Autoridades nahuas exigen cese a la intimidación del Estado

Entrada del ejército a la comunidad nahua. Foto: Sergio Ferrer

Por Sergio Ferrer

TLAPA, Guerrero.- Dos días después de la presentación de la Policía Ciudadana y Popular de Temacalatzingo, elementos de la Marina Armada de México incursionaron en la comunidad nahua plantándose frente a la comisaría municipal durante varias horas, junto con dos vehículos de combate, denunciaron miembros del Consejo de Gobierno Seguridad y Justicia de la PCP.

La entrada y estadía de las fuerzas castrenses ha sido considerado por integrantes de la Policía Ciudadana y Popular (PCP), como “un acto de intimidación que rompe el ejercicio pleno de los derechos constitucionales” a las que se apegan las comunidades nahuas.

Así mismo, se denunció que el gobernador Aguirre Rivero, y el presidente municipal de Olinalá, Eusebio González, han permitido provocaciones por grupos de choque del PRI, como Antorcha campesina, al enterarse de la integración de la nueva organización policiaca de la comunidad.

Ante la intimidación de las fuerzas del Estado, pidieron, a través de un comunicado, al gobierno del estado que se tenga “mayor prudencia en sus decisiones y a los mandos superiores del ejército y Marina no caer en la provocación de grupos de choque como Antorcha Campesina o delincuentes que operan en Olinalá. Según información recabada, serían personas de esta organización quienes pudieron haber solicitado la presencia militar bajo la aprobación del comisario Marcelino Vázquez, quien mantuvo cerrada la comisaría el día de la presentación de la PCP.

No habrá marcha atrás, pese a intimidaciones de las fuerzas del Estado

El provisional Concejo de Gobierno Seguridad y Justicia PCP comunica que no habrá marcha atrás a lo que ya fue constituido. Exigen también el retiro inmediato y cese a la represión y tácticas de intimidación del Ejército y la Marina de las comunidades indígenas del municipio de Olinalá.

En el documento, la PCP reitera que su sistema de seguridad y justicia no es contrario al espíritu de la paz y armonía en nuestra sociedad por lo cual no es un peligro para las instituciones del Estado.

Respecto a la cabecera municipal, se supo que el lunes ocurrió un presunto robo de 100 mil pesos a un ciudadano en el centro de Olinalá a pesar de la presencia de policía y Ejército.

Semanas atrás, el alcalde priísta Eusebio Rodríguez ordenó cancelar los rondines que mantenían ciudadanos en sus comunidades ante la inseguridad bajo la indicación de que ya se encontraban fuerzas armadas en el municipio.

La PCP señaló que debe ser en la cabecera donde desarrollen su función y no ejercer intimidación y represión sobre las comunidades indígenas organizadas en el cobijo de artículos constitucionales como el segundo o el 39.

La policía ciudadana fue fundada el 2 de diciembre, en el marco del aniversario luctuoso del luchador social Lucio Cabañas, bajo aprobación de asambleas de pueblos, y celebraron una marcha y un acto político-cultural. La integran poco más de cien habitantes indígenas de diez comunidades del área comunal de Temalacatzingo, asentamiento que data de tiempos prehispánicos.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *