CRAC-PC denuncia acciones paramilitares en Guerrero

Nicolás de la Cruz Manzano, retenido por la Policía comunitaria por la muerte de uno de sus propios compañeros a quien no dieron atención médica. Foto: Vania Pigeonutt/El Universal
Nicolás de la Cruz Manzano, retenido por la Policía comunitaria por la muerte de uno de sus propios compañeros. Foto: Vania Pigeonutt/El Universal

Por Sergio Ferrer

TLAPA, Guerrero.- La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC) denunció acciones paramilitares que llevaron al enfrentamiento de la Policía Comunitaria con seguidores de Eliseo Villar y Nicolás de la Cruz Manzano, y a una persona armada que los acompañaba se le escapó un tiro dando muerte el 21 de junio a Felipe Lorenzo Salinas, afín a su propio grupo.

Nicolás de la Cruz fue retenido posteriormente por la Policía comunitaria, sin embargo, por acuerdo de consejeros y autoridades regionales ayer domingo 22 de junio se liberó sin cargos.

A decir de los coordinadores de la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, estos hechos se incluyen en un trabajo de división y confrontación entre pueblos que ejecuta el  coordinador depuesto de San Luis Acatlán desde el pasado 29 de marzo, Eliseo Villar Castillo. Por lo que llamaron al gobierno del Estado a respetar a  la CRAC-PC evitando dar crédito y recursos económicos a la facción que representa Villar Castillo, “quien actúa como un delincuente paramilitar amparado en las armas y en el respaldo que tiene del gobierno estatal”, afirma el texto signado por la Casa de Justicia de San Luis Acatlán.

También circuló un boletín apócrifo de la Policía Comunitaria, el cual señala que gente de uno de los coordinadores de San Luis Acatlán asesinó a un comunitario, el cual fue retomado por algunos medios de comunicación tergiversando los hechos. Por su parte, la CRAC-PC informó que siendo  aproximadamente  las cuatro de la tarde del 21 de junio, se dio una confrontación provocada por individuos armados al mando de Eliseo Villar Castillo y Nicolás de la Cruz Manzano en contra de un grupo de policías comunitarios que realizaban sus actividades cotidianas de seguridad.

Eliseo Villar y su grupo enfréntandose al grupo de Nicolás de la Cruz. Foto: Cortesía Bernardo Torres
Eliseo Villar y el grupo de Nicolás de la Cruz enfrentándose a comunitarios. Foto: Cortesía Bernardo Torres

La versión de la CRAC-PC indicó que al pasar un grupo de la Policía Comunitaria por el local del “Talachero” en el barrio Playa Larga, gente de Nicolás de la Cruz Manzano y de Eliseo Villar Castillo comenzaron a insultarlos y agredirlos verbalmente, lo que dio lugar a una discusión y luego a un forcejeo donde cortaron cartucho con sus armas. A uno de los individuos armados que iban con Nicolás de la Cruz se le escapó un tiro, pegando el disparo a uno de sus mismos compañeros de nombre Felipe Lorenzo Salinas, quien quedó herido ahí mismo, y más tarde falleció por falta de atención médica, afirma el texto.

Por estos hechos, la Policía Comunitaria detuvo a De la Cruz Manzano, el cual quedó bajo resguardo de una comunidad. En tanto, a los pocos minutos, bajo el mando de Villar Castillo alrededor de 40 individuos armados, asaltaron la Casa de Justicia matriz golpeando a sus compañeros, saqueando de nueva cuenta las oficinas y abriendo las celdas para que se escaparan los presos que tenían en proceso de investigación. El grupo de Villar Castillo  se llevó detenidos ilegalmente a tres coordinadores regionales, comandantes regionales, policías comunitarios y un consejero quien se cree que está herido en la cabeza y que ya había sido detenido por Villar Castillo debido a que formó parte de la comisión que investigó el fraude por 760 mil pesos en contra la CRAC-PC en el cual participó el ex coordinador.

La CRAC-PC de San Luis Acatlán indicó que a pesar de que ya fue quitado del cargo Villar Castillo, no ha respetado ese acuerdo y se ha dedicado a agredir a las personas, involucrando a gente inocente además de que recorre las comunidades amenazando  a comisarios municipales para que asistan a una asamblea convocada por él y que ya no participen en su Casa de Justicia, pues de lo contrario -amenaza- habría consecuencias que lamentar, denunció el boletín.

La CRAC-PC aseguró no desconocer la escalada represiva que actualmente se ejerce en contra de la institución comunitaria por parte del gobierno estatal. Como muestra, indican el encarcelamiento y asilamiento de varios de sus compañeros; Nestora Salgado, Arturo Campos, Gonzalo Molina, Bernardino García, entre otros, así como de Marco Antonio Suastegui, dirigente del Consejo de Comunidades Opositoras a la Presa La Parota que en los últimos meses se incorporaron a la CRAC PC y que hoy ha sido detenido y llevado también a una cárcel fuera del Estado de Guerrero.

La Policía Comunitaria se refirió a Villar Castillo como:

“un títere a quien le dieron la tarea de provocar el enfrentamiento entre los pueblos, por lo que abusando del poder de las armas de sus seguidores así como del respaldo que recibe del gobierno, no para de amenazar, golpear, secuestrar y hasta asesinar a nuestros compañeros y en general a la gente que no está de acuerdo con su manera de pensar y sus prácticas facciosas”.

De la liberación de Nicolás de la Cruz Manzano, la CRAC-PC afirmó que por acuerdo de consejeros regionales y de autoridades comunitarias, con la mediación de Abel Barrera Hernández, de Tlachinollan, de Miguel Álvarez de SERAPAZ y del sacerdote Leonardo Morales de la Parroquia de San Luis Acatlán, se concretó la entrega de Nicolás de la Cruz a la gente de Eliseo Villar, tratando de evitar mayores agresiones a la comunidad de Miahuichan, en donde estaba resguardado por la población y a la que Eliseo Villar llegó con más de veinte camionetas con gente armada amenazando con liberarlo de manera violenta.

De este modo, también exigieron la liberación inmediata de sus autoridades y compañeros policías comunitarios detenidos por Eliseo Villar, demandando a que el gobierno del estado provea lo necesario para garantizar la salud e integridad de nuestros compañeros, así como su liberación.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *