Violencia, impunidad, corrupción y complicidad: los riesgos del periodismo

 

Entrevista al periodista Ismael Bojórquez por Ríodoce

En Sinaloa, el periodismo se ejerce en medio de los riesgos que constituyen la violencia, impunidad, corrupción y la complicidad de las autoridades con el crimen organizado, consideró Ismael Bojórquez.

El director del semanario Ríodoce señaló durante una entrevista con el proyecto cultural y de medios Horizontal.mx que el 99.6 por ciento de las agresiones a periodistas no se castigan, incluidos los 50 asesinatos de periodistas que se contabilizan en el sexenio de Peña Nieto y los 120 de los últimos 10 años.

“El riesgo proviene de una combinación de factores, no, de múltiples factores, uno la gran violencia que existe en ciudades como Culiacán, como Mazatlán, Los Mochis, Navolato y algunas regiones de la sierra de Sinaloa, otro elemento es la gran impunidad con que se cometen los crímenes y no solamente es un estado violento, es un estado muy impune, como la mayor parte de los estados del país”, mencionó.

“El 98.99 por ciento de los crímenes relacionados con el narcotráfico, es decir las ejecuciones ni siquiera se investigan, ya no digamos que se completa un expediente, no se investiga. Se levanta un cuerpo, se entrega a los familiares o aparecen a reclamarlo, se abre una carpeta con datos básicos y se vuelve a cerrar. Entonces hay una gran impunidad en Sinaloa y ese es otro elemento de riesgo cuando haces periodismo”.

Otro factor, añadió es la complicidad del Estado y sus instituciones con el narcotráfico, “la complicidad del policía, la complicidad del agente del MP, la complicidad de mandos policiacos, la complicidad de políticos, de alcaldes, de regidores, diputados y pudiéramos hablar también de la complicidad de algunos gobernadores”.

“Entonces si tu te encuentras todos estos elementos, falta de recursos para investigar los crímenes, pues lo que obtienes es un cóctel muy peligroso”.

Desde la fundación de Ríodoce en 2003 dijo que asumieron los riesgos y el miedo que implicaba escribir sobre narcotráfico. Y después con el asesinato de Javier Valdez, cofundador del semanario decidieron mantener la línea editorial.

“Hay una gran dosis de autocensura en lo que hacemos, desde el momento en que nosotros decidimos un tema, decidimos cómo lo vamos a investigar, cómo lo vamos a publicar, etc. Todo el mundo se autocensura, nosotros hemos asumido eso como una realidad que no podemos negar”, expresó.

“Todos estos 15 años y ahora más que nunca nosotros hemos trabajado con miedo, es algo que no podemos negar, el miedo es muy humano, pero también nosotros lo que decidimos fue administrar este miedo, es decir no permitir que el miedo te consuma, que el miedo te venza, te inutilice. Se te puede secar la boca por el miedo, te pueden sudar las manos pero no debes permitir que el miedo te calle, porque si te callas como periodista pues prácticamente estás muerto”.

Bajo esa premisa, señaló que Ríodoce continuará con su labor periodística.

“Nunca jamás hemos pensado retirarnos, tenemos un compromiso con los lectores pero tenemos un compromiso con Javier Valdez también y con la libertad de expresión”.

Consideró que -tal como Javier Valdez decía- la sociedad está alejada de los periodistas, y por eso no apoyan las protestas contra los asesinatos de comunicadores, pero esto se debe a la corrupción que existe en el oficio.

“Igual sí le importa (a la sociedad los asesinatos de periodistas), pero es muy difícil sacar a la gente a las calles, es muy difícil convencerla que caminen con nosotros, de que tome plazas, de que proteste junto con nosotros. Históricamente, hay incluso una cierta animadversión de la sociedad contra los periodistas por la gran corrupción que ha existido en el medio periodístico, que tenemos que reconocer que ha existido en el medio periodístico  de décadas para atrás”, mencionó.

“Desde que el estado decidió cooptar a los periodistas y a los periódicos y a los grandes medios de comunicación a través de recursos públicos… y entonces no hemos sido bien vistos por la sociedad, Javier se quejaba mucho que estábamos solos y que el periodista no estaba protegido por la sociedad y Javier tenía razón”.

Añadió que esa realidad está cambiando un poco ahora.

“Yo en los últimos años he visto el surgimiento de muchos periodistas muy honrados, con proyectos periodísticos independientes, y ahí en los grandes medios hay periodistas que hacen su trabajo con pasión, con honradez, y que sí está cambiando esto, y en la medida que cambie, también se va a cambiar la percepción del oficio periodístico, de los periodistas frente a la sociedad”.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *