Connect with us

Con voz propia

Conversaciones de Paz en Palestina

Palestina e Israel accedieron a continuar las conversaciones de paz por al menos nueve meses, mientras contienen reacciones populares de ambas partes

Avatar

Published

on

Reacciones a reanudar diálogo de paz en Palestina. Foto: AP

Reacciones a reanudar diálogo de paz en Palestina. Foto: AP

Antonio Hermosa Andújar*

La creencia de que el futuro está contenido en el pasado es propia de un pensamiento determinista y a la historia, en cambio, prestidigitadora como es, le gustan las sorpresas. Por eso, en demostración de que es un arte al que lo posible pertenece por derecho, periódicamente resucita el cadáver de algún fracaso al que la reiteración le llevó a la tumba con un imperativo Lázaro, levántate y anda; y por eso, periódicamente también, juega al olvido con el pasado de personajes, histriónicos a veces, devolviéndoles en el espejo una imagen en la que ocasionalmente no reconocen al sujeto que ven.

Es así como, de repente, un problema enterrado por inacción, como el de la paz en Palestina, vuelve desde su sepulcro a la arena internacional; o como, al igual que en Venezuela puso a ex Chávez ante la posibilidad de ser el nuevo Bolívar que tanto invocaba, bien que luego se quedó en simple chávez, ahora brinda al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, la oportunidad de hacer historia poniendo a su alcance la resolución del mentado problema: a él, uno de sus más acérrimos enemigos entre los políticos israelíes de los últimos tiempos. Confiemos aprenda de Rabin el aprender a tiempo, y persiga emular el legado de aquél con una tenacidad par a la de su valeroso mentor, y cuya realización la usura del azar le arrebató. Por lo demás, con esta doble pirueta ejercitada de un solo golpe la historia vuelve a demostrar la libertad inmanente a la acción de sus protagonistas, los seres humanos, pese a la religiosa renuncia que de ella hacemos a diario o a la frecuencia con la que intereses espurios producen efectos similares a los de la resignación.

De momento Netanyahu ha aceptado el envite, lo que no es poco; no lo es por sí mismo, porque ese sí a conversar no sólo erradica la dogmática certeza del tradicional Niet que acompañaba la mención de la expresión mesa de negociaciones si referida a la paz, salvo en tiempos recientes, en los que se la declamaba retóricamente habida cuenta de la ristra de precondiciones interpuesta por la contraparte palestina para volver a ella. Tampoco lo es porque, con su aceptación, la pelota de la responsabilidad si se recae en la tradición del fracaso está ahora en el otro bando (en el que, ante la sofocante presión de Washington, Mahmud Abbas ya se ha apresurado a rebajar algunas, dejando otras, como la de la liberación de los presos palestinos, como baza con la que devolver la jugada a Netanyahu) e Israel saldría reforzado ante la opinión pública internacional en una situación idéntica a la actual.

Mas, sobre todo, el sí quiero conversar de Netanyahu es importante porque, en función de cómo enfoque el nuevo gobierno iraní su política exterior, si girando, como parece, hacia un pragmatismo de cuya falta adoleció en la larga etapa anterior, o bien volviendo por sus fueros nucleares, el posible ataque de Israel a Irán gozaría de un plus de legitimidad ante la opinión pública mundial y determinadas potencias, no sólo occidentales, si hay en curso negociaciones con los palestinos por apagar el conflicto decano de la región.

Hay una razón más al menos por la que la reanudación de las conversaciones constituye una decisión política mayor, esta vez de naturaleza interna: su solo anuncio ya ha abierto una brecha en el gobierno israelí, una amplia coalición en la que los partidos de la extrema derecha religiosa se han desvinculado críticamente de la medida. Algo que, ciertamente, no puede no ser saludado con regocijo, pues si cuenta con la oposición entusiasta del extremismo ortodoxo y político milagroso será que no sea bueno, y si no que se le pregunte a Alá.

Sólo que en esta ocasión, la posible defección y su consiguiente chantaje de semejantes miserias antidemocráticas apenas hará mella en la capacidad de Netanyahu para actuar, dado que cuenta con un extraordinario apoyo político y social a favor de la paz y de los medios para obtenerla. Las declaraciones de políticos de relieve de la oposición ya han hecho ostensible su apoyo; y en cuanto a la sociedad, una encuesta del diario Haaretz llevada a cabo tras la declaración de John Kerry, el Secretario de Estado estadounidense que ha logrado la aquiescencia de las partes a acudir a la mesa, indica que más de la mitad de la población aprobaría la medida si se la convocara a un referéndum al respecto.

Analizadas desde el contexto de Oriente Medio, las conversaciones entre las partes del contencioso palestino, aun en el supuesto optimista de que dieran lugar a negociaciones que finalizaran en un acuerdo entre aquéllas, podría parecer que llegan demasiado tarde; que incluso ese inopinado éxito no sería a la postre sino un ejercicio de narcisismo con el que la política, en esta región ferozmente caótica del mundo, maquilla su impotencia. Porque, en efecto, aún no es definible “el nombre”, que diría Homero, de la nueva realidad que está surgiendo a partir de los escombros de la primavera árabe, y su indeterminación, en una zona poblada de armas y fanáticos que las empuñan, y enloquecida por una mística religiosa aún peor que las armas, solo añade inestabilidad a la inestabilidad y miedo al resultado, transformando al feto en un monstruo antes de ser siquiera conocido.

Cuando en países como Iraq o Siria –y de rebote en Líbano- la violencia ha completado su obra de deshumanización merced a la oda a la muerte que a diario se entona, y no deja más destino aparente que la guerra civil, la fragmentación territorial y nuevos sujetos armados e incontrolados. Cuando países como Túnez o Egipto caminan con paso firme hacia esa misma guerra por medio, en el primer caso, de crímenes selectivos con los que se pretende asesinar el Estado y la convivencia pacífica que debiera garantizar a través del asesinato de personas; o, en el segundo, de la deposición mediante un golpe de Estado de un gobierno que abjuró de los principios democráticos con los que se había comprometido, demostrando por doquier su ineficacia y sectarismo, y cambiando a la fuerza de dueño; o, en ambos casos, por la división en el islamismo, incluso el radical, como en Egipto, y el enfrentamiento civil surgido por los nuevos reagrupamientos sociales, que ya no admite compromisos ni vuelta atrás. Cuando incluso en Gaza Hamás está perdiendo buena parte del apoyo con el que ha dominado plácidamente durante años, y la inestabilidad no sólo gana terreno, sino que se aproxima conforme lo gana al conflicto violento entre las partes. Cuando el hasta hace poco modelo turco ha devenido un problema en la misma Turquía. O cuando, por no extenderme más, la brecha religiosa histórica que desde siempre ha desgarrado al Islam entre chiís y suníes se amplía a diario desde la política, enfrentando a Irán y satélites con Arabia Saudí y los suyos, al punto de que los dirigentes de este nauseabundo régimen llegaron a pedir a Obama la invasión del país de los ayatolás… Cuando todo eso sucede, poco parecería importar ya ni la reanudación de las conversaciones en Palestina ni el resultado de las mismas.

Empero, no me parece acertada esa manifestación de escepticismo. El catálogo de problemas recién enumerado pone de relieve la falacia, de la que la política de la zona se nutrió interesadamente durante décadas, de que sin solución al contencioso palestino-israelí ninguna solución era posible en Oriente Medio, lo que derivaba automáticamente en una crítica inmisericorde –y no sólo por los países de la zona, sino por las cabecitas huecas de la legendaria izquierda europea, tan democrática ella que merecería ser saudí– de la despectivamente denominada entidad sionista (ahora se ve que el problema básico para la convivencia se llama Islam: la pasividad, la intolerancia, la violencia, la corrupción, el subdesarrollo cultural que promueve, la explotación económica que permite, la heteronomía individual que fomenta, el bienestar y el hedonismo que evita o prohíbe, los despotismos que genera; y que ese problema se agiganta con la política con la que las grandes potencias, democráticas y no democráticas, manipulan la región). En cambio, las negociaciones de las partes en conflicto que abocan a una solución consensuada puede venir a dar razón a posteriori a quienes pensaban así, aunque por lo contrario de lo que decían, instaurando en la región el modelo político racional de la solución dialogada, es decir, enalteciendo el poder de la palabra como la principal arma política democrática, según nos dijera Hannah Arendt mirando a la Hélade, y fiando a la política los recursos naturales que necesita para imponer su arte sobre la religión y sobre las tiranías.

En suma: si una posible negociación entre palestinos e israelíes acabara estableciendo la paz en Palestina, la solución a dicho contencioso indicaría a los países circundantes la vía a seguir para resolver sus problemas, y la paz en Palestina sería el medio fundante del establecimiento de la paz en Oriente Medio. Y aunque el mérito se repartiría entre palestinos y judíos, un Israel garante merced a su política de la estabilidad interna de los países musulmanes (que tendrían, naturalmente, que dejar de profesarse políticamente tales) y de la externa de la región sería en los tiempos modernos la máxima venganza política a la que han dado lugar las ironías de la historia.

*El autor es escritor y filósofo español.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Nueva York en la pandemia: Un cónsul de batalla

Francisco Ramírez

Published

on

Por Francisco Ramírez

A poco más de un año de la pandemia, entre desolación, muerte y tristeza en la ciudad de Nueva York, se podrían rescatar varios puntos positivos y favorables. Para muchos, la pandemia nos tocó las fibras más profundas del humanismo, y entre periodos de tragedia y zozobra, fue el amor al próximo, la hermandad, la buena fe y el corazón, a través de la comunidad mexicana migrante activa para hacerle frente a la crisis. Y es que las autoridades de Estados Unidos y de México nos dejaron a la deriva. Sí, descobijados.

Pero vimos desfilar –multiplicándose y hasta la fecha– a diferentes grupos e individuos recaudando ropa, medicina y víveres para darles a los más necesitados, a quienes estaban desprotegidos y eran los más afectados del área triestatal de Nueva York, que incluye Connecticut y Nueva Jersey. Lo hicieron sin esperar nada a cambio, un trabajo solidario, de apoyo a la comunidad a la que pertenecen. Bajo estas acciones se apostó a la humanidad sin bandera, color, religión o partido político.

En este contexto, se dio por primera vez un hecho histórico en la ciudad de Nueva York: la interacción y el trabajo en unidad entre consulado y comunidad. Tuvo lugar en el denominado Caracol Brunswick, en Brooklyn, y la historia se tejió de manera única y peculiar, primero por medio del acercamiento de la cónsul de Asuntos políticos, Ana Flores. Después, se tuvo la presencia física del cónsul general Jorge Islas López para escuchar y discutir la situación de aquejaba a la comunidad.

El diálogo surgió directo, honesto y consciente, y se lograron acuerdos de buena voluntad para el beneficio de nuestra comunidad de migrantes. Acuerdos que se han cumplido puntalmente transformando en hechos esas palabras. El primero de éstos, por urgencia, fue de manera literal por manos del propio cónsul y su equipo, la entrega de 100 despensas la comunidad. También se acordó apoyar semanalmente con el refrigerador comunitario ubicado en el mismo barrio de Bushwick, y lo último será concretado este verano, con la lectura de cuentos para niños en la banca librería urbana.

Con el espíritu de catedrático que no lo abandona, el cónsul está comprometido en fomentar la lectura para los niños, y darle cabida a la cultura en el futuro de la humanidad. El acercamiento y trabajo del cónsul Jorge Islas fue replicado en otras comunidades y con diversos compañeros que tienen liderazgo y relevancia, como Felipe Santos en Poughkeepsie, Nueva York, Erika Velázquez en Connecticut, Aracely Mendoza en Newburgh, y otros líderes más en Nueva Jersey.

El doctor Jorge Islas nos demostró que no es un cónsul de escritorio, escondido en la burocracia gubernamental. Hasta ahora ha sido un cónsul de batalla, que da la cara en medio de la crisis.
Con opiniones adversas, críticas, y con actitudes a veces ásperas en diferentes reuniones, medios y redes se logró que –por primera vez– el titular del Consulado mexicano volteara a vernos a los migrantes y a nuestras familias, y pusiera atención y acción a la problemática que enfrentamos.

Entre comunidad y consulado, a manera terapéutica y obedeciendo este proceso, primeramente, se tuvieron que hacer críticas por parte de algunos de nosotros como parte de la comunidad. Entre éstas críticas, el que estaba siendo nula la intervención del consulado durante el primer mes y medio de la pandemia, los momentos más críticos y difíciles del Coronavirus en la historia mundial. Posteriormente, se hablaron los descontentos y luego –en sano diálogo– se pusieron las ideas y propuestas en la mesa para llevarlas a hechos concretos que hoy ya son reales y palpables.

Cabe señalar que las críticas y protestas se tenían que señalar al consulado, ya que no tenemos otro lugar dónde hacerlo, es nuestra representación y gobierno inmediato. Pero sobre todo nuestra comunicación más directa con los responsables principales que están en México, desde donde se toman las decisiones y que muchas veces no saben nada de la forma de vivir del migrante ni de sus necesidades y a veces nos perjudiquen.

Nadie se esperaba esta crisis como bien lo señaló el cónsul en una de las conversaciones con la comunidad. Los recursos que se tenían que destinar para la ayuda a los connacionales no los había. Ésa es la razón principal del ausentismo que no solo ocurrió con el gobierno de México, si no con el de Estados Unidos también, y así fue con todos los gobiernos del mundo, ya que crudamente en lo que menos se piensa es prever un desastre a la sociedad civil; los ciudadanos somos los últimos en ser tomados en cuenta en la agenda del gobierno, y no se le dedica tiempo y esfuerzo a planear ayuda o a diseñar estrategias para hacerle frente a una desgracia de esta magnitud.

Un trabajo de valientes

En muchos años como comunidad migrante hemos visto el trabajo de varios cónsules y, desafortunadamente, muchos de ellos fueron cónsules de escritorio que pasaron a la historia desapercibidos. Pocos se escapan a esta descripción, y un ejemplo de excepción fue el cónsul Carlos M. Sada, buen servidor público, pero gestionó sin pandemia.

Hoy damos reconocimiento a su trabajo, y también compartimos su visión con sus propias palabras al decir que este trabajo es de valientes, por eso decimos que el cónsul Jorge Islas se ha ganado a pulso este adjetivo. Su trabajo en el campo de batalla y con la comunidad es que lo hemos visto, empaparse de la situación y poner en riesgo su salud, integridad física y moral, ya que se ha expuesto a contraer coronavirus, deterioro físico y también ha sido víctima injustamente de despiadados ataques verbales sin sentido y por grupos y personas malsanas, plenamente identificados que bajo grilla traen una agenda propia pero que son incapaces a abrirse al sano diálogo o, mucho menos, poner en la mesa una solución para todos. Lo más que han propuesto es la irracional medida de remover a todos los trabajadores y consulares de la institución en Nueva York.

También acusan al cónsul de situaciones que no le competen por sus facultades de funcionario consular, por ejemplo, culparlo de que las citas son insuficientes y que el Call center es obsoleto y no funciona. Temas que son directamente responsabilidad de los funcionarios y del sistema en México. Otra acusación es que no toma acciones como activista en la reciente muerte del joven mexicano repartidor de comida, asesinado a balazos de manera cobarde y ruin, y tan absurdo como casi casi acusarlo de no intervenir para impedir ese crimen.

Para los que nos hemos dado la oportunidad de escuchar y tratar al cónsul Islas, en esa interacción nos podemos dar cuenta de sus virtudes, y unas de ellas destacable es su educación académica y su humanismo, su sabiduría y temple en emociones ya que jamás se ha alterado o quebrantado, pese a las críticas, gritos violentos y reclamos que se le han hecho muchas veces sin responsabilidad.

Y es que su formación profesional viene de las filas del activismo de los derechos civiles, de la lucha por la educación y los derechos humanos.
Las estadísticas generales durante la pandemia en su gestión dan testimonio de su trabajo a favor de la comunidad. Siendo uno de los consulados en toda la ciudad de NY y USA que más ha estado activamente al frente para apoyar personalmente a los connacionales.

En conclusión, como dato histórico, este ejemplo de trabajo en equipo entre institución y comunidad quedará como registro en la historia en todos los consulados de los Estados Unidos, más ahora por la situación de la pandemia.

Quien escribe es un migrante albañil, con casi 30 años en NY, considerado por muchos radical y uno de los más contundentes críticos del sistema. Jamás vendido, incorruptible e insobornable.

Francisco Ramírez
Caracol Bushwick
Brooklyn NY
13 Abril 2021

Continue Reading

Con voz propia

Jorge Hank Rhon y Julián Leyzaola, una mancuerna electoral de terror en Baja California

Avatar

Published

on

Por Kristian Camarena-Sánchez

Desde los nazis de hace 80 años, en los tribunales internacionales hay algo que no se perdona: la tortura. Y en pleno 2021, Julián Leyzaola y el Partido Encuentro Solidario (PES) de Baja California no lo han entendido, y se empeñan en que el exmilitar debe ser candidato a alcalde y acompañar a Jorge Hank Rhon en la Campaña Electoral de este año.

Lo cierto es que esto no sólo radica en el empeño del PES y de Leyzaola, sino también en el de Jorge Hank, quien sigue considerando que el exmilitar en retiro y prófugo de la justicia debe ser su candidato a la alcaldía de Tijuana.

Tan es así, que ayer en su acto de campaña en el Estadio Caliente, aplaudió la presencia de Juliana Leyzaola, la hija del ex secretario de Seguridad Pública de Tijuana que lleva casi 10 meses sin dar la cara porque lo detiene la policía.

“Le tienen miedo”, dijo Hank Rhon, mientras juntaba los cinco dedos en señal de cuchi cuchi.

Hace unos días el Instituto Estatal Electoral (IEE) aprobó que la Carta de Residencia no es el único formato para que los candidatos demuestren que viven en la ciudad y se puedan registrar para la Alcaldía.

Los aplaudidores incomprensibles de Julián Leyzaola modificaron las cosas y viralizaron que éste no necesitaba la Carta de Residencia, pero sin mencionar que cualquiera de los otros medios también requiere la presencia del exmilitar.

Fue así, como el jueves pasado la gente de Leyzaola Pérez diseminó en redes sociales que éste ya era prácticamente el candidato a la Presidencia Municipal de Tijuana por el PES.

Mentira en despoblado: Lo que el IEE resolvió es que la Carta de Residencia no es el único método que un candidato puede presentar para demostrarse tijuanense; sin embargo, los otros posibles requieren igualmente la llegada y presencia de Julián Leyzaola, y en cualquiera de estas posibilidades lo van a detener.

Independientemente de todos los entuertos locales que Hank Rhon busque desde su dinero, el exmilitar no será candidato a Alcalde porque la Constitución Política de México se lo prohíbe debido a que tiene una orden de aprehensión vigente.

En el artículo 38, inciso V, de la Carta Magna, se indica la suspensión de los derechos ciudadanos “por estar prófugo de la justicia, desde que se dicte la orden de aprehensión hasta que prescriba la acción penal”.

Hank puede decidir desde hoy lunes, en el segundo día de su campaña, no seguir apoyando la faramalla de candidatura inexistente de Leyzaola, pero seguramente esperará hasta el 18 de abril para modificar sus pasiones, en vista de que al día siguiente inician las campañas para Alcalde.

El exreo por acopio de armas, Jorge Hank Rhon, va a gastar las primeras dos semanas de su campaña en proteger y sostener en el discurso al prófugo de la justicia por tortura, Julián Leyzaola Pérez.

Al parecer, está el canasto pa’l garrero

Esto lo saben todos en ese circulito pequeño de intereses creados. Lo sabe el presidente en funciones del Partido Encuentro Solidario (PES), Alfredo Ferreiro; lo sabe el diputado Héctor Cruz Aparicio, que obtiene favores usando el nombre de su jefe el exmilitar; lo saben Hank Rhon y Julián Leyzaola, los principales interesados.

Pero quienes no lo saben, son los ciudadanos. Porque desde el poder del dinerote les han hecho creer que todo es posible si llega un costal de dólares a la persona adecuada.

Muy mal hace el PES y Hank en poner a Leyzaola como una víctima del sistema que hoy lo busca por tortura, cuando en el pasado, fue el victimario del sistema que le dio trabajo como Secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana.

Engañan a la ciudadanía y ésta se alebresta en favor de un sujeto que pateaba detenidos con sus botas de casquillo tipo militar.

En el equipo del magnate Jorge Hank Rhon los que tienen miedo son ellos mismos, porque saben que van a perder la contienda si se siguen esforzando en darle cabida a la obsesión del ingeniero.

Pero Hank Rhon es obsesivo hasta los dientes; él está seguro de poder cargar con su leyendota negra y con la de Leyzaola durante la Campaña Electoral 2021.

A ver si cuando se esté lamiendo las heridas por haber perdido otra vez la gubernaturano se arrepiente.

DE LA AMENAZA: “Yo pienso hacer exactamente lo mismo del municipio cuando estuve aquí, pero ahora en el Estado”, dijo Jorge Hank Rhon en su evento de ayer en el Estadio Caliente.

Fuente: glocal.com.mx

Continue Reading

Con voz propia

Exfuncionarios hidalguenses detrás de inversión millonaria en torre habitacional

Avatar

Published

on

Ambos políticos hidalguenses han edificado más de 10 mil viviendas en desarrollos inmobiliarios al interior del país y para ello han constituido diversas sociedades; aunque quieran esconder el origen de las inversiones, el rastro de los hombres de confianza que dejan al frente llevan siempre a ellos

Por Emmanuel Ameth

El pasado 24 de marzo fue anunciada una inversión de 260 millones de pesos para edificar la Torre AG en la zona plateada de Pachuca, misma que en sus 20 niveles albergará 97 departamentos y 176 cajones de estacionamiento; aunque la cara pública del proyecto fue el empresario Ricardo Mejía Pesquera, una serie de conexiones llevan a nombres como el del exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto así como del exdirector de Infonavit David Penchyna Grub, entre otros.

La riqueza generada a partir de información privilegiada y presuntos actos de corrupción confabulados desde distintos puestos públicos y sus conexiones, les han permitido constituir una serie de sociedades a partir de las cuales han podido comercializar más de 10 mil viviendas al interior del país.

La misma Policía Federal ha dado cuenta de estos manejos político-empresariales pero por alguna razón, las investigaciones no llegaron a judicializarse en el sexenio pasado y parece que en el presente tampoco se han tenido avances significativos, si bien existen otras pesquisas que podrían llevar a la cárcel a los involucrados.

Las dudas sobre el representante del proyecto

De acuerdo con la misma información que Spazios ha hecho pública, el grupo empresarial también ha edificado desarrollos como Mina Real en Zona Plateada, Los Frailes Residencial en Ex Hacienda la Concepción, Valle del Sol al sur de la ciudad, así como Don Carlos en Tizayuca (cabe señalar que pese a los millonarios ingresos, solamente la página de Spazios está activa y está “en construcción”).

Si bien el ramo de la construcción es altamente lucrativo y permitiría seguir invirtiendo en otros proyectos, destaca que en 3 de los 4 desarrollos citados, pese a llevar algunos más de una década en comercialización, la totalidad de lotes no han sido vendidos aún, lo que disminuye considerablemente la liquidez para hacer nuevas inversiones.

Dicho argumento planteó dudas que motivaron la presente investigación, pues a diferencia de un fraccionamiento, una torre requiere de una inversión inicial considerable de la que no podrían darse el lujo de inyectar capital conforme vayan avanzando las ventas, pues los propietarios del proyecto no pueden esperar años a que avancen las ventas -como sucedió en sus otros desarrollos- para ver el complejo terminado, pues en general se dificulta que habiten si continúa la construcción en pisos posteriores.

También está el currículum -en poder de este medio-, donde se establece que Mejía Pesquera es directivo y socio de Grupo MB desde 2006, dentro del cual destacan empresas como Vipegasa SA de CV, PAK Desarrollos Sa de CV, Argenta Condominial SA de CV y Spazios.

Si bien la sociedad le permitiría ser poseedor de algún porcentaje de la renta en los desarrollos, llama la atención que no se presente como dueño o principal accionista de ninguna de las anteriores, además de vislumbrarse que hay más personas involucradas en los proyectos.

Las conexiones que llevan a los probables verdaderos inversionistas

La Torre AG, de la que Mejía Pesquera es el rostro público, es desarrollada por Spazios.

Spazios, entre otros desarrollos, tiene a Los Frailes Residencial (VÉASE AQUÍ).

La constructora que edifica y “comercializa” los espacios -es decir, no es sobre pedido ni a petición de particulares- en Los Frailes Residencial es Constructora Maroja (VÉASE AQUÍ), misma que incluso es promocionada por el medio de Marín Huazo -vinculado a Núñez Soto en el escándalo del GACM donde el exgobernador lo favoreció con un contrato irregular por 5 millones de pesos-.

Constructora Maroja edifica en Valle del Sol -del mismo grupo que Spazios- así como en Bosques de Santiago (VÉASE AQUÍ).

Bosques de Santiago es un complejo propiedad de Desarrolladora E-Hogar (VÉASE AQUÍ).

Según el documento PF/DINV/CIC/DGIDA/5097/2018 de la Policía Federal, elaborado en noviembre de 2018, Desarrolladora E-Hogar es la única empresa de entre todas las que posee Manuel Ángel Núñez Soto, que es declarada como su propiedad (VÉASE AQUÍ). Incluso, figura en sus redes sociales (VÉASE AQUÍ).

Manuel Ángel Núñez Soto está al frente de la CAMORRA DEL ÁNGEL, grupo de políticos y empresarios que han desarrollado más de 10 mil viviendas en el país valiéndose de diversas irregularidades -que este medio ya ha documentado en una investigación especial- y donde figuran como socios el exdirector del Infonavit David Penchyna Grub así como el actual director de Bancomext y Nafin de la SHCP Carlos Noriega Romero, entre otros.

El negocio de la Zona Plateada

Como destacan las investigaciones “La Cofradía Tuza” de Proceso y “Las artimañas legales” de El Universal, la zona plateada se convirtió en un botín para los entonces funcionarios del más alto nivel en Hidalgo: primero con Jesús Murillo Karam y luego con Manuel Ángel Núñez Soto.

Primero cerraron los flujos de aguas negras para los ejidatarios de Venta Prieta con la intención de dejarlos en la hambruna y la desesperación. Posteriormente les ofrecieron un pago ínfimo por sus tierras, el cual además tardó años en llegar y sólo una fracción, pues aparentemente entre tantas manos, gestores de gobierno y representantes, la mayor parte del recurso se perdió.

En ese entonces les comentaron sobre un proyecto único a nivel nacional, donde participaría el gobierno, la iniciativa privada y los empresarios para el complejo denominado Zona Plateada.

El gobierno actualmente participa absorbiendo diversos gastos mientras que los entonces funcionarios se hicieron de grandes extensiones de tierra desde las cuales realizan sus negocios, siendo el preferido, el de bienes y raíces. A los ejidatarios no les tocó nada.

Familiares de Murillo Karam, prestanombres de Núñez Soto, así como empresarios ligados al fútbol como es el caso de Jesús Martínez Patiño fueron los grandes beneficiarios.

Y eso no fue todo. Tras diversos intentos, el único proyecto que les fue autorizado a los ejidatarios destinaba el 58% de las ganancias netas a los intermediarios -gestores de gobierno-, quienes tardaron años en capitalizar, y nuevamente jugando con el hambre de la gente, recompraron las acciones de quienes fueron despojados de sus tierras bajo amenazas.

Hoy el complejo Zona Plateada ostenta los desarrollos habitacionales con mayor plusvalía de la entidad y estos están en manos de exfuncionarios de Hidalgo, quienes para recaudar fondos, invitaron a inversionistas judíos a los que, como agradecimiento, incluyeron un busto de David Ben Gurión, considerado padre del sionismo e incluso como genocida.

Continue Reading

Trending