UNAM y CONACYT protegen a Jalife denunciado por violencia de género

Alfredo Jalife, detalle de video.

Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.-El médico Alfredo Jalife Rahme Barrios, articulista de La Jornada y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), fue denunciado por una nueva campaña de violencia de género ahora contra la abogada Ivonne Carolina Flores Alcántara, quien estuvo colaborando con él durante dos años, obligada a trabajar sin retribución de honorarios. Sin embargo, la Defensoría de Derechos Universitarios de la UNAM, de acuerdo a la queja 69/2017, determinó que si bien reconocía las conductas misóginas del catedrático, "no violaba derechos humanos ni menos que tuvieran que actuar conforme al protocolo de violencia de género". 

La abogada Flores Alcántara, estudiante de doctorado en Derecho y especialista en derechos de autor, pidió a Jalife la retribución económica correspondiente a sus servicios como el llevarle asuntos de pensión alimenticia de su esposa y el divorcio encausado, entre otros juicios. Por lo que el catedrático se puso furioso, al grado del maltrato misógino, humillación, calumnias y violencia verbal contra la abogada, denostándola a través de las redes sociales desde enero de 2017, y ejerciendo tráfico de influencias ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) para la suspensión de su beca de doctorado.

Los justificaciones del médico Jalife para no pagar a la abogada Flores Alcántara fueron que ella no le expedía factura para que él pudiera deducir impuestos, además de que ella no tenía despacho jurídico, y sus asuntos de daño moral no estaban ganados, por lo que le reprochaba su atrevimiento de pedirle el pago de sus honorarios, según lo señalado por la misma abogada.

Después de intentar una conciliación con él a través de una mediadora del Centro de Conciliación del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, Jalife le gritó a la funcionaria en turno que "él no perdería su tiempo con una estafadora, muerta de hambre y sus abogados le habían aconsejado no acudir a la cita". Posterior a ello, Flores Alcántara recibió amenazas de Jalife de usar sus influencias en el CONACYT para que le suspendieran la beca. 

El 7 de marzo de 2017, el director de dicha institución, Enrique Cabrero Mendoza, decidió seguir las órdenes de Alfredo Jalife, quien en su campaña de acoso en redes sociales a Flores Alcántara exigía al director de CONACYT que la encarcelaran, por "ser mercenaria, ratera, al servicio de la mafia sionista".


 

Testimonio de maltrato y humillación de Jalife a abogada

La abogada Flores Alcántara le explicó a Jalife que "ya no podía seguir en ese esquema si no me pagaba algo, porque tenía que hacer lo de la estancia en Alemania (la Universidad me otorgó una beca parcial para hacer una estancia); sin embargo, además de no quererme pagar me dijo que me haría mala fama por tirar la toalla y no darle tiempo a que consiga otro abogado para que le lleve los casos". La respuesta de Jalife, sin embargo, fue la de humillarla y denostarla ante las redes sociales y ante los propios colaboradores de la abogada y diferentes personas que presenciaban el maltrato.

El testigo Carlos Jesús Vázquez da cuenta de ello ante el Ministerio Público, y confirma el reiterado acoso, tráfico de influencias, violación de género y calumnias de Jalife difundidas en las redes sociales contra la abogada. Las denuncias fueron presentadas ante el Ministerio Público de la Fiscalía Desconcentrada de la Delegación Venuntiano Carranza en la Ciudad de México, y el testigo Carlos Jesús Vázquez reiteró "que hubo agresión y maltrato del doctor Jalife hacia la abogada Ivonne Carolina Flores... era un trato humillante" por lo que se le puso una orden de restricción. 

Denuncia y orden de restricción contra Jalife.

 

CONACYT fabrica pruebas para favorecer a Jalife

El 17 de Abril de 2017, el Juez Décimo Sexto de Distrito en Materia Administrativa, José Antonio Salinas Ibarra, notificó que había declarado la procedencia provisional a favor de Ivonne Carolina Flores Alcántara, y es entonces cuando “el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología comenzó a fabricar oficios que no existían. Tales como la acción de recuperación de adeudos ya que al día 7 de marzo, la única prueba que había era realizar trámite de no adeudo”, de acuerdo a lo señalado por la abogada.

Después de que CONACYT recibió la notificación del Amparo en favor de Flores Alcántara en el que el Juez Salinas Ibarra concedió a la becaria y abogada la suspensión provisional y les informaba que su actuación no era conforme a Derecho, el director de la institución decidió crear estas pruebas en perjuicio de la propia institución. Señaló la abogada que "los hechos en que funda su dicho, además, son contradictorios. Primero aduce una demanda ante el Consejo de la Judicatura de fecha 20 de octubre de 2014 como la razón por la cual se dio de baja su beca y, por otro lado, porque le llegó un email en contra de Alfredo Jalife Rahme Barrios, por medios preparatorios a juicio y que le notificó, supuestamente vía correo electrónico, hechos de los cuales ella no estaba enterada ni tampoco lo estaba el coordinador del Posgrado".

Asimismo, el juez ordenó al CONACYT reintegrarle la beca a Flores Alcántara, de lo contrario podría ser sancionado el director Enrique Cabrero, incluso con prisión, por desacato a una resolución de un juzgador federal, ya que la institución había retirado la beca a la abogada sin observar la normatividad ni consultar a la unidad jurídica de dicha institución. No obstante, el director Enrique Cabrero promovió a nombre de CONACYT un recurso de revisión ante el juez por la suspensión provisional, el cual también le fue negado.

 

Documento de la UNAM, firmado por el Dr. Alfredo Sánchez Castañeda, defensor de los derechos universitarios:

 

, , , , , , ,

9 Responses to “UNAM y CONACYT protegen a Jalife denunciado por violencia de género”

  1. jromeroi Says:

    Si tenía beca Conacyt de doctorado se supone que la tal Ivonne no podía trabajar percibiendo emolumentos por lo que al hacerlo denota que es una tipa que acostumbra a actuar fuera de la ley, violó el acuerdo cobrando por trabajar y volvió a violar la ley no entregando recibos (sabía que eso le anularía la beca), ahora se quiere pasar de lista demandando a todo el mundo culpándolo de sus propias faltas. ¡¡¡Violencia de género cuando descubren que es una estafadora!!! … esa mala pécora no va a llegar muy lejos, ya creó fama.

    Reply

  2. Ramsés Ancira Says:

    Alfredo Jalife no está solo. Ha creado y se denunció así en las oficinas de Twitter Latinoamerica, que se encuentran en la ciudad de México, una red de bots que propagan mensajes de odio y de carácter misógino. A lo largo de más de 5 años se han documentado cientos de mensajes reconocidos por Jalife en los que lanza sin pruebas acusaciones de nexos con narcotráfico en las que predomina un lenguaje escatológico y de carácter sexual. A la fecha acumula unas 15 demandas ante organizaciones de derechos humanos, procuradurías federales y locales que incluyen lavado de dinero, discriminación, encubrimiento de evasores de la ley, violencia a la mujer, divulgación de datos personales y varios más entre los que aún no se incluye el tráfico de influencias.

    Reply

  3. Ramses Ancira Says:

    El comentario del supuesto JROMERO me recuerda el verso de Sor Juana *porque queréis que obren bien si la incitáis al mal" La doctorante Flores Alcántara es especialista en derechos humanos. Al conocer a Jalife le dijeron que este sería un estudio práctico que sería considerado por sus tutores en la UNAM. Por qué no se considera el abuso de confianza cometido por Jalife quien pudiendo pagar un defensor particular, ya que el mismo señala que tiene una gran cantidad en bancos extranjeros, exigía que la becaria usara los recursos de CONACYT para pagarle traslados a juzgados, copias certificadas y otros insunos

    Reply

  4. Yolanda Says:

    Esa becaria es una sinvergüenza vividora que no paga impuestos. Se quejó cuando le exigieron pagarlos y dejar de estar cobrando doble. Usurera vividora. Parece judía sionista ratera.

    Reply

  5. Julio Cor Says:

    Son mentira las acusaciones vs Jalife, es bien sabido que tiene intelectuale$ que utilizan sus tentaculo$ para orquestales problemas al profesor pero no van a poder, están pendejos

    Reply

  6. Omar Alarcon Says:

    Enrique Krauze, Castañeda Gutman, Denisse Dresser(puro Judío/Jazaro), pagan para tratar de dañar a Alfredo Jalife, pero es imposible.

    Y para muestra un botón, con escuchar sus análisis se da cuenta uno que este hombre es más amigo de la verdad que de sus amigos.

    La gente apoya a Jalife a excepción de la$ culisuelta$.

    Reply

    • PARADIGMA S DE RL MI Says:

      Por supuesto que consideramos la libertad de expresión como algo inalienable, pero toda vez que Alfredo Jalife ha mandado a sus incondicionales a expresar en su nombre los mensajes discriminatorios y misóginos que tanto le gustan, creemos que debe pagar un precio. Al siguiente vamos a buscar a Federico Arreola, a quien Jalife le adeuda 45 millones de pesos para buscar la manera de embargar precautoriamente su inmobiliaria okapital que es poseedora del inmueble en la calle de Empresa que aparece en el acta de denuncia, y de otro en la Avenida San Jerónimo del Pedregal de San Ángel, junto a la embajada china para más señas. Creemos que esto es urgente porque la Secretaría de Hacienda puede adelantársenos para cobrarse la evasión fiscal de esta inmobiliaria que tiene incluso adeudos de agua. Así que por favor, pseudo maestro, pseudo siquiatra Jalife, adelante con su próximo mensaje antisemita. Ora que también puede esperar a que el gobierno de Chiapas, le entregue su próxima comisión de publicidad en la Jornada.

      Reply

  7. Otra víctima de maltrato Says:

    No se justifica el maltrato. A algunos académicos se les olvida que somos profesionistas cuando llegamos al Doctorado y que tenemos un compromiso con la investigación. Parece que es costumbre por parte de algunos tutores o académicos en la UNAM obligarnos a una doble jornada (trabajos personales para ellos con el pretexto de que nos será útil aunque incluso sean distractores de nuestra investigación), lo cual constituye una violación al Reglamento de CONACYT. En mi caso también quise poner un límite. Entonces el tutor pasó al acoso sexual, y al hostigamiento psicológico intensivo porque me negué. Es curioso que también divulgó que era una interesada en el dinero, que era mentirosa, problemática, demandadadora, etc. etc. Y es curioso que él contando con ingresos como de diputado ni siquiera gastaba en una hoja blanca. Decía que él cumplía con dar el mobiliario (de la UNAM). Sus amenazas también fueron destructivas de un proyecto científico, lo cual logró realizando una crasa violación a la legislación universitaria.

    Reply

Leave a Reply