Culiacán Sinaloa impulsa festival por la paz con globos de Cantoya

globos
En Culiacán, festival de los globos de Cantoya 2013. Foto: detalle de video.

Por Miguel Alonso Rivera 

CULIACÁN, Sinaloa.- “El principal origen de los altos índices de violencia y criminalidad son la pérdida de valores y los hogares disfuncionales que, lamentablemente, no entran dentro de los esquemas de educación, salud y asistencia social, y por eso, queremos incidir en esas políticas públicas para que tengan cobertura estos sectores que hasta ahora no están incluidos y se apliquen programas específicos”, sostuvo el presidente de la Organización de Integración e Inclusión Social “Sumando Esfuerzos”, José Casimiro Zamora Castro.

El también Coordinador de Posgrado de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) señaló que Ciudad Juárez, Chihuahua, Monterrey y Culiacán son algunas de las ciudades más violentas de México y tienen como común denominador el alto porcentaje de hogares disfuncionales y la desorientación de muchos jóvenes que siguen como guías y educadores a sus dispositivos electrónicos y los amigos de su misma edad. La lucha contra esta deformación moral y la apatía general de sociedad y gobierno son las motivaciones por las que realiza el Segundo Festival de Globos de Cantoya por la Paz “Imagina a Sinaloa en Armonía”.

En punto de las 19:00 horas del 21 de marzo de 2014, se lanzaron los globos al cielo de Culiacán en la explanada del Templo de La Lomita, uno de los espacios emblemáticos de la capital sinaloense, con el propósito de concientizar a la población en general para retomar el valor e importancia de la familia, eje y motor social del amor, el respeto y la cultura de la paz.

“Para participar activamente puedes comprar un globo de Cantoya y asistir al levantamiento masivo con familiares y amigos. Otra forma de participar, proactivamente, es difundiendo este mensaje para sumar esfuerzos entre círculos de amistad y familiares, así como asistiendo a este evento de convivencia, respeto y responsabilidad cada año”, dijo el Dr. José Casimiro Zamora.

“México necesita –subrayó- de gente que empuje, para hacer del nuestro, un país de libertades y prosperidad para todos. Los ciudadanos vivimos en condiciones de inseguridad en todas sus expresiones y son cotidianas las violaciones de sus derechos humanos y garantías individuales. Esta realidad no ofrece, ni puede garantizarnos en el futuro las condiciones necesarias para tener una vida digna, plena, ni la posibilidad de participar creativa y responsablemente en la vida nacional. La inseguridad que prevalece merma las potencialidades de desarrollo del talento de los mexicanos y mexicanas”.

La primera edición del Festival de Globos de Cantoya por la Paz se celebró el 2 de diciembre de 2013 en el Puente Bimodal del Parque Las Riberas de Culiacán destacando la importancia de la estructura familiar para la paz. El hermoso espectáculo de cada colorido globo, que toca el cielo con su papel de china, representa el anhelo de una sociedad de vivir en paz y armonía. Es una tradición de profundos significados para distintos pueblos de México como la unión familiar, reforzar los lazos comunitarios e incluso de las almas que suben al cielo.

Los Globos de Cantoya deben su nombre a su creador: un capitalino apasionado de la aeroestática, Joaquín de la Cantoya y Rico, quien los inventó en la segunda mitad del siglo XIX.

DR. JOSÉ CASIMIRO ZAMORA CASTRO
Dr. Casimiro Zamora, de la organización “Sumando esfuerzos”. Foto: Miguel Alonso Rivera

La familia, antídoto contra la violencia 

“Cuando era adolescente, una forma de medir la violencia era revisar la prensa y veíamos que los protagonistas eran los adultos, 20 años después, actualmente utilizando el mismo criterio, las causas que originan la violencia se han exponenciado y ahora los principales actores del crimen son los jóvenes”, lamentó.

Es fundamental, alertó, rehabilitar el núcleo familiar porque es una realidad que el 23 por ciento de la sociedad sinaloense está compuesta por familias nucleares disfuncionales y esto representa un caldo de cultivo que puede generar una gran cantidad de conductas antisociales. De hecho, agregó, está demostrado que el 80 por ciento de los delincuentes que están en la cárcel fueron niños que crecieron en hogares disfuncionales.

“El delincuente grande siempre empezó por delitos pequeños que no fueron atendidos ni disciplinados y esto fue aumentando, como consecuencia tenemos lo que estamos viviendo”, dijo.

“Nosotros –aclaró- no queremos tomar como referencia todo lo malo que existe, sino buscamos construir una sociedad con los valores asociados a la conformación de un núcleo familiar ideal”.

El Dr. José Casimiro Zamora Castro se abstuvo de opinar sobre la Marcha a favor del “Chapo” Guzmán, a la que algunos califican como una derrota cultural. “El asunto es la orientación que le des a tu esfuerzo, nosotros hemos trabajado de forma pacífica buscando siempre el bienestar social y desafortunadamente hemos encontrado resistencias en algunas estructuras del Estado, es un tema complicado”, dijo.

Como ejemplo, recordó, que en julio de 2013 hicieron un diagnóstico sobre prevención de adicciones, resultado de dos fases de un trabajo condensado de cinco años, que entregaron a varias instituciones públicas y sociales que en teoría se encargan de trabajar en la materia. “Nosotros les manifestamos que para la tercera fase ocupábamos su colaboración: nadie se acercó y quizás ni leyeron nuestro informe. Todo lo tenemos registrado, se hicieron oficios individuales y con registro, de ese nivel es la apatía en diversos sectores”.

Por esa razón, José Casimiro decidió ir por lo básico: la concientización de las personas como generadoras del cambio. De ahí su frase: “Muévete y moverás al mundo”. “Para generar cosas grandes tienes que partir de algo sencillo”, dijo.

La exclusión de las familias disfuncionales

Existen deficiencias en el modelo educativo, de salud y asistencia social que se deben subsanar porque las políticas públicas parten de un esquema de familia nuclear y no todos los individuos están en nuestra época en ese esquema, por tal motivo estamos pugnando por la inclusión y cobertura de todos los sectores que no están incluidos, dijo Casimiro.

“Te pongo de ejemplo –expusó-: un muchacho que estudie medicina y venga de una madre soltera, tiene necesidades económicas y emocionales especiales. Todos los seres humanos provenimos de madre y padre en un cincuenta por ciento, tanto genética como emocionalmente. La figura paterna y materna son indispensables, cuando existen huecos se abren espacios ´para la violencia y la deformación, se suscitan conductas que pueden lesionar lo que es la estructura familiar y el bien común”.

“La figura materna –añadió- no puede por sí sola dar todo el rigor de los valores básicos que son respeto, responsabilidad y disciplina, ni la atención ni el cuidado ideal que requiere el hijo. Lamentablemente las instituciones de educación y salud no tienen esquemas para la atención de estos entes que provienen de un entorno disfuncional”.

“Hemos encontrado –dijo- grandes similitudes de Culiacán con Ciudad Juárez y Chihuahua, de las ciudades más violentas de México, como las condiciones del entorno que nos pueden dar a entender que estamos en un fenómeno similar al de esas ciudades donde la violencia se originó cuando madres que quisieron irse al extranjero no pudieron y se quedaron a trabajar en las maquiladoras”.

“Los jefes de ellas –comentó- abusaban, salían embarazadas, tenían a sus hijos y debían seguir trabajando. Los hijos se quedaban solos en casa cuando no iban a la escuela, y surgieron las pandillas. Los valores se dan en casa y se refuerzan en la escuela, pero la ausencia afectiva de una guía causa desorientación en los jóvenes que no tienen otros parámetros de referencia.”

“Todo individuo repite acciones y patrones que vio en la casa de sus padres y abuelos, ese aprendizaje oculto se da de manera inherente al desarrollo de la convivencia de tu estructura familiar. Por eso es importante una estructura familiar”, explicó.

El delincuente Jesús Malverde, adorado como santo. Foto: eccechristanius.wordpress.com
El delincuente Jesús Malverde, adorado como santo. Foto: eccechristanius.wordpress.com

Juventud, sin opciones culturales

José Casimiro Zamora Castro apuntó que a los jóvenes sinaloenses no se les están dando opciones culturales. “Tenemos un patrimonio cultural que no se difunde. Existe el traje típico de Sinaloa, tanto para hombre como para mujer pero ¿Quién lo conoce?, cuestiónó el académico. Y abundó poniendo de ejemplo que si buscas en Google ‘traje típico de Sinaloa’ no vas a encontrar información. “Habría que ver en qué se está invirtiendo el presupuesto en materia de cultura. Son muy bonitos los eventos de la Orquesta Sinaloa de las Artes (OSSLA) pero la población que impacta directamente es reducida. Falta diversificar y hacer programas más específicos de lo que representa ser sinaloense. Porque ser sinaloense no es ser narco, hay gente destacada en la historia de Sinaloa pero no se conoce”, subrayó.

En ese contexto, aseveró, además de la ausencia de opciones culturales también prevalecen otros vacíos que derivan, por ejemplo, en el ejercicio irresponsable y mal orientado de la sexualidad que se traduce en embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual que truncan el proyecto de vida de los jóvenes cuyos principales educadores sexuales son el internet y los amigos de su misma edad. “Es necesario impulsar una educación sexual integral y orientar a los jóvenes para entender que no todo lo que ven en las pantallas es real”, advirtió.

Una de las 13 colonias más pobres en Culiacán, Sinaloa. Foto: Marco Millán/El Debate
Una de las 13 colonias más pobres en Culiacán, Sinaloa. Foto: Marco Millán/El Debate

La burocracia, indiferente a la pobreza e inhibidor del desarrollo social

Opinó que la pobreza no es factor de violencia por sí sola, ya que hay países más pobres que México que han sobresalido como Cuba, sino la indiferencia social y la peor apatía: la del gobierno.

 “Los cubanos han tenido condiciones con menos privilegios que nosotros y se han desarrollado en muchos elementos, entonces falta buscar una forma en la cual nos integremos todos y nos orientemos a lo que es el desarrollo de la familia y de las comunidades”, dijo.

Explicó que se deben canalizar recursos para el empoderamiento del desarrollo social partiendo del eje de organizar a las comunidades a través de maestros y profesionistas vecinos de las mismas poblaciones, impulsando la integración al desarrollo social de las familias. “Hay factores que uno no puede controlar, pero hay aspectos específicos que sí se pueden transformar”, dijo.

Recordó que en una época en que promovió los huertos familiares se percató de lo terrible que resulta la crisis económica en algunas comunidades y cómo influye en la alimentación.

“Cuando nos dimos cuenta que SAGARPA daba vacas y borregos se nos ocurrió organizar a las comunidades rurales más pobres, con necesidades nutricionales, para que hicieran la solicitud como opción para darle leche a los niños menores de cinco años, pero nos topamos con la complicada tramitología de SAGARPA, que sin embargo le daba animales a otras personas que no cumplían con los requisitos. Fue frustrante”.

Una vida por la paz y el bienestar social

José Casimiro nació el 18 de julio de 1978 en Guasave. Fue el tercero de los cuatro hijos del agricultor Sergio Germán Zamora Valdez y la señora María Audelia Castro Valenzuela. Su hermano Sergio es ingeniero civil y vive en Veracruz, Antonio es médico y vive en Querétaro y su hermana Julissa, administradora de empresas, radica en Culiacán.

“Muévete y moverás al mundo”, fue una frase que comenzó a poner en práctica a los 15 años de edad cuando era estudiante de la Preparatoria Diurna de Guasave. Organizaba brigadas de consultas médicas que acudían a las comunidades de Sinaloa y Guasave. En 1999 obtuvo el galardón Premio Estatal de la Juventud en el área de Mérito Cívico del Instituto Sinaloense de la Juventud.

Estudió la carrera de Médico Cirujano (UAS, 1996-2003) y Maestro en Ciencias en Salud, Seguridad e Higiene Laboral Sustentable (UAS-IMSS). Recibió el Doctorado en Hipnoterapia Clínica en 2010.

Ingresó a laborar a la Facultad de Medicina en 2005 como asesor para los procesos de acreditación y desde 2008 ha impulsado el Proyecto Unidad de Desarrollo Juvenil.

Se trata de un concepto para operar en las comunidades rurales y escuelas con actividades en problemas torales, en niños y jóvenes, como educación sexual, adicciones, violencia, noviazgo, métodos de control natal, embarazos, enfermedades de transmisión sexual y trastornos alimenticios.

Los ejes de este proyecto se desarrollan en grupos etarios determinados por la edad y la pertenencia a una etapa específica del ciclo vital humano como lo son niños de primaria, adolescentes de secundaria, adolescentes de bachillerato, jóvenes universitarios, docentes y padres de familia.

En septiembre de 2013, impulsó la Campaña “Ten Paciencia, No Corras. El Amor, Mi Vida, el Sexo y Todo lo Demás”, en coordinación con el Instituto Sinaloense de las Mujeres (ISMUJERES), destacando la atención de 64 sedes con charlas que incluyeron encuestas y diagnósticos individualizados por cada una de las sedes.

Revisa y actualiza los convenios institucionales de colaboración de la Facultad de Medicina de la UAS con el IMSS, ISSSTE y Secretaria de Salud, en Sinaloa, así como con el Hospital Psiquiátrico de Sonora y el Centro Médico Nacional del Noroeste.

Imparte las materias de Ética Médica, Metodología de la Investigación Científica, Medicina Social, Medicina Preventiva, Medicina Comunitaria I y II.

Es Asesor Externo de la Organización Internacional del Trabajo para la elaboración de Investigación para la erradicación del trabajo infantil peligroso en la agricultura sinaloense.

También ha impulsado Campañas como “Detéctalo a tiempo” y “Mujeres 2 al Mes”, campañas para la prevención del cáncer de mama y fomento de la autoexploración de mama; “Valórate, por un Consumo responsable de alcohol”, orientado a jóvenes y mujeres de Sinaloa; y Programa REDES, Recursos para el Empoderamiento del Desarrollo Social con acciones para construir mejores entornos de salud desde la participación individual para edificar la salud colectiva.

Actualmente participa en la Gran Sinergia Social y Humana por una Educación Sexual Integral y para la Prevención y Atención del Embarazo en Adolescentes a la que ha convocado el diputado Víctor Manuel Díaz Simental, presidente de la Comisión de Salud y Asistencia Social del H. Congreso del Estado.

El correo electrónico de la organización que encabeza es: vamossumandoesfuerzos@hotmail.com

Está información la puedes leer en nuestras redes sociales en el siguiente link.

  Twitter: @Miguel_A_Rivera

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *