Connect with us

Elecciones México

A cuarenta días de la elección en México: marchas y estrategias

López Obrador tendría que apostarle más a beneficiarse del voto de castigo y a quebrar el bipartidismo en las entidades del norte y bajío y sureste. Un análisis del sociólogo Rodolfo Soriano Núñez

Avatar

Published

on

Histórica marcha contra un candidato presidencial del PRI en México Foto: Globbos

Por Rodolfo Soriano-Núñez*

Este sábado quedará registrado como la primera ocasión que se convocaron, con algún éxito, marchas expresamente organizadas para protestar contra un candidato presidencial mexicano. Según las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, los organizadores de las marchas “anti-Enrique Peña Nieto” y “Soy el estudiante 132”, lograron convocar a 46 mil personas.

No me queda claro si esto es algo que deba festinarse o si, más bien, es un signo más de qué tan mal están las cosas en México. No es que sea reprobable manifestarse en contra de Peña o contra las actitudes autoritarias de dirigentes del Partido Revolucionario Institucional como Pedro Joaquín Coldwell, que no supieron entender la protesta organizada contra Peña Nieto por algunos estudiantes de la Universidad Iberoamericana del DF. Ver aquí  y aquí , los tweets del presidente del CEN priísta y aquí el audio de la entrevista que Coldwell concedió a Radio Ibero del DF.

Todo lo contrario, me parece que cualquier marcha o manifestación es legítima. Lo que me preocupa mucho es el hecho que connotados panistas, incluida la candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota así como cuentas de Twitter y otras redes sociales que reproducen los puntos de vista de la campaña del PAN, hayan decidido impulsar esta manifestación. Me parece que es una muestra de la incapacidad del Partido Acción Nacional para argumentar su caso como partido en el gobierno doce años después.

No sólo eso, demuestra qué tan difícil ha sido para el PAN encontrar temas o ideas que les permita impulsar a su candidata, no sólo a la presidencia de la República, sino al conjunto de sus candidatos.

No está por demás recordar, en este sentido, que el PAN acumula más de cinco años de sequía electoral.

Con la excepción de Sonora, donde logró instalar a Guillermo Padrés en 2009, Baja California Sur, donde postuló en 2011 al experredista Marcos Covarrubias y de los estados en los que concurrió en coalición con la izquierda en 2010 (Oaxaca, Puebla y Sinaloa), en todas las otras entidades en las que ha contendido por gubernaturas con candidatos propios, ha perdido.

La derrota más notable fue, desde luego, la de Michoacán, donde la candidata del PAN fue Luisa María Calderón Hinojosa, y no sería difícil que Jalisco, una entidad que el PAN ha gobernado desde hace 18 años, la perdiera este año.

En Jalisco la situación del PAN es tan desesperada, que ese partido postuló a Alberto Cárdenas Jiménez, exgobernador del estado, como candidato presidente municipal de Guadalajara, con la esperanza de que los buenos recuerdos de la gestión de Cárdenas, el primer gobernador panista de Jalisco, sirvan como trampolín para despertar la aletargada campaña de Fernando Guzmán. Y la situación en el Distrito Federal es aún peor, pues incluso con el efecto generado por la candidatura de Isabel Miranda de Wallace, la votación por el PAN difícilmente pasará del 12 por ciento en la capital del país. (Para medir informalmente el “efecto Wallace compare los datos de la encuesta IPSOS-BIMSA de finales de 2011, con los de la encuesta GEA-ISA de febrero de 2012).

Que Josefina Vázquez Mota llamara este sábado 10 de mayo a manifestarse “contra el regreso del antiguo régimen”, sólo prueba que la exsecretaria de Educación Pública no ha encontrado la manera de que su campaña despierte, por sí misma, el entusiasmo de los electores, Más bien, necesita convocar los peores recuerdos de los gobiernos del PRI para ver si así lo logra.

Modelo agotado

Y peor aún. Ese modelo de campaña ya fracasó en 2011 en las elecciones de Michoacán y del Estado de México, donde los azules repitieron hasta el absurdo el argumento de la corrupción de los priístas, sin que eso modificara, en ambos casos, la intención de los electores de votar por el PRI.

Esto es más grave para doña Josefina toda vez que está más sola que nunca.

No sólo hay rumores de claudicación en los corredores del poder. También lo evidencia el silencio de Felipe Calderón, a quien ella lo defiende, cuando la líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Elba Esther Gordillo pronunció, el martes 15 de mayo, un inusual discurso.

En el mensaje de la presidenta vitalicia del SNTE en la ceremonia oficial del día del maestro en Los Pinos, la señora Gordillo acusó a Vázquez Mota de ser ambiciosa, de carecer de autoridad moral y de estar afectada por “cortedad de miras”, adjetivos que no fueron capaces de generar una reacción de Felipe Calderón o de evitar, siquiera, que evitar aplaudir cuando la señora Gordillo terminó su discurso.

Esto contrasta con los esfuerzos de Vázquez Mota por hacer de la señora Gordillo uno de los temas de su campaña con una serie de espectaculares y un spot en los que doña Josefina se compromete a que Elba Esther no frene más la educación.

Creo que todos estos signos hablan ya de serios problemas en la campaña de Vázquez Mota que, lógicamente, han alentado todo tipo de especulaciones acerca de la gestión de Roberto Gil Zuarth como coordinador de campaña y de la llegada de Mario Laborín como reemplazo o, por lo menos, como refuerzo que pudiera asumir la coordinación de una campaña que hace agua.

 Que la marcha anti-EPN sea muestra de un cierto agotamiento de la imaginación política del Partido Acción Nacional no implica, sin embargo, que el PRI pueda echarse a dormir en lo que resta de la campaña. Más allá del reto que le plantea la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, el PRI debería tomar nota de lo que la marcha anti-Peña implica.

Deja ver, sobre todo, qué tan hondo residen los temores que convoca el retorno del PRI en las clases medias urbanas que han sido, hasta ahora, el principal apoyo del PAN en el norte de la República y del PRD en el Distrito Federal.

Sería deseable que los priístas tuvieran claro que si ganan la elección no será porque hayan convencido con la calidad de sus argumentos o por las dotes como líder o el carisma de Peña, pues todos esos elementos son hipótesis que no se han probado del todo a escala nacional.

Si el PRI gana, lo hará por—al menos—tres factores.

Por una parte, el hartazgo de amplios sectores de la opinión pública con la violencia generada por los errores de diseño de la guerra contra las drogas de Felipe Calderón (ver aquí la información sobre “falsos positivos”  y acá la crítica que la ONU  hace de la reacción del gobierno ante esta estrategia); por el hecho que la economía mexicana no crece o lo hace a un ritmo insuficiente y, de manera muy importante, así como por el carácter bipartidista de la contienda en casi la mitad, un total de 15 entidades del país (Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, San Luis Potosí, Jalisco, Colima, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Campeche y Yucatán), en las que la izquierda prácticamente no existe y resulta, por ello, muy difícil que pueda ganar momento la candidatura de López Obrador.

Habría que considerar también las entidades en las que la gestión de los gobiernos de la izquierda ha llevado a derrotas de ese flanco o podría llevar en 2012 a ese tipo de resultados. Es el caso de Baja California Sur, Zacatecas, Michoacán y Chiapas.

Además, los priístas tendrían que reconocer que el eventual triunfo del PRI no sería, en modo alguno, una restauración del antiguo régimen.

Peña y su resto

No será por sí misma una regresión, pues la regresión—más bien—ha ocurrido en el periodo que precede a la elección de este año (véase el capítulo dedicado a México en el Índice de Desarrollo Democrático de América Latina , páginas 108 y siguientes, que dejan ver una caída del 6.34 al 4.925 de este indicador), pero está lejos de ser resultado de la mejora del desempeño de nuestras instituciones democráticas que, más bien, acusan retrocesos, como en el caso de la libertad de prensa/expresión.

Lo que es peor. Al menos en el caso de los organizadores de la marcha de apoyo a los estudiantes de la Ibero hay la claridad que el problema de Peña no es sólo Peña y su estilo de gobernar o su vida personal. Es también la coalición de intereses de grandes empresas, no sólo de los medios de comunicación, que está detrás de su candidatura. Muchas de esas empresas ahogan a la economía mexicana y la opinión pública, al menos la del Distrito Federal, ha tomado nota de esa realidad y le tratan de hacer ver, de manera civilizada, al candidato del PRI que no la tendrá fácil para convencer de las bondades de las políticas que pudiera tomar, especialmente en materia económica.

Peña y los priístas también harían bien en moderar sus excesos.

No es sólo el ánimo restaurador que se puede encontrar en muchas de las expresiones de algunos priístas en las redes sociales, que en ocasiones adquiere un tono francamente pedante, como si lo que México vivía antes de 2000 hubiera sido un vergel.

Basta ver, por ejemplo, la manera en que usan sus cuentas de Twitter algunos excolaboradores del exgobernador de Oaxaca Ulises Ruiz, como Hécto Pablo Ramírez, para darse cuenta de qué tan distorsionada es la visión que tienen del pasado y los gobiernos del PRI.

Es también la impudicia con la que se conducen muchos allegados de los dirigentes priístas. Ahí están, como ejemplo, los excesos del extesorero del gobierno de Coahuila, Javier Villarreal. A Villlarreal se suma Paulina, la hija del líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros, Carlos Romero Deschamps, quien presume en su página de Facebook de lleva una vida de sibarita por todo el mundo.

El PRI debería tener muy claro desde ahora que incluso si gana con una mayoría abrumadora, tanto en el Congreso como en la Presidencia, no contará con la paciencia de la opinión pública. Todo lo contrario.

La presión para que demuestren que efectivamente ellos sí saben cómo hacerlo será mucha y no habrá paciencia para que las cosas empiecen a mejorar. Los electores esperan cambios palpables en materia de seguridad pública y de desempeño de la economía y los esperan a la brevedad.

Lo que es más grave, si el PRI piensa que bastará con repetir la fórmula que ha seguido hasta ahora para evidenciar los errores de los gobiernos del PAN, se equivoca y no ayuda el tono arrogante de muchos de sus líderes y candidatos y mucho menos lo obsesionados que se muestran con la idea de aparentar una presencia en redes sociales que no tienen.

Sin lecciones

La gran oportunidad sigue presente para que López Obrador actúe y haga crecer su campaña. El desfondamiento de la campaña del PAN es evidente, del mismo modo que lo es el que algunos de los votos que originalmente eran para Josefina Vázquez Mota se han movido ya del lado de López Obrador, pero otros se han ido también a la cuenta de Gabriel Quadri, el candidato del Partido Nueva Alianza.

El entorno de Andrés Manuel López Obrador entendió que no tenía sentido apoyar la marcha anti-Peña y más bien le apostó a convocar una marcha propia, la marcha Pro-AMLO. Sin embargo, más que preocuparse por marchas en el Distrito Federal, donde la elección será plebiscitaria a favor de la izquierda, el candidato de MORENA tendría que darle prioridad a explicar cómo logrará los cambios que propone, por ejemplo, para reducir los precios de las gasolinas.

También tendría que comprender qué tan contraproducentes son las lecciones de historia de los innumerables gobiernos de Antonio López de Santa Anna, las explicaciones acerca de la perversidad del PRI o a la supuesta existencia de una conjura entre PAN y PRI.

López Obrador tendría que comprender que si algo ha demostrado la campaña de Quadri es que hay electores dispuestos a escuchar y votar por otros candidatos, pero que es necesario ser más eficaz en la comunicación de los propósitos y de los medios para lograr esos propósitos..

Hay, además, un ánimo de castigar los excesos y las impericias del gobierno federal que, por su parte, no deja de dar motivos de dudas acerca de su desempeño, como lo demuestran los arrestos y procesos muy irregulares de al menos tres militares de alto rango, con el viejo y desgastado recurso de la “denuncia” de testigos que, además de protegidos, son testigos pagados por la Procuraduría General de la República.

López Obrador tendría que apostarle más a beneficiarse del voto de castigo y a quebrar el bipartidismo de las entidades del norte, y abrir frentes en el Bajío y sureste de la República, que le permitan ampliar su base electoral. Para ello necesita un lenguaje más claro, más directo y, sobre todo, acercarse más a los estados bipartidistas.

*Rodolfo Soriano-Núñez es PhD en sociología por la Universidad de Fordham, Nueva York.

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elecciones México

PRI recupera presencia en Hidalgo y Coahuila

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

Tras concluir la jornada electoral, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) recuperó presencia en Coahuila e Hidalgo, en donde se renovaron el Congreso local y los ayuntamientos, respectivamente, posicionándose como la principal fuerza política de esas entidades.

En el caso de Coahuila, el PRI ganó los 16 distritos locales electorales en disputa, por lo que recuperará la mayoría del Congreso local para los próximos tres años, ya que en la actualidad sólo tiene diez legisladores, mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) sólo cuenta con nueve curules.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se ubicó como la principal fuerza política del país en 2018, no obtuvo ninguna curul, por lo que se ubicó como la segunda fuerza política de Coahuila y desplazó de esos comicios al PAN como el segundo partido con más fuerza.

En el caso de Hidalgo, el PRI también recuperó varios municipios como Pachuca, Mineral de la Reforma y Huejutla, por lo que gobernará 32 municipios, superior a los 16 ayuntamientos que administró, mientras que Morena sólo ganó seis ayuntamientos en solitario y cinco demarcaciones más en alianza.

Tanto el PAN como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) perdieron en los comicios, ya que el blanquiazul pasó de administrar 16 ayuntamientos a sólo cinco, mientras que el sol azteca pasó de 12 a sólo siete demarcaciones de la entidad, por lo que el PRI fue el principal ganador de la contienda.

Aunque Morena se ubicó como la principal fuerza política de México en 2018 ganando todos los distritos electorales federales, en la elección previa a las intermedias el partido guinda perdió presencia en dos estados que históricamente han sido gobernados por el PRI.

 

Continue Reading

Elecciones México

Morena mantiene disputas internas por dirigencia nacional

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

Luego de que el Instituto Nacional Electoral (INE) declaró un empate técnico en la encuesta por la dirigencia nacional entre los diputados federales Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, las disputas internas se mantienen, pues legisladores afines a Muñoz Ledo han pedido a Delgado que acepte su derrota, sin embargo, se ha negado a desistir de sus intenciones.

La nueva secretaria general de Morena, Citlali Hernández, llamó a Mario Delgado a reconocer la derrota y unirse al proyecto que encabeza Porfirio Muñoz Ledo, ya que resultó vencedor de la encuesta que organizó el INE y cuenta con el apoyo de la mayoría de los militantes de Regeneración Nacional.

Por su parte, el diputado Porfirio Muñoz Ledo aseveró que obtuvo la victoria y por ello emplazó al presidente del INE, Lorenzo Córdova, a reconocer su triunfo o renunciar a su cargo, ya que sostuvo que se negó a aceptar que contó con la mayoría de los votos.

Según Muñoz Ledo, el grupo que apoya a Mario Delgado pretende acorralar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, por lo que buscan obtener el triunfo a toda costa, y por ello enfatizó que él acompañará al jefe del Ejecutivo federal para impulsar la denominada cuarta transformación.

En tanto, Mario Delgado llamó a la unidad nacional en el interior de Morena y dejar a un lado las descalificaciones permanentes entre los militantes, ya que únicamente debilitan al partido y no abonan al proyecto de nación que impulsa López Obrador, por lo que debe predominar la mesura entre los abanderados.

El INE anunció que se llevará a cabo una nueva encuesta en la que se defina al nuevo dirigente nacional de Morena, quien estará al frente del partido para el proceso electoral de 2021 en el que se renovará la Cámara de Diputados federal, así como nueve gubernaturas.

Continue Reading

Con voz propia

Diputados plurinominales de México están más atentos a su móvil que a las sesiones

Los diputados que se encuentran más pendientes de su celular que de las sesiones, en su mayoría, tienen tres características: son plurinominales, del PRIAN, e incluso “se les olvida votar”; son de Hidalgo, Méx.

Avatar

Published

on

Por Emmanuel Ameth

Pese a que de manera ordinaria se presentan tan sólo dos veces por semana al Congreso, regularmente media jornada, a que cuentan con asistentes, secretarias y demás personal de apoyo para atender sus contingencias mientras están en sesión, los diputados plurinominales de la provincia de Hidalgo, México, se encuentran más atentos a su Facebook, WhatsApp y otras páginas que a poner atención a los temas que se discuten, llegando al extremo de incluso estar distraídos al momento de emitir sus votos.

La mayor parte de los referidos tiene por característica haber llegado vía plurinominal (es decir, que o no fueron votados o aún perdiendo la elección fueron inscritos para pertenecer al parlamento local mediante su porcentaje de votaciones), ser del Revolucionario Institucional- Acción Nacional (PRIAN) e incluso, llevarse reprimendas y/o llamados de sus compañeros de bancada para ejercer su voto; por lo menos así se evidenció en la vigésima cuarta sesión ordinaria del primer periodo correspondiente al primer año de ejercicio constitucional de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo.

Aquí unos ejemplos de su distracción al momento de votar:

Los diputados que se olvidan de votar por verificar sus notificaciones

En el grupo de diputados donde sus compañeros les hacen llamados de atención para que “suelten” su teléfono celular para emitir su voto se encuentra la diputada del PES Jajaira Aceves, misma que permanece la mayor parte de las sesiones observando su localizador que poniendo atención a los temas que se discuten en el legislativo.

Con menor atención a sus móviles pero lo suficientemente distraídas para no encontrarse atentas para emitir sus votaciones se encuentran las diputadas del PRI Adela Pérez y Mayka Ortega, mismas que tienen curules continuas y una comunicación muy cercana que las hace restar atención a lo que se discute.

La primera de ellas fue la única en ganar las elecciones de su distrito por mayoría (el PRI perdió 17 de 18 escaños de mayoría relativa) en tanto la segunda llegó vía plurinominal.

Los que también recurren en demasía al móvil, pero no se olvidan de votar

Otro ejemplo claro de quienes dirigen su atención a sus celulares en lugar de hacerlo a las sesiones pero que al menos no se olvidan de votar son María Luisa Pérez Perusquía, Julio Valera Piedras y José Luis Espinoza Silva, del PRI.

Así como también Asael Hernández Cerón y Claudia Lilia Luna Islas, la segunda de los referidos “menos obvia” al intentar cubrir con su carpeta su dispositivo móvil.

Otros captados

Aunque no se distraigan de sus funciones como los anteriormente referidos, también fueron captados otros diputados verificando su móvil en tanto se llevaban a cabo las sesiones del Congreso de Hidalgo.

Aquí el video completo del Congreso desde su página oficial:

Continue Reading

Trending