Connect with us

Arteleaks

México: “La neta de las netas”

Avatar

Published

on

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

El Estado español encarcela al rapero Pablo Hasél por críticas al sistema

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

El español Pablo Rivadulla Duró (1988), conocido en el ambiente musical como Pablo Hasél, es un rapero de izquierda que se asume antifascista y ha adoptado el compromiso con sus composiciones en video y mensajes a través de la red social Twitter en denunciar y poner en tela de juicio a los poderes monárquicos, políticos, jurídicos y policiacos de su país.

Y debido a 64 tuits (de 2014 a 2016) y una canción (publicada en YouTube), en donde pone de manifiesto su rechazo a los excesos del poder, ha sido sentenciado a prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, por lo que deberá someterse a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de casi 30,000 euros de multa (es decir, más de 700 mil pesos mexicanos).

Por ello, más de 200 personalidades del cine, la televisión, el teatro y la música, entre ellos Joan Manuel Serrat, Javier Bardem y Pedro Almodóvar, emitieron un manifiesto en favor de Hasél, rechazando de manera tajante su reclusión en prisión y planteando la solicitud de eliminar del Código Penal ese tipo de delitos, “que no hacen sino cercenar el derecho, no sólo de libertad de expresión, sino de libertad ideológica y artística”, tal y como sucede en países como Turquía o Marruecos

Pero van más allá los firmantes al argumentar lo evidente bajo un Estado autoritario:  “el encarcelamiento de Pablo Hasél hace que la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de todos los personajes públicos que osemos criticar públicamente la actuación de alguna de las instituciones del Estado se haga aún más evidente. Es necesario que se difunda esta situación a nivel internacional, para poner de relieve en qué situación nos encontramos. Somos conscientes de que, si dejamos que Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de nosotros, así hasta conseguir acallar cualquier suspiro disidente”.

Más aún, la organización Amnistía Internacional se ha pronunciado en el sentido de que el encarcelamiento de Hasél por sus expresiones artísticas es una injusticia, y hace un enérgico llamado al Estado español para que realice una reforma al Código Penal con respecto a ciertos artículos que vulneran el derecho a la libertad de expresión.

“Nadie debería ser procesado penalmente sólo por expresarse en redes sociales o por cantar algo que pueda ser desagradable o escandaloso. No se pueden penalizar expresiones que no incitan de manera clara y directa a la violencia. Si no se modifican estos artículos se seguirá silenciando la libertad de expresión y coartando las manifestaciones artísticas”, subraya Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Incluso en favor del cantante y también poeta se expresó asimismo la diputada del Parlamento Europeo para Dublín, Clare Daly: “Mañana, el rapero catalán Pablo Hasél irá a la cárcel por sus letras. ¿Dónde está el llamado a sancionar a España?” Todo lo cual en el marco de la discusión por amonestar a Rusia debido al arresto de un disidente de ese país, en donde Daly evidencia la hipocresía de los congresistas de ser rígidos contra Rusia pero blandos con países como España o Estados Unidos al violar los derechos humanos de sus ciudadanos.

En definitiva, Pablo Hasél no es más que una víctima del autoritarismo de Estado que rige en España, en donde los excesos del poder son públicos y evidentes, basta revisar algunos medios de comunicación para corroborarlo. Él no miente, sólo dice la verdad de manera visceral.

Y este martes, 16 de febrero, ha sido consumada la ignominia. Ha sido aprehendido por los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) en la Universidad de Lleida, en donde se resguardó acompañado de un centenar de simpatizantes, quienes fueron dispersados con gases.

 

Continue Reading

Arteleaks

Umberto Eco, del grotesco narcisismo actual

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

Sin lugar a duda, de unas décadas a la fecha ha ido creciendo el afán de ciertos individuos por llamar la atención en los medios de comunicación masiva develando sin pudor alguno aspectos que anteriormente eran considerados privados o íntimos. Hablamos de una especie de narcisismo llevado al extremo de lo grotesco. 

El reconocido intelectual italiano Umberto Eco (1932-2016) nos presenta un su obra póstuma De la estupidez a la locura (2016) una serie de textos por él elegidos antes de fallecer, crónicas breves que publicara por varios años en periódicos de este siglo XXI. Bajo su singular tono sarcástico. 

Para Eco: “desde la Antigüedad los seres humanos han deseado ser reconocidos por la gente que los rodeaba. Y algunos se esforzaban por ser amables camaradas nocturnos en el bar, otros por destacar en el fútbol o en el tiro al blanco en las fiestas patronales, o en explicar que habían pescado un pez enorme. Y las chicas querían que se fijasen en el gracioso sombrerito que se ponían el domingo para ir a misa, y las abuelas querían ser conocidas como la mejor cocinera o modista del pueblo. ¡Y ay si no hubiera sido así! Porque el ser humano, para saber quién es, necesita la mirada del otro, y cuanto más le ama y le admira el otro, más se reconoce (o cree reconocerse)”. 

Pero ahora lo que importa no es que te reconozca uno sólo, sino 100 mil o más. Y que mejor que la televisión o el internet para ello. Sin embargo, nuestro autor apunta sobre un aspecto fundamental, que debería ser retomado o continuar vigente. Es decir: un asunto es ser famoso por tus logros y otro muy distinto es “estar en la boca de todos” por acciones que te demeritan, evidenciando lo peor de la humanidad. 

Escribe Eco: “Todo el mundo quería ser famoso como el arquero más hábil o la mejor bailarina, pero nadie quería que hablaran de él por ser el cornudo del barrio, el impotente declarado o la puta más irrespetuosa… Se estará dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de que le vean´ y hablen de élNo habrá diferencia entre la fama del gran inmunólogo y la del jovencito que ha matado a su madre a golpes de hacha Valdrá todo, con tal de salir en los medios y ser reconocido al día siguiente por el tendero (o por el banquero).   

Lamentablemente nuestro filósofo italiano, en el texto elegido, no plantea ni desliza alguna hipótesis respecto a este nuevo fenómeno de narcisismo a ultranza de lo grotesco. A pesar de que este hecho se presenta prácticamente en todos lados, en países desarrollados y no desarrollados.          

Y si bien es cierto que la gran mayoría hemos sido espectadores de este tipo de situaciones francamente deleznables en diversos programas, no podemos dejar de mencionar a los denominados reality shows, pues sabemos que buena parte de ellos son actuados, no reales. Los dramas, pugnas o desavenencias ahí desarrollados han sido previamente concertados, con personas comunes y corrientes y para nada profesionales que se prestan para actuar por una módica cantidad de dinero. Y todo para fomentar y explotar el morbo en la audiencia. 

No obstante lo cual, la tesis de Umberto Eco no sufre objeción alguna, pues es evidente que si uno se atreve a revisar, particularmente, las llamadas redes socialesen todas ellas encontraremos a un número indeterminado de personas que hablan aparentemente con sinceridad de sus problemas más íntimos o a individuos que presumen de sus ilícitos cometidos, buscando que miles de usuarios sean sus seguidores. Y lo más grave del caso es que lo logran.   

Continue Reading

Arteleaks

John Katzenbach, el suspenso llevado al límite

Alberto Farfán

Published

on

Confianza ciega

Por Alberto Farfán

La venganza como una de las armas para destruir, socavar y asesinar, siguiendo prácticamente un plan maestro de corte matemático, en donde los personajes parecer ser sólo marionetas de una mente enferma, psicopática, que los conducirá a un laberinto casi imposible de descifrar. 

El reconocido escritor norteamericano John Katzenbach (1950), autor de la ya célebre novela El psicoanalista (2002) y de más de una docena de libros de género policiaco, nos entrega en su más reciente obra, Confianza ciega (2020), un planteamiento distinto en la estructura de su historia del que nos tiene acostumbrados. 

En vez de describir el enigma a resolver desde el principio, opta en esta ocasión en plasmar el hilo conductor a través de dos planos, distintos pero correlativos, uno en la primera parte y el otro en la segunda. Tan bien logrado que el lector leerá con gran avidez la primera parte aunque en realidad no entienda qué está ocurriendo. Y lo hará de igual manera en la segunda parte para seguir los rastros de la muerte.

Para empezar, Sloane en su casa recibe un imprevisto paquete de su madre con el siguiente mensaje: “Véndelo todo. Quédate la pistola. Practica. Huye. Ahora”. Pero como su madre es un tanto extravagante no le da la importancia debida, importancia que emergerá cuando la policía le avisa que probablemente se haya suicidado en el río aunque aún no han logrado encontrar su cuerpo.

A partir de ahí, nos enfrentaremos a las vicisitudes de Sloane, una joven a punto de graduarse en arquitectura, cuya tarea será crear un monumento conmemorativo para seis personas que influyeron poderosamente en la vida de su extraño Empleador, un hombre millonario pero aparentemente excéntrico. Con quien trabará contacto por medio de un famoso abogado que jugará el papel de intermediario entre ambos en todo momento. 

Sloane deberá viajar por diferentes estados del país para entrevistar a los familiares o conocidos cercanos de los fallecidos. Y en ocasiones las entrevistas serán complejas, con desconfianza, temor e incluso al borde de la muerte. Pues su investigación forma parte de su trabajo, que consiste en esencia en asimilar los vínculos afectivos entre los seis elegidos y su empleador, con el objetivo de crear el perfecto monumento conmemorativo.

Pero una y otra vez se encuentra con perfiles de personas que en apariencia nada tienen que ver con su empleador millonario, todas son odiadas por su círculo más cercano, amén de que todas y cada una de ellas murieron de manera inverosímil, absurda. Todo lo cual logra que se robustezca el suspenso de la historia. Se confunde al extremo la protagonista. Nada es lo que parece. Y empieza a dudar y a concentrarse en su empleador.

En la segunda parte, surgen los actores que le dan sentido a la novela. Se abre paso a una historia de violencia y odio pretéritos. De venganza. De una huida por una clara sentencia de muerte. Y de un psicópata con ansias de sangre que recorrerá todo el país con el objeto de encontrar y destruir a su presa. La paranoia se instalará de manera irrefutable.

Se descubrirá quiénes son los seis fallecidos a conmemorar, la relación entre los actores hasta ahora ocultos y su lazo con la protagonista. Y nuestro autor lo realiza de una manera por demás idónea pero inquietante. A Sloane le proyectarán un video, elaborado con una especie de sangre fría mortal, en donde de manera explícita, cual película de terror, le darán a conocer todos los detalles de lo que ha vivido hasta ese momento, y más.

Así, John Katzenbach nos entrega una novela de gran suspenso de principio a fin, que mantendrá entretenido al lector por horas y horas, primero por tratar de entender qué está ocurriendo y en segundo lugar porque surgirá en el escenario el hecho de la muerte de ciertos personajes, muerte que dependerá de la rapidez o no de la realización de una llamada telefónica.

Continue Reading

Trending