Connect with us

Oriente Medio

Celebración Gay: Tel Aviv como libertad

La cultura Gay en Tel Aviv, una libertad que reproduce más libertad

Published

on

Antonio Hermosa Andújar*

Para Esteban Anchustegui, que al conocer Tel Aviv se le convirtió en sangre

Tel Aviv es un rincón de Europa en Oriente Medio, quizá el único porque la Estambul europea sólo sabe a recuerdo y melancolía (y sus huellas en las capitales árabes, salvo las arquitectónicas, parecen haber sido anestesiadas o, sin más, engullidas, por el ogro islamista). Y ahora, cuando apenas puedo mirar a Europa a los ojos sin náusea, me congracio con ella mirando el espejo de Tel Aviv, esta maravillosa Colina de Primavera en la que lo maravilloso es menos lo que se ve que lo que se siente.

Posiblemente no sea Tel Aviv la única ciudad israelí en la que podría haberse celebrado la semana de la “cultura gay”, aunque no, desde luego, en la Jerusalén religiosa, ese histórico cadáver viviente en el que ni siquiera la intensa y atropellada inyección de modernidad recibida en estos últimos años, que la hace reconocible como un lugar habitado por humanos, da para arrebatarle a la tenebrosa jauría ortodoxa la capacidad de decidir sobre la vida y la muerte.

Posiblemente, también Haifa, donde el corazón huele a esfuerzo y mezcla, y la libertad es azul y tiene el sabor salino del mar, habría logrado aprestar un escenario. Pero sólo en Tel Aviv era posible un agasajo como el recibido, que la tolerancia se deshiciera en colores y de sus combinaciones surgiera la fiesta de la esperanza.

Porque en una región que la narcotiza con el veneno religioso, y del que el sexo –con las dos sublimes encarnaciones de su perfidia a la cabeza: la mujer, siempre; los homosexuales, ahora- es uno de sus ingredientes más deletéreos, una celebración gay constituye el homenaje que la razón rinde a la esperanza de un mundo más libre y más laico (a la postre, la misma cosa). En efecto, cualesquiera sean las creencias de los protagonistas en la vida del más allá, que como se sabe aún sigue sin un buzón al que enviar las cartas, el mundo gay, con su sola existencia, demuestra –demostración que tiene, cierto, varias fuentes- que el amor puede tener preferencias mayoritarias de género, mas en absoluto únicas; que el sexo ha sido desligado por completo de la función reproductora; que maternidad o paternidad pueden ser asimismo invenciones artificiales además de funciones naturales, y que el placer es un ser autónomo que se mueve entre nuestro corazón y nuestra cabeza movilizando pasiones o números, sentidos y mente, y pone música a un sinfín de acciones nimias en apariencia. Dicho mundo, por tanto, contribuye a conferir más autonomía al sujeto, nuevos espacios a la sociedad, y más poder a ambos.

¿Quién sale perdiendo con esa ampliación del sujeto y de la vida? Equivale casi a preguntar por quién pierde cada vez que la libertad gana, y a identificar en esa bacanal de muerte y esclavitud que son en su fondo las religiones monoteístas al protagonista de la pérdida. Un Papa que afirma ante el cuerpo diplomático que los matrimonios de homosexuales son un peligro para el futuro de la humanidad es, ante todo, un fanático, y sólo después un demente; casi merecería que se le castigara ascendiéndole a dios, o a algo por el estilo.

Unos fieles, muy fieles, musulmanes que apuestan por lapidar a los homosexuales merecerían ser papas; esos ortodoxos que piden su muerte seguro que también son musulmanes. Es el mismo hedor antihumano y antihumanista, el mismo -y paradójico, oiga- furor uterinus liberticida, el que desprenden esas tres religiones distintas y una única mentira verdadera. (Añado al respecto que en este punto la Iglesia católica no es precisamente ejemplar, pero al menos no es inconsecuente: innumerables han sido los culitos de efebos –por usar el lenguaje del gremio- con los que por doquier han tirado al blanco millares de los miembros que la pueblan, pero ni uno sólo de sus titulares ha recibido propuestas de matrimonio).

Personalmente, me resulta familiar que sea Tel Aviv el lugar donde la mentada fiesta haya tenido lugar; en esta ciudad en la que hasta la naturaleza es obra del hombre, y en la que la historia se ha hecho sin apenas tiempo, lo más llamativo no es el vergel de formas y colores, de realidades y proyectos, que hoy ocupa el lugar que hace poco más de un siglo era un bosque de dunas, sino el sentimiento de libertad que en ella se hace casi físico, una mano amiga cuyas yemas de los dedos, el órgano del corazón, van distribuyendo por los poros del alma.

Desde luego, no puedo afirmar que esa vida de más con la que uno renueva la suya al caminar por sus arboladas y rectilíneas avenidas, al descansar en algún velador de los muchos que vuelven más mullidas sus calles y plazas, al jugar la imaginación con los secretos de sus nombres, al devolver idealmente al mar las caricias que él deposita en la playa con sus olas; no puedo afirmar con rotundidad, digo, que toda esa alegría que recorre la sangre brotara tan fácilmente si ese absceso del espíritu que es la Ciudad Vieja de Jerusalén no se presentara de inmediato a la memoria.

Quizá sin esa vetusta purulencia, insisto, Tel Aviv no fuera hoy ese sueño realizado que siempre quiso ser Beirut, y que lo fue por un tiempo antes de convertirse en la actual pesadilla, en la que la religión, el odio -tan variopinto e internacional en sus orígenes y manifestaciones- y los intereses espurios de sus dos amos externos han mutado la política en terror. Por lo demás, en una ciudad que es realización de un sueño, los nuevos soñadores tienen ganado el derecho de querer realizar el suyo: la libertad, que les apadrina, les concede asimismo la materia con la que continuar el proceso de darle formas, es decir, de recrearla ampliando la humanidad de la sociedad.

Hasta pudiera ocurrir que todas las impresiones y sensaciones que me produce esta ciudad, los sentimientos y emociones que me conmueven con solo recordarla, no fueran sino señales autistas de un solitario encerradas en el desierto de su subjetividad; no lo descarto, mas aun así no me extraña que el acontecimiento que ha dado pie a este texto se haya producido en Tel Aviv, porque considero real el espíritu de libertad y tan real como eso que la libertad reproduzca libertad.

Es esa misma libertad, el socrático daímon de esta ciudad única –y no sólo en Medio Oriente-, la que, cambiando por completo la escenografía de las ideas, me ha llevado asimismo a convencerme de que el judaísmo ya no se define sólo por la religión, o bien que se puede ser israelí sin ser judío, por si alguien se empeñara en mantener la antigua e interesada ecuación; y es esa misma libertad la que, por ende, me ha llevado a una convicción más, a saber: que el pueblo israelí actual no es el heredero histórico –o como más comúnmente se proclama: natural- de los israelitas de antaño ni del pueblo judío de la diáspora, pese a los vínculos y raíces que muchos de sus habitantes puedan mantener en una historia de la que nunca querrían ni sabrían renegar.

Creo que la libertad tiene el poder de introducir cesuras en la historia, y la libertad política existente en el actual Estado de Israel, así como la libertad de espíritu presente en una mayoría de sus habitantes, chocan frontalmente sea con la historia sagrada que el tópico se obstina en perpetuar, como con la historia profana de la que provienen muchos antepasados de quienes hoy se ufanan de ser libres. Tel Aviv, símbolo conquistado de esa libertad, es la realidad hecha carne de dicha censura.

*El autor es escritor y filósofo español.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oriente Medio

Netanyahu enfrenta juicio por corrupción en medio de celebraciones de Tel Aviv por su caída

Published

on

Benjamín Netanyahu: “Volveremos pronto. Volveremos”.

Tras la noticia de la destitución de Netanyahu, las celebraciones estallaron en la ciudad de Tel Aviv. No obstante, los palestinos mantienen una posición escéptica ante el nuevo Gobierno y su líder ultranacionalista de línea dura. Estas fueron las palabras expresadas por Wasel Abu Yousef, de la Organización para la Liberación de Palestina.

Wasel Abu Yousef: “Este Gobierno de extrema derecha, que incluye partidos extremistas, no hará más que intensificar el conflicto contra los palestinos y hacer que se derrame más sangre. La sangre palestina será el combustible para este Gobierno de extrema derecha. Por eso, este Gobierno no será diferente del de Netanyahu”.


Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Soldados israelíes agreden a periodista de Al Jazzera mientras cubría arrestos masivos de palestinos

Published

on

Israel está reprimiendo a los palestinos que viven en los territorios ocupados de Cisjordania, en la zona ocupada de Jerusalén Oriental y dentro de Israel. El periódico Haaretz informa que la policía israelí arrestó a casi 2.000 palestinos en mayo en un intento por sofocar las manifestaciones y los levantamientos contra la ocupación. El sábado, la policía israelí arrestó a la periodista de la cadena Al Jazeera Givara Budeiri mientras cubría una protesta en el barrio Sheikh Jarrah. Durante el arresto de Budeiri, los agentes le rompieron la mano izquierda y destruyeron el equipo de su operador de cámara. Budeiri le dijo a Al Jazeera que la golpearon mientras la llevaban a un centro de interrogación de la policía israelí.

Givara Budeiri: “Me rompieron la mano. Pasé toda la noche en el hospital. Me duele mucho la espalda. Y también me duele mucho la mano porque los soldados me ajustaban las esposas todo el tiempo en el automóvil. Me duele la cabeza. Además, no puedo caminar muy bien porque tengo lastimada la pierna”.

Al Jazeera denunció el arresto violento de Budeiri como un “crimen contra la profesión periodística”. La Asociación de la Prensa Extranjera calificó el incidente como “la última de una larga serie de tácticas de mano dura por parte de la policía israelí”.

Mientras tanto, el domingo, la policía israelí detuvo a Muna y Mohammed El-Kurd en Jerusalén Oriental. Los gemelos de 23 años han estado liderando la lucha contra la expulsión forzada de palestinos que viven en el barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde también vive su familia. Ya hay colonos judíos ocupando parte de su hogar.

La corrupción de Netanyahu

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha afirmado, sin presentar pruebas, que las elecciones celebradas el 23 de marzo fueron amañadas en su contra. El domingo, en declaraciones a miembros de su partido derechista Likud, Netanyahu dijo que en las elecciones se cometió “el mayor fraude electoral […] en la historia de cualquier democracia”.

Los comentarios de Netanyahu se asemejaron a las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump sobre las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. Estas declaraciones se produjeron al tiempo que Netanyahu se enfrentara a un juicio por corrupción y que una coalición de partidos de la oposición liderada por el político nacionalista de extrema derecha Naftali Bennett se prepara para poner fin a su mandato de doce años como primer ministro de Israel.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Bombardeos israelíes matan a 40 palestinos en Gaza, antes de reunión de la ONU

Published

on

Gaza (Territorios Palestinos) (AFP) |

Los bombardeos israelíes de este domingo en Gaza mataron a al menos 42 palestinos, la cifra más alta de víctimas en un día desde el inicio de la escalada militar, en tanto una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU no desembocó en ningún avance.

“Este insensato ciclo de derrame de sangre, de terror, de destrucción, debe cesar inmediatamente”, declaró el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al abrir una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad. Afirmó temer que la violencia “desate una incontrolable crisis” en la región.

Según varios diplomáticos entrevistados por la AFP, Estados Unidos, haciendo gala de una posición que muchos de sus aliados consideran incomprensible, se negó de nuevo este domingo a emitir una declaración conjunta que permitiera lograr rápidamente un cese de los enfrentamientos.

Desde las primeras horas del domingo, 42 palestinos, entre ellos al menos ocho niños, murieron en bombardeos israelíes en el enclave, donde viven dos millones de personas bajo bloqueo israelí.

Se trata de la cifra diaria de muertos más elevada desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia, que ya ha causado la muerte de 192 palestinos, entre ellos 55 niños, y más de 1.200 heridos, según el último balance palestino.

En Israel, 10 personas han perdido la vida, entre ellos un niño y un soldado, y hay 282 heridos, por los disparos de cohetes palestinos.

Los grupos armados palestinos, entre ellos Hamás -en el poder en Gaza-, lanzaron más de 3.000 cohetes contra Israel desde el 10 mayo, el mayor ritmo de cohetes jamás disparados hacia Israel, según el ejército israelí, que precisó que la mayoría fueron interceptados.

En Gaza, el balance de fallecidos no dejaba de aumentar mientras los rescatistas se esforzaban por sacar los cuerpos de entre los escombros, ante la mirada horrorizada de los familiares.

Varias decenas de heridos fueron evacuados al vecino Egipto. Tres convoyes, con 263 palestinos heridos a bordo, cruzaron el puesto de Rafah hasta la región egipcia del Sinaí del Norte, indicaron fuentes médicas y funcionarios, para ser atendidos.

En tanto, en Jerusalén, un vehículo embistió al caer la tarde contra soldados israelíes que patrullaban en el barrio de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este. El ataque causó varios heridos, según los equipos de rescate y la policía israelí, que indicó que había “neutralizado” al atacante, sin precisar si éste estaba muerto o herido.

– “¡Fue el infierno!” –

Abu Anas Achkanani, habitante del barrio de Al Rimal, blanco de bombardeos, explicó que perdió a su cuñada y cuatro de sus sobrinos, el mayor de los cuales tenía 11 años, y que, según él, dormían cuando cayó el proyectil.

“Estaba en la casa de al lado (…) No pasaba nada y de repente, hacia las 12h (…) hubo un bombardeo en la calle y ¡fue el infierno! (…). Bajamos para ver y era surrealista. Sacamos a la madre y a los niños de los escombros”, relata.

En su persecución contra las estructuras de Hamás, el ejército israelí anunció en Twitter que “atacó el domicilio de (el jefe político de Hamás en Gaza) Yahya Sinwar y el de su hermano, Mohamad Sinwar, jefe de logística de Hamás”, y publicó un video que muestra graves daños bajo una nube de polvo.

Fuentes de seguridad palestinas confirmaron el ataque a la vivienda de Sinwar, pero por ahora se desconoce su suerte.

– “Objetivo legítimo” –

El sábado, un edificio que albergaba los equipos de la cadena catarí Al Jazeera y la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP) fue reducido a escombros en un bombardeo del ejército israelí, que había pedido la evacuación del inmueble.

Según el ejército, el edificio albergaba “entidades pertenecientes a la inteligencia militar” de Hamás, acusadas de utilizar a civiles como “escudos humanos”.

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, justificó el bombardeo, afirmando que era “un objetivo perfectamente legítimo”, asegurando que se basaba en informaciones de los servicios de inteligencia.

Esta nueva escalada del conflicto estalló tras el lanzamiento desde Gaza de una andanada de cohetes contra Israel en “solidaridad” con los cientos de palestinos heridos en los disturbios con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, sector palestino ocupado por Israel desde 1967.

Los disturbios en la explanada, tercer lugar santo del islam, fueron la culminación de fuertes tensiones y enfrentamientos en Jerusalén Este, debido, sobre todo, a la amenaza de expulsión de familias palestinas a favor de colonos judíos en un barrio de la Ciudad Santa.

Las hostilidades se extendieron a Cisjordania, un territorio palestino también ocupado por Israel desde 1967, donde los enfrentamientos con el ejército israelí desde el 10 de mayo han causado 19 muertos palestinos.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: