Connect with us

Estados Unidos

Aranceles a México harán pagar el muro a los estadounidenses

Los consumidores estadounidenses serían los primeros afectados por la subida de los precios, así que terminarían siendo ellos los que paguen el muro con México.

Avatar

Published

on

 

Fábrica BRP (Bombardier Recreational Products) en Querétaro /Foto: Guillermo G. Hernández

  • Los consumidores estadounidenses serían los primeros afectados por la subida de los precios, así que terminarían siendo ellos los que pagaran el muro con México.
  • Varios fabricantes de coches podrían optar no por devolver la producción a Estados Unidos sino por el cierre de plantas.

Por Belén Carreño

El Gobierno de Donald Trump lanzó un globo sonda esta semana amenazando a México con hacerle pagar el muro con una subida del 20% de los aranceles. En la misma semana en la que  ha prohibido incluso entrar a ciudadanos musulmanesde siete países diferentes, creando  un limbo jurídico que ha dejado atrapados a decenas de refugiados en aeropuertos.

¿Por qué esto debería de llamar la atención? Porque de todas las hiperbólicas medidas aprobadas por Trump ( supresión de la financiación de las ONG internacionales de planificación familiar; censura a la Agencia de Medioambiente) esta es, probablemente, la que más daño infligiría directamente a los estadounidenses a los que supuestamente quiere agradar Trump.

Los aranceles son impuestos a la importación que en mayor o menor medida terminan pagando los ciudadanos. Se convierten, por lo tanto, en un impuesto a cargo de los consumidores, que solo en algunos casos sirve, además, para subsidiar a las empresas nacionales (en este caso las que produzcan y vendan en EEUU).

¿Qué supone la relación comercial entre Estados Unidos y México para ambos países?

 

“El efecto inmediato es que todo producto de México se hace más caro. Coches, cervezas, ropa… lo más normal es que los consumidores compren productos de otros países. Y los que realmente compren productos de México son los que pagarán el muro. Para México sería una mala noticia. Habría menos trabajo y más pobres y más inmigrantes hacia EEUU. O sea, Trump no conseguiría lo que quiere. No lograría más empleos para el trabajador americano, no haría que los mexicanos pagasen por el muro y tendría más inmigrantes mexicanos”, resume Miguel Otero, analista de Política Económica del think tank Elcano.

La balanza comercial: ¿cuánto importa y exporta Estados Unidos a México?

La única forma de que el ciudadano no asuma el sobrecoste de un arancel como este es que las importaciones que se gravan sean fáciles de sustituir por otras, bien del mismo país, bien de terceros países. Es lo que los expertos llaman la “elasticidad de la demanda”. Y en muchos de los productos que México exporta a Estados Unidos esta es muy rígida. Es decir, es difícil comprar lo mismo de otro país. Así que el vendedor le traslada prácticamente toda esa subida del 20% al consumidor. Este o modifica sus hábitos de consumo o termina tragando la subida que se convierte en breve en una ola de inflación por la subida de precios.

Con un Nobel precisamente ganado por sus estudios en comercio internacional, Paul Krugman ha sido la voz autorizada que con más virulencia ha tratado de demostrar lo absurdo de la amenaza de Trump. A Krugman, un demócrata declarado, el asunto de los aranceles le ha tocado la fibra sensible y desde que se dio a conocer la noticia tuitea desenfrenadamente. Un colega del sector caricaturiza así su reacción:

https://twitter.com/Noahpinion/status/825068125649457153

Bromas aparte, Krugman ha iniciado varios hilos muy didácticos para entender qué supone para los bolsillos de los estadunidenses una propuesta como la que lanzó el equipo de Trump, aunque luego la definiera como una de las medidas que está estudiando.

La conclusión es que el efecto de la subida tarifaria en caso de poder aplicarse (es ilegal si se está dentro de la Organización de Comercio, OMC, y del actual acuerdo aún vigente del NAFTA con Canadá y México), no solo no lograría su objetivo sino que terminaría haciendo que fueran los que los estadounidenses pagaran el ínclito muro.

El investigador de Funcas Santiago Carbó recuerda que además esto crea el principio de una guerra comercial. “Lo lógico es que México ponga también un arancel a las importaciones y esto desencadene una guerra comercial”, explica. “En una guerra comercial pierden todos, importadores y exportadores, y por supuesto, los consumidores”.

De la misma opinión es Daniel Fuentes Castro, analista en AFI, que recuerda cómo el efecto final de estas subidas de aranceles sería una subida de los precios. “Sumado a las políticas expansivas que planea Trump, esto incrementaría la inflación que se contrarrestaría con una subida de tipos de interés”. Al final, los consumidores no solo pagarían el pato de comprar más caro sino que también les costaría más conseguir un préstamo.

En un primer momento, pudiera parecer que las empresas estadounidenses podrían beneficiarse de una medida como la sugerida por Trump. Pero tampoco tiene que ser así, tal y como explica el Profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense, Javier Oyarzun, que ha estudiado precisamente el caso del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y México. “La senda proteccionista no parece muy conveniente para los intereses de las empresas multinacionales de EEUU. Muchas de ellas están establecidas en México y en casi todo el mundo y sería contrario a la legalidad comercial internacional de la OMC no aplicar aranceles a los productos importados en EEUU y procedentes de las multinacionales y sí hacerlo con los productos procedentes de esos países que no hubieran sido producidos por multinacionales de EEUU”. Por lo tanto, solo ganarían las empresas muy cerradas que produjeran y vendieran en EEUU.

El particular caso del motor

El lío de la implementación de esta medida es especialmente alto en el caso de la industria del automóvil. Las grandes marcas estadounidenses  ya han establecido sus plantas de producción jugando con la facilidad de trasladar los componentes de un lugar a otro de la frontera. Hay miles de piezas que cruzan la frontera varias veces hasta terminar un coche. Estas piezas se llaman “bienes intermedios”, pero la medida de Trump las gravaría también, elevando estratosféricamente los precios de producción.

El 70% de las piezas de los coches que General Motors termina en México procede de Estados Unidos,  según recoge Bloomberg de Alan Batey, presidente de la compañía para la región de América del Norte. Un impuesto a los coches hecho en México no tendría por qué devolver la producción sino terminar por cerrar las plantas de Estados Unidos, perdiendo otros 31.000 empleos.

¿Qué importa Estados Unidos desde México?

Los expertos creen que hay pocas dudas de que empresas como Volkswagen, Nissan, Honda y Toyota, que utilizan plantas mexicanas y también estadounidenses, se volverían a sus países de origen. Los expertos creen que sí habría dos países a los que podría favorecer el final del NAFTA: Corea del Sur y Alemania podrían acogería a los huidos del trumpismo.

¿Vale el NAFTA la pena?

Lo cierto es que los efectos del tratado de libre comercio con Canadá y México, conocido por sus siglas en inglés NAFTA y que parece irremediablemente condenado bajo la presidencia de Donald Trump a ser finiquitado, han sido también fruto de encarnizado debate  estos días a raíz de las amenazas del presidente republicano.

Dani Rodrik, junto con Krugman –aunque sin Nobel– otro de los referentes mundiales en el estudio del comercio internacional desde una perspectiva crítica, se ha mostrado escandalizado por la posibilidad de la implementación del arancel, aunque poniendo freno a las exageraciones de uno y otro bando.  Rodrik concede que no se puede culpar al tratado de la pérdida de empleos en el sector manufacturero y mucho menos soñar con que su derogación traería de vuelta puestos de trabajo a Estados Unidos.

La pérdida de empleo se debe a un proceso de robotización inexorable, en opinión del economista, que seguirá su curso independientemente de cómo se encauce el tratado. Pero Rodrik contesta al ensayo que uno de sus colegas ha publicado esta semana, J. Bradford Delong, que los efectos redistributivos que se le achacan al acuerdo tampoco han sido tantos como se asegura. Si bien es cierto que en algunas partes de México se ha reducido la pobreza y se ha dado un importante salto hacia la clase media, la productividad no se ha comportado como debiera y en general el país lo ha hecho peor, comparativamente, que otros del continente.

En cuanto a Estados Unidos, Rodrik recuerda que sí ha habido un conjunto de trabajadores que han sufrido el tratado al verse reducidos sus salarios en alrededor de un 17%. Son los llamados blue collars, los trabajadores de las fábricas que han sufrido en sus nóminas la relajación de los salarios desde México.

Pero este impacto ha sido muy desigual, a la baja en al menos cuatro estados pero favoreciendo la economía de otros tantos. En cualquier caso, recuerda el economista, Trump ha sabido capitalizar perfectamente el desencanto en ese colectivo que sí ha sido perjudicado por el acuerdo.

Enrique Peña Nieto y Donald Trump

Para añadir más confusión, horas después de su anuncio de la amenaza de aranceles, parece que EEUU reculó de seguir por esa vía. Desde la Casa Blanca trataron de explicar que no se iba a poner un arancel como tal, sino que se jugará con las deducciones y exenciones fiscales para provocar un efecto disuasorio en las empresas que fabrican en otros países y venden en Estados Unidos.

Es el llamado “impuesto ajustado en frontera” por el que se eliminarían las deducciones que realizan las empresas por el gasto en consumos intermedios hechos fuera y se liberaría en cambio a las exportaciones de pagar impuestos. Una ingeniería fiscal lanzada para sortear la ilegalidad que supone según las normas de la OMC, y también evitar la inflación de precios que, según la Casa Blanca, se compensaría por un dólar más fuerte (uno de los sueños de Trump). Krugman sostiene que esta práctica que pretende la Casa Blanca es ilegal también.


Con información de eldiario.es

Estados Unidos

Norma V. Cantú, primera latina que preside la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos

Avatar

Published

on

WASHINGTON, DC.- Por votación unánime, los integrantes de la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos dieron a conocer el nombramiento de Norma V. Cantú, por parte del presidente Joseph R. Biden, para presidir la comisión, lo que marca un hito para el país al ser la primera mujer latina en ocupar la presidencia.

Cantú es catedrática de Educación y Derecho en la Universidad de Texas, en Austin, y se especializa en la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) y las leyes de Educación. Se suma a este nuevo cargo con una distinguida trayectoria profesional, que incluye ocho años como secretaria adjunta de Educación para los Derechos Civiles durante la administración Clinton y, más recientemente, como miembro del “Equipo de Revisión de Agencias” para la educación de la transición Biden-Harris.

Los cargos de presidente y comisionados de la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos duran un periodo de seis años.
La Comisión ofrece su más sincera gratitud a la expresidenta Catherine E. Lhamon por sus cuatro años de infatigable servicio en la Comisión. Lhamon continúa trabajando para defender los derechos civiles de los estadounidenses como directora adjunta del Consejo de Políticas Nacionales para la Justicia y la Equidad Raciales.

“Espero con ansias avanzar en la misión con los asuntos de derechos civiles que enfrenta hoy nuestra nación, en colaboración con mis estimados colegas de la Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos”, comentó la recién nombrada presidenta de la Comisión, Norma V. Cantú, quien empezó su servicio público como maestra de Inglés en 1974, y llegó a liderar el Proyecto de los Derechos de los Chicanos (Chicana Rights Project), entre otros.

La Comisión de Derechos Civiles de los Estados Unidos es la única entidad independiente y bipartidista encargada de asesorar al presidente y al congreso en materia de derechos civiles e informar anualmente acerca del cumplimiento de los derechos civiles a nivel federal. Nuestros 51 Comités Asesores estatales ofrecen una amplia perspectiva acerca de las problemáticas existentes en materia de derechos civiles a nivel estatal y local. Para obtener información acerca de la Comisión, por favor, visite www.usccr.gov y síganos en Facebook y Twitter.

Continue Reading

Estados Unidos

Derek Chavin, primer policía blanco sentenciado culpable por matar a un hombre negro en Minnesota

Avatar

Published

on

Un jurado de Minneapolis declaró culpable al ex agente de policía Derek Chauvin de los tres cargos presentados en su contra tras provocar la muerte de George Floyd presionándole el cuello con la rodilla durante su arresto el 25 de mayo de 2020, en un juicio de tres semanas que llamó la atención del mundo.

El jurado, integrado por doce residentes del Condado de Hennepin, estado de Minnesota, tomó su decisión luego de diez horas de deliberaciones para emitir su veredicto unánime y fue leído por el juez Peter Cahill.

Juez Peter Cahill: “Nosotros, el jurado en el caso mencionado anteriormente, en cuanto al primer cargo, asesinato involuntario en segundo grado mientras cometía un delito grave, declaramos al acusado culpable. […] Nosotros, el jurado en el caso mencionado anteriormente, en cuanto al segundo cargo, asesinato en tercer grado al perpetrar un acto eminentemente peligroso, declaramos al acusado culpable. […] Nosotros, el jurado en el caso mencionado anteriormente, en cuanto al tercer cargo, homicidio involuntario en segundo grado, negligencia culposa por la que se crea un riesgo irrazonable, declaramos al acusado culpable”.

Derek Chauvin será condenado dentro de dos meses, y se enfrenta a una posible condena de hasta 40 años de prisión por el cargo más grave, asesinato en segundo grado. Es la primera vez que se declara a un oficial de policía blanco culpable de asesinar a una persona de color en el estado de Minnesota. Una investigación de la Radio Pública Nacional de Estados Unidos reveló que la policía ha matado a disparos a por lo menos 135 hombres y mujeres negros en Estados Unidos desde 2015. Al menos el 75% de los oficiales de policía involucrados eran blancos.

En las calles de la ciudad de Mineápolis y en todo el país, los manifestantes celebraron la noticia con júbilo, alivio y el compromiso de seguir luchando por la justicia racial. El asesinato de George Floyd en mayo de 2020 desencadenó un movimiento mundial a favor de la justicia racial y en contra de la brutalidad policial.

Uno de estos movimientos avivados por el juicio contra el expolicía es en favor de desfinanciar la policía. Desde Minneapolis, Kandace Montgomery, codirectora ejecutiva del Colectivo Black Visions, señaló que es la propuesta de su organización frente al veredicto de culpabilidad del ex agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd. La iniciativa es desinvertir en la policía de Minneapolis e invertir en las comunidades.

 

Con informaci’on de Democracy Now!

Para ampliar esta información, vea (en inglés) las reacciones de las personas reunidas frente al Palacio de Justicia del Condado de Hennepin, Minneapolis, los comentarios del hermano y el sobrino de George Floyd, así como los del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris.

Continue Reading

Estados Unidos

Policía de Mineápolis arresta a periodistas y más de cien manifestantes contra el racismo policial

Amy Goodman

Published

on

La Policía de Mineápolis arrestó a más de cien personas, entre estos, periodistas que daban cobertura a las protestas contra el racismo mientras se daban las exposiciones finales del juicio por asesinato del ex oficial de policía Derek Chauvin, quien mató a George Floyd al someterlo con la rodilla sobre su cuello durante más de nueve minutos en mayo de 2020.

Las protestas se producen a unos 16 kilómetros del lugar del juicio al tiempo que surgían otras manifestaciones por la muerte de Daunte Wright, un joven afroestadounidense de 20 años, que murió a manos de una agente de policía el domingo, durante un control de tráfico rutinario en Brooklyn Center, Minnesota.

Con el arresto de más de cien personas en las protestas, los agentes policiales también acorralaron a periodistas, obligándolos a ponerse boca abajo en el suelo y les fotografiaron el rostro y sus credenciales de prensa. Otros periodistas fueron atacados con aerosoles químicos y otras armas consideradas “menos letales”.

Un policía arrojó al suelo a la productora de la cadena de noticias CNN Carolyn Sung, le sujetó las manos con abrazaderas de plástico y la arrestó mientras le gritaba “¿Habla inglés?”, a pesar de que Sung se había identificado varias veces como periodista. Sung es asiáticoestadounidense. Una jueza federal emitió el viernes una orden de restricción temporal que prohibía que las fuerzas del orden estatales de Minesota atacaran o arrestaran a los periodistas que cubrían las protestas. Sin embargo, la medida no afecta a las fuerzas del orden local ni a la Guardia Nacional.

De acuerdo con el reporte de CNN, el expresidente Barak Obama señaló que “el hecho de que esto pueda ocurrir incluso cuando la ciudad de Minneapolis está inmersa en el juicio de Derek Chauvin y reviviendo la desgarradora muerte de George Floyd indica no solo lo importante que es llevar a cabo una investigación completa y transparente, sino también lo mucho que necesitamos reimaginar la labor policial y la seguridad pública en este país”.

Las manifestaciones en la ciudad de Mineápolis se produjeron al tiempo que el periódico The New York Times informa que más de tres personas han muerto por día a manos de las fuerzas del orden público desde que comenzó el juicio de Derek Chauvin.

Por su parte, el fiscal general Merrick Garland revocó una regla del Gobierno de Trump que restringía la capacidad del Departamento de Justicia de hacer uso de decretos federales de consentimiento para abordar los abusos cometidos por departamentos de policía locales.

Continue Reading

Trending