Connect with us

Con voz propia

Alfredo Jalife y su incontinencia misógina

Maestro de la UNAM, Alfredo Jalife Rahme, falto de ética, muestra su comportamiento misógino en las redes sociales y contra quien denuncie sus exabruptos

Published

on

jalifeunam

Alfredo Jalife, agresor de mujeres en la red. Foto: La Jornada/Archivo

Guadalupe Lizárraga

Resulta inaceptable para cualquier persona sensata que un maestro universitario sea misógino, y todavía haga alarde de ello. Alfredo Jalife Rahme, quien imparte clases en la UNAM, apedrea por Twitter a todo el que opine diferente a él, y en sus ofensas contra mujeres recurre a la condición femenina de éstas para denigrarlas.

Con exabruptos tabernarios, Jalife arremete también contra la directora de este medio, Los Ángeles Press, por haber difundido las denuncias sobre sus acometidos misóginos a otras usuarias de la red. Lo más sorprendente ha sido la reacción de su grupo de seguidores, que como animalitos a quienes se les adiestra, no sólo justificaron y alentaron el comportamiento falto de ética del maestro, sino que se volvieron los agresores con ese mismo tenor.

Con sus absurdos prejuicios de que soy “sionista” (sic) porque no escribo contra Israel, tal cual la ignorancia en la aplicación del término, soy agredida por la solidaridad contra las agresiones a otras mujeres en la red. Mi decisión de publicar esas denuncias fue porque considero inadmisible que un académico, de la universidad donde fui alumna y maestra, agreda y difame a las mujeres en su condición de mujer, por encima de distancias políticas o antipatías. No conozco a ninguna de las mujeres que ha agredido Jalife ni conozco al autor del texto que lo denuncia. Pero la solidaridad no incluye la amistad, y en este caso responde al sentido igualitarista que toda tradición política de izquierda reclama o debería reclamar.

Basta revisar los tuits del señor Jalife para darse cuenta que, siendo un maestro universitario y teniendo una responsabilidad pública como es el ser un ejemplo de ética por la casa de estudios que le da cabida, hace mofa de la condición de mujer y le da una connotación sexual y denigrante a sus adversarias ideológicas.

El señor es identificado como de “Izquierda” y se asume como parte del gatazo intelectual que mueve algunas fracciones del espectro clasemediero, pauperizado y urbano de la Ciudad de México, aparentemente en contra de las reformas neoliberales. El caso no cobrara relevancia sino fuera maestro de nuestra universidad, uno de los pocos orgullos públicos que quedan en medio de la vorágine privatizadora con la imposición del gobierno de Peña, a quien Jalife trata de respeto y “civilidad democrática”, según sus palabras.

En Occidente se recrimina a intelectuales y políticos, lo que se les celebra en México. Pero combatir la misoginia exige, a quien quiera asumir el reto, aplicar otras distinciones. Por ejemplo, entre lo que es la violencia contra mujeres y lo que es no aceptar adversarias en el debate ideológico. Alfredo Jalife incurre en la violencia. Utiliza la agresión directa con alusiones sexuales y denigrantes.

El extremo de la violencia contra las mujeres es el feminicidio. Es evidente que en un país destacado internacionalmente por 20 años consecutivos de este tipo de asesinatos en completa impunidad, la violencia contra las mujeres ha puesto en juego un componente de “normalidad” con el desconcertante aditamento de que está encarnada en la clase media, pauperizada y urbana mexicana. Somos testigos de las mujeres ejecutadas por su activismo, a manos de autoridades y otros grupos delictivos. Somos testigos del encarcelamiento de mujeres valientes y honestas como Nestora Salgado García, que sin mediar delito alguno, son agredidas por el poder político al atreverse a denunciar la complicidad de autoridades con el narcotráfico en Guerrero. De ahí que un maestro universitario propine ofensas misóginas a sus adversarias de ideas y a quien lo difunde, les resulta parte de su “normalidad” encarnada en la mente colectiva.

En el fondo, cualquier persona con acceso a un nivel mínimo de conciencia moral, independientemente de su género, esperaría cierta eticidad de un académico. Esto es, que cumpla ciertos valores y principios impuestos por las expectativas comunes, sin tener que ponerlas en cuestión. No es el caso del señor Jalife, y llama la atención que ni siquiera repare en su falta, pese a la avanzada edad que presumiría sensatez.

En mi caso, Jalife juzga mi acción pública de editora no como una acción profesional de un ser humano, sino como una acción femenina denigrante que le da connotaciones sexuales, prejuicios ideológicos, racistas y de calumnias de corrupción. El señor no me conoce, sólo bastó el hecho de ser la directora del medio que difunde sus ofensas para juzgarme con esos exabruptos. Soy explícita para quienes consideran que “no pasa nada” y que no debería perder el tiempo en ello, porque hay otras violencias contra las mujeres que atender mediáticamente, como las violaciones de niñas en Michoacán por narcotraficantes y policías municipales.

No obstante, dejar pasar esta situación es inaceptable, porque normaliza la decadencia ética, no sólo en la comunidad universitaria, sino en la ciudadanía misma. Forma parte de las violencias cotidianas contra las mujeres, reproblable desde cualquier ángulo para quien se ubique geopolíticamente en la izquierda. En otro país –con un sólido estado de derecho– un maestro con comportamiento misógino, en las redes o en la calle, sería motivo de expulsión de la universidad.

Yo no solicito ningún permiso colectivo ni de ninguna autoridad para escribir lo que pienso, contrario a lo que me imputa Jalife, quien en su misoginia ciega cree que la observación importante es empírica, en el sentido de que sus seguidores lo observan físicamente y lo aplauden. Al parecer, siendo analista en la UNAM, no comprende que la observación es con distinciones. Se observa la violencia hacia las mujeres porque se distingue de su respeto y protección. Se observa la falta de ética porque se distingue de la eticidad de la verdadera izquierda, celosa de los principios igualitarios. Se observa la arrogancia y desfachatez intelectual porque se distingue de la dignidad.

Mi trabajo es observar y contar lo que observo. Y por hacer mi trabajo, el señor Jalife ha arremetido contra mí. Y mi solidaridad es con las mujeres que sufren violencia de cualquier tipo, las conozca o no, guste o incomode, porque en México se ha vuelto una necesidad de supervivencia para el género.

* * *

Algunos de los tuits que escribe el maestro de la UNAM, Alfredo Jalife:

jalife1

jalife2

 

jalife3

 

La respuesta que él da a este artículo en un tuit, y cada día tanto él como sus seguidores, con acometidos del mismo tono son arrobados en mi perfil.

jalifesiguenov1-5

Arteleaks

Juan Francisco Kuy Kendall, cultura y vida. In memoriam

Published

on

By

Por Adri

El 25 de enero 2014 a las 5:10 hrs. falleció Juan Francisco Kuykendall, víctima del Estado Mexicano al recibir una agresión artera el 1 de diciembre de 2012.

Kuy Kendall cultura y vida. In memoriam +

Primer acto. El drama por la vida.
El teatro para la emancipación,
Teatro revolución, pancarta,
El teatro, la calle, el campo,
El pueblo el actor,
El director Kuy llama a escena,

A luchar, a liberar,
No hay espectadores, nadie puede serlo,
Todos somos actores de la emancipación.
Maestro Kuy, tus ideas en paliacate rojo
Y tus enseñanzas no las olvidamos.

Segundo acto. Monólogo dialogado.
En la lucha y la conciencia, Eva en escena.
Tus hijos y amigos haciendo solidaridad,
Teodulfo Torres, “el tío” te lleva en andas,
tu personaje se convierte en monólogo
De silencio que nos dice que hay que luchar.

Tus silencios movilizan y la escena de amor
De cariño, desde Eva y tus hijos
Hasta la desaparición forzada del Tío
Que pasa a los escenarios clandestinos
de las mazmorras del Estado.

Y el 25 de enero 2014, nos reúnes para abrazarnos,
Para decirnos que tendremos que seguir,
que la función debe continuar.

Entre lágrimas, rabia, puños en alto, consignas,
flores, sales de la escena para seguir dirigiendo la obra,
el teatro de la vida continúa, sigamos buscando al Tío,
sigamos luchando en las comunidades en la calles

Por Kuy, por el Tío y por todos los desaparecidos.
El tercer acto de la historia. La Victoria.
Comienza con el castigo a los responsables
Convirtiendo las plazas en fiesta y
finaliza con la entrada triunfal del pueblo.
Kuy un homenaje a tu vida por la cultura.

 

El autor es presidente de la Limeddh AC.

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: El gatopardismo y cinismo de Movimiento Ciudadano

Published

on

Foro Público

Movimiento Ciudadano (MC) se ha convertido, probablemente, en una de las organizaciones políticas más cínicas en la vida pública de México, pues evidenciando que sus candidaturas a puestos de elección popular están a la venta al mejor postor, ha postulado en el presente proceso electoral a verdaderos impresentables que ahora buscan las gubernaturas de diferentes entidades.

Aunque Dante Delgado ya había ofrecido sus candidaturas a personajes turbios que por otros partidos políticos no tendrían la posibilidad de aspirar a puestos de elección popular, en este año ha presentado a personajes con nulo conocimiento de administración y gestión pública como Roberto Palazuelos, quien buscará la gubernatura de Quintana Roo, o a verdaderos chapulines que han buscado puestos en todos los partidos políticos como Francisco Xavier Berganza en Hidalgo.

Sin embargo, esta polémica forma de actuar del partido naranja le ha permitido llegar a la gubernatura de dos de las entidades más importantes del país como es Jalisco encabezada por Enrique Alfaro, acusado de constantes violaciones de derechos humanos en su gestión, y de Nuevo León, por la pareja influencer de Samuel García y Mariana Rodríguez, exhibidos por su fanatismo por la vanidad a costa de los grupos más vulnerables.

Incluso Dante Delgado, tras los resultados positivos que obtuvo el partido en Nuevo León, se ha envalentonado y ha asegurado que ganarán la presidencia de la República y para ello han tratado de posicionar en la esfera pública nacional al actual alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio Riojas, hijo del ex candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI) asesinado en 1994, por lo que esperan que sea un contendiente serio ante la falta de credibilidad del resto de los actores de la oposición.

Aprovechando el hartazgo ciudadano sobre las figuras políticas tradicionales, MC ha puesto a la venta sus candidaturas a personajes externos de la vida política como lo es en este momento Roberto Palazuelos, o a perfiles tan cuestionados como lo fue Samuel García en Nuevo León, quien pese a la comedia que generaba con sus declaraciones resultó electo como gobernador del estado con el mayor crecimiento económico del país.

A pesar de que MC se ostenta como un partido con perspectiva socialdemócrata, la realidad es que las personas que ha postulado distan mucho de mantener una visión de gobierno progresiva, pues uno de los casos más representativos es lo que ocurrió con Enrique Alfaro, quien ha sido cuestionado por distintos organismos internacionales por las violaciones a derechos humanos en las que ha incurrido su gobierno, totalmente contrarias a la visión progresista que supuestamente abanderaba en su campaña electoral.

Lo mismo ocurre con el superficial Samuel García, quien más allá de un personaje de comedia ha utilizado junto con su esposa la imagen de un bebé para hacerse promoción política, que demuestra el cinismo en el que incurren personas que, desde su burbuja, no entienden la realidad social de un país tan indignado por este tipo de actitudes.

Ahora, en el actual proceso electoral, Movimiento Ciudadano pretende perfilar a un impresentable como Francisco Xavier Berganza, quien ha brincado en casi todos los partidos políticos buscando la gubernatura y sin ningún proyecto político claro más que la ambición personal, o en el caso de Roberto Palazuelos, ejemplo del mirreyismo que lastima tanto a un país con una desigualdad tan grosera como la actual, mientras que este tipo de personajes viajan en aviones de lujo exclusivos desconociendo la realidad del propio estado que pretende gobernar.

Pie de Foto: Con el desgaste de la figura de Alfaro y la patética imagen de García, MC busca reacomodar a Colosio Riojas, aunque aún no tenga las suficientes credenciales para buscar la máxima magistratura del país.

Continue Reading

Con voz propia

Normal Rural de Tiripetío, otra vez la persecución

Published

on

A unos meses de que la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío cumpla cien años el acoso del gobierno estatal y federal no ha terminado. Los normalistas resisten desde distintos espacios para denunciar la persecución política por los distintos gobiernos, mientras políticos como Claudia Pavlovich son premiados

Por @KauSirenio

A unos meses de que la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío cumpla cien años el acoso del gobierno estatal y federal no ha terminado. Los normalistas resisten desde distintos espacios para denunciar la persecución política por los distintos gobiernos.

La Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío, es la primera escuela Normal Rural de Latinoamérica. Además, es el corazón de la educación rural en México. Su larga historia de lucha y resistencia está marcada por la defensa del derecho a la educación y a una vida digna en el campo.

La lucha que libran las normales rurales para subsistir tiene consecuencias, muchas veces letales, en contra de los estudiantes. Para denunciar las agresiones del Estado, el pasado lunes 17 de este mes, los normalistas realizaron actividades de colectas económica y volanteo en la autopista Morelia-Pátzcuaro.

Mientras los estudiantes informaban de las problemáticas que enfrenta su escuela, como la retención de becas alimenticias y práctica docente. Cuando arribaron a este tramo policía del estado, en el altercado los uniformados les arrojaron bombas de gas lacrimógenas. El resultado fue cuatro normalistas lesionados.

En las papeletas que los estudiantes repartieron en la autopista Morelia-Pátzcuaro, le pedían al gobierno y a la fiscalía de Michoacán que cesen la persecución política en contra de los alumnos de la Escuela Normal Rural Vasco de Quiroga de Tiripetío, Michoacán. Los normalistas denuncian la existencia de alrededor de 90 jóvenes bajo proceso judicial. Al menos 20 de ellos tienen carpetas de investigación por delitos de robo que diversas empresas interpusieron en contra de los muchachos debidos a las distintas actividades que realizan.

De acuerdo a la información que proporcionó uno de los normalistas, la fiscalía les pide una cantidad de dinero (sin especificar) para que su caso no llegue a los juzgados. Por estas razones el comité estudiantil de la Normal Rural de Tiripetío priorizó el diálogo, pero la agenda con el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla.

Las cancelaciones de estas reuniones son reiteradas, sin que haya solucionado la demanda de los estudiantes. Sin embargo, el uso de la fuerza policiaca en contra de los normalistas está a la orden del día. “Hicimos colecta y volanteo, para informar que no tenemos becas de alimentación y tampoco han recibido al comité para tratar esta problemática” compartió un alumno de Tiripetío.

Los motivos de la represión son diversos. Uno de ellos es albergar dentro de sus instalaciones los mejores murales que retratan el movimiento estudiantil. La retención de becas estatales y federales es una forma añeja del Estado para contener los movimientos de las Normales Rurales.

Así las cosas, a las normales rurales se les conoce como cuna de conciencia social. Son también el respiro de la resistencia en México. Un país donde se castiga a los movimientos sociales y estudiantiles y se premia a los políticos con pasado oscuro como el caso de la ex gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano. La lucha cobra más fuerza y sentido la resistencia.

 

Fuente: Normal de Tiripetío, otra vez – Pie de Página (piedepagina.mx)

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: