Activistas de Michigan por la libertad de Nestora y Brenda Quevedo

Por Guadalupe Lizárraga

GRAND RAPIDS, Michigan.-“¿Qué podemos hacer para ayudar a estas mujeres en México?”, fue una de las preguntas de las activistas mexicanas en la ciudad de Grand Rapids, Michigan, en el taller informativo sobre “Mujeres criminalizadas por el Estado mexicano”. El evento fue coordinado por la artista Reyna García en el marco del Día Internacional de la Mujer, como parte de las actividades de Reyna´s Gallery Latino Cultural Art, junto con jóvenes profesionistas, estudiantes y activistas por la libertad de presas políticas en México.

A través de diálogos virtuales, Miriam Padilla, activista de Seattle, Washington, participó con las activistas de Michigan con el caso de Nestora Salgado García, líder comunitaria de Olinalá Guerrero, quien lleva casi dos años de estar encarcelada. Padilla enfocó su participación en dar a conocer quién era Nestora Salgado y su lucha en La Montaña por los derechos de las comunidades indígenas.

En la pregunta formulada por Rebeca Arredondo, estudiante para trabajadora social, se refirió a las mujeres que el Estado mexicano ha mantenido encarceladas con falsos delitos por años. Además del caso de Nestora Salgado, se presentaron los casos de Brenda Quevedo Cruz y el de Aurora meza Calles, indígena kumiai que estuvo presa por tres meses con falsos delitos, y fue liberada ayer 7 de marzo en Tijuana, Baja California.

Nestora Salgado ayudó a integrar la Policía comunitaria de Olinalá y denunció a políticos locales vinculados al crimen organizado. Fue detenida arbitrariamente por fuerzas militares el 21 de agosto de 2013, y pese a que fue exonerada de cargos por Juzgado federal el 31 de marzo de 2014, aún permanece presa por discrecionalidad de las autoridades locales de Guerrero.

El caso de Brenda Quevedo Cruz también se abordó en el taller informativo para las activistas de Michigan. Se destacó que lleva ocho años presa acusada del falso secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace. De seis incriminados por Isabel Miranda Torres, madre de la supuesta víctima, cuatro han sido sentenciados a más de 130 años de cárcel, y dos aún tienen el proceso abierto, como es el caso de Brenda.

Se narró a las activistas cómo Miranda Torres, dueña de una empresa de espectaculares en la Ciudad de México, exhibió a Brenda y a las otras personas como secuestradores, violando su derecho al debido proceso y a su presunción de inocencia. Con la complicidad de agentes ministeriales de la Procuraduría General de la República, Miranda participó en las detenciones arbitrarias de los inculpados y presenció la mayoría de las torturas físicas dentro de los penales.

Brenda fue torturada en dos ocasiones, una en el penal de Santiaguito, Estado de México, y otra en Islas Marías, donde fue trasladada ilegalmente, porque ella aún no ha sido sentenciada.

La activista Nancy Quero Ramírez cuestionó sobre la impunidad de los victimarios de Nestora Salgado y Brenda Quevedo Cruz. En el caso de Nestora se trata de funcionarios públicos locales que aún se encuentran en servicio, y que manipulan las instituciones del Estado para preservar su impunidad. En el caso de Brenda, los familiares de los inculpados del falso crimen denunciaron ante la PGR a Isabel Miranda por una docena de delitos graves a raíz de la publicación de reportajes que evidenciaron la fabricación de pruebas y los rastros de vida de la supuesta víctima; sin embargo, Miranda aún no ha sido procesada.

La coordinadora del taller, Reyna García, señaló que una de las tareas que incluirán en sus actividades artísticas y de concientización sobre México es la de ayudar a que se conozcan estos y otros casos de mujeres inocentes que padecen el abuso del poder y que sus derechos son violados sistemáticamente. Para ello, se diseñarán campañas y se aliarán con otros grupos de Nueva York y California que luchan contra la criminalización de las mujeres y de las comunidades indígenas.

Reyna García también trabaja en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, víctimas de desaparición forzada. Y gracias a su organización, los padres de los estudiantes visitarán el estado de Michigan a finales de marzo, como parte del itinerario de la Caravana 43, con el propósito de informar la verdad sobre este caso y exigir justicia.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Un comentario en “Activistas de Michigan por la libertad de Nestora y Brenda Quevedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *