Aclaraciones a Vicente Serrano sobre censura de Notimex y discriminación de Roberto Valdovinos

Estimado Vicente:

Respetuosamente, te hago las siguientes precisiones que considero de gran pertinencia pública. 

Escucho con especial atención cada palabra del presidente López Obrador, a quien respeto y admiro desde hace más de 12 años, y por mi trabajo como periodista que informa a las comunidades mexicanas en Estados Unidos, y en el norte de México. No sería congruente de mi parte, haberle dedicado tantos años de mi vida a defender el proyecto de nación impulsado por él, para después conducirme de manera pusilánime o indigna. Soy una más de los 30 millones de mexicanos que han luchado por la democracia y el respeto al Estado de Derecho en nuestro país, y lo sigo haciendo con el mismo espíritu, valor y pasión. Mi trabajo habla por sí solo, no necesito defenderlo, aunque se lo adjudiquen otros periodistas. Con la información yo no lucro, es un derecho que hago valer.

Las palabras del presidente López Obrador, cada mañana, nos estimulan a expresarnos con libertad y a ejercer este derecho a informar sin censura, y es lo que hice la mañana del 30 de abril de 2019, –reitero– con todo respeto a su investidura presidencial. Sin embargo, los comentarios en tu programa para desacreditarme por mi pregunta en la conferencia matutina no corresponden al mismo espíritu de libertad al que nos conmina nuestro presidente. De manera desinformada, manipulas a tu audiencia promoviendo la descalificación contra mi persona para favorecer a un par de servidores públicos que se equivocaron en su proceder, y que han afectado la vida de otras personas. Nada más dañino para nuestra democracia en ciernes, y para la compleja transición política que vivimos.

Tú ves tensión en un ejercicio transparente de libertad. No obstante, mi pregunta no tiene recovecos ni trasfondos. Insisto: cómo transforma el presidente sus decisiones en acciones de gobierno, si los servidores públicos no logran traducir esas decisiones en una auténtica gestión pública, de la manera más apropiada y respetuosa para nosotros, el pueblo, en evocación al espíritu liberal del país que nos acogió a ti y a mí, en circunstancias diferentes. Di tres ejemplos, uno que corresponde a la acción vergonzosa del titular del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, Roberto Valdovinos, al discriminar, difamar y agredir física y verbalmente a Francisco Ramírez, inmigrante en Nueva York por más de 20 años, albañil de oficio, quien además ha ayudado a decenas de víctimas de la guerra del narcotráfico, con recursos de sus propios bolsillos sin reclamar espacios de protagonismo político. 

O al coartar la libertad de expresión del inmigrante Bruno Jesús Castrejón, quien pedía se le respetaran sus dos minutos de participación en el Foro Consultivo de Nueva York para proponer un cambio en el formato de la recopilación de propuestas, y no ha sido la primera vez que le coartan su libertad a expresarse en estos espacios públicos. Por el contrario, Valdovinos, con una visa de estudiante y sin empatía alguna con el pueblo, una vez instalado en Nueva York, pretende representar a quienes hemos cruzado la frontera con el corazón en vilo, huyendo de la violencia institucional, y viviendo en condiciones de precariedad extrema por no tener papeles, hogar ni conocer el idioma; y aun así, nuestra compasión y ferviente deseo de ser un país digno y en paz, con nuestro trabajo clandestino, ayudamos a nuestros paisanos que se quedaron en medio del huracán, provocado por el combate parcial al narcotráfico durante la administración de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, generando cientos de exilios y no sólo a los Estados Unidos, sino también a Europa.

Tú y yo tenemos perspectivas diferentes de lo que es el poder público. Tú eres empresario, yo soy periodista independiente y migrante. Tú pides publicidad gubernamental para tu medio, yo sostengo mi medio con mi trabajo alternativo para seguir siendo independiente. Tú generas compromisos y amistad con servidores públicos de este nuevo régimen. Yo, los observo, los vigilo, como en el viejo régimen, porque ése es el trabajo de un periodista en una democracia, y porque cada decisión de un funcionario en el espacio público –sea correcta o equivocada–, tiene consecuencias para todos, lo sepamos o no.

Yo te pregunto: ¿a quién crees que beneficia la actitud autoritaria –como la llamó nuestro presidente– de Roberto Valdovinos? Tú presumes una amistad con él. Yo sólo me baso en los hechos. Y, por supuesto, no me siento representada por alguien que le hace daño a la imagen del presidente López Obrador y que desprecia a los migrantes que con su trabajo han hecho posible que nuestra nación se mantenga de pie. El presidente López Obrador, lejos de los microdespotismos de sus empleados, representa un cambio de vida pública en el que el pueblo finca la esperanza de empoderarse y de reconstruir sus libertades –día a día­– bajo la restauración plena del Estado de Derecho. Eso es lo que hace Francisco Ramírez, un albañil que en su juventud huyó de la pobreza extrema de un pueblo del estado de Hidalgo, aprendió el idioma y se volvió activista por los derechos humanos para ayudar a las víctimas que iba dejando el sistema neoliberal. Ahora, le dicen “provocador”, porque hace preguntas incómodas para los “achichincles” del gobierno, y estoy usando las mismas palabras de nuestro presidente.

El segundo punto que mencioné en la conferencia matutina, fue con respecto a Sanjuana Martínez, titular de la agencia noticiosa del Estado, Notimex, responsable de la difusión del video cortado de mis denuncias del 29 de marzo de 2019 sobre las agresiones de Isabel Miranda Torres y las amenazas de la diputada de Morena María de los Ángeles Huerta para acallarme por el mismo caso. Tú te ubicas incondicionalmente en su postura autoritaria, por demás, grosera, y con una falta total de inteligencia política. Afirmas en tu programa que me desmiente. No obstante, tuiteros le demostraron que efectivamente el video de Notimex estaba cortado específicamente en esa denuncia en la conferencia matutina del presidente. Y cuatro días después, Notimex difundía una entrevista de Isabel Miranda Torres, llamándola “luchadora social”.

Solicité públicamente una explicación de por qué decidieron cortar ese fragmento del video, más allá del apagón de la energía eléctrica, y no recibí respuesta. El apagón es una respuesta pueril de un amateur en comunicación, y no justifica el corte del video, puesto que había alternativas para ser restaurado por completo, como lo hicieron un mes después, por mi insistencia ante el presidente de la república. Ya antes, había puesto una queja ante la Secretaría de la Función Pública, escribí varios tuits pidiendo una explicación, y le hablé por teléfono a Jesús Cantú, asistente de Comunicación social de presidencia; y no se corregía el corte del video, insisto independientemente del “fallo de energía eléctrica”. Yo recuperé el video completo, gracias a las grabaciones de los Youtubers, como Lord Molécula y Sandy Aguilera, que lo subieron completo a sus canales. Después, de mi pregunta-denuncia del 30 de abril, al presidente, Jesús Cantú se acercó a mí y me afirmó que el video completo ya lo había solicitado a Canal 11 para restaurarlo en el servicio de Notimex. Si lo pudieron hacer ahora, por qué no lo hicieron aquella mañana del 29 de marzo.

Te hago la pregunta: ¿de qué me desmiente Sanjuana Martínez? Las evidencias, comentarios y entrevistas allí están. Que no las quieran ver, no significa que no existan. Y otras preguntas más: ¿A quiénes crees que afecta el despotismo de estos servidores públicos? ¿De qué lado está Notimex, si Isabel Miranda representa uno de los peces gordos de la corrupción del sistema de procuración de justicia del PRIAN? ¿A quién afecta las decisiones del titular de una agencia de Noticias que promueve la voz de la corrupción, y no la de las verdaderas víctimas, que insulta a periodistas? Nada más que al presidente López Obrador que se comprometió a no fallar a México. A nadie más afecta, porque nosotros, el pueblo, estamos acostumbrados a sobrevivir en medio de la guerra contra la corrupción, las amenazas, el miedo, la impunidad, y el delirio despótico de los funcionarios públicos; sabemos romper cercos mediáticos como lo hicimos con los feminicidios de Ciudad Juárez, con las policías comunitarias de Guerrero, la fabricación de delitos a Nestora Salgado, y la fabricación de culpables desde el gobierno de Fox, entre muchos otros casos. El tercer punto, relacionado con Notimex, es la violación de derechos laborales de los corresponsales en el extranjero. 

Por último, te recuerdo que el presidente López Obrador dijo ayer, y lo enfatizó hoy de nuevo, que necesitamos reconstruir el tejido social, que no va a ver impunidad, que se iba a sancionar a la autoridad que protege delincuentes, y que él especialmente no iba a proteger a nadie. ¿Sabes cómo se reconstruye el tejido social de una nación golpeada y sometida por el neoliberalismo? Ejerciendo nuestros derechos y libertades. Hablando con la verdad, siendo solidarios con los más vulnerables, y predicando con el ejemplo.

La crítica es parte de los contrapesos que necesita un gobierno que se propone construir democracia. Yo te pido, respetuosamente, que ayudemos al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador a reconstruir nuestra nación. Pero, la ayuda que él necesita para impulsar este cambio no es el trato zalamero, acrítico o servil. Nos necesita responsables de nuestras palabras, porque las palabras son acciones; nos necesita honestos, transparentes, y valientes en lo que hacemos, porque generar información veraz ayuda a que se corrijan los errores de la nueva gestión pública, y allí, donde se produce un error marcado por un microdespotismo del viejo régimen, es necesario que lo denunciemos, para que se corrija, porque al hacerlo generamos un bien público, es decir, un bien para todos, incluyéndote a ti y a todos los mexicanos que vivimos dentro y fuera de México; un bien público, incluso para los que no han nacido. De esto se trata construir democracia.

Por cierto, te agradezco haberme abierto los micrófonos en Palacio Nacional, uno de los pocos, para hablar sobre el falso caso Wallace. 

 

Programa de Vicente Serrano.

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

3 comentarios en “Aclaraciones a Vicente Serrano sobre censura de Notimex y discriminación de Roberto Valdovinos

  1. Guadalupe, muchas felicidades por la valentía de encarar las cosas y por tener razón en lo que dices.
    El caso Wallace es un caso “emblemático” y típico de gobiernos anteriores.

    Opino que Isabel W sirvió politicamente a cambio de favores y protección. Para mi ella es una trepadora política.

    Recibe coordiales saludos desde LA.

  2. Vicente Serrano, debería informarse a fondo sobre el secuestro sobre todo en CdMx y Estado mex., (una mezcla de intereses de políticos con mafiosos de Élite) conocer bien el caso Wallace, solo así podrá entender los infinitos intereses mafiosos que entraña el caso. no dudo que el caso se complique por la intromisión de prensa fifi con mil tentáculos y mucho dinero, Amlo la tiene difícil porque no toda su gente responderá bien, si al final se libera a los inculpados en la cárcel será un éxito, pero el caso quedará a medias y no me refiero a Wallace y garcialuna que deben ir a la cárcel, ni a Fox ni Calderón intocables, hay atrás de esto una mafia, que no es el típico delincuente que presenta televisa, son machuchones respetables que pudieras encontrarte en ny o Mónaco, así que la cosa está carbón como diría mi abuelo, la pregunta es Amlo y Gertz Manero iran a fondo o solo enjuiciaran a Wallace, Garcia Luna y compinches torturadores. Todo este caso tiene mucha relevancia porque si lastima a la sociedad. Así que reciba todo mi apoyo Guadalupe Lizarraga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *