Damnificados por tormentas exigen atención al gobierno mexicano

DSC_0236
Indígenas agrupados en el Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña (CCDM) marcharon por segunda ocasión en avenidas de Tlapa para exigir atención correcta al gobierno federal y estatal. Foto: Sergio Ferrer

Por Sergio Ferrer

TLAPA, Guerrero.- Cientos de integrantes del Consejo de Comunidades Damnificadas de la Montaña (CCDM) marcharon en la ciudad de Tlapa para exigir su derecho a la alimentación, así como la reubicación y reconstrucción de viviendas que fueron afectadas por los fenómenos meteorológicos de septiembre.

Ésta es la segunda manifestación que efectúan pobladores de comunidades afectadas por las lluvias luego de que en noviembre dieron a conocer los problemas a los que se enfrentaban ante distintas dependencias como la Secretaría de Desarrollo Social federal, CDI o Cenapred, no han sido debidamente atendidos.

Indígenas me´phaa, na savi y nahuas marcharon por la ciudad bajo el sol, algunos automovilistas en su mayoría comerciantes o transportistas tocaban el claxon cuando su rutina se vio interrumpida por una manifestación.

Una comisión de prensa del CCDM acudió a radiodifusoras, primero fueron a La Voz de la Montaña radiodifusora indigenista que depende de la CDI y hablaron por algunos minutos, bajo el enojo del director de la emisora que desaprobó dicha acción, sobre su situación aunque “la radio es del pueblo y para el pueblo, debemos de poderla usar”, señaló un ta savi.

Despúes acudieron a una de las varias radios piratas que se encuentran en Tlapa ubicada en las instalaciones de la Escuela de Derecho Cups, en donde les negaron el acceso al espectro radiofónico y a cambio les ofrecieron dinero, lo que la comisión rechazó.

DSC_0252
Una mujer levanta la mano para afirmar su participación durante la movilización de indígenas agrupados en el Consejo de Comunidades marcharon por segunda ocasión en avenidas de Tlapa. Foto: Sergio Ferrer

En la marcha que avanzó casi en silencio, hubo algunos oradores que avisaban a la población que se encontraban en demanda de maíz, frijol, arroz y viviendas además de reposición de cultivos perdidos y animales de traspatio.

Frente a la presidencia de Tlapa, representantes de comunidades llamaron al cabildo del municipio a demostrar su respaldo o postura ante lo cual les llevaron aguas y más tarde el regidor de asuntos Indígenas dialogó con comisarios y delegados.

Integrantes de la comisión de prensa pidieron a las autoridades que no haya represalias contra la gente que decidió hablar en la radio que se supone es para los indígenas, además de que fueron seguidos durante la marcha por algunas personas de Gobernación, advirtieron.

De las 200 comunidades existente, 197 autoridades adheridas al CCDM, acudieron a la reunión en Chilpancingo a la que no asistió Rosario Robles de la Sedesol federal, pero sí el gobernador Ángel Aguirre, la titular de la Secretaría de Desarrollo Social estatal y delegados de la federación.

Abel Bruno Arriaga, comisario de Unión de las Peras indicó vía telefónica que el gobernador acepta una propuesta de dar 5 kilos de maíz diarios a cada familia afectada y convocó a una mesa de trabajo con funcionarios de la federación y estatales en Tlapa.

Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, indicó que aunque existía una propuesta de que la asociación nacional de productores ANEC dotará de granos básicos excedentes de otros estados que permanecen estancados a La Montaña, el estado se negó a esa propuesta porque no quieren intermediarios.

De haberse concretado la idea que circula en Internet con el hashtag #quelluevamaíz en La Montaña, la compra de maíz a organizaciones campesinas hubiera generado la posiblidad de un círculo virtuoso para fortalecer las productores de maíz que pudieran dotar de semillas a los indígenas en situación compleja, pero el gobernador dijo que hay suficiente maíz en Guerrero para dotar a la Montaña.

Barrera Hernández indicó que el gobernador y funcionarios ya tenían una propuesta de que las comunidades se adhirieran a programas ya existentes del DIF o la CDI, los representantes comunitarios pidieron un planteamiento preciso porque las dependencias no han trabajado bien.

No se sabe si los productores que dotaran a los indígenas de maíz usan semillas transgénicas.

DSC_0189
Mujeres indígenas alertan sobre la crisis alimentaria de la Montaña Alta de Guerrero. Foto: Sergio Ferrer

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *