Connect with us

Europa

Amnistía Internacional documenta más ejecuciones de civiles por parte de las fuerzas rusas a las afueras de Kiev

Published

on

 

Por Icíar Gutiérrez/eldiario.es

Era 7 u 8 de marzo cuando las fuerzas rusas entraron y aparcaron sus tanques en Bohdanivka, al este de Kiev, según recuerda una de las vecinas de. Ella vivía con su marido, su hija de 10 años y su suegra. El 9 de marzo, al atardecer, escuchó disparos que atravesaban las ventanas de la planta inferior de su casa. Dice que tanto ella como su esposo gritaron que eran civiles, que estaban desarmados. Cuando bajaron, según su testimonio, dos soldados rusos los metieron a empujones junto a su hija en un cuarto de calderas.

“Nos obligaron a entrar y cerraron de un portazo. Al cabo de tan solo un minuto abrieron la puerta y le preguntaron a mi marido si tenía cigarrillos. Él dijo que no, que llevaba un par de semanas sin fumar. Uno le disparó en el brazo derecho. El otro dijo: ‘Termina con él’. Y le dispararon en la cabeza”, cuenta la mujer a Amnistía Internacional (AI).

Pero no murió de inmediato. Desde las 21:30 de la noche hasta las 4:00 de la madrugada estuvo respirando, aunque inconsciente. “Yo le suplicaba (…) ’Si me oyes, por favor, mueve el dedo’. No lo movió, pero puse su mano en mi rodilla y él me la presionó. Sangraba. Cuando exhaló su último aliento, me volví a mi hija y dije: ‘Parece que papá ha muerto”.

Un vecino vio a las fuerzas rusas entrar por la fuerza en la casa de aquella familia esa noche, y confirmó a la ONG que había visto el cuerpo del hombre desplomado en la esquina del cuarto de calderas. Ese mismo día, la mujer y su hija escaparon de Bohdanivka. Su suegra, que tiene 81 años, no. Tiene movilidad reducida y se quedó atrás.

Ésta es una de las historias recopiladas por Amnistía Internacional, que ha publicado este jueves nuevos testimonios tras una investigación sobre el terreno que llevan la ONG a concluir que las fuerzas militares rusas han ejecutado extrajudicialmente a civiles en Ucrania “en lo que parecen ser crímenes de guerra”. Su equipo de investigación del Programa de Respuesta a las Crisis ha entrevistado a más de 20 personas de pueblos y localidades cercanos a la capital, y aportan más evidencias sobre abusos como los documentados por la prensa internacional tras la retirada rusa en Bucha, también próxima a Kiev, y otras partes del país.

Varios de los entrevistados por la organización han presenciado “espantosos actos de violencia cometidos por las fuerzas rusas” o tenían conocimiento directo de ellos. Hablan de manera reiterada de “homicidios deliberados, violencia ilegítima e intimidación generalizada” por parte de las fuerzas rusas contra civiles desarmados en la región de Kiev.

“En las últimas semanas hemos recopilado pruebas de que las fuerzas rusas han cometido ejecuciones extrajudiciales y otros homicidios ilegítimos que deben ser investigados como probables crímenes de guerra”, dice en un comunicado Agnès Callamard, secretaria general de AI. “Los testimonios muestran que en Ucrania se está matando a civiles desarmados en sus casas y en las calles en actos de indescriptible crueldad y sobrecogedora brutalidad”.

Callamard recuerda que el homicidio intencionado de civiles es una violación de derechos humanos y un crimen de guerra. “Estas muertes deben investigarse exhaustivamente, y los responsables deben ser procesados, incluidos los superiores de la cadena de mando”. Amnistía Internacional ya había obtenido pruebas sobre ataques indiscriminados en Járkov y la región de Sumy, así como de un ataque aéreo que mató a personas que hacían cola para conseguir comida en Chernígov y también ha recopilado indicios de civiles que viven bajo asedio en Járkov, Izium y Mariúpol.

Seis agujeros en la espalda

Otro de los testimonios recabados es el de Kateryna Tkachova, de 18 años. Cuenta que, el 3 de marzo, estaba en su casa en el pueblo de Vorzel con sus padres cuando varios tanques que llevaban la letra ‘Z’ —usada por los rusos para marcar sus vehículos durante la invasión— aparecieron por su calle. Sus padres le dijeron que se quedara donde estaba, dejaron el sótano en el que se escondían y salieron. Entonces, Kateryna oyó disparos.

“Cuando los tanques pasaron de largo, salté la valla a la casa de los vecinos. Quería comprobar si estaban vivos”, cuenta a la ONG. “Miré por encima de la valla y vi a mi madre yaciendo de espaldas a un lado de la calle, y a mi padre boca abajo al otro lado. Vi grandes agujeros en el abrigo de él. Al día siguiente me acerqué a ellos. Mi padre tenía seis grandes agujeros en la espalda, y mi madre tenía uno más pequeño en el pecho”.

De acuerdo con su testimonio, sus padres iban vestidos con ropa de civil y no llevaban armas. Kateryna salió de Vorzel el 10 de marzo gracias a la ayuda de un voluntario que participaba en las evacuaciones de las zonas cercanas a Kiev y que confirmó a la ONG que había visto los cadáveres de los padres tendidos en la calle cerca de su casa. AI indica que, en un vídeo que han verificado, se los ve escribiendo los nombres y las fechas de nacimiento y muerte de los padres de Kateryna en un trozo de cartón antes de dejarlos junto a sus cuerpos cubiertos por mantas.

Una persona recibe ayuda humanitaria en una calle de Hostomel, en la región de Kiev. EFE/EPA/OLEG PETRASYUK

También recogen las palabras de Taras Kuzmak, que durante los primeros días de la ocupación conducía repartiendo comida y medicinas por los refugios antibombas en los que se cobijaba la población civil en la ciudad de Hostomel, al noroeste de Kiev, donde los rusos terminaron tomando el aeródromo

Cuenta que la tarde del 3 de marzo estaba con el alcalde de la ciudad, Yuryi Prylypko, y otros dos hombres cuando empezaron a disparar contra ellos desde un gran complejo residencial que había sido tomado por fuerzas rusas. Los cuatro trataron de saltar fuera del coche, pero uno, Ivan Zorya, resultó muerto en el acto, mientras que el alcalde caía al suelo alcanzado por los disparos, según su testimonio. Taras y el otro superviviente se escondieron detrás de una excavadora durante horas, mientras los disparos continuaban.

“Nos vieron e inmediatamente abrieron fuego, no hubo ninguna advertencia. Yo solo podía oír al alcalde (Prylypko). Sabía que estaba herido, pero no sabía si de muerte o no. Le dije que se quedara quieto, que no hiciera ningún movimiento (…) Nos dispararon otra vez hacia las 15:00 horas y, una media hora después, supe que ya no estaba vivo. Hay un tipo de respiración que solo se hace justo antes de morir, el último aliento. A Ivan Zorya le volaron la cabeza, creo que debieron de utilizar algo de gran calibre”.

Otros dos vecinos contaron a Amnistía Internacional que habían visto el cadáver de Yuryi Prylypko cerca de una iglesia cuando se celebró un funeral espontáneo en su memoria varios días después. Otros confirmaron que, en los días previos a su muerte, Prylypko había estado repartiendo comida y medicinas por la ciudad, siempre en un vehículo civil, según la ONG.

Violación y amenazas

La organización especializada ha recopilado tres relatos más de lo que dice que son homicidios ilegítimos de civiles, incluido el de una superviviente de violación cuyo esposo había sido ejecutado extrajudicialmente por fuerzas rusas. La mujer, de un pueblo al este de Kiev, cuenta que, el 9 de marzo, dos soldados rusos entraron en su casa, mataron a su esposo y luego la violaron repetidamente a punta de pistola mientras su hijo pequeño se escondía en un cuarto de calderas en las cercanías. Ambos pudieron escapar a territorio bajo control ucraniano.

En Bucha, Milena, de 24 años, relata que vio el cadáver de una mujer que vivía en su calle tendido delante de su casa. La madre de la mujer le dijo que le habían disparado en los primeros días de la invasión cuando miraba por encima de la valla a un vehículo militar ruso. Los investigadores de AI explican que verificaron de forma independiente imágenes que confirman la ubicación de la tumba poco profunda en la que estaba enterrada.

Volodímir Zakhliupanyy y su esposa huyeron de Hostómel en los primeros días de la invasión, pero su hijo Serhiy, de 39 años, estaba convencido de quedarse. Al principio hablaban por teléfono todos los días, y les contaba los intensos combates. El 4 de marzo, ya no pudieron contactar con su hijo. Unos amigos que se habían quedado en la ciudad trataron entonces de localizarlo, y acudieron al edificio en cuyo sótano se había estado escondiendoo. “Cuando preguntaron a los vecinos, les dijeron que el 13 de marzo los rusos se habían llevado a mi hijo [del sótano]. Cuando fueron a buscarlo, lo encontraron detrás de los garajes de ese mismo edificio (…) Según dijeron, le habían disparado en la cabeza”, dice Volodímir.

En línea con lo que está ocurriendo en muchas partes de Ucrania, las personas entrevistadas cuentan que se quedaron sin suministro de electricidad, agua y gas en los primeros días de la invasión, y que el acceso a la comida era muy limitado. Había poca cobertura de telefonía móvil, y algunas dicen que los soldados rusos habían confiscado o destruido móviles cuando veían a vecinos que los llevaban, o los habían amenazado por tener un teléfono.

La ONG dice que las amenazas de violencia y la intimidación también eran generalizadas. Un hombre de Hostómel relata que vio cómo obligaban a salir a la intemperie a todas las personas agrupadas en un refugio. Una vez fuera los soldados rusos, efectuaron inmediatamente disparos sobre sus cabezas, obligándolas a arrojarse al suelo, según su testimonio. Dos hombres de Bucha contaron también que había francotiradores que les disparaban continuamente cuando iban a buscar comida a una tienda de alimentación destrozada cerca de su casa.

“Mientras estos atroces relatos de la vida bajo la ocupación rusa siguen emergiendo, las víctimas de Ucrania deben saber que la comunidad internacional está decidida a conseguir que se rindan cuentas por su sufrimiento”, dice Callamard.

***

Fuente: eldiario.es

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

Putin pide a su ministro de Defensa detener bombardeos en regiones fronterizas con Ucrania

Published

on

By

Putin sobre Crimea

Moscú, 1 ene (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, pidió hoy al Ministerio de Defensa que impida los bombardeos en las regiones rusas fronterizas con Ucrania, como Bélgorod, Kursk o Briansk.

«Por supuesto, la tarea prioritaria es eliminar la posibilidad misma de bombardeos, pero esto es asunto del departamento militar», recalcó el jefe del Kremlin en una reunión sobre el apoyo a los ciudadanos de las regiones fronterizas.

Putin se refirió específicamente al apoyo para los residentes de la anexionada península ucraniana de Crimea y las regiones rusas de Bélgorod, Briansk y Kursk, cuyas «casas y apartamentos fueron dañados o destruidos debido a los bombardeos por parte de formaciones neonazis», en alusión a unidades militares ucranianas.

«Muchas personas se encontraron en una situación difícil: perdieron sus hogares, se vieron obligadas a trasladarse a casa de familiares o a lugares de residencia temporal, enfrentaron interrupciones en el suministro de agua, calefacción y electricidad», dijo el mandatario.

Putin sostuvo que los problemas de los ciudadanos «son muy agudos» y que «es necesario reparar o compensar la pérdida de casas, apartamentos, otras propiedades, devolver energía, calor y instalaciones de abastecimiento de agua a la operatividad normal».

«La solución de estos problemas no debe estancarse, atascarse en procedimientos burocráticos. Es necesario actuar con rapidez y eficacia», recalcó.

El gobernador de Bélgorod, Viacheslav Gladkov, su homólogo de Kursk, Román Starovoit, y el de Briansk, Alexandr Bogomaz, han denunciado a lo largo del último año múltiples ataques supuestamente cometidos por Ucrania.

El gobernador de Briansk sostuvo en la reunión por videoconferencia con Putin que 235 viviendas han sido dañados desde el inicio de la campaña militar rusa en Ucrania el 24 de febrero de 2022, en tanto que en Kursk son 23 edificios de apartamentos y 379 casas, de acuerdo con el jefe de esta última región rusa.

En Crimea hubo también bombardeos, como en agosto pasado contra bases militares que Ucrania reconoció y en octubre una explosión en el puente de Kerch, que no llegó nunca a atribuirse oficialmente.

Putin también se refirió a las cuatro otras regiones ucranianas anexionadas por Rusia ilegalmente en septiembre pasado: Zaporiyia, Jersón, Lugansk y Donetsk, donde el Gobierno ha lanzado hipotecas a una tasa reducida del 2 % y ha empezado a reconstruir instalaciones sociales y comunales, carreteras y redes de comunicación «donde se han detenido las hostilidades», según dijo.

***

(c) Agencia EFE

Continue Reading

Europa

Exlíder de la OTAN reconoce que los aliados ‘de alguna manera’ son parte de la guerra en Ucrania

Published

on

exlíder OTAN

Defiende un acuerdo de seguridad con Kiev que allane su futura adhesión a la OTAN

BRUSELAS, 31 Ene. (EUROPA PRESS) – El ex secretario general de la OTAN Anders Rasmussen ha reconocido este martes que los miembros de la OTAN «de alguna manera» están implicados en la guerra de Ucrania, al enviar armamento militar a Kiev, aunque ha defendido que la OTAN como tal no es parte del conflicto y no enviará tropas al terreno. «La OTAN no es parte de la guerra. Sobre si consideramos cada aliado de forma individual como parte de la guerra, en parte sí, no debemos ocultar esto», ha señalado Rasmussen en una intervención en la comisión de Defensa y Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, para a renglón seguido apuntar que Ucrania tiene derecho a defenderse y a pedir ayuda a sus socios, por lo que la asistencia militar de los aliados se ajusta a Derecho Internacional según la Carta de Naciones Unidas.

«No deberíamos sorprendernos de que, más o menos, somos parte de esta guerra para defender Ucrania. Esto es perfectamente de acuerdo con el Derecho Internacional», ha remarcado frente a los eurodiputados. Rasmussen ha recalcado que mientras en Europa se discute sobre la marcha de la guerra, en Ucrania se pierden vidas humanas por lo que ha defendido mandar todo el armamento que necesite Ucrania para librar la guerra contra Rusia. «Tenemos la responsabilidad de poner fin a la guerra y cuantas más armas y más pesadas y cuanto antes se envíen a Ucrania, antes podremos poner fin a esta guerra», ha defendido.

El también ex primer ministro danés ha lamentado que los debates sobre la ayuda militar entre aliados, incluyendo lo que excluyen suministrar a Kiev, ha dado margen de maniobra al presidente ruso, Vladimir Putin. No obstante, poco después ha descartado el uso de armas nucleares o la presencia de tropas de países de la OTAN sobre el terreno.

«Aparte de eso no creo que debamos excluir nada. Una paz con un dictador no llevará a paz sino a conflicto y guerra. Porque el apetito de un dictador no conoce fin», ha defendido frente a los eurodiputados.

Entérate: Rusia agradece a López Obrador críticas al suministro de tanques a Ucrania por parte de Alemania –

 

Acuerdo de seguridad con Ucrania

El ex jefe político de la OTAN ha defendido un acuerdo de seguridad para dar un «marco» para reconstruir y ayudar a Ucrania en su camino a la UE y la OTAN. «La adhesión llevará tiempo y este acuerdo consiste en mejorar su seguridad ahora y en el futuro», ha expuesto.

Para permitir que Ucrania sea capaz de defenderse de la amenaza rusa, los aliados deben ofrecer un compromiso «sostenible» y «de varias décadas», ha señalado, tras subrayar que el plan pasa por reforzar la capacidad del Ejército ucraniano, sostener los entrenamientos militares de tropas ucranianas y desarrollar la industria militar del país.

Según el político escandinavo, este pacto, que no busca sustituir la adhesión de Ucrania a la OTAN, evitaría la divisiones entre aliados cuando se debata su entrada a la OTAN, entendiendo que ayudará su futuro ingreso. «De facto es una codificación de lo que ya hacemos pero con una orientación estratégica», ha señalado.

Pese a señalar su apuesta porque Ucrania acceda a la OTAN, Rasmussen ha admitido que ve «complicado» el ingreso inmediato pues las autoridades ucranianas podrían invocar el artículo 5 y pedir la asistencia militar de todos los aliados, empujando a la OTAN a una guerra directa contra Rusia. «Por eso pienso que es mejor introducir un pacto de seguridad y dar garantías a Ucrania como primer paso que puede allanar el camino a la adhesión a la OTAN», ha apostillado.

El ex premier danés ha defendido que la retirada de las tropas rusas del territorio ucraniano es una condición para sentarse a negociar con Moscú. «No creo que haya negociaciones que determinen el resultado de la guerra, serán las posiciones en el campo de batalla», ha opinado.

***
(c) 2023 Europa Press.

Más información: AMLO, con mayor gasto militar que sus antecesores en compras a Rusia y Alemania (losangelespress.org)

Continue Reading

Europa

Rusia agradece a López Obrador críticas al suministro de tanques a Ucrania por parte de Alemania

Published

on

By

La Embajada de Rusia aplaudió la condena de AMLO sobre que Berlín mandó tanques Leopard a Ucrania

 

La Embajada rusa en Ciudad de México ha agradecido las críticas del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al envío de carros de combate Leopard, de fabricación alemana, a Ucrania por parte de Alemania «Agradecemos a López Obrador por su posición abierta y clara sobre el suministro de tanques alemanes al territorio de Ucrania», ha trasladado la legación diplomática rusa a través de una publicación en su perfil oficial de Twitter.

La Embajada rusa se ha hecho así eco de las palabras del mandatario mexicano, que el miércoles aseguró que «las presiones de los medios de comunicación» habían hecho que Berlín cambiara de parecer y finalmente diera ‘luz verde’ al suministro de los Leopard. «Esperamos que nadie tenga dudas de que actualmente hay un choque directo entre el Occidente libre y Rusia. Usted sabe lo que va a pasar con estos tanques», ha apuntillado la Embajada de Rusia en Ciudad de México.

No te pierdas: Lavrov advierte que expansión de la OTAN a fronteras de Rusia tendrá respuesta de Moscú

En un mensaje separado, la delegación diplomática se ha adherido a las declaraciones de López Obrador y ha señalado que los países europeos han decidido finalmente enviar Leopard a Ucrania «bajo otra presión (ejercida) desde fuera». Berlín dio el miércoles ‘luz verde’ al envío de tanques Leopard a Ucrania por parte de terceros países con dichos carros de combate en posesión. Estados Unidos, por su parte, confirmó también el suministro de una treintena de tanques Abrams.

Dmitri Peskovportavoz del Kremlin, señaló en declaraciones a periodistas en la capital, Moscú, que la decisión de algunos países occidentales, incluidos Estados Unidos y Alemania, de enviar tanques a Ucrania es una involucración directa.

Lee también: Rusia sustituye al jefe de las fuerzas armadas que combaten en Ucrania tras tres meses en el cargo

Rusia señaló que los tanques occidentales “arderán” si son entregados a Ucrania, esto como con una repuesta a la autorización del envío de carros de combate pesados a Kiev. Señalando que Occidente «sobrestima el potencial que (los tanques) podrían darle al Ejército ucraniano», declaró Dmitri Peskov.

***
Fuente: Europa Press.

 

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: