Connect with us

Latinoamérica

Chile promete reformas radicales para garantizar derechos humanos

Chile promete una serie de reformas, incluyendo la Ley Antiterrorista, que garantizarían los derechos humanos del Pueblo Mapuche, según comisionado de ONU

Published

on

El matrimonio mapuche de Catalina Marileo y Luis Aillapán, ante su casa en Puerto Saavedra, en la central región chilena de La Araucanía. En 2002 ellos y otros familiares fueron encarcelados, juzgados por la Ley Antiterrorista y finalmente absueltos, por reclamar a unos militares la construcción de un camino en sus predios. Foto: Marianela Jarroud/IPS

El matrimonio mapuche de Catalina Marileo y Luis Aillapán, ante su casa en Puerto Saavedra, en la central región chilena de La Araucanía. En 2002 ellos y otros familiares fueron encarcelados, juzgados por la Ley Antiterrorista y finalmente absueltos, por reclamar a unos militares la construcción de un camino en sus predios. Foto: Marianela Jarroud/IPS

Por Marianela Jarroud

SANTIAGO, Chile (IPS).– Chile se comprometió este mes ante la comunidad internacional a impulsar una serie de reformas, para mejorar la situación de los derechos humanos en el país y borrar así las persistentes sombras de la dictadura en el fundamental sector de las garantías ciudadanas.

Avanzar sobre los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, reformar la polémica ley Antiterrorista, garantizar los derechos humanos de los pueblos originarios y el acceso universal a la educación y la salud, son algunos de los compromisos que acaba de adquirir Chile ante la Organización de Naciones Unidas (ONU).

“Vemos siempre una tendencia de Chile de ir caminando hacia el cumplimiento de sus obligaciones”, afirmó el representante regional para América del Sur de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el italiano Amerigo Incalcaterra.

El jueves 19, el país rindió por segunda vez en su historia el Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Ante el Consejo, en la ciudad suiza de Ginebra, el gobierno formalizó su aceptación de 180 de las 185 recomendaciones que le hicieron los 84 estados miembros y rechazó cinco.

Chile es uno de los países latinoamericanos más conservadores y uno de los seis en todo el mundo que prohíben el aborto en cualquier circunstancia. El divorcio se aprobó solo en 2004 y el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI) aún pelea por el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo.

La educación y la salud están profundamente segregadas, lo que genera un espiral de desigualdad que la sociedad clama porque se revierta en este país de algo más de 17 millones de habitantes.

Otro grave problema afecta a los pueblos indígenas, que carecen de reconocimiento constitucional y que protagonizan desde hace décadas enfrentamientos con las autoridades y poderes fácticos para que se les restituyan las tierras ancestrales de las que se les despojó.

Las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos fueron respondidas en primera instancia por el gobierno del derechista Sebastián Piñera (2010-2014), apenas unas semanas antes de dejar el poder en marzo.

Piñera aceptó 142 recomendaciones, rechazó 13 y “tomó nota” de otras 30, argumentando que no podía comprometer el cumplimiento de estas, porque su aprobación dependía del bicameral Congreso legislativo.

“La figura de ‘tomar nota’ fue una novedad en materia de derecho internacional porque las recomendaciones se aceptan o se rechazan”, criticó a IPS la abogada del estatal Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Paula Salvo, cuya institución participó en la sesión de Ginebra.

El 30 de mayo, el gobierno de la socialista Michelle Bachelet envió por escrito una “corrección” a la primera respuesta, en la que aceptó 180 recomendaciones y el rechazó cinco.

Entre esas cinco se encuentra dos del Vaticano, sobre el derecho de la persona humana desde la concepción y la protección de la identidad familiar tradicional, y otra sobre el derecho de Bolivia a una salida al océano Pacífico.

Según Incalterra, la presidenta comprendió que muchas de las recomendaciones rechazadas por su antecesor, formaban parte ya de su programa de gobierno. Eso incluye la despenalización del aborto terapéutico, por los supuestos de inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y violación.

El proyecto de ley para permitir el aborto inducido en estos casos se comenzará a discutir en el parlamento durante el segundo semestre de este año.

Incalcaterra, cuya oficina regional tiene sede en Santiago, explicó que la ONU reconoce que el aborto “es un tema complejo y de salud”, pero el Consejo de Derechos Humanos pide que los estados que legislen y “estos tres casos sean el mínimo”.

Además de legislar sobre el aborto terapéutico, el gobierno se comprometió a reformar otras herencias de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990), como la Ley Antiterrorista, que se aplica casi exclusivamente contra presuntos delitos del pueblo mapuche, en su lucha por la restitución de sus tierras ancestrales.

La ley aplica altas sanciones, realiza dobles procesos por la jurisdicción civil y militar y permite testigos sin rostro, entre otras anomalías. El gobierno se comprometió a no aplicar la norma contra los mapuches y a respetar sus derechos humanos.

Otro resabio dictatorial, que persiste tras 24 años de democracia, es la jurisdicción militar, que puede aplicarse en cualquier caso que involucre a uniformados, como víctimas o imputados. La reforma prometida fija que los tribunales civiles procesarán a los militares acusados de delitos comunes y que la justicia castrense no alcanzará a ningún civil.

Hernando Silva, investigador del Observatorio Ciudadano, explicó que valoran positivamente que el Estado haya aceptado estas recomendaciones, pero que lo que esperan es “que de una vez por todas se les dé cumplimiento, en lugar de solo asumirlas”.

“No es primera vez que Chile se compromete a legislar sobre justicia militar o la ley antiterrorista” sin hacerlo realidad, recordó.

“La propia Bachelet se comprometió durante su primer mandato (2006-2010) a no aplicar más la ley antiterrorista al pueblo mapuche, algo que no cumplió”, añadió.

Silva subrayó que “es necesario que esta vez por fin le dé cumplimiento cabal a sus obligaciones en materia de derechos humanos”.

Incalcaterra puntualizó que no hay obligatoriedad legal de cumplir las recomendaciones, pero advirtió que “todo el trabajo que se hace en nivel internacional se basa en la buena fe”.

“Si uno pasa por ese ejercicio, dialoga con los otros estados, acuerda y reconoce que esas recomendaciones son pertinentes y las asume, evidentemente tiene que, en cuatro años más, regresar a esa instancia y decir esto es lo que he hecho”, afirmó.

La finalidad del EPU, dijo, es impulsar la implementación de los derechos de todas las personas que viven en un país.

Por esa razón, argumentó, “debemos verlo siempre como un apoyo adicional, que ayuda a los estados a establecer políticas públicas, mejorar su legislación si es necesario, establecer institucionalidad si no la tiene, proporcionar recursos, establecer datos estadísticos para su análisis, campañas, etcétera”.

La revisión del cumplimiento de los compromisos por Chile será en cuatro años.

Para el INDH, con un papel de supervisor estatal, hay urgencias que cumplir, como la ratificación de los tratados internacionales pendientes en la materia.

Se requiere, además, contar con una instancia gubernamental de derechos humanos, un plan nacional y una mayor educación de sus alcances.

Respecto de las víctimas de la dictadura sin reparación, el INDH considera que debe establecerse un órgano de calificación permanente para casos pendientes y otorgarse asesoría jurídica y social a las víctimas de tortura.

La abogada Salvo subrayó que a partir de ahora “el gobierno tiene que generar un mecanismo permanente de revisión de las recomendaciones de la ONU”, porque desde ahora “el desafío es interno”.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La red en lucha

Colombia: ¿Qué obstáculos enfrentará el primer gobierno de izquierda con Gustavo Petro y Francia Márquez??

Published

on

By

 

Colombia hizo historia el domingo cuando los votantes eligieron al exguerrillero Gustavo Petro como el primer presidente izquierdista del país y a la activista ambiental afrocolombiana Francia Márquez Mina como la primera vicepresidenta negra del país. Miles de sus simpatizantes salieron a las calles para celebrar en la capital Bogotá y en toda Colombia.

La pareja, que obtuvo más del 50% de los votos, derrotó al millonario inmobiliario de derecha Rodolfo Hernández, pero ahora enfrentará un gran desafío para aprobar una legislación en el Congreso conservador, donde carecen de mayoría. “El obstáculo se superó al ganar las elecciones, pero el principal obstáculo, el establisment, no puede ser cambiado por el gobierno; tiene que ser cambiado desde el pueblo, por el pueblo”, dice Manuel Rozental, activista colombiano, médico, y organizador de base.

Para la periodista colombiana Simone Bruno, la elección de Petro podría transformar la política y la economía de América Latina.

Gustavo Petro es un exguerrillero del M-19, exsenador y exalcalde de Bogotá. Ha prometido luchar contra el empeoramiento de la pobreza y la desigualdad en Colombia aumentando los impuestos a los ricos, ampliando los programas sociales, así como el acceso a la educación y la atención médica. Ha pedido a Colombia que detenga la extracción de petróleo nuevo y se aleje de una economía que durante mucho tiempo depende de los combustibles fósiles. Petro también ha dicho que su gobierno planea restablecer las relaciones con Venezuela y renegociar un acuerdo comercial con Estados Unidos para beneficiar mejor a los colombianos.

Petro obtuvo más del 50% de los votos en una segunda vuelta, derrotando al millonario inmobiliario de derecha Rodolfo Hernández, quien recibió alrededor del 47% de los votos. Petro se dirigió a sus seguidores el domingo por la noche.

Desarrollaremos el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos, sino porque primero tenemos que superar la premodernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia y la nueva esclavitud. Debemos superar las mentalidades y comportamientos pasados ​​ligados a ese mundo de esclavitud.

AMY GOODMAN: A su lado estaba la vicepresidenta electa de Petro, Francia Márquez Mina, una destacada defensora de la tierra y el agua que nació en un pequeño pueblo en la región suroeste del Cauca, donde lideró la resistencia contra la minería ilegal de oro a pesar de las continuas amenazas de muerte. Ganó el prestigioso premio ambiental Goldman en 2018, también es abogada y ex ama de llaves. El domingo, Francia Márquez Mina subió al escenario para agradecer a los seguidores.

Hermanos, hemos dado un paso importante. Después de 214 años, tendremos un gobierno que represente al pueblo.

En entrevista con el activista Manuel Rozental y la periodista italiano Simone Bruno.

AMY GOODMAN: En Bogotá, la capital de Colombia, Simone Bruno es una videoperiodista italiana, lleva años allí. Y en la región del Cauca, nos acompaña Manuel Rozental, médico colombiano, activista de base desde hace mucho tiempo, exiliado varias veces por sus actividades políticas, hace parte de la organización Pueblos en Camino.

¿Si puede hablar de la trascendencia de esta elección con Petro como presidente y con Márquez, Francia Márquez, como vicepresidenta electa de la región donde usted está, en el Cauca?

MANUEL ROZENTAL: En primer lugar, me gustaría transmitir a todos el sentimiento de alegría, emoción y alegría abrumadora que todos hemos sentido y que sentimos el domingo. Nuestro temor era que nos robaran las elecciones. Había todos los indicios para eso. Hubo represión por parte de las fuerzas armadas. Todo estaba en contra de Petro, a pesar de que sabíamos que si no había fraude o no había suficiente fraude, ganaría. Así que la sensación es de un enorme alivio, un gran alivio. Y hay una fiesta en este país. Por primera vez, una elección puede ser ganada por el pueblo, a pesar de la maquinaria.

Al mismo tiempo, la misma magnitud de esa alegría es la magnitud de nuestra preocupación para que no se convierta en desilusión. Esos dos sentimientos se unen, por lo que la fiesta, nuestra fiesta, es, una vez más, una celebración de la libertad y una inquietud que debemos organizar y movilizar para que el cambio sea posible.

JUAN GONZÁLEZ: Y quería preguntarte, Manuel, en cuanto a la — la victoria de Gustavo Petro es claramente un gran avance en América Latina. Sin embargo, todavía existe el problema de que su ambicioso programa puede verse estancado en cierta medida por el hecho de que su coalición no tiene una mayoría en el Congreso colombiano. ¿Qué prevé ahora en términos de las batallas entre las fuerzas conservadoras en el Congreso contendientes u opuestas a su programa?

MANUEL ROZENTAL: Juan, tu pregunta va justo en el lugar. Sí, la gran preocupación es, digámoslo en términos generales, incluso más allá, incluso más allá del Congreso, el establecimiento en Colombia corre por la corrupción, por las mafias, por los intereses corporativos transnacionales y por un ejército que apoya todo esto y obtiene muchas ganancias y beneficios. de esto. Entonces, hay un nuevo gobierno que tiene que gobernar dentro de esta estructura. La estructura no ha cambiado, los poderes no han cambiado y tienen que gobernar allí.

Entonces, el presidente electo Petro ha prometido tres cosas: ha prometido justicia social, ha prometido justicia ambiental y ha prometido paz. Prometer eso y lograrlo dentro de un establishment tan podrido como el colombiano es realmente prometer lo que todos queremos, pero es prometer demasiado. Eso no lo puede lograr un gobierno, desde un gobierno. Y hay que recordar que Gustavo Petro y Francia Márquez llegaron a la presidencia después y gracias a un masivo levantamiento popular contra ese estamento, del que ahora se convierte en gobierno.

Entonces, ahora no tiene una mayoría en el gobierno. Solo te daré una idea. Tiene 20 miembros del Senado de su lado. Necesita 54 para aprobar cualquier iniciativa. Puede llegar a 40 o 44 con alianzas. Entonces tendría que aliarse con la extrema derecha para lograr cualquier cosa. Añádase a eso que todos los órganos de control, la fiscalía, cada uno de esos, han sido dejados por la mafia, manejada por Uribe, Duque y todos los sicarios del narco y de las transnacionales corporativas y del Ejército. Todo eso se ha dejado en su lugar durante los próximos dos años, y son enemigos de este gobierno y del pueblo colombiano.

Así que la preocupación es exactamente ésa. Él prometió, y también Francia, lo que queremos, pero el hecho es que no pueden lograrlo. No se puede lograr rápidamente, por lo que tendrá que comprometerse con aquellos que nos han llevado a este desastre. Así que el escollo se ha superado ganando las elecciones, pero el escollo principal, el establecimiento, no se puede cambiar desde el gobierno; tiene que ser cambiado desde la gente, por la gente. Y el gobierno es clave para ello, pero no puede cumplir sus promesas sin pueblos organizados con una agenda. ¿Sabemos esto? Ésa es mi pregunta.

JUAN GONZÁLEZ: Y también quería preguntarte sobre el candidato al que derrotó, Rodolfo Hernández, que también era supuestamente antisistema pero populista de derecha, haciendo campaña contra la corrupción. Pero en la semana previa a las elecciones, apareció un video de una revista colombiana, y obtuvo muchas visitas, cientos de miles de visitas en YouTube, de Rodolfo Hernández en un yate en Miami en octubre pasado, un yate, él y sus hijos, un yate que fue financiado por Pfizer, por cabilderos de la compañía farmacéutica Pfizer. Me pregunto: ¿Crees que eso tuvo algún impacto en algunas personas que estaban dudando entre Gustavo Petro y Rodolfo Hernández en la votación?

MANUEL ROZENTAL: Puede que sí. Pero lo que realmente hizo fue exponer el hecho de que Rodolfo Hernández era realmente el candidato de los intereses corporativos transnacionales y nacionales. Lo que se descubrió fue que el yate — en el yate estaban representantes corporativos de Pfizer, la corporación farmacéutica transnacional, y que esto sucedió en octubre de 2019. Pero cuando Daniel Coronell, el periodista, de ese diario Cambio, investigó y verificó con Pfizer ver quién había financiado este yate en estas vacaciones, sin dar fechas, su respuesta, sorpresivamente, fue que una semana antes representantes y altos funcionarios de Pfizer se habían reunido con Rodolfo Hernández. Entonces, se ha reunido mucha información de que Rodolfo Hernández era en realidad el candidato de los intereses corporativos más ricos de Colombia y el continente, mintiendo, afirmando que estaba en contra. De hecho, había prometido, de resultar electo, declarar un estado de excepción o conmoción interna, y ese estado de excepción le permitiría gobernar el país y que crearía una especie de gabinete paralelo manejado exclusivamente por intereses corporativos. Entonces, lo que teníamos aquí era Petro y Francia Márquez o una dictadura de los intereses corporativos en el país. Así que creo que jugó.

Pero te diré, Juan, lo que realmente se jugó y lo que la derecha no calculó. La derecha obtuvo 10 millones y medio de votos, que es más o menos lo mismo que obtuvo Duque hace cuatro años para vencer a Petro, que tenía 8 millones y medio hace cuatro años. Pero Petro esta vez tuvo 11 millones y medio de votos. Y sabemos de dónde vinieron. Vinieron de las mujeres y de la juventud de este país. La imagen que nunca olvidaremos aquí fue la de los pueblos indígenas de las selvas de la costa pacífica de Colombia viniendo por los ríos en canoas, dos días de viaje, para depositar su voto. Entonces, lo que pasó aquí fue que dijimos basta, el mismo basta que dijimos en el levantamiento popular de 2021. Ese espíritu es lo que permitió que Petro ganara. El pensamiento correcto, estaba convencido de que iba a ganar. Se sorprenden al ver que 2 millones y medio de personas aparecieron de la nada, según sus cálculos, para decir “Basta”. Así que ésa es la historia.

AMY GOODMAN: Lo que también fue interesante y puede sorprender a la audiencia estadounidense es que Hernández admitió la derrota de inmediato, a diferencia de Estados Unidos.

Pero quería ir a Bogotá, la capital, y retroceder unos años hasta 2018, los manifestantes antigubernamentales encabezaron múltiples huelgas nacionales en Colombia, denunciando el gobierno del presidente derechista Iván Duque, en un momento, cientos de miles de personas salieron a las calles para el paro nacional más grande que Colombia había visto en décadas. La policía respondió con violencia, matando a varios manifestantes, incluido el estudiante de 18 años Dilan Cruz, a quien un proyectil policial disparó en la cabeza. Bueno, el domingo, después de que Gustavo Petro y Márquez declararan la victoria en las históricas elecciones presidenciales de Colombia, la madre de Dilan Cruz, Jenny Alejandra Medina, se unió al presidente electo Petro y Márquez en el escenario para pedir justicia por el asesinato de su hijo.

“En nombre de mi hijo Dilan, que fue una víctima más de este país, en nombre de todas las víctimas, de los “falsos positivos” —Nicolás Neira, Yuri Neira, Diego Felipe Becerra— y en nombre de todas aquellas víctimas del gobierno y anteriores, alzo la voz en nombre de mi hijo para exigir justicia. Y le doy la bienvenida, presidente, porque todos tenemos puestas nuestras esperanzas en usted, en la justicia. Tú eres la esperanza de nosotros, los pobres, los necesitados. Eres la esperanza de los negros, los blancos, los ricos, los pobres. Eres la esperanza. Bienvenido a Colombia, a nuestro país, presidente”.

AMY GOODMAN: Son las palabras de la madre de Dilan Cruz, Jenny Alejandra Medina, en una muestra de apoyo sin precedentes, de pie junto al presidente electo, así como al vicepresidente electo. Simone Bruno, estuviste en Bogotá. ¿Puede hablarnos de la trascendencia de esto y del tema de la violencia de Estado que Francia Márquez, al igual que Petro, debe asumir de inmediato?

SIMONE BRUNO: Claro. Gracias por la invitación, y es un honor estar aquí con Manuel, a quien conozco desde hace casi 20 años.

Sí, ése fue uno de los momentos más importantes y conmovedores de la noche del domingo, cuando Gustavo Petro ganó las elecciones. Es la primera vez en la historia que alguien como la madre de uno de los jóvenes asesinados durante una protesta en Colombia, y esto sucedió bastante porque fue una protesta que tuvo lugar en 2019. Luego vino el cierre de la pandemia y las protestas volvieron en 2021, donde otros 40 niños fueron asesinados —al menos 40— por policías y grupos antimotines del ESMAD. Entonces, era la primera vez que una madre tenía la oportunidad de hablarle a una audiencia, de hablar con un presidente, de mirar a los ojos a un presidente electo y pedir justicia para su hijo.

Como decías al principio, ése es un momento muy histórico ya que una izquierda ganó las elecciones en Colombia con el mayor número de votos en la historia de una elección presidencial, más de 11 millones de votos, como decía Manuel antes. Pero no es la primera vez que un izquierdista gana las elecciones en Colombia. Todo comenzó en 1948, cuando fue asesinado el candidato populista Gaitán. Y en ese momento, el populismo era un populismo histórico, un populismo al estilo de Perón. Entonces lo mataron, y la violencia que todavía hoy vivimos aquí en Colombia comenzó ese día de 1948. Pero allá por 1990, tres candidatos presidenciales, de izquierda, fueron asesinados: Galán, Jaramillo y Pizarro. Entonces, por eso la importancia de la elección de Petro, porque no es la primera vez, por primera vez la izquierda ganó las elecciones en Colombia, pero por primera vez no mataron a un candidato de izquierda.

Lo que significa su programa, si Petro y Francia Márquez lo van a poder implementar, realmente va a significar un cambio, un cambio histórico, en el país. Petro es un socialdemócrata. Quiere transformar a Colombia de una manera socialdemócrata. Quiere que la sanidad se haga pública. Quiere que la educación pública mejore. Y quiere que los colombianos más ricos, los 4.000 colombianos más ricos, paguen impuestos como lo hace el resto del país. Y quiere que las empresas más ricas del país también paguen impuestos, lo que no está pasando en este momento.

Y usará ese dinero para hacer dos cosas. Como Petro es bastante conservador en materia fiscal, lo que le gustaría hacer es pagar parte de las reformas sociales con ese dinero, pero también reducir el déficit, el déficit fiscal del país. Eso es lo mismo que vimos cuando era alcalde de la ciudad de Bogotá. Implementó muchas reformas sociales en la ciudad, pero al mismo tiempo redujo la deuda de la ciudad y mejoró la calificación: la empresa rica mejoró la calificación de la ciudad de Bogotá durante ese tiempo.

JUAN GONZÁLEZ: Simone, quería preguntarte: en términos de la importancia de esta elección en toda América Latina, ahora hemos visto una segunda marea rosa que se desarrolla en toda la región, luego de la primera que comenzó en la década de 1990. Hemos tenido a Xiomara Castro en Honduras, Pedro Castillo en Perú, Gabriel Boric en Chile, Luis Arce en Bolivia y ahora esta elección histórica en Colombia. ¿Cómo ve que esto afecte la política de la región frente a Estados Unidos?

SIMONE BRUNO: Bueno, éste es un momento histórico, incluso porque Lula podría volver a la presidencia de Brasil, que es clave, por supuesto, para cambiar la política y las políticas de toda la región, por la importancia de Brasil en Suramérica. Pero como dijiste, ésta es la segunda ola en 20 años del gobierno de izquierda que llega al poder en América Latina, y posiblemente aprenderán de las cosas buenas que ha hecho Evo Morales, las cosas buenas que ha hecho Rafael Correa, por ejemplo, o el mismo Lula en Brasil, y probablemente también aprenderán de los errores, como, por supuesto, Venezuela, que tuvo muchos problemas durante los últimos 20 años.

Lo que podría pasar y lo que realmente debería pasar es que América Latina, o al menos América del Sur, para empezar, intente unificar los mercados de manera similar a lo que sucedió en la Unión Europea. Esto se ha intentado durante décadas en América Latina. Este esquema de integración se viene dando desde hace décadas, y nunca lo han logrado, porque, en general, se han politizado. Basta pensar en los dos últimos: La CAN y el Mercosur siempre han sido considerados un mercado de derecha y un mercado de izquierda. Bueno, lo que podría pasar y lo que debería pasar, si la región realmente quiere mejorar las economías, es que se cierren a los mercados externos, especialmente a Estados Unidos. Y deberían tratar de desarrollar mercados internos dentro de América del Sur y tratando de producir bienes. Uno de los principales argumentos de Petro relacionado con Venezuela es que necesitan reabrir la frontera, necesitan restablecer la conexión y la relación. Por ejemplo, Venezuela era el segundo mercado de mercancías provenientes de Colombia hasta la época de Álvaro Uribe, y eso llegaba a contabilizar hasta $6 mil millones de dólares por año. Y ese mercado fue cerrado por la ideología durante la era del presidente Uribe. Entonces, probablemente lo que podría pasar ahora es que finalmente los países suramericanos y quizás los países latinoamericanos, incluido México, gobernado por Andrés Manuel López Obrador, o Centroamérica, eso está cambiando, también, decidirán unificarse y cerrar los mercados y decidir crecer juntos.

Continue Reading

Latinoamérica

Elecciones en Colombia: Gustavo Petro y Rodolfo Hernández a segunda vuelta

Published

on

By

Por Ayelén Oliva

El candidato de izquierdas, Gustavo Petro, competirá en la segunda vuelta de las elecciones de Colombia con el empresario inmobiliario Rodolfo Hernández. Petro consiguió el 40,3%, que representa más de 8,5 millones de votos. Hernández se ubica en segundo lugar con el 28,1%, casi 6 millones de votos, según datos del preconteo de la Registraduría Nacional. Tanto Petro como Hernández buscan representar a los electores cansados con la política tradicional.

“Hoy hemos ganado”, dijo Petro en su primer discurso después de conocerse el resultado. “Lo que se disputa hoy es el cambio. Los partidos políticos aliados al gobierno de Duque, el presidente Duque, su proyecto político han sido derrotados en Colombia. La votación de Colombia lanza es un mensaje central al mundo: se acaba un período, se acaba una era”, dijo Petro en la noche del domingo.

Federico “Fico” Gutiérrez, de la coalición de derecha Equipo por Colombia, cercano al presidente Iván Duque, no ha conseguido entrar en la segunda ronda, si bien era el preferido para pelear contra Petro, según las encuestas. Gutiérrez consiguió el 23,9%, con más de 5 millones de votos. El Ingeniero civil de 47 años, alcalde de Medellín entre 2016 y 2020, dijo que apoyará Rodolfo Hernández en la segunda vuelta. “Votaremos por Rodolfo [Hernández] y Marelen [Castillo] el próximo 19 de junio”.

El candidato Federico «Fico» Gutiérrez (c) habla acompañado por su esposa Margarita Gómez (i) y su candidato a la vicepresidencia Rodrigo Lara (d)

“Gustavo Petro por todo lo ha que dicho y por lo que ha hecho no le conviene a Colombia, sería un peligro para la democracia, para las libertades, para la economía, para nuestras familias y para nuestros hijos. Esa opción sería un peligro para el país”, dijo Hernández si bien aclaró que no formarán parte de un eventual gobierno de Hernández.

Gustavo Petro, del Pacto Histórico, candidato de largo recorrido político, es economista, formó parte de la guerrilla del M-19 hasta el año 1990, ha sido cuatro veces congresista y fue elegido en 2011 alcalde de Bogotá, donde este domingo consiguió el 47% de los votos. Tres veces candidato a presidente, en 2018 perdió en segunda vuelta contra Iván Duque. “Le digo a ese empresario temeroso, con el que dialogué muchas veces: ha llegado el momento de escoger, lo que propongo al empresariado es justicia social y estabilidad económica”, dijo Petro.

Hernández, candidato por la Liga de Gobernantes Anticorrupción, empresario inmobiliario, en 2016 asumió la alcaldía de Bucaramanga, capital del departamento de Santander, donde gobernó hasta 2021, momento en que dejó el cargo para inscribir su candidatura a presidente. Este domingo, Hernández consiguió el 66,9% de los votos en su distrito. “Hoy perdió el país de la politiquería y la corrupción”, dijo el ingeniero de 77 años después de conocer el resultado.

Hernández llega por fuera de las estructuras partidarias, basa su campaña en el rechazo a la política tradicional y ha logrado hacer pie en esta elección con un discurso enfocado en la lucha contra la corrupción y las “maquinarias politiqueras”; un discurso empañado por la imputación que le hizo la Fiscalía para investigar si hubo irregularidades en un contrato para implementar nuevas tecnologías en el servicio de basuras cuando era alcalde. En sus intervenciones públicas se ha caracterizado por sus insultos y por utilizar frases como que los políticos “son unas ratas”. El ingeniero llegó a la carrera por la presidencia con polémicas, por ejemplo, por una entrevista en la que dijo que admiraba a Hitler o por golpear a un concejal opositor de Bucaramanga, que terminó con la suspensión de su cargo.

Simpatizantes del candidato presidencial Rodolfo Hernández acuden a la sede de campaña tras la jornada de elecciones. EFE/Natalia Pedraza

“No soy ingenuo respecto a las resistencia que habrá frente a un gobierno decidido en acabar con la politiquería y la corrupción, en especial, por parte de algunos de los que se han sentidos dueños de este país”, dijo el exalcalde, quien buscará seducir a aquellos que en elecciones anteriores votaron por el candidato del expresidente Álvaro Uribe, pero que se sienten desencantados con el gobierno.

El gran derrotado de este domingo ha sido el candidato de centro, Sergio Fajardo, por Centro Esperanza, que alcanzó menos de un millón de votos que representan el 4,2% del total. Fajardo aseguró que la coalición se reunirá este lunes para definir el camino que tomarán en la segunda vuelta electoral. “Yo espero de todo corazón, porque le he dedicado la vida a este país que cuidemos a Colombia”, dijo Fajardo.

Continue Reading

Latinoamérica

Migración de Colombia prohíbe ingreso a la activista Teri Mattson, de Codepink, como observadora electoral.

Published

on

By

#EleccionesColombia

La activista estadounidense Teri Mattson, coordinadora para América Latina de CodePink se dirigió a Colombia para acompañar el proceso electoral y evaluar la situación de los derechos humanos en el país. Fue invitada por una de las organizaciones de derechos humanos más prestigiosas de Colombia, el Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos fundado en 1979.

Teri Mattson fue detenida por Migración y le negaron la entrada a Colombia. La razón oficial dada para negarle la entrada al país fue que representaba un riesgo para el Estado. En la “Resolución administrativa de no admisión o rechazo” se indicó: “Por razones de soberanía, cuando existan hechos o antecedentes fundados que indiquen que la persona representa un riesgo para la seguridad del Estado o la convivencia ciudadana” su ingreso debe ser negado.

Common Frontiers denuncia la detención y deportación de Teri Mattson por motivos políticos. Colombia tiene una alarmante crisis de derechos humanos y una larga historia de intimidación y violencia relacionada con las elecciones. Vemos con grave preocupación que el Estado colombiano vea en el acompañamiento electoral internacional y la observación de los derechos humanos un riesgo para la seguridad del Estado. Ambos mecanismos de apoyo internacional son fundamentales y están respaldados internacionalmente como parte de la garantía de elecciones justas y transparentes.

Teri Mattson es la coordinadora para América Latina de CODEPINK, una organización de base dirigida por mujeres que trabaja para poner fin a las guerras y el militarismo de EEUU y para apoyar iniciativas de paz y derechos humanos. En los últimos años, Teri ha supervisado elecciones en cinco países latinoamericanos diferentes.

 

***

Fuente: Agencia de Medios Hoy

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: