Connect with us

La red en lucha

Boko Haram expande violencia a Camerún desde Nigeria

La violencia de Boko Haram, respondable del secuestro de casi 300 adolescentes nigerianas, ha penetrado en Camerún con ayuda local

Avatar

Published

on

Fotograma de un video divulgado el lunes 12 de mayo por el grupo extremista Boko Haram, que muestra supuestamente a las adolescentes secuestradas el 14 de abril en la localidad de Chibok, de Nigeria. Foto: Al Jazeera

Fotograma de un video divulgado el lunes 12 de mayo por el grupo extremista Boko Haram, que muestra supuestamente a las adolescentes secuestradas el 14 de abril en la localidad de Chibok, de Nigeria. Foto: Al Jazeera

YAUNDÉ, Camerún (IPS).– El grupo extremista islámico de Nigeria, Boko Haram, comenzó a operar en Camerún, aseguraron altos funcionarios de Defensa de este país de África central conocido por su relativa estabilidad.

“Ahora mismo, Boko Haram nos está infiltrando. El ejército decidió reforzar el sistema de inteligencia para contrarrestar eficazmente esta amenaza, que parece estar obteniendo apoyo local”, declaró el coronel Didier Badjeck, portavoz del Ministerio de Defensa camerunés.

El gobernador de la región del Extremo Norte, Agustín Awa Fonka, declaró que la precisión con la que el grupo extremista atacó un puesto militar en la provincia el 5 de mayo, brinda credibilidad al hecho de que la acción se llevó a cabo con la ayuda de informantes locales.

Camerún comparte su frontera noroccidental con Nigeria, que se extiende hasta el bastión de Boko Haram en el norte nigeriano de mayoría musulmana.

El grupo  armado, con vínculos con la red extremista Al Qaeda en el Magreb islámico y con su aliado en Somalia, Al Shabaab, puso los focos mundiales sobre sus actividades tras el secuestro el 14 de abril de más de 200 adolescentes, en una escuela pública de orientación católica en la región de Borno, en su área de influencia, que aún mantiene retenidas.

En marzo, el gobierno camerunés estableció una serie de puestos militares a lo largo de la frontera en respuesta al grupo islamista, cuyo nombre significa “La educación occidental es un pecado” en el dialecto hausa.

Pero en la madrugada del 5 de mayo, más de 30 presuntos insurgentes de Boko Haram atacaron el puesto militar de Kousseri en la región del Extremo Norte y liberaron a uno de sus miembros detenido allí. En el proceso mataron a un gendarme y a un civil que se encontraba bajo custodia, e hirieron a varias personas.

En todos los atentados de Boko Haram, “especialmente… contra el puesto militar, se realizaron varias detenciones. El ataque no habría sido posible sin informantes locales, y creemos que vamos a identificar a estos cómplices”, destacó el gobernador Awa Fonka.

El funcionario admitió que el ataque contra el ejército acrecentó el temor de la población local.
“Las fuerzas de la ley y el orden están para proteger a la población. Cuando ellas son las atacadas, se desestabiliza todo el mundo”, dijo.

Los agresores son terroristas “sin rostro” que solo pueden hallarse con ayuda de los lugareños. Agregó que “se pondrán en marcha todas las medidas para localizar a los atacantes, o al menos atrapar a sus cómplices”.

Los ataques en Nigeria provocaron el desplazamiento de refugiados hacia la relativa seguridad de Camerún. El 6 de mayo Boko Haram asaltó un mercado en la ciudad fronteriza nigeriana de Gambourou y mató a más de 200 personas, entre ellas cuatro cameruneses.

Unos 3.000 nigerianos, muchos de ellos heridos por la violencia extremista, cruzaron a la ciudad camerunesa de Fotokol.

“Las fuerzas de la ley y el orden no pueden hacerlo por su cuenta. Necesitan a la población para denunciar las personas de origen dudoso que se encuentren en sus vecindarios. Tenemos que unirnos, porque una nación unida en contra de su enemigo es invencible”, expresó Awa Fonka.

Sin embargo, la cooperación de la población permanece en duda.

“La gente sospecha una de la otra.  No se puede confiar ni siquiera en su vecino porque no sabe con quién se sienta a cenar”, dijo Alamine Ousman, un residente de Kousseri, en la región del Extremo Norte.

“Sabemos que los miembros de Boko Haram están aquí entre nosotros, se mueven como cualquier otra persona, y ni siquiera puede notar que pertenecen” al grupo extremista, agregó.

Muchos en la región temen por sus vidas y se niegan a ofrecer información sobre Boko Haram.
Hawe Aishatu, que escapó de los ataques en la región del Extremo Norte y huyó a Yaundé, lanzó una mirada furtiva antes de hablar en voz baja.

“Hablar acerca de esta gente puede significar la muerte. Son fundamentalmente malvados”, aseguró la mujer.

El reciente ataque contra el puesto militar de Kousseri obligó a El Hadji Numbao y su familia a huir del pueblo. Si los insurgentes tenían el descaro de atacar a los militares, entonces la gente común como él no estaba segura, comentó.

“Es aterrador”, resumió, tras bajar de un tren en la estación de Yaundé.

“Resulta difícil vivir en un lugar donde incluso el susurro de las hojas de los árboles te quita el sueño, y donde sabes que tú y tus hijos podrían ser asesinados sin aviso”, manifestó.

“Lo abandoné todo. Mis negocios, mi ganado… todo. Pero estoy contento de que mis siete hijos y tres esposas están a salvo”, destacó Numbao, quien se mudó a la capital con su familia.

Adouraman Halirou, profesor universitario y especialista en temas fronterizos, dijo que teme que Camerún, que se enorgullecía de ser una fuente de paz en un continente problemático, puede estar internándose en el caos.

El experto instó al gobierno a emplear todos sus recursos humanos y técnicos para detener la amenaza.

“Los conflictos, las crisis y las tensiones que sufre la región, especialmente Nigeria, no han dejado de tener repercusiones en nuestro país”, declaró a IPS el ministro de Comunicaciones, Issa Tchiroma Bakary.

Camerún también instaló puestos militares en su frontera oriental con República Centroafricana ya que también sufrió ataques en la zona. En la región Este 18 residentes locales fueron secuestrados el 2 de mayo por insurgentes de la vecina nación.

“Camerún es objeto de ataques perpetrados desde los países vecinos, y de los ciudadanos de esos países”, añadió Tchiroma Bakary.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La red en lucha

México destaca entre 180 países por su historial trágico de periodistas asesinados: Reporteros Sin Fronteras

Avatar

Published

on

PARÍS (IPS).– El ejercicio del periodismo está parcialmente bloqueado en más de 130 países, afirmó la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) al publicar recientemente su clasificación sobre la libertad de prensa en 180 naciones, entre los cuales, del continente americano, México destaca en el número 143 por su historial trágico de periodistas asesinados, junto con Brasil en el ranking 111 y Colombia en el 134. 

Solo 12 países –Costa Rica y Jamaica en América Latina y el Caribe- destacan en una zona blanca en el mapa de RSF, por una buena situación de la libertad de prensa según esa oenegé, mientras que en 73 por ciento de los Estados hay graves impedimentos o serios obstáculos para la profesión periodística, como es en Brasil que ocupa el lugar 111 y Colombia 134, Argentina 69 y Perú 91, mientras que el país sudamericano con mejor situación es Uruguay, en el puesto 18 de la tabla.

El periodismo “es la mejor vacuna contra la desinformación. Por desgracia, su producción y distribución se ven bloqueadas con demasiada frecuencia por factores políticos, económicos y tecnológicos, y, en ocasiones, incluso culturales”, dijo el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

La zona blanca la encabezan cuatro países nórdicos, Noruega, Finlandia, Suecia y Dinamarca, escoltados por Costa Rica y Países Bajos, mientras que los seis con peor desempeño son Eritrea, Corea del Norte, Turkmenistán, China, Yibuti y Vietnam.

En los “países totalitarios” se mantienen la censura, la vigilancia, la propaganda en internet y las situaciones de peligro para los periodistas, quienes además, “por causa o con el pretexto de la crisis sanitaria” provocada por la covid-19, enfrentan cierre de accesos a coberturas sobre el terreno y a las fuentes de información, indicó RSF.

“La pandemia representó una forma de oportunidad para algunos Estados que restringieron la libertad de prensa”, dijo Deloire, y la situación se exacerbó en países como Irán (en el puesto 174 de la lista) o Arabia Saudita (170).

La región de Medio Oriente y Norte de África siguió siendo la más represiva, dura y peligrosa para los periodistas en 2020, según el informe, en tanto que Malasia registró el peor deterioro, cayendo 18 lugares en el ranking hasta el puesto 119, con respecto a los informes de RSF del año precedente.

Europa y América (Norte, Centro y Sur) se mantienen como los continentes más favorables a la libertad de prensa, aunque América Latina registra el “mayor desgaste” (2,5 por ciento más) este año, según RSF.

La mayor caída en la región el último año es la de El Salvador (82 en la tabla), que descendió ocho puestos, porque en ese país “los periodistas tienen muchas dificultades para obtener información oficial sobre la gestión de la epidemia”.

Los países latinoamericanos peor clasificados son Cuba (171, sin cambios), Honduras (151, descendió tres lugares) y Venezuela (148, bajó un puesto).

En África, con un buen número de países rezagados, las mejores posiciones las ocupan Namibia (24), Cabo Verde (27) y Ghana (30), y en Asia y Oceanía los mejor valorados son Nueva Zelanda (8), Samoa (21), Corea del Sur (42) y Taiwán (43).

El reporte indicó que el nivel mundial de libertad de los medios de comunicación se había mantenido en general estable durante 2020, aunque con un deterioro cifrado en 12 por ciento desde que se lanzó la clasificación por primera vez en 2013.

Parte del problema es la pérdida de confianza en los periodistas, impulsada por la polarización política y la desinformación en línea, dijo RSF. Un sondeo de la firma estadounidense Edelman Trust encontró que 59 por ciento de encuestados en 28 países creían que los periodistas engañaban deliberadamente al público.

RSF recordó que su Índice Mundial de Libertad de Prensa se basa en cuestionarios enviados a expertos de todo el mundo, combinados con datos sobre abusos y actos de violencia contra periodistas, para formar una imagen que incluye el pluralismo, la independencia de los medios, la autocensura y otros factores.

A-E/HM

Continue Reading

La red en lucha

Más de 400 personas ejecutadas por pena de muerte en 18 países, en medio de la pandemia covid-19

Avatar

Published

on

LONDRES (IPS).- Los desafíos planteados por la pandemia covid-19 no disuadieron a 18 países de aplicar la pena capital, y en 2020 fueron ejecutadas al menos 483 personas, deploró en su más reciente informe la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI).

Agnès Callamard, secretaria general de AI, observó que “la pena de muerte es un castigo abominable, y llevar a cabo ejecuciones en medio de una pandemia subraya aún más su inherente crueldad”.

Las 483 ejecuciones representaron una disminución de 26 por ciento respecto de las 657 de 2019, de 70 por ciento en relación al tope de 1634 en 2015, y se trata del número más bajo registrado por AI en los últimos 10 años.

Sin embargo, esas cifras pueden ser mucho mayores porque no consideran informes de países que clasifican los datos sobre pena de muerte como secreto de Estado, o sobre los que existe información limitada: China, Corea del Norte, Siria y Vietnam.

Amnistía Internacional cree que China ejecuta a miles de personas cada año, lo que convierte una vez más a ese país en “el verdugo más prolífico del año”, por delante de Irán (246), Egipto (107), Irak (45) y Arabia Saudita (27).

Esos cuatro países efectuaron 88 por ciento de todas las ejecuciones de las que tuvo conocimiento Amnistía Internacional el año pasado.

El anterior gobierno estadounidense, liderado pro Donald Trump, “ejecutó la asombrosa cifra de 10 personas en menos de seis meses de 2020”, y se reanudaron las ejecuciones federales después de un paréntesis de 17 años.

Egipto triplicó la cifra de ejecuciones anuales, y al menos 23 de las personas ejecutadas fueron condenadas en relación con casos de violencia política tras juicios manifiestamente injustos, empañados por “confesiones” forzadas y otras violaciones graves de derechos humanos, como tortura y desaparición forzada, según Amnistía Internacional.

Irán “utilizó cada vez más la pena de muerte como arma de represión política contra disidentes, manifestantes y miembros de grupos étnicos minoritarios, lo cual contraviene del derecho internacional”, indicó el  reporte.

Países de Asia y Oceanía violaron normas internacionales que prohíben la pena de muerte para delitos que no implican el homicidio intencional, y se impuso por delitos de drogas en China, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Sri Lanka, Tailandia y Vietnam, por corrupción en China y Vietnam, y por blasfemia en Pakistán.

En Bangladesh y Pakistán se impusieron esas condenas en tribunales establecidos mediante legislación especial y que normalmente utilizaban procedimientos diferentes a los de tribunales ordinarios, y en Maldivas fueron condenadas cinco personas que tenían menos de 18 años al momento de cometerse el delito.

En América, sólo Estados Unidos aplicó la pena de muerte en 2020.

“Mientras el mundo se centraba en encontrar maneras de proteger vidas frente a la covid-19, varios gobiernos mostraron una inquietante determinación de recurrir a la pena capital y ejecutar a personas a toda costa”, declaró Callamard.

Según la responsable “la pandemia provocó que muchas personas condenadas a muerte no pudieran acceder a asistencia letrada en persona, y muchas de las que querían brindar apoyo debieron exponerse a riesgos considerables para la salud”.

“El uso de la pena de muerte en estas condiciones es una agresión especialmente atroz contra los derechos humanos”, agregó.

El número de condenas a muerte dictadas en todo el mundo y de las que se tuvo noticia en 2020 fueron 1477, una disminución de 36 por ciento respecto de 2019.

El año pasado Chad y el estado estadounidense de Colorado abolieron la pena de muerte, Kazajistán se comprometió a abolirla, y Barbados concluyó las reformas para derogar la pena de muerte preceptiva.

Hasta abril de 2021, 108 países han abolido la pena de muerte para todos los delitos y 144 la han abolido en la ley o en la práctica.

A-E/HM

Continue Reading

La red en lucha

Activistas del mundo se solidarizan con la periodista Helena Maleno ante su violenta deportación de Marruecos

Avatar

Published

on

La comunidad internacional de derechos humanos y periodistas envían carta al presidente de España, Pedro Sánchez Pérez-Castrejón, en apoyo a la activista Helena Maleno, quien denunció este lunes que Marruecos la ha “deportado y expulsado con violencia”, y ha acusado al Ministerio del Interior de España y a la Policía marroquí de hostigamiento y de haber puesto en peligro su vida y la de su hija.

“Desde abril de 2020 he sufrido un total de 37 ataques, amenazas de muerte, agresiones seguimientos, vigilancia policial, escuchas telefónicas y dos asaltos a la vivienda de la familia. El Ministerio del Interior, en concreto la UCRIF (Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades documentales de la Policía Nacional), en colaboración con la Policía marroquí, son los responsables de este hostigamiento, que ha llegado a poner en peligro mi vida y la de mi hija”, ha aseverado Maleno en un vídeo publicado este lunes, por lo que activistas de diferentes países envían una carta al Gobierno español.

Dirigido al Señor D. Pedro Sánchez Pérez-Castejón,

Presidente del Gobierno de España.

El 23 de enero de 2021, la defensora de derechos humanos Helena Maleno fue deportada y expulsada de Marruecos cuando volvía de un breve viaje de trabajo en España. Marruecos ha sido el país de residencia de Helena y su familia durante los últimos 20 años. Tras ser objeto de una violenta y repentina deportación, Helena se vio obligada a permanecer varias semanas separada de su hija menor de edad, temiendo por la seguridad de la misma mientras permanecía en el país que la había expulsado. A pesar de que tanto los tribunales de España como de Marruecos han reconocido que la labor de Helena no es delito, la criminalización orquestada durante años desde el Ministerio del Interior de España – y en concreto, de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Policía Nacional de España- ha logrado que Helena y su familia hayan tenido que abandonar forzosamente su hogar.

Helena Maleno es defensora de derechos humanos y fundadora del Colectivo Caminando Fronteras. Es experta en migración y trata de seres humanos, centrada en derechos de mujeres e infancia. Su labor de defensa ha permitido salvar la vida de más de 100 000 personas migrantes en nuestras fronteras, tal y como registra Caminando Fronteras. Cuenta con el reconocimiento de la ONU y las principales organizaciones internacionales de derechos humanos, destacando el apoyo de la Relatora Especial de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias y la Relatora Especial de la ONU sobre la situación de los defensores/as de derechos Humanos. Ha sido distinguida con más de veinte premios de derechos humanos nacionales e internacionales, y recientemente ha sido nombrada Doctora Honoris Causa por la Universidad de Islas Baleares.

No obstante, después de años de criminalización, de haber ganado procesos judiciales tanto en España como en Marruecos, derivados de montajes policiales, que terminaron con el reconocimiento de su defensa de derechos de las personas migrantes, las violencias contra ella y su familia no han cesado.

Durante el proceso judicial en Marruecos vio su derecho y el de sus hijos a vivir en el país vulnerado: se les arrebató la residencia y las solicitudes de ser restituida han sido sistemáticamente rechazadas. Finalmente, la policía marroquí la expulsó violentamente del país como represalia por su trabajo de defensa de los derechos humanos.

De tal forma, exigimos:

    • El reconocimiento público del trabajo de Helena Maleno como defensora de derechos humanos y el impacto positivo de su labor para la democracia y el Estado de derecho.
    • El cese de la criminalización, depurando responsabilidades en las instituciones pertinentes para la no repetición de acciones persecutorias contra su persona.
    • La protección de Helena Maleno y de su familia, permitiendo el ejercicio de su legítima labor de defensa de derechos humanos.
    • La reparación de los innumerables daños instigados contra la defensora y su familia.

Atentamente,

FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos) y OMCT (Organización Mundial Contra la Tortura) en el marco del Observatorio para la Protección de Defensores de Derechos Humanos, International Service for Human Rights, Urgent Action Fund for Women’s Human Rights, Women’s Link Worldwide, Front Line Defenders, Oxfam Intermón, Coordinadora Estatal de ONGD, Red Migrantes con Derechos, CEAR, Asociación Pro Derechos Humanos de España, Federación de Asociaciones de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, Iniciativa Mesoamericana de Derechos Humanos, Servicio Jesuita al Migrante, Alianza por la Solidaridad, ALUNA – Acompañamiento psicosocial.

Más información: Caminandofronteras.org

Continue Reading

Trending