Connect with us

Oriente Medio

Celebración Gay: Tel Aviv como libertad

La cultura Gay en Tel Aviv, una libertad que reproduce más libertad

Published

on

Antonio Hermosa Andújar*

Para Esteban Anchustegui, que al conocer Tel Aviv se le convirtió en sangre

Tel Aviv es un rincón de Europa en Oriente Medio, quizá el único porque la Estambul europea sólo sabe a recuerdo y melancolía (y sus huellas en las capitales árabes, salvo las arquitectónicas, parecen haber sido anestesiadas o, sin más, engullidas, por el ogro islamista). Y ahora, cuando apenas puedo mirar a Europa a los ojos sin náusea, me congracio con ella mirando el espejo de Tel Aviv, esta maravillosa Colina de Primavera en la que lo maravilloso es menos lo que se ve que lo que se siente.

Posiblemente no sea Tel Aviv la única ciudad israelí en la que podría haberse celebrado la semana de la “cultura gay”, aunque no, desde luego, en la Jerusalén religiosa, ese histórico cadáver viviente en el que ni siquiera la intensa y atropellada inyección de modernidad recibida en estos últimos años, que la hace reconocible como un lugar habitado por humanos, da para arrebatarle a la tenebrosa jauría ortodoxa la capacidad de decidir sobre la vida y la muerte.

Posiblemente, también Haifa, donde el corazón huele a esfuerzo y mezcla, y la libertad es azul y tiene el sabor salino del mar, habría logrado aprestar un escenario. Pero sólo en Tel Aviv era posible un agasajo como el recibido, que la tolerancia se deshiciera en colores y de sus combinaciones surgiera la fiesta de la esperanza.

Porque en una región que la narcotiza con el veneno religioso, y del que el sexo –con las dos sublimes encarnaciones de su perfidia a la cabeza: la mujer, siempre; los homosexuales, ahora- es uno de sus ingredientes más deletéreos, una celebración gay constituye el homenaje que la razón rinde a la esperanza de un mundo más libre y más laico (a la postre, la misma cosa). En efecto, cualesquiera sean las creencias de los protagonistas en la vida del más allá, que como se sabe aún sigue sin un buzón al que enviar las cartas, el mundo gay, con su sola existencia, demuestra –demostración que tiene, cierto, varias fuentes- que el amor puede tener preferencias mayoritarias de género, mas en absoluto únicas; que el sexo ha sido desligado por completo de la función reproductora; que maternidad o paternidad pueden ser asimismo invenciones artificiales además de funciones naturales, y que el placer es un ser autónomo que se mueve entre nuestro corazón y nuestra cabeza movilizando pasiones o números, sentidos y mente, y pone música a un sinfín de acciones nimias en apariencia. Dicho mundo, por tanto, contribuye a conferir más autonomía al sujeto, nuevos espacios a la sociedad, y más poder a ambos.

¿Quién sale perdiendo con esa ampliación del sujeto y de la vida? Equivale casi a preguntar por quién pierde cada vez que la libertad gana, y a identificar en esa bacanal de muerte y esclavitud que son en su fondo las religiones monoteístas al protagonista de la pérdida. Un Papa que afirma ante el cuerpo diplomático que los matrimonios de homosexuales son un peligro para el futuro de la humanidad es, ante todo, un fanático, y sólo después un demente; casi merecería que se le castigara ascendiéndole a dios, o a algo por el estilo.

Unos fieles, muy fieles, musulmanes que apuestan por lapidar a los homosexuales merecerían ser papas; esos ortodoxos que piden su muerte seguro que también son musulmanes. Es el mismo hedor antihumano y antihumanista, el mismo -y paradójico, oiga- furor uterinus liberticida, el que desprenden esas tres religiones distintas y una única mentira verdadera. (Añado al respecto que en este punto la Iglesia católica no es precisamente ejemplar, pero al menos no es inconsecuente: innumerables han sido los culitos de efebos –por usar el lenguaje del gremio- con los que por doquier han tirado al blanco millares de los miembros que la pueblan, pero ni uno sólo de sus titulares ha recibido propuestas de matrimonio).

Personalmente, me resulta familiar que sea Tel Aviv el lugar donde la mentada fiesta haya tenido lugar; en esta ciudad en la que hasta la naturaleza es obra del hombre, y en la que la historia se ha hecho sin apenas tiempo, lo más llamativo no es el vergel de formas y colores, de realidades y proyectos, que hoy ocupa el lugar que hace poco más de un siglo era un bosque de dunas, sino el sentimiento de libertad que en ella se hace casi físico, una mano amiga cuyas yemas de los dedos, el órgano del corazón, van distribuyendo por los poros del alma.

Desde luego, no puedo afirmar que esa vida de más con la que uno renueva la suya al caminar por sus arboladas y rectilíneas avenidas, al descansar en algún velador de los muchos que vuelven más mullidas sus calles y plazas, al jugar la imaginación con los secretos de sus nombres, al devolver idealmente al mar las caricias que él deposita en la playa con sus olas; no puedo afirmar con rotundidad, digo, que toda esa alegría que recorre la sangre brotara tan fácilmente si ese absceso del espíritu que es la Ciudad Vieja de Jerusalén no se presentara de inmediato a la memoria.

Quizá sin esa vetusta purulencia, insisto, Tel Aviv no fuera hoy ese sueño realizado que siempre quiso ser Beirut, y que lo fue por un tiempo antes de convertirse en la actual pesadilla, en la que la religión, el odio -tan variopinto e internacional en sus orígenes y manifestaciones- y los intereses espurios de sus dos amos externos han mutado la política en terror. Por lo demás, en una ciudad que es realización de un sueño, los nuevos soñadores tienen ganado el derecho de querer realizar el suyo: la libertad, que les apadrina, les concede asimismo la materia con la que continuar el proceso de darle formas, es decir, de recrearla ampliando la humanidad de la sociedad.

Hasta pudiera ocurrir que todas las impresiones y sensaciones que me produce esta ciudad, los sentimientos y emociones que me conmueven con solo recordarla, no fueran sino señales autistas de un solitario encerradas en el desierto de su subjetividad; no lo descarto, mas aun así no me extraña que el acontecimiento que ha dado pie a este texto se haya producido en Tel Aviv, porque considero real el espíritu de libertad y tan real como eso que la libertad reproduzca libertad.

Es esa misma libertad, el socrático daímon de esta ciudad única –y no sólo en Medio Oriente-, la que, cambiando por completo la escenografía de las ideas, me ha llevado asimismo a convencerme de que el judaísmo ya no se define sólo por la religión, o bien que se puede ser israelí sin ser judío, por si alguien se empeñara en mantener la antigua e interesada ecuación; y es esa misma libertad la que, por ende, me ha llevado a una convicción más, a saber: que el pueblo israelí actual no es el heredero histórico –o como más comúnmente se proclama: natural- de los israelitas de antaño ni del pueblo judío de la diáspora, pese a los vínculos y raíces que muchos de sus habitantes puedan mantener en una historia de la que nunca querrían ni sabrían renegar.

Creo que la libertad tiene el poder de introducir cesuras en la historia, y la libertad política existente en el actual Estado de Israel, así como la libertad de espíritu presente en una mayoría de sus habitantes, chocan frontalmente sea con la historia sagrada que el tópico se obstina en perpetuar, como con la historia profana de la que provienen muchos antepasados de quienes hoy se ufanan de ser libres. Tel Aviv, símbolo conquistado de esa libertad, es la realidad hecha carne de dicha censura.

*El autor es escritor y filósofo español.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Oriente Medio

Amnistía Internacional pide a la UE responsabilizar a Israel por ‘crimen de apartheid’ contra población Palestina

Published

on

By

manifestación contra apartheid en palestina

 

En los territorios ocupados de Cisjordania, soldados israelíes mataron a tiros a dos palestinos e hirieron a un tercero el lunes cuando conducían su automóvil cerca de un control de seguridad en las afueras de la ciudad de Ramala. El ejército de Israel acusó a los jóvenes de conspirar para embestir con su auto a los soldados.

Las familias de los jóvenes cuestionaron el relato de Israel diciendo que los soldados abrieron fuego contra el vehículo y los mataron “a sangre fría”. Esto se produce al tiempo que el Consejo de Asociación de la Unión Europea e Israel celebraron ayer martes su primera reunión en diez años.

En vísperas de la reunión, Amnistía Internacional dijo en un comunicado que “Israel está cometiendo el crimen de apartheid contra la población palestina. Se trata de un crimen de lesa humanidad que exige que la Unión Europea haga rendir cuentas a los dirigentes de Israel y garantice que no apoya en modo alguno el sistema de apartheid. Toda cooperación debe centrarse en el desmantelamiento del cruel sistema de opresión y dominación de Israel”.

Por su parte, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) condenó las acciones violentas perpetradas por soldados y colonos israelíes contra las población civil en los territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén Este, y alertó sobre las consecuencias del incremento de estos incidentes en los últimos meses.

«Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional y al Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para que intervengan urgentemente a fin de proporcionar protección internacional al pueblo palestino», solicitó Nabil Abu Rudeineh, portavoz de la ANP.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Amnistía Internacional exige reapertura de organizaciones de derechos humanos de Palestina

Published

on

By

Amnistía Internacional exige reapertura de organizaciones de derechos humanos de Palestina

BEIRUT – Amnistía Internacional (AI) exigió que cese la campaña de represión contra entidades de la sociedad civil palestina y que se reabran las sedes de las siete organizaciones de derechos humanos que fueron allanadas y clausuradas por el ejército israelí.

“Pese a que estas organizaciones han contribuido enormemente a los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados y en todo el mundo, el ejército israelí pisotea todo su trabajo”, dijo Amna Guellali, directora adjunta de Amnistía para Oriente Medio y Norte de África.

Las organizaciones, que Amnistía Internacional reivindica como sus asociadas, son Addameer, Al-Haq, Defensa de Niñas y Niños Internacional–Palestina, la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, el Centro Bisan para la Investigación y el Desarrollo, los Comités de Trabajo Sanitario y la Unión de Comités de Mujeres Palestinas.

Te puede interesar: Amnistía Internacional documenta más ataques indiscriminados y ejecuciones a manos de tropas rusas en Ucrania

Sobre las oenegés cerradas pesan señalamientos de terrorismo por parte del ejército y el Ministerio de Defensa de Israel, y se las acusa de servir para recaudar fondos y reclutar miembros para el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

Antes del amanecer del 18 de agosto, las fuerzas armadas israelíes irrumpieron en las sedes de las organizaciones, confiscaron archivos y equipos, emitieron órdenes militares de cierre y soldaron las puertas de las oficinas.

Seis de las siete organizaciones allanadas quedaron vetadas para funcionar, entre ellas Al-Haq, dedicada a supervisar el cumplimiento de los derechos humanos en territorios palestinos ocupados por Israel, y la Asociación de Derechos Humanos y Apoyo a Prisioneros (Addameer).

“Pese a que estas organizaciones han contribuido enormemente a los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados y en todo el mundo, el ejército israelí pisotea todo su trabajo”: Amna Guellali.

Amnistía Internacional recordó que el 19 de octubre de 2021, el Ministerio de Defensa israelí dictó una orden militar que declaraba “terroristas” a seis organizaciones de la sociedad civil palestina, todas las allanadas en esta nueva acción, excepto los Comités de Trabajo Sanitario, que fueron objeto de otras actuaciones.

 

Investigadores de Amnistía Internacional examinaron las órdenes militares colocadas en las puertas de las oficinas de tres de las oenegés. En todos los casos, la orden de cierre se basó en el Reglamento de Defensa (de Emergencia) de 1945, dictado por Gran Bretaña para aplastar la resistencia a su gobierno colonial y aún en vigor.

Desde 1967, según Amnistía Internacional, las autoridades militares israelíes utilizaron ese reglamento al demoler cientos de viviendas palestinas, deportar a residentes y someter a detención administrativa a decenas de miles de palestinos en los territorios ocupados.

De interés: Ministra de Sudáfrica dice al secretario de Estado de EEUU que Palestina, al igual que Ucrania, “merecen su territorio y libertad”

 

AI “se solidariza con orgullo con nuestras entidades asociadas palestinas y pide a todos los gobiernos que condenen el ataque del ejército israelí contra la sociedad civil palestina”, dijo Guellali.

“La comunidad internacional debe colaborar no sólo para reabrir las oficinas de estas siete organizaciones, sino también para cumplir con sus llamamientos de apoyo a la investigación de la Corte Penal Internacional de la situación de Palestina”, agregó.

El presidente palestino, Mahmud Abbas, consideró la acción del ejército israelí “un delito y ataque flagrante no solo contra las organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos, sino también contra las internacionales”.

La Comisión Europea “tomó nota” de los sucesos que se desarrollaron en Cisjordania el 18 de agosto y recalcó “el papel esencial” que tienen las ONG en la sociedad civil palestina.

Entérate: Palestina entrega a la Corte Penal Internacional informe sobre asesinato de la periodista Shireen Abu Akleh

La portavoz de asuntos exteriores y de seguridad en la Comisión, Nabila Massrali, señaló que las acusaciones lanzadas por Israel sobre el mal uso de fondos europeos “no han sido fundamentadas”.

“La Unión Europea continuará estando con el derecho internacional y apoyando a las organizaciones civiles y otros que promueven el estado de derecho, los derechos humanos y los valores democráticos”, añadió Massrali.

En el terreno, portavoces y trabajadores de las entidades vetadas por Israel indicaron que continuarán con sus labores.

“No somos simples empleados, creemos en lo que hacemos. No dejaremos que nadie nos impida hacer lo nuestro”, manifestó el experto legal de Al-Haq, Tasheen Elayan.

***

Fuente: ipsnoticias.net

Continue Reading

Oriente Medio

Asalto de Israel en Gaza mata a 44 palestinos, 15 niños: el alto al fuego no acaba con derramamiento de sangre

Published

on

By

gaza ataques

 

El número de muertos de tres días de un bombardeo militar israelí en Gaza ha llegado a al menos 44 palestinos, incluidos 15 niños. Al menos 350 palestinos resultaron heridos. Desde entonces, los bombardeos se han detenido después de que Israel y el grupo militante Jihad Islámica acordaron el domingo un alto el fuego mediado por Egipto, y los cruces fronterizos se reabrieron el lunes para permitir la entrada de las necesidades básicas.

El periodista y activista Issam Adwan, señaló que la operación militar de Israel está destinada a reforzar el actual gobierno israelí antes de las elecciones de noviembre. “Están usando la sangre palestina para promover una campaña a favor de ciertas personas”, dice Adwan.

El periodista reiteró fueron testigos de la muerte de 44 palestinos, incluidos 15 niños y seis mujeres, lo que representa la mitad de las bajas del lado palestino. «No hay palabras para describir los crímenes de guerra que se han cometido, incluso con las afirmaciones de las autoridades israelíes de que están apuntando a los miembros de alto rango de PIJ, miembros militares de alto rango. Esto incluía, por supuesto, atacar edificios residenciales, matar niños y mujeres, por supuesto», especificó.

De acuerdo con Adwan, en entrevista con Amy Goodman, el conflicto inició cuando Israel cortó el suministro de combustible a Gaza durante el bombardeo lanzado sobre Gaza. Luego la escalada comenzó, cuando la administración israelí decidió cerrar ambas fronteras, en el cruce de Kerem Shalom y en el cruce de Erez, que son los principales cruces de las mercancías que ingresan a Gaza, así como de equipos médicos y combustible.

Otro de los puntos que mencionó el periodista es la acción de provocación para detener a Bassam al-Saadi, un alto miembro del PIJ en Cisjordania y de convertir en objetivo también a Tayseer al-Jabari, un alto miembro de la PIJ en Gaza, quien según Adwan se trata de una persona política más que un militar.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: