?

Bitácora Suplementaria:

El politólogo y ex dirigente estudiantil Raúl de la Rosa, escribió esta nota para el grupo Genaro Vázquez Rojas, creado para las personas que contribuyen al documental Genaro, proyecto del autor de estas líneas:

Dice de la Rosa: “Digna Ochoa y Plácido fue conocida, no amiga, pero sí conocida de tod@s l@s que andábamos en Veracruz, de los años 1990s y principios de los 2000s, en el activismo social y político. Ella era bastante conocida, fue monja, y ya retirada de sus votos eclesiásticos se dedicó de lleno a la defensa de los derechos humanos, para lo cual se licenció en Derecho. Fue encontrada muerta en su despacho de la calle de Zacatecas 31, Colonia Roma, de la Ciudad de México, el 19 de octubre de 2001, por la tarde”.

Agregamos nosotros que el caso fue cerrado como “suicidio” por el entonces Subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Renato Sales Heredia.

El 16 de octubre de 2021, falleció Felipe Cazals, ya consagrado como uno de los mejores directores en la historia del cine mexicano. En 1978 filmó “El año de la Peste”. Una película en la que pronosticó muchas de las situaciones que se dieron en 2020, con la epidemia de Covid-19.

En 2004, Cazals filmó su último documental, aunque todavía realizó tres películas de ficción histórica más. En aquel expresaba las dudas de que en efecto la defensora de derechos humanos se hubiera suicidado. La incertidumbre está implícita en el título mismo del filme protagonizado por Vanesa Bauche. Se llama así, con todo y los puntos suspensivos, Digna… hasta el último aliento

Sirvan estas líneas In Memoriam.

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: Samuel García, el nuevo Peña Nieto influencer

Published

on

Foro Público

El pasado 1 de octubre Samuel García rindió protesta como gobernador de Nuevo León para los próximos seis años, después de haberse convertido en el mandatario estatal más joven la historia de esa entidad, y haber superado a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)—el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador—y del Partido Revolucionario Institucional (PRI)—cuyo candidato derogó fuertes sumas de dinero para posicionarse–, debido, en gran medida, al apoyo en redes sociales que obtuvo su esposa, Mariana Rodríguez.

El senador con licencia del Movimiento Ciudadano (MC) se convirtió en el gobernador del estado con el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país y cuyo índice per cápita es el más alto de México, por lo que su triunfo inmediatamente lo coloca en la esfera de los presidenciables para el proceso electoral de 2024, como lo hizo su antecesor, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” en 2018 y por el cual quedó en cuarto lugar de la contienda electoral.

Sin embargo, a diferencia del Bronco, un político rancio asociado a la jerarquía priísta de Nuevo León, Samuel García ha obtenido notoriedad pública nacional por sus errados comentarios en torno a la realidad social tanto de los neoleoneses como de los mexicanos, así como su evidente visión machista contra su esposa, por lo cual se convierte en el nuevo “Golden boy” de la política mexicana como en su momento lo fue Enrique Peña Nieto.

Aunque la imagen de Peña Nieto fue fabricada por Televisa durante años y formó parte del proyecto político del Grupo Atlacomulco para permitir el regreso del PRI a la presidencia de la República, la imagen de Samuel y Mariana se está construyendo desde el ecosistema digital, donde puede tener más impacto, principalmente entre los votantes jóvenes que lo pueden observar como un político cercano a sus necesidades sin las viejas ataduras convencionales de los políticos tradicionales e incluso sus errores de dicción pueden ser un punto positivo para mostrarlo como un ser humano con yerros.

Sus posibilidades de buscar la presidencia de la República en 2024 dependerán de los resultados que entregue en Nuevo León en los próximos tres años, aunque su imagen de ignorante y elitista tendría que cambiar radicalmente del imaginario colectivo nacional que lo ha considerado más un “meme” viviente que un personaje que pueda encabezar al país.

Lo cierto es que la imagen de Samuel García ya no se puede descartar completamente y minimizar, pues esa subestimación permitió que llegara a la gubernatura de Nuevo León, y ahora buscará emular el modelo convencional de comunicación política que ha adoptado López Obrador con conferencias de prensa mañaneras y el impacto mediático de Mariana Rodríguez como una influencer destacada.
La controversial pareja paulatinamente ha cumplido sus objetivos, pues pasó de ser un personaje desconocido a uno de los senadores que incluso alcanzó el sobrenombre de “senathor” y su particular forma de dirigirse al electorado le ha permitido posicionarse como un personaje fresco, distinto a la vieja tradicional política mexicana.

Con la gubernatura de Nuevo León, no se puede descartar tampoco que Mariana Rodríguez también pretenda ser la sucesora de Samuel García y consolidar un amasiato similar al viejo régimen priísta pero bajo la modalidad digital.

Aunque las razones del triunfo de Samuel García también se deben a que sus adversarios estaban empapados completamente de actos de corrupción, lo cierto es que fue considerado por los votantes como el menos malo en la oferta electoral, por lo que aún dista mucho de posicionarse como una figura de contrapeso al presidente de México, quien en tres años no ha tenido ningún adversario político de categoría que le haga sombra a las aspiraciones de consolidar su proyecto “cuarta transformación”.

Nota aparte: En política nadie se puede descartar y la imagen de Samuel García parece refrescar la tibia bajara de presidenciables de oposición que por el momento los dados parecen favorables para el candidato del presidente, por lo que la duda se mantiene entre Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: