Violencia política contra mujeres, una realidad en Oaxaca

Colectivo por la Ciudadanía para las Mujeres

Comunicado público

La violencia política contra las mujeres en Oaxaca es una realidad cotidiana, no un supuesto. Luego de la reforma constitucional en materia de paridad, el número de mujeres que participaron en el proceso electoral 2016 incrementó de manera considerable. De ocho mujeres que alcanzaron la presidencia municipal en 2014, hoy tenemos 38 mujeres presidentas por el sistema de partidos políticos; de 40 síndicas, hoy tenemos 115 y de 9 mujeres presidentas municipales por Sistemas Normativos Internos, hoy hay 21 presidentas. Paradójicamente, a mayor participación de las mujeres en la vida política, mayor es la violencia en contra de ellas.

La violencia política por razón de género y las agresiones, no son exclusivas de un solo partido. Como defensoras de los derechos de las mujeres y como organizaciones no gubernamentales, hemos conocido diversas agresiones contra mujeres que decidieron ejercer sus derechos político electorales.

Samantha Caballero Melo, Presidenta Municipal de San Juan Bautista lo de Soto por el PRI; Irma Aguilar Raymundo, Presidenta Municipal de San Pedro Atoyac por el PRD; Eliza Zepeda Lagunas, Presidenta de Eloxochitlán de Flores Magón por Sistemas Normativos Internos; Yareli Cariño López, Síndica Municipal de Pinotepa Nacional por el PRD y Erika Molina, Síndica Municipal de Santo Domingo, Zanatepec por el Partido Nueva Alianza, son solo algunos de los casos que se han documentado y acompañado, y que han acudido a los Tribunales Federales para que su derecho sea respetado.

Agresiones físicas y verbales, campañas de difamación y desprestigio con lenguaje sexista y machista, amenazas de muerte, hostigamiento, descalificación, agresiones en su domicilio con armas de fuego, son formas de violencia que las mujeres antes mencionadas han enfrentado luego de participar en el ámbito político.

Quienes defendemos los derechos humanos y particularmente, los derechos de las mujeres, manifestamos nuestra preocupación por el riesgo en el que se encuentran las mujeres en el ejercicio de sus derechos políticos y las defensoras que  acompañan sus casos.

 

En ese sentido, nos pronunciamos para exigir al gobierno estatal y federal:

  • Realice las acciones necesarias para que las mujeres con cargos de representación puedan ejércelos en condiciones de seguridad y de manera plena.
  • Cese de las agresiones contra mujeres políticas y garantías de no repetición.
  • Cumplimiento de la ley y cese de la simulación de la participación política de las mujeres.

Mujeres organizadas de la sociedad oaxaqueña estaremos atentas de las acciones que las autoridades y los partidos políticos emprendan para salvaguardar la vida y la integridad física de las mujeres agredidas y para que puedan ejercer sus cargos a cabalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *