Connect with us

Europa

Amnistía Internacional documenta más ejecuciones de civiles por parte de las fuerzas rusas a las afueras de Kiev

Published

on

 

Por Icíar Gutiérrez/eldiario.es

Era 7 u 8 de marzo cuando las fuerzas rusas entraron y aparcaron sus tanques en Bohdanivka, al este de Kiev, según recuerda una de las vecinas de. Ella vivía con su marido, su hija de 10 años y su suegra. El 9 de marzo, al atardecer, escuchó disparos que atravesaban las ventanas de la planta inferior de su casa. Dice que tanto ella como su esposo gritaron que eran civiles, que estaban desarmados. Cuando bajaron, según su testimonio, dos soldados rusos los metieron a empujones junto a su hija en un cuarto de calderas.

“Nos obligaron a entrar y cerraron de un portazo. Al cabo de tan solo un minuto abrieron la puerta y le preguntaron a mi marido si tenía cigarrillos. Él dijo que no, que llevaba un par de semanas sin fumar. Uno le disparó en el brazo derecho. El otro dijo: ‘Termina con él’. Y le dispararon en la cabeza”, cuenta la mujer a Amnistía Internacional (AI).

Pero no murió de inmediato. Desde las 21:30 de la noche hasta las 4:00 de la madrugada estuvo respirando, aunque inconsciente. “Yo le suplicaba (…) ’Si me oyes, por favor, mueve el dedo’. No lo movió, pero puse su mano en mi rodilla y él me la presionó. Sangraba. Cuando exhaló su último aliento, me volví a mi hija y dije: ‘Parece que papá ha muerto”.

Un vecino vio a las fuerzas rusas entrar por la fuerza en la casa de aquella familia esa noche, y confirmó a la ONG que había visto el cuerpo del hombre desplomado en la esquina del cuarto de calderas. Ese mismo día, la mujer y su hija escaparon de Bohdanivka. Su suegra, que tiene 81 años, no. Tiene movilidad reducida y se quedó atrás.

Ésta es una de las historias recopiladas por Amnistía Internacional, que ha publicado este jueves nuevos testimonios tras una investigación sobre el terreno que llevan la ONG a concluir que las fuerzas militares rusas han ejecutado extrajudicialmente a civiles en Ucrania “en lo que parecen ser crímenes de guerra”. Su equipo de investigación del Programa de Respuesta a las Crisis ha entrevistado a más de 20 personas de pueblos y localidades cercanos a la capital, y aportan más evidencias sobre abusos como los documentados por la prensa internacional tras la retirada rusa en Bucha, también próxima a Kiev, y otras partes del país.

Varios de los entrevistados por la organización han presenciado “espantosos actos de violencia cometidos por las fuerzas rusas” o tenían conocimiento directo de ellos. Hablan de manera reiterada de “homicidios deliberados, violencia ilegítima e intimidación generalizada” por parte de las fuerzas rusas contra civiles desarmados en la región de Kiev.

“En las últimas semanas hemos recopilado pruebas de que las fuerzas rusas han cometido ejecuciones extrajudiciales y otros homicidios ilegítimos que deben ser investigados como probables crímenes de guerra”, dice en un comunicado Agnès Callamard, secretaria general de AI. “Los testimonios muestran que en Ucrania se está matando a civiles desarmados en sus casas y en las calles en actos de indescriptible crueldad y sobrecogedora brutalidad”.

Callamard recuerda que el homicidio intencionado de civiles es una violación de derechos humanos y un crimen de guerra. “Estas muertes deben investigarse exhaustivamente, y los responsables deben ser procesados, incluidos los superiores de la cadena de mando”. Amnistía Internacional ya había obtenido pruebas sobre ataques indiscriminados en Járkov y la región de Sumy, así como de un ataque aéreo que mató a personas que hacían cola para conseguir comida en Chernígov y también ha recopilado indicios de civiles que viven bajo asedio en Járkov, Izium y Mariúpol.

Seis agujeros en la espalda

Otro de los testimonios recabados es el de Kateryna Tkachova, de 18 años. Cuenta que, el 3 de marzo, estaba en su casa en el pueblo de Vorzel con sus padres cuando varios tanques que llevaban la letra ‘Z’ —usada por los rusos para marcar sus vehículos durante la invasión— aparecieron por su calle. Sus padres le dijeron que se quedara donde estaba, dejaron el sótano en el que se escondían y salieron. Entonces, Kateryna oyó disparos.

“Cuando los tanques pasaron de largo, salté la valla a la casa de los vecinos. Quería comprobar si estaban vivos”, cuenta a la ONG. “Miré por encima de la valla y vi a mi madre yaciendo de espaldas a un lado de la calle, y a mi padre boca abajo al otro lado. Vi grandes agujeros en el abrigo de él. Al día siguiente me acerqué a ellos. Mi padre tenía seis grandes agujeros en la espalda, y mi madre tenía uno más pequeño en el pecho”.

De acuerdo con su testimonio, sus padres iban vestidos con ropa de civil y no llevaban armas. Kateryna salió de Vorzel el 10 de marzo gracias a la ayuda de un voluntario que participaba en las evacuaciones de las zonas cercanas a Kiev y que confirmó a la ONG que había visto los cadáveres de los padres tendidos en la calle cerca de su casa. AI indica que, en un vídeo que han verificado, se los ve escribiendo los nombres y las fechas de nacimiento y muerte de los padres de Kateryna en un trozo de cartón antes de dejarlos junto a sus cuerpos cubiertos por mantas.

Una persona recibe ayuda humanitaria en una calle de Hostomel, en la región de Kiev. EFE/EPA/OLEG PETRASYUK

También recogen las palabras de Taras Kuzmak, que durante los primeros días de la ocupación conducía repartiendo comida y medicinas por los refugios antibombas en los que se cobijaba la población civil en la ciudad de Hostomel, al noroeste de Kiev, donde los rusos terminaron tomando el aeródromo

Cuenta que la tarde del 3 de marzo estaba con el alcalde de la ciudad, Yuryi Prylypko, y otros dos hombres cuando empezaron a disparar contra ellos desde un gran complejo residencial que había sido tomado por fuerzas rusas. Los cuatro trataron de saltar fuera del coche, pero uno, Ivan Zorya, resultó muerto en el acto, mientras que el alcalde caía al suelo alcanzado por los disparos, según su testimonio. Taras y el otro superviviente se escondieron detrás de una excavadora durante horas, mientras los disparos continuaban.

“Nos vieron e inmediatamente abrieron fuego, no hubo ninguna advertencia. Yo solo podía oír al alcalde (Prylypko). Sabía que estaba herido, pero no sabía si de muerte o no. Le dije que se quedara quieto, que no hiciera ningún movimiento (…) Nos dispararon otra vez hacia las 15:00 horas y, una media hora después, supe que ya no estaba vivo. Hay un tipo de respiración que solo se hace justo antes de morir, el último aliento. A Ivan Zorya le volaron la cabeza, creo que debieron de utilizar algo de gran calibre”.

Otros dos vecinos contaron a Amnistía Internacional que habían visto el cadáver de Yuryi Prylypko cerca de una iglesia cuando se celebró un funeral espontáneo en su memoria varios días después. Otros confirmaron que, en los días previos a su muerte, Prylypko había estado repartiendo comida y medicinas por la ciudad, siempre en un vehículo civil, según la ONG.

Violación y amenazas

La organización especializada ha recopilado tres relatos más de lo que dice que son homicidios ilegítimos de civiles, incluido el de una superviviente de violación cuyo esposo había sido ejecutado extrajudicialmente por fuerzas rusas. La mujer, de un pueblo al este de Kiev, cuenta que, el 9 de marzo, dos soldados rusos entraron en su casa, mataron a su esposo y luego la violaron repetidamente a punta de pistola mientras su hijo pequeño se escondía en un cuarto de calderas en las cercanías. Ambos pudieron escapar a territorio bajo control ucraniano.

En Bucha, Milena, de 24 años, relata que vio el cadáver de una mujer que vivía en su calle tendido delante de su casa. La madre de la mujer le dijo que le habían disparado en los primeros días de la invasión cuando miraba por encima de la valla a un vehículo militar ruso. Los investigadores de AI explican que verificaron de forma independiente imágenes que confirman la ubicación de la tumba poco profunda en la que estaba enterrada.

Volodímir Zakhliupanyy y su esposa huyeron de Hostómel en los primeros días de la invasión, pero su hijo Serhiy, de 39 años, estaba convencido de quedarse. Al principio hablaban por teléfono todos los días, y les contaba los intensos combates. El 4 de marzo, ya no pudieron contactar con su hijo. Unos amigos que se habían quedado en la ciudad trataron entonces de localizarlo, y acudieron al edificio en cuyo sótano se había estado escondiendoo. “Cuando preguntaron a los vecinos, les dijeron que el 13 de marzo los rusos se habían llevado a mi hijo [del sótano]. Cuando fueron a buscarlo, lo encontraron detrás de los garajes de ese mismo edificio (…) Según dijeron, le habían disparado en la cabeza”, dice Volodímir.

En línea con lo que está ocurriendo en muchas partes de Ucrania, las personas entrevistadas cuentan que se quedaron sin suministro de electricidad, agua y gas en los primeros días de la invasión, y que el acceso a la comida era muy limitado. Había poca cobertura de telefonía móvil, y algunas dicen que los soldados rusos habían confiscado o destruido móviles cuando veían a vecinos que los llevaban, o los habían amenazado por tener un teléfono.

La ONG dice que las amenazas de violencia y la intimidación también eran generalizadas. Un hombre de Hostómel relata que vio cómo obligaban a salir a la intemperie a todas las personas agrupadas en un refugio. Una vez fuera los soldados rusos, efectuaron inmediatamente disparos sobre sus cabezas, obligándolas a arrojarse al suelo, según su testimonio. Dos hombres de Bucha contaron también que había francotiradores que les disparaban continuamente cuando iban a buscar comida a una tienda de alimentación destrozada cerca de su casa.

“Mientras estos atroces relatos de la vida bajo la ocupación rusa siguen emergiendo, las víctimas de Ucrania deben saber que la comunidad internacional está decidida a conseguir que se rindan cuentas por su sufrimiento”, dice Callamard.

***

Fuente: eldiario.es

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

Published

on

By

Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

Las fotografías muestran al menos ocho aviones rusos dañados en el ataque contra el aeródromo de Saki, que no ha sido reivindicado públicamente por Ucrania

Por Samantha Lock y Dan Sabbagh
Kiev

Al menos ocho aviones de guerra rusos parecen haber quedado dañados o destruidos en el reciente ataque a la base aérea de Saki, en Crimea, según muestran las imágenes satelitales. Las fotografías contrastan con las afirmaciones rusas de que ninguno sufrió daños.

A última hora del miércoles, la fuerza aérea ucraniana aseguró que al menos nueve aviones rusos fueron destruidos en tierra tras las fuertes explosiones del martes en la base aérea de Saky que, según Rusia, causaron un muerto, 14 heridos y daños en decenas de casas cercanas.

Kiev no ha reivindicado públicamente la autoría del ataque –aunque lo hace en privado–, mientras que un asesor del presidente Volodimir Zelenski ha sugerido que podrían haber participado partisanos.

Para saber más de la guerra Rusia-Ucrania: Rusia y Ucrania se culpan por los ataques a un sitio de energía nuclear

 

El propio Zelenski se refirió al ataque en su discurso del miércoles por la noche. “En un solo día, los ocupantes han perdido 10 aviones de combate: nueve en Crimea y uno más en dirección a Zaporiyia”, dijo. “Los ocupantes también han sufrido nuevas pérdidas de vehículos blindados, almacenes con municiones y rutas logísticas”.

Rusia ha tratado de restar importancia al ataque, negando que ninguna aeronave resultara dañada en las explosiones y admitiendo únicamente que “varias municiones de aviación detonaron” en una zona de almacenamiento de la instalación. Sin embargo, las fotos satelitales recién publicadas parecen mostrar varios aviones de combate destrozados en la base militar de Novofedorivka, lo que constituye nuevas pruebas que sugieren la posibilidad de un ataque dirigido.

Las imágenes, de la empresa estadounidense Planet Labs, muestran grandes zonas de tierra quemada y daños en la pista de aterrizaje junto a los restos carbonizados de los aviones militares.

Las fotografías tomadas por el operador privado de satélites en torno a las 8 de la mañana del 9 de agosto –aproximadamente cuatro horas antes del ataque– y en torno a las 16.40 horas del 10 de agosto, muestran que al menos ocho aviones resultaron dañados o destruidos.

No te pierdas: Rusia ataca varias bases militares en Ucrania, que contraataca en el sur

 

Las imágenes del antes y el después son la primera confirmación independiente de los daños sufridos en la base, lo que plantea preguntas sobre cómo es posible que un lugar situado a más de 160 kilómetros de la línea del frente haya sido atacado.

Eliot Higgins, fundador y director del medio de investigación Bellingcatafirmó en su cuenta de Twitter en una serie de tweets el jueves que no se le ocurre otro episodio en la historia reciente “en que Rusia haya perdido tantos activos aéreos en un solo día”.

“Puedo distinguir tres cráteres en sitios que parecen ser utilizados para el almacenamiento, por lo que podría ser que fueron objeto de un ataque y todo lo demás quedó destruido con la explosión de los que estuviera allí almacenado”, señaló. “Una forma de interpretar esos cráteres es que se trata de ataques precisos de una munición de largo alcance”, añadió. Según él, esos cráteres miden “unos 20 25 metros de ancho… lo que significaría una munición bastante grande”.

El secretario de Defensa británico, Ben Wallace, declaró a la BBC que Reino Unido todavía estaba tratando de establecer los hechos sobre las explosiones de la base aérea, pero añadió que cree que es poco probable que el ataque se llevase a cabo con armas occidentales. La base aérea, argumentó, es un objetivo legítimo para las fuerzas armadas de Ucrania.

La base aérea de Saki, en Crimea, alberga cazas Su-30M, bombarderos Su-24 y el transportador Il-76, utilizados regularmente para lanzar ataques con misiles contra Ucrania y patrullar el Mar Negro y sus alrededores. Crimea está reconocida internacionalmente como parte de Ucrania, pero fue tomada por Moscú en 2014.

 

El asesor presidencial ucraniano Oleksiy Arestovych ha dicho que las explosiones son el resultado de un ataque con armas de largo alcance de fabricación ucraniana o del trabajo de los guerrilleros ucranianos que operan en Crimea.

Otros comentarios y vídeos también sugieren que los daños causados fueron considerables. Sergey Aksyonov, el jefe de la Crimea ocupada nombrado por Rusia, informó de la muerte de una persona, 13 heridos, 252 realojados y 62 bloques de apartamentos dañados.

Un vídeo que ha circulado en redes sociales y geolocalizado en un aparcamiento cercano a la base muestra varios coches calcinados o dañados y con las ventanas reventadas, aparentemente a causa de las fuertes explosiones. Otro breve vídeo muestra un avión destruido en la pista, aunque no ha podido ser verificado.

“Oficialmente Kiev ha guardado silencio al respecto, pero extraoficialmente los militares reconocen que fue un ataque ucraniano”, señala el analista militar ucraniano Oleh Zhdanov.

Según varias fuentes, la timidez pública de Ucrania sobre el ataque está en parte diseñada para preservar cierta ambigüedad sobre los medios utilizados, lo que ha generado una gran especulación sobre cómo Kiev ha sido capaz de atacar tan dentro de las líneas rusas en uno de los primeros ataques en suelo de Crimea desde que la invasión rusa comenzó en febrero.

Para saber más del tema: Tras acuerdo de Ucrania y Rusia, sale primer barco con cereales desde de Odesa

 

Justin Bronk, analista de aviación del Think Tank Rusi, dice que, habiendo estudiado los vídeos del incidente en las redes sociales, no ha podido ver ninguna prueba de misiles y está “casi seguro” de que hubo “explosiones secundarias” de almacenes de munición o depósitos de combustible situados en la pista de aterrizaje o cerca de ella.

Eso le ha llevado a concluir que, en su opinión, “la teoría actual más probable es que las fuerzas especiales ucranianas llevaron a cabo el ataque infiltrándose lo suficientemente cerca de la base para lanzar y guiar pequeños drones y atacar así a los aviones estacionados o a los camiones o depósitos de combustible”.

El Instituto para el Estudio de la Guerra, con sede en Washington, dice que no puede determinar de forma independiente la causa de las explosiones, pero señala que las explosiones simultáneas en dos lugares de la base descartan probablemente un incendio accidental, pero no un sabotaje o un ataque con misiles.

***

Fotografía: Imagen satelital antes del ataque a la base aérea de Crimea Planet Labs PBC.

Traducido por Javier Biosca.

Fuente: eldiario.es

Continue Reading

Europa

Catalunya propone sanción de 6 mdd a Amazon y otras empresas por cesión ilegal de trabajadores

Published

on

By

Catalunya propone sanción de 6 mdd a Amazon y otras empresas por cesión ilegal de trabajadores

Inspección de Trabajo de la Generalitat constata que 17 compañías subcontratadas ceden empleados a la multinacional en condiciones precarias

Inspección de Trabajo de Catalunya ha propuesto una sanción de 6 millones de dólares aproximadamente a la internacional Amazon y a otras empresas por la cesión ilegal de trabajadores. El organismo ha constatado que hasta 17 empresas subcontratadas –seis de las cuales de trabajo temporal (ETT)– han cedido ilegalmente a 559 empleados a la multinacional en “condiciones laborales inferiores” a lo que correspondería si dependieran directamente del gigante del comercio electrónico.

Por lo que Inspección de Trabajo propuso casi 3,3 millones de dólares de sanción a Amazon y otros 2,6 millones a las empresas subcontratadas, entre las que se encuentran nombres como Randstad, Tipsa o Ara Vinc.

Recomendamos: Judicatura ordena suspensión de tortura y malos tratos a internos amparados en Chiapas y otros penales

 

Esta cuantía se basa en una investigación iniciada el pasado mes de febrero en Barcelona, que ha detectado que los trabajadores realizaban tareas en condiciones precarias, sobre todo en lo que a salario e inestabilidad se refiere.

No es la primera vez que la Generalitat interpone sanciones a la gran empresa de reparto. Entre 2019 y 2021 se contaron 22 sanciones por incumplimiento de la normativa laboral, que ascendieron hasta los 1,1 millones de dólares. De éstas, una decena fueron también por cesión ilegal de trabajadores.

Fuentes de Amazon respondieron que no comentan casos legales en curso, en referencia a la presunta cesión ilegal detectada por la autoridad laboral. En cualquier caso, desde la multinacional confirman que la empresa presentará alegaciones a la resolución de la Inspección en el plazo establecido para ello.

Te puede interesar: Congreso de España aprueba Ley de Memoria Democrática que declara ilegal el régimen franquista

 

Sobre resoluciones anteriores, desde Amazon sostienen que aún no hay ninguna sentencia firme al respecto, con procesos aún abiertos en los tribunales.

La investigación, sostiene el portal El Mercantil, fue iniciada en febrero pasado en Barcelona. Concluyó que al menos 559 trabajadores de Amazon padecían condiciones de precariedad laboral, principalmente en lo que se refiere a su salario y e inestabilidad laboral respecto a su permanencia. Además ninguno de ellos no contar con representación legal.

“La inspección catalana continúa y continuará trabajando para garantizar que todas las empresas cumplan con la normativa vigente en favor de ofrecer las mismas condiciones hacia la competitividad y los derechos laborales”, señaló la Inspección de Trabajo en un comunicado.

Sin embaro, otras fuentes concultadas por la agencia EFE ssotuvieron que la compañía apelarán la multa millonaria porque no estuvieron de acuerdo con ésta.

***

Fuente: eldiario.es

Continue Reading

Europa

Rusia y Ucrania se culpan por los ataques a un sitio de energía nuclear

Published

on

By

 

La Agencia Internacional de Energía Atómica advierte sobre un posible desastre nuclear en Zaporizhzhia, la planta nuclear más grande de Europa, ubicada en una ciudad al sureste de Ucrania, situada a orillas del río Dniéper. Es el centro administrativo del Óblast en la región de Zaporizhzhia, que fue atacado dos veces desde el viernes 5 de agosto.

Ucrania y Rusia se acusan mutuamente del ataque del sitio nuclear. Rusia, por su parte, ha ocupado la planta desde principios de marzo. y afirma que los bombardeos de las fuerzas ucranianas podrían tener “consecuencias catastróficas” para Europa.

Ucrania, por otro lado, afirma que fueron las fuerzas rusas las que llevaron a cabo ataques con misiles en la planta nuclear en un esfuerzo por desconectarla de la red eléctrica de este país. Los residentes locales pidieron el fin de los combates cerca del sitio, que alberga seis reactores nucleares y miles de toneladas de materiales altamente radiactivos.

Volodymyr Martynyuk señaló que “como residentes de la ciudad, hacen un llamado al ejército ruso y a las Fuerzas Armadas de Ucrania para que eviten los combates abiertos en el área alrededor de Enerhodar y dentro de una zona de 20 kilómetros alrededor de la planta de energía nuclear. Estamos hablando de la seguridad de todo el planeta, no sólo de la seguridad de Ucrania, Bielorrusia y Rusia y los países cercanos”.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: